Page 1

1


2

Thomas S. Kuhn, Comenzó a interesarse por la historia de la ciencia y, al estudiarla, se dio cuenta de que la concepción de la ciencia dominante en su época (neopo sitivista-popperiana) distaba mucho de lo que había sido la real. 385. Se opondrá a la epistemología de Popper a quien le hará profundas y severas críticas (las tres críticas al falsacionismo fueron sostenidas por Kuhn) 386. Su obra principal, que ha causado gran conmoción entre los epistemólogos y que realmente ha marcado una época, se llama La estructura de las revoluciones científicas, de 1962. Esta obra constituye un referente necesario para cualquiera que pretenda entender algo de epistemología. En ella se intenta, con muchos y muy bien estudiados ejemplos históricos, explicar cómo realmente se ha desarrollado la ciencia, mostrando que las epistemologías actuales son incapaces de explicar tan complejo proceso. El trabajo causó sensación, sobre todo porque proporcionaba un nuevo enfoque: ya no se vería a la ciencia como una simple estructura lógica sino como una construcción social, producto de una comunidad científica. El concepto de Paradigma 387. Toda la obra de Kuhn se centra en un concepto fundamental, el concepto de «paradigma», realmente imposible de definir porque expresa varias cuestiones dispares. Se trata de un término tan complejo, que se ha escrito un artículo describiendo por lo menos 22 significados distintos que están presentes en La estructura de las revoluciones científicas. Kuhn reconocía que así era. Así, aunque sea imposible de definir, sí podemos describirlo. Kuhn afirma: «Con este término quiero indicar conquistas científicas universalmente aceptadas, que durante un tiempo determinado brindan un modelo de problemas y soluciones aceptables a aquellos que trabajan en un campo de investigaciones» Descripción del concepto 388. Es algo parecido a una teoría científica, pero mucho más amplio, más abarcador. Incluye, entre otras cosas: a) Las teorías: las leyes, las definiciones, las observaciones (por ejemplo, en el paradigma ptolemaico: la ley que afirma que todos los cuerpos buscan su lugar natural (física aristotélica) b) Los instrumentos que permiten observar y medir lo que la teoría predice y las teorías que justifican esos instrumentos (por ejemplo, en el paradigma copernicano: el telescopio y la teoría óptica de Newton que terminaría justificándolo) c) Algunos principios metafísicos muy generales (como hemos visto, en el paradigma ptolemaico, los dos principios metafísicos impuestos por Platón: los astros deben moverse en órbitas circulares y a velocidades constantes) Función del paradigma: 390. 1) En primer lugar sirve como guía para la investigación, es decir, les dice a los científicos en qué consiste la tarea científica más importante. Por ejemplo, en el paradigma darwiniano del evolucionismo, la tarea de la biología es encontrar la «historia de las especies» 391. 2) En segundo lugar el paradigma permit «interpretar» las observaciones. Nunca una observación es absolutamente pura, siempre es interpretada desde cierta «teoría previa» o «conocimiento anterior», pues bien, el paradigma es esta teoría o este conocimiento desde el cual interpreto los hechos.


3 En dos sentidos el paradigma influye en la observación. a) Por un lado me dice qué observar y qué no, o sea, qué observación puede ser relevante y cuál no. Por ejemplo, hoy es importante la búsqueda de agujeros negros porque prestaría apoyo empírico a la teoría del Big Bang, pero su búsqueda sería imposible dentro de otro paradigma, por lo que si de alguna manera lo hubieran encontrado antes, jamás lo hubieran interpretado como un agujero negro. b) Por otro me dice cómo interpretar los hechos: el hecho del corrimiento hacia el rojo del espectro de la luz de las estrellas de otras galaxias se ha interpretado, a la luz del «efecto Doppler», como un alejamiento de las galaxias. Pero es claro que no se «observó» que las estrellas se alejaran sino sólo un cambio de color en un espectro. 393. La conclusión es evidente: no existen observaciones puras, siempre son vistas a la luz del paradigma. El paradigma es, entonces, el punto de vista desde el cual interpreto la realidad, los anteojos a través de los cuales observo el mundo. 394. Puede haber dos tipos de paradigma. El paradigma dominante (el aceptado por la mayoría de la comunidad científica en un determinado momento) y el paradigma alternativo (propuesta alternativa aceptada por una pequeña porción de la comunidad, que normalmente no es considerada científica por la «comunidad oficial» La dinámica de la ciencia: 395. La historia del desarrollo de una ciencia comienza con un período de preciencia, luego pasa a ser ciencia normal, luego surgen las anomalías, se entra en crisis y se produce una revolución científica para luego entrar en un nuevo período de ciencia normal. Preciencia 397. Llama «preciencia» al estado en el que se encuentra una disciplina cuando aún no se ha constituído como ciencia, es decir, cuando todavía no es regida por un único paradigma. Cuando, entonces, en la comunidad científica no hay acuerdo sino que se encuentra dividida en varios paradigmas, nos encontramos en un período de preciencia. 398. Todas las ciencias han pasado por la preciencia e, incluso, aún hoy hay varias disciplinas que podrían ser caracterizadas como precientíficas. Un ejemplo típico es el de la psicología y la filosofía, donde hay varias escuelas radicalmente distintas, que no comparten nada entre ellas. 399. La característica de la preciencia es, entonces, que siempre se está debatiendo sobre los principios. Cuando uno pretende demostrar algo, tiene que partir de cero, ya que nada puede darse por supuesto. Todo tiene que ser demostrado y eso impide la evolución de la disciplina. Ciencia Normal 400. Cuando la mayoría de la comunidad científica adhiere a un único paradigma, nos encontramos en un período de ciencia normal. «En este ensayo “ciencia normal” significa investigación basada firmemente en una o más realizaciones científicas pasadas, realizaciones que alguna comunidad científica reconoce, durante cierto tiempo, como fundamento para su práctica posterior» 401. Lo característico de la ciencia normal es que se asume el paradigma como indubitable, se confía plenamente en el paradigma como instrumento para interpretar la realidad. Tanto es así que si tengo un problema (algún desajuste entre lo que predice el paradigma y la realidad) que no logro resolver, pondré en duda mi capacidad como científico, pero no la del paradigma. 402. Si, dentro de un paradigma, realizo una medición que no coincide por lo predicho por el paradigma, en un período de ciencia normal, el científico dudará del instrumento utilizado o de su capacidad para medir, pero no de la predicción del paradigma. Esto puede verse, evidentemente, como una fuerte crítica a Popper. Frente a una falsación no dudo de la teoría, dudo de la falsación. 403. ¿Qué tarea debe cumplir un científico dentro de un período de ciencia normal? Fundamentalmente deben resolver los problemas que surgen en el intento de ajustar el paradigma y la realidad (la teoría y las observaciones), pero siempre respetando las reglas impuestas por el paradigma. Por ejemplo, un largo período de ciencia normal fue toda la edad media que se regía bajo el paradigma aristotélico-ptolemaico sin ningún intento de reformarlo. Su tarea principal consistía en explicar el movimiento de retrogradación sin poner en duda la centralidad e inmovilidad de la Tierra. Anomalías y Crisis 406. Como hemos dicho, los paradigmas traen problemas que intentan ser resueltos sin poner en duda el paradigma, pero suele suceder que algunos de estos problemas persisten sin poder ser solucionados. Si pasa mucho tiempo y un determinado problema no logra ser resuelto dentro del paradigma, se lo considera una anomalía. Una anomalía, entonces, es un desajuste insolucionable dentro del paradigma, no puede ser solucionada respetando el paradigma, rearticulándolo, es necesario un cambio más radical.


4 407. Cuando empiezan a aparecer cada vez más anomalías y ninguna puede ser resuelta, la comunidad científica ya deja de confiar ciegamente en el paradigma y se cuestiona sobre su capacidad para resolver los problemas. Es lo que se conoce como un estado de crisis: se pierde la confianza absoluta en el paradigma. 408. La crisis se complica aún más cuando surge un paradigma alternativo que tiene la facultad de resolver por lo menos algunos de los problemas frente a los cuales el paradigma dominante se encuentra totalmente desconcertado. El terreno, entonces, está preparado para una revolución científica. 409. Se llama revolución científica al proceso por el cual la comunidad científica cambia de paradigma, es decir, deja de confiar en uno para confiar en el alternativo que se convierte, al ser asumido por la mayoría de la comunidad científica, en el dominante. 410. Kuhn aclara por qué a este proceso ha decidido llamarlo revolución: 1. Comparándolo con una revolución política. Siempre, antes de una revolución, una parte de la comunidad tiene el sentimiento de que las instituciones establecidas ya no resuelven satisfactoriamente los problemas para los cuales fueron concebidas. De la mima manera, un sector de la comunidad científica empieza a sentir que el paradigma es incapaz de resolver ciertos problemas. 2. Las revoluciones políticas tienden a cambiar las instituciones políticas en modos que esas mismas instituciones prohiben y durante la revolución, la sociedad no es gobernada por ninguna institución. De la misma manera, la revolución científica se produce «violando las leyes» del paradigma dominante y mientras se sucede el cambio, la comunidad no asume ninguno de los dos (o, mejor dicho, cada parte asume uno). 3. Las revoluciones políticas estallan cuando, finalmente, se produce el enfrentamiento entre los dos bandos y, como no hay una superestructura que esté por encima de ambos bandos, no hay caminos legales para resolverlo, es necesario apelar a la persuación y a la fuerza. De la misma manera, cuando se produce el enfrentamiento, por no haber una superestructura pues la ciencia es el paradigma dominante y las reglas de la ciencia son las del paradigma dominante, no hay forma «legal» de resolver la cuestión. Los científicos apelan no ya a las demostraciones, observaciones y argumentos lógicos, sino a toda clase de artilugios para imponer su posición. 4. Finalmente, este cambio de paradigma es llamado «revolución» y no «evolución» puesto que no hay continuidad. El cambio de paradigma es un cambio radical. Sólo hay evolución dentro del período de ciencia normal. 411. Luego, al imponerse el paradigma alternativo, las aguas se calman y se vuelve al período de ciencia normal, pero regida, claro está, por este nuevo paradigma. Los científicos se abocarán a la tarea de resolver los nuevos problemas que les plantea el nuevo paradigma, luego surgirán las anomalías, la crisis y otra vez una revolución... Comparación entre dos paradigmas 412. Hemos dicho que el cambio de paradigma es un cambio radical y ello porque los paradigmas son radicalmente distintos, veamos cuáles son sus diferencias: 413. 1) Cada paradigma, dice Kuhn, constituye el universo con objetos distintos. Y esto debe entenderse no sólo en el sentido de que ahora hay más objetos que antes, sino que con cada paradigma mueren objetos del antiguo paradigma. Así, cada paradigma tiene su propia «ontología» 414. 2. En segundo lugar, cuestiones que para un paradigma eran sumamente importantes, para otro son totalmente irrelevantes. 415. 3. Incluso, dice Kuhn, aquellos objetos que parecen conservarse, lo hacen a costa de un cambio total de significado. Porque uno podría afirmar: «Es cierto, ayer no se hablaba de moléculas y hoy no se habla de epiciclos, pero siempre se habló de planetas, de universo, de las estrellas, del sol, de la luna, etc.» Sí, diría Kuhn, pero han cambiado tan radicalmente de significado que lo único que se ha conservado ha sido el nombre. 417. Uno podría todavía objetar que, aunque cambien radicalmente de significado se sigue refiriendo a los mismos objetos, la Tierra sigue siendo la misma, las estrellas las mismas, los planetas, cada vez más, pero siempre los mismos, etc. Hoy el Sol es una estrella y antes no lo era. Inconmensurabilidad de Paradigmas 418. Justamente por ser radicalmente distintos, el paso de un paradigma a otro no puede ser por motivos exclusivamente racionales. Kuhn asocia el cambio de paradigma con una conversión religiosa, los motivos racionales (metodológicos: por ejemplo: mayor falsabilidad o mayor corroboración empírica en el inductivismo) no son suficientes. Cambiar de paradigma, además, es como ver la realidad desde otra perspectiva. Kuhn se valía de ejemplos de la psicología de la Gestalt que mostraba cómo uno «proyecta» imágenes sobre lo que observa de tal manera que dos personas pueden estar viendo en la misma imagen dos figuras distintas (ejemplo de la escalera o la anciana y la joven)


5 419. Los paradigmas, dice Kuhn, son inconmensurables, es decir no pueden ser medidos por un mismo patrón de medida, puesto que no tienen nada en común. Hasta ese momento era la realidad el terreno neutro donde se comparaban las distintas teorías, pero ahora que sabemos que la realidad es determinada por el paradigma, o sea que cada paradigma tiene «su» realidad, no pueden ser comparados. Kuhn pone el ejemplo, también, de dos idiomas intraducibles. 420. No alcanzan, entonces, las razones lógicas, influyen muchísimos otros motivos, desde la reputación del científico hasta su concordancia con creencias religiosas, o su sustento económico: «Los científicos individuales aceptan un nuevo paradigma por toda clase de razones y con frecuencia por muchas razones al mismo tiempo. Algunas de estas razones -por ejemplo, el culto al Sol que contribuyó a convertir a Kepler al copernicanismo- se hallan fuera por completo de la esfera de la ciencia. Otras razones pueden depender de idiosincrasias autobiográficas y personales. Incluso la nacionalidad o la reputación previa del innovador y de sus maestros puede a veces desempeñar un importante función (...) Probablemente la pretensión más importante que formulan los defensores de un nuevo paradigma es la de que puede resolver aquellos problemas que han puesto en crisis el viejo paradigma. Tal pretensión, cuando puede formularse de modo legítimo, a menudo constituye el más eficaz de los argumentos a favor» Dos problemas de Kuhn 421. Es importante aclarar que, a lo largo de los años, Kuhn fue matizando su posición, sobre todo por el debate con Popper y otros. Téngase en cuenta que desde la publicación de su libro hasta su muerte, pasaron más de 30 años en los cuales Kuhn siguió desarrollando su concepción. Lo cierto es que, al final, reconocía que era posible cierta «traducción» entre los paradigmas. Si bien uno no puede traducirlos perfectamente, dice Kuhn, uno puede lograr ser «bilingüe» y entender ambos paradigmas. También es justo afirmar que Kuhn fue muy mal interpretado en un principio, tal vez nunca quiso afirmar cosas que le hicieron decir los exageradamente racionalistas. Se lo acusó, principalmente de dos cosas: de ser irracionalista y de ser relativista. 422. El irracionalismo de Kuhn estribaría en que hace depender la ciencia de factores que no son exclusivamente racionales. Pero en ello estaríamos también nosotros de acuerdo. Digamos que fue acusado de irracionalista por los exageradamente racionalistas como todos aquellos que creen que el método científico consiste simplemente en la lógica (identifican racionalidad con tratamiento lógico). 423. El relativismo sí está mejor fundado. Kuhn jamás aceptó que la ciencia buscara conocer la realidad, sino simplemente resolver problemas. Pero eso no quiere decir que su descripción de la ciencia sea intrínsecamente relativista. Creemos que la descripción de Kuhn es muy acertada, el desafío es salvar la verdad en la ciencia, sin negar los aportes de Kuhn, lo que aún está por hacerse.

Enrique García-«Lo Básico de Kuhn»  

Thomas S. Kuhn, Comenzó a interesarse por la historia de la ciencia y, al estudiarla, se dio cuenta de que la concepción de la ciencia domi...