Page 1

El pequeño colibrí se sentía triste y cansado. Se perdió cuando viajaba con su familia en busca de un lugar más cálido donde pasar el invierno y cuando llegó la noche, después de mucho tiempo buscándolos sin ninguna suerte, se resguardo en la habitación de un colegio llamado “LA Colina” aprovechando que las personas encargadas de la limpieza habían dejado abierta la ventana por descuido, después de sus tareas. Aunque alimentarse no era algo que a él le preocupara, ya que siempre había sido muy hábil para esta tarea, el no saber si volvería a ver a sus seres queridos le entristecía profundamente. -No te alejes de nosotros cuando migramos a otro lugar, le repetían siempre sus papás, pero él se emocionaba con todas las cositas que descubría durante sus viajes y se quedaba boquiabierto contemplando esas maravillas, mientras los demás seguían su camino, sin percatarse de su falta. Aquel día mientras volaba vio un destello de luz, y sin darse cuenta fue perdiendo altitud y acercándose para ver que era aquél hermoso lugar donde jugaban miles de niños pequeños, acompañados por sus profesores. El nunca había visto nada igual, una


vez allí sobrevoló por encima de los pequeños, sin darse cuenta de que el tiempo pasaba, y cuando alzó su vuelo llamando a sus papás para enseñarles lo que había descubierto, vio que su llamada no era respondida y que sus papás y sus hermanos habían seguido su vuelo, y ya no podían oírle. De pronto un enorme temor se adueño de él. De sus ojos desapareció toda esa belleza y sólo escuchaba los gritos de ese centenar de pequeños, que cada vez aumentaban más su miedo y su malestar. Entonces buscó un lugar donde cobijarse y así fue como llegó a la recién inaugurada biblioteca del colegio. A su derecha se percató de que había una mesa con libros sin colocar, y por suerte encontró uno abierto y fue arrancando con su piquito hojas del libro para que le dieran un poquito de calor, para poder pasar la noche. ¡OH, Dios Mio ¡ que voy a hacer aquí sólo? ¿Dónde esta mi familia? Y se puso muy triste Así fue como colibrí llegó a nuestro colegio. A la mañana siguiente la biblioteca se llenó de niños, y uno de ellos llamado Jesús descubrió a colibrí escondido entre las tiritas de hojas de su libro preferido “La espada del rey Arturo”.Jesús se sintió muy triste al ver que a su libro le


faltaban hojas, pero el hecho de encontrar a ese pajarillo indefenso le reconfortó. Todos los niños corrieron para verlo, y su seño May al verlo a todos tan emocionados les dijo que os parece, ya que no sabemos su nombre, si le ponemos Colibrito, puesto que ha aparecido dentro de un libro. Colibrito pasó un tiempo allí. El profesor Enrique le hizo una casita de madera, y Jesús juntos con sus amigos todos los días le proporcionaban comida y agua. Colibrito., estaba feliz de haber encontrado un hogar y del cariño que le proporcionaban los pequeños. Y así fue como Colibrito apareció en la biblioteca de la Colina. Y COLORIN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO……

El pequeño colibrí  

Cuento sobre un oqueño pájaro

Advertisement