Page 71

71 impedir el contrabando de diamantes hacia el vecino Congo Occidental, de manera que lo “controla” personalmente.337. Situación que provocó una sangría de US$ 60 millones del tesoro público del Congo-Kinshasa.338. Para los expertos de Naciones Unidas, siempre medidos en sus palabras, el acuerdo es una “verdadera pesadilla”, una “catástrofe”.339 El Fondo Monetario Internacional reacciona: ocho meses más tarde, en abril de 2001, hace rescindir el acuerdo. Según el diario congolés Le Potentiel, el FMI le habría exigido al gobierno “una auditoría general del sector del diamante”, insistiendo “especialmente” en las actividades de la MIBA (Sociedad Minera de Bakwanga).340 La auditoría estuvo a cargo de la empresa IMC (International Mining Consultants) durante el transcurso del año 2003. Sin escrúpulos, después de la rescisión del contrato, la sociedad de Gertler llegó a amenazar al gobierno del Congo con acciones legales por agravios. Para recuperar el monopolio perdido, Gertler crea la Emaxon, una sociedad de derecho canadiense registrada en la calle la Gauchetière en Montreal. De nuevo, logra ejercer formalmente un cuasi monopolio sobre la comercialización del diamante entre 2003 y 2007. Desde entonces, el 88% de lo que produce la MIBA, controlada por el Estado, va a parar a la Emaxon. La diferencia se vende a precio de mercado en Amberes y allí, el informe Lutundula explica, estos diamantes “podrían, llegado el caso, ser remitidos a un destino asignado por la Emaxon y ser comercializados por ella en nombre de la MIBA 341…” Un representante de la empresa confirmó estas aspiraciones ante la Comisión Lutundula: “El señor Chaim Leibowitz, representante de Emaxon, [...]declaró que se trataba de un compromiso que Emaxon aceptó, aunque le fue difícil ya que exigía la totalidad del diamante producido”.342 Emaxon obtiene diamantes del Congo a un precio absolutamente preferencial con lo que priva al Estado congolés de la mitad del beneficio que le corresponde por la venta de diamantes. Los mineros artesanales, que venden lo que encuentran sobre una base informal, obtenían en 2005 entre 26 y 27 US$ por carate en el mercado; la MIBA recibía de Emaxon la mitad de esa suma. “De hecho, en 2004, la MIBA le cedía sus piedras al socio canadiense al precio ridículo de 13,40 US$ por carate, una tarifa dos veces inferior a la que obtenían los mineros artesanales. La MIBA estaba condenada a esperar hasta 2007 la caducidad del “acuerdo leonino” con Emaxon sin poder

Ian SMILIE, «Préface», en Christian DIETRICH, Monnaie forte. L’Économie criminalisée des diamants dans la République démocratique du Congo et les pays voisins, Ottawa, Partenariat Afrique-Canada, 2002, p. 13. 338 Panel de expertos sobre la explotación ilegal de recursos naturales y otras formas de riqueza de la República Democrática del Congo, delegado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, S/2001/357, cap. 151, p. 34. 339 Ibid., cap. 152, p. 35. 340«L’industrie congolaise du diamant en perte de vitesse», Le Potentiel, 21 de septiembre de 2005 y Jeune Afrique l’Intelligent, 23 de septiembre de 2005, 341 CHRISTOPHE LUTUNDULA (pres.), Assemblée nationale commission spéciale chargée de l’examen de la validité des conventions à caractère économique et financier conclues pendant les guerres de 1996-97 et de 1998 à 2003, Rapport des travaux, llamado el « Informe Lutundula», op. cit., primera parte, p. 54. 342 Informe Lutundula, op. cit., p. 54. 337

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  
NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement