Page 70

La institucionalización

La Revolución Rusa en su centenario

tribunales populares contrarrevolucionarios, entre otros. El III Congreso Panruso de los Soviets, celebrado en enero de 1918, aprobó la creación de la República Soviética Federativa Socialista Rusa (RSFSR) “sobre la base de unión voluntaria de los pueblos de Rusia en forma de federación de Repúblicas soviéticas”, encargó al Comité Ejecutivo Central del Congreso que elaborara una constitución y adoptó la Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado, como alternativa a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución Francesa. En ella se proclamaba que Rusia era una República de los Soviets de Diputados Obreros, Soldados y Campesinos, que “se funda sobre la base de la libre unión de naciones libres, como federación de repúblicas nacionales soviéticas”, en un sentido claro de expansión internacional de la revolución, que pronto chocó con la realidad y les obligó a centrarlo en la defensa de la revolución en su país. El 3 de julio de 1918 fue aprobada por el V Congreso de los Soviets la Constitución de la República Soviética Federal, que no llegó a entrar en vigor. La dictadura del proletariado y la Constitución se justificaban como instrumentos interinos “con el propósito de aplastar completamente a la burguesía, de abolir la explotación del hombre por el hombre y de establecer progresivamente el socialismo, en el que no habrá división de clases ni poder del Estado”. Junto con estas nuevas instituciones se va a producir el fortalecimiento del Partido Comunista, que con el tiempo llegaría incluso a desplazar a los soviets. Desde el final de la Guerra Civil, el Gobierno se enfrenta a la toma de decisiones

funcionar contra los supuestos enemigos del pueblo y se extendió muy pronto a anarquistas, mencheviques y socialrevolucionarios. Además, fundó el Ejército Rojo, brazo armado popular para defender los logros revolucionarios ante el inminente estallido de la Guerra Civil en 1918. Este conflicto, que fue nacional e internacional a un tiempo, consolidó la división entre dos mundos enfrentados de forma irreconciliable: el capitalista y el comunista. Lenin se dispuso a resucitar el espíritu internacionalista que se había destruido al inicio de la I Guerra Mundial, fundando en marzo de 1919 la III Internacional Comunista (Komintern), coincidiendo con el cambio del nombre del partido, que pasó a llamarse también Partido Comunista Ruso. Con este gesto, se expresó la definitiva división del movimiento obrero entre el nuevo sector revolucionario comunista, dependiente de la URSS, y el socialdemócrata, heredero de la II Internacional. En diciembre de 1917, se celebraron elecciones a la Asamblea Constituyente en las que obtuvieron el triunfo los socialistas revolucionarios. En la sesión de apertura de la Asamblea, ante la negativa de esta a aprobar una Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador, fue disuelta por el gobierno soviético por considerarla contrarrevolucionaria y el poder fue asumido por el Partido Bolchevique. El proceso de concentración de poder bajo el nuevo Partido Comunista contribuyó a la profundización en la obra revolucionaria a través de nuevos decretos: separación de la Iglesia y el Estado, nacionalización de la propiedad eclesiástica, confiscación de propiedades a las clases acomodadas, nacionalización de la banca y los ferrocarriles y creación de 68

Profile for Celandigital Celan

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

Advertisement