Page 9

La Revolución Rusa en su centenario

La Rusia de los zares

1. EL PODER DEL ZAR sufrió constantes campañas de “rusificación” por parte de los zares, con el fin de imponer el idioma ruso y la religión ortodoxa entre sus súbditos. Los Romanov, que celebraron el trescientos aniversario de su llegada al trono en 1913, gobernaban de manera autocrática, apoyados en la nobleza terrateniente, el Ejército y la Iglesia ortodoxa. Se trataba todavía de una monarquía absolutista, similar a las que habían ido desapareciendo durante la era de las revoluciones en la Europa de los siglos XVIII y XIX. Nicolás II (1894-1917), el último zar, ejercía su autoridad en un territorio sin Constitución ni Parlamento. Su poder tenía un origen divino y por ello solo debía obedecer a su propio juicio, aconsejado por los miembros de la corte en San Petersburgo o en Moscú. Sus decisiones debían ser puestas en práctica por una burocracia formada por miles de funcionarios y delegados que intentaban llegar, no siempre con éxito, a todos los lugares del Imperio. Cerrada desde el punto de vista social a la alta nobleza, que ocupaba los puestos elevados, sus formas de reclutamiento eran más abiertas para cargos inferiores, con lo que se incorporaron progresivamente a la Administración grupos sociales más humildes. Otro gran pilar de la autocracia rusa era el Ejército, a pesar de haber sufrido derrotas en Crimea (1853-1866) y contra

En 1914 el Imperio ruso se extendía desde el mar de Ojotsk hasta el Báltico y desde el Ártico hasta el Cáucaso o la meseta de Mongolia. Con una población de 125 millones de habitantes en 1897, ocupaba en Europa la actual Finlandia, las repúblicas bálticas, Polonia, Bielorrusia, Ukrania o Moldavia. En Asia sus fronteras llegaban hasta Japón, China, la Cachemira británica o Afganistán. Este inmenso territorio se había formado a partir del Principado de Moscú, que en el siglo XVI pasó a denominarse Zarato ruso y que se extendió por Siberia durante la Edad Moderna, mientras los países de Europa occidental desarrollaban su expansión colonial en el Atlántico o en el Índico. La dinastía Romanov accedió al trono en 1613 y con Pedro I, que construyó San Petersburgo y se proclamó emperador en 1721, o con Catalina II, Rusia se expandió además hacia el Báltico, frente a los suecos, y hacia el sur, frente al Imperio otomano. De este modo fue ganando peso en la política europea, tras las guerras napoleónicas controló la mayor parte del Gran Ducado de Varsovia y se convirtió en una de las grandes potencias defensoras de la Europa de la Restauración, presente en el Congreso de Viena (1814-1815) o en la Santa Alianza (1815). Su población estaba compuesta por una gran diversidad lingüística, étnica y religiosa que 7

Profile for Celandigital Celan

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

Advertisement