Page 96

96 acciones de Sominki”.462 La RCD da cuenta también de que la promesa de inversiones de 300 millones de US$ de Banro fueron letra muerta. Cuando creó Sakima, la Banro tampoco fundó un consejo de administración en buena y debida forma, tal como lo prescribe la ley congolesa. Ésta fue más bien teleguíada desde lejos. Solo el presidente de Banro, Bernard Van Rooyen, y su abogado de Kinshasa, Patrick M. Mitchell, firman cualquier documento de la empresa. Más aun, Sakima fue creada el 26 de abril de 1997, o sea 10 días antes de que el gobierno la autorizara… “Banro no es una empresa privada llegada al Congo en vista de realizar inversiones a largo plazo y portadora de empleo y de bienestar para sus habitantes sino una firma de rapaces depredadores, en busca de negocios jugosos, que les permitan realizar inmensas ganancias en una sola mano de juego, sin haber corrido el mínimo riesgo financiero”.463 La violencia reina. Es un suplicio sin nombre para los civiles. La población local devino abiertamente hostil a las fuerzas de ocupación extranjera (ruandeses) y a su protegida canadiense, la Banro, al mismo tiempo que la oposición de fuerzas Maï Maï, cercana al gobierno de Kinshasa – “una nebulosa de milicias étnicas donde no existe ningún movimiento federador, salvo a una escala infraprovincial” – se hizo más opresiva. “En el terreno, una resistencia popular contra la Banro se organizó y le impidió operar en las concesiones adquiridas”.464 Con el título de “Kivu: el polvorín”, el diario de Kinshasa Le Potentiel escribe el 15 de junio de 2007: “durante algún tiempo no dejaremos de hablar de la situación, ya explosiva, que prevalece en el Este de la República democrática del Congo. Más particularmente en el Nor-Kivu y en el SurKivu. Cada día que pasa, la tensión no hace más que subir, la inseguridad se acrecienta mientras se avizora el estallido de una nueva guerra, al punto que Kivu parece un verdadero polvorín”. 465 En octubre de 2006, la Banro entabla una nueva querella judicial, esta vez contra una empresa canadiense, La Quinta Resources. Las dos empresas se disputan ásperamente la propiedad de las concesiones de Twangiza-Namoya. Mientras que La Quinta asegura haber firmado un partenariado con la congolesa Wa Balengela Kasai Investments Congo (WBK) en agosto de 2006, la Banro afirma haber concluido anteriormente un acuerdo similar. En marzo de 2007, la justicia de Kinshasa emitía un fallo a favor de La Quinta, pero Banro apela. Al parecer, La Quinta, había empezado sus actividades, reteniendo los servicios del antiguo gestionario del proyecto de la controvertida, Anvil, acusada de complicidad de crímenes de guerra, en Kilwa (Ver tesis 2, glosa 5)…466 Al mismo tiempo, tres otros canadienses, Oryx Natural Ressources, Southern Era et BRC Diamond Corporation, habrían comenzado la exploración de nuevos yacimientos de diamante en la misma región de Kasai”.467 462 T. Matotu, « Le RCD conteste à l’homme d’affaires Ngezayo la qualité de mandataire de Banro, op. cit. 463 Ibid. 464 Informe Lutundula, op. cit., p. 195. 465 « Kivu : la poudrière », Kinshasa, Le Potentiel, 15 juin 2007, <http://www.lepotentiel.com/afficher_article.php ?id_edition=&id_article=47460>. 466 Dominic Johnson y Aloys Tegera, Rules for sale : formal and informal cross-border trade in Eastern DRC, Goma, Pole Institute, mayo de 2007. 467 KFW Entwicklungsbank e Instituto Federal Alemán de ciencias de la tierra y materias primas premières (BGR), Les ressources naturelles en République démocratique du Congo, Un

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement