Page 67

La Revolución Rusa en su centenario

La institucionalización

El objetivo común en todos ellos era sacar a Rusia del atraso económico, consolidar su industria y hacerla agrícola y militarmente autosuficiente. No coincidió la interpretación oficial del régimen, que animaba mediante su aparato de propaganda y represión a los soviéticos al sacrificio para contribuir al desarrollo de su país y del comunismo, con la de los críticos con dicho proceso -que fueron perseguidos por su disidencia- como los campesinos obligados a integrarse en koljoses y sovjoses, que se negaban a entregar sus tierras y ganados a la colectividad. Como consecuencias de este proceso, se pueden señalar el creciente desequilibrio entre las zonas rurales y las regiones industriales -30 millones de campesinos emigraron a las ciudades- y la desaparición definitiva de las estructuras tradicionales rusas. A la vez, se facilitó la incorporación de maquinaria y nuevas técnicas agrícolas y se potenció la industria pesada y armamentística que convirtió a la URSS en la tercera potencia industrial mundial detrás de EE. UU. y Alemania, a la que derrotó en la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, y hasta la desaparición de la URSS en 1991, se dio prioridad al despegue industrial frente al agrícola, para alcanzar económica y tecnológicamente a los países capitalistas desarrollados desviando más recursos a la industria pesada (que debía convertirse en el motor principal del proceso) que a la de bienes de consumo, por lo que se mantuvo el bajo nivel de vida de los soviéticos.

merciante que se beneficiaba de la apertura económica, como una traición a la revolución. En el otoño de 1923 estalló una oleada de huelgas, que alarmaron a los dirigentes del partido y su comité central nombró al “Comité de las tijeras”, compuesto por 17 miembros, que valoraron el impacto de esta crisis. El Estado tomó medidas dirigidas a reducir la inflación y mejorar la producción industrial, así como a controlar los precios para evitar un nuevo desajuste entre el campo y la ciudad. Aun así, no fue capaz de equilibrar el mercado ni de pacificar los ánimos de campesinos y proletariado industrial. Como los resultados económicos fueron mejorando, la NEP continuó su andadura, hasta que -ante una nueva crisis agrícola en 1928-29- Stalin inauguró una nueva etapa en la construcción del Estado soviético. Durante la misma se disolvió el sistema mixto de propiedad estatal y privada y se volvió al dirigismo estatal de las fases iniciales de la revolución. Su principal tarea era derrotar y expulsar a la oposición para poner en marcha esta política económica que terminó con la NEP. El Estado controló a partir de entonces toda la actividad y delimitó las pautas a seguir en inversión, producción, consumo, salarios y precios, a través de un organismo especializado (el “Gosplan”). Los medios para conseguirlo fueron la colectivización de los campos, la socialización de la industria y el control de la distribución de la producción. La actividad económica se proyectó en períodos de 5 años, llamados “Planes Quinquenales”. De 1928 a 1941 hubo tres planes, el último de los cuales fue interrumpido por la Segunda Guerra Mundial. 65

Profile for Celandigital Celan

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

La revolución rusa en su centenario (1917 2017)  

Advertisement