Issuu on Google+

   

     

Un  largo  viaje

   

 

Juan  Carlos  Bermejo  Cerro  

 


Un  largo  viaje  

 

  Tenía  un  largo  viaje  por  delante.  Estaba  muy  enfadado.  Con  su  madre.  Con  su  padre.   Con  el  mundo.  Con  todo.   Acababa   de   terminar   el   colegio   y   sus   padres   lo   mandaban   al   pueblo,   a   casa   de   sus   abuelos   a   pasar   el   verano.   Vivían   en   Gijón;   allí   estaban   todos   sus   amigos.   Tenía   pensado  pasar  todo  el  verano  en  la  playa  y  en  el  parque  pasándolo  en  grande.  Y  sus   padres,  contra  su  voluntad,  lo  mandaban  al  pueblo,  a  casa  de  los  abuelos,  que  estaba   en   Cáceres.   No   sabía   muy   bien   donde   era,   pero   era   muy,   muy   lejos.   Y   lo   peor,   no   conocía   absolutamente   a   nadie.   No   tenía   playa,   solo   una   piscina   y   un   río   cerca   y   no   sabía  si  había  parques.  Solo  estuvo  una  vez,  de  muy  pequeño  y  recordaba  que  olía  a   vaca  y  a  cerdo.   Sus  padres  habían  tratado  de  explicárselo.  Papa  había  encontrado  trabajo  después  de   más  de  un  año  parado  y  tenía  que  echar  un  montón  de  horas.  Y  mamá  había  cambiado   de   centro   y   le   habían   puesto   turno   de   trabajo   mañana   y   tarde.   No   lograba   entender   que  por  un  par  de  problemas  de  sus  padres  su  proyecto  de  verano  perfecto  se  hubiera   visto  reducido  a  cenizas.   Su   madre   le   llevó   a   la   estación   de   guaguas   y   le   dijo   que   tardaría   muchas   horas   en   llegar.   A   la   llegada   le   estarían   esperando   los   abuelos.   Llevaba   de   todo   para   no   aburrirse:  nintendo,  psp,  tazos  y  hasta  un  libro,  aunque  no  le  gustaba  demasiado  leer.   Se  sentó  donde  le  correspondía.  La  guagua  arrancó  y  le  pareció  que  mamá  se  quedaba   triste.   Encima,   pensó,   se   deshacen   de   mí,   me   mandan   al   fin   del   mundo   y   se   ponen   tristes  ellos.   Ya   llevaba   mucho   rato   de   camino.   Por   lo   menos   media   hora   o   más.   Y   estaba   completamente   desesperado.   Estaba   jugando   a   la   nintendo   y   como   estaba   cabreado   no  conseguía  pasarse  la  pantalla.  Sabía  que  iba  a  tardar  mucho  en  llegar  y  eso  lo  ponía   más  furioso  todavía.     -­‐

Cuando   venga   la   próxima   nube   tienes   que   ponerte   a   la   derecha   de   la   roca   y   disparar  –  escuchó  de  repente  de  su  compañero  de  asiento.  

Juan Carlos Bermejo Cerro

 

1  


Un  largo  viaje  

 

No   se   había   fijado   hasta   ese   momento,   pero   tenía   un   compañero   de   asiento   a   su   derecha.  Se  había  subido  varias  paradas  después  de  la  estación  de  guaguas  y  lo  único   que  recordaba  es  que  le  molestó  cuando  se  tuvo  que  apartar  para  que  el  pasara  a  su   asiento.   -­‐

Qué  sabrás  tú.  ¿Quién  te  ha  dado  vela  en  este  entierro?  -­‐  Era  un  niño  un  poco   más   alto   que   él   y   no   había   dicho   esta   boca   es   mía   en   el   rato   que   llevaban   viajando.      

Siguió  jugando  y  le  volvieron  a  matar  en  el  mismo  sitio.  A  la  siguiente  hizo  lo  que  le  dijo   el  chico.     -­‐

¡Huoooopa,  qué  truco  más  bueno¡  Su  compañero  tenía  razón.-­‐    Pasó  la  pantalla   sin  ningún  problema.  

Todavía  se  hizo  un  poco  más  el  duro,  pero  finalmente  le  dio  las  gracias.  Empezaron  a   jugar  juntos,  una  pantalla  cada  uno.  El  chico  era  realmente  bueno  y  lo  mejor  de  todo   es   que   se   conocía   el   juego   a   la   perfección;   tenía   un   truco   para   cada   pantalla.   Iban   avanzando  casi  sin  darse  cuenta  y  lo  estaba  empezando  a  pasar  bien.  Ya  casi  no  tenía   rastro  del  mal  humor.     El   conductor   anunció   que   quedaban   diez   minutos   para   llegar   a   Cáceres.   Ambos   se   quedaron  sorprendidos.  Se  dieron  cuenta  que  habían  ido  todo  el  camino  jugando  y  ni   siquiera   habían   tenido   tiempo   ni   de   comerse   los   bocadillos.   De   repente   les   entró   mucha   hambre.   Se   miraron,   se   dieron   cuenta   que   ambos   estaban   pensando   exactamente   lo   mismo   y   empezaron   a   reír   a   carcajadas.   El   muchacho,   a   parte   del   bocadillo,   llevaba   unas   galletas   rellenas   de   chocolate   que   eran   la   bomba.   Ambos   las   compartieron  con  ansiedad.     La  guagua  se  paró  y  ambos  bajaron.  Los  abuelos  le  estaban  esperando,  lo  abrazaron  y   fueron  a  recoger  la  maleta.  Se  dio  cuenta  de  que  no  se  había  despedido  de  su  “nuevo   amigo”.   Rodeó   la   guagua   corriendo   pero   no   lo   encontró.   Subió   para   ver   si   estaba   todavía  dentro,  pero  tampoco  lo  vio.  Ni  rastro.  

Juan Carlos Bermejo Cerro

 

2  


Un  largo  viaje  

 

Se  quedó  bastante  triste.  Habían  estado  tan  entretenidos  que  no  le  había  preguntado   ni  su  nombre.  ¿Cómo  podía  ser  tan  torpe?  Con  lo  bien  que  se  lo  habían  pasado.   Al   día   siguiente   su   abuela   le   dijo   que   le   iba   a   llevar   a   la   piscina.   De   nuevo   estaba   de   bajón;   le   había   vuelto   a   entrar   la   mala   leche.   De   camino   a   la   piscina   la   abuela   iba   hablando   pero   él   no   le   escuchaba.   ¡Qué   pesada   podía   llegar   a   ser   la   abuela,   habla   que   te  habla,  casi  sin  respirar!   -­‐

Te   presento   a   Julio,   el   nieto   de   mi   vecina   Luisa.   Ha   venido   a   pasar   el   verano   como  tú.    

Encima  la  abuela  quería  dirigirle  la  vida.  No  era  suficiente  con  tener  que  pasar  todo  el   verano   aburrido   como   una   ostra   sino   que   además   iba   a   estar   todo   el   día   dándole   instrucciones.   -­‐

¿Quieres  que  vayamos  a  bañarnos?  –  dijo  Julio.    

De  repente  se  quedó  petrificado;  la  voz  le  sonaba  mucho.  Era  su  “nuevo  amigo”  de  la   guagua.  El  corazón  le  dio  un  vuelco.  No  podía  ser  cierto.  ¿Por  qué  tenía  tanta  suerte?   ¿Había   sido   tan   bueno   que   se   merecía   que   algo   así   le   ocurriera?   Seguro   que   no,   por   regla  general  no  solía  portarse  bien.  Pero  ahora  la  vida  le  sonreía.   Fue  un  verano  excepcional.  Decir  que  fue  el  mejor  verano  de  su  vida  era  quedarse  muy   corto.     El  tío  de  Julio  tenía  una  granja.  Madrugaban  todas  las  mañanas  e  iban  a  echarle  una   mano.   Aprendió   a   ordeñar   vacas,   a   hacer   queso,   a   echar   de   comer   a   los   animales.   Todas  las  tardes  iban  a  la  piscina.  Y  si  les  sobraban  fuerzas,  por  la  noche  iban  a  la  plaza;   estaba  repleta  de  niños  y  se  lo  pasaban  en  grande.   Muchos  años  más  tarde,  cuando  ya  tenía  sus  propios  hijos,  le  gustaba  sentarse  de  vez   en  cuando  y  recordar  ese  verano.  El  viaje  en  guagua,  la  granja,  la  piscina,  los  juegos  en   la   plaza,   los   abrazos   del   abuelo,   las   comidas   de   la   abuela.   Siempre   le   ocurría   lo   mismo.   Se   miraba   al   espejo   y   descubría   una   sonrisa.   Acto   seguido   iba   a   por   su   teléfono.   No   necesitaba   buscar   en   la   agenda,   de   hecho   ni   siquiera   lo   tenía   guardado.   Marcaba,   sonaba  …  

Juan Carlos Bermejo Cerro

 

3  


Un  largo  viaje  

 

-­‐

Dígame.  

-­‐

Hola  Julio.  ¿Cómo  va  eso?  

Era   uno   de   sus   mejores   amigos.   Ahora   vivían   lejos   el   uno   del   otro   pero   se   llamaban   habitualmente.  Todos  los  años  reservaban  una  semana  de  vacaciones  para  pasarla  las   dos  familias  juntas.  Los  unía  algo  tan  fuerte  que  nada  ni  nadie  podría  jamás  romper.  

Juan Carlos Bermejo Cerro

 

4  


Un largo viaje