Page 1

LAS CUATRO ESTACIONES Y LA CREATIVIDAD LITERARIA

Alumnado de 5º y 6º nivel de educación primaria. Los textos han sido inspirados en un paisaje referido a cada una de las estaciones. Durante su creación el alumnado observaba la imagen paisajística y escuchaba el respectivo concierto de las “Cuatro estaciones” de A. Vivaldi. CEIP PROFESOR CARLOS SOCAS MUÑOZ

1


CONECTADA A LA

TIERRA.

Un día de otoño, todo se volvió rojo, naranja, amarillo y verde en mi bosque. El bosque no era mío, pero la mayor parte del día, me la pasaba ahí. Me gustaba bajar hasta el corazón del bosque. Allí había unas cascadas pequeñas donde había hadas, cada una en una hoja seca. Habían miles de ellas y cuando te sentabas en un espacio verde, se oía su tintineo y el agua cayendo. Cuando descubrí el bosque, su corazón y sus habitantes me asusté un poco, era pequeña, y nos acabábamos de mudar mi familia y yo. Es verdad que estaba asustada pero a la vez me sentía en paz -¿Qué es esto? Me preguntaba yo para mis adentros. Hasta que mi alma se dio cuenta de aquel paisaje, de lo que quería transmitir. Yo estaba conectada con ella, con la tierra De repente salió el miedo y me puse a jugar con las hadas,

las

mariposas,

a

hablar con los árboles y a sentir la tierra en mis pies y en mis manos. Fue

por

eso

por

lo

que

escribo mi pasado, lo que sentí ese día, lo siento hoy también.

Paola Etna Hernández Matmut, 5º A

2


UN DÍA DE OTOÑO

Érase un día de otoño de

2009,

una

casa

antigua cuyos dueños estaban muertos. Ellos dos sentían tanto amor por la casa, que su alma se quedó allí, viviendo el pasado.

El jardinero de la casa la vendió debido a que no visitaba nadie. El espíritu de la dueña iba al jardín, y con solo tocar una planta la convertía, como si fuera otoño. Su marido, convertido en espíritu por las mañanas iba a trabajar de juez. Cuando el que compró la casa, vio una mujer en el jardín le preguntó. ¿En qué año estamos? Y la mujer respondió, en 1957. ¿Quién eres? Le pregunto Peter, el hombre que compro la casa. La mujer le contó su historia. Cuando legó su marido maltrató a su esposa fantasma. Elísabed la mujer habló con Peter diciéndole que quería irse con él a un lugar, donde no estuviera su marido. Peter y Elísabed se enamoraron, y Peter se convirtió en fantasma y se casaron.

Marta Ortiz Ruano, 5º A

3


MI AMIGO CHINO Hace dos días fui a un bosque a pasar la tarde allí. Estaba genial porque estaba solo escuchando el sonido del agua y muy relajado. Bueno, hasta que me encontré a un chino. Me estaba pidiendo ayuda porque se estaba ahogando en un manantial inmenso. Fui corriendo a sacarlo del agua y cuando l e saqué me dijo unas cosas más

raras. Tuve que coger un

diccionario de chino-español para entenderle. Finalmente entendí lo que me había dicho que era [traducido en español] esto: ¡tenemos que salir de aquí cuanto antes! Hay una guerra y dicen que a todo el que vea se lo carga-. Empezamos a correr cuando, de repente al frente nuestro había un tío con una pistola. Lo bueno es que estaba mal de la vista y no se dio cuenta de que había un bajón y se cayó, lo que nos dio tiempo para seguir corriendo. Nos escondimos detrás de una roca. En ese momento me explicó todo lo que le había pasado [otra vez tuve que usar el diccionario]. Me dijo:- Me llamo Arico, me puedes llamar Rico. Vivo en la capital de China, Pekín. Me vine de vacaciones a Canarias. Estuve primero en Lanzarote, luego en La Palma y finalmente aquí en la Gomera. Estoy quedándome cerca del Garajonay, en donde estamos ahora mismo. Yo salí de mi casa y me intentaron matar. Conseguí escapar y ahora estoy aquí contigo. Necesito salir de aquí con vida-. Al final él pudo volver a China y yo pude ir a mi casa a ver la tele. Aunque luego me aburrí y aquí estoy contando mí historia. Víctor Sánchez Caballero, 5º A 4


EL OTOÑO CALIENTE En una fría mañana de otoño, caminaba por un bosque. Veía como el viento movía las hojas. En mis pies, las notaba como gotas de agua. Cuando caían las hojas rojas, sonreía. Cuando caían las hojas naranjas, me emocionaba y cuando caían amarillas, más ganas tenia de pasear. El fin no se podía ver de tantos árboles que había. De repente, detrás de un arbusto salió una oveja. La vi llorando, y me dio tanta pena que me acerqué. Miré que tenía, y vi que se había roto una patita. La lleve a mi casa y la curé. Finalmente, ella salió corriendo y yo fui caminado detrás de ella, mientras las hojas caían. Aimar Martel Martel, 5ºB

5


UN BOSQUE PECULIAR

Érase una vez, en una mañana de otoño, en un bosque escondido a la humanidad, había una catarata de agua que en vez de bajar subía. En vez de empezar en la montaña y acabar en el mar, empezaba en el mar y acababa en la montaña.

En otoño las hojas caían al suelo

ligeramente.

Los

árboles de hoja caduca sus hojas no caían al suelo, sin embargo,

las

de

hoja

no

caduca si caían al suelo. En resumen, en ese bosque todo funcionaba

al

revés.

Los

peces volaban y los pájaros nadaban. Todo era una locura.

Las ardillas comían hierba en vez de frutos secos. Los árboles se movían y hablaban. Las pocas flores que quedaban se refugiaban debajo de una piedra, para salir fuera cuando sea primavera. Vamos este bosque estaba patas arriba. Bueno ya es hora de decir... Carlos Méndez Romero, 5º A

6


LA CASCADA EMBRUJADA Había una vez un niño que caminaba por el bosque. De pronto vio una cascada, pero entonces se escuchó a alguien pedir ayuda. Fue a ver dónde estaba para ayudarla, pero no la veía. Se fue a donde estaba la cascada, de pronto escucho a alguien, él se agacho y se acurrucó, tenía mucho miedo pero de pronto, apareció una bruja y le empujó a la cascada, fue arrastrado por la corriente hasta que vio que una niña vino a salvarlo, después vino la bruja con sus amigas. De pronto, aparecieron unos cazadores con unos perros de caza. Las brujas que oyeron a los perros se asustaron. A continuación el niño y la niña se unieron a los cazadores y espantaron a todas las brujas,

que

se

convirtieron en hojas. Desde aquel día no hubo ni

una

aquella

sola

bruja

cascada,

ni

en el

niño ni la niña volvieron a

pisar un

bosque

en

toda su vida.

Enrique Espino González, 5º A

7


EL BOSQUE Había una vez un niño llamado Felix. Un día fue a un bosque. Cuando entró, miro para atrás y vio que se había perdido .Luego se encontró un rio, y ese rio estaba lleno de humedad y hojas. Con la humedad se resbaló y cayó al rio inconsciente. Al caerse, el agua lo arrastro hacia una cueva oscura. Cuando se despertó se encontró a gente a su alrededor. La gente le pregunto al niño si se sabía el camino de salida del bosque. Le dijo que ¡no! Y entre todos decidieron hacer un plan. Después de unos días probaron el plan y les salió todo lo previsto, y la gente se lo agradeció. Ayoze Sánchez Romero, 5º A

8


Esta vez era Jimmy quien caminaba por Los Ángeles. Era un normal otoño de 1990. Sus padres se habían sentado en un banco para descansar. Jimmy estaba impresionado. Nunca había visto nada igual, para él ese paisaje era inexplicable. Su hermana, Jennifer, no pensaba lo mismo que él; solamente se fijaba en chatear por Whatshapp con sus amigos. Jimmy se fijaba en el color dorado de las hojas de los árboles, le recordaban a el pelo rubio y liso de su hermana desinteresada. Después está el increíble manto de hojas, de color marrón, dorado y verde. Jimmy se tiró en ese increíble manto, de 20 metros de longitud, haciendo un ángel de hojas. Por suerte llegó su amigo Cameron, así que jugaron al escondite detrás de los húmedos troncos de árbol, de un color parecido al azul. Saltaban encima del manto, se tiraban hojas de varios colores, pero llegó la hora de irse a casa. Jimmy quería volver algún día de nuevo. Como he dicho antes, nunca había visto nada igual. Miriam Méndez Romero, 5ºB 9


EL OTOÑO. Érase una vez un bosque lleno de hojas secas. Yo estaba caminando en el bosque y se escuchaba, como si fuera gritos, llantos y carcajadas, como si fuera de una malvada bruja. Me agaché y tenía mucho miedo. Vi una linda hoja y la cogí, la mire muy bien y la hoja se estaba convirtiendo en una bruja. Grite ¡Ah, que alguien me ayude! Por Favor, y vi a un niño. Me acerqué a él corriendo y mi dijo que

él vivía

allí. A mí me

extrañaba mucho. Después, mi había dicho que había cazadores, con muchos perros y mi fue con ellos. Ya nunca jamás volveré. Gillian Hallett Caballero, 5º A

10


EL CHICO QUE SE PERDIÓ EN LA NIEVE. Había una vez, un niño que en invierno siempre iba al bosque,

en

busca

de

setas. Este año quiso ir solo,

que

no

acompañase adulto,

ya

lo

ningún que

tenía

catorce años. Adrián quería batir a su hermano, en coger más setas. Salió de casa justo cuando el sol aclaraba el cielo de la fría mañana. Cartucho, su inseparable amigo lo acompañó en busca de las setas. Cartucho es el perro que crio de pequeño, se lo habían regalado en uno de sus cumpleaños, nunca se separaba de él. Aquella mañana salió con Cartucho dirección al bosque, después de estar caminando más de ocho horas, de repente se formó una tormenta de nieve, donde lo obligo a refugiarse en el interior de una cueva que encontró en la falda de una montaña. La tempestad no disminuía y el frio cada vez era más intenso Adrián tuvo que quedarse al abrigo de la cueva, las horas pasaron y el tiempo no cambiaba. La noche pronto llego Adrián sabía que tendría que pasar la noche en la cueva junto a Cartucho, paso la noche, las voces de la gente del pueblo, que lo estaban buscando se oían a lo lejos. Cartucho que tiene el oído fino salió de la cueva ladrando y Adrián detrás de él.

11


EL OTOÑO Esta imagen me representa: amor, paz, tranquilidad y alegría. Me encanta la estación del otoño porque es una época en la que el tiempo es muy variable. Tiene días lluviosos y otros calurosos. Es mi estación preferida porque justo en otoño es mi cumpleaños. ¿Qué haríamos sin el otoño? En otoño comienza a llover y, tanto las plantas como la tierra necesitan agua. Incluso la atmósfera se limpia con el agua de la lluvia. También los humanos necesitamos el agua porque de esta manera, las presas y los lagos se llenan de agua para regar los cultivos. Un aspecto negativo del otoño, es que comienzan los resfriados para las personas. Vaitiare Jiménez Pérez,6º B

12


UN DÍA MARAVILLOSO Un día había una fiesta en el campo, había mucha gente, entre ellas había un chico al que le faltaba una pierna y no podía bailar. Se sentó en un banco cercano allí. Pero fue valiente e intentó bailar con su muleta, pero se calló. Todo el mundo estaba riéndose de él, menos una chica que rápidamente fue a ayudarlo. Se lo llevó a su casa, y le curó algunas heridas que tenía por el cuerpo. Él desde que la vio se enamoró de ella y ella de él. A ella no le importaba que no tuviera pierna sino lo buena persona que era. Alejandra Santana Pérez 6ºB

13


EL AMOR NO SE SEPARA Un día una niña de cabellos dorados, ojos azules y una piel blanca como la nieve, iba caminando por la calle. Hacía mucho frio, ya que era otoño. Caminó hasta que llegó a un banco, entonces vio a un niño de pelo castaño, ojos verdes y de piel morena. Se enamoró de él completamente, él también la miró y su corazón sintió lo mismo por ella. Todos los días caminaban juntos,

para conocerse mejor.

Siempre se daban la mano y años más tarde su primer beso de amor. Sus padres se odiaban, y les prohibieron que continuaran viéndose. La niña triste, porque no podía verlo, un día dijo a su padre: -¡Déjame verlo! Tú no puedes elegir a mi amor verdadero. El padre triste por lo que había hecho, la dejó que estuviese con él, y el padre de éste también. Se casaron y tuvieron dos hijas hermosas e inteligentes. El color de su pelo era rubio y sus ojos tan verdes como un prado en primavera. Sus hermanos tenían el pelo castaño y los ojos azules como el cielo y eran muy buenos deportistas. Para mi este cuadro me inspira el amor y la tranquilidad. Creo que refleja una bonita historia de amor. Adriana Acosta, 6º B 14


ENAMORADOS

Esta es la historia de un chico que se enamoraba de una chica, y bueno, ella también de él. Los dos éramos muy jóvenes, teníamos 13 años, y a pesar de eso estábamos seguros de que nos amábamos... Un día me declaré con un simple -me gustas- y ella respondió diciendo -tú también a mí- y me pidió que seamos novios. Tomar su mano me hacía olvidar todo, ella era lo único que me importaba. Cada vez que me abrazaba lo único que quería era estar con ella para toda la vida. Estar cerca de ella me hace sentir

seguro.

Siento

que

siempre

puedo

confiar

en

ella, para todo.

Samuel Hernández Ramírez, 6º B

15


SENTIMIENTOS Todo va envejeciendo, preparándose para la muerte. La soledad aflora. Las hojas caen, una tras otra al ritmo de la música. Tenemos presentes la desesperación y la angustia, Las emociones varían según pasa el tiempo. El paisaje entristece con colores rojizos. Alguna que otra planta sigue con su verdor habitual. Las sombras de las hojas hacen formas imaginarias y fantasiosas. Hadas, duendes y gnomos empiezan a dejar pelados los árboles y a pintarle todo de blanco. Andrés Rodríguez Ramírez, 6º B

16


OTOÑO Yo estaba triste por una niña preciosa llamada Amanda y fui a un banco marrón. Ese mismo día la vi a ella con pelo rubio, camiseta marrón y falda rojiza y fuimos felices. Antonio Bueno Pérez, 6º B

17


HISTORIA DE OTOÑO Me imagino las hojas de los árboles cayendo y convirtiéndose en pájaros y llevándome volando en el banco en el que estoy sentado. En un cielo amarillento y anaranjado, en la

puesta de sol, y

cayendo finalmente como una hoja en un lago en el que se reflejaban los colores rojizos amarillos y marrones de los árboles .Los peces revoloteaban de la alegría porque el pintor de la naturaleza había llegado. Darío Hernández sánchez, 6º B

18


EN UN VIEJO BANCO Yo veo dos personas, una chica y un chico. El chico tiene los mofletes rojos y en ese día le iba a decir que le amaba. La

chica

se

tuvo que ir a Madrid

hoy,

para visitar a su abuela en el hospital. El chico fue a Madrid, sentó viejo

se

en

un

banco,

vino la chica y se sentó también. Le dijo que la amaba y me beso. Damián Rodríguez Vega, 6º B

19


EL GRUPO DEL OTOÑO La escena me dice de un paisaje en el que unos niños han jugado hace poco, detrás hay una especie de colegio o pisos, lo que me indica que unos niños van a revivir una etapa de su vida muy importante. Tras varios años de su vida se fueron. Despidiéndose vivieron una última aventura. Después acabaron yéndose, a pesar de su tristeza. Ya en el instituto se vuelven a encontrar. Pero esta vez cada uno tiene su pandilla y los amigos lo único que hacen es saludarse y mirarse. Reflexión: Esto me dice que aprovechemos la infancia porque no tendremos otra. Juan Francisco Santana, 6º B

20


PAISAJE Observo un paisaje lleno de hojas y árboles. Parece que es otoño, por las hojas caídas en el suelo y los colores. Hay un banco, que parece que nadie se sienta, porque hay muchas hojas. Hay dos troncos que hacen el camino hacia al banco. Detrás del banco, hay como un pequeño colegio. Los colores son cálidos. Hay un niño que se quedó mirando para el banco y pensó en sentarse al sentarse se relajó. Parece que hay neblina .El banco agarro al niño con todas sus fuerzas y luego los árboles susurraban, los pájaros cantaban y con sus manos lo apretó .El niño se sentía relajado muy relajado. El niño, fue al banco porque

una

niña

del

colegio le había dicho que le querría. Para él era

buena

porque

el

noticia

también

le

querría lo que pasa no se lo

dijo

porque

tenía

vergüenza El cuadro transmite: amor, pasión. Y se llama otoño Nuria Pérez Novelle, 6º B

21


LA CHICA EN EL OTOÑO

Era un día de otoño, sentada en un banco tocando las hojas de otoño pensando en... Rodeada de árboles secos .A lo lejos estaba oyendo los gritos de alguien, ese alguien era mi madre llamándome, yo me había escapado para irme a mi otro mundo. Sabía que estaba mal, pero necesitaba relajarme y pensar en mi mundo. Sentía las hojas caer por mi cabeza y empecé a jugar como si fuera una niña pequeña en otoño, como en aquellos tiempos de pequeña; pensaba en que era mucho mejor aquellos tiempos .También pensaba que mi pelo lo tenía como una bruja, pero a mí me daba todo igual. Me sentía sola, me sentía triste en aquel día de otoño, hasta que se hizo de noche y volví a casa. Esa noche estuve pensando en lo que había hecho esa tarde, en la bronca que me echaron cuándo volví, pero yo no les estaba escuchando. Gema Xiuzi Estupiñán Cazorla, 6º A

22


ESTACIÓN DE OTOÑO En

este

observo

cuadro un

paisaje de otoño. Yo estaba en ese banco

esperando

a mi chico y con mucha

felicidad

pasaron horas y no había venido, así que me puse a imaginar que un día yo estaba en un bosque tranquilamente paseando y de repente vi a un chico sentado en un banco. Era un chico moreno con ojos verdes y se llamaba Jorge. Vi que Jorge se enamoró rápidamente de mí y en un paisaje libre, grande, nublado y con muchas hojas de muchos colores diferentes. Nuria Pérez Hernández,6ºB

23


LA CHICA EN EL OTOÑO

Era un día de otoño, sentada en un banco tocando las hojas de otoño pensando en... Rodeada de árboles secos .A lo lejos estaba oyendo los gritos de alguien, ese alguien era mi madre llamándome, yo me había escapado para irme a mi otro mundo. Sabía que estaba mal, pero necesitaba relajarme y pensar en mi mundo. Sentía las hojas caer por mi cabeza y empecé a jugar como si fuera una niña pequeña en otoño, como en aquellos tiempos de pequeña; pensaba en que era mucho mejor aquellos tiempos .También pensaba que mi pelo lo tenía como una bruja, pero a mí me daba todo igual. Me sentía sola, me sentía triste en aquel día de otoño, hasta que se hizo de noche y volví a casa. Esa noche estuve pensando en lo que había hecho esa tarde, en la bronca que me echaron cuándo volví, pero yo no les estaba escuchando. Gema Xiuzi Estupiñán Cazorla, 6º A

24


LA DAMA DEL OTOÑO

Iba por el bosque en pleno otoño, todas las hojas eran rojas y marrones. Pronto seria el invierno,

hacía

mucho

viento.

frío

y De

repente de un árbol salió una bella mujer vestida de marrón, tenía el pelo castaño como el tronco de un árbol, sus ojos eran de un marrón suave. Impresionado le pregunté que quién era. Ella respondió que la Dama del Otoño. Yo había escuchado en leyendas que la Dama del Otoño era un espíritu del otoño. En las leyendas decía que si salía de un árbol era que se terminaba el otoño. Me dijo que saliera del bosque porque si la Dama del Invierno te sorprendía tendrías un destino fatídico, así que me fui del bosque. Estaba demasiado impactado para hablar de ello y nunca se lo dije a nadie.

Sergio Hernández Domínguez 6ºA

25


LA TRISTEZA DEL CIELO

El cielo llora lágrimas finas, Que caen en aguas cristalinas. Gotas, gotas, caen limpias Del cielo puro lleno de nubes blanquecinas, El cielo llora por no tenerte ahora, Las lágrimas empañan mi alma, Y a la vez siento tu calma, Lloran y lloran las lágrimas finas Que reflejan tu alma entristecida. No llores más mi amor Esas lágrimas de dolor, Que tu alma enmudecida Se reflejan en el agua cristalina.

Álvaro Hernández González 6ºA

POEMA

26


Oh, prado, prado, quisiera pedir tu mano como amados desesperados. En un lago, por un lado. Y si fuésemos amados, cantarían. Amados, oh amados. Ya sé que somos amados, pero no nos separaremos nunca. De repente, yo te diría que un día nos casaríamos, un día. Rafael del Río Ramírez, 6º A

27


PRIMAVERA Un día un hombre estaba en el bosque disfrutando del cantar de los pájaros. Pasando los años

el boque desapareció y el hombre muy triste

porque no había un bosque. Pero buscó una solución, diciéndoles a todos que ayudaran que el boque volviera. Pero el rey no lo dejo hacer. Todos estaban tristes. Pero, no se rindieron se dijeron –animo ¡lo conseguiremos! Y al final lo consiguieron y volvió el bosque a su lugar. Y todos volvieron ser felices y disfrutan del bosque y la emoción descomunal de felicidad y tranquilidad. Cada uno se casaba en el bosque e hijos en el bosque que bien se lo pasaban. Y eso con un bizcocho todo feliz para siempre amantes.

Daniel Romero Caballero, 6º A

28


LA PRIMAVERA Una tarde, me dio ganas de ir al campo entonces cogí el coche y me fui en camino al lago más cercano a mi casa. Salí del coche y encontré un precioso lago, con unas flores preciosas. Todo era precioso, en ese momento me encontré a un chico hermoso, los dos nos miramos y en ese momento una gran ráfaga de viento me tiró al lago. Estaba avergonzada, no sabía no que hacer pero el chico vino corriendo hacia mí y me preguntó que si estaba bien en ese instante... me enamoré. Fue un amor a primera vista. Me cogió, me llevó a su casa y curó todas mis heridas. Me dio una toalla y me dijo que si quería volver al lago. Yo le dije que si sin pensármelo dos veces. En el lago me dijo... ¿cómo te llamas? En ese momento me quedé impresionada, le dije mi nombre y me dijo que era muy guapa. Yo le dije lo mismo porque él era guapísimo. Fuimos hacia los grandes árboles y me dio un beso muy profundo. Al

cabo

de

meses

fuimos

conociéndonos y aquello cambio... Ya no éramos desconocidos, ni amigos. Éramos más que eso. Ya llevábamos cuatro años juntos, los cuatro años más felices de mi vida... y formamos una familia maravillosa. Para mí él era perfecto. No lo quería porque me diera dinero, porque me comprara nada, sino porque ese día en el que me sentía sola y me caí me ayudó y ese día me había enamorado. Azahara Olivares Cabrera 6ºA 29


LA PRIMAVERA Un día fui a un campo inmenso, con flores rojas, blancas y amarillas. Entre las flores había un perrito solo y abandonado. Entonces fue cuando yo fui por todo el inmenso campo, cuando de repente encontré al padre del perrito pero no a la madre. Luego encontramos comida, eran frutas que jamás había visto pero teníamos tanta hambre que el perrito le dio un mordisco a esa fruta. El perrito

recuperó todas sus

fuerzas, así que el padre y yo nos comimos la fruta. Seguimos comiendo y ahí estaba una montaña inmensa llena de nieve y había huellas de perro. Caminamos un poco y allí estaba la madre. De repente empezó a haber una tormenta de nieve, así que nos metimos en una cueva y cuando la tormenta amainó había un paisaje espectacular: árboles con las hojas verdes, tan resplandecientes como nunca y un lago tan limpio qué podías beber de él. Juan Carlos Medina Vera, 6ºA

30


EL BUEN HOMBRE Una vez me encontré solo, pero muy solo. Vi a lo lejos un gran campo de flores muy grande con muchas flores, variadas y de diversos colores.

Oí e llanto de una niña .Fui buscando y me

encontré una niña pequeñita, que me contó que se había perdido .De repente oímos unos gritos que decían ¡Laura! Cogí a la niña y seguimos la voz. Era su madre .Le madre y yo seguimos hablando. Nos íbamos conociendo cada vez más y al final nos llagamos a gustar .Nos casamos. Tuvimos un niño lo celebramos en el prado de flores, a veces con los niños. Nos bañamos y jugamos cada aniversario.

31


QUERIDO, QUERIDÍSIMO OTOÑO Hoy era un día especial, porque había empezado el otoño, y fui al bosque con mi hermana Katherine. Allí contemplamos el llanto de los árboles como las nubes los días fríos. Hojas de todo tipo caían, unas más grandes, pero

más

hojas

pequeñas, a

fin

de

cuentas. Entonces entendí que la vida se iba, pero no me preocupó porque aún quedaba

una

última

etapa. Miré al manto marrón que había bajo nuestros pies y contemplé como las ardillas correteaban y pensé que aún había una esperanza. Ya era muy tarde y Kate decidió irse, pero yo me quedé un rato más. Mientras caminaba vi a una chica, más o menos de mi edad, que se la veía nostálgica. Me acerqué y le pregunte qué le pasaba. Ella me respondió que ya lo comprendería más tarde cuando el otoño cesara, pero si me dio un consejo: “se feliz y aprovecha esta

etapa para cumplir tus sueños, pero nunca te arrepientas de lo que has hecho”. Después de eso, me dijo que ya nos veríamos pronto y desapareció como las nubes y los rayos después de una tormenta. Andrea Marrero González, 6º A

32


EL OTOÑO LOS SENTIMIENTOS: Había una chica hoy en el parque. El color rojo de sus ojos, me recordaron la felicidad de la Navidad. Los árboles verdosos y rojizos me recordaron que la muerte siempre está contigo. Había algunos árboles amarillentos, pero se veía como poco a poco perdían su color. La mujer está sentada y su pelo es como los sentimientos, imposible se aprender y siempre te enredan. Al lado hay un lago, me eche a llorar hay porque, es el único sitio donde mis lágrimas pequeñas. Yo estaba atenta a su mirada cálida como el sol y fría como la noche. Los duendes blancos se suben encima de la mujer y ella, no la aparta por ser los únicos, que se acercaron a contemplar su mirada dulce y amarga, como espina clavada en tu alma y brisa del amanecer. Los duendes piensan que la mujer es un hada vestida con un largo manto de flores. De pronto a la mujer le salen 4 alas y se echa a volar como palomas al vuelo. había

Luego abrí los ojos y me fije que

sido un sueño, pero me desperté en el parque y la mujer

sigue ahí. Era un espejismo como la noche azabache. Me encontré sentada en un banco del parque acompañada de dos amigas: la soledad, y la oscuridad. Era de noche, una noche oscura como el carbón. Vino una niña y se acercó. Me dijo: ten paciencia en la vida llega todo. No sabía a qué venía eso, me reí como cuando te cuentan un chiste.

33


Me sentí feliz de que me lo dijera. La gracia acabó, en soledad, la soledad en tristeza y la tristeza

en

felicidad.

Unos minutos después me

fije

que

estaba

volando como águilas, veloces y hábiles. Yo estaba volando de mis sentimientos

huyendo

de mis problemas, y no me gustó en absoluto. Me desperté en mi casa, había sido otro sueño, pero otro sueño agradable. Me gustó porque me conocí y vi que huyendo como los cobardes solo consigues una cosa, la infelicidad. Elena Medina Díaz, 6º A

34


EL HADA Veo un hada triste en un gran

bosque,

tiene

vestido

un

marrón,

sentada en él, repleto de hojas marrones, rojas se encuentra triste y muy solo. El cielo ni se ve, está

lleno

de

árboles

enormes como jirafas. Ella es blanca como la leche. Se ve al fondo la hierba con sus árboles y sus troncos largos y flacos como platos. Sus labios marrones como la madera y sus ojos oscuros y negros como la noche. Su piel brilla como las estrellas. Los árboles amarillos, naranjas como el fuego. Su pelo rizado como escarola con los colores del otoño. Elisa Mera Pérez, 6º A

35


La chica sentada está triste, tan triste como el agua que siempre llora. Llena de plumas de pájaros, la han atacado. Los árboles también lloran porque ella no está feliz y es el hada del bosque. Una suave brisa se levanta y empieza a arrastrarla, pero ella se resiste. Ya se la llevó, no puede evitarlo. Un árbol se pone en medio y evita que el viento la arrastre. Llora triste y desconsolada: el árbol grande, fuerte y resistente la ha golpeado. Ella débil no puede levantarse. Triste y sola muere allí. Rafael del Río Ramírez, 6º A

36


TARDE DE OTOÑO Era

una

tarde de

otoño,

tranquila

y

serena.

Pero,

de

repente se ajetreó y empezó mucho

a

hacer

viento

y

¡Había una mujer al lado mío! La verdad, es que era guapa, con ojos marrones y una tierna sonrisa. Me empezó a hablar en inglés, la verdad es que no me enteraba mucho, y justo, cuando dijo su última palabra, quedé inconsciente Me desperté en el hospital, había vivido uno de los momentos más bonitos de mi vida y no me acordaba de nada. Fui corriendo al banco, no estaba,

empecé a llorar, escuché pisadas detrás. Me

cogió de los hombros y me dijo: TE AMO.

37


LA AMISTAD: Hoy en el colegio había una excursión a la montaña. Y me fui con mis amigas Ángela, Chantal y Ahinoa. Pasamos frente a un lago precioso, nos quedamos observándolo y hablando de nuestras cosas. Me encanta estar aquí con ellas porque estoy tranquila y además el paisaje me transmite paz, armonía, y esperanza. Luego fuimos al campo lleno de flores: margaritas, jazmines, rosas, ect… muchos

pinos

y

árboles

altos

y

y

verdosos. Después fuimos a la montaña más alta y

Chantal

se

resbaló,

se

luego

ayude

le

levantarse:

cayó, a

medio

las gracias, le conté un

chiste

porque

estaba llorando cuando se lo conté se rió y medio mucha alegría verla tan contenta. Estábamos con todos, pero de camino a la otra montaña cuando estábamos casi llegando a la cima nos perdimos por un camino al bosque horrible, las tres lloramos del miedo y de la soledad de estar solo nosotras tres.

38


Más tarde cuando nos encontraron no dimos cuenta de que por muy plastas que sean nuestros amigos sino están los vamos a echar de menos, apreciamos lo que vimos a todos los niños/as, amigas/os, compañeras/os, ect… Luego las tres me arrastraron al lago y me dijeron FRIENSD FOREVER yo los dije lo mismo porque las quiero, y ellas a mí. Después volvimos al colegio y cada una nos fuimos a nuestra casa. Al día siguiente, en el colegio nos enfadamos todas con todas por una tontería y me di cuenta de que eso fue una chorrada. Al siguiente día seguíamos enfadadas y Chantal y Ángela dijeron que

da igual que estemos enfadadas que lo importante es estar

unidas y mantener nuestra amistad Ahinoa y yo les hicimos caso, cuando nos reconciliamos no volvimos a pelearnos. Cuando llegó el viernes me di cuenta de que estar sola no mola porque es amargura y dolor, y que lo importante es tener amigos y

familia

gente

que

se

preocupa

de

ti.

Aprendí a cuidar de mis amigas y aprendí a ver las enemigas. Elena Medina Díaz, 6º A

39

Encuentro entre la música y el color  

Trabajos niños/as