Page 65

47

los Estados Unidos en un caso contra la compañía Walmart, en el cual se sostiene que dicha compañía discriminó contra miles de mujeres en materia de salario y promociones en contravención con el Capítulo VII del Civil Rights Act del 1964. La Corte Suprema de Justicia destestimó los alegatos de las empleadas el 20 de junio de 2011 al encontrar que no tenían 202 sufiente en común para ser combinados en un ligitio colectivo (“class action”) . 122. Especialistas de la OIT asimismo han documentado como la desigual composición por sexo de cada segmento laboral constituye un factor determinante en la 203 brecha de ingresos entre hombres y mujeres . La CIDH recibió una diversidad de información durante la implementación de este proyecto acerca de la segregación 204 horizontal y vertical que aún enfrentan las mujeres en el mercado laboral . Las mujeres tienen un mayor acceso a los segmentos del mercado peor pagados, en donde tienden a 205 aplicar las habilidades que han adquirido en el desempeño de su papel o rol de género . La Comisión ha observado que la proporción de mujeres ocupadas en sectores de baja 206 productividad es sistemáticamente superior a la de los hombres y sus ingresos siguen 207 208 siendo menores independientemente de su nivel educativo . Además, las mujeres se 209 encuentran sobre representadas en el trabajo informal . Tanto en las visitas a Bolivia y a El Salvador llevadas a cabo por la Relatoría en junio del 2009 y en noviembre del 2010, así como durante las reuniones de expertas y expertos, se comentó extensamente sobre la ausencia de mujeres en puestos de poder, y la segregación de las mujeres en distintos puestos por razones de género, en particular en industrias orientadas a servicios y al cuidado.

202

Corte Suprema de Estados Unidos, Wal-Mart Stores, Inc. v. Dukes et al., 20 de junio de 2011.

203

María Elena Valenzuela, Desigualdad de género y pobreza en América Latina, Organización Internacional del Trabajo, 2003, pág. 43. 204

Sobre la segregación vertical, este tipo de segregación implica que dentro de una determinada rama de actividad, las mujeres tienden a ocupar puestos de jerarquía, decisión y de toma de decisiones en menor medida que los hombres. La segregación horizontal se refiere a la dificultad de la mujer a acceder a ciertas profesiones. 205 María Elena Valenzuela, Desigualdad de género y pobreza en América Latina, Organización Internacional del Trabajo, 2003, págs. 42-43. 206 Comisión Económica para América Latina (CEPAL), La crisis económica y financiera. Su impacto sobre la pobreza, el trabajo y el tiempo de las mujeres Sonia Montaño y Vivian Milosavljevic, CEPAL - Serie Mujer y desarrollo No. 98, Santiago de Chile, febrero 2010, pág. 23. 207 La información disponible indica que entre 1994 y 2007, en América Latina se advierte la continuidad de la brecha de género en los ingresos laborales. Mientras que en 1994 las mujeres recibían el equivalente al 65% del ingreso masculino, en 2007 su situación mejora y reciben el 70%. Véase, Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Examen y Evaluación de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing y el documento final del vigésimo tercer período extraordinario de sesiones de la Asamblea General (2000) en países de América Latina y el Caribe, CEPAL - División de Asuntos de Género, LC/L.3175, pág. 5. 208 CEPAL, El aporte de las mujeres a la igualdad en América Latina y el Caribe, X Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, Quito, 6-9 agosto de 2007. 209

Comisión Económica para América Latina (CEPAL), La crisis económica y financiera. Su impacto sobre la pobreza, el trabajo y el tiempo de las mujeres, Sonia Montaño y Vivian Milosavljevic, CEPAL - Serie Mujer y desarrollo No. 98, Santiago de Chile, febrero 2010, pág. 21.

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

Advertisement