Page 115

97

control sobre ellos, es un factor decisivo para lograr la igualdad entre los géneros, el empoderamiento de la mujer, el crecimiento económico, y el desarrollo equitativo y 382 sostenible . 276. La comunidad internacional asimismo ha adquirido compromisos significativos y ha identificado prioridades relacionadas a este problema de derechos humanos en varias conferencias internacionales y regionales de relevancia para las mujeres. En la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, los Estados a nivel global reconocieron que el empoderamiento de la mujer es un componente clave para la erradicación de la pobreza, y recomendaron un análisis interno de las políticas nacionales desde una perspectiva de género para promover una distribución equitativa de 383 los activos productivos, la riqueza, las oportunidades, el ingreso, y los servicios . 277. El acceso y control por parte de las mujeres a recursos económicos también ha sido un elemento destacado en el marco del proceso global relacionado a la identificación y cumplimiento de las Metas del Milenio. El promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer es uno de los ocho objetivos de las Metas del Milenio. En la Cumbre del Milenio del 2000, los Estados se comprometieron a promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer como medios eficaces para luchar contra la pobreza, el hambre y las enfermedades, y para promover un desarrollo 384 sostenible; objetivo que fue reafirmado en la cumbre de seguimiento en el 2010 . 278. Asimismo en el Consenso de Quito adoptado en el 2007, los Estados de América Latina y el Caribe reconocieron el acceso desigual de las mujeres a los recursos en la región como obstáculo para la promoción y protección de todos sus derechos humanos, “por lo que la eliminación y reducción de las desigualdades políticas, económicas, sociales y culturales deben figurar entre los principales objetivos de todas las propuestas de 385 desarrollo”, y recomendaron varias medidas en relación a esta meta . En el Consenso de Brasilia adoptado en el 2010, los Estados asimismo reconocieron el problema de la “feminización de la pobreza”, la contribución de las mujeres a la economía en su dimensión productiva y reproductiva, y como la autonomía económica de las mujeres es el resultado de una articulación entre la independencia económica, sus derechos sexuales y reproductivos, una vida libre de violencia y la paridad en la política, y se comprometieron a 386 adoptar una serie de medidas en esta esfera .

382

Naciones Unidas, Informe del Secretario General, Estudio Mundial sobre el Papel de la Mujer en el Desarrollo: El Control por la Mujer de los Recursos Económicos y del acceso a Servicios Financieros, incluida la Microfinanciación, A/64/50, 12 de junio de 2009, párr. 1. 383 Informe de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, Beijing, 4-15 de septiembre de 1995, cap. I, resolución 1, anexo II, párrs. 49 y 58(b). 384

Resolución 55.2, párr. 20.

385

CEPAL, Décima Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, Consenso de Quito, 9 de agosto de 2007. 386 CEPAL, XI Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, Consenso de Brasilia, 16 de junio de 2010.

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

informe CIDH Mujeres DESC  

informe CIDH Mujeres DESC

Advertisement