Page 46

46 es uno de los socios mineros de Barrick Gold194, lo que sugiere sobre bases firmes que se ha constituido en un agente encargado de abrirle la puerta a yacimientos millonarios..

El origen de una guerra Para despejar la desconfianza de los Congoleses del este en relación a los países vecinos, la AMFI, Uganda y Ruanda colocaron al frente de lo que presentarían como una “rebelión congolesa” a un antiguo resistente del Kivu-Sur, próximo a Patrice Lumumba: Laurent-Désiré Kabila. Al encontrarse rápidamente con el apoyo de sus poderosos vecinos y de la diplomacia occidental (entre otras, la diplomacia estadounidense), Kabila toma el control de la AFDL (Alianza de las fuerzas democráticas de liberación). Este organiza rápidamente un ejército formado esencialmente por niños-soldados y algunos partidarios de Mobutu desencantados. Son fundamentalmente los ejércitos ugandés y ruandés los que llevarán adelante los combates. Oficialmente la incursión de esta rebelión en el este congolés tiene por objetivo rechazar lejos de las fronteras ruandesas a los genocidas hutus que se refugiaron allí al cabo de las masacres ruandesas en 1994, mientras que el FPR (Frente Patriótico Ruandés) tutsi de Kagame tomaba el poder. Pero el temor de los genocidas situados en las fronteras ruandesas tiene también valor de coartada: el trazado de la incursión y la rapidez con la cual los ejércitos ocupan ciudades y regiones de gran concentración minera dan cuenta de la existencia de intereses de otro tipo. Los ejércitos ruandés y congolés se apropian del este y del sudeste congolés a costa de guerras y masacres inenarrables contra los civiles, sobre todo contra los refugiados ruandeses de origen hutu. “Varios miles de personas habrían muerto en las primeras semanas durante los ataques a los campos de refugiados, atrapados en medio de los tiros cruzados entre el AFDL y las ex FAR [Fuerzas Armadas Ruandesas], las milicias y las FAZ [Fuerzas Armadas de Zaire]; muertos por las antiguas autoridades de los campos para impedirles su regreso a Ruanda o para forzarlas a acompañar a las ex FAR y a sus milicianos en retirada hacia el Oeste; o también asesinados por los soldados de la AFDL y de la APR (Ejercito Patriótico Ruandés, ejercito gubernamental) […] Decenas de miles estaban armados y los otros eran civiles no armados, entre quienes había muchas mujeres y niños. Un gran número de civiles que huyeron hacia el Oeste fueron nuevamente atacados, algunos de ellos en forma reiterada, mientras buscaban seguridad y refugio […] En la mayoría de los casos las masacres fueron cometidas por soldados de la AFDL y por sus aliados extranjeros. En otros miles de olvidados murieron de hambre o de enfermedades porque las autoridades de Zaire y la AFDL rechazaban el ingreso de la asistencia de las agencias humanitarias en las regiones afectadas, o también porque las razones de seguridad impedían a estas últimas realizar su trabajo”.195 El grupo de expertos mandatado por el consejo de seguridad de la ONU da cuenta de 194 Keith Harmon Snow y David Barouski, op. cit. 195 Ver el Panel de expertos sobre la explotación ilegal de recursos naturales y otras formas de riqueza de la República Democrática del Congo, delegado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, octubre 2002, S/2002/1146, New York 2002, y AMNESTY INTERNATIONAL, République démocratique du Congo, Les flux d'armes à destination de l'est, Index AI: AFR 62/006/2005, 5 de julio de 2005; en la versión original en inglés, Democratic Republic of Congo: Arming the East; <http://web.amnesty.org/library/Index/SR.AAFR620062005>.

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  
NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement