Page 66

66 en la dirección de la Gécamines de noviembre de 1999 a agosto de 2001 “al mismo tiempo que sus empresas privadas negociaban nuevos contratos con la intención explícita de utilizar los bienes de la Gécamines en beneficio propio, constituía un flagrante conflicto de intereses. En ese tiempo desarrolló el negocio privado de explotación minera de más amplio alcance de la República Democrática del Congo.”310 En este contexto disparatado, Forrest negociaba consigo mismo; de ahí que “el acuerdo preveía un sistema fiscal muy poco propicio para el Estado congolés.”311 Por otra parte, en febrero de 2007, la sección de Katanga de la Asociación Africana en defensa de los derechos humanos le reprochó a la Sociedad minera de Musoshi y Kinsenda – gestionadas desde “una total opacidad” por su hijo Mike Forrest – el haber agotado los yacimientos de Kimono, ricos en cobalto, sin que el Estado recibiera ningún beneficio, e irrespetando numerosas cláusulas técnicas del acuerdo con el Congo Oriental. Forrest padre es además militante político desde que figura en una carta confidencial firmada tanto por el secretario como por el presidente de la sección katanguesa del partido del presidente Kabila: “El señor George Arthur Forrest y su Grupo se destacan (del resto de los empresarios) por habernos respaldado paso a paso en la campaña de ascenso de nuestro Partido.”312 El mismo Forrest, protagonista del negocio de tráfico de armas313 –o “en la pirotecnia”, como prefiere llamarlo314-, controla hoy, él solo, el 30% de los prodigiosos recursos minerales de la provincia de Katanga.315 Forrest se dedica entonces a los negocios, a la política y a la guerra. Luego de pretender invertir solo en el Congo-Kinshasa, Kinross Gold se sumó al poderío de este personaje influyente. Los fracasos de la Kinross, luego de aventurarse en el Congo no confunden a los expertos de Naciones Unidas. “El Sr. Forrest ha utilizado su posición en la red de poder para intentar controlar el sector minero de la República Democrática del Congo. Por ejemplo, Kinross Gold Corporation del Canadá pretendió invertir hasta 1.000 millones de dólares en las operaciones de extracción de cobre y cobalto, pero su plan se vio frustrado por las intervenciones del Sr. Forrest y de altos funcionarios públicos. La empresa regresó a la República «Congo-Kinshasa: Maintien de Paul Fortin à la Gécamines – leGouvernement privilégie la paix sociale», Kinshasa, La Prospérité, 5 de marzo de 2007, <http://fr.allafrica.com/stories/200703051264.html>. 310 Panel de expertos sobre la explotación ilegal de recursos naturales y otras formas de riqueza de la República Democrática del Congo, delegado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, octubre 2002, S/2002/1146, cap. 30, p. 9. 311 CORPORATE KNIGHTS STAFF, «Canadian Companies in the Congo and the OECD Guidelines», op. cit. 312 GLOBAL WITNESS, Une Corruption profonde, op. cit., p. 52 ; INSTITUT NEERLANDAIS POUR L’AFRIQUE AUSTRALE (NIZA) ET LE SERVICE D’INFORMATION D’INTERNATIONAL PEACE (IPIS), L’État contre le peuple, op. cit., p. 79-80. 313 . Panel de expertos sobre la explotación ilegal de recursos naturales y otras formas de riqueza de la República Democrática del Congo, delegado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, octubre 2002, S/2002/1146, 2002, cap. 30, p. 9. 314 «Droit de réponse», Paris, Libération, op. cit. 315 CORPORATE KNIGHTS STAFF, «Canadian Companies in the Congo and the OECD Guidelines», op. cit.

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement