Page 49

31

llamado a los Estados en su artículo 46 a armonizar la legislación social de sus países en el campo laboral y de la seguridad social, con el fin de lograr la plena protección de los derechos de los trabajadores. 88. La Carta Internacional Americana de Garantías Sociales – adoptada en el 1948 – contiene también una serie de principios fundamentales que deben amparar a las 134 personas que trabajan, y desglosa un “minimum” de derechos que estas deben gozar . Establece de entrada que sus disposiciones protegen por igual a los hombres y a las mujeres, y considera al trabajo como una función especial que merece protección especial del Estado, y el derecho de los y las trabajadoras a condiciones justas en el desarrollo de su actividad. Entre los derechos que proclama, se encuentran: igual remuneración por igual trabajo sin distinciones por sexo; el carácter irrenunciable de los derechos consagrados a favor de las personas que trabajan; la limitación de la jornada de trabajo; el derecho al descanso; los derechos de asociación y de huelga; la previsión y seguridad sociales; la disposición de regulación del trabajo de los menores; y la protección de los trabajadores domésticos, entre otras disposiciones. La Carta Democrática Interamericana en su artículo 10 por su parte también destaca que la promoción y el fortalecimiento de la democracia requieren el ejercicio pleno y eficaz de los derechos de los trabajadores y la aplicación de normas básicas, como las contenidas en la Declaración y los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo. 89. Asimismo las protecciones contenidas en la Declaración Americana abarcan el derecho al trabajo de las mujeres. La Declaración reconoce en su artículo XIV que toda persona tiene derecho al trabajo “en condiciones dignas y a seguir libremente su vocación, en cuanto lo permitan las oportunidades existentes de empleo”. También avanza que “toda persona que trabaja tiene derecho a recibir una remuneración que, en relación con su capacidad y destreza, le asegure un nivel de vida conveniente para sí misma y su familia”. Encuentran protección asimismo en la Declaración el derecho al descanso en su artículo XV; a la seguridad social como consecuencia de su desocupación, a la vejez y de la incapacidad en su artículo XVI; los derechos de reunión y asociación en los artículos XXI y XXII; y el derecho a la propiedad en su artículo XXIII, entre otros. 90. El Protocolo de San Salvador por su parte también protege el derecho al trabajo y sus condiciones en sus artículos 6 y 7. El artículo 6 sobre el derecho al trabajo del Protocolo dispone que: Los Estados partes se comprometen a adoptar las medidas que garanticen plena efectividad al derecho al trabajo, en especial las referidas al logro del pleno empleo, a la orientación vocacional y al desarrollo de proyectos de capacitación técnico-profesional, particularmente aquellos destinados a los minusválidos. Los Estados partes se comprometen también a ejecutar y a fortalecer programas que coadyuven a una adecuada atención familiar, encaminados a que la

134 Artículo 1, Carta Internacional Americana de Garantías Sociales, IX Conferencia Internacional Americana de Bogotá, 1948.

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

Advertisement