Page 49

49 La AMFI había experimentado estos métodos en Angola durante los años noventa sacando provecho del contexto de violencia que ella misma alimentaba. Aconsejado por Clinton de que “abandone a los mercenarios que utilizaba, en beneficio de los grupos mercenarios aprobados por Washington, el gerente de la AMFI adquirió la filial de una joven empresa de seguridad instalada en Bélgica, Idas, pagando con derechos sobre los diamantes y con acciones de la AMFI 2,3 millones de US$. Efectivamente el gobierno angoleño había acordado a Idas, empresa que debía proveer a Angola de los mercenarios aprobados por Washington, el 50 % de los derechos sobre los diamantes existentes en una extensión de 36.000 km2 de selva controlada por la Unita”.212 El gerente de la AMFI, Jean-Raymond Boulle no duda en presentar este robo institucionalizado de recursos africanos como un plan de negocios orquestado conscientemente. Hablando del Congo oriental dirá: “Había un riesgo, pero para la AMFI era parte del negocio”.213

212 « J.R. Boulle : ce chasseur de trésor qui en veut à Kabila », op. cit. 213 Pierre BARACYETSE, « L'Enjeu politique des sociétés minières internationales en République démocratique du Congo (ex-Zaïre) », op. cit., p. 6.

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  
NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement