Page 1


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

2


C.E.I.P. Fernando Molina

UNA CIGÜEÑA SIN NIDO Todos los años, por la misma época más o menos, regresan las cigüeñas al campanario del pueblo, y entonces sabemos que estarán entre nosotros hasta que sus crías puedan volar. Sin embargo, creo que este año no se quedarán aquí porque están arreglando el tejado de la iglesia y les han quitado su nido. Un día vi llegar a una cigüeña y la seguí con la mirada para ver qué hacía, al comprobar que su nido había desaparecido. La cigüeña se quedó parada cerca de la iglesia muy extrañada, y después miró a su alrededor buscando un lugar nuevo donde instalarse. Echó a volar y se dirigió hacia el tejado más alto después de la iglesia, que estaba en la casa de Benito, el de la ferretería. Nada más posarse en su tejado, salió Benito y empezó a tirarle piedras mientras decía: -¡Largo de aquí! ¡No quiero que ensucies mi tejado! La pobre cigüeña echó a volar asustada.

Un Cine Diferente

3


C.E.I.P. Fernando Molina

Entonces se posó en lo alto de un poste de la luz, mientras buscaba otro lugar donde poder construir su nido. Cerca de allí divisó un tejado con chimenea que le podía servir y hacia allí se fue, comenzando a recoger palos, ramas, trozos de plástico…, todo lo que encontraba, hasta que salió a la calle doña Lumi, la dueña de la tienda de ultramarinos, y empezó a gritar: -¡Vete de aquí, sucia cigüeña! ¡No te quiero en mi tejado, busca otro campanario que allí estarás mejor! A mí me dio pena ver a la pobre cigüeña buscando un lugar donde instalarse sin que nadie le dejara el tejado de su casa. Otra vez empezó a buscar por todos lados algún sitio tranquilo donde hacer su nido, y al ver una torre muy alta, hacia allí voló. Ella no sabía que en aquel lugar estaba el depósito de agua del pueblo, y menudo lío se montó cuando Tomás y Casimiro la vieron.

Un Cine Diferente

4


C.E.I.P. Fernando Molina

-¡Vete de aquí, cigüeña, nos vas a ensuciar el agua! ¡Vete por donde has venido!- y le tiraban piedras y palos. Yo entonces vi llorar a la cigüeña en medio del campo, y oí que decía: -Nadie me deja hacer mi nido, nadie me quiere cerca, y yo no hago ningún mal… ¿Qué voy a hacer ahora? Ya conozco este lugar porque nací aquí mismo y le tengo cariño, pero veo que la gente no me quiere a su lado. No entiendo por qué no me dejan vivir con ellos. Ahora me doy cuenta de que no les importaba tenerme en el campanario de la iglesia porque así me mantenían alejada… La cigüeña seguía llorando y yo me acerqué hasta ella. No sabía muy bien qué hacer, pero me daba mucha pena ver cómo la habían tratado, así que pensé en un plan. -¡Ven conmigo, cigüeña!, creo que conozco un lugar donde podrás estar tranquila y hacer tu nido- le dije. Me dirigí a la casa de Bergentino, el herrero, una persona muy cariñosa que solía dejarme jugar con mis amigos en su granero, a cambio de que le Un Cine Diferente

5


C.E.I.P. Fernando Molina

ayudáramos a tirar del fuelle de su fragua y poner al rojo los hierros que luego él modelaba a martillazos. -¡Bergentino!- le llamé a gritos- necesito tu ayuda, vengo con una cigüeña… -¿Qué gritos son esos? ¿Y qué dices de una cigüeña?- me dijo desde la ventana. Cuando salió lo más rápidamente que pudo de su casa le dije: -Bergentino, ésta es la cigüeña que todos los años viene al nido del campanario, pero como el tejado de la iglesia está en obras y le han quitado su nido, no ha podido quedarse. La he visto ir al tejado de Benito, pero la ha echado a pedradas; luego al tejado de doña Lumi, y también la ha echado, y cuando empezaba a construir un nuevo nido encima del depósito de agua, Tomás y Casimiro también le han tirado piedras para que se fuera. -¿Y ahora qué quieres?- preguntó Bergentino. -He pensado que quizá… si no te importan, le puedes dejar hacer el nido en el tejado de tu granero, así se comería los ratoncillos que andan por allí zampándose todo el grano.

Un Cine Diferente

6


C.E.I.P. Fernando Molina

-No me parece mala idea, no señor- contestó Bergentino. Se acercó a la cigüeña, que se había mantenido a cierta distancia por miedo a que otra vez le tiraran piedras, y le dijo: -No tengas miedo, no voy a hacerte daño. Te puedes quedar en el tejado de mi granero, pero a cambio me gustaría que te comieras los ratoncillos que encuentres por aquí, ¿qué te parece? Así los dos saldríamos ganando. La cigüeñas miró hacia lo alto y vio un hermoso tejado donde, por fin, podrían hacer su nido, y se puso muy contenta haciendo ruido con su pico: “ke, ke, ke, ke,…” como si quisiera darnos las gracias. Bergentino también se puso muy contento porque vivía solo y así tendría compañía. Todos los días iba a ver a la cigüeña, a veces la veía cazar los pequeños ratones que merodeaban por el granero, y ella recogía las cosas que le dejábamos para construir su nido. ¡Todo le servía! Cuando nacieron los cigoñinos, Bergentino me dejó unos prismáticos para que los pudiera ver mejor,

Un Cine Diferente

7


C.E.I.P. Fernando Molina

¡eran preciosos! Ella sabía que yo la había ayudado y me saludaba con su “ke,ke,ke,ke…” Y desde entonces, cada año, regresa al tejado del granero de Bergentino, aunque ya está arreglado el tejado de la iglesia, y yo salgo corriendo todo lo que puedo porque me gusta ser el primero en darle la bienvenida.

Un Cine Diferente

8


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

9


C.E.I.P. Fernando Molina

EL CLUB DE LOS VALIENTES

Todos los niños le aplaudían y dirigiéndose a Samuel le decían: -¡Bravo! ¡Bien por Samuel! ¡Eres el más fuerte! Y Samuel levantaba los brazos en señal de victoria, mientras su rival, Alan, permanecía en el suelo temblando de miedo y sangrando por el labio. Samuel creía que todos los problemas se solucionaban por la fuerza, porque él era más alto y fuerte que los demás compañeros de su clase. Cuando alguno se negaba a hacer lo que él quería, le amenazaba con darle un puñetazo. Muchos chicos, por miedo, le seguían y cumplían sus órdenes, pero Alan no. Él no estaba dispuesto a permitir que Samuel le quitara su bocadillo, por eso ahora estaba en el suelo. Samuel le había empujado para quitárselo y ahora se lo estaba comiendo delante de él. Todavía estaba en el suelo cuando don Agustín se acercó: -¿Qué está pasando aquí?- preguntó a todos. Un Cine Diferente

10


C.E.I.P. Fernando Molina

-Nada, profe, una pelea- contestó uno de los chicos. -¿Quién ha empezado? A ver, Alan- le dijo mientras le ayudaba a levantarse- ¿quién te ha pegado? Alan se quedó callado. Su cabeza daba vueltas buscando alguna salida, pero no sabía muy bien qué hacer: si decía la verdad tendría que enfrentarse otra vez con Samuel, y esta vez fuera del colegio, donde nadie podría protegerle. Si decía que él había empezado la pelea, además del golpe se encontraría con un castigo de don Agustín y a lo mejor una nota a sus padres. Si se callaba quedaría delante de todos como un cobarde y don Agustín se enfadaría con él por no querer contarle la verdad. Así que Alan tenía un problema, un serio problema. -No ha sido nada, don Agustín, solo una pelea sin importancia- le contestó. -Pues ya me dirás qué haces en el suelo con el labio partido… -Es que Samuel me ha empujado sin querer y yo me he caído.

Un Cine Diferente

11


C.E.I.P. Fernando Molina

Don Agustín no se quedó muy convencido de la explicación, pero no quiso seguir preguntando y mandó a todos a la clase. Alan tuvo que escuchar cómo todos le decían en voz baja: -¡Cobarde, gallina, capitán de la sardina! Se sintió mal, pero no dijo nada e intentó olvidar el incidente con Samuel cuanto antes. Al salir del colegio volvió paseando hasta su casa (que estaba lejos) pensativo y cabizbajo, sin darse cuenta de que alguien le seguía. -¡Hola, buenas tardes, Alan!- le dijo una niña con cara sonriente. -¿Quién eres? No te conozco, ¿cómo sabes mi nombre? -Sé todo de ti, me llamo Nala, soy como tu doble más o menos. Alan se quedó mirándola sin entender lo que le decía. -Yo soy otra parte de ti que vive en otro mundo. Allí todos te conocen, Alan.

Un Cine Diferente

12


C.E.I.P. Fernando Molina

-¿Que me conocen en otro mundo? No entiendo nada. -Si quieres te lo puedo explicar. -Te escucho, cuéntamelo todo- le pidió Alan. -En mi mundo te llaman el Rey de los Valientes porque te atreves a todo y sabes defenderte sin utilizar la fuerza. Alan bajó la cabeza y dijo a Nala: -Ahora no soy valiente. Esta mañana un chico de la clase me ha pegado porque yo no le quería dar mi bocadillo, y no he sabido defenderme. -El chico que te ha pegado seguramente es un cobarde que usa la fuerza porque tiene miedo. -¿Samuel, miedo? Tú no le conoces… -Sí, Alan, si utiliza la fuerza es que quiere asustaros y manteneros a distancia, porque en el fondo le dais miedo. ¿No crees? -Bueno, si lo miras de esa manera, puede que tengas razón. -Hoy he venido precisamente hasta aquí para recordarte que dentro de ti está la valentía, aunque Un Cine Diferente

13


C.E.I.P. Fernando Molina

no lo creas. Recuerda que te llaman el Rey de los Valientes… Alan y Nala siguieron hablando de muchas cosas mientras se acercaban hasta su casa. -¿Volveré a verte? Es muy interesante lo que me has contado. Y Nala le dijo: -Nos volveremos a ver…- y, de repente, desapareció sin dejar rastro. Si no llega a ser por su madre, Alan hubiera pensado que todo había sido un sueño, pero al entrar ella le preguntó quién era aquella chica. Al día siguiente Alan llegó a clase con un plan: habló con algunos compañeros con los que Samuel se metía siempre y les dijo: -Samuel es uno y nosotros somos muchos. Propongo que cada vez que se meta con uno de nosotros, los demás nos pongamos delante defendiéndole. ¿Qué os parece? -¡Bien, y le daremos entre todos una paliza!contestaron ellos.

Un Cine Diferente

14


C.E.I.P. Fernando Molina

-No, no- dijo Alan- no hace falta pegarle, en cuanto nos vea a todos juntos, seguro que no se atreve, porque en el fondo nos tiene miedo. Si os parece podemos formar un club, se llamará el Club de los Valientes. ¿Os gusta el nombre? A todos les pareció bien la idea y el nombre, así que decidieron hacerse un escudo que los identificara, como si fueran los caballeros de la Tabla Redonda. El Club de los Valientes creció y creció, porque ser socio tenía muchas ventajas, y Samuel se dio cuenta de que, poco a poco, se estaba quedando solo y nunca más volvió a molestarlos. Alan no se olvidó de su amiga Nala, y todavía espera que algún día venga de nuevo a visitarle y le cuente más cosas de su mundo.

Un Cine Diferente

15


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

16


C.E.I.P. Fernando Molina

SE BUSCA UN TROZO DE ESTRELLA La estrella Brillantina estaba muy triste aquella noche porque había perdido una de sus cinco puntas, no sabía ni cómo ni dónde. La noche anterior había salido con las otras estrellas, como todas las noches, pero se había quedado dormida porque estaba muy cansada. Al despertarse descubrió que le faltaba una de sus puntas y se puso a buscarla por todo el cielo. Pero no la encontró. -Y ahora ¿qué voy a hacer?- decía preocupada a sus amigas.-Ya no soy una estrella perfecta, soy una estrella rota… Esta noche no podré alumbrar el cielo con vosotras, me da mucha vergüenza que me vean así. Sus amigas sentían mucha pena por ella e intentaban animarla: -Brillantina, no te preocupes, te vamos a ayudar a encontrar el trozo que te falta. Por la mañana, que es justamente cuando las estrellas duermen, decidieron buscar por aquí y por allá. El Sol, extrañado de ver que las estrellas

Un Cine Diferente

17


C.E.I.P. Fernando Molina

estaban levantadas a esas horas de la mañana, les preguntó: -¿Qué hacéis vosotras por aquí? ¿No tendríais que estar durmiendo? Y las estrellas le contestaron: -Es que nuestra amiga Brillantina ha perdido una de sus cinco puntas y nosotras la estamos buscando. Si no la encontramos antes del anochecer, Brillantina no alumbrará en el cielo esta noche. -Sois buenas amigas y yo también siento lo que le ha pasado a Brillantina. ¿Queréis que os ayude? Conozco el día mejor que vosotras, ¿no os parece? -Muchas gracias, señor Sol- dijeron todas a coro. El Sol y las estrellas buscaron por aquí y por allá, pero no encontraban la punta de la estrella Brillantina. Pasaba por allí en ese momento el Viento, y al ver a las estrellas les preguntó: -¿Qué hacéis por aquí a estas horas en compañía del Sol?

Un Cine Diferente

18


C.E.I.P. Fernando Molina

Entre todos le explicaron lo que pasaba y por qué debían encontrar la punta perdida antes del anochecer. Entonces el Viento les dijo: -¿Queréis que os ayude? Yo conozco muchos lugares, me muevo con más rapidez y puedo penetrar incluso por las rendijas más estrechas. -Muchas gracias, señor Viento- dijeron todas a coro. El Viento se dirigió hacia las ciudades, voló por encima de los tejados, entró en los profundos valles, subió a las montañas más altas y se metió en el interior del bosque. Allí vio un resplandor que llamó su atención y se acercó sigiloso. Observó que una luz muy potente venía del interior de una cueva y decidió averiguar lo que era. Y… ¡oh, sorpresa! Allí estaba el trozo de estrella, colgando del techo de la cueva y sirviendo como lámpara a dos pequeñas hadas. El Viento les preguntó: -¿Qué hacéis vosotras con esta punta de estrella? Todo el mundo la está buscando y su dueña, la estrella Brillantina, está desesperada. Un Cine Diferente

19


C.E.I.P. Fernando Molina

Las hadas le contestaron: -Señor Viento, ayer por la noche vimos caer una luz del cielo y salimos al bosque para ver lo que era. Nos encontramos este trozo de luz y lo trajimos a nuestra cueva para que nos alumbrara. Hemos preguntado por todas partes para saber de quién era, pero nadie en el bosque lo sabía. -Pues debemos darnos prisa y llevarla hasta el cielo antes del anochecer para que la estrella Brillantina pueda alumbrar el cielo esta noche- dijo el Viento. -Ahora que sabemos de quién es, nos gustaría devolvérsela a su dueña. ¿Podemos acompañarte? Las hadas la cogieron cada una de un lado y el Viento las llevó hacia lo alto, muy alto, hasta el lugar donde vivían las estrellas. La llegada de las hadas con el trozo de estrella provocó un gran revuelo. -¡Brillantina, despierta, hemos encontrado la punta que perdiste!- le dijeron sus compañeras. Cuando Brillantina abrió los ojos se encontró con sus amigas las estrellas, con el Sol, con el Viento y

Un Cine Diferente

20


C.E.I.P. Fernando Molina

con las dos hadas que le traían su trocito de estrella, y se puso a dar saltos de contenta. -Gracias, amigas, gracias por haber encontrado mi punta,- les dijo a las estrellas. Pero ellas le contestaron: -No, Brillantina, nosotras no la hemos encontrado, ha sido el señor Sol. Pero el señor Sol les dijo: -No, mis queridas estrellas, yo no la he encontrado, ha sido el señor Viento. Pero el señor Viento les dijo: -No, señor Sol, yo no la he encontrado, han sido estas dos pequeñas hadas. Y las pequeñas hadas le contaron cómo la habían encontrado en el bosque. Entonces la estrella Brillantina les dijo emocionada: -Os doy las gracias porque entre todos habéis encontrado mi trocito de estrella. Desde hoy saldré la primera al anochecer para saludarle a usted, señor Sol, antes de que se acueste, sentir su brisa,

Un Cine Diferente

21


C.E.I.P. Fernando Molina

seĂąor Viento, y alumbraros el camino del bosque, amigas hadas. Y por eso, desde entonces, una estrella sale antes que las demĂĄs por el horizonte cada noche, para cumplir la promesa que les hizo a todos sus amigos.

Un Cine Diferente

22


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

23


C.E.I.P. Fernando Molina

CONFUSIÓN EN EL CIELO Cierta vez, le pregunté a Ramesh, uno de mis maestros de la India: - Por qué existen personas que salen fácilmente de los problemas más complicados, mientras que otras sufren por problemas muy pequeños, muriendo ahogadas en un vaso de agua? Él simplemente sonrió y me contó esta historia... "Era un sujeto que vivió amorosamente toda su vida. Cuando murió, todo el mundo dijo que se iría al cielo. Un hombre bondadoso como él sólamente podría ir al Paraíso. Ir al cielo no era tan importante para aquel hombre, pero igual él fue para allá. En esa época, el cielo todavía no había tenido un programa de calidad total. La recepción no funcionaba muy bien. La chica que lo recibió dió una mirada Un Cine Diferente

24


C.E.I.P. Fernando Molina

rápida a las fichas que tenía sobre el mostrador, y como no vio el nombre de él en la lista, lo orientó para ir al Infierno. En el Infierno, Ud. sabe cómo es. Nadie exige credencial o invitación, cualquiera que llega es invitado a entrar. El sujeto entró allí y se fue quedando. Algunos días después, Lucifer llegó furioso a las puertas del Paraíso para pedirle explicaciones a San Pedro: - ¡Esto es sabotaje! Nunca imaginé que fuese capaz de una bajeza semejante. ¡Eso que Ud. está haciendo es puro terrorismo! Sin saber el motivo de tanta furia, San Pedro preguntó, sorprendido, de qué se trataba. Lucifer, transtornado, gritó: - Ud. mandó a ese sujeto al Infierno y él está haciendo un verdadero desastre allí. El llegó escuchando a las personas, mirándolas a los ojos, conversando con ellas.

Un Cine Diferente

25


C.E.I.P. Fernando Molina

Ahora, está todo el mundo dialogando, abrazándose, besándose. El Infierno está insoportable, ¡parece el Paraíso! Y entonces hizo un pedido: - Pedro, por favor, ¡agarre a ese sujeto y tráigalo para acá!" Cuando Ramesh terminó de contar esta historia me miró cariñosamente y dijo: - Vive con tanto amor en el corazón, que si por error, fueses a parar el Infierno, el propio demonio te lleve de vuelta al Paraíso. Los problemas forman parte de nuestra vida, pero no dejes que ellos te transformen en una persona amargada. Las crisis siempre sucederán y a veces no tendrás opción. Tu vida está sensacional y de repente puedes descubrir que un ser querido está enfermo; que la política económica del país cambió, y que infinitas posibilidades de preocupación aparecen. En las crisis no puedes elegir, pero puedes elegir la manera de enfrentarlas.

Un Cine Diferente

26


C.E.I.P. Fernando Molina

Y, al final, cuando los problemas sean resueltos, mas que sentir orgullo por haber encontrado la soluci贸n, tendr谩s orgullo de ti mismo.

Un Cine Diferente

27


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

28


C.E.I.P. Fernando Molina

El cuento del gallo kiriko

Aurora Romera (recogido de la tradición oral…)  Érase una vez un gallo altivo y altanero que fue invitado a la boda del tío Perico. Era tan presumido que quería brillar como un arco iris. Estuvo mucho tiempo acicalando sus plumas para que todos los invitados de la boda se fijaran en el.  Salió de casa y se encontró con “gusanito “ el cual sorprendido de las galas del gallo kiriko le saludó.  Hola gallo kirico ¿dónde vas tan tempranito con ese vestido de plumas tan rico ?  A la boda del Tío Perico contestó el gallo secamente.  Yo también estoy invitado, dijo el gusanito pero arrastrándome no sé si llegaré a tiempo. ¿Tú me podrías llevar a la boda?  Pero qué insolencia, dijo el gallo, claro que te llevaré, pero dentro de mi estómago y de un picotazo se lo comió.  Siguió caminando y se dio cuenta de que al comerse a gusanito se había manchado el pico de barro. ¡Qué fatalidad pensó cómo me voy a presentar con el pico sucio en la boda!.

Un Cine Diferente

29


C.E.I.P. Fernando Molina

 Al rato se encontró con una lechuga que le dijo: Buenos días gallo kiriko ¿dónde vas tan tempranito con ese vestido de plumas tan rico y todo manchado de barro tu pico?  Voy a la boda del Tío Perico. ¿Me harías el favor de limpiarme el pico?  Sí, dijo la lechuga, pero antes dime si has visto a gusanito.  No, contestó el gallo. No lo he visto.  La lechuga se extrañó de la respuesta, y sospechó que el gallo estaba mintiendo. Así que alzando la voz llamó a gusanito: Gusano, gusanito ¿dónde estás que hoy no te he visto?  Estoy aquí, respondió gusanito, en la tripa del gallo kirico.  Mal bicho, dijo la lechuga al gallo, por embustero límpiate tú el pico. Siguió andando y se encontró con una oveja. Buenos días gallo kiriko ¿dónde vas tan tempranito con ese vestido de plumas tan rico y todo manchado de barro tu pico? Voy a la boda del Tío Perico. ¿Me harías el favor de comerte a la lechuga que no ha querido limpiarme el pico? Sí, dijo la oveja, pero antes dime si has visto a gusanito. No, contestó el gallo. No lo he visto.

Un Cine Diferente

30


C.E.I.P. Fernando Molina

La oveja se extrañó de la respuesta, y sospechó que el gallo estaba mintiendo. Así que alzando la voz llamó a gusanito: Gusano, gusanito ¿dónde estás que hoy no te he visto? Estoy aquí, respondió gusanito, en la tripa del gallo kirico. Mal bicho, le dijo la oveja al gallo, por embustero límpiate tú el pico. .  Siguió andando y se encontró con un lobo.  Buenos días gallo kiriko ¿dónde vas tan tempranito con ese vestido de plumas tan rico y todo manchado de barro tu pico?  Voy a una fiesta. Me harías el favor de comerte a la oveja, que no se ha querido comer a la lechuga, que no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico.  Sí, dijo el lobo, pero antes dime si has visto a gusanito.  No, contestó el gallo, no lo he visto.  El lobo se extrañó de la respuesta y sospechó que el gallo estaba mintiendo. Así que alzando la voz, llamó a gusanito: Gusano, gusanito ¿dónde estás que hoy no te he visto?  Estoy aquí, respondió gusanito, en la tripa del gallo kirico.  Mal bicho, le dijo el lobo al gallo, por embustero límpiate tú el pico. Siguió andando y se encontró con un palo. Buenos días gallo kiriko ¿dónde vas tan Un Cine Diferente

31


C.E.I.P. Fernando Molina

tempranito con ese vestido de plumas tan rico y todo manchado de barro tu pico? Voy a una fiesta. Me harías el favor de pegar al lobo, que no ha querido comer a la oveja, que no se ha querido comer la lechuga, que no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico.  Sí dijo el palo, pero antes dime si has visto a gusanito. No lo he visto. El palo se extrañó de la respuesta, y sospechó que el gallo estaba mintiendo. Así que alzando la voz, llamó a gusanito: Gusano, gusanito ¿dónde estás que hoy no te he visto? Estoy aquí, respondió gusanito, en la tripa del gallo kirico. Mal bicho, por embustero límpiate tú el pico. Siguió caminando y se encontró con un fuego. Buenos días gallo kiriko ¿dónde vas tan tempranito con ese vestido de plumas tan rico y todo manchado de barro tu pico? Voy a una fiesta. Me harías el favor de quemar al palo, que no quiso pegar al lobo, que no quiso comer a la oveja, que no se ha querido comer a la lechuga, que no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico. Sí, dijo el fuego pero antes dime si has visto a gusanito. Un Cine Diferente

32


C.E.I.P. Fernando Molina

No, contestó el gallo no lo he visto. El fuego se extrañó de la respuesta, y sospechó que el gallo estaba mintiendo. Así que alzando la voz, llamó a gusanito: Gusano, gusanito ¿dónde estás que hoy no te he visto? Estoy aquí, respondió gusanito, en la tripa del gallo kirico. Mal bicho le dijo el fuego al gallo, por embustero límpiate tú el pico. Siguió andando y se encontró con un lago. Buenos días gallo kiriko ¿dónde vas tan tempranito con ese vestido de plumas tan rico y todo manchado de barro tu pico? Voy a una fiesta. Me harías el favor de apagar al fuego, que no ha querido quemar al palo, que no quiso pegar al lobo, que no quiso comer a la oveja, que no ha querido comer lechuga, que no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico.  Sí, dijo el agua, pero antes dime si has visto a gusanito. No contestó el gallo, no lo he visto. El agua se extrañó de la respuesta, y sospechó que el gallo la estaba mintiendo. Así que alzando la voz, llamó a gusanito: Gusano, gusanito ¿dónde estás que hoy no te he visto? Estoy aquí respondió gusanito en la tripa del gallo kirico. Mal bicho, por embustero límpiate tú el pico.

Un Cine Diferente

33


C.E.I.P. Fernando Molina

 Por fin el gallo llegó a la casa del tío Perico. Una criada al verlo tan gordo y hermoso lo cogió del pescuezo y dijo: A la cazuela, los invitados se chuparan los dedos al comer este manjar.  Estaban preocupados porque había desaparecido gusanito que era amigo de todo el mundo y no había asistido a la boda. Pero para sorpresa de los comensales, cuando la criada trinchó el gallo, apareció gusanito y todos se alegraron muchísimo al ver que estaba bien.  Así se acaba esta historia de un gallo presumido y vanidoso que iba a la boda del tío Perico y acabó en la cazuela.  Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Un Cine Diferente

34


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

35


C.E.I.P. Fernando Molina

TRIP, EL GUSANO VIAJERO Érase una vez un gusanito viajero que se sentó a descansar a la orilla de un río y se quedó dormido. Cuando despertó, se encontró rodeado de un montón de gusanos que le observaban. -Buenos días, me llamo Trip –les dijo sonriente. Entonces, uno de ellos le preguntó; -¿De dónde has salido? ¡Eres muy raro! Trip sorprendido, respondió: - Vengo de una pradera muy lejana, y no se por que me encuentras raro. Y el gusano dijo a Trip: -Tienes manchas de colores en la piel, y los gusanos son verdes, eso no es normal. Trip se rió mucho y exclamó: -los gusanos pueden ser de colores muy distintos. Donde yo vivo todos son como yo. Los gusanos le dijeron también que no era fácil entenderle y que hablaba como si cantara.

Un Cine Diferente

36


C.E.I.P. Fernando Molina

Trip les explicó que había gusanos con voces muy distintas: suaves, fuertes, alegres… Pero los gusanos seguían protestando y no querían a Trip. Entonces, Gusi, un pequeño y esmirriado gusanito del que todos se reían, le preguntó: -¿Te gustaría venir a mi casa? Quiero ser tu amigo. Trip fue hasta su casa, que era un agujero en el tronco de un ceibo, y allí hablaron horas y horas y los dos se sentían contentos. Cuando se hizo de noche, las manchas de Trip empezaron a brillar en la oscuridad. -¡Vaya eres realmente especial! Le dijo su amigo Gusi sonriendo. - Sólo soy diferente, eso es todo, respondió Trip. Nadie hablaba con Trip, y él se sentía muy triste. Pero un día un gusanito se perdió en el bosque al atardecer, cuando ya apenas se veía nada.

Un Cine Diferente

37


C.E.I.P. Fernando Molina

Los gusanos importantes se reunieron para pensar de qué forma podrían salvar al gusanito. Entonces, vieron que una luz se acercaba corriendo hasta ellos. Era Trip que venía a ofrecerse para buscar al pequeño gusano. Pensaron en lo mal que se habían portado con él y sintieron vergüenza. Pero Trip les guió con su luz, sin rencor a través del bosque. Por fin encontraron al gusanito y se pusieron muy contentos a cantar y bailar. ¡Y todo fue gracias a las manchas de colores de Trip, que tan raras les habían parecido al principio!

Un Cine Diferente

38


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

39


C.E.I.P. Fernando Molina

Mariquilla ríe perlas

Cuentan que un pobre campesino se

quedó viudo al nacer su única hija.

Ésta, a la que pusieron de nombre

Mariquilla, resultó ser guapísima. La más guapa del pueblo, sin la menor duda. El

hombre estaba con ella como Mateo con la guitarra, pues en su pobreza se aliviaba de ver aquella hermosura.

Enfrente de ellos vivía doña Patro, una

ricachona gorda y con bigotes, que también

se había quedado viuda. Tenía una hija de la

misma edad que Mariquilla, pero más fea que Picio. Cada vez que Mariquilla pasaba por su

puerta, la llamaba para darle alguna golosina, y le decía:

-¡Hay que ver cómo te tiene tu padre! Con lo linda que eres y con ese vestido tan viejo y Un Cine Diferente

40


C.E.I.P. Fernando Molina

esos zapatos tan rotos. A tu padre le convenía casarse.

La niña iba y le contaba a su padre todo lo que le había dicho doña Patro, y un día le dijo:

-Padre, ¿Por qué no se casa usted con doña Patro?

-Eso es lo que ella quisiera- contestó el

padre. Y para darle largas al asunto, añadió:

-Dile que cuelgue unos zapatos nuevos del

techo, y cuando se pudran, me caso con ella.

Mariquilla como era tan inocente, fue y se

lo contó a doña Patro, que le dijo:

-Pues descuida, que eso haré.- Y lo hizo.

Cogió un par de zapatos nuevos y los colgó del techo del zaguán, donde todo el que

pasara pudiera verlos. Pero por las noches, cuando cerraba la puerta, ¿Sabéis lo que hacía? No os lo vais a creer. Bajaba los zapatos y se hacía pis en ellos. Un Cine Diferente

41


C.E.I.P. Fernando Molina

Claro, en poquísimo tiempo los zapatos

se pusieron que daba penita verlos. Entonces doña Patro llamó a Mariquilla y le dijo:

-Ya lo estás viendo con tus propios ojos.

Así que le dices a tu padre que cumpla

con su palabra.

El pobre hombre no tuvo más remedio

que casarse con la de los bigotes, más que

nada para ver si mejoraba la suerte de su hija. Pero no fue así. Aunque al principio doña

Patro la trataba como a su hija, poco a poco la fue despreciando, muertecita de envidia como estaba de ver lo guapa que era comparándola con su hija.

El padre, como estaba casi todo el día en el campo, cuidando las propiedades de su mujer, no se daba cuenta.

La madrastra lo primero que hizo fue

quitar a Mariquilla de la habitación de la fea y ponerla en el cuarto de las cenizas. Después, Un Cine Diferente

42


C.E.I.P. Fernando Molina

la obligaba a hacer las faenas de la casa, en vez de mandarla al colegio. Mientras, la

madre y su hija se daban buenos paseos y se hartaban de pasteles.

Mariquilla lloraba en silencio, pero no

quería protestar, porque al fin y al cabo se

sentía responsable de la situación. Un día la madrastra la mandó al río a lavar una carga

de ropa. Y estando en el río se puso el cielo

negro, como de tormenta, y empezó a llover, con truenos y relámpagos. Mariquilla salió

corriendo, y pudo llegar a una cabaña que había por allí cerca.

Como estaba la puerta abierta, entró,

pero allí no había nadie. Estaba todo hecho

una calamidad. Todos los cacharros sucios, las camas sin hacer, las sillas volcadas…

Empezó a recoger y a limpiar, y cuando lo

tenía todo como los chorros del oro, puso

Un Cine Diferente

43


C.E.I.P. Fernando Molina

una olla de agua al amor de la lumbre para amasar el pan.

De pronto sintió un tropel de caballos y

Mariquilla se escondió detrás de la artesa, poniéndola contra la pared. Entraron tres

bandoleros y una perra. Y dijo él que era el capitán:

-¡Esto parece cosa de brujería! ¡En mi vida he visto una casa tan limpia! – Pero la perra enseguida olio a la niña y la delató. -¡Gua, gua, detrás de la artesa está! Mariquilla salió temblando.

-No tengas miedo preciosa niña- dijo el

capitán, que somos bandoleros, pero buenas personas. Dinos quién eres y por qué estás aquí.

La niña entonces les contó su historia y se

sintieron tan conmovidos que otro dijo.

-Pues sólo por eso, cada uno de nosotros te va a dar un don maravilloso. Yo te daré el Un Cine Diferente

44


C.E.I.P. Fernando Molina

don de echar perlas por la boca cuando te rías.

-Yo- dijo otro que te salga un lucerito en la frente.

-Y yo- dijo el tercero- que cada día seas más guapa.

Así se presentó Mariquilla en su casa, y

nada más verla, a la madrastra le dio un patatús.

A Mariquilla le entró risa y empezó a

echar perlas por la boca. Entonces la

madrastra y su hija se tiraron al suelo a coger las perlas, y a la niña más risa le daba y más perlas echaba.

-Pero, niña, ¿Tú dónde has estado? Mariquilla lo contó todo al revés. Dijo que era la

recompensa que le habían dado por entrar en la casa de unos bandoleros y revolverlo todo, deshacer las camas y tirar las cenizas por el suelo.

Un Cine Diferente

45


C.E.I.P. Fernando Molina

-¡Ah, sí!, pues mañana va mi niña a hacer lo mismo para que se ponga guapa.

Entonces la fea fue a casa de los ladrones y lo hizo todo mal. Cuando llegaron, el capitán dijo.

-¡Demonios, en mi vida he visto una cosa tan fea! Y encima viene y nos ensucia la casa

¡Pues te vas a enterar! Te doy el don que

cuando llores eches cacas de burro por la boca.

-y yo- dijo otro- que te salga un cuerno en la frente.

- y yo dijo el tercero- que seas cada día más fea.

Y así se presentó la hija de la madrastra

en su casa, y a la madre le dio otro patatús. Y cuando la niña rompió a llorar, para qué

contarlo. La madre la encerró en su cuarto con siete llaves, y le dijo a Mariquilla:

Un Cine Diferente

46


C.E.I.P. Fernando Molina

-Malvada, que me has engañado. Te acordarás de mí.

Un día llegó a oídos del príncipe la

belleza y las cualidades de Mariquilla y mando llamarla para casarse con ella.

Entonces la madrastra la escondió en un

sótano, y a su hija le cortó el cuerno, se lo

rapo, y le echo 3 kilos de polvos. Y así la hizo pasar por Mariquilla. De todas formas,

también le puso un velo por la cara, diciendo que a Mariquilla le daba vergüenza que la vieran tan guapa y con un lucerito en la

frente. Que la única condición que le ponía al príncipe era que no le descubriese el rostro hasta después de casados.

El príncipe aceptó, y cuando por fin pudo

verla, ya le había crecido el cuerno y estaba más fea que una mona vieja.

Un Cine Diferente

47


C.E.I.P. Fernando Molina

-¡Socorro, socorro!- gritó el príncipe por los pasillos ¿Quién me ha engañado de esta manera?

En aquel instante llegó el padre con

Mariquilla a la que había oído llorar en el

sótano, y todo se aclaró. Y a doña Patro y a

su hija las sentaron en unos cubos llenos de clavos, arrastrados por caballos salvajes.

Y colorín, colorado, este ceniciento cuento

se ha acabado.

Un Cine Diferente

48


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

49


C.E.I.P. Fernando Molina

__________________________________________

Un Cine Diferente

50


C.E.I.P. Fernando Molina

__________________________________________

Un Cine Diferente

51


C.E.I.P. Fernando Molina

__________________________________________

Un Cine Diferente

52


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

53


C.E.I.P. Fernando Molina

__________________________________________

Un Cine Diferente

54


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

55


C.E.I.P. Fernando Molina

Cuando el mundo abrió los ojos por primera vez, sólo había dos cosas. La Luna y la Lluvia. Como no había nadie más, se hicieron muy amigas. Viajaban juntas y compartían sus pensamientos. Hasta que un buen día, descubrieron que ya habían viajado por todo el planeta varias veces, y comenzaron a aburrirse. Y entonces, cuando ya pensaban que vivirían así toda la eternidad, sucedió algo. Una cosa con forma de estrella, muy brillante, se acercó. Un calor, hasta entonces desconocido para ellas, las envolvió. Era la cosa más bonita que habían podido imaginar. -¿Quién eres?- le preguntó la Luna. -Me llamo Sol. Me he perdido, y no sé regresar a casa.- La Lluvia y la Luna se miraron. - No te preocupes.- Le dijo la Lluvia.- Te puedes quedar aquí con nosotras. Y el Sol se quedó a vivir con ellas. Poco a poco, sin saber porqué, la tierra comenzó a cambiar. Los árboles crecían por doquier, animales de todas clases poblaron todo el planeta, los mares se llenaron de peces de todos los colores y tamaños. Después de recorrer varias veces la tierra, y comprobar que estaba sucediendo en todas partes, los tres amigos cogieron una nube, la mulleron bien y se sentaron a contemplar a sus

Un Cine Diferente

56


C.E.I.P. Fernando Molina

nuevos vecinos. Ahora sí que eran felices. Ya no se aburrirían más. Pero no se dieron cuenta, de que mientras estaban sentados, mirando hacia una cara del planeta, la otra cara, sin sol, sin lluvia, sin luna, se estaba muriendo. Fue la Lluvia, que decidió dar un paseo, la que descubrió la catástrofe. Cuando vio que todo lo que había nacido allí estaba agonizando, voló rauda hasta donde estaban sus amigos. Llegó jadeante y se plantó delante de ellos. -Algo terrible ha ocurrido.-Les dijo, entre jadeos.- Todo lo que hay mas allá de nuestros ojos se está marchando. Y los tres amigos corrieron a comprobar lo que la Lluvia les decía. Era cierto. Los árboles estaban mustios, apagados, los animales yacían sobre la árida tierra, apenas con un soplo de vida. -¿Qué podemos hacer? Están tan débiles, que nos abandonarán para siempre. Y mientras permanecían quietos, parados sobre esa triste parte del planeta, sucedió un milagro. Los animales empezaron a levantarse, se acercaban a los charcos que la lluvia estaba formando bajo ella y bebían con avidez. Las plantas alargaban sus ramas hacia el sol y sus raíces las

Un Cine Diferente

57


C.E.I.P. Fernando Molina

estiraban para coger agua de las pequeñas ciénagas que se formaban rápidamente. Todo ser viviente estaba volviendo a la vida. La Lluvia, entonces, cayó en la cuenta de lo que pasaba. -Viven por nosotros. ¿No lo veis? Les estamos dando la vida. -¡¡Siii!- contestaron al unísono sus dos amigos. La luna comprendió, y bajó los ojos, con lágrimas resbalándole por su redondita cara. -De mí no quieren nada. Sólo quieren sol y agua. Mirad las plantas. Sus ramas quieren tocar el sol y sus raíces el agua. Los animales solo quieren sol para calentarse, plantas para comer y agua para beber. El sol y la lluvia se entristecieron por la Luna. -No te preocupes, ya verás como te querrán igual que a nosotros. -Bueno,- dijo el Sol, realmente preocupado- pues haber cómo lo vamos a hacer para llegar a todos, porque yo no estoy dispuesto a estar toda la eternidad dando vueltas y vueltas. Estoy ya mayor para eso.-Está bien. Pensaré algo.-y la Luna se alejó, pensando qué hacer para evitar que el mundo muriera. El Sol y la Lluvia la esperaron pacientemente durante muchos días, y por fin, la vieron llegar, sonriente y feliz.

Un Cine Diferente

58


C.E.I.P. Fernando Molina

-Ya lo tengo. -Cuenta, cuenta.- Le apremiaron sus amigos. -Tú Sol, te quedarás siempre sentado en tu sillón de nubes esponjosas. Verás todo el mundo cómo pasa por tus ojos sin molestarte en hacer nada. El Sol, perezoso, asintió complacido. -Tú Lluvia, irás donde quieras todo el tiempo, pero eso sí, tienes que procurar no quedarte mucho en un mismo lugar. Ya sabes que sin ti no pueden vivir. Y yo daré vueltas siempre, vigilando que todo marche bien. Pero primero, tenemos que hacer una cosa. Sus amigos la miraron curiosas. -Nos tenemos que juntar los tres, aproximarnos a la Tierra, y darle un fuerte empujón. Para que gire y gire por toda la eternidad. -¿Para qué tenemos que hacer eso?- preguntó el Sol. -Para que todo el planeta esté algunas temporadas más cerca del sol y estén más calentitos. La Lluvia y el Sol se miraron sonriendo. -¡Qué lista eres, amiga Luna! Un Cine Diferente

59


C.E.I.P. Fernando Molina

Así, que como los tres estaban de acuerdo, comenzaron a trabajar en el plan, se acercaron a la Tierra, y la empujaron tan fuerte, tan fuerte, que ésta empezó a girar. Muy rápido al principio, pero poco a poco, rotaba cada vez más despacio, hasta que su ritmo de acompasó, y siguió girando y girando, tan despacio, que ningún habitante del planeta podía notarlo. Pero entonces, cuando todo parecía claro para los tres, descubrieron que la Lluvia y el Sol no podían verse nunca en la tierra, y eso les entristeció. Pero la Luna, inteligente, ideó un nuevo plan. - Cuando tú, Lluvia, estés es esta cara del planeta, tú, Sol, antes de marcharte, prueba a lanzar tus rayos hacia ella y podrás verla. Y así lo hicieron. Cuál no sería su sorpresa, que cuando consiguieron verse, un arco de muchos colores salió despedido, quedando a la vista de todo el mundo. Un arco que atravesaba todo lo que abarcaba la vista. La Luna, desde muy, muy lejos lo vio y pensó sonriendo: -Eso es el abrazo de mis amigos. Se están abrazando.- Lanzó un hondo suspiro.- Mi plan ha funcionado. Mis amigos se verán muchas veces. Y desde ese día, cuando el Sol y la Lluvia quieren abrazarse, el Sol lanza sus rayos sobre las gotas de Lluvia, y su abrazo se viste de colores hermosísimos que podemos ver cruzando todo el horizonte.

Un Cine Diferente

60


C.E.I.P. Fernando Molina

Un Cine Diferente

61


C.E.I.P. Fernando Molina

Los Hermanos Grimm

Hubo una vez un lejano país en el que reinaba un soberano que tenía tres hijas a cuál más bella. Vivían en un espléndido castillo rodeado de jardines repletos de flores, frondosos árboles, fuentes cantarinas y un pozo con agua cristalina. Eran tiempos de paz, todos eran felices y vivían sin más preocupación que buscar entretenimientos para pasar el tiempo. Cierto día, la mayor de las hijas del rey fue a calmar su sed al pozo, mas cuál no sería su sorpresa cuando al acercar el vaso a la boca comprobó que el agua estaba turbia. Nadando en el interior del pozo, se encontraba una rana: Bella princesa, cásate conmigo y haré que se aclare el agua - dijo el animal. - ¡Qué descaro! Dijo la princesa volviendo al castillo- ¿Cómo puedes pensar que desposaré a una rana? La hermana mediana también estaba sedienta, pues se trataba de un día muy caluroso, y se acercó al pozo. Al asomarse para llenar el vaso y refrescarse, vio que había una rana enturbiando el agua. - Preciosa niña, si te casas conmigo, limpiaré el agua para que puedas beberla. - ¡Estás loca! replicó la muchacha, mientras se alejaba - ¡Nunca me casaría con un bicho tan feo!

Un Cine Diferente

62


C.E.I.P. Fernando Molina

La princesa más pequeña también sintió sed, y fue al pozo para beber. Cuando se disponía a hacerlo, observó el vaso al trasluz y vio el líquido tan turbio que era imposible beberlo. Al asomarse, vio a la rana, que al nadar enturbiaba el agua. - Linda joven, si consientes en ser mi esposa, haré que el agua quede clara. - De acuerdo - Asintió la joven. Sin embargo, en su fuero interno, pensaba que realmente no importaba demasiado la palabra dada a una rana, puesto que la boda entre un animal y un humano sería de todo punto imposible. La rana dio un salto y después otro, y el agua quedó clara y cristalina. La joven princesa bebió, llenó el vaso con más agua para sus hermanas y olvidó el incidente. A la hora de la cena, alguien llamó a la puerta del castillo: - ¡Princesita, princesita!, Recuerda tus palabras junto a la fuente, déjame entrar para estar contigo - croó la rana desde fuera. La muchacha no podía creerlo, pero como hubiera dado su palabra, no quiso romperla aunque se tratara de un animal quien la recibiera, así que aceptó compartir con ella la mesa. Cuando llegó el momento de retirarse a los dormitorios, la rana exigió: - Llévame contigo, déjame dormir en tu almohada, como prometiste. Así lo hizo, aunque a regañadientes, y cuando amaneció, la rana desapareció en el jardín y la princesa no la vio durante el día, así que pensó que podía olvidar al verde bichejo. Al atardecer del segundo día, se repitió la escena: la rana llamaba a la más joven de las hijas del rey pidiéndole que la dejase entrar en su dormitorio. Y de nuevo durmió en la almohada, desapareciendo Un Cine Diferente

63


C.E.I.P. Fernando Molina

en el jardín al clarear el día. Y lo mismo ocurrió la tercera noche: la rana llamó a la princesita hasta que ésta le dejó dormir junto a ella, en la almohada. Pero cuando la rana estuvo instalada en la cama, al lado de la princesita, le dijo: - Princesa, como esposos hemos compartido el lecho, pero aún no me has dado siquiera un beso. Dame un beso exigió. La joven, apurada, reunió todo el valor que tenía para soportar las náuseas que le producía el hecho de besar al animal, y acercó los labios al batracio. Una brillante luz iluminó la habitación, y al apagarse... ¡Oh, sorpresa! No era la rana quien ocupaba la alcoba junto a ella, sino un elegante y apuesto príncipe que le explicó: - Linda niña, se ha roto el embrujo que me condenaba a permanecer bajo la forma de una viscosa rana. Tu amabilidad y nobleza al mantener tu promesa a pesar de la repugnancia que sentías han sido capaces de anular el encantamiento. La princesa no podía ocultar su alegría cuando fueron a anunciar el compromiso a su padre, el rey, que les bendijo antes de celebrar la boda. Tres días y tres noches duró la celebración que fue el comienzo de un largo reinado lleno prosperidad y felicidad para todos, y en especial para la princesita que vio así recompensado con creces su sacrificio.

Un Cine Diferente

64


C.E.I.P. Fernando Molina

• LES AGRADACEMOS ENORMEMENTE LA COLABORACIÓN Y AYUDA A TODOS LOS QUE HAN HECHO POSIBLE QUE ESTA ACTIVIDAD SALGA ADELANTE. • LAS LECTURAS HAN SIDO RECOPILADAS A TRAVÉS DEL FORMATO DIGITAL E IMPRESO. • NOSOTROS LAS HEMOS USADO SIN ÁNIMO DE LUCRO. • NUESTRO ÚNICO OBJETIVO ES LA MOTIVACIÓN DE NUESTRO ALUMNADO Y LA ANIMACIÓN A LA LECTURA.

Un Cine Diferente

65


Actividad de Animación, Un cine diferente  

Se trata de una actividad de animación a la lectura, donde se crea una cartelera con lecturas, el alumnado elige a la sala que quiere ir y c...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you