Issuu on Google+

Taller de Análisis: “Construyendo una cultura Forestal” Desde los diversos ámbitos de la gobernanza: comunal, territorial, regional y nacional. FCBC – COINFO - CFV

Los desafíos en la gobernanza y el manejo forestal sostenible en el Bosque Modelo Chiquitano

Félix Rocha1, Marco Urey2, Roberto Vides-Almonacid.3, Julio César Salinas4, Hermes Justiniano5 , Damián Rumiz6, Juan Pablo Baldiviezo7 y Javier Coimbra8


Antecedentes y contexto El Bosque Modelo Chiquitano en Bolivia, de más de 20 millones de ha, contiene uno de los bloques más grandes de bosques tropicales secos del mundo. Cerca de 14 millones de ha se mantienen aún bajo condiciones aceptables de conservación. Históricamente, el Bosque Chiquitano es proveedor de maderas de gran valor comercial al mercado nacional e internacional y constituye uno de los bosques en Bolivia de donde más especies maderables se extraen: alrededor de 30. Especies tales como cedro (Cedrela odorata), tajibo (Tabebuia spp), roble (Amburana cearensis), cuchi (Astronium urundeuva), soto (Schinopsis brasiliensis), morado (Machaerium scleroxylon), curupaú (Anadenanthera colubrina), entre varias otras. El volumen aprovechable es de 10 m3 / ha (para árboles > al DMC). El crecimiento diamétrico de sus especies maderables también es variable de acuerdo a su posición geográfica y a su vez muy variable entre las especies (0,05 a 1,31 cm / año).


Antecedentes y contexto Al manejo forestal en el Bosque Modelo Chiquitano hay que analizarlo desde diferentes perspectivas y escalas. Por un lado se encuentran las grandes empresas comerciales (algunas llegan a tener concesiones forestales de más de 300 mil ha), cuyo interés principal es el negocio de la madera para exportación y que han buscado – con apoyo de la cooperación internacional – la certificación forestal voluntaria bajo los estándares del FSC (Forest Stewardship Council). Por otro lado, los grupos locales – tanto indígenas como criollos – han respondido de manera heterogénea a este modelo de acceso a los recursos forestales promovido por la Ley 1.700. Las ASLs (conformadas principalmente por grupos locales que explotaban ilegalmente los bosques) no lograron consolidarse como alternativas a las empresas forestales y en la mayoría de los casos resultaron en un rotundo fracaso. El manejo forestal a escala comunal por grupos indígenas Chiquitanos fue desarrollando como una opción con diferentes experiencias, algunas exitosas y otras no tanto, que dejaron diversas y útiles lecciones aprendidas.


Antecedentes y contexto Derechos otorgados en la Chiquitan铆a al 2011 Tipo de derecho forestal

Superficie ha

Concesi贸n forestal

2.150.323,24 ha

TCO

636.895,616 ha

Propiedad Privada

6987.74,28 ha

ASL

477.540,704 ha

Comunidad

50.022,8025 ha

TOTAL

4.013.556,64 HA


Estudio de caso 1. COINFO Es una organización local formada por representantes de comunidades con vocación forestal, que ha servido de impulsora para el manejo forestal comunitario. Esta organización, denominada Comité Intercomunal Forestal Velasco (COINFO), ha llevado el número de comunidades de 3 en 2005 (cuando se establece) a 18 en 2011, con un crecimiento en la superficie de bosque comunal bajo manejo forestal desde menos de 10 mil ha a cerca de 150 mil ha. Este incremento se refleja tanto en el número de familias involucradas en la actividad (de menos de 300 a cerca de 1.500 familias)


Estudio de Caso 1. COINFO

Las mujeres conforman no sólo más del tercio de los miembros de la asociación forestal, sino que han accedido a cargos directivos, aportando a la toma de decisiones y a la administración más ordenada de la actividad forestal. Los beneficios tanto tangibles (mejora en los ingresos por el mayor volumen de negocios con la madera, la inserción de nuevas especies en el mercado, mejora de los caminos de acceso a las comunidades) como intangibles (mayor cohesión familiar al reducirse la migración temporal de los hombres en su búsqueda de fuentes de ingresos e inclusión de la mujer). Algunas de estas comunidades, en la década de los ´70, explotaban los bosques de manera irracional e ilegal. A partir del apoyo de la Cooperación Internacional y FCBC desde el año 2007, asimismo, apegado a la ley forestal y con la incorporación de algunas herramientas de la certificación forestal, lograron en gran medida manejar sus bosques de mejor manera que aquellas comunidades que no recibieron este apoyo, habiéndose visto los resultados en las inspecciones realizadas por la ABT en el transcurso del 2011.


Estudio de caso 2. TCO Turubó Este En el segundo caso, el de la TCO Turubó Este (101.119 ha), las comunidades que la conforman buscaron opciones para transformar el aprovechamiento forestal ilegal e insostenible (en gran medida realizado por personas externas al territorio indígena) en una actividad legal y planificada. De esta manera, alcanzaron a conformar una incipiente asociación forestal y – con el apoyo de entidades de cooperación como la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano y la Unión Europea – lograron elaborar un plan de gestión territorial indígena, un primer plan general de manejo forestal para más de 30 mil ha y tres planes operativos forestales.

Si bien la actividad forestal en la TCO Turubó Este aún requiere recorrer un largo camino para consolidarse, las bases sentadas vislumbran un mejor futuro para el recurso forestal y, sobre todo, una distribución más justa de sus beneficios para las comunidades locales.


GRACIAS


Conclusiones generales La gobernanza forestal en el Bosque Modelo Chiquitano depende de variados factores (ecológicos, sociales, culturales, económicos y políticos) y de la participación de diversos actores y sectores, algunas veces contrapuestos.

los casos vistos demuestran que, cuando los actores forestales locales se involucran activamente en el diseño de sus propios planes de manejo y en la toma de decisiones con mayor participación de los miembros de las comunidades (incluyendo mujeres y jóvenes), se percibe un mayor interés por gestionar de manera responsable sus recursos naturales y mejorar la distribución de los beneficios económicos generados. Es importante también reconocer que estos procesos se consolidarán en el tiempo, con la existencia y compromiso de liderazgos locales proactivamente positivos.


BM_Chiquitano FRocha