Page 16

Actualmente, las Organizaciones están reguladas por la Ley de Fomento a las Actividades realizadas por las Organizaciones de la Sociedad Civil; la cual fue publicada en el año 2004. Si bien esta ley intenta regular las actividades de las organizaciones, su funcionamiento, registro y acceso a recursos por parte de la Administración Pública Federal, no ha logrado lograr “fomentar” realmente a la participación a través de la sociedad civil organizada. Los trámites para el registro ante Indesol resultan pesados y engorrosos, y si posteriormente se intenta obtener por parte de la Secretaría de Hacienda la autorización como donataria autorizada, el asunto puede volverse una verdadera pesadilla. En una realidad como la que se vive actualmente, es apremiante la generación de mecanismos que verdaderamente propicien que la sociedad participe de manera organizada. No sólo como importantes coadyuvantes de los gobiernos en materia solidaria, sino como verdaderas escuelas de ciudadanía. Las personas adquieren un sentido de pertenencia y de empoderamiento al agruparse para la defensa de intereses que le son comunes, facilitando así la corresponsabilidad en los asuntos de interés público. Ahora bien, lamentablemente en nuestro país no existe la cultura de la participación. Esto puede obedecer a que por más de 70 años a los gobiernos no les interesaba que la sociedad participara, era mucho más fácil tener una sociedad “silenciosa” o apática que no cuestionara las decisiones del régimen. O bien, utilizaban a las organizaciones con fines corporativistas y electoreros. Sin embargo, la nueva realidad política exige que la sociedad se involucre cada vez más en los asuntos públicos, la consolidación de la democracia participativa se ha vuelto imperante. Esta participación será fundamental para evitar el retroceso democrático de México. Todos, desde nuestros diversos campos de acción, debemos de aportar a este esfuerzo, quienes tienen la responsabilidad de gobierno deben ser más incluyentes con la sociedad a la hora de tomar decisiones, los legisladores debemos reformar la Ley para asegurar que los ciudadanos puedan organizarse de manera más sencilla, dentro de la legalidad, pero sin trabas innecesarias. Incluso generar esquemas que beneficien si no con recursos, con otros medios, a aquellas organizaciones que no quieran tramitar su registro. También es muy importante que el Partido Acción Nacional retome el verdadero espíritu de acercamiento institucional con la sociedad civil para evitar caer en percepciones de utilitarismo electoral. Pero también los ciudadanos deben fortalecer sus esquemas de participación, no es válido asumir posturas cómodas o tibias, México necesita de todos, para que de la mano gobierno y sociedad apostemos por una patria ordenada y generosa con una vida mejor y más digna para todos. LN Adriana de Lourdes Hinojosa Céspedes es diputada federal en la LXI Legislatura.

15

El camino de la victoria  

Los éxitos electorales del pasado 4 de julio refrendan, para el Partido Acción Nacional, aquella premisa fundamental que establecieran los f...