Page 74

La institucionalización

La Revolución Rusa en su centenario

general, el poco avance en la dotación de una industria pesada al país... La carta de Trotski del 8 de octubre de 1923 en la que criticaba estos aspectos fue el detonante para ser condenado por su oposición al triunvirato. En este contexto, que coincidió con la muerte de Lenin el 21 de enero de 1924, comenzó una dura campaña en la prensa y en el Comité del Partido contra Trotski, que fue acusado de ser: antibolchevique, insensible a la situación de los campesinos, simpatizante menchevique, etc. Las denuncias antitrotskistas se convirtieron en algo habitual en la prensa y en el Comité del Partido y en 1925 se le obligó a abandonar su cargo de comisario del pueblo para la Guerra. Simultáneamente, Stalin comenzó a controlar el Partido –del partido dirigido por la élite de revolucionarios profesionales de Lenin se pasó al partido de masas de Stalin, que favoreció la afiliación de miles de personas a condición de respetar fielmente sus principios-, dificultó la difusión de las ideas de la oposición y se impuso inflexiblemente a los otros dos miembros del triunvirato. La división afloró a propósito de la política agrícola a seguir. Zinóviev y Kámenev se opusieron a una política favorable al campesinado de la NEP. La batalla se dio en el XIV Congreso del Partido (diciembre, 1925) donde Kámenev atacó, sin éxito, directamente a Stalin rompiendo la idea de liderazgo colectivo: “Nos oponemos a la teoría del control individual, nos oponemos a la creación de un líder. No podemos considerar como normal, y pensamos que es perjudicial para el partido, que se prolongue una situación en la que la secretaría combina la política y la organización y, en realidad, decide por anticipado los rumbos políticos.

cracia de partido” que sustituyese a la burocracia en ascenso. Además criticaba con dureza la NEP, porque estaba seguro de que la revolución solo avanzaría si se reanudaban la socialización de los medios de producción, y se impulsaba el desarrollo de la industria. Sus ideas no se popularizaron porque, entre otros motivos, sus escritos tuvieron escasa difusión más allá de la dirección del Partido. Stalin, dirigente bolchevique valorado por su eficiencia y lealtad, había sido nombrado secretario general del Partido en 1922. Pensaba que el “socialismo en un sólo país” era el mejor camino para asegurar su supervivencia, ya que había fracasado la expectativa de revolución mundial en la que creían en 1917, como había demostrado, por ejemplo, el fracaso del Levantamiento Espartaquista en Alemania. Hizo de este mensaje una consigna de exaltación patriótica para todos sus seguidores, asimismo se apropió de la imagen de Lenin, contribuyendo a una auténtica sacralización de la figura del líder revolucionario. Siguiendo esta carrera para conquistar el poder, en el XII Congreso del Partido (abril de 1923) se acordó que a Lenin le sustituiría un triunvirato formado por Zinóviev, Kámenev –ambos históricos dirigentes bolcheviques- y Stalin, quien a partir de entonces maniobró para mostrarse como el discípulo de Lenin. El objetivo del triunvirato era alejar a Trotski del poder ejecutivo. Su reacción se bifurcó en dos direcciones: por una parte, buscaba apoyos en el Ejército y en las instituciones educativas universitarias, que le eran favorables; por otra, intensificó la campaña contra la degeneración del Partido, la burocratización de los cuadros dirigentes que hacía alejar a las masas, la omnipotencia del secretario 72

Profile for Celandigital Celan

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

Advertisement