Page 52

52

Una razón de fuerza mayor en la Bolsa Luego, en este verdadero pasamanos de pagos que encuentra explicación en las categorías de la racionalidad económica, Lundin se desprenderá de sus activos en la Gécamines, pero volverá rápidamente a transformarse en su accionista mayoritario. Su estrategia consistió en declararse no apto para explotar las concesiones, invocando en 1999 una “razón de fuerza mayor”: los militares y mineros artesanales se encuentran ocupando sus tierras. Pero la posición de Lundin es insólita ya que “otras compañías mineras estaban desarrollando sus actividades”. 224 A pesar de todo y adoptando una posición de “ofendido”, Lundin ordena a la Gécamines y al gobierno garantizar la seguridad de su yacimiento “ocupado por mineros artesanales explotados por militares”. 225 La solicitud no deja de sorprender proviniendo de una empresa que habría podido usar sus propios métodos coercitivos. En el pasado, recurrió a los servicios de la International Defense and Security (Idas), la empresa de mercenarios y de seguridad que relevó en Angola en sus actividades a la feroz Executive Outcomes.226 “Si quieren grandes yacimientos tienen que ir a los países difíciles”, declaraba entonces Adolf Lundin, presidente de la empresa, haciendo alarde de valor. 227 El tiempo ganado con el pretexto de estas “razones de fuerza mayor” permite a la empresa que el valor de sus acciones aumente gracias a ese formidable potencial minero que se encontraba en su cenit, sin que la compañía tuviera que gastar un solo kopeck en su desarrollo. 228 Esta “crisis” le da una razón para desentenderse de otras obligaciones. “En realidad el objetivo buscado por todas estas transacciones era finalmente transformar el proyecto inicial que había sido negociado entre la Gécamines y Lundin para la producción de 400.000 toneladas anuales en 2002 en un proyecto pequeño de 30.000 toneladas de cobre y 2.800 toneladas de cobalto”. 229 Esta “razón de fuerza mayor” se reveló como una forma de convocar a una major (una empresa minera (productora) capaz de honrar los compromisos y producir las primeras toneladas de cobre y de cobalto a partir de 2002.230 Lundin negocia entonces con las dos majors BHP Billiton y Phelps Dodge Corp, cediéndoles 70% de sus acciones. Así estas tres compañías se transforman en los tres socios mayoritarios (nuevamente con el 55%) de la Tenke Fungurume, sin que su socio público tenga el menor derecho de veto en la materia. Gracias a estas transacciones, Lundin obtiene una ganancia del orden de 700%. Una transacción muy rentable – “a pesar de las razones de fuerza mayor” afirma, sin asombro y muy contrariado, el diputado congolés responsable de la

224 CORPORATE KNIGHTS STAFF, « Canadian Companies in the Congo and Ilie OECD Guidelines », Corporate Knights, op. cit. 225 Informe Lutundula, op. cit., p. 148. 226 Pierre BARACYETSE, « L'Enjeu politique des sociétés minières internationales en République démocratique du Congo (ex-Zaïre) », op. cit., p. 6. 227 Ibid. 228 Rapport Lutundula, op. cit., p. 148. 229 « Bradage de Tenke-Fungurume : Scandale minier au Katanga, Kinshasa, Le Potentiel, 23 de febrero de 2005. 230 Rapport Lutundula, op. cit., p. 150.

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement