Page 95

77

panameño indican que en el 2003, el analfabetismo masculino nacional era de 6% y el de las mujeres 7.6% mientras que el de las mujeres indígenas era del 53.3%, casi el doble que 312 el analfabetismo masculino indígena, que se situaba en 23.4% . El Estado de Panamá por su parte ha sostenido que sus indicadores de educación en áreas urbanas y rurales indican que existen limitaciones en el logro de equidad e igualdad de oportunidades para las mujeres. Asimismo ha señalado que si bien comparativamente es mejor el porcentaje de niñas indígenas en el proceso de escolarización en relación a niños indígenas, las mujeres y niñas indígenas continúan siendo los grupos más vulnerables debido a la falta de opciones 313 educativas adecuadas a su realidad cultural y socioeconómica . El Estado mexicano ha señalado que las condiciones de aislamiento y marginación de amplios sectores, especialmente críticas en las localidades más pequeñas, han dificultado que los programas de educación lleguen a una mayor proporción de población. En las localidades menores a 2500 habitantes las tasas de analfabetismo son extremadamente elevadas y las brechas por sexo son más amplias comparadas con el contexto nacional. 210. Las niñas y mujeres en situación de pobreza, que habitan en zonas rurales, las indígenas y las afrodescendientes enfrentan barreras particulares en cuanto a la 314 accesibilidad y permanencia en la escuela . Entre ellas destaca las relacionadas a la escuela en sí, como su ubicación geográfica. Por ejemplo, algunos locales educativos son insuficientes o distantes. Tanto la distancia y el costo del transporte constituye una barrera que afectará tanto el acceso como la permanencia en la escuela. Además, la persistencia de costos adicionales para útiles escolares y libros de texto constituyen una barrera en el acceso a la escuela. Asimismo, la falta de una infraestructura adecuada en las escuelas, como el no contar con sanitarios completos y en funcionamiento, afectarán a las niñas y adolescentes, particularmente cuando inicien la pubertad. 211. Por otro lado, las niñas y mujeres en las zonas rurales y las indígenas enfrentan barreras culturales cuando las familias no consideran que la inversión en la educación de sus hijas sea importante o cuando tienen asignadas responsabilidades familiares y de cuidado que deben cumplir. 212. La CIDH considera que otra barrera que enfrentan las niñas y mujeres en el acceso a la educación está relacionada con la situación de las niñas que pertenecen a minorías étnicas y hablan un idioma distinto al de la educación que se imparte. Esta situación se ve reforzada con currículos que adolecen de falta de sensibilidad sobre el tema de la diversidad cultural. Ello puede generar un efecto disuasivo para no continuar en la escuela. Particularmente en zonas rurales y/o alejadas, es necesario evaluar la calidad de …continuación Económicos y Sociales” convocada de Oficio, 140º período ordinario de sesiones, 26 de octubre de 2010. Disponible en Internet: http://www.cidh.oas.org/prensa/publichearings/Hearings.aspx?Lang=ES&Session=120&page=2 312

Respuesta al cuestionario presentada por el Estado de Panamá.

313

Respuesta al cuestionario presentada por el Estado de Panamá.

314

CIDH, Audiencia Temática, 143º período ordinario de sesiones, Acceso a la Educación de Mujeres Indígenas, Campesinas, Afrodescendientes y de Sectores Rurales, 25 de octubre de 2011.

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

Advertisement