Page 73

73 partir de los intereses, el informe Lutundula sostiene que “no es ni justo ni admisible que Emaxon gane el triple de su inversión y al mismo tiempo se apropie de toda la producción de diamantes de la MIBA. El contrato de préstamo y venta entre MIBA-Emaxon evidencia, según las reglas generales del mercado financiero internacional, un desequilibrio financiero absolutamente favorable a Emaxon. Por lo tanto, es dado afirmar que el préstamo es usurario.”349 El préstamo de 15 millones de U$ debía permitirle a la sociedad controlada por el Estado relanzar su explotación. Sin embargo, no pudieron registrarse resultados. “Los equipos asignados esperaron eternamente su desembarco en la ciudad de los diamantes. ¿Qué pasó con los 15 millones que iban a rescatarnos? Misterio.”350 Las consecuencias de semejante maquinación jurídica son evidentes. “La sobrecarga generada por el préstamo provoca un déficit constante en las cuentas de la MIBA; el más afectado es el personal, sobre todo el de sus representaciones exteriores (Johannesburgo y Bruselas), que acumulan varios meses de salarios impagos.”351 Por causa de este contrato leonino, los empleados de la MIBA estuvieron en serias dificultades durante todo el año 2007; la empresa tiene pendiente “siete meses de sueldos impagos en los cuadros superiores y cinco para el resto del personal” y “la suspensión de las ventajas sociales durante dos años (raciones de víveres, harina de maíz, pescado curado con sal).”352 La producción es regresiva: la Economist Intelligence Unit informó que entre enero y agosto de 2005, la producción de la MIBA disminuyó un 30% respecto del año anterior.353 Algunos afirman que esta situación se debe a que la inversión no terminó de completarse. Se suspendió el pago de los proveedores; el agua y la electricidad se convirtieron en un lujo. “En la ciudad de Mbuji-Mayi, por ejemplo, durante décadas, la producción de los mineros artesanales para la MIBA constituía uno de los principales recursos del país. Pero la ciudad jamás tuvo electricidad ni agua potable, ahora está desprovista de todo, devastada por la erosión.”354

Los diamantes de la guerra No es más que el principio. Las concesiones que Emaxon recibe de la MIBA habrán de financiar un conflicto armado de rara violencia. Millones de personas perdieron la vida. Hay que recordar que las multinacionales occidentales y las intervenciones políticas vecinas al Congo Oriental que sostuvieron a Laurent-Désiré Kabila esperaban hallar en él, una vez que accediera a la presidencia, un colaborador dispuesto a dirigir lo que Colette Braeckman llamó un 349 Informe Lutundula, op. cit., p. 55. 350 Informe Lutundula, op. cit., p. 55. 351D. DADEI, «À la Minière de Bakwanga,

contre des miettes, le Pad et l’Adga ont vendu tous les diamants jusqu’en 2007», Le Soft, también: Arnaud LACORDAIRE, «Des carats dans la nature», op. cit. 352 Informe Lutundula, op. cit., p. 54. 353«RD Congo, Sale temps pour la MiBA», op. cit. 354Economist intelligence Unit, «The domestic economy : MiBA’s kimberlite diamond production records a sharp fall».

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  
NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement