Page 51

51

El caso Lundin Alineado al clan Mobutu desde el inicio de las hostilidades, en 1996 el Grupo Lundin se rinde ante toda evidencia: el ejército nacional de Zaire, desmovilizado y tan corrompido como el propio jefe de Estado, no podrá resistir la invasión de la coalición Kabila-Uganda-Ruanda apoyada por la AMFI. “La rapidez de la Lundin podría justificarse por el hecho de que, a lo largo de todo su avance hacia la capital, los rebeldes de la AFDl no hacían más que firmar contratos con cualquier inversor que se presentará en Goma. ¿Lundin temía perder el mercado que acababa de ganar bajo el régimen de Mobutu ahora amenazado? ¡Es posible!”218. El 11 de abril de 1997, un día después de la inapelable victoria de la AFDL en Lubumbashi contra las derrotadas fuerzas zairenses, Lundin, por intermedio de la sociedad Eurocan, renueva con Kabila el contrato que previamente había firmado con Mobutu.219 Las concesiones de Lundin prometen las mayores concentraciones de cobre y de cobalto a nivel mundial220: la producción de las minas Tenke-Fungurume se calcula en 50.000 toneladas de cobre por año y podría alcanzar las 400.000 toneladas en algunos años. “Al día siguiente del acuerdo firmado con la AFDL, las acciones de la Consolidated Eurocan Ventures trepaban de 0,20 a 3,50 dólares canadienses en la Bolsa de Toronto.”221 Al ridículo costo de 38 millones de US$222 la Lundin Holdings se transforma en la accionista mayoritaria (55% del paquete) de la sociedad mixta creada en Vancouver, la Tenke Fungurume Mining (TFM). El 45% restante le pertenece a la Gécamines. Para justificar un precio tan bajo, Lundin se basaba en estudios del potencial de las minas realizados en 1970 sin incluir el precio de la infraestructura cuyas instalaciones existen hasta el día de hoy. Lundin también se comprometió a invertir 15 millones de U$ para realizar un estudio de factibilidad que seguía sin ser realizado a finales de 2005223. También tendría que haber pagado a la Gécamines en el momento de la firma del contrato un monto de 50 millones de US$ correspondiente a gastos; pero este monto, que habría permitido reactivar la empresa estatal, fue reducido a la mitad por el gobierno de Kabila, la otra mitad fue a parar a manos del mandatario para alimentar sus “gastos de guerra”. Un segundo pago previsto por concepto de adelanto, del orden de los 200 millones de US$, todavía no ha sido realizado. 218 « Bradage de Tenke-Fungurume, Scandale minier au Katanga », Kinshasa, Le Potentiel, 23 de febrero de 2005. 219 Africa Research Bulletin, abril-mayo de 1997, 13003, citado in Pierre ENGLEBERT, Why Congo Persists Sovereignty, Globalization and the Violent Reproduction of a Weak State, Working Paper Number 95. 220 INSTITUT NÉERLANDAIS POUR L'AFRIQUE AUSTRALE (NIZA) y INTERNATIONAL PEACE INFORMATON SERVICE (IPIS), « L'État contre le peuple. La gouvernance, l'exploitation minière et le régime transitoire en République démocratique du Congo », op. cit, capítulo 8.7, p. 47. y capítulo 8, p. 31. 221 Denis TOUGAS, « Les transnationales minières à l'assaut du Zaïre comme du Congo », op. cit. 222 Mining Journal Outstanding Achievement Awards », Mines and Money 2006, Mining journal's 4th Annual World Congress — London. 223 Informe Lutundula, op. cit., p. 147.

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  
NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement