Issuu on Google+


No somos nuestra cuenta corriente. No somos nuestro trabajo. No somos el contenido de nuestra cartera. No somos el coche que tenemos. No somos lo material, lo efĂ­mero. En realidad somos algo mĂĄs frĂĄgil que eso, somos lo que sentimos.


consu mismo


Hace un tiempo, no demasiado, no hacía falta mucha cosa para ser feliz. Bastaba con tener la barriga llena, un techo sobre la cabeza y un poco de calor para pasar el invierno. Eso era todo lo que el humano necesitaba, y todo lo que el humano necesitaba para ser feliz (que no es lo mismo). Pero las cosas cambiaron. La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados.

Fai un tempo, non demasiado, non facía falta moita cousa para ser feliz. Bastaba con ter a barriga chea, un teito sobre a cabeza e un pouco de calor para pasar o inverno. Iso era todo o que o humano necesitaba, e todo o que o humano necesitaba para ser feliz (que non é o mesmo). Pero as cousas cambiaron. A publicidade fainos desexar coches e roupas, temos empregos que odiamos para comprar merda que non necesitamos. Somos os fillos malditos da historia, vivindo ao marxe e sen obxectivos. Non sufrimos unha gran guerra, nin unha depresión. A nosa guerra é a guerra espiritual, a nosa gran depresión é a nosa vida. Crecemos coa televisión que nos fixo crer que algún día seriamos millonarios, deuses do cine ou estrelas do rock, pero non o seremos e aos poucos démonos conta e estamos, moi, moi encabuxados. 5


6


Poderoso caballero es don dinero Maltrato al mundo rural

off el consumo te consume

BĂşsqueda de identidad Publicidad humana


8


9


10


Nuestro cerebro primitivo nos hace pensar que más es mejor. Para nuestros antepasados esto era una realidad; cuanta más comida, mayores oportunidades de supervivencia tenían. No solo queremos tener más, sino que queremos tener más que los demás. La competencia ya viene de nuestros antepasados que era un instinto necesario para la evolución de la especie y para la supervivencia de ésta. Antes necesario, ahora nos juega una mala pasada. O noso cerebro primitivo fainos pensar que máis é mellor. Para os nosos antepasados isto era unha realidade; canta máis comida, maiores oportunidades de supervivencia tiñan. Non só queremos ter máis, senón que queremos ter máis que os demais. A competencia xa vén dos nosos antepasados que era un instinto necesario para a evolución da especie e para a supervivencia desta. Antes necesario, agora xóganos unha mala pasada.


12


Cuando das más valor al dinero que a tu propia vida, empieza a ser un problema. Esta es la historia de varios casos en los que el poderoso dinero puede con ellos...y con su familia.

Cando dás máis valor ao diñeiro que á túa propia vida, empeza a ser un problema. Esta é a historia de varios casos nos que o poderoso diñeiro pode con eles...e coa súa familia.

13


Ni siquiera pude andar unos metros para tirar los restos de la comida de hoy. Ellos estaban allí. Sus trajes italianos. Su mirada fría y despiadada. No me dio tiempo ni de articular un monosílabo. Caí al momento. Inherte. Frío. Ahora pienso y recapacito. Hubiera sido mejor no haberles conocido. Nin sequera puiden andar uns metros para tirar os restos da comida de hoxe. Eles estaban alí. Os seus traxes italianos. A súa mirada fría e desapiadada. Non me deu tempo nin de articular un monosílabo. Caín ao momento. Inherte. Frío. Agora penso e recapacito. Fose mellor non haberlles coñecido.

14


No vale de nada rezar. Dios puede perdonarnos, pero hay gente que no lo hace. He estado toda la mañana en la iglesia. Pido por los mismos. Por mi hijo. Mis nietos. No quiero que esa gente le haga nada. Prefiero que fuera así. Ellos aún tienen mucho por vivir.

Non vale de nada rezar. Deus pode perdoarnos, pero hai xente que non o fai. estiven toda a mañá na igrexa. Pido polos mesmos. Polo meu fillo. Os meus netos. Non quero que esa xente fágalle nada. Prefiro que fose así. Eles aínda teñen moito por vivir.

15


Unos señores con traje se han acercado a mí. Me han preguntado por papá. Les he dicho que no tenía nada que decirles. Que no los conocía. Por desgracia ellos a mí sí. Dicen ser amigos de papá. Aunque nunca los he visto por casa.

16

Uns señores con traxe achegáronse a min. Preguntáronme por papá. Díxenlles que non tiña nada que dicirlles. Que non os coñecía. Por desgraza eles a min si. Din ser amigos de papá. Aínda que nunca os vin por casa.


Yo al oro me humillo. Él es mi amante. Mi amado. Puro enamorado. Continuo amarillo.

Eu ao ouro humíllome. É o meu amante. O meu amado. Puro namorado. Continuo amarelo.

17


18


Ellos vienen. Pelean. Destruyen. Corrompen. Siempre termina igual.

Eles veĂąen. Pelexan. DestrĂşen. Corrompen. Sempre termina igual.


20

Solo después de que el último árbol sea cortado. Solo después de que el último río sea envenenado. Solo después de que el último pez sea apresado. Solo entonces sabrás que el dinero no se puede comer.

Profecia india


Só despois de que a última árbore sexa cortado. Só despois de que o último río sexa envelenado. Só despois de que o último peixe sexa apresado. Só entón saberás que o diñeiro non se pode comer.

Profecia india


No basta con mirar hacia el cielo para localizar el hueco o agujero en la capa de ozono, una amenaza invisible. Non basta con mirar cara ao ceo para localizar o oco ou buraco na capa de ozono, unha ameaza invisible. 22


Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el gĂŠnero humano no la escucha. Produce unha inmensa tristeza pensar que a natureza fala mentres o xĂŠnero humano non a escoita.


25


26


28


Aunque a muchos les pueda resultar ofensivo, está comprobado que una de las causas primarias del consumismo es la baja autoestima. Según un estudio de la Universidad de Chicago, hay evidencia que señala una relación entre la baja autoestima y el materialismo. Pero, lo que es más importante e interesante, también hay evidencia que el consumismo y el materialismo son causantes de baja autoestima.Ha quedado demostrado que la felicidad no se puede comprar. Las sociedades ricas, presas del consumismo, son las que, estadísticamente, registran mayores casos de depresión, alcoholismo, crimen, ansiedad, obesidad y suicidios. Ya lo dicen en la película El Club de la Pelea: “La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos”.

Aínda que a moitos póidalles resultar ofensivo, está comprobado que unha das causas primarias do consumismo é a baixa autoestima. Segundo un estudo da Universidade de Chicago, hai evidencia que sinala unha relación entre a baixa autoestima e o materialismo. Pero, o que é máis importante e interesante, tamén hai evidencia que o consumismo e o materialismo son causantes de baixa autoestima. quedou demostrado que a felicidade non se pode comprar. As sociedades ricas, presas do consumismo, son as que, estatisticamente, rexistran maiores casos de depresión, alcoholismo, crime, ansiedade, obesidade e suicidios. Xa o din na película O Club da Loita: “A publicidade fainos desexar coches e roupas, temos empregos que odiamos para comprar merda que non necesitamos”.


30


A diario, la gente toma píldoras para dormir, para despertarse, para adelga­zar, para la ansiedad, para la depresión, para estimularse, etc. Millones de personas sufren de depresión. El consumo de calmantes, antidepresivos, hipnóticos, sedantes, tranquilizan­tes, psico-estimulantes, psicotrópicos, ansiolíticos y neurolépticos se in­ crementa cada año. La farmacoterapia, alimentada por un monstruoso complejo industrial, termina produciendo dependencia psicológica. Mucho se ha dicho sobre las adic­ciones. La vida en los centros urbanos nos impone otras adicciones y nos ha habituado a un estado de conciencia tan apático que nos hemos convertido en adictos a la mediocridad, a la anomia, al desgano, la indiferencia y la insensibili­dad frente al sufrimiento ajeno. Vivimos en una sociedad que desalienta la audacia, que pretende encolumnarnos detrás de las expectativas hedonistas y consumistas que el modelo productivista nos trata de imponer. Hedonistas, porque pare­cería que el máximo objetivo a alcanzar es el placer. Un placer que, al buscar su satisfacción donde no debe, ensancha la frustración. No es en un desodorante donde hallaremos la posibilidad de encontrar a un amigo o amiga, ni en un automóvil la solución a nuestras inhibiciones ante el otro sexo. Consumistas, porque se pretende equiparar la potencia del ser humano con su capacidad de compra.


32


A diario, a xente toma pílulas para durmir, para espertarse, para adelga­zar, para a ansiedade, para a depresión, para estimularse, etc. Millóns de persoas sofren de depresión. O consumo de calmantes, antidepresivos, hipnóticos, sedantes, tranquilizan­tes, psico-estimulantes, psicotrópicos, ansiolíticos e neurolépticos se in­crementa cada ano. A farmacoterapia, alimentada por un monstruoso complexo industrial, termina producindo dependencia psicolóxica. Moito se dixo sobre as adic­ciones. A vida nos centros urbanos imponnos outras adiccións e habituounos a un estado de conciencia tan apático que nos convertemos en adictos á mediocridade, á anomia, ao desgano, a indiferenza e a insensibili­dade fronte ao sufrimento alleo. Vivimos nunha sociedade que desalienta a audacia, que pretende encolumnarnos detrás das expectativas hedonistas e consumistas que o modelo productivista trátanos de impor. Hedonistas, porque pare­cería que o máximo obxectivo a alcanzar é o pracer. Un pracer que, ao buscar a súa satisfacción onde non debe, ensancha a frustración. Non é nun desodorizante onde acharemos a posibilidade de atopar a un amigo ou amiga, nin nun automóbil a solución ás nosas inhibicións ante o outro sexo. Consumistas, porque se pretende equiparar a potencia do ser humano coa súa capacidade de compra.


34


Lo que nosotros consumimos nos consume a nosotros. Como la lejía a la ropa nos come poco a poco. Grandes marcas, nuevos productos que sustituyen a los “viejos”, todo sirve para calmar nuestra baja autoestima. Queremos ser lo que nunca seremos.

O que nós consumimos consómenos a nós. Como a lejía á roupa cómenos aos poucos. Grandes marcas, novos produtos que substitúen aos “vellos”, todo serve para acougar a nosa baixa autoestima. Queremos ser o que nunca seremos.


Podemos recordar la filosofía del fundador de McDonalds, quien afirmaba que la empresa de consumo que atrae a los niños es la única que incrementará con seguridad sus ventas a largo plazo; por un lado porque, en la época de estrés y problemática en la familia, pocos padres tienen el coraje para oponerse a los deseos de sus hijos en cuanto a lo que comida se refiere. “Además, un niño cliente de McDonalds significa a largo plazo un adulto que, una vez padre, traerá sus hijos a la hamburguesería para revivir sus recuerdos infantiles .” Podemos recordar a filosofía do fundador de McDonalds, quen afirmaba que a empresa de consumo que atrae aos nenos é a única que incrementará con seguridade as súas vendas a longo prazo; por unha banda porque, na época de tensión e problemática na familia, poucos pais teñen a coraxe para oporse aos desexos dos seus fillos en canto ao que comida refírese. “Ademais, un neno cliente de McDonalds significa a longo prazo un adulto que, unha vez pai, traerá os seus fillos á hamburguesería para revivir os seus recordos infantís .”

37


38


“La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados.” Tyler Durden (El Club de la Lucha)


“A publicidade fainos desexar coches e roupas, temos empregos que odiamos para comprar merda que non necesitamos. Somos os fillos malditos da historia, desarraigados e sen obxectivos. Non sufrimos unha gran guerra, nin unha depresión. A nosa guerra é a guerra espiritual, a nosa gran depresión é a nosa vida. Crecemos coa televisión que nos fixo crer que algún día seriamos millonarios, deuses do cine ou estrelas do rock, pero non o seremos e aos poucos démonos conta e estamos, moi, moi encabuxados.” Tyler Durden (O Club da Loita)


41


42


43


44


Mucha gente no encuentra su misión en la vida e intenta comprarla. Como el dinero no es algo tangible, compran cosas para querer ser. Hay una obsesión con la idea de que “tener es ser”. Por medio del dinero muestran su status, crean su estereotipo de persona a base de comprar cosas. También la gente joven sufre “crisis de identidad” que suple con la compra de artículos. Es su búsqueda de identidad. Moita xente non atopa a súa misión na vida e intenta comprala. Como o diñeiro non é algo tanxible, compran cousas para querer ser. Hai unha obsesión coa idea de que “ter é ser”. Por medio do diñeiro mostran o seu status, crean o seu estereotipo de persoa a base de comprar cousas. Tamén a xente nova sofre “crise de identidade” que suple coa compra de artigos. É a súa procura de identidade.


46


Sólo ahora, después de tantos años de comprarme a mí mismo a través de las marcas, está claro: literalmente, no tengo ni idea de quién soy.

Só agora, logo de tantos anos de comprarme a min mesmo a través das marcas, está claro: literalmente, non teño nin idea de quen son.


Emitir los mensajes correctos a las personas adecuadas me llena de felicidad y de confianza y me asegura que cuanta más claridad y sofisticación transmitan mis mensajes de marcas, más feliz seré y más me apreciarán.

48

Emitir as mensaxes correctas ás persoas adecuadas éncheme de felicidade e de confianza e asegúrame que canta máis claridade e sofisticación transmitan as miñas mensaxes de marcas, máis feliz serei e máis me apreciarán.


De adolescente las usé para crear un nuevo sentido de identidad. Al pasar a la vida adulta, las marcas se convirtieron en una herramienta a través de la cual refuerzo mi identidad y expreso aspiraciones sobre mi yo futuro. He llegado al punto de depender de estas marcas para reafirmar cada aspecto de mi autoestima.

Noto que en los últimos años tanto física como psicológicamente he cambiado notablemente. Estes últimos meses me he decantado por una imagen más “macarra”, todos mis amigos visten así. Me gustan las marcas, creo que dan identidad a mi persona. Busco una identidad sólida que me permita decir que soy.

De adolescente useinas para crear un novo sentido de identidade. Ao pasar á vida adulta, as marcas convertéronse nunha ferramenta a través da cal reforzo a miña identidade e expreso aspiracións sobre a miña eu futuro. cheguei ao momento de depender destas marcas para reafirmar cada aspecto da miña autoestima.

Sinto que nos últimos anos tanto física como psicoloxicamente cambiei notablemente. Lestes últimos meses decanteime por unha imaxe máis ?macarra?, todos os meus amigos visten así. Gústanme as marcas, creo que dan identidade á miña persoa. Busco unha identidade sólida que me permita dicir que son.


50


Mucha gente no encuentra su misión en la vida e intenta comprarla. El dinero no es una cosa tangible, por lo que la gente intenta conseguir su status a base de compras innecesarias y superfluas.

Moita xente non atopa a súa misión na vida e intenta comprala. O diñeiro non é unha cousa tanxible, polo que a xente intenta conseguir a súa status a base de compras innecesarias e superfluas.


Calle de la Catedral // Rúa da Catedral

Calle de Tinerías // Rúa de Tinerías


53

Calle de la Reina // Rúa da Raiña

Calle de Cruz // Rúa da Cruz


No vendas tu alma al diablo, aunque éste no habite en el infierno, sino en la superficie y disfrazado de satisfacción y alegría.

Plaza Pío XII.Lugo // Praza Pío XII.Lugo

Non vendas a túa alma ao diaño, aínda que este non habite no inferno, senón na superficie e disfrazado de satisfacción e ledicia.


55


Noelia Castro Freire



Somos lo que sentimos