Page 30

30 Forensic Investigatives Associates Inc. (FIA) manejada por el antiguo comisario adjunto de la Gendarmería real de Canadá, Rod Stamler y un antiguo agente de los servicios secretos británicos, Lord Robert Strong.122 Al mismo tiempo, se dedicó al tráfico de armas con las autoridades taiwanesas y nigerianas, aún cuando era público y conocido que la policía secreta del dictador de Nigeria, Babangida cometía actos de tortura.123 Junto con otros “amigos de África” (las transnacionales Alcan, Barrick Gold, SNC Lavalin y la Agencia Canadiense de Cooperación Internacional ACDI), Mark Nathanson integró la filial canadiense de Transparencia Internacional (TI), una organización conocida por su laxitud que extrañamente tiene su sede en la misma dirección (4700 Keele Street, York University, Toronto) que el Centro Transnacional de Derechos Humanos, Crimen y Seguridad Jack y Mac Nathanson,124 un centro de investigaciones sobre la criminalidad que lleva el nombre de sus padres y que él mismo financia. Además bautizó con el nombre de su hija María a un “centro de excelencia” de un hospital de Tennessee, que también financia, el María Nathanson Center.125 Nathanson ocupa una posición estratégica en el ámbito de las finanzas, de la explotación minera, del tráfico de armas, de la seguridad, de la investigación universitaria, de la salud pública y de la corrupción. Es el principal buscador de fondos para la financiación del centro de investigación universitario en criminología. Este instituto se interesa cada vez más en la seguridad de los pueblos indígenas en cuyos territorios se encuentran pródigas reservas mineras. Sus otros proyectos filantrópicos, llamativos y escandalosos, alcanzan para desviar cualquier sospecha respecto a las malas intenciones que podrían ocultar. John A. Boultbee forma parte de los primeros aliados de Nathanson y Pugliese. Esta persona fue investigada en 2005 por la Comisión de seguridad de Ontario por fraudes estimados en 84 millones de dólares y que involucraban a la sociedad Hollinger del controvertido magnate canadiense Conrad Black.126 El Banco Mundial (a través de su sociedad financiera internacional), el Banco Europeo de Desarrollo y fondos de desarrollo alemán, francés y holandés127 otorgaron a esta gente de confianza 166 millones de dólares de los 246,2 millones de dólares necesarios para el desarrollo de la mina de Sadiola.128 “Estas sumas de dinero se orientaron hacia compañías multinacionales mineras privadas que explotan el sitio – el Estado solo percibió el mínimo para permitir el acceso a sus recursos mineros”, precisa el alcalde Sissoko de Sadiola.129 En la entrevista que le realizó

122 Bruce LIVESEY et Jennifer O'CONNOR, « Tory supporters celebrate a fouryear pigout for political insiders and deep-pocketed donors », Toronto, Eye Weekly, 27 de mayo de 1999. 123 Bruce LIVESEY, « The Privatization of Rodney Stamler, Once the RCMP's most feared fraudbuster, he's now a cop for hire with some curious clients », Toronto, Eyes, 21 de octubre de 1999. 124 The jack and Mac Nathanson Centre on Transnational Human Rights, Crime and Security (Centre Jack et Mac Nathanson pour l'étude du crime organisé et de la corruption), <http://www.osgoode.yorku.ca/research/ researc.h_centres.html>. 125 www.yorku.ca/mathanson/page4executivepersonnel.html 126 Gérald FILLION, « Délit d'initiés ? », Toronto, L'Express, L'hebdo des francophones du grand Toronto, 13 de diciembre de 2005. 127 Camille de VITRY, Le Prix de l'or, op. cit., 0 :06 :49. 128 Camille de VITRY, Le Prix de l'or, op. cit., 0 :04 :44. 129 « Les pollutions de la mine de Sadiola », op. cit.

NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  
NEGRO CANADA Saqueo, corrupción y criminalidad en África  

NEGRO CANADASaqueo, corrupción y criminalidad en África

Advertisement