Issuu on Google+

..

...

A--un a·fio--dt!"i zarpa%~ imperialistaf. ¡Vivan el pueblo y la clase obrer~ . chilenos! .

Pre·cio: 3 pesos

Tirada de ·esta edición: 19.750 ejemplares

Año 11- N9 40

..,..

-

-.

-

.

.: .

. . .

. .

•· .

-. - .· i .: .. -.· •. .

.

.. .

- •.f·

'

.

:~~:,~f1~~

, --~-~ Las experiencias·. ,: :.-.>~.-- : .~:-~~ .,.; .de . MOLINOS ~...: ·. ;· · · .. · .. ~·;.__:-i~. · ·. y_SMATA~(Otdoba. ·. :.. ";

-

. 1 _.

4

·., ·~

...

• l 1

t

r

Con la

fuerza de siete millones

y medio d·e votos •

.

.

.

·..

-

.

;-__.

.

·-

.

.

.

.

4

'

~-.~-

.,

...

.

.

'

-

-

_:_;_·:,-_--_-_·..

._,.-

•:.

..

.

.

.

• ._

.

.,

.·-_.. :.;...~-~ ' -..__j~_ r, .


www.ruinasdigitales.com

,

,

Página 2 •

EL PERO ISMO Y LA RESPO~ NSABILIDAD

DE GOBERNAR En las últimas semanas lla comenzado a hablarse con tnsts~ tencla de la. creación in~tituciouaJ de la figw·a de ¡>rimer ministro.

El sonsonete acompaña como la mús1ca de la calesita a los giros Interminables de las viejas fuerzas políticas que aspiran a coosoUdar lo que llaman '"coincidencias programáticas''. Ambns iqici• tivaa serian inofensivas si no encontraran un eco sospechoso en Importantes segmentos del peronismo. ~

''coincidencias... podria a.Iegarse, fueron prom0\1das por el prop¿o Perón, antes inclush·e de ~e1· presidente. Es verdad: sólo que el caudiUo desaparecido no llizo con eso más que caln1ar en largas conversaciones ·a Io.s que sabia sus viejos en emigos. sin subordinarse para sus nlO\'imientos a ninguna de esas "coincldeneta.s", que tendían a. hmitar al partido mayorita1·Io en su derecho & ¡pbernar.· Antes de las elecciones del 11 de marzo y como parte de los eondiclonam!eutos que intentaban fonnular 'tos tres comandnntes en su retirada, la coalición multipartiaaria La Hora del Pueblo •uscribló un acta de ,arantias: era la expresión "civil" de los cinco puntos que Lanusse hizo firmar a la plana mayor del generalato en vísperas de la entrega del pod er. Pe1·ón hizo tlizas esas cinco punto~ y tiró al canasto las famosas garantias: lo contrm·io bubiem significado la renuncia al mandato popular. o Ahora, sin embargo. puede percibirse leyendo entre lineas Ja. información de los diarios o escuchando con atención los comentarios de ciertos funcionarios y cierto~ poU tieos justiclalistas el intento de subrayar las comcidencias con el radicalismo como eonctición sine qua non para gobernar y ·•salvar la institucionalización". Cabe señalar que no en vano en las dos elecciones del año anterior se enfrentaron el IDO\"Ílll~nto nacional y el radicalismo: el partido de Balbin representaba <y no ha cambiado, por cierto) la principal base de sustento popular de la oligarquía. Impotentes para derrotar frontnL'11ente al movimiento nacional• J.OS radicales aspiran a castrarlo. Si para gobernar es preclso limltarse a las coinctdenctas, Isabel de Perón deberá cumplir el programa radical, es decir deberá. capitular ante la mlnoria. Aqu1 es donde empiezan a adquirir significado lns presiones para imponer un primer ministro. Pues ya que es preciso cumplir el progrnma de la mínoria. hay que conw"1·tir para ello a la presidente en una figura decorativa. que reina pa·o no gobierna. Los argumentos más sutiles se esgrimen para defender esta iniciativa· por supuesto. se trata de impedir que s~ deteriore ''la autoridad prestdenclal'' que es. ciertamente. ''una gRraafia de continuidad institucional". Para evitar el deterio1·o. li~a y llansunente, se aconseja que la autoridad presidencial no sea ejercida. De esa manera en el lenguaje grandilocuente de Mario Gran-

dona. la presidente tendría p:1.ra si el campo de "el liderazgo, el Estado, la hfstorfa•·. Mientras el primer m!nistl·o debe1·f.a dedicarse a "la cotidianidad. los decretos. los conflictos''.1 Los decretos. los conflictos. . . Entonces. ¿la presidente no deberla firmar. decretos como el de la nacionalización de las bocas de expendio de com'-lustfble? ¿Deberla eludir los conflictos que esa resoluc!ón, y cualquier otra que implique la contlnui.dad del programo nacionalista revolucionario del peronismo, traen aparejadas?

En estos dfas, en qué todo el enorme poderío del sector económico más parasitario del país, se ha puesto en movimfento contra el proyecto de ley agra~a deJ gobierno popular, la• drando las virtudes de la propiedad privada, de la libre competencia y de la proverbinf honestidad de los propietarios de campos, conviene recordar los resultados a que ha arribado la comisión investigadora par~ lamentaría, encargada de estudiar el manejo de la CAP. ¿Qué es la CAP?: La Corporación Argentina de Productoles de Carne, es una entidad privada, dirigida y administrada por ganaderos, cuyo principal negocio es la exportación de carne. Ocupa el primer lugar en su actividad, y por el nivel de ventas es la empresa número 11 del pals, precedida sólo por YPF, FIAT, SOMlSA SEGBA, SHELL, FORO, ENTEL, ESSO, FFMM y GAS DEL ESTADO. Teniendo en cuenta la tan mentada eficiencia privada, nadie dudarla que la CAP arroje grandes utilidades. Sin embargo~ aqul comienza la primera sorpresa: da quebranto. En 1973 se~ estimaba, según la fuente citada, una pérdida de 21 O mil millones de pesos viejos. ¿Seré posible que vender carne sea mal negocio? RKurramos a la comisión Investigadora y descubriremos parte del mecanismo de la estafa que ya denunciamos hace dos años en Izquierda Popular N'? 5. El meollo de la estafa con~ siste en subfacturar, es decir, registrar contablemente precios de · venta inferiores a los que se obtienen en los mercados del exterior. La diferencia entre lo facturado y lo percibidG se denomina "cretas'', en el lenguafe de estos bandidos; según se ha revelado solfan ser del 20 por

ciento y se depositaban e n cuentas especiales secretas que CAP poseía en Gran Bretaña y EE.UU. Posteriormente hacían figurar"'falsos préstamos en moneda extranjera, supuestamente concedidos a la central d e Buenos Aires. Mediante este mecanismo se logran los siguientes resultados: 1) Se disminuye el ingreso de divisas al pafs al facturar por debajo de los valores reales; 2) La amortización del préstamo ficticio que se hace figurar, supone egresos de divisas deJ pafs; 3} El interés que se abona por: el falso préstamo implica pqr un lado disminuir la base imponible para el pago del impuesto a los réditos, y por otro lado un nuevo egreso ae divisas. Entre las pruebas que ya obran en ~der de la Iusticia, presentadas por los dioutados Alberto Stecco y Luis Rubeo, se demuestra en forma irrefutable que en una sólo de esas cuentas "negras" , en 1972 !e depositaron 922.500 dólares.

También se ha demostrauv que en setiembre de 1971 ~• Poder Ejecutivo aprobó una pa:-tida de 500 millones para capitalizar las filiales de CAP en el exterior, como consecuencia de un incremento en la deman· da de carnes. La Sucursal radicada en . París incrementó su capital en 300 millones, pero el dinero fue a parar a una cuenta negra en Londres. Volvió a nuestro país en forma de prés~ tamo, por el cual, lógicamente, hubo que pagar intereses, y se amortizó posteriormente. No es de extranar entonces, que en julio de 1973, al intervenirse la CAP las obligaciones a 1 8 O días ascendfan a 20.000 millones de pesos. ¿A qué obedece esta política de endeudamiento de CAP? La empresa actuó como sostén de precios en el mercado interno, y la oligarqufa prefirió recibir precios remunerativos. evadir el ingreso de divisas e incrementar el déficit para que el Estado acusado de "mal administrador" subvencionara sus estafas. Algunos oligarcas pundorosos, como Jorge Aguada, presidente de CAABAP, afirma, muy suelto de cuerpo, en La Opinión (2-874), "que el campo es el único sector económico que no recibe subsidios e invoca conmovido el articulo 17 de la Constitución, referido a la propiedaddad. oponiéndolo a la argumentación de los ideólogos, que usAn como razón el número de votos.•• Es en nombre de esos 7 mi~ flanes y medio de argentinos que se· interviene CAP, y que debería llevarse adelante el pro~ yecto de Ley Agraria que enardece a estos parásitos aterrorizados, ante la sólo Idea de rener que invertir parte de su ocio en alguna tarea productiva. HUGO PRESMAN

Como se \'C. estt> es el centro de la cuestión. Ante la declslón dP gobernar insinuada por Isabel de Peróu en las últimas semanas, las fuerzas éle In conservación y el retroceso han iniciado una nueva ofmslva. E..c; que, aún a pe-ar del repliegue a que dio lugar 1:J muertE> de Perón. las fuerzas sociales que durante décadas se expresaron en su movimiento subsi!:ten y tratn.n de expresarse a través de los instrumentos que 1a bistoria ha puesto n su alcance. La prE-sidente de 1a Nnción se c:onvierte asf en el vértice de todag las fuerzas. y si tras ellas tienden a t•engt·uparse las clases social s del movimieltto nacicnal y su:s rept·esentaciones actuales, enfrente com~euza11 a alinearse la oligarqUia y sns aliados. La división del gobierno entre pre~idente y primer mih~tro, J la. castraclón programática por via de las coincidencias pondl"ia al pe.roni.strM) en el poder ante el riesgo cierto de la alvearhaeión. En ese caso, su dc::;tino estaría prefi{nlrado por el del radicalismo 1ue fue mayoría hasta que se. integ ró al régimen que babia combatido.

Hace e:-tactarncnte dos niios, el 19 de setiembre de 1972. apnn~da el primer n1Imc.-o de lzquien.la Popuhu. Nuestro partido tenín pocos m~es de 'ida org:mizndn, nunq ue se a'lcutaha sobre una larga v fértil trayectoria ideológica

Sl, por el contrario. avanza por el camino de la revolución nac'onal, encara medidas decididas como In nacion~lización de la Jl'V y de la comercialización petrolera. sostiene con firmeza su proyecto de ley agraria. podrá convocar a las ma as trabajadoras !Il su defensa y encontrará en ellas la respuesta multitudinaria de las grandes horas de lucha. El peronlsmo deberá elegir. En el camino de la lucha, como liempre, el Frente de Izquierda Popular serñ su mejor aliado.

Solo la Acción de Masas Terminara con la 'Segunda Revolución Fasiladora

JORGE RA VENTOS

TELEGRAMA DE AIELARDO RAMOS

.·--.....

...., -- ........ . . . ................. . . .. ...............................,,...........,. ..., .. ,.._ ..._ ._...,. ,._ .-•r..._._..,._

Secretario de Redacció n

~

_.._.~.,_.,_

........ ~.~Erw_. . a . . =--~~

~~

ENRIQUE ROZEMBERG

, ...... _"'-'~··--=••A4P&U-ut.U: ...

~·~,

.,.....~

., ..... . - . . . ,.• ..,. ........ , ....,.,.. I'UUllll"... 1 0.. ~

. . - . . . . . . ......... ' 1 ........... , . , . _ . . , .............

Equipo Periodisttco

ENRIQUE O'CONNOR VICTOR RAMOS ERNESTO WALFISCH Administradora

NORA BOLOGNA l. P., órgano oficial del Frente

Dlrecct6n JtlllO FERNANOEZ BARAIBAA

JORGE RAVENTOS

_ de Izquierd a Popular. S(} imprime en COGTAL, Rivadavia 767, Bs. Aires. Lo distribuye Arturo Apicella e hijo. La reproducción del material es libre, citando la fuente. Registro de la Propiedad Intelectual en trámite. Correspondencia: Alslna 2786, Capital Federal. Tel.: 97-9802/17. Cheques y giros a nombre de Nora Bologna.

ntltV,. n;

. , , . . . .~ . . . . . . . . . . . . . , ...... ,......, ~ •1 . . . , ·~

......................

n••• .. ,.....,...,_.--. ••h ,." "- ....1\lllo '"'' ..,_ ra •

P~"'lfJ..\~.....

1.6.:1

111.71ltlt~"'ll.. l

f "'l!l

Ll 1.liO 1..11JIZ: l"'IO.. lllf1Pl·L..41l_

1~"

y

___ _ .......................... ......... ................ ...,_---. .... ..... ......--.--·--................ .... __--··--.. _..,__ _______ -........................ ... ....... ..__...,. ----... -·:-....=:- ...... ....... ..___... ...--......_----·............. --· --__ _ -· ------..........-··-. ... ----·-. ---·.... _. ........,.__ ...-..... __ -..... ___ .......... __ _ --... ........__ ...........,..._ .......-· , ----•-..-"""' ,......._.,. .... - _______ ..... ................... .... .......... ............ _.......... ,._, ......... ..-... -·.. .. _ ,. ·-"':.-= -_-...... ---.. .......... _ ... _ -........... _ -.... ... _________ ... .. .... ___ ,_ .............,_.,._ ..._...... .. __ ___ -...----·--·--.......... ....... ........,.. ·---·-·-----.... __ .................... ... __ . -·--·---------,....·-·· '-·-· ----......--..-----------... ....... - -......... _._.... __ ... .. --- -----......__..-... ·_... __..

.,..._.. · ---~

,_,.... • • e:-.-.---_.....,_

--~

____ _

"_

~-----

~·..._

~

·~

-~~

_.._

.._ --......

~

-----~

-~-

__., _......,_,_........

_ ...._. _ _ _ r._

_.,.....,_......_ ...

--

._.

....

a.-~---.... ..._D......_. • .._-

~_.

__

~"'=

_......~-

..,_

.,"

....,.__

- - ........ - - . - - , . . 1

.,_.,. ........ ._. __,

-~

.-..

..,._-

---. _._

~

.,._,......_

..._.-~

:: =:~

.,.._ _......

-~..--....

__. ...._ ........... .__.t.--.::.

....,._........,_, ._

.._

~e:

·--.~--...

-..., .._ ...,.__ ,.._._ ";;"--:---'"

_... ....,..._

-. ~

de )a corriente política de 13 Izquierda Nadonal. El periódico se co.Dvertía en una herramienta indispensable pam la cnonne tnrea <tue había ¡>Or del:mte: derrot:u- al estatuto tramposo de los tres comandantes, constituir en todo el puís una corriente intransigente que defendiera la soberanía popuf::rr y abriese el c:tmirw para la lucha de Jos trab:tjadores por la Jibera· ción nncional y el sociallslll(). Al aparecer el primer n(unero, a~itah:a al p3ÍS la indginnción por la JWJ4(lae de Trelew. que nuestro periódico denunció, puh eriznudo la "er· sión oficial y demo~tr:lndo qne -aún ha.,ándose en cll:l- sólo cabí:a descn'bir el hcd..e como el asesiDato de detenidos des;n:mndo'>. El primer equipp de redacción de bc¡11ierda Popul ar estuvo compuClifO por los compañ<:rns Jor~c Eaca Spilimhergo y Jor~c Rn entoo;. con la colaborncién de lo• compañero~ Ernesto \\'alfisch y O~c:ar Tanag6. Con alguna'i vari:mles (alejamiento de Tnrrag6, in<·orl)()rudcín de Tor~e Rnmil) ese equino puhlicó Jos t>rinwroc; 17 nt'nncroo;. A prin<'ipios ele it•nio ele 197:3. c;c incorporó a la redacf•ión Julio Ft..'Tll ~ tltl«'z Baraibar, y se ale¡ó temporarhtmente RaH~n tos . Al cmnpfir el prim('r nño, el pcric1clko va hahía nlcnn7nrlo un tiTaie de 12 mil cjl·mplare~ ,., se con.,oliclnha su "·enta milit:mtc en todas )a., juntas pon .. Jnrc-. clt>l nní.; Con el ntÍ•nem 22. asume b diretd6n Julio Ji'cmández Baraihar y en el mímero 25 se reincor¡lOrn el compañero Torj!c Ravcntos . De allí t>n adelante., ec;fnmos vh iendn 1n elal)a actual. Hemos usc~•trmlo unn rct!ul •riclncl rluinC<.'n'~l; hemos on«~od... B doce ,,~e:inns ,. lnn· zamo~ ya una cnmpnña nncionnl ele prt•nsa «tue lle ... ar{a nueo:tra destncnda 'cnta uctuul a los cincuent;a mil ej(;mplarcs• El partido ha dacio en esto~ dos mins import:mtcs pa'o!> eu 'iU pren':a periódien. Pa-.us que no!l euogullccen, y nos comprumctcn a a~nnznr decididamente hacia nuC\'Os logros. • •• •

'


www.ruinasdigitales.com •

Página 3 ' •

d l . H.•~. ( Irish lkpubl kau tmp<l.s ing]p,,¡ s iult'f\'Ít 'llt'll y se p 'O({IJ(;Cd • f'll• r• ·nlalllie ulw; de Jas l00Htnid.\(lt>,; l.'!lbJJa·

. '}f ..

( ll:tcioua lista ' ) ) prote.; .. lllte."> ( un í m.-.t.t~ ). Fin dnu•J1!<• se llt•t.:a a un tWt:~nl ]>ara dh idir d pai...,. •\ p.u ti1 de W21 l<,_ seh t~111dados dt•l uorle ( lJJ..,tcr) qumla.ri en pml"r de Jo.., lluioni..;lth e¡ne 'on m ayoj ri.t e'n t•llos ~ lo,., 'einti.;(. i.; nmdad o' def ~m ( J ~in•), bajo t•l gohiL•m o dt•l ' seclor 11 üa damlie intt• clt•l 3iun Ft'in , lo1!m 1.1 n11Lo• nomín ¡wm 110 ln indPpt·n clPnc a totnl c¡uo l' ,s

). •

• •

i .

.... .'"""

1.:

.

rccie~l se c."OJ~'>i .!.!!llt' eu

• p

..::., .. •

1949. '

••

. ,• .. • 1 ... . · .. '~~ •

·~

;¡1

"-

. T o

.• •

••

... ..

"" •

• •• •

. , ,• ••

4

SlTL'.\ ClO:\ ACTUA L

••

• 1 •• \

••

"-...s r

_ .. •

~

.

,..• •

.•

.

,.........

"·~

.._.

.)

. 1

~

,

• •

.u.

p-.

..!..- -~-~---

'

,~­ ~

., .

1\....1' . •.•,

..--· ·--·----......... •

1 adu.tlicl.ul la ,ituació n ele 111~aJ :zonas e o; iu-;.tti,f¡, ·toria ' t·riti<.: 1. g¡ ~nr al,!ncnl , lu.t lo.!!;rado-toit•rl.t indl•Str i,tlizat'i bB

Fu

.

............·"'. ... . ';

...__.

• .... ••

,.. . ... ,.

.___ .,____ .:._...:- .. . •

,

....

• · ~-,.• • 1

,

... ,

..-

, ,_, ,V~-·- ·

Con E' te artículo comcn:t.:uuos una serie ¡obre In lar.gn ludm do! pueblo irlandt. s eu def<'ll a dt• :;u patJ"i~l <.'Oulm la penet.ra<:iún mtrauie ra. El interés de la <:ues~ tión irland esa del'iw1 de 'arios hech<.lti he· clwc;. Por una parte, lo.; inidos de la c.o. loniLad r'ln inde• ·n s · remont an al s-iglo XVI y aí111 :mtus, In que com icrte a la pcetueñ a isla eu la prin1 er <.'o1onia iuglcsn y modelo de sus tt.'· <.! níc,ls. 1~u a llllcute son signifi ~ cativ.1s bs cldiuid emes que en torno a e'>ta cuestió n dieron Carlos ~lnrx y Ft'deric."l Engcls. A e . . Lc~ res¡wd o remitim os .d in· sustitui ble . aporlt• de Jm:gt• Enea _Spilimber,go en ··La cue.stUm n.tdoua l en ~1at7<''. Debem os rhi mistno retnrda r las constan tes alus!on<>s de~ Lt•uin .t !.1 t·uestió n irlandeScA co111o ih1,tmc:iúu d<· la e.q ,lotació n imperb lista ~ dt• ('tte-.;ti(m llat:iona l irresucl ta. Todo eHu nns llevn a analiza r en detalle alguno.; a~pt<.-to del conflict o.

BREVE R ESE~ A lliSTO RICA Lo~ primitiv os hnhitnn tes de Irlanda son de nrige•11 celtn y us m la lengua dl·nomi -

Jiada gac'·liea. b;lst• de uua cultura propia. Durant e los .c:iglns XV y XVI progrt•s ivas ()lt~uhts de ing)e..;co; :r escoces es procura n implnnl ur.;e dt••;plnz mdo a los primiti vos ¡>ohladnn•o; d<· rPligi<)n cat(llica mit-ntm s c1ne los invasore •s profesa han la presbit eri:tll.t o nnglíea n.t. Hací.t 1641 se produc e una l'f'jllCitS u <le los poblado res catcilko s cot1tr.l la pt•nt•lra t'ilm prott•st ante que es sah•.tjf'llle ntt• rt•prilu kla poi' Cromw ell en guerm de inaudit a <.·nwkh d f'n la qne se n prO\ ncha para des tlo;ar a Jos católko s de guerra Sil~ lit>rm:-.. Po~teriormente en b dinitsli m que SP d t•sata t'll Inglate rra, Jacoho 11, re~ catc'¡Jko. bns<.'a f'l apoyo de Irlanda llara t•nfrt·nt a:r a Gnincu no de Onult!e ftuic•n fin:-tlrnentc lo derrota en la b :tt-llla de Bo~ ue, c1 12 de julio de 1690. Esta f ceh.t es hasta ho)• f<.>stej•td a por los J)rotf'sl: lnl<•s ( oraugis tas) con marcha s y

dt•o;pll ~s de

Belf<tst.

A to<lo lo largo tll'l si~lo :\.VIl I se desarrolla n violcula s <:amp.uia.., de PClS C't: UciÓ!l religios a eiJWcia ltw' nlc contra lo• catúlico ) laUihie'· u contr.t Jos pre~hitcria­ nos {>ol parte d<· los krr.den icnles anglicanos. 1.os eufrt•n! :uniento s son utiltwd os por los coloniz adores eomu elt·.rH•u to para mantt'n er desuuid o-. a los idande eo; ' evi· tar su homoge nei7...td<Ín tHlCion l l, sonÍ ·tiéudolo~ así a la mi:>< ria y e l al raso. ,

el 14 % de lns tiPruanos caLólie~l'>. En <.'OilJUlleS pe• secudo cat<',Jit;OS y pn·~hite· rianos h aio la din•cl'it 'm de T one eu la S<.:cieda d de los lrl aude~c·s Unid{~ t}IIC se levanta n t·n 17HH pt ro srr:íu final111c nte dt"ITOtados. Con el ob]l'tu <ll' cvila1 todo resquic io de indt·Pen delJl'ia y ptolt·c~:iouis­ mo que se esho7.aba eu la le~isl ·lura hlaude~t se irupcm c haci.1 18<;0 !.1 Uuioa Act (le) de Unic'm) crf'timlo .;e el lkmo Unido de Gran Brt>taiia e hhnda . Sobr~ esta base se formará el ~luvirnieu : o Lnio. nista qnt sera la apoya tura polític. t inter· na del coloniali~mo. El siglo XIX, Jlamado de: las uadona liclades , preseul a uro larga Ji .. ta de alzam;e ntos popuhr cs r movimieut os de re.-;istcucü nati t~ual cunlt".t los C<.lon ia listas prott'sl:mtes. Da ni 1 O'Cmm eli será d ¡)rimer d iputado catc',Ji<.o en Londres. Eu~els al describ ir a quienes le siguen, dkc~: "Uomh res (jne no tit"Ul'll n tda que pf'rdcr, dos tt'rcios dt• lelS cuales no tienen nua c.:unis.t p.tra cuhrirs e la esp,u. da. auténti cos prulctar io-; y de~cauli~dos y, por si fm·ra pcx·o, irlandes t•s, salvajt• s, in~ aoma blt·s y fan:'ltko .. gaél ic.·O'>.. Si no se ha vi.-;to n los irlandc5es no se l es conoce. tDadm c doscif'n tos mil irlande ses y podría · d erribar toda la ruonan1uia ingl es·1!". logia lerra prohibi rá a Irlanda vender a

En 1703 tan solo rras pennaut >ceu en 1791 unidos por l.ls nes se uuen set'tw es

A 1&. vista del mundo entero (inclus ive ante lo:; ojos de vidrio de los "observ adol'es interna cionale s"). Estado s nidos, la gran d emocra cia del norte, cambió de pre~ sidente merced a un golpe de estado. Los cables narrat· on que, dui'ant e las última s semana s de la gestión de Nixon, se había

nortt-. si bie n

e'iistE> un mayor

des trmllo iudu:o.IJi.d rt''l c·do al o;ur. c on ref-.•rcnc.:ia a (;r.w Jlrelai1a, pnt•de cuosidt•mrs<' Hila áre.t subde....tnoll..d :t. ::ins ¡Johl tc.Iores !.!Ot..tn dt·l \Velfan " Stalc. té~A!uca dt• segmkh u.l sut'ial amplio promu l,,td()

procesio nt"s que en alguno- ; casos han ter.. minado t•n verdade ros l)IO~t ums ct nh\1 ios h~urios católico s pol>1 es de London dt·ny y

FORD: UN GUIDO QUE MASCA CHICLE

1

En el

•• LA CUESTIO~ 1RLANOE SA

a co,ta de <,!r.tlltl •o; sac.:rifit •ios, "" nh ol d~ ill•!rt•:-.o.; e~ 20~( inf,•rior ni clel Ulo;t r. cií 5:3 ,.~ de• \liS Íltlporta l'iOllt'\ \' eJ S~~~ da stt<: t•x J.><>r Ladone s sr" real iz.1n ·lon (.ra u Br1>9 t ta i)¡L

otto país sus lana<;, a la vrz impe<li1:Í la

c.•rc•ad611 de mauula ctuns \ e•n fmma dt'.s· carnada impond rá la ttpi• a divisie'111 dd tralxtjo entrt• metróp olis ~ coluni:1, . Así los capitale :. irlandes es sen idtil a la acwHulacit'm en la industr ia inglt•<;n. en t'Spt•c;a j la textil. Lu el< dkadú n masi\·a d ~· tit'ITas a la crinuzu dr ovejas pro' eK:<u":Í el éw.d ~ forzado df• millone s d<' hnm hres q u<. se tmnsfu rmanín en m::tuo de ohra h ual1 en la" f{thrica s ingl,•sa s, en g statlos U nidos, Eu 1847 se pn dnl e' (.'UlllO Cll Austral ia. CC:IlJSEcurnc·a de la planifi c.tde)n a:ouíuu ica colonia l una gr.111 epidem ia de hambre y muere un milh'w de pc•rsull:IS y ot10 t.lllt·:l emigra . Hacia 18·11 e.\ístian ucho millouc. s de irlandes es. aclualn wnte s11lll m c u.t tro y m_dio millone s. cifrn..s {! ta' que p .?nniten enln:ve r el drama a qnc fm·rou somelit1 os en estos años milloue s dt' st•re..; huBHlllO'>. los enfrenta mirntoo ; se suculen \n: en Hm 1 la gucrrn de los diezmo s por la que los católico s se nil·gan a subvf'nl 'Íon:u· t•l clero protest ante, la illslln-<' l dc'>n dt• los Jóv~nes Irlande ses <:OH St• plwu e11 1818, el terroris mo feniano , b ·u·e it'111 de Hule ( aut<'llomistas), los lt•\ •antami t·uto., de 1865 y 1867 con )ohn O'~lahony. la li~u Agr,tria dE> Pamell y otm'\. Co11 los nlhor<·s del siglo XX nace el Sinn Fe in ( Nosotrn s ~lis­ mos) y su milieia. Jao; U11id ade.; ele Vohm· tario.s Irlande ses, modmi uto nac!unali<>ta más estruct umdo que Sil' antf'<:es nre... T·1mbié n nacen Jn.o; priuH•ro s ~íudi(•atw: <le masas sobre la pr(~lic.t c:O<:iali,ht y leh pnmeros partido s ohrt·ros . En el)u, <lco;(·ue llan las fil(uras de James Cmmol ly ~; }'m : ~ Larkin. En 1916 en plena gm•tTa IIHlll<ktl, Connol ly a] frenh· del Irish Citizen Army (milicia s obreras ) se lanzan al as:tlto del poder y declara n la iudep<'l l(kHcÜ ~ a pesar que legran arrastra r a ln lucha al sector más radical clt•l Sinn Fc· in son denotados. En 1918 triunfa el nacion.'lli.;m<' en las eleccio nes y convnli da la tlecla r~u. ióo de la indepen dt•nda de 1916, fnud:'ill (losc

estruct urado a su alreded or un cordón sanitario para evitar que el ex-pres idente pudiera llamar tropa::; en su o.uxilio en uso de sus atribuc iones constit uciona les. De esa forma. ~e evitó un golpe del presidente , por medio de otro golpe, asesta.· do este poct' Kissing er, Schlessinger y el Pentág ono. Asi se salvaro n las instituc iones, como diría Balbin . · Ahora h oy en tos Estado s Unidos un preside nte 1 l''ord > y un vice <Rockef ellel') que no fu eron elegido.> por nadie. Ford es, sin ttuda, un hombr e de la. especte de aquel J o.sé Maria. Guido nuestro que sü·vió durant e meses de pantal la pre· sidenci al al e jército azul de Ongan ia y Lanuss e. El nuevo jefe del Estado yanqui declaró : "No soy intelige nte, pero al me· nos soy honest o". Y a gregó: "No he sido electo. no tengo cornproml~os. No debo mi preside ncia a nadie má.c; que a m\ esposa.". Un hombr e que conoce los secreto s del más alto sitial norteam ericano , Lyndo n Jolmso n <a quien le tocara en suerte su· ceder a John Kenned y. despué s del crimen de Dalla.c;> explicó que "Geral d Ford es asi porque jugó mucho tiempo al f l1,tbol americ ano s 'n casco. Tiene dificult ades para ca.mtn ar y ma,;car chicle al mismo tiempo ". ¿Deber emos seguir el ejempl o del her mano cnnde como quieren Alsoga ray 1 La Prensa ?

t~

Sc~gnuda Guerra

~luncii.tl

( asiJ;mH:iones buuiliart>:>, nu:tticin a J,tralui.. ta. pt·n,iou es: sn,turo d t• c•rtÍt' rllll'dlld y d eo;PutPit•o, et<.·.). En el Ul<1tt•r la mi nri.1 católít~ l ( a¡>ro\Íi lladamc ntc t•l 3.5% de 141 ¡>oblad <in l es sonwtic la a 1111 t lli-.. ri1 l hmdein C .\:tspt•raul~, -.~ condkiO ilf'' infr.1h11tl an ·l'\ clt' vida y ¡t un 1 repre.-itín fa.o,do; ta. C.:Oll• Jiu uluo; e11 cm:ltill ¡¡,., iumnnd (\s (lua fa· u :osos ~ht•tos d (• Fab Ro.1tl. Ardo~ uc, Bogst<le::. Cn•¡,t~t<l n) donde el H.=; 7r ele hls cunt no tieth iuslu ladmw s sa'uitari ,ts iltll'dt res, ni a'.(ua calieute , eon el d hl(' dt· genlt ¡>.tr.l el que e:.tán de,titKt d•ts. A c~to st sum•t <•1 40% d ..: desocu¡)fiCie'm. 1111 régil men t•lt.•cl<Hul tliscrim inatol'iu por t•l quf se Je.; as'gna mm r.~prt:St'llliOwi•)n ínfimt ( uua dt• 1.1., c.~ouslgnns dl'l NTCH. \ --DlOo vimien tu por lus clcn•<.'hos dv'Ls - t•r.t ..uo homhn• , un \oto., ) ya q llt' C.'-.iSh 11 mita votos para quit'lll'" tt n~an m ;'ts d 'twro SQ< metic.los a todo tiJ)<> de humilk wiom•s y ve j,td< n e.,, la ,jtuaci<'m tenuinl1 pnr h.u·er eclosilin t'll eufrt•nl amit>nto s v mo. inf'S. En al.!osto de 196H lle·~•m las pi·in'Pra s tt·npaJ inl.!le!>-:lS para lll:lllte•n er el urclen: fhnl. nwntt•, Fn m:u?o de 197~ el qobif'It lo d' L oudres asume f'l control din•cto elE> la regi{m. suprim iendo t•l ~ohif'mo local llll• tr'mmuo. At•tuah n!'nte. a dm·o aiio'> d i• lm pdn1t'r os e1w' n,, las tropa, inrd<'":l~ <;lllll:tf cerca dl' 20.000 \' los snh ·itli" s " ~:.,tos Dlilit 1re-; ae.trrenn ·al alka:tlo inlpl;rio tlliOf 4.=){) millon <>~ de lihras eslt·rliu as que in· vierte nada gusto~o. A ,·,uio~ ~iglo~ de iniciada la lndm con. tra el colou:at i.sruo r el illlpcnaJio;JI)() lt t'\1(-'Slit'lll Jndou; d irbudes a cunlim' m aún hor, iru·•Hwlta. La hmgnc sia uacioua l ir·

hwdesa inst.d:tdn en el sur ha ahando · satln a su ~.-ucrte a los c.tt{,lit:os del ucn·t• y lM <ld:Hlo de lnt'hat· por la r~m1 ifkadói J naciona l. En me dio de la d P~tdcn'- i t de vic'o buitre britáuk o todas las contmd ic• cic~u~~ parecen n•nac.:er. L ·t..; ilmlone s d ' al~uno~; nmdista s y sudi~tas dt' iutegr.t rs• en el ámbito ma)m· del ~krcado Común Euwpc o como salida a la t·ris's de ht isla e$mera lda p ltec('n <"l' fumar:; e dt· d a e n di a. La lm·ha por la unid td e inclcpc ndeucia de lrhnda se t·nla~:a hoy irrembi hleuwn tc- a In lucha en tod:1 Emopa occidt otal ptll' lo!l E~tadu..; Un dos Sm ialista<> d<' Europa , úuica · solucil'm para el Vit•jo ;:\l nudo. E~RI{)UE

HOZE\ fRERG

AUN AÑO DE LACAlDA DESALVADOR ALLENDE El 11 de setiemb 1e se cumple el primer ani ~ ersarlo de la caída del gobiern o popular chileno y de la muerte del presidente , Sa :vador Allende . En este año la cáfila ~e. militar es fasc 'stas al se1·vicio del imperi albmo han someti do al pue:Jlo trasand ino a· un horroroso baño de sangre. ademá s de desmon ta ... una a una, todas lab m~di­ das revoluc ionaria s y nacion ales adoptadas por el gobiern o · popula r. Chile se ha conver tido asi en un laceran te muest rario d el turor o igá quico cotü!·a las a spiraci ones de emanc ipación nacion al y social de su pueblo. Los trabaja dores argentin o!'\ conoce mos por prop:a experie ncia lo que signifi can Jas restaura cione!'l ot«gárq u 'cas 18 años de proscri pción nos dan alguna autoridad sobre el tema. Pero tambié n sabemo s que el proceso revoluc ionario de nuestro s pueblo s renace incesan tement e y que en Latino améric a estnmo ~ viviend o tiempos de victori a. El sacl"i!ic :o del presidente mártir y el hero:sm o de 1!\s ma~ns lo~>'rarán impone rse sobre sus victima rios y reln'ci arán la revoluc ión chilena hasta su triunfo definiti vo.

S.\LV,\ DOR ALLEN DE •

---


www.ruinasd igitales.com

Página 4

,,

L2

'

t:n rus ultHrros uempos se ha convertido en lugar común .. iiquierdrsta" la lucha " contra .el pacto social " . Por s~ parte, el " peronismo ortodoxo" mvoca ese pacto como sr hablase de la Santísima Trinidad. ¿Qué opina el FIP al respecto, y .-nos atrevemos a decir- la clase tr ~baja­ dora argentma?

REPRESE NTANTES SIN REPRESE NTADOS El ' pacto social" aparece como un acuerdo entre obreros y empresarros susc rrto por sus respect1vas organ1zacrones: la CGT y la CGE. No ponemos en duda que un va::;to sector emp1 esarro está etect1vamente representad o por la Conlederac ion General Economrca. Pero, ¿algún tr abaJador pudo alguna vez discutir los términos de ese pacto, su contenidO y funci onam1ento? Los dingentes n acaonales de la CGT, Jos lideres de casi todas las grand t::s 1ederaciones smd1cales, no acostumbra n a someter ·a las bases las grandes cuestiones: temen poner en riesgo sus · cabeLas. Saben que si se abriese un vasto proceso de democratización de los gremios, serían reemplazados por nuevos d11 1gentes representat ivos de IRs bases, las cuales, si n du da alguna, son peronistas, pe1 o repudran a la buroc raci a, y no han olv1dacio que esa but ocracia se arrodilló ante Ong anla, Levingston y Lanusse, mientras el pueblo luchaba. For Jo tanto, si el acuerdo CGT-CGE representa a Jos empresarios, en modo alguno representa la voluntad y el senti r de Jos trabaj adores. Los diri gentes de la CGl aparecen ante los trabajadore s - como los representan tes de fuerza5 enemigas, como herederos ae la dictadura militar y cómplices de los patrones. En ese sentido, la clase trabajadora interpreta el pacto CGT-CGE, no como un acuerdo entre obreros y empresarios nacionales, si no como el acuerdo de los empresarios con ellos mismos, ·a través de sus agente~ en el movimiento obrero. Y en ese sentido, por consiguient e, la clase trabaja· dora está dispuesta a luchar contra el pacto social. Particularm ente, repudia la idea de que sea necesaria una congelación de los salarios, pues de ese modo se apuntala a Jos grandes privilegios que asfix1a al pueblo ergenti no entre 1955 y 1973.

LA INICIATIV A DE PERON Pero la clase trabajadora · también sabe que la Idea del •·pacto social " no proviene en último análisis de la burocracia cegetista nr del empresaria do sino del propio general Perón. En ese sentido, el pacto social no le es ajeno, pues Perón no le es ajeno a la clase trabajadora , fue su bandera y el lider nacional indiscutido. En la práctica, los trabajadore s distinguen dos niveles o aspectos con relación al " pacto social " . Ven, por un lado, el carácter burocrático de su elaboración y funcionamiento. Pero también perciben la idea de Perón, de que en el actual momento de la vida nacional es preciso algún género de acuerdo entre trabajadore s, empresario s y Estado. Y, naturalmente, la aprueban. Por supuesto, también los gobiernos anteriores al 25 de mayo de 1973 buscaban un "acuerdo" y realizaban "una política de ingresos" . Krieger Vasena, como Perón, suspendió durante un periodo Jos convenios colectivos de trabajo. Para los izquierdista s y liberales cipayos no hay myor diferencia entre una y otra polrtica. El pueblo opina lo contrario. ~abe preguntarse : ¿qué clase de pacto es ese, que penódlcam ente ha debido admitir un reajuste paralelo de salarios, precios industriales y tarifas del Estado? Si todo aumenta, ¿los mayores precios, tarifas y salarios no 3e neutralizan recíprocam ente? Y en la práctica, ¿esto no significa una disminución de los ingresos reales de la clase trabajadora , ya que el aumento del costo de vida siempre supera al que reconocen las estadlsticas oficiales? El problema está mal planteado. Un aumento simultáneo de salarios, precios industriales y tarifas del Estado f'!O significa de por sí que " todo aumente", y puede signiftca~, por ~1 contrario, un aumento real del ingreso obrero, mdustnal empresario y del sector público. Para que ello ocurra es preciso que, al mismo tiempo, los precios ganaderos se congelen o. avancen con mayor lentitud; que se co~~at~ la sobre mtermediac ión; que se restrinJan los pnvllegros del sector financieros, . inmobiliario y de los grandes capitales imperialista s. lo que caracterizó la política económica desarrollad a entre 195_5 y 1973 !ue que los salarios se congelaban en lo P.osrble y, al mrsmo tiempo, aumentaba a todo traoo el precro de las haciendas, proliferaban la intermediac iÓn Y. 1~ usura, Y la economra nacional se entregaba al lmper•ahsmo. lo que caracteriza la polrtica inaugurada ~n mayo d~ 1973 es un esfuerzo por nacionaliza r el oroceso económrco y restringir los privilegios de la oligarquía ganadera. Así, el precio de la carne. que medido en bienes lndus-

..

heg emo nía Je. s .trab ·u;a rlor es en el Fren te acio n·GI sOlo •

con

triales se habla tnpllcado descJe 1955 a 1973, se ha incre. mentado en el últrmo año y medio mucho menos que el nrvel de salanos preCIOS industnales y tanfas. En este sent1do el ··pacto soc aal " Implica revertir . el proceso ab1erto en 1955, caract~rizado por una m_as1va translerenc ia de mgresos (a traves de las devaluaciC;>nes y el sistema de economía liberal) del sector trabaJO e tndustna nac1ona1, a los latttund1stas, intermediar ios Y capitales extranjeros . Planteadas así las cosas, la "ruptura" del "pacto social " sólo podría implicar -en las actuales circunstancias- una sola polltica alternativa: el retorno a la conducción económica de Alsogaray, Krieger Vasena o los "radicales del pueblo".

TACTICA S SINDICA LES De la denuncia abierta del "pacto social" se deriva la oposición neta al gobierno y su carac_teriza ción como pro-oligárq uico, no diferente en sustancta . de los padecidos entre 1955 y 1973. También se denva, en consecuencia, un cierto tipo de táctica sindical orientada ~1 choque frontal con el empresaria do .Y el Estado. El adahd de esta política es Tosco y el conJunto de sectas ultraizquierdista s que pretenden oponer un "frente cl~sista" al cauce del movimiento nacional. La clase trabaJadora intuye que semejante táctica conduce a la catástro!e, o bien por la derrota de sectores enteros del proletaraado, o bien por el auspicio de un golpe de estado contrarrevolucionari o. Pero la clase trabaJadora tampoco acepta la autoridad de los Otero, Lorenzo Miguel y demás usurpadore s burocraticos, que ponen en manos del empresaria do la conducción del proceso. No acepta el argumento de que el recurso de la huelga signifique necesariam ente "atacar al gobierQo", o de que sea un recurso impropio bajo las condicione s "de un gobierno popular" . En realidad, la presencia de un gobierno popular no implica la desaparición de " las contradicci ones secundarias en el seno del pueblo" , antes bien, es la circunstanc ia favorable para que ellas puedan expresarse.

LA CONDUC CION DEL PROCESO la tarea de redefinir los términos del "pacto social" se liga, obviamente , a la lucha por la conquista de una p,fectiva democracia sindical. Sólo así la clase trabajadora podrá estar representad a en el acuerdo. Pero ello dará al acuerdo un vigor, un alcance transformad or y una base de sustentació n de que ahora carece. Sólo así puede plantearse el problema si no se quiere caer en la ' provocació n gorila de "izquierda" ni en la capitulació n vergonzosa ante la burguesía y la burocracia. Algunos dirigentes montoneros parecen decir algo semejante cuando afirman que ellos no están contra el principio del pacto social, o sea, contra la necesidad de un acuerdo entre el proletariado y la burguesía nacional; pero que combaten este pacto social, porque consagra el liderazgo del empresaria do, cuando quienes deben dirigir son en realidad los trabajadore s. Efectivamen te, en un cierto sentido cabe decir que este pacto social establece un frente nacional bajo la dirección de la burguesfa. Pero toda verdad a medias es una falsedad. Lo que los dirigentes montoneros omiten es que este pacto social no lo inventaron ni impusieron Gelbard y Otero, sino el general Perón, al cual ellos, siquiera de palabra, " acatan". También omiten decir que este peso de "la burguesla",

nos guste o no nos guste, correspond e a la actual relación de fuerzas. No se trata de saber qué pacto social establecerí amos si la clase trabajadora ya hubiese alcanzado un nivel de organizació n, ideología e independen ci a como para di rigir el frente nacional, sino Qué objetivos nos fijamos ahora. En otras palabras, no se trata de postular otro pacto social sino de ver cómo modifi camos éste, en tanto abrimos la ruta para un replanteo general dA la relación de fuerza~ . •

HEGEMO NIA OBRERA Y PARTIDO REVOLUC IONARIO Los dirigentes " montoneros " ignor an un pequeño .deta· lle . Para que ese cambio general en la rel ac1ón de tuerzas en el campo nacr on al sea posi ble, para que pueda pl antearse, no de palabra srno de hecho, la hegamonla obrera en el trente nacronal, los trabajadore s deb en crear su herramienta polit1ca, deben destacar de su seno un part1d0 socialfsta-revol ucronario, por cuyp formación lucha consecuentemente el Frente de Izquierda Popular ; en una palabra, deben superar el nivel h1stórico-so cial del peronismo. Pero los d1ngentes " montoneros" se cons.deran los más auténtrcos pcronistas. Luchan a su modo por mantener las condrcione s gracias a las cuales la burgJesía tiene el predommio en el frente nacional. • Si hubiera sido posi ble convertir el "cordobazo" en " argentmazo ", la serie de rnsurreccio nes provmciales en una insurrecció n general contra la di ctadura militar oligárquica, poniendo en movi miento al proletariado del área metropolitana, otra sería la relación de fuerzas actual . Pero el general Perón , que fue un gran caud illo nactonal-de mocrático, no era ni pretendió ser un revol ucionano socialista . Por su parte, los dirigentes " monto· neros" prefi rieron acompañar lo en el camino transaccio nal que significó la candidatura de Cámpora . De esta manera, con su concurso, el peronismo regresó por vfa no revoluciona ria al poder. La actual relación de fuerzas responde a este hecho . Los dlngentes " montoneros" salvan el abismo entre el mito de un Perón socialista que ellos han forjado la tealidad, inventando a un Perón infalible que sólo acertó a rodearse de traidores: su propia esposa, Gelbard, Lópet Rega, Otero y compañía. Nr Parón ni sus colaborado res traicionaron un socialismo que jamás pretendiero r abrazar. De esta manera, los lideres montoneros se lanzan '~• choque frontal y la provocaci ón, también ellos, contrF el pacto social. Su actítud exacerbada frente a unéi "traición" que sólo es a sus ilusiones, no ayuda al pro letariado a construir su camino y conduce también a choques frontales en beneficio exclusivo de la oligarqula.

y

CONCLU SIONES Hemos visto que el acuerdo social entre los trabaJa· dores y el sector más nacional del empresaria do debf realizarse a expensas de los grandes estancieros , !Ot' intermediar ios parásitos y el capital imperialista , y es ur paso adelante en el proceso de liberación. Vimos que quienes. desde la seudo-izqui erda, llaman a luchar fron talmente contra el pacto social, sirven en realidad aJ frente oligárquico y al golpismo. También vimos que 1~ clase trabaj adora se considera; a justo título. convidada de piedra en la elaboración y funcionamie nto del P'{Cto, ya que el aparato sindical no la representa. A través de esa marginació n se realiza y refuerza el predominio de la burguesía y su aliado burocrático en el frente nacional. De ahf se derivan las tareas centrales del momento. La clase trabajadora no acepta que las "contradicc iones secundaría s" del proceso la aparten del campo nacio- · nal ~uya e~p i na dorsal constituye y del que aspi ra a ser, al mrsm? trempo, 1a cabeza conductora . Apoya al gobierno surg1do de las grandes mayorras y no está dispuesta a "rifarlo" en provocacion es aventureras que sólo beneficiarán al enemigo oligárquico . Pero este apoyo no significa la aceptación pasiva de la política burocrática y burguesa. Por el contrario, en toda una serie de luchas libradas en los últimos tiempos amplios sectores obreros demostraro n su voluntad d~ romper el congelamie nto salarial e Incluso obligaron al gobierno a introducir una política más flexible de "inflación controlada" . Uno de los objetivos básicos de esa lucha es la conquista de la democracia sindical el quebrantamien to del monopolio burocrático . ' Pero la conquista de la democracia sindical no asegura por si sola más que el replanteo de este pacto social. Sólo el fortalecimie nto de una perspectiva socialista revolucionaria independie nte en el seno del movimiento nacional, sólo el desplazami ento de la clase trabajadora eJe su ~tapa nacional-de mocrática a una etapa socialista-re voluc!onarla de organizació n y de conciencia, permitirá discutrr el .actual predominio de los elementos burgueses y bu.rocráttco s en el frente nacional.

JORGE ENEA SPILIMBE RGO

ontra r

De acuerdo a lo consignaao en tos diarios del 21 de junio, el gobierno popular decidió continuar su lucha contra la campaña de desabastec imiento y especulació n que la oligarqula y las ~mpresas monopólica s extranjeras desatan sobre el pueblo argentino. El nisr.urso de Perón del 12 de Junio dncuentra ahora su expresión en el terreno legal. Veamos algunos aspectos salientes de esta ley: a) El Estado tiene la posibilidad de Actuar radicalmen te en la cuestión, ya

esa astecimien o que se Incluye la compravent a, permuta o locación de cosas muebles, oienes y servicios destinados a satisfacer necesidade s de la población; b) Además, pues, fijar precios máximos, regular la comercializ ación, etc., y también congelar precios aún retroactivamente, dictar precios de sostén o otorgar subsidios y exenciones impositivas; d) · En caso de que la empresa privada disminuya o paralice su producción podrá obligarla a continuar con la actividad o fijar niveles mfnlmos de productivid ad. Incluso está en

condiciones de intervenir la empresa y utilizar todos los medios a su alc ance para continuar con la producción ; e) En caso de situación de emergencia el Estado podrá declarar de utilidad públ ica y sujeto a expropiació n Jos bienes que satisfagan necesidades comunes de la población. la posesión estatal de estos bienes se formalizará consignand o judicialmen te su precio, acelerándo se de este modo el procedimiento. Brevemente podemos concluir que esta ley aplicada hasta sus últimas

consecuenc ias se convierte en un rnstrumento revoluciona rio dado que el Estado puede controlar prácticame nte todo el proceso de producción y comercializac ión, además de tas ganancias empresaria s. El recurso legal para aplastar cualquier intento del tipo al de la "marcha de las cacerolas va· cias" ya está en manos del gobierno popular. Su rigurosa aplicación, sin mediacione s burocrática s, aplastará todo intento provocador . ,

HECTOR L ALONSO

-


www.ruinasdigita les.com

• d

r1~er o 1·

·p:up~u :ar ¡ 1

'

---

/.a discr.epancia entre .Gelbard y Gómez

Nlor.ates .a propósito de la política monetaria y crediticia no es nueva, surgió a poco de constituirse el gobierno constituoional; pero en los ú1ttmos dos meses .se ha agudizado visiblemente. G6mez Morales es partidario de una pofitica >$est~bi1izante'' 'basada en restringir la expansión crediticia y la emisión monetaria, mante'ller baja la tasa de inflactón como un fin en si, de manera que la tasa de interés !bancario exprese un interés real. En slntesis: moneda dura, peso fuerte, dinero caro y escaso. El presidente del Banco Central es un hombre ligado a intereses finanoieros no productivos. El ministr? Gelbard, por el contrario, es un definido partidario de la moneda blanda crédito lácil y abundante a bajo interés' emisión monetaria sufidfente, para dar 1Ú¡uidez al mercado interno. Esta es la política que r.ec/am~ la 'burguesía 'Productiva, pequt::rfa Y medrana, que produce para el mercado fnte~no. y posee P.ternas dificultades para capttaltzarse dentro de la asfiKianle estruc!ura · oligárquica -semicolonial, que lmptde fa acurmulación productiva nacional- burguesa.

r

Esta significativa anécdota viene a cuento para analizar la indo/e da la infiE!_ción en lf! década peronista y en 1os anos postertores. Se trata de un tema q ue ha sido distorsionado por la propaganda de los seudo economistas tipo Al· sogaray.

r

La inflación en ta Argentina, surge da una f"anera acusada 'Y permanente desda #os ttempos de la 11 Guerra Mundial cuan· do a causa de la interrupción de 'ta importaci~n_ ,de las manyfacturas t:Juropeas, .se postbtltta la erecctón de una improvl.sada y precaria estructura industrial, que _ nace con más altos costos comparativos de producción. Igualmente, la eKportación de nuestra producción agropecuaria no era pagada por los ingleses, acreditandtJ "libras bloqueadas" a nuestro favor en ~ Banco de Inglaterra; por lo tanto el Es- '-" tado Argentino pagaba a ganaderos y chacareros con emisión de papel moneda que sólo podla utilizarse en la adquisi· ción de los productos más caros que prod uela la flamante y precaria industria li· viana. Esta coyuntura generaba inevitablemente Inflación. Esto ya ocurrla en 1942 en los últimos tramos del gobierno gárquico y fraudulento.

• •

on:

Posteriormente la guerra toca a su fin y surge el fenómeno peronista, conjunción de clases y sectores sociales interesados en una política de desarrollo productivo nacional burgués (la nueva burguesla de la industria liviana, la clase obrera de "cabecitas negras" venidos del campo, los sectores militares interesados en la industria pesada, etc.). La política de Perón - Miranda, se basaba en la nacionalización de los servicios públicos en manos del capital inglés, yariki y francés (FFCC, tranvlas, .teléfonos, gas, puertos, Banco Central, etc.), estatización del comercio exterior de granos y carnes (el IAPI), nacionalización de los depósitos bancarios (con Jo que la orientación del crédito se subordinaba a la política que d ictaba el nacionalizado Banco Central), crédito ábundante, a bajo interés y a largo plazo par.a la nueva pléyade de pequeños y medianos empresarios nacionales y expansión del mercado interno de consumo {altos salarios, legislación social progresiva, ascenso al consumo de /as masas secularmente pauperizrod~s de fa semicolonia agraria. Tal polltica suponla persistencia de una cierta tasa de inflación moderada y controlada: habla que emitir papel moneda para indemnizar expropiaciones, nacionalizando la infraesestructura económica, se emitía también para otorgar a la burguesla nacional en ascenso, crédito subsidiado (con una tasa de interés inferior a fa tasa de inflación existente, lo cual convertía al crédito en verdadero subsidio, pues el Estado no recuperaba J~s 'lO prestado sino sólo una alícuota, debiendo emitir consientemente para seguir alimentando la demanda ce crédito). ESrE ES PRECISAMENTE EL PUNTO CLAVE QUE NOS INTERESA. Pues este crédito-subsidio era la savia vital de la industria liviana que Miranda representaba desde la presidencia del Banco Central. Esto tipo de crédito implica crear Inflación, pero con fines de acrecentar las fuerzas productivas, acumular capital (incluso en las empresas del Estado, Fabricaciones Militare~, etc.). La quiebra de este esquema, su talón de Aquiles, estuvo dado por el "olvido" de Miranda en cuanto a crear una industria pesada (sider.urgia y máquinas herramientas), ta supervivencia de la estructura agraria oligárquica-improductiva, la ausencia de una adecuada infraestructura energética (electricidad ·y petróleo) y el deterioro en los términos del intercambio {pues la tecniticaci6n del agro norteamericano y el lanzamiento del "Plan Marsha/1'' rompi6 los precios Internacionales de nuestras estancadas exportacion~s agropecuarias). Esta crisis implicó la renuncia de Miranda y su reemplazo por Gómez A·fora/es, que no era un burg•·es industrial sino un tecno-burócrata estatal. L a equivocada polftica de recambio consistió en iniciar planes de "estabilizt;ión" monetaria, dar más "incentivos" al

campo (en lugar de expropiar a la olig_,. qula terrateniente) y atraer a las inversip nes extranjeras (Keisetl, Fíat, Nerced911 Be.nz, la Cliilfornia, ere.,. La tasa de tntlación si redujo del 35 a/ 4 por cienlO smml entre 1952 y 1953-'54, pero al precio de peraT1zar Va inversión productiva reiniciar !la rtraslci6n de ingreses "oe 1• ciudad al campo", o sea, de la burg_uesle productiva a la estructura agratia impr• ductiva que no acumula capital. A pesar de todo, /os censos lndu.slrtaiN n.os mforman que entre 1946 y 1954, el nún4.rO de fábricas pasa de 86 500 • t52 000 y ef de proptetarjos (con sus tamiJias), de 34 a 276 mfl personas. Se trata fundamentalmente de fábricas pequeñ~ y medianas, con escaso acopio de capttal ftio por hombre empleado, que generaban un valor de producción de porcentaí• comparaüvamente menor al de obreroa que ocupaban. Es la industria liviana, improvisada y precaria, nacida con la gufl-' rra mundial, a la que el régimen peroniata le dio protección aduanera y crédito industrial subsidiado y abundante, corno ya hemos visto. Los problemas estructurales rnsalvabf.ee analizados más arriba determinaron la parálisis de esta industria liviana hacia 1950-52. LB prosperidad de postguerra fUf# efímera, duró lo que duraron el gran superávit de divisas y oro y tos altos pr.. cios internacionales de /os arimentos (hasta qua EE.UU. lanzó el Plan Marsha/1 Europa Occidental pudo 'reconstruirse_"}. • La falsa receta fue la de echarle la culpa a ''fa inllación", en vez de expropiar a la ofigarqula agraria y volcar todo el poder financiero del Estado en la erección acelerada de la industria pesada, de máqul· nas herramientas y la infraestructura energética. La no resolución de estas trab311 estructurales llevó al golpe del 55. En · cuanto a la supervivencia de la ¡,_ f/ación con posterionded a 1955, se debe en lineas generales a la imposibflidad d& dasrr,ontar a la nueva Argentina inclustrial. retrotraer el pais a /os años dorados de la aécada del 20 {lo que hubiese sign1flcado reducir la población a fa mitad para que hubiese "cinco vacas por habitante como en el Centenario"; volver a tener a Inglaterra como primera potencia comercial del mundo y reconstruir la ''división · internacional del trabajo" que naufragó en 1929. rToda una utoplaf

Al cierre de esta edición, la prestdente aceptaba fa renuncia

de Alfredo Gómez Morales a la presidencia del Banco Central. Parecía terminar así un round de la pelea entre la burguesía nacional (Gelbard) y el representante más notorio de lo ssectores del capital usurario. Con todo, antes de partir Gómez Morales dejó al país como ·recuerdo un aumento de cuatro puntos sobre el interés bancario. El fondo de su polítjca "anti-inflación" se analiza en esta• nota.

..

.,

D res as

El 31 de fulio próximo pasado .la Cámara de Diputados sancionó una ley que fija normas para la integración y funcionamiento de las sociedades es· tata/es. Reseñaremos /os aspectos que consideramos más Importantes de .a misma En su art. 1<? se lee: "Son sociedades del Estado aquellas que, con exclusión de toda participación de capitales privados, constituyan el Estado nacional, /os Estados provinciales, Jos municipios, los organismos estatales ,¡egalmente autorizados al efecto o ias socler:Jades que se constituyan en orden a to establecido por la presente ~ey, para aesarroffar actividaaes tJe Célrácter industrial y comercial o explotar servicios públicos." Por su parte, el art. ~ dice: "'En ningfm caso, /as sociedades del Estado podrán transformarse en sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria ni admitir, bajo cualqw.er modalidad, fa incorporación a su capital de capitales privados. Artículo 4g: El Cap1tal de la .sociedad del Estado ser.á repr.esentado por certificados nominativos sólo negocia· bies entre las entidades a que se re· fiere el articulo 19"

Finalmente, el art. 9(! faculta al "Po· der Ejecutivo para transformar en tWciedad del Estado las sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, /as sociedades de economía mixta las empresas del Estado y las constituidas por reglmentJS especlaJes que al presente existen, y los .servicios c;uya prestación se encuentren a ~u cargo." Es importante destacar que 1a cit<'t· da ley tiende a preservar el patrimonio del Estado Nacional al excluir la participación de capitales privados, as1 como impedir la transferencia de dichas empresas al área privada. De esta fTI#.nera .se fr.ena la posibilidad de expansión del secto, pr1udo sobre .el sector público. Pero de Jo indicado en el art. 99., se ..admite el creéimiento de la participación estatal .t~n la actividad económica. /.Cuál es la importancia que encterra esta ley? Oado que en tos paises ~emicoloniales se produce la tocha entr.e el S!'cror publtco y .el privado .an 1'!1 escenario económico, esta iler contribuye a resolver fa pulseada a tavor del Drimoro.

H. l. A

Desde el año 1955 en adelante, el ''monetariismo" estabilizante de los Prebtsch, Alsogaray y Júieger Vasena, no sólo no terminó con la inllación, sino que Tá tasa promedio resultó ser superior a la existente en 1945-55, pero con una dile~ rencia: no se . debió a fines productivos. sino a /a política devaluacionista que ra oligarquía agraria aplicaba para compensar la erosión de su renta diferencial a causa del "deterioro en los términos del intercambio"; la asfixia crediticia, que im· plicó la quiebra o desnacionalización d& miles y miles de empresas privadas nacionales pequeñas y medianas; la petrificación de las fuerzas productivas en ef agro por la supervivencia de la estructura oligárquica de la tierra en la pampa húmeda; el saboteo sistemático de las empresas estatales creadas en la década po·o- • nista (con el consiguiente déficit crónico de los ferrocarriles, por ejemplo); el "dé-ficit fiscal'' permanente originado en un3 estructura Impositiva deficiente, escaso crecimiento de las fuerzas productivas en rela ción a la demanda de trabalo (lo que convierte al uempleo público" en la prin• cipal "industria nacional)", etc. Los"planes de estabilización'' tomados de las recetas del "Fondo Monetario Internacional'' por la caterva innumerable de "prestigiosos economistas'' cipayos: consistían en po/lticas de "shock" antiinf/acionario que congelaban salarios, creaban desocupación, reducían el mercado interno y restringfan el crédito, ocastonando deliberadamente la bancarrota del empresarlado nacional productivo, presupuesto necesario para la desnacionalización de las principales empresas de la burguesía nacional y la quiebra y desmantelamiento de pequeña y mediana empresa nacional. Asl, la concentración industrial en. manos del capital monopolista extm:-J· fero marchaba de la mano con la quiebra de los empresarios nacionales y el parasitismo oligárquico o, improductivo y devaluacionísta. En suma, Inflación aún mayor, pero con otros fines, realmente antl• téticos a los de la polftica monetaria peronista; y como verdadero sarcasmo, esta política se hacia invocando fines de ..esta· bilizaci6n.,. Los Alsogaray y fos Krieget Vasena conocen muy bien su oficio y ros Intereses que sirven. • Hoy por hoy., la po/11/ca propuesta por Gómez Morales lleva a un nuevo 1955, la que defiende Gelbard, aún siendo insuficiente, es infinitamente más progresiva. Más allá está el socialismo: la expropia· ción de la oligarquía terrateniente y la Instrumentación del agro científicamente tecnificado y del poder financiero del Estado para la solución de fas carencias vertebrales del aparato productivo (industria pesada, máquinas herramientas, infraes· tructura energética, desarrollo de fa grafl minería y apllcacTón de la tecnología d& avanzada).

- - · E: H. O'CONNOR


www.ruinasdigitales.com

'

pers VILLONE Y LAS RADIOS

Escribe Juan Carlos Medrano •

..

En varias oportunidades Izquierda Popular ha publicado colaboraciones del mgentero Juan Carlos Medrano sobre temas referidos a YPt-. lmac1gable mtlitante, el compañero Medrano se destacó en la orgdmzación del FIP en Chubut y Salta. Como ingeniero de Yactmientos Petrolíferos Fiscales, sir~ió a la empresa nac1ona1 con eticiencJa que se tradujo en el aumento de la producción, al t1empo que desarrolló una intensa prédica tendiente al at1anzamtento y expi;jns1ón de YPF, de •lt • $ODeranla nacional sobre el subsuelo y de la participación de los t1 aba}adores en la gestión empresarta. A principios de 1~74, Medrana tue vlctima del juego de pinzas de funcionarios gorilas, que se encuentran en altos escalones de la empresa estatal, y de una fracción de dirigentes Sindicales irrepresentativos de la Secciona/ Salta del SUPE. El resultado fue la aplicación de la ley de presclndibilidad y el Clespido de Medrano, aún en vigencia a pesar de la intensa campaña desplegada por nuestro partido y de las promesas de revisión formuladas en el ministerio de Economla. Esa injusticia debe ser salvada para que sean funcionarios de probada militancia nacional, como Medrano, quienes lleven adelante esta nueva etapa de YPF abierta con la nacionalización ele las bocas de expendiO. El conservar para si la base más rentable de toda la industria petrolera, como lo es la venta de los combustibles y lubricantes, fue un vieJO derecho de YPF que los gobiernos antinacionales al servicio del imperialismo se encargaron de escamotear permanentemente. La política de distribución del crudo, que YPF extrae luego de grandes esfuerzos y sacrificios de sus obreros y técnicos y de tremendas "inversiones (producto esto, a su vez, de las complejas condiciones en que se encuentra el preciado elemento en nuestro país), tomó hasta ahora caracteres de descarada dependencia de los intereses monopólicos de los truts internacionales del petróleo. Así fue posible por ejemplo que ESSO y SHELL sin haber invertido un sólo dólar ell la exploración y explotación del petróleo, llegaran a comercializar el 6CJ por ciento del crudo total que YPF • extraía, volumen que, por otro parte. aquellas compañías, obtenran a precios preferenciales. Por supuesto que en su afán servil, los gobiernos que pf:trmitieron eso no se detuvieron ante la necesidad de aumentar la capaci• dad de elaboración de la empresa estatal; por el contrario, crearon capacidad ociosa en las destilerías nacionales para mantener a plena carga las extranjeras. Por otra parte, los balances de la empresa estatal (que no hacfan más que reflejar la situación de desequilibrio comercial que le imponía el gobierno de turno) eran aprovechados para restringir su presupuesto limitando asf su capacidad operativa. Esto,. en fin, se convirtió en pretexto dP "in~. ficiencia" que los portavoces de los monopolios petroleros y la prensa antinacion~l se ocupaban de promocionar. El derecho de YPF a elaborar y comercializar la totalidad del crudo que extrae no deviene sólo una actitud nacionalista ante el problema petrolero. del pafs, sino que además es una norma elemental de la actividad empre· sarla, ya que ninguna empresa va aceder dadivosamente a otra, la cuota más suculenta de su ganancia potencial.

LA PREDICA DEL FIP 61 Frente de Izquierda Popular, desde su mismo nacimiento como partido polltico, analizó con claridad meridiana este problema y propuso en su programa una serie de medidas tendientes a poner totalmente en mauus del Estado la Industria petrolera, que lnclufan la importantísima decisión asumida por el ~obierno. Con todo, es bueno puntualizar que el pafs no recobra el poder de decisión en esta materia, por el sólo hecho de que los subproductos salidos d e las destllerras extranjeras, se vendan con las siglas de YPF. En el meJor de los casos, fa decisión del gob ierno tenderá a limitar fa$; fabulosas

ganancias de los consorcios mternaCionales del petroleo, pero no a limitar su poder económ1co y su capacidad para destruir el proceso de Liberacion Nacional. Si se desea verdaderamente un& total independencia en el manejo del problema petrolero, el pafs deberá tamblén hacerse cargo de LAS PLANTAS DE ELABORACION DE LAS COMPAiiJIAS EXTRANJERAS. El deba· te parlamentario será Ilustrativo, y también lo será Ja actitud que adopte la dirección de YPF ante los requerimientos de crudos por parte de las firmas imperialistas. Tras esta primera y resonante victoria, el Frente de Izquierda Popular alerta que ella solo representa la iniciación de un movimiento revolucionarlo en una empresa base para el desarrollo del pals, que hace ya mucho tiempo lo está pidiendo a gritos. El manejo de una empresa que monopolizará la provisión de hidrocarburos en un país como el nuestro, donde ellos representan la Dase energética para su funcionamiento, no puede estar en manos de una tecnocracia que muchas veces se caracterizó por su Insensibilidad ante los problemas nacionales. Nacida y fortalecida al amparo del modelo "ejemplificador" del rlheralismo norteamericano en la época del boom petrolero argentino, esa élite tecnocrática no acertará nunca con eJ mecanismo d e funcionamiento que otorgue a YPF eficiencia y le reste burocratismo, partiendo de una concepción empresaria esencial: YPF es una figura embrionaria de ente socializado. El accionar de la cipayería ejecutiva que sabotea a la empresa desde adentro debe ser neutralizado por la participación creadora de los obreros y t écnicos tendiente a una direcc1ón compartida, que transforme a fondo la estructura de funcionamiento para adaptar a la empresa a los nuevos req uerimientos de la hora actual, que son los de la Liberación y Reconstrucc ión Nacional. El enorme paso al frente representado por la medida que comentamos {y el control total, por YPF, del hidrocarburo argentino) requieren para su consolidación de la participación de t rabajadores y técnicos en la conducción de la empresa. Tal participación, p ara ser eficaz, para comprometer y poner en tensión todas las fuerzas que alberga la empresa nacional, debe ser amplia y fluida, y no restringirse a cúpulas sindicales que en muchos casos han demostrado ser poco representativas. No se trata aquf de retomar los slogans "antiburocráticos" de la Izquierda cipaya, que esconden el resentimiento gorila. Por el contrario, la democracia sindical y la prticipación obrera por las que lucha el Frente de Izquierda Popular, son objetivos con. vergentes del proceso de liberación nacional, ya que no habrá liberación definitiva sin desplegar la fuerza que representan los trabajadores argentinos.

El nuevo Secretario de Prensa de la Presidencia, José Maria .Villone, .pareció en sus primeras declaraciones mas preocupado por tranquilizar a los inquietos propietarios de radios privadas que por expresar su acuerdo hacia la polltica que había puesto en marcha el general Perón. ' Me gustan las radios privadas" afirmó Villone. Es de desear que todo quede en el campo de los placeres individuales; de lo contrario, una polltica tendiente a mantener a ultranza las emisoras chocará con el interés público. La comisión redactora del proyecto de ley de radio y televisión, en la que participan los sindicatos de esas ramas ha propuesto, en cambio, que el Estado admita la subsistencia de las actuales radios privadas sólo hasta que caduqen las licencias vigentes. En ese momento se cerrarla el ciclo de nacionalizaciones.

LA UCR V LA T V Los desvelos de Villone, con todo, no calmaron el ardor con que la Uni ón Cívica Radical se lanzó en defensa "de la libertad de prensa" . El part1do de Balbln, como todo el mundo sabe, está guiado p'Jr el idealismo y nada tiene que ver con su clamor la sociedad del secretario del Comité Nacional, Enrique Vanoli, con Alejandro Romay (ex permisionario del canal 9). Ni el hecho de que 16 canales privados de los 22 que hay en el pa/s hayan sido licitados durante el gobierno del doctor Arturo 11/ia. Fue en virtud de esa pasión argentina que desbordaba el pecho (asmático) del radicalismo, que la viefa casona de la calle Tucumán (pagada por la CADE), volvió a reumr a varios centenares de correligionarios a Jos que el duro invierno habia alejado por unos meses. Con un fervor digno de la heroica tradición del Parque, entre cánticos, toses y murmullos se 11evó a cabo el acto de oposición a la nacionalización de los canales y en defensa de la "prensa libre". Los radicales pidieron al Estado la exhibición del cónclave por TV. El canal 11 trasmitió en vivo y en directo ¿Oué más quieren? ¿Acaso el amtgo de Vanoli, Alejandro Romay, hubiera trasmi tido en las mismas condiciones un acto del FIP? ¿Acaso el famoso Héctor Ricardo Garcla no resistió varias intimaciones para impedir que Jorge Abelardo Ramos defendiera la nacionalización de la TV desde el canal 11 que aún era suyo? No hay nada que hacer: a don Ricardo B "' lbin y su comitiva les g usta la 'instituCionalización'"' siempre que sea s/n revolución, sin cambio, dejando todo igual.

GARCIA Y., SU RESENTIMIENTO Hemos mencionado a Héctor Ricardo Garcla: agreguemos sobre el sujeto que -liberado de sus tareas en Canal 11- hs retornado activamente al penodismo gráfico. Su presencia se nota en Crónica, que ha adoptado un tono alarmista que empieza cm los títvlares, tendiente a magnificar los problemas del gobierno popular (o las acciones de los enemigos). Hasta la págtna de chismes de la farándula, que aparece en la contratapa (y de 1a que Garcia suele ocuparse personalmente) ha adoptado una temática política, y con lenguaje áspero oficia de tribuna menor de los ex permisionarios de canales de televisión. Más virulento aún es el lenguaje de /os noticieros que trasmite Radio Colonia .otra de las propiedades del acaudalado Garcla, que retoma el aJiento golpista y gorila de 1955. ;Estos son los amigos del lnstitucionalista doctor Balbin!

SUELDO V LA liUERRILLA Horac1o Sueldo se ha otrec1do a me· diar entre el gobierno popular y los sectores del nihiltsmo pequeño burgués que se han embarcado en el terrorismo contrarevolucionario. "El gobierno debe cambiar", reclamó el jete de los "crístiano.<:; revolucionarios." No hay duda de que Sueldo, viejo gorila, quiere que el poder cambie. A él lo asaltan esos deseos cada vez que h~y un gobierno popular. Ahora justifica su aval demagógico al terrorismo imperialista con hipócritas denuncias contra "una sociedad injusta y castrante" y llamados "e í cambio profundo y al socialismo". El lenguaje, las actitudes, la demagogia, el estilo todo, traen a la memoria la figura de Eduardo Freí, el Caín chileno, el cómplice de Pinochet, el correligionario trasandino de Sueldo. Los dos están siempre listos para aportar argumentos piadosos a los enemigos de la soberanla popular.

La última quincena ha permitido ver en toda su magnitud las complejas relaciones sociales, económicas y politicas que han caracterizado al movim' ento peronista y que desaparecido su jefe han comenzado ha desarrollarse y eit>licitarse, ora haciendo avanzar al movimiento nacional, ora paralizándolo en la defensa del privilegio y en la ne€,'0Ciación ca.pituladora. Por otro lado, los hechos ocurridos en su transcurso han , ratificado una vez más la inutu' dad de esquemas previos para el análisis de una realidad que, por viva y en pleno proceso de desarrollo, esteriliza cualqueir intento de contenerla dentro de fórmulas creadas para el p .?. sado, máxi me cuando ni siquiera ese mis'Tlo pasado han sido capaces de interpretar. La repentina y sorprendente naciosallzación del comercio de los derivados del petróleo, resuelta en una reunión de gabinete. con la resistencia del ex-presidente del Banco Central, Alfredo Gómez Morales, y con el apoyo explfcito del sindicato de trabajadores petroleros. ha sido. además de un rotundo golpe político y económico al imperialismo. una pr ueba de fuerza· del gobierno nacional ate los partidos y sectores que intestan i nmovilizarlo. Ha restablec;do en su punto inicial la eonfianza de las grandes masas en su capacidad de

empuje y y la presi probar que trario de lo • los gos-, y que do el nario del fuerza y el jadora y el momento • el zar al cional en mo en el a poner de las 1ZQ1l11 revolución Porque. ¿Los gru marca en contra la to es lo bierno; o que clase obrera pectral cionall7aci la TV precio del derechista? gobierno impunelrne:n tt tales exc la na lítica del

Vale la p~na mantener /os ojos bien 1 no haote'ma ab,ertos ante la próx1ma discu_sión de la mos ' Ley de Hidt ocat buros en el par lamento. Desde Como se sabe, el proyecto ongmalmenle bio, sul"·"'•" elevado por el equipo económi co no con- j mar los templaba ningún tipo de expropiactón de habia nn,r:n• las empresas imperialistas que operan en de 1949; esa rama tan sensible de nuestra econo- cional m/a; se limitaba a impedir su expansión. subsuelo. Al parecer, el portavoz más ferviente Estado ( de quienes se oponfan a /as expropiacio- nizacio nes fue el presidente del Banco Central, rio del Alfredo Gómez Mora/Ps, quien hizo de- pidió claracíones muy similares (en el tono y bocas de hasta en el léxico) a las del frondo-frige- Gómez rismo: "Las expropiaciones son naciona- agosto, la lismo de medios, no de fines; agravan el creto endeudamiento externo y hacen peligrar Esso, la posesión de divisas". res en la sus Ante tal postura y tal provecto comen· Esta zaron a moverse presiones de signo di- derecha e verso: de un lado, desde el campo gorila . cuentes. rápidamente se alzaron voces dispuestas oerialista a no perderse un debate sobre oetró'eo daron sino nn el que pudieran cacarear "ant'imperia- raron (¡no lismo. . " contra el gobierno. 1 Hasra et "un acto manríqulsta Juen Carlos Cárdenas diD'.J lo batió la tado por Tucumán. reclamó la naéionali- dirige zacíón total de todas las fases del proce. Ahora so productivo de los hidrocarburos! ¡Y guyen que


www.ruinasdigitales.com ,. .....

-

,. .,

El

dinamismo revolucionarios ,ente le ha permitido coropuede gobernar -al conlo que parecerian entender :os y hasta algunos amie cuando lo hace cumplienrama nacional y revolucioperontsmo, encuentra la l apoyo de la clase trabael pueblo donde hasta ese sólo ex;stían la apatfa y ~nto. Todo ello hace avan.junto del movimiento nael plano polftico, tanto caorden económico. Y vuelve obre el tapete la cuestión uierdas y derechas en la nacional. {.quién está a la izquierda? :>S armados que en Cataahlan una guerra privada X>licfa y el ejército y -esmdamental- contra el golas burócratas sindic<l\f'..S 1idos por la presión de la ·a -a quien de modo es>resentan- exigen la na•n del petróleo. defienden ltal y critican el alza del novillo? ¿Quién es más ¿Los que en nombre del IOPUlar torturan y fusilan 1te o quienes, al denunc·ar ;os ignoran culpablemente eza social histórica y pogobierno de la presid'entt-

Perón? Lo que ocurre que tales cate&~rías han sido y son inútiles para la aceptación de nuestra realidad. Ahí está el ejemplo de Gómez Morales. Antiguo economista del peronismo, se enfrentó en el terreno más concreto que imaginarse pueda con los llevados y traídos burgueses nacionales del gabinete económico. El diario cast-oficialista ''Mayoría" volcó todo su apoyo editorial para detender la integridad y la lealtad peronista de a.quél y bombardear a Gelbard en su condicióc de empresari<J sin partido. ¿Qué esta pasando? Pues que el viejo peronlsta se babia conVP.rtldo con el correr de los años en un "viejo usurero", vinculado al sistema de financieras privadas. Y Gelbard con toda su clase necesitan dinero barato para su exparu;ión económica. El asunto de los bonos externos -mecanismo tendiente a aligerar la presión del mercado paralelo d el dólar- produjo las iras de Gó· mez Morales y de sus colegas, que encuC'ntran en la especulación la fuente de su capital usurario. Como resultado de todo, el pres'dente del Banco Central se ve obligado a renunciar y el misistro de economía da a entender que el interés de los créditos bancarios sería rebajado por lo menos en dos puntos. Y para facilitar la visión del panorama político, el doctor Solano Li-

ma, ex vicepresidente del Dr. Oámpora, ex secretario general de la presiuencia y ex t·ector de la Universidad "Montonera" de Buenos Aires, ha logrado dividir su partido, el Conservador Popular, que se mantiene dentro del FRIEJU'LI, sobre la base de oponerse a la TV estatal, y a la ley agraria, declarando la necesidad de resp etar la democracia universitaria que bUS aliados de la JUP avasallan diariamente, e introduciendo una pica del baibinismo en la coalición oficialista, que alguno de sus míem bros como el doctor Assef considera muerta. ¿CuM es entonces el papel que a. la clase tra·bajadora y al pueblo le compite jugar en este momento tan especial de nuestra política? La simple observación del proceso está dando las claves de la respuesta. Creemos que es este un momento en que la serenidad en el análisis y la osadía en las conclusiones se hacen imprescindibles para generar una polftica que junto con las grandes masa.s perm·tan dar la lucha definitiva por la liberación y el socialismo. Los trabajadores han demostrado con su apoyo QUe no están dispuestos a abandonar súbitamente un camino, quf' día a dia ltbra pequefías y grandes batallas contra nuestros seculares opre~:ores. Y "On como nunca. concientes de que la fuerza que de pronto brota en las esferas de gobierno de-

riva del hecho irreductible de que tras él están las mayorías nacionales. Estamos dispuestos a dar la. lucha por la democracia sindical, pero sab:emos que ni un ~~~o de nuestro empuje desplegado en ese sentido debe ser aprovechado por los enemigós oligárquicos, preparados a medrar en cualquier error o vacilación. Tenemos absolutamente ·claro, porque hace a nuestra existencia cotidiana, la injusta carga de un Pacto Social en cuya d iscusión no hemos participado, y cuya corrección exigimos con intransigencia. Pero tenemos conciencia de que este gobierno ha sido el producto de nuestra lucha denodada de 18 años y que cualquiera que venga sin nuestra participación nos sumiria nuevamente en la proscri•pción y en el hambre. Con la misma energia debe aplastarse al privilegio oligárquico. No puede retrocederse un ápice en el proyecto de ley a.grarja, pues ninguna presión puede ser mayor qu·e la de los trabajadores realizando su programa nacional y revolucionario. Todo avance en ese sentido nos dará. fuerzas para emprender la nacionalización de las grandes tierras, para expropiar el capital imperialista, para avanzar al socialismo. Para revertir en suma, la relación de fuerzas que la desaparición de Perón ha producido. .JuJJo Ferná.ndez Ba.ralbu ~

p~ligro

.amarillo La reunión multlpartioam• collvocada por Ricardo Balbln, en la ciudad de Córdoba e1 18 del mea pasado, con la presencia de la tctalidad de los partidos pollticos, a excepción del Justicialismo el MlO y el FIP, ha dado Jugar a más de un comentario. A la actitud presun· tuosa del jefe radical, quien actúa como si fuera presidente de un partido mayoritario, debe sumarse la adulonería y desvergüenza del grupo de partiditos concurrentes. Ahl estaba para dar la nota cómica --como el antiguo "Churrlnche'' de "Chispazos de Tradición"- en el sainete de don Ricardo, José Páez, ex "chi no" y actual dirigente del grupo de Coral. Con toda la serie• dad que correspondía a la presencia de tan eminente estadista, Páe~ sostuvo que el " Dr. Balbín debe s~r portavoz ante el gobierno nacional de las aspiraciones de los trabajadores." Y nosotros que pensábamos que lo del clasismo era en serio. Por su lado, René Salamanca, ae1 SMATA corroboró con su presencia la situación sin salída a que ha conducido su irreductible enfrenta· miento con el gobierno. Intransigentes frente al peronismo, debe vdverse conciliador coP el antiperonismo.

Toda la calle florida lo vió necrológicas de "La Nación" suelen ser má.s descriptivas de la oligarquía que los riguros?a análisis de sociólogos o economistt.t.s. La sinceridad última de la muerte úbliga al cronista e.Ypeéf.alizado a ha. cer el difícil balance de vidas 1'6pletas de vacío, en las que es imposlblo la mención de actividades productivas o méritos específicos. Surge así un estilo deletéreo en el que el pa. w~itismo, la superfictalidad o la pe1eza son alabados como las virtudes ntás excelsas. Un ejemplo magnífico de esto fue la nota fúnebre dedicada el 1/iernes 30 de agosto a don Féli~ de Alzaga U nzué. El personafe es descripto como "heredero de una tradición familiar enlazada con la historio. del país" . .• (En efecto, era chozno de Martín de Alzaga, el godo monopolista que se alzó contra la voluntad revoluciona ría de autogobiemo en los dícu de 1810) . . . y como símbolo de un estilo oital que hoy se eooca no pocas veces con un sentimiento de nostalgia". El cronista, que luzbld en nom. bre de una clase, disimula sus pro1>ías nostalgias tras el púdico prouombre ·impersonal "se". ¿Y qué es ln que se evoca? Un 'señorío de índole espiritual", un "ponderable equilibrio interior"', unas "maneras ari-sto~ crática.s" y sobre todo, ''la sobria, inconfrmdible elegancia" de Alzaga Unzué. "trafeado en las reuniones más memorables, de impecable facquet y sombrero de copa grises". Este "cabaUero argentino de principios de siglo" era bachiller; aban .. donó sus estudios de abogacía 'para atender los establecimientos agropecuarios de sus mayores (400 mil hectáreas en la pampa bonaerense). "Loa col-:res de su caballeriza se vieron durante largos años en Lonchamps, Deauville, Chantilly y Cannes, y pot supuesto, también en los hipódromos locales". Fue presidente del Jockey Club de Buenos Aires; durante lo& 16 años íninterrwnpid.os de su ges• tión "se construyeron el Hipódrom? de San Isidro, las canchas de golf y el local social de ese establecimiento'\ Toda una obra/ Al morir, a los 89 años, don Félix pudo haber repetido las palabras con que un familiar suyo, Saturnino Unzué, resp.ondió a Arturo ]auretche cuando este le pidió una ay-uda financiera las campañas patrióticas M FORJA durante la década infame. Saturnino, otro caballero del espíritu, fundamentó así $U negativa: "Este país no me interesa". Las notas

nos de los radicales y sus prl- que no nacionalizó todo el proceso, inclul-

ansigentes" 1 el n~tsmo Justicialísmo, en cameron voces interese aas en reto>Ostu/ados que el general Peró11 :ho incorporar en la Constitución esta afirmaba la propiedad na1prescripttble e inalienable d91 El Sind·cato de Petrote1os ae1 :on el respaldo de las 62 Orgas, y el de un sector mayóntafoque peronista del parlamento) ·gicamente la expropiación de /as ~ expendio, y salió di cruce ., .forales. f,nalmente, el 23 de t señora Presidente firmó el ue~ suprime la partícipe.ción de ~11 y otras firmas privadas menocomercialización del petróleo y

";Jdos. 9z. /os lenguaraces gorilas o~ ~ ''izquierda" fueron menos elo-

Puestos ante ta medida dntllm consumada no sólo no la saluo que la criticaron o la conside o hay nada nuevo bajo el :sol!) demagógico": este último recorc:l a revista de la "Tendencia" .:¡ue dolfo Galimberti. 'Uelven a alzarse criticas que are la medi{la es "incompleta", ya

ao el de tetinación y desWación. Se abre as/ una linea de ataque sobre argumentos perfeccionistas: ··se pueden hacer las cosas mejor." Indudablemente, es preciso que el pafs tenga en manos del Estado la totalidad del ciclo del hi drocarburo, desde el Cé.teo hasta las bocas de expendio. Ese ha sido el programa del FIP. Pero conviene señalar que las empresas imperialista no extraen virtualmente nada de crudo, y estaban relegadas hasta el momento a las fases de la refinación (utilizando crudo de YPF) y de la venta. Ahora, sin este último paso (el más redituable}, las firmas monopólicas quedan como el jamón ae sandwich. Sus grandes plantas pueden quedar inmovilizadas y hasta quebrar con que YPF se limite_ a tomar una legitima decisión empresaria, como es la de no vendenes el crudo que hasta ahora las alimentaba. Esto da al Estado Nacional una considerable ventaja para incorporar a su patrimonio esas plantas a un costo notoriamente deprimido, aún si /os sectores más decid;dos a llevar adelante el programa de liberación nacional votado el año pasado encuentran obstáculos en lo.<; sectores retrógrados o vociferantes oel Congreso.

Nuestro partido, que concurrió el 29 de julio último a la Asamblea Multipc.rtidaria convocada por el Justicialismo, luego de la muerte det general Perón, no ha firmado la reciente declaración emanada de la Comis1ón de Trabajo de d1cha Asamblea. La delegación del FIP, integrada por los compañeros Luis Alberto Rodríguez y Bias Alberti, plantó verbalmente y en el proyecto de declaración que no fue aprobado por la multipartidaria, que se continuab~ invocando la "'unidad nacional" , el apoyo a la "legalidad" y la "institucionalización··. no como herramientas puestas al servicio de la voluntad popular y de las necesarias transformaciones económico-sociales. sino como precio de la capitulación. "Unidad" para que nada cambie· "Legalidad" siempre y cuando el pueblo renuncie a servirse de ella para extirpar los privilegios de la oligarqura y al imperialismo. Touo fue en vano. La unidad nacional para la revolución, abierta a todos. a condición de reconciliarse efectivamente con la voluntad soberana y transformadora del pueblo argentino. también s.e encontró ausente. La declaración aprobada, mereció el "inmediato" apoyo del radicalismo, de la corte abigarrada del FREJULI y del P. C. y sus sellos.

La Junta Nacional de nuestrv partido ha convocado para los días 11, 12 y 13 de octubre al 2Q Congreso Nacional del Frente de Izquierda Popular. El mismo se realizará en la Capital Federal, habiéndose solicitado a tal efecto las instalaciones del Centro Cultural San Martín a la Intendencia Municipal. El Primer Congreso realizado en el mes de mayo del año pasado permitió reunir, durante tres días, en la localidad de Río Ceballos, Córdoba, a casi un millar de delegados, afiliados y amigos. La prime1·a intervención electoral del FIP, el resonante triunfo popular obtenido en las elecciones del 11 de marzo y las perspectivas que se abrían a nuestra lucha independiente por el socialismo fueron los temas centrales de aquel congreso. Esta nueva instancia encuentra a la Argentina, a nuestro pueb1o y al FIP viviendo horas trascendentes para nuestro proceso emancipador. Las nuevas condiciones creadas con la desapru·ición del general Perón, los avances realizados por el movimiento nacional en poco más de un año de gobierno popular, lo~ intentos contraofensivos de las clases enemigas, los revolucionarios proyectos puestos en marcha, como la ley de inmigraci?n, ]~ naciunaHzación de la TV, y de las bocas de expendio de combustibles, y el crecimiento v consolidación de nuestro partido son sólo algunos de lo~ temas que deberán ser discutidos pOI nuestro Congreso. P:.tra el Frente de Izquierda Popular este año y medio de gobierno popular ha estado repleto de experienciRs, aciertos y numerosos errores. Nuestra joven militanch, nacida a la vida polítLa en la lucha contra la última etapa de la usurpación oligárquica, ha podido conocer el aprovechamiento revolucionario de 1a legalidad obtenida y garantizada por las grandes masas, así como Ja más rigurosa percepción del estado de conciencia de los trabajadores y el pueblo en relación al gobierno por ellos ele,gido. Ha emprendido el duro aprendizaje de la organización política en fábricas, barrios, universid:~des v colegios. Ha podido vivir las inolvidables experiencias de bs 2mnde.s y triunfales movilizaciones dei 25 de mayo, del H de octubre y del 12 de junio, cuando el presidente Perón llamara a los trabajadores a combatir contra las acehanzas imperialistas y oligárquicas. Esta convocatoria debe poner en tensión a todas las fuerzas partidarias. Las Junlas Zonales y barriales del FIP deben lanzarse a una efectiva campaña de propagandización y agitación a los efectoo de integrar a nuestro 2Q Gran Congreso a los miles de afiliados y simpa.tizaHtes que se han acercado a nuestras fiJas en la búsqueda de una per~ pectiva socialista para 011 • sll'"1 revolnciém nacional. ~o deben nhorrarse esfuerzos en este sentido. Daremos en la Capital Federal, r:esidencia tradieional de nuestros grandes enemi~os -la oligarquía y el imperialismo- y de nuestra reserva revolucionaria -el moderno proletariado industrial- una gran batalla política. ·.

.

-'· R.


www.ruinasdigita les.com

Página .8

. ..................... ...... •• • • •• • : . :•

¡· 1 • ¡• •

Octz1hre

!•

1 El Socialismo .. • er;t la Argentina !•

• ll

: Juan B. Justo : y el Socialismo Cipayo

•• ••: JORGE E. SPiliMBERGO •: t.a subordinación política

•1 •• 1 • :• 1 :

••• •: • de :

• Juan B. Justo y su partido al : : sistema de ideas e intereses de : : la oligarquía dominante. :

•:• ••• ••

. • ••• ••

$ 31.- •

:.

*

::

i De la Izquierda

Cipaya : : a la Izquierda Nacional

!

•• ••• •: : JORGE E. SPILIMBERGO •: En Jas últimas dos décadas las •:

1 más

• : : · :

variadas fórmulas fueron empleadas para ocultar la mis. ma y funesta tradición de "izquierdismo" cipayo. En lucha contra ellas se for¡ó la Izquierda Nacional.

1 1•

. .¡

*

.

Introducción • al Socialismo

stúrida por Atilio López es que la opcsidón -en ese grenuo-podja triunfar. Esa posibilidad está excluida en otros grt•ntios archiburocrati7.ados. Eso otorga a sus diri~entes la ventaja de preo1..'U· parsc menos por lo que piensan los trab1jadorcs. El caudillo dA UT.\ , eu camhio, dependía de su capacidad para intcrpretru su mandato, y para responder acertad.1mente a las exigencias de la iucha. E.,a no es la única diferencia entre L6pez y algunos de rus enemigos. deutro del sindicalismo peronista. Atilio Lópcz se ha comportado además como un luchador; fiene detrá:-. suyo una honws.l trnyr ctoria. Pero es quizás la diferencia rr ás importante, porque n :tcla lo e<: m:í.s qne la soberanía de ias bases. S6lo d<'o:pués d<' estas aclar.le:iones es váüdo que señalemos que )a d errota de Lópcz tuvo su causa inmediata en su resistencia a los mc1todos democráticos de conducción, su insistencia en mantenerse t'Omo "el caudillo" -con decisión inapcltble- del gremio de UTA. Es nsí que la proposición d 1 compañero Gómez. (delegado de UTA )' miembro del FIP) de eJe .. ir a los candidatos de l.l Azul r Blanea en asamblea fue desrstiu1ada, con vanos prete¡tos. La lisia fue compuesta por un "acuerdo de dirigentes". Algunos caudidatos. impuestos por López, gozaban en la base de w1a ant.i~ patÍ.l ~em•ralizada.

El manejo "por arriba" impidió agrupar con criterio ampUo a todos los activistas dispuestos a coincidir en la lucltu por la de· mccrncia simlical y el soste1úmiento del gobierno popular, vinculando la lucha por los intereses grembles con el destino general de la dasc tmhajadora. No se asumió, por ejemplo, la consigru de estatb..ar el b·a nsporte, relacionando su realización con el recoc.ocimicnlo ele trabajo insalubre y la jornada ae 6 horas, cuya conqtú.sta "prometía'' la lista •·ortodoxa". Se impuso asi en la lista derrotada la tendencia a despolitizar los problemas reiuindicatlt;os funda TI enfales, cuya úuica solm:i<ln es polítit•a. E sa tendf'ncia ya había hecho trastabillar a la antetil.!r Junta Ejcculi\',\ dur:mte el conflicto de diciembre-enero. cuando el a umcuto salada) dependía de la solución general que se diera

• : : : • :

• : • :

:

i• •• • :••• ¡

.

1'o socialista en su vinculación con la historia y la realidad argentina y latinoamericana. Por primera vez, un verdadero manual popular para los ¡óvenes y los traba¡adores.

• ••• •• •:•

. : :

: : • : :

* De próxima aparici6ni

bre qué derechos acuerda la ley ante taJ situación le respondemos:

1.

1

• ••• •:••

!:

2.

:•

e

••

•• $ 45.- : ••• •: •1 •

•• •:• •1

*

3.

Diego Ibáfiez, presidente del Sindicato de petroleros del Estado ha pedido la destit ución del ingeniero Venturini, presidente de Y.P.F. El FIP ya había denunciado en el momento en que reemplazó al gen<'.ral Fattigatti a este Venturínl ligado a las empresas extranjeras de Petróleo. a quien responsabilizamos además por la destitución del ingeniero Juan car-

e

•• :•

• : •

1•

e

:

• • : •

• : : •

e

t

e

••ft•••••••"••••••••••••••1 .: • •

.".

5.

Aclaramos que siempre ante una negativa d9 la patronal a suministrar trabfl/O es necesario que se /e intime fehacientemente, lo usual es por medio de telegrama, a que se la remtegre aJ ejercicio d e las funcior¡es y en caso de persistir en dicha actitud, se debe dar por despedido Invocando IR causal de injurias. También hay que tener en cuenta que los créditos lnborales pre~criben a /os dos años, por lo que en el caso que nos es consultado, si la demanda se Iniciara con posteriorí.dsd al mes de Octubre del presente añ@, perdería todo derecho al cobro de salarios e indemnizaciones

los Medrano. un técnico ejemplar de la empresa estatal. · Ahora que se ha dado un golpe enérgico a los monopolios petroleJ.·os hay que terminar la tarea desplazando a sus len~a­ races y reparando las Injusticias cometí• das por ellos cotltra los auténticos defensores de la .<;oberania nacional en materia de hidrocarburos. 1

En todas las librerías y kioscos, : •: o f!n Alsina 2786, Capital. :

:

La patronal Infringe las disposiciones de la ley 16.576 y de la ley 18.596 por no otorgar a/ actor recibos duplicados de pago. Indemnización sustitutiva del pm• aviso: $ 700. Aguinaldo proporcional: $ 130.

4.

Salarlo familtar por esposa: 180,00. hacemos notar que el vinculo tamiltar debe ser acredhado conforme lo dispuesto por arts. 13 y 114, dto. 6723158. Dlas trabajados de octubre e integración mes despido: $ 700. En este caso no le corresponde la lndemninción por ant güedad, ya q ue para ser acreedor a tal rubro es necesano tener un mlnfmo ae tres meses de antigüedad laooral . Estos conceptos indemnizatorios están calculados conforme a /as r etribuciones que tenlan ·Hgencta en el momento en que ocurrió el despido.

~

A. Ramos, J. E. Spi1imbergo, : : l. A. 'Rodríguez, S. Cabra! y : otros.

Soy paraguayo, casado. Trabajo como oficial maquinista, del gremio del plástido. Trabajé en una fábrica que produce cintas plásticas para cortinas, que está en la calle Azcuénaga de esta Capital. Trabajé en la fábrica durante dos meses, sin tener suspensiol'les ni apercibimientos, cumpliendo el horario de 6 a 18 horas. Cobré un salario de 3,50 la hora, y no me entregaban dupUcados del recibo de pago. Sin aviso de ninguna lndole me dejan sin el trabajo. Intimé en forma personal y luego por telegrama a la empresa para que revoquen la medida. pero sin obtener respuesta alguna. Considerándome despe• dtdo por culpa exclusiva de la patronal. también envió un telegrama informando esto último

4.

: .

•• : l

Nos escribe el compañero M. S. B.

Asesor; Ante la consulta formulada so-

$ 18.- :

: EL REVISIONISMO : HISTORICO SOCIALISJA

En Warco y Anilinas Argentinas, fábricas químicas de Munro y San Martín, la patronal ha despedido al 50 por ciento de su personal. Medto centenar de compañeros, incluidas las comisiones internas, serán puestos en la calle por una patronal sedienta de ganancias. Todas las fábricas qulmicas de la zona deben acompañarlos en la lucha por la reincorporación. Los dirigentes (Jef sindicato, colocados por San Sebastián en los tlemoos de Onganla, han reafirmado con su pasividad este origen. Los trabajadores de Warco y de Anilinas Argentinas se encuentran unidos y fuertes para resistir la lucha iniciada.

¡

al problema dl"l transporte; o sea ele una deds:ón política, p<M palie del Estado, proviuoial o llluni , ip tl No había lugar para el sindicalismo •pmo... El conflicto del transporte ocupaba el nmtro de la política cordobesa. El coronel 1'\avarro se prepara~' ya y no eran ajenos a ello los emp1esarios del transporte. Sólo la energía y !lucidez de los' delegados pennilt'i entonces superar Ja situación, ak>an7ando una d ificil vidot1a. Estos factores restnron toda C.."lpacidad ofens;va al bloque <M fuerzas agrupadas tras la sigla de la lista Azul r Btaul"a. y diet·<JO a los trabajadores la sensac;ón de que sólo encontrarían en eHa ttno.l vía muerta, no un eamino que les pennitiera avanzar y salir adelante. Lns cuestiones estrictamente poHticas que siempre están Pr&sentes en toda elección sindical, pero que importan particula,mente hov ante ia oece!>irlad de sost. ner y profundizar ~a experienci• ahi~rta el l l de mano, tampoco fueron explot . das p or los partidarios de López. Atncado por los sedo•es más con-;etvJtd ores y burocráticos del sindicalismo peronhta, López se h :\hia enCerrado en un inSllpernble mutismo. Ante !as ele c:~iones del gremio, reIlunció a darifitm posiciones sobre b sihHtción nacional, definiet!do una actih1d coherente ante el gobi rno popular. No mejoró ja situación, obviamente, el auxilio que te prestnron los muchacho.! de la ''tendencia" y el Peronismo de Base, nl apo) 'lflo púb1icamentc. Por todas estas razont•s, la caída de López es un lwcho demostrativo de cómo las condiciones post1•l'Í• res al retorn ') de Perón Lau estrechado los "márgenes de maní ·bra" del peronismo Ct m· bativo, hasta el extremo de privarlo de respuestas, y encerrarlo eo sus contradicciones. . Sólo estos factores pueden explicar que en elecciones limpias una agrupación de reciente elata, apoyada por el seclor "o•t c:doxo"' para tener una txpresión oentro de UTA, defin iera a su favor la voluntad del gremio, coutm una fuet'l..a que reunía a los viejos '1opiztas.. y a sus opositores (también pcronistas reconocidos y prestigiosos) de antaño con l.1 nuEva g eneración de dele~ados y adivistas formada en las últimas luch lS , en cuyas manos esta ahora ]a tarea de preparar el tern:no p.tnl seguir d elnte. · AUHELIO ARGA~ARAZ

EL CONFLICTO DE DOS EMPRESAS QUIMiC S

•• • • : JOSE LUIS MADARIAGA : •• •• : los fundamentos del pensamien- :

'

CORDOBA.• .El primer hecho destacable en relación a la dcnotn d<:>ctor.tl

$ 32. - :

••• ••• •

,

e

EDITORIAL

:•

•• e•

La revista Puro Pueblo, órgano del sector ..descamisado'' de Córdoba tiene sentimlentos contusos respecto al FIP y a Jorge Abe/ardo Ramos. En su número 4, califica al presidente de nuestro partido de "seudo-izquierdista de cuello duro". Más aflá de la preocupación por el vestuario, nos parece extraño que estos ióvenes cordobeses del Cerro de fas Rosas q_ue se postulan peronlstas, tengan autondad para Juzgar si nuestro izq uierdismo es auténtico o "seu(ja". J Sin.emb~g.o, una ..semana. 1. .. .. • -..antes en esas

~ ) •.t • r 1

1

\..

e·.. '¡, \

.:a

,

• '

,.

'

'

,.-

...

1.

mismas páginas se habla elogiado fa nota de "un articulista de La Opinión que puso en su lugar a Balbin y su par.tido, asl como el papel que los radicales jugaron durante la di ctadura mWtar a través de Arturo Mor Rolg .... El articulista de referenCif! era Jorge_ Abe/ardo Ramos, que pu'bltca esporádtcas notas en dicho matutino baio el seudónimo de Víctor Almagro. Tanto el nombre verdadero como el periodístico han sido proliiamente omitidos en este caso por la revista. Sólo nos nombran cuando nos critican. •

1

,. '

"E7 cumpa. le vaéi6 el tambor en la_ ca1Je::.n pero Alonso seguta m.onéftdose como un muñeco y sd/picanilo todo de Mngre. Saltaba en el a.\iento de ade1ante hacia atrá! al '>rmto que mrmchó el &iento diJ ltfrús, y el i>ortafolio. Para asegurar Úl cosu~ el Cl.Jmpañero sac6 un 32 ele w eiuf uro y le metió seis balazos en e!. cuerpo. En total catorce" • .. (:La IUlliSa Pcronista.. Año 1 ntt a.

27-8-74, "La muerte de José Aionso'') M.ue&tra de oórn.o la ceguera pOlí-

tica suele degenerar en el crimen sistcnuítiéo y en su apología.


www.ruinasdigitales.com

'

Página 1 e•

la clase obrera argentina, que ha sido y será la espina dorsal del movimiento nacional, ha comenzado desde que asumió -el poder el gobierno popular, a realizar una serie de movilizaciones en el plano de la lucha económica. Pero también se puede ver a lo largo y a lo ancho del país, que Jos trabajadores además se mueven por imponer definitivamente la democracia sindical. Una serie de luchas por mejoras de salarios y otras reivindicaciones se hicieron pasando por arriba de la putrefacta burocracia sindical, de las que algunos ejemplos informamos en estas mismas pág inas. Aquello que los obreros y el pueblo han impuesto definitivamente en el país, se trata de Imponer ahora en los sindicatos. Es evidente que la sóla existencia de la democracia sindical, no salvará al país, pero la mov1lizacion y la defensa de las direcciones elegidas y el hecho de estar alerta ante cualQuier cambio de las comisiones directivas electas. nos lleva a barrer con los traidores, tal como nos oemostraron los compañeros de Sierra Grande. Al actuar organizada y masivamente, primero imponiendo la democracia sindical, y después para afirmarla y elegir nueva d1rección, no sólo es el remed¡o :ontra todos los matones, de tal suerte que cualquier compa~ c ro puede ser escuchado y elegido sin temor a las armas o a los cadenazos, sino Que fundamentalmen te asegura la intervención masiva de la ::Jase obrera en la defensa de sus intereses, y por ende en los intereses del _ país en S\4 conjunto. De esta forma se profundiza el cauce de la revolución "la:ional, al aventar todo intento de restauración oligárquica e imperialista; ya ~ue la participación de todos eleva la comoatividad y el nivel de conciencia, ofreciendo una efectiva y masiva participación en los destinos del pafs y en la defensa :le la legalidad popular. Nosotros sabemos que sólo los trabajadores salvarán a la patria, pero se requiere una organización que responda a los trabajadores, y un programa por el cual luchar, que es el programa socialista para la revolución nacional. Esto último se Inscribe en el camino anteriormente señalado, es decir, el apoyo a la legalidad popular, como lo hacen las grandes mayorias, y la profundización de la lucha en todos los niveles, y especific;¡mente en el ya señalado, la democracia sindical, reaseguro para evitar nuevas traiciones a los obreros y al pafs. En esta lucha existen avances y retro.;esos, por eso los últimos acontecimientos en el campo laboral, nos lleva a una serie de reflexiones para valorar cuales fueron los fracasos y los avances, para

•••-. .

..

........

'

extraer 'conclusiones válidas y continuar La lucha. Podemos limitarnos a tomar dos ejemplos significativos en este proc~so. uno Córdoba y el SMATA. Allf la dirección ciel SMATA era representativa, habra sido eleg!da por los compañeros, y cuando se lanzó la lucha contra la patronal imperia-

lista de IKA-Renault, contó con el apoyo masivo de · todos, ya que se trataba de frenar la voracidad de los empresarios, que han amollado el mercado gracias el la polftica del gobierno popular, al romper el bloqueo a Cuba. Pero, cuando lle- . gó la conciliación obligatoria, aceptada por todos los delegados, Salamanca pre-

·r---------------------------,

e

.

••

-

Los conflicto s de S JtlA T A- Córdoba y de Molino S- eh a e o dejan dos experien cias en el movimie nto obrero que éste debe analizar para evitar el callejó n sin salida del enfren tamien to con el gobierno popular.

-

flrió sostener ia unidad de las tendencr• que participaban en la dirección del gremio, en vez de aceptar esta nueva instancia a fin de contmuar la lucha en otro plano, esquivando así toda provocación al gobierno popular. Pero los obreros mecánicos demostraron en la practica .su conducta, unidad sindical en el SMATA para resistir los planes de la empresa y contra todos los que querían romper el gremio (concurrencia masiva a las asambleas) , rechazo de las provocaciones g:olpistas de la ""izQuierda'' (ausencra masiva d91 acto del jueves 8). Salamanca se había colocado al lado de Tosco, quien opmaba que este gobiorno se parecía al de Onganía. Los trabajadores les demostraron que no pensaban lo mismo políticamente. Lucharemos para frenar a la patronal, pero dentro del marco de la legalidad popular, no enfrentando políticamente al gobierno ; tal es lo que quedó evidenciado, aislándose así la dirección de sus bases e introduciendo la anarQuía en el movimiento. El acto final de Salamanca fue concurrir a la "mullípartidaria" inventada por Balbín en Córdoba, a fin de buscar apoyo. Incluso la derrota de Ati lío López, por poco margen en la UTA, nos demuestra bien a las claras el profundo realismo del movimienco obrero. El otro ejemplo es el de puerto Vilelaa, en el Chaco. También aqul la voracidad de Bunge y Born llevó a los obreros a la toma de la planta elaboradora de acei • Pero a diferencia de Córdoba, esta toma se hizo sin la intervención del Sindicato, que se negaba a defender los interesas de los trabajadores. la toma no significó la paralización de la planta, sino todo lo contrario, sin la presencia de patrones ni super-visores hl· cleron andar la planta, produciendo mt. y mejor. Allí funcionó la democracia sindical a pleno, se formó una agrupación sindical con delegados elegidos democráticamen te a fin de continuar organizados después de solucionarse el conflicto. La temida democracia obrera asustó a los bu· rócratas de turno, ya que cuestiona de plano su representatividad , porque llegaron al Sindicato por el fraude y la corrupción. De esta manera se aseguró el éxito de la toma, contando además con la presencia masiva de todo el pueblo, que organizó un olla popular y ayuda de toda ectpecie. Terminado el conflicto, los obre· ros entregaron la planta en -pleno proceso de producción. Ejemplo de combatividad, organización y conciencia de los trabrtJadores chaqueños, fue un verdadero ejemplo· de autogestión obrera y que nos señala una ruta a teguir. CARLOS L. HORN

-

UN ~(URSO

DEHISTORIA PARA SECUNDARIOS

·· .o ·~

Un importante triunfo fue el resultaóo de la lucha de los obreros de la empresa Molinos Río de la P1ata de Puerto Vilelas (Chaco). Cuando a fines de junio comenzaron a reclamar la solución a problemas de salubridad, el deb:do pago de horas extras, premios como los que se otorgan en la planta de Avellaneda (Pela. de Bs. Aires), entre otras reivindicaciones , se enfrentaban no solamente al poderoso monopolio de Bunge y Born sino también a las ma-. niobras de los "dirigentes" de STADYCA (Sindicato de Trabajadores Aceiteros, Desmotadores y Compresores de Algodón) que boicotearon abiertamente a sus compa~eros de Vitelas, declarando en vc:»rl.~s oportunidades "que el movimiento irá al

fracaso" (El Territorio, 10-7-74) o "que el gremio nada tenia que ver con /os plantaos realizados ni con las medidas de fuerza" (El Territorio, 8-7-74). Y por ~~ esto fuera poco también tuvieron que vérselas con la torpeza reaccionaria del .nlnistro de trabajo Otero, cuya mayor preocupación es declarar ilegales todos los paros por aumentos de salarios La solidaridad de los 200 obreros de la planta y la firme decisión puesta ae manifiesto en la defensa de sus intereses deben traducirse ahora en la organización capaz de hacer frente a las dificultades que seguramente se presentcran en el futuro. La decisión de los obreros de Molinos, de mantener trabajando la planta durante la toma de la misma sirvió par;:¡ demostrar claramente la capac!dad de los trabajadores, al conseguir aumento en la calidad y cantidad de la producción en ~~ orden del 1O al 15 por ciento. El levantamiento de la toma como paso previo a las negociaciones con la patronal, y que contarfan con la mediación del gobernador y la CGT, puso a prueba la capacidad de lucha de los comp:lñer:>s de Vitelas, que sortearon las maniobrac; de Otero que quería mandar la p01icfa a desalojar la fábrica y de Bittel, que prohibió toda manifestación pública de apoyo. NO faltaron los "consejos" interesados de la "gente que sabe" como el caso de la J. T. P. y algunos "izquierdistas" que llegaron a decir que los dirigentes dPI muvimlento traicionaban por el necho ae sentarse a una mesa de nego::;iaciones. Cuando la CGT y el gobernador se ofr Ftcen a mediar en el conflicto es por que

no pueden hacer otra cosa que eso. Y esto ya constituye un importante avance en el que los obreros ya no estarán solos s;no que han logrado comprometer a las autoridades provrnciales y aJ delegado de la Aeg.onal de la CGT. El movimiento de Molinos Río de la Plata es parte del avance del ~ampo .,opuJar que se vienen generando en todo el país después que un aluvión de votos derrotara a la dictadura pro-imperialista de Lanusse. Y a esto se oponen Otero y los "dirigent~ obreros" como Cardozo y Aguirre, arguyendo la defensa del Pacto Social, que tiene en ellos la cara más negra. Por que este Pacto fue firmado por los viejos burócratas que desde hace 18 años mantienen paralizadas las organizaciones obreras y que entraron en todo tipo de componendas con el gobierno militar que proscribía al peronfsmo.

la Agrupación Secundaria Nacional, regional Norte del Gran Buenos Aires ha iniciado un ciclo de historia nacional, con el siguiente programa: •

7 de setiembre, 16 horas: "40 años de Revolución y Contrarrevolució n en la Argentina", a cargo del Prof. Bias Alberti, titular de la U . N.B. A. y autor de "Critica a la sociología académica" y "Peronismo, Burocracia y Burguesla Nacional", asf como de numerosos ensayos históricos y políticos.

8 de setiembre, 8 horas: Visita guiada a la "Vuelta de Obligado'', con relatos sobre la histórica batalla, a cargo de Eduardo Hornos. Se almorzará en el Jugar para luego efectuar una recorrida general sobre la c9stanera de la ciudad de San Pedro.

14 de setiembre, 16 horas: 18 años de Contrarrevolució n fusiladora, a cargo del Prof. Jorge Abelardo Ramos.

15 de setiembre, 20 horas: Fogón criollo, con la presencia de Osvaldo Bayer y otros invitados. Este ciclo :.e cerrará con un recital latinoamericano a cargo del conjunto chileno "Wira Kocha". Cada charla será acompañada por diapositivas de la época, especialmente programadas. la inscripción, asf como cada una de las reuniones se realiza en Rams 192. Morón

·.

.


www.ruinasdigitales.com

1

Página 10 •

,

Nuevamente la cuestión universitaria vuelve a ser tema de especial interés. La renuncia de Taiana y la designación del Dr. lvanissevich en su reemplazo han abierto el cauce de las especulaciones más diversas, volviendo a poner en estado de alerta a todos los sectores interesados. La conducción de la Universidad de Buenos. Aires, ha planteado de manera categórica la . necesidad de garantizar la continuidad de la actual política mediante la confirmación de los nombres de los que hasta este momento la han dirigido; esto se plantea con mayor énfasis en el ámbito de la Universidad de Buenos Aires, centro principal del conflicto entre el gobierno y la denominada "tendencia revo· lucionaria ·•. Lo cierto es que después de casi U11 año y medio de gobierno popular no se ha podido estabilizar una Hnea poHtica coherente en esta materia y la mayor parte de los problemas del régimen ante· rior siguen vigentes. Cuando el gobierno popular fue restaurado después de 18 años de proscrip· ción de las grandes mayorias, se vislumbró en la Universidad una perspectiva que, por primera vez en las últimas cuatro décadas, alentaba a todos los interesados en que el movimiento nacional impusiera su signo a la cultura oficial. la clase media, otrora aliada de la oligarqura, se habfa volcado masivamente en este sen· tido y el gobierno se mostró dispuesto a garantizar que en la Universidad privaran los intereses por él representados sin alentar sectarismos ni intereses de fac· ción. La designación de Puiggrós en el rectorado de Buenos Aires fue una clara muestra de . esta intención. Se declaró entonces que la Universidad seria "Nacional y Popular", se levantaron todas las restricciones al ingreso, se se· paró de sus cátedras a los personeros oligárquicos y a los voceros del imperla· lismo, se alentó la reforma profunda de los planes de estudio para darles un sen· tido proporcionado a nuestras necesidades reales y posibles. El estudiantado dió apoyo activo y multitudinario a este programa y su consolidación parecía un hecho. El problema consistía en comprender que habra que actuar aceleradamente én el sentido de modificar la estructura académica de la Universidad cuya conforma· ción responde tanto como su Ideología, a las necesidades de la dominación oligárquica. Como primer paso habfa que encarar un amplio debate en el que participaran

rarse, en las presentes circunstancias, otra cionaria que la del gobierno militar derrotado el 11 de marzo. Y aquf se hace necesario exponer con claridad nuestra opinión sobre la política a seguir en materia universitaria. En primer lugar es imprescindible que el gobierno disepe toda duda en cuanto a garantizar el proceso de reconstrucción universitaria con el objeto de convertirla en un efectivo instrumento de la liberación nacional. Para ello la persona que se designe en el rectorado deberá garantizar la expresión de todas las corrientes, sin sectarismos burocráticos ni ideológicos. la universidad no debe ser "peronista", "montonera" o "marxista" , aunque el go· blerno deberá garantizar en ella, porque ese es el mandato de siete y medio millones de argentinos, el predominio del campo nacional. Esto último • perr]litirá asegurar la transformación ideológica y cultural que la Universidad necesita para realizar su reestructuración académica en consonancia con los intereses del país y sus necesidades reales. En este marco debe propenderse a la Integración de un cuerpo de profesores surgidos del sistema de concursos que en diversas oportunidades hemos defen· dido, consistente en privilegiar la oposi· ción y el programa por encima de /os antecedentes. la inexperiencia de los cua-

todas las corrientes del campo nacional sin exclusiones, a fin de determinar eÍ tipo de Universidad que el país necesita y en función de esto saber qué se conserva y qué se deshecha de la vieja es· tructura. Sobre esto sólo se declamó sin efectivizarse nada en concreto. La Ideologra privó sobre los contenidos y el sec· tor de la juventud peronista que hegemo· nizó el gobierno universitario, en los he· chos, convirtió en patrimonio propio lo que las grandes masas habían conquis~ tado con sus luchas: la posibilidad de que por fin la Universidad dejara de ser el recinto de minorlas ajenas a sus Intereses. El advenimiento de Perón consolidó la tendencia conflictiva, a pesar de la prudencia con que el jefe del Movimiento Nacional manejó el problema. La búsque· da de un reemplazante de Puiggrós como Solano Lima reflejaba el Interés de Perón por no romper en un frente tan áspero para e u moví miento como había sido siempre el de la pequeña burguesía. Sin embargo nadie parecra poder evitar que la Universidad se fuera convirtiendo en -un foco activo de enfrentamiento al go· blerno popular, repitiendo con ello la vieja situación, con la variante de que quienes ahora se enfrentaban a Perón se decían ''peronistas". Además hay que señalar que a medida que el enfrentamiento se profundizaba, la dirección burocrática de la Universidad perdía base entre el es· tudiantado ; y este sr era un hecho nuevo. Esta última circunstancia reflejaba una situación Incontrastable. el desplazamiento de la pequeña burguesía al campo naclo· na/ es un hecho estructural, lo ideológico es contingente. la inconsistencia polftica de la actual conducción universitaria y su falta de repercusión se basa en el he· cho de que el gobierno popular, aún en medio de grandiosas dificultades, representa y realiza un programa en favor de los intereses nacionales, y ello torna sos· pechoso todo enfrentamiento con él, pro· venga de donde proveniere.

· escriben los lectores .· . nuevas autoridades del mlsmo y analizar Esta carta no tue env1aaa a nuestra fa tarea de las salientes. En esta parte le redacción. La recibió nuestro compañero diré que personalmente soy partidario de Gustavo Gross, de la Junta Provincial del que queden los que hasta ahora están, Chaco y fue enviada por un obrero de la pues nadie más que los que están todos construcción y afiliado a nuestro partido de la localidad de Villa Argela. Por su . los días al frente del partido tienen mejor expenencia para la mejor marcha oel altlsimo valor político, consideramos de mismo. importancia hacerla conocer a todos nuestros lectores. En cuanto al accionar independiente del FIP creo que está muy bien orientado, Muy apreciado compañero: pues las ideas claras no se pueden mezEn la fecha he recibido un telegrama clar con las o~curas, aunque en algo coln· de la agrupación poi ítica que Ud. repre· • cidan y las perspectivas de nuestro mo· senta en nuestra provincia, o sea el Fren· vimiento son muy grandes. Asi lo entien· te de Izquierda Popular, de la cual soy do yo compañero Gross. Solamente ha' por naturaleza propia de mi condición sobria que darle más impulso esclarecedor. cial, un diente del gran engranaje que Naturalmente que nada se hace de la está en marcha en aras de la redención noche a la mañana. Pero una vez que la potrtica y social de nuestra patria, obra g~nte tome conciencia de su ser, ttspeInconclusa por sentencia del destino. que Ctalmente el obrero y toda la clase media el pueblo organizado debe completar. Sus en general, el FIP será un nuevo pero· metas son claras e irreversibles: soberanía nlsmo, pero con bases más firmes e incon.. poHtica y económica y justicia social que fundibles que éste. En cuanto al apoyo Inexorablemente tendrá que desembocar en el socialismo si tales premisas son esal gobierno de lsabelita tendremos que grimidas concientemente con toda buena segui~lo de muy cerca, por que hay muchos rnteresados en desviarlo del camino fe. En caso contrario, el socialismo seguirá su marcha desenmascarando y dedonde lo dejó Perón y solamente con ra rribando todo obstáculo que se ponga en ayuda leal y desinteresada de la clase su camino. las fuerzas proletarias del obrera podrá llevar a buen fin el camino mundo_ en. nuestra era asl lo presagian y trazado. cualqurer mtento de detenerlo seria suici· Anteriormente también había recibido da. los más grandes pensadores como correspondencif}. del FIP que la hice co· Yrlgoyen y Perón asl lo han entendido. nocer a algunos compai'\eros. Y que solamente fuerzas oscuras de la En otra oportunidad abordaremos otros explotación de los pueblos vienen retarImportantes temas. Me despido deseándodando en su desesperada lucha por re1~ mucha felicidad en su quehacer politener sus privilegios. ttco para el bien del FIP que es el de Bueno, en su telegrama me informa que todo buen socialista. el domingo 4 de agosto se reúne la con· RUFINO SILVA vención provincial del FIP para elegir

Por otro lado, en aras de la "lucha frac· cional " en el seno del partido del gobierno, la Universidad abandona los ambislo· sos planes anunciados al principio, posi· bllitando con ello el agravamiento de las tendencias heredadas de la vieja es· trfuctura académica. En lugar de ahondar en el campo especifico, la actual con• ducción se suma al frente opositor, igno· rando, o pretendiendo ignorar, que de la caída de este gobierno no puede espe· cosa que una sucesión · mucho más reac•

lleUniO n prorine ial .

......

Se reunió en Juárez, el 11 de setiembre, el Comité Regional de la Zona Sur de fa Provincia de Buenos Aires. Asistieron a la reunión, delegados de las siguientes localidades: Azul, Tandil, Olavarrla, Juárez, Cnel. Dorrego, Mar del Plata, Necochea y la Dulce. Las sesiones, que fueron presididas por Roberto Rodríguez, concejal del FIP en Juárez, y por miembros de la Junta Pro·

vincial, denotaron, a través de los corres· pendientes informes, un avance cualitativo y cuantitativo de las fuerzas del FIP en la Provincia. Esta reunión, es preparatoria de la Con· vención Provincial, en la cual, la provincia de Buenos Aires, recientemente reco· nocida como partido de distrito, realizará un balance de su actuación y elegirá sus nuevas autoridades.

..

EL CAPITAL FEDERAL Alsina 2786; Suipacha 128. 39 piso; Guaminl 5U21; del Valle lbarlúcea 1042 19. GRAN BUENOS AlRES Avellaneaa: Laprlda y Zevallos; Lo· mas de Zamora: Hipólito Vrigoyen 8810; Ingeniero Bunge: Guamlnl 2500; Muñiz: Gelll y Obes 905; Quilmes: Vi· dela y Mitre; Morón: Rams 192 esq. Brown; Moreno: Alem 617; La Matan· za: Sarandl 3476 (San Justo); La laaa: Gualeguaychú 630. BUENOS AIRES La Plata: Calle 68 NI? 236, entre 1 y 115; Mar del Plata: Galerla Central (subsuelo) local 69; Necochea: Calle 50 NI? 3255; Bah1a Blanca: Blanden· gues 414, Estados Unidos 1754 (Villa Parodl); Olavarr/a: Mafpú y Repúbiica del Lfbano; Azul: Burgos 228; Zárate:

sa.

I~ L

PAIS

9 de Julio 136: Bragado: Galerla Cen· tenarlo, local 9; Juárez: Alsana y San Juan. CORDOBA Córaoba: Buenos Airea 557: Los Talas esq. Los Chañares (Ferreyra); Bermejo 587 (Villa El libertador); Rlo IV: Alvear 427; Laboutaye: Belgra· no 111. CORRIENTES Comentes: H. Yrigoyen 1712. CHACO Res1stencfa: Antártlda Argentina 848; Misionero Plein 1420 (Villa Don Enrique), Carlos Campia 675 (Villa PegQ.o raro), Genera1 San Martin; Sarmiento NI? 850; Margarita Betén: Casa · del Compañero Ceferino Ayala . Puerto Tiro!: Casa del compañero Angel Gon· zález; Fontana: Casa del campanero Vfctor Aamfrez.

dros docentes recientemente ascendidos a tal situación, producto de la natural renovación efectuada. como consecuencia de la eliminación de las viejas trenzas antinacionales, puede ser conjurada mediante la implantación dé cursos de capacitación docente. En poco tiempo la nueva generación de profesores podrá brindar, ¡unto a la progresividad que significa su presencia, un ri gor profesional at:orde con fas necesidades del desarrollo de nuestro pars. El estudiantado debe participar activa· mente en la transformación de sus univer~ sidades mediante la integración del gobierno de las aftas casas de estudio y el natural desarrollo de sus tendencias fortalecerá la posición del gobierno popular. al contrario de lo que sucederá si se pretendiera ignorar ~u papel fundamental para el logro de los objetivos que enunciamos. El Gobierno popular debe consider:u contingente el enfrentamiento que la tendencia dominante de la universidad practica contra su politica. Ella no representa la voluntad de la gran mayoría del estudiantado. Por ello una política auténtica· mente democrática y de signo nacional en fa Universidad debe ser instrumentada sin pérdida de tiempo, respondiendo a la espectativa que el advenimiento del pero· nismo creó en su momento. Lo contrario permitirá fortalecer el frente antinacional y reavivaré los viejos prejuicios antipero· nistas del estudiantado. El fortalecimiento de los lazos entre ef gobierno y la masa estudiantil levantaré una muralla contra los intereses antinacion~les que entre otros de sus objetivos, persrgue el de separar a las clases medras del frente nacional. BLAS M. ALBERT/

'

LA AlOJA La Rioja: Av. Felipe Varela 413; MENOOZA Aimogasta: 9 de Julio y Canal. VIlla Urquiza: Ecuador 1061: La Florida: Fonda de Dlaz; Tafl Viejo: Avda. Além 143; Concepción: N. Estefano y Matlenzo. JUJUV Jujuy: Coronel Puch 606 esq. Sana. Gutterrez: Carril Gómez t02; Goaoy Cruz: Agustrn Alvarez 1601 esq. Li· bertad. SAN JUAN San Juan: Sarmiento 166, Sur. SANTA CRUZ Rlo Gallegos: Salta 287. CHUBUT Comodoro N9 1496.

Rivadavla:

Sarmiento

FORMOSA • Formosa: Fotheringham 290. MISIONES Posaaas: AloJa 396. SANTA FE Santa Fe: Crespo 3006; J . P. López y Lamadrid (Villa Hipódromo); Rosa· ·ío: Urquiza 33005; Cañada de Gómez: Lavalle 1224; Capitán Bermúdez: 24 de Mayo 84; Venado Tuerto: Brown N<? 122. SANTIAGO DEL ESTERO Santtago ae1 Estero: 24 de Septiembre esq. Mitre. ENTRE AJOS Parsná. Arem 208. CATAMARCA Catamarca: PsJe. Oávila y Matos 86.• TUCUMAN 1ucumán: San Juan 795; Banda Esquiú; Villa 9 ae Julio: Gutiérrez 1387; ae1 Rio; 9 aa Julio y Fray Mamerto


1 www.ruinasdigitales.com

,

' PAgina 11

¡SOBRE QUE RE~OSA HUGO GUERRERO!

,s

,

El cine argentino, que aparentemente ha despertado de su modorra casi proverbial, presentó en las últimas semanas dos películas que de alguna manera es· tán emparentadas en sus aciertos y en sus desajustes. La Tregua y Gente de Buenos Aires tienen en común fundamentalmente a su protagonlsta social, esto es la pequeña burguesfa porteña. Y ti e· nen también en común la misma excusa argumental: una historia de amor. En ri· gor: ésta puede ser, y de hecho lo es, una excusa tan válida como cualquier otra para intentar realizar una obra de arte. Y hasta podemos afirmar que tiene la virtud de llegar a un público muy vasto, arra~ado por los espantosos tefeteatros y senstble a las manifestaciones artísticas de calidad. La película de Renán, quien ya habfa presentado en la TV una buena puesta c!el libro del oriental Benedetti, es excelente desde el punto de vista de su realización. El elenco, integrado por un grupo de muy buenos actores alcanza un naver de interpretación pocas veces obtenido en el cine nacional, durante años sometido al flagelo de escolares recitados de personajes grandilocuentes y des· humanizados. La actuación de Héctor Al· terio -postblemente el mejor actor argentino- permite componer un oficinista creíble, opaco y lleno de patetismo. Igualmente Ana Maria Pichio, en una tierna y simple empleada, logra transmitir una emoción que nuestro cine desconocía. Y la escena finar de la petrcula, pese al riesgo de rozar el melodrama, constituye, ~in duda, un hilo en la historia de nuestra cinematografía, en cuanto a su interpre· tación y calidad. Pero el libro, la novela homónima de Mario Benedetti, es el punto débil de este filme. Desde el principio el espectador siente que es~ historia no puede ocurrir en la Argentina. Y, pensando un poco, llega a la conclusión de que tampoco el Uruguay, con su millón y medio de emi·

lt. TRODUCCION AL SOCIALISMO, por José Luis Ma€1ariaga. Editodal Octubre, B enos A. ces, 1974. 120 páginas.

Esta es la segunda edición del indispensable manual de Madariaga. Concebido como un folleto de divulgación de las concepciones teóricas oe la lzquierda Nacional y Popular, jncluye esta vez un apéndice documental q u e abarca el periodo 1969-1974. Con estilo llano y didácti· co, el trabajo encara la res· puesta a decenas de cuestiones fundamentales p a ,. a comprender la inserción del socialismo en la Argentina semicolonial: desde la definición científica del término nación, hasta la descripcion de los rasgos esenciales del • imperialismo; desde las diferencias entre oligarquía y burguesía nacional hasta el análisis estricto de la caída de Perón en 1955. Estas características convierten al libro que comentamos en un resumen ideal de temas que pueden profundizarse m á s tarde coneultando la b'blio· grafía q u e recomienda el autor.

'

Los trabajadores argentinos

grantes y desocupados, puede ser ya el escenario de un drama individual basa· do en la rutina que significa trabajar du· rante 35 años en una oscura oficina y la posibiHdad de que su hijo sufra el mismo destino gris y monótono. Lo que ocurre es que Benedetti escribió su novela en la década del '50, en un Montevideo petri· ficado y ahíto, que gozaba todavfa los excedentes que derivaban de su dependenCta del mercado inglés de carnes y sus 150. 000 abortos anuares. Aquella sociedad, en la que las familias planificaban sólo dos hijos, puesto que un tercero no podría ser af?sorbido por la administración pública, sólo podia generar dramas fnti· mos y -de alguna manera- pequeños como el que describe La Tregua. Lo único que podía hacer cambiar la vida de un hombre era el amor, un individualista y sencillo amor entre dos seres solos y frustrados antes de empezar. Ese Uruguay ya no existe y, podrfamos decir, afortunadamente ha sido así. De alguna manera elfo permitirá que esos hombres de existencia rutinaria se incorporen a la historia, se mezclen con el país que los ha generado y no sea el romance, sino la epopeya de una sociedad que pugna por salir del atraso y la parálisis, la tabla de salvaciQn de un hombre quebrado pero con esperanzas. Gente de Buenos Aires también nos permite encontrarnos con una nueva y muy solvente directora, Eva Landeck. Y también en este caso, como ya dijimos, una rudimentaria historia de amor fe permite desplegar un interesante oficio con

un inteligente uso del color. Luis Brando· ni ·realiza una magnifica interpretación, aún cuando el resto del elenco no está a su altura. Pese a su endeblez argumen· tal, la pelfcula proporciona en pantalla· zos y a través de los sueños y las tanta· sías del protagonista, las costumbres, loa tics, las pasiones y las fobias de la clase media porteña y fundamentalmente de su sector universitario. El viejo género de la critica de costumbres es quizás el más adecuado a este filme, en donde afortunadamente los personajes son, como en el caso anterior, vivos y convincentes. Y al contrario, de La Tregua, la sociedad argentina de las postrimerías de la dictadura militar se hace perceptible en imágenes de desfiles militares, de la exposición anual de Palertll(l y en una mención a la masacre de Trelew. Pero si bien los héroes, están en· marcados dentro de ese contexto, no tienen una relación vital con el mismo. El telón de fondo simplemente hace de referencia histórica a la acción, pero ésta no tiene vínculos subjetivos con la época que viven los protagonistas. No obstante la superficialidad psicológica que los personajes adquieren deb:do a este desarraigo, el esfuerzo de la directora tiende evidentemente a incorporarse a una corriente cinematográfica que sume a sus valores testimoniales seres de carne y hueso que superen, por así decir. los rig~dos moldes panfletarios en que ciertos directores locales quisieron encasillar un nuevo cine argentino. SERGIO COUT ARO

COLO IZACION CULT RAL . ' EN UN FILME INFANTIL .

Tintin en el ~mplo del Sol es un iargometraje de dibujos animados, de or~gen trances, estrenado hace un tiempo en Buenos Aires. El personaje principal, un l)iño llamado Tintin, y su am.go, un viejo lobo de mar en retiro, inician un viaje al Perú para rescatar a un científico raptado por los incas y condenado a muerte. El argumento no es más que una excusa para desplegar todo el bagaje de la ideolog!a cotonialista del viejo imperialismo francés -el de Vietnam y de Argelia-, todo el desprecio metropolitano hacia el oscuro y salvaje mundo semicolonial. Los hijos del milenario imperio incaico son presentados como infradotados y fa'láticos que atentan -con sus supersticio-

y todos tos m. htantes del movimiento popular necesitan Hbros como e! de Madartaga, verdaderas armas de combate para la lucha por la liberación nacional y social. • PERONISMO, BUROCRACIA Y BURGUESIA NACIONAL, por Bies Albettt. Ed.tona.l RancE gua, Buenos Aires, 1974. 248 págtnas.

Alberti, profesor universitario y profundo conocedor del socialismo revoluc;onano, analiza en esta serie de ensayos el comportamient'J de dos sectores que han jugado un papel importante en e1 Sdno {y también en los márgenes, y afuera) del movimiento nacional. BJ.-guesía nacional y burocracia sindical son dos conceptos traídos y llevados por el periodismo, la sociología académica y la izquierda cipaya; Alberti se encarga de describir la artlcutac!ón especifica de cada uno de esos sectores con el movimiento nacional y s u conducta durante los 18 años de restauración oligárquica abiertos e n setiembre d e 1955. También encara AlberU u n a crítica demoledora contra dos exponentes circunstanciales de ese "peronismo de cátedra" que pululó

nes- contra la ciencia occidental, representc.da por el científico raptado. Por supuesto, no falta un pequeño inca cipayo, que entrega el secreto de su raza. Y como corolario el inocente Tintin engaña a los nativos -nuestros compatriotas- con un eclipse solar. Ante el poderío demostrado, er Inca ofrece a los franceses sus enormes y codiciados tesoros que aquellos desinteresadamente rechazan. Si por fin hemos log· ado nacionalizar la telev;s:ón es necesario que el Estado controle deb:damente este tipo de cine infantil que nos degrada y ridiculiza. No sólo la supuesta o real pornogr?fía debe ser reprimida por el famoso Ente de Cali· ficación Cinematográfica.

al abr.go del presupuesto univers:tario, y que de apuro maquilló con ropajes dudosamente justicialistas una larga trcdición de dependencia intelectual. Este es un ejemplo de literatura polémica que mantiene la categoría teórica sin perder el humor ni ra agudeza BASES HISTORICAS DE LA DOCTRINA N A C 1 O N A L. SAN MARTIN, ROSAS y' EL MARTIN FIERRO, por Ed ... ardo Astesano. Eudeba, 1974. 288 páginas.

La obra de Astesano es la· 'mentablemente poco conocida por la nueva generación Miembro destacado del Partido Comunista hasta 1946, rompió con él para acercar· se al peronismo desde Hl grupo que editaba el periódico Clese Obrera. Paulatinamente, Astesano fue abandonando, junto a los prejuicios y esquemas del P. C., las ataduras que lo ligaban también de un modo más generar al marxismo. El resultado fue un pensamiento nutrido por incontables destellos eJe imaginación y creatividad, aunque muchas veces débil en su rigor científico y en su orden interno.

A Astesano y su grupo se debe la primera interpreetac.ón que concebía al estado peron.sta como una forma del socialismo. Aunque equtvocada, esa posición se diferenciaba de las que más recientemen t e. enarbolaron a\g~nos sociólogos de la "Juventud Peromsta" no sólo por su infinitamente mayor seriedad intelectual, si no porque la postura de Astesano tendía a sostener al gob:erno JiOpular de Perón frente a los enemigos del viejo régimen, mientras que las teorías de los noveles sociólogos "peronistas" manifiestan tan sólo la resistencia de un sector acomodado de la pequeña burguesía al movimiento nacional, y su tendencia a encubrir con huecas frases "izquierdistas" su dependencia ideológica del imperialismo y la oligarquía.

'

El locutor Hugo Guerrero Marthlllt::Jt.t. l~,;t l"'erué:l..o Parlanchín), ha s1do uno de Jos prmc1pales contn· buyentes a la renovac1on que exper1111emó la rad1010nía argentina en Jo.-; ú!Cimos EAnos, tarea en la que jugaron papeles de vanguardia, en la decada del 60, hombres como · Carlos Rodari o Hector Raúl Batalfé. El talento del Peruano le ha valiao el respaldo de una audiencia numerosa y tieJ que lo s1gue a traves de sus frecuentes camb1os de em1sora. Es en virtud de este reconocimiento que vale la pena criticar duramente la ác~da campaña q¡;e ha alnzado en su audición, destinada a crear sospechas contra la nacionalizació" de /a TV en la Argentina, así como a baldonar desde Buenos Aues la revolucionana. med1da del gob1erno de su patria que expropió los órganos periodísticos de la o/,garquía. El miércoles 29 de agosto, por eJem¡4/o, ded,có una larguisima fracción de su show a contar as-: pectos de su v1da personal y de su relación con algunos de Jos ex· propietarios de los diarios limeños. Según Guerrero, se trata de gente magn!Jica que "jamás pusteron obstáculos por mi origen social o el color de mi piel". A raíz del trato excepcional que él recibió, el intehgente Guerrero parece haber quedado amnésico hasta el punto de olvidar que hasta 1968, cuando asumió Ve/asco Alvarado, la mayor/a de la pobfación peruana -~::1 campesinado indígena- permanecla en condiciones feudales de existencia y que los amos de la gran prensa, que no discriminaron a Guerrero han sido cómplices activos de la discriminación de la mayor/a peruana y de /os intentos de restauración que alientan ia vie/a oligarqula gamonaflsta y el Imperialismo. Bajo el slogan "Lo que importa es El Hombre", Guerrero afecta ¡gnorar la lucha entre explotadores y P.XPiotedos. Y parece preferir al hombre Miró Quesada (ex director rle El Comercio) antes que a los hombres que constituyen la mayo· ría del Perú, que han soportado la explotación durante siglos. Asimismo, Guerrero parece co '1fundtr libertad de prensa (iórmula elegante tras la que se esconden los grandes capitalistas capaces ele montar un diario, una radio o un canal de TV) con libertad de ex· presión y criterios democráticos La llamada prensa libre que Guerrero defiende se caracteriza por subordinar, en lo fundamental. IJ libertad al lucro. Por el contr~rio, un Estado que cuente con el respaldo democrático de /os trabajadores y el pueblo estará en condiciones inmejorables -si posee los medios en propiedad- de asegurar la libertad de expresión. Seria grave que Guerrero utilizara su innegable talento de anima· · dor para volcar a una porción de su público a la defensa de los explotador~~ de indios del Perú y de los artt!lces de la colonización cultural a través de los medios masivos en la Argentina.

CIRCULO lo\ rJI\OA.\tfRICANO .\IANUH UI>ARTI

OAF'JO

El pafs y sus clases p~u­ lares van asumiendo su autoconciencia a través de un duro camino de ensa~os y errores, de aproximaciones sucesivas, de descubrimielltos parciales y de grandas iluminaciones. En ese proceso estos trabajos de Astesano han cumplido un importante papel.

Clr.<AOO PAliA EL ANAt.ISIS DE l.<JS PROBL~VAS H1STOAICOS. SO· ClALES. i;CONOI.':COS Y I'OL'T•CO~ AAQEHTINOS Y L-\T~JO~\IPIC4"'OS

l.a caída de Yrigoyen y FORJA. 8 !le Setiem~re

AlESSANOAO

Semejanzas y a .rere"c as · en la Hl~torle de Hispa•o-

A. J,PEAEZ AMUCHASTEGUJ

am6rica

13 de Septremb:e

JORGE E. SPILIMBERGO

La3 cles~s med 'n en 'a Revoluc•6n Nacio,..al 20 de Seot:embre

FECIX G. SCHUSTER

El pl'n.samienlo r, losóf•co dt HeQel a Marx 27 efe Septiembre

las Coroferenclas <larén comienzo a las 21 h& en la sede central del Circulo, Viamonte 115315 ..,.- 29 Cuerpo -

ENTRADA liBRE

Buenos Aires S

1° "A ·

Tel . 46 ·77Si

,.


De Perón a Perón: una serie estrila por Jorge Abelardo Ramos

• •

lle, Ramón del Río y muchos otros políticos radicales, a lo largo de 1945, ya forman parte directa o indirectamente del gobierno. De este modo, en la pequeña burguesía democrática, en algunos sectores de la burguesía nacional y en el mo· vimiento obrero, el coronel Perón viene a convertirse en el eje de un nuevo reagrupamiento de fuerzas. Que la lucha de la oligarquía ten· día a desplazarse y reflejarse en el interior del Ejército, Per ón Jo percibía claramente. En su notable conferencia dictada en el Colegio Militar, emplea un duro lenguaje, destinado a clarificar la conciencia de la oficialidad: "Es natural que contra esta reforma se hallan levantado las "fuerzas vivas", que otros llaman "lo~ vivos de las fuerzas", expresión tanto más acertada que la primera. ¿En qué consisten esas fuerzas? En la Bolsa de Comercio, 500 que viven traficando con lo que otros producen; en la Unión Industri a¿ 12 seriares que no han sido jamás industriales; y en los ganaderos, señores que, como bien sabemos, desde la pr imera reunión de ganaderos vienen imponiendo al país una dictadura" .

pa. "aos de izquierda y derecha a mo tiempo, una política mixta. Usó Res~en

. ,.

¡'

-

de lo publicado Después eJe /os años d9 fraude y entrega de la "década infame", el 4 de junio eJe 1943 se produ~e un movimiento militar en el que llega a prevalecer el s&etor nacionalista. Corrían los años de la segunda guerra imperialista, y sectores eJe/ gobierno militar simpatizaban con el Eje. Junto a una política económica de signo nacional se expresan los rasgos ideológicos y reaccionarios del "nacionalismo oligárquico" definido más tarde como "piantavotos" por el coronel Juan Perón. Es te, entretanto, se aprestaba a entrar en escena.

·----•

' ~N OSCURO CORONEL .••

--

Bajo el peso de la tradición det nacionalismo reaccionario que toma los controles "espirituales" del proceso revolucionario en su primer período, se producen algunos acon. , tecimientos de significación peculiar. E1 2 de setiembre de 1943, se publica en el Boletln Oficial, un decreto poco conocido, que simbo' liza la anacrónica presencia del uriburismo en la nueva etapa abierta en el pars: "Considerando: Que se cumple el aniversario del movimiento clvico militar, determinado por el anhelo popular honda e tr.tensamente contenido, de restablecer el imperio de la Constitución y restituir a/ pueblo el goce y ejercicio pleno de las instituciones civiles. Que es deber del gobierno conmemorar el sacrificio generoso de (os caídos en aquellas jornadas históricas y honrar la memoria de <;tJ prestigioso jefe, el Teniente General José F. Uriburu, que encabezaza el movimiento libertador . .. " se decreta un funeral en la Catedml y depositar una ofrenda floral en l a tumba del héroe del 6 de setiembte. J Simultáneamente, desaparecer. bajo el alud policial, todas las publicaciones de izquierda, se clausuran sindicatos, se ahoga toda manifestación ideológica independ iente, &:alvo los grandes diarios de la oligarquía. En la ola de represión también caen los órganos más siniestros del rupturismo aliado, como Argentina Ubre y La Vanguard ia. Se disuelven todos los partidos p olíticos y, bajo la p resión de los g randes sectores rupturistas, tamb ién las agrupaciones nacionalistas. Rápidamente, la oligarquía con todo su inmenso dispositivo tradicional, comienza a reaccionar, con sus Universidades, Corporaciones, asociaciones "gremiales", la magist ratura, la gran prensa. En el exterior, se hace olr el rudo vozarrón d el Departamento de Estado y la voz prudente del Imperio Bri tánico, que no desea alteraciones peligro• s as en los abastecimientos argentinos, vitales p ara su esfuerzo de guerra. La dependencia tradicional argent ina del Imperio británico se habia t ransformado, durante la guerra, en :una d ependencia británica de los a bastecimientos argenti nos. Este h echo era d eclarado por los ingleses, b ajo la mortal amenaza de Hitler, en todos los tonos, por toda &u p rensa y en s u correspondencia d iplomática con los Estados Unid os. Una ofensiva i nglesa en rela· b ión con la neutralidad, hubiera p ermitido al gobierno argentino cortar abastecimientos que por lo d emás no cobraba, ni bajo la forma de manufacturas ni en libras esterlinas. · La neutralidad tenia, p ues, un sentido auténticamente nacional, como lo demostraba, por o tra parte, tod o e! sistema econó· mico y político británico en la Arg entina, las instituciones y diarios de la oligarquía, que rec lamaban furiosamente- la ruptura. Si Jos Ingleses hubieran perseguid o el manltn~~~o de . la ~tralldad, los

ellos subordinados no habrian luchado por la guerra con Alemania. En apariencia, la política global del gobierno militar planea en el aire y carece de apoyo sustancial, como no sea el de las fuerzas armadas. Asl parecen indicarlo al menos los cambios incesantes del elenco ministerial. Pero otro proceso menos visible está en marcha irresistible. El jefe de la secretaría del ministerio de Guerra, coronel Juan Perón, amigo íntimo del ge-. neral Farrell, ministro del ramo, ha logrado una designación que muchos otros coroneles juzgan de carácter secundario. El dfa 24 de noviembre, ocupaba sin ceremonias el edificio desierto del antiguo Concejo Deliberante, clausurado por el Dr. Castillo. El 29 del mismo mes, se creaba por decreto la Secretaría de Trabajo y Previsión, dependiente de la Presidencia de la Nación. Con una energía que los funcionarios del antiguo Departamen· to Nacional del Trabajo no habían conocido nunca, el coronel se Jan· za a la magna empresa. No es postble narrar aqui, ni corresponde a la índole de esta obra la histona )de sus ¡ornadas. Se impone tener presente, para la intellgencta intima del proceso que luego llamaráse peronismo, que una causalidad profunda impulsará su prodigioso triunfo, no sólo en la histórica exigencia de las masas trabajadoras nuevas para alzarse a la lucha política en la nueva época, sino también al considerarse como factor eficiente de lo inmediato el papel desempeñado por los antiJUOs "partidos obreros". Pues los sindicatos de 1943, como los partidos de "izquierda" que influían en ellos estaban subordinados a la pugna mundial d•; las grand~.s potencias en guerra. la lucha sindical y poHtica de los núcleos obreros de "vanguardia" en esa etapa, ::;e distinguían por una subordinación completa a la colaboración con las unaciones que luchaban por la libertad eJe/ mundo." En ''Frente úort:lro " se explicaba esta política del SigUiente modo: "Desde /a invastón de Rusta ,:JOr /os ejercttos httleflstas se llevó por parte de los stalinistas y soctalistas del grupo de Perez Leirós, una politica obrera coincidente que tendía a transformar toda lucha proletaria por reivindicaciones inmedtatas en una lucha por la unidad nacional, que impulsaría la declar ación dt11 guerra al Eje. Por ejemplo, la agitación en el gremio metalúrgtco --en el que se presentaban condi· ciones por demás favorablesse desvió en el sentido de vocingleros pedidos al gobierno de Castillo, para que rompiera relaciones con el Eje y evitara la paralización de la industria metalúrgica, que, según ellos, sobrevendría a consecuencia del bloqueo económico de los Estados Unidos (el ingente desarrollo posterior de la industria metalúrgica demostró que la previsión cia Girardl y Cia. era una patraña miserable, tendiente a desviar el movimiento de su propio cauce). "En otros gremios, como /os frigoríficos, en que el principal mercado consumidor lo constitulan l as Naciones Unidas, la política stalinista tuvo una variante no menos canallesca. Mientras hipócritamente simulaban hacer gestiones para conseguir mejoras, sembraban un terrorismo ideológico contra cualquier brote huelguístico, afirmando: no hay que entorpecer la producción para los ejércitos de la libertad. Mientras los obreros rojos dan su vida en los campos de Ukrania, ningún obrer o debe dejar de traba· jar (como si disminuir en algo las ganancias de los dueños de los frigoríficos, pudiera influir en la defensa eJe la URSS). Despertaban la desconfianza contra los obreros q ue no se resignaban e dejar pasar ese momento favorable, acusándolos ve· ladamente de agentes nazis". Esta política apartó por completo a las grandes masas obreras de la influencia directa de staJinistas y socialistas. Et coronel empleó para tomar contacto con ellas, Impulsarlas, dirigirlas y controlarlas al mis-

la violencia policial contra los sindícatos recalcitrantes, detuvo y eliminó de la escena enviándolos a la cárcel o reduciéndolos a la ímpotencia, a aquellos dir;gentes que no se plegaban a su polltica. Dividió aquellos si ndicatos donde encontró base para hacerlo, creó otros nuevos, en sectores industriales que no habían tenido hasta ese momento organización gremial y apoyó la formación de grandes federaciones por industria que abrazaron por ve.. primera millones de trabajadores de todas las categorías. la aristocracia obrera de la Capital Federal o Rosario, que había medrado hasta entonces en la dirección nominal de la vieja CGT, quedó anegada en oleadas cada vez más amplias de trabajadores no calificados de todo el país, que avanzaban hacia la organización sindical en grandes combates sos· tenidos desde la Secretaria de Trabajo. El proceso estuvo lejos de ser simple, ni el movimiento obrero "capítuló" ante el audaz coronel, como dirá luego la infamia de la "izquierda cipaya". Fueron episodios de acción recíproca. Desde 1942, como hemos señalado ya, el movimiento obrero venia librando una serie de Añadía : Para nosotros hubiera sicombates parciales, como resultado do mucho más fácil seguir el camiue la industrialización, la ocupación no trillado ya Y entregarnos a esas creciente y los altos costos de la fuerzas que nos hubieran llenado vida. Perón se instaló en esa gran de alabanzas. Entonces todos /os corriente en marcha y la canalizó diarios nos aplaudirian, pero los con la ayuda del aparato del Esta- hombres de trabajo estarían en condo. Al elevar toda una estructura diciones iguales o peores que ande leyes sociales, mejorar los con- tes. En ese sentido he sido receovenios, establecer profundas modifi- táculo de innumerables sugestiones. caciones en las condiciones de tra- Les aseguro a ustedes que si yo bajo en el interior de las fábricas y me decidiera a entregar al país, promover a la acción sindical a mi- mañana sería el hombre más popules de nuevos dirigentes, el conjun* lar de Buenos Aires. . . Esa es /a to de la clase obrera tomó las con- 1

1

realidad. Si yo entregara af 'jfail me d¡jo un señor (refiriéndose Braden) -en otras palabrns mu elegantes naturalmente, pero qu~ en el tondo decían lo mismo, e~ una semana sería el hombre mét~ popular de ciertos paises extranJ6... ros. Yo le contesté: a ese preci<J prefiero ser el más oscuro y deseo• nocido de /os argentinos, porqutJ no quiero - y disculpen la expre• sión- llegar a ser popular en nin• guna parte por haber sido un hii<J de puta en mi pafs". En otra parte del discurso decla Perón: "La Revolución Francesa comienza su acción efectiva ert 1779. Hace la lucha y t(!rmina su periodo heróico en 1814, derrotada y aherrojada Europa por la Santa Alianza y el Congreso de Viena d~ 1815. Sin embargo, arroja sobre el mundo su influencia a lo largo d& un siglo, por lo menos. . . Todos somos hijos del liberalismo creado en la Revolución Francesa. En 1914 para mi, comienza un nuevo ciclo histórico , que llamaremos de fa Revolución Rusa . . . Y si esa Revolución Francesa, vencida y aherrojada en Europa ha arrojado sob ·· s el mundo un siglo de influencia. ¿cómo esta Revolución Rusa tri•m- · fando y con su epopeya militar rea· /izada no va a arrojar sobre el m ••ndo otro siglo de influencia? El he-. cho histórico es innegable. . . Si la Revolución Francesa termina con el qobierno de las aristocracias, la Revoludón Rusa termina con el go• bierno de las burguesías. Empie?.a el gobierno de las masas populare.>'• Cabe imaginar el efecto· descon .. certante y la redoblada furia o•se los significativos discursos de P~­ rón despertaron en la opinión oli• gárquica.

,.

.

quista.s en sus manos y se dispuso l •"•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••'~~' a defenderlas. e PERON HABLA AL EJERCITO SOBRE LA REVOLUCION RUSA

El 18 de noviembre Perón anuncia la promulgación del Estatuto del Peón, que despierta un clamor en los ganaderos y chacareros. El proletanado rural argentino,eterno olvidado de la "izquierda cipaya" , obtiene un instrumento económico y social de enorme importancia. la Sociedad Rural Argentina, algunos de cuyos socios financian al Partido Comunista en la lucha contra el gobierno, emite una declaración en la que afirma que "/a acción de Jos garíaderos ha sido trazar la trayectoria brillante del país mismo con rasgos de epopeya" y ataca al Esta· tuto del Peón,lo mismo que el Centro de Propietarios de Córdoba, las Confederaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, los Productores Tamberos y otras entidades filantrópicas. El General Fulgencio Batista, dictador de Cuba, de visita por el Uruguay se niega a pisar suelo argentino, según dice a un corresponsal de United Press: "Estando cerca de la Argentina, reafirmo mi criteno de qtie no debo entrar en su terf/tOrio en tanto continúen las actuales condiciones oficiales". En su gabinete figuraba Juan Marinello, el Intelectual stalinista, en nombre del Partido Comunista Cubano. La revolución de J unio, con sus teólogos siniestros y sus nacionalistas refinados, su pacotilla de símbolos prusianos y su infalibilidad b itrocrática se agotaba rápidamente, en la misma medida que su ideología perdfa su base material de sustentación en la Europa en llamas. Pero ya l?erón habfa percibido agudamente que sus vinculaciones con los nuevos si ndicatos eran insufictentes para salvar la revolución Juniana de un ocaso irremediable. Es entonces que tiende sus l ineas para anudar relaciones con los sectores dP.I yrigoyenismo, doblegados bajo la Décad a Infame por la conducción alvearista o que hab ían roto abiertamente con ella, como los hombres de FORJA. En el ministerio comienzan a aparecer nombres vin· culad os al radicalismo tradicional, lo que acentúa la indignación del c ipayaje, que advierte la vasta maniobra d e Perón dirigida a crear un Frente Nacional. Hortensio Quijano, Juan t. Cooke. Armando Anti-

1

i•

i• EL MARXISMO • :• •• i •• : •• !• •: ••••

• . DE I NDIAS 1 •• • el último libro de ¡ • • Jorge : •• Abelardo i •• Ramos :• • • •• : Un ensayo sobre el carácter colonial de : : 1 ¡ las teorías políticas en los países semico- ¡ • • 1 loniales. Una serie ~e polémicos trabajos 1 •• • • ! que Huslran y proponen una visión nueva ¡ • • 1 y desconoci~a del proyecto y el porvenir 1 •• •:• latinoamericanos. : •• • • •• • : :

. • .. ... .•

e

. • .. . . ... . .. .. ...... ...... . .. . . .. ............ .. • . . .. 1 . . . '·-······-······-············-··-···-·--····-····~-·-. ··-..·····' 1 L..........................................~·~ 4t

..................... ........................................ ......... ... . ....... •

tt

••

, y giro, eheque o contrareem:= Envíe este cupon i bolso, por $ 30 a EDITORIAL PLANETA ARGEN• 5• TINA, V iamonte 145 1, Capital Federal, y recibirá ••• su ejemp 1ar a vue 1ta d e correo.

::

••

!

e

e e

:

• •

• • :

: :••= : ::

Nombre y Apell'1do ••••• • • •• • ••• •• • •• • ••• •

::: Direccion , • , . .. . .. ..• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •=

:•

:.

••

: ::•• : :: ::

: :• ¡

5 Localidad • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • : , :5 Provincia •• •• • •• •• •• • • ••• ••••• •• ••. •• ••• • • 5 ,

e •

:


Izquierda_Popular_40