Issuu on Google+


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

Un gobierno de transición. Por la muerte lamentable del presidente Jaime Roldós, asumió la presidencia el doctor Osvaldo Hurtado. Sobre el gobierno de este mandatario, escribe Muñoz Borrero: “…Se ha propugnado respeto a la democracia y a los derechos humanos, de acuerdo con la Carta de Conducta inspirada por el presidente Roldós… Alarmante fue la situación y de la costa y algunos sectores de la sierra por la avalancha de aguas (inundaciones en 1983), que destrozaron las vías… Sumado a esto, se agravó la deuda externa y las convulsiones sociales que tuvo que imponer ante las minidevaluaciones monetarias…”1

Se impone la línea dura. El slogan de “pan, techo y empleo”, impactó en las masas populares e hizo que León Febres Cordero ganara las elecciones de 1984, imponiéndose a los candidatos opositores: Rodrigo Borja, Julio César Trujillo, Francisco Huerta Montalvo, Ángel Duarte, Jaime Hurtado y René Mougé. Fueron varias obras importantes las realizadas por este gobierno basado en la premisa: “Así lo exige la dignidad de un pueblo”. No obstante, también sufrió los embates de la naturaleza que mermó la producción nacional y destruyó la infraestructura vial. Su estilo firme y autoritario de gobernar generó las más variadas censuras de la opinión pública, y los partidos de extrema izquierda vieron decepcionados como el movimiento “Alfaro Vive Carajo” fue herido de muerte, con la eliminación de sus principales cabecillas. El presidente Febres Cordero enfrentó una serie de problemas militares. La detención del comandante general de la Fuerza Aérea y Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Frank Vargas Pazzos, en marzo de 1986, fue un indicador 1  Muñoz Borrero, Eduardo, “En el Palacio de Carondelet”, Artes Gráficas Señal, Quito, Ecuador, 1992.

1


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

de que algo anómalo ocurría al interior de las FF. AA. El general Vargas, fue detenido, a pesar de haber recibido amnistía del Congreso Nacional. El malestar de oficiales y aeronáuticos de la Fuerza Aérea por la permanencia en prisión de su ex comandante persistía. Antes de la visita del presidente Febres Cordero a la base de Taura, el 16 de enero de 1987, según versión del capitán Jhon Maldonado, “el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea recomendó se evitara cualquier visita social u oficial a la Fuerza Aérea, porque se advertía una inminente sublevación…”2 El 16 de enero llegó el Presidente de la República a la pista de Taura acompañado de su comitiva. Mientras recibía el parte reglamentario del ministro de Defensa, sonó un disparo y luego otras detonaciones que anunciaban el inicio de un operativo para capturar al presidente. Febres Cordero, el ministro de Defensa y otras autoridades, fueron detenidas mientras muertos y heridos constituían la consecuencia de este desgraciado acontecimiento. Tras una larga negociación, el presidente Febres Cordero aceptó las condiciones de los militares y fue liberado.

El arbitraje papal. El 31 de enero de 1988 se inicia la lid electoral que llevó a

la presidencia al doctor Rodrigo Borja Cevallos, quien se impuso a aspirantes como Sixto Durán Ballén, Jamil Mahuad, Abdalá Bucaram, Frank Vargas y Jaime Hurtado. Una de las importantes gestiones realizadas por el doctor Borja fue proponer el 30 de septiembre de 1991, durante un foro de la Organización de las Naciones Unidas, un arbitraje papal con el propósito de finiquitar el problema limítrofe con el Perú, pero el gobierno peruano adujo que el Protocolo de Río de Janeiro había solucionado el problema de demarcación fronteriza. 2  Maldonado, Jhon, “Taura, lo que no se ha dicho”

2


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

Un presidente peruano en Quito. El presidente Borja intentó dejar abiertas las puertas para una posible solución pacífica del problema limítrofe. Como un paso de acercamiento creyó pertinente invitar a que el presidente Alberto Fujimori visitase el Ecuador. Esta se realizó desde el 9 al 11 de enero de 1992. El presidente peruano a más de la comitiva llegó acompañado de su esposa Susana Higuchi quien tuvo la oportunidad de confraternizar con la primera dama de nuestro país, Carmen Calixto de Borja. La visita de Fujimori fue considerada histórica y esperanzadora, aunque años después declaró que la visita a Quito lo hizo para “distraer a los militares ecuatorianos mientras combatía a la guerrilla de Sendero Luminoso”.

El presidente de “ni un paso atrás”.

Arq. Sixto Durán Ballén.

En binomio con el economista Alberto Dahik, el candidato Sixto Durán Ballén triunfó en las elecciones presidenciales para el periodo de 1992-1996. En su mensaje de posesión, al referirse al problema limítrofe con el Perú, anunció que intensificará el diálogo constructivo a fin de encontrar una solución definitiva al diferendo limítrofe. Pero sus palabras las quiso acompañar con un gesto de cortesía fraterno: suspendió brevemente su mensaje a la nación para acercarse al pre3


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

sidente Fujimori, que se encontraba entre las delegaciones, y en un abrazo espontáneo sellar las promesas de paz. En el transcurso de su gobierno, la oposición política comenzó a obstaculizar su gestión que exteriorizaba evidentes altibajos; no obstante, su popularidad subió a niveles imprevistos cuando le correspondió enfrentar con éxito la denominada Guerra del Cenepa.

Creación de la Brigada de Selva N° 21 Cóndor. Esta brigada fue creada mediante Orden de Comando N° 013-SG-VII-985 del 29 de agosto de 1985. Igualmente, con orden de comando se organizaron las compañías independientes Coangos y Nangaritza. Estaba comandada por el coronel José Martín Villamil de la Cadena y su estado mayor integrado por el coronel Juan Méndez Moreno y tenientes coroneles Carlos Garzón Escobar, Boanerges Medina Rojas y Edison Macías Núñez. Mediante orden general se reemplazó a la brigada de Selva N° 21 Cóndor, por el Agrupamiento de selva N° 21 Cóndor. Sin embargo, por la necesidad de resguardar y proteger la extensa zona oriental que hace frontera con el Perú, con Orden de Comando N° 89009-SGE-VII-989, suscrita por el Comandante General del Ejército, se establecía definitivamente la Brigada de Selva N° 21 Cóndor. REMEMBRANZA DE DOS LÍDERES MILITARES.

General Carlomagno Andrade. “Nació en Quito, el 30 de enero de 1939, en el hogar formado por Carlos Alberto Andrade e Isolina Paredes Vela. Alumno destacado del Colegio Militar Eloy Alfaro hasta egresar en 1961 con el grado de subteniente de infantería”.3 3  Moncayo, Paco, “General Carlomagno Andrade, una vida ejemplar”, Ministerio de Defensa Nacional, Quito, 1993.

4


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

En 1981, cuando los bombardeos de la aviación del Ejército peruano a los puestos de Paquisha, Mayaicu y Machinaza, se le entregó el mando del Agrupamiento Táctico Cóndor. En 1990, llegó a la cumbre de la pirámide jerárquica militar. El presidente Sixto Durán Ballén le confió el Comando General del Ejército. Justamente, el 10 de diciembre de 1992 fue a evaluar un ejercicio con tropas en la provincia de El Oro. De paso aprovechó para realizar un salto en paracaídas. De regreso a Quito, a las 19h40 del mismo día, cuando se aproximaba al aeropuerto, el avión en que viajaba, sufrió lamentable accidente pereciendo el general Andrade, la tripulación y el resto de acompañantes.

General Miguel Iturralde Jaramillo. Nació en Yaguachi, provincia de Guayas, el 17 de agosto de 1941; fueron sus padres Gustavo Iturralde Parreño y Blanca Jaramillo. Se lo reconoció en la vida de cadete como brillante estudiante y deportista. Luego de egresar del Colegio Militar Eloy Alfaro, igual que el general Carlomagno Andrade, fue destacado miembro de las fuerzas especiales. Durante el conflicto de la cordillera del Cóndor en 1981, fue miembro del estado mayor (auxiliar de operaciones) de la División de El Oro. Alcanzó con todo merecimiento el grado de general y luego desempeña la función de Comandante General del Ejército. El 15 de noviembre de 1994 realizó una visita al Tena, en donde asistió al desfile y en la tarde a las sesión solemne para luego regresar a la Brigada de Selva N° 17 Pastaza. Al día siguiente, utilizando un helicóptero del Ejército, se dirige en visita al Batallón de Selva N° 50 Morona, en Taisha. En la tarde, se traslada a Montalvo, sede del comando del Batallón N° 49 Capitán Chiriboga, con el propósito de visitar y verificar las necesidades del personal de los diferentes destacamentos. “Luego de sobrevolar el sector y cuando se dirigía al 5


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

Ultima foto del Grab. Miguel Iturralde (16-Nov-1.994).

destacamento de La Boca, el helicóptero sufrió fatal accidente, falleciendo el general Iturralde, 9 acompañantes resultaron gravemente heridos 1 general, 1 coronel y 2 tenientes coroneles”.4 ACONTECIMIENTOS PREVIOS AL CONFLICTO

El puesto militar de Pachacútec. Fue construido y ocupado por soldados peruanos entre 1987 y 1988; además de las instalaciones disponía de un helipuerto y pequeñas canchas deportivas. Cuando se estableció que el referido puesto estaba en territorio ecuatoriano, nuestra Cancillería hizo el reclamo respectivo recibiendo en respuesta que el destacamento Teniente Ortiz 4  Informe del comandante accidental de la Brigada de Selva N° 17 Pastaza, Shell, 18 de noviembre de 1994.

6


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

era el que estaba en suelo peruano. Estos desacuerdos no eran más que demostraciones del inminente fisuramiento de las relaciones de los dos países, y más todavía, cuando el ministro de Defensa peruano afirmó que “unos cien militares ecuatorianos del puesto de vigilancia Teniente Hugo Ortiz se han instalado en una zona peruana.”

El pacto de caballeros. Con el propósito de atenuar las tensiones los cancilleres del Ecuador y Perú, Diego Cordovez y Carlos Torres, convinieron el 24 de agosto de 1991 firmar un “pacto de caballeros”. El referido compromiso determinaba que las patrullas ecuatoriana y peruana, en un plazo de 24 horas, debían retirarse a dos kilómetros desde su actual ubicación. Las dos comisiones organizadas para el efecto, verificarán el cumplimiento de esta disposición. Consideraba también la reparación del hito Bumbuiza-Cusumaza; ocho días después de la reparación del hito, el puesto de vigilancia Pachacutec debía desplazarse al de Chiqueiza; treinta días después se establecerí una zona de seguridad en el área. El compromiso internacional se cumplió a medias, porque no se acató la disposición de desplazamiento del puesto de vigilancia Pachacutec, ni se determinó la zona de seguridad.

Ambiente de pre guerra. El 12 de diciembre de 1994, el teniente coronel peruano Manuel Lazarte, comandante del Batallón de Infantería N° 25 Callao, amenazó al teniente coronel César Aguirre que comandaba el Batallón de Selva N° 63 Gualaquiza, con desalojarlo de sus bases si no se retiraba en el plazo de tres días. La amenaza inquietó a los mandos militares ecuatorianos por lo que adoptaron las medidas pertinentes. El Ejército peruano comenzó a realizar provocaciones reiteradas con la infiltración de sus patrullas en nuestro territorio, además de violar el 7


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

espacio aéreo ecuatoriano. En respuesta, nuestros soldados intensificaron los patrullajes que propiciaron continuos encuentros e intercambio de fuego con personal peruano, situación que se tornaba preocupante para los gobiernos y las Fuerzas Armadas de los dos países. ACTORES Y UNIDADES PROTAGONISTAS.

El frente militar ecuatoriano. Estaba integrado por el general José Gallardo, ministro de Defensa; general Víctor Manuel Bayas, Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas; general Jorge Ortega Espinoza, Comandante General del Ejercito; vicealmirante Oswaldo Viteri, Comandante General de la Fuerza Naval y general Guillermo Chiriboga Vásconez, Comandante General de la Fuerza Aérea.

El mando del teatro de operaciones terrestre. Se conformó de acuerdo a lo que disponía el Reglamento de Planificación Estratégica Institucional: “El Mando del TOT (Teatro de Operaciones Terrestre), se materializará con el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Terrestre como comandante del teatro de operaciones, el jefe del Estado Mayor Planificador como jefe del Estado Mayor del TOT y los miembros del Estado Mayor Planificador, como miembros del Estado Mayor del Teatro de Operaciones Terrestre”. Consecuentemente, el general Paco Mocayo fue designado comandante del Teatro de Operaciones; el general José Herrera Ruiz, jefe de Estado Mayor del teatro de operaciones y miembros del Estado Mayor los coroneles René López, Juan Pérez, Fabián Moscoso, José Mejía, Jorge Vallejo y mayor Wilson Revelo. Como es lógico, también se estructuraron los mandos en los dispositivos desplegados en todo el teatro de operaciones terrestre. 8


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

Brigada de selva N° 21 Cóndor. Comandada por el coronel José Grijalva. Hasta antes de iniciar las operaciones estaba conformada por las siguientes unidades: “batallones de selva N°61 Santiago, N° 62 Zamora y N° 63 Gualaquiza; mantenía como reserva a la Compañía de Operaciones Especiales N° 21. Las unidades bajo control del comandante eran: compañías de policía militar, de transmisiones, del cuartel general, de apoyo logístico y General Paco Moncayo. el hospital de brigada”.5 Conforme progresaba el desarrollo de las operaciones, el orgánico de la brigada fue incrementándose con grupos de Fuerzas Especiales, compañías de operaciones especiales, escuadrón aéreo del Ejército, lanzadores de cohetes BM-21, baterías antiaéreas, pelotón de arutams, compañía de reservistas y los batallones movilizados Paquisha y Mayaicu. La sede del comando de la brigada, en Patuca y tenía la responsabilidad jurisdiccional de la Zona de Operaciones Sureste. (ZOSE).

Agrupamiento táctico de selva general Miguel Iturralde. Fue creado poco antes del inicio de las operaciones con las siguientes unidades: Grupo de Fuerzas Especiales N° 26, Batallón de Selva N° 63 Gualaquiza, Compañía de Operaciones Especiales N° 21, Escuadrón Aéreo del Ejército N° 21, Compañía 5  Informe final de la Brigada de Selva N° 21 Cóndor.

9


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

de Transmisiones N° 21, Batería de Artillería Antiaérea N° 21 y Destacamento de Sanidad. Posteriormente complementarán su organización con pequeñas unidades de combate, de apoyo de combate y de apoyo de los servicios de combate.6 Estuvo al mando el teniente coronel Luis Hernández con su plana mayor integrada por el mayor Wagner Bravo y los capitanes Fredy Real, Fidel Araujo y Francisco Narváez.

Brigada de Fuerzas Especiales Eloy Alfaro. Fue organizada mientras se desarrollaban las operaciones. El 12 de febrero se inicia la estructuración orgánica de la brigada bajo la responsabilidad del coronel Carlos Vasco. Fue integrada con personal de jefes, oficiales y tropa con especialidad de fuerzas especiales que se encontraban en unidades, dependencias e institutos de la Fuerza Terrestre, Comando Conjunto, Ministerio de Defensa, además de personal de oficiales, tropa y aspirantes a soldados de la Escuela de Formación de Soldados del Ejército. El 13 de febrero quedó inicialmente organizada con el comando y el estado mayor, compañías de apoyo, 4 batallones, 4 escuadrones y 4 equipos de combate. El 18 de febrero se dispuso que se organice el Grupo de Fuerzas Especiales N° 3 Alfaro, en el que se incluiría al personal de aspirantes y conscriptos de la brigada que se quedó en Shell Mera.

Agrupamiento táctico de selva general Carlomagno Andrade. De acuerdo con la versión del general Paco Mocayo, el agrupamiento se forma para dar soporte a la nueva organización del dispositivo de la brigada que operaría con dos agrupamientos tácticos: el Miguel Iturralde y el Carlomango Andrade, disposición emitida el 5 de febrero mediante la orden de operaciones correspondiente. 6  Hernández, Luis, “La Guerra del Cenepa, diario de un comandante”, Corporación Editora Nacional”, Quito, 1997.

10


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

El agrupamiento estaba constituido por el Batallón de Selva N° 63 Gualaquiza, Grupo de Fuerzas Especiales N° 27, una compañía de reservistas y una batería antiaérea. Tenía la misión de defender el curso superior del río Cenepa en la margen occidental, sin ceder la línea general Cueva de los Tayos-Cóndor Mirador. La orden a este agrupamiento fue: “Mantener Base Norte, eliminar patrullas enemigas que ingresen a su sector y atacar el flanco y la retaguardia del enemigo”. INICIO DEL CONFLICTO. El teniente Jorge Tello que relevó al teniente Jairo Yépez, permanecía con su patrulla en Cueva de los Tayos. El 3 de enero de 1995 llegan a ese sector 1 voluntario y 15 conscriptos peruanos y se ubican frente a la posición del teniente Tello. El 6 de enero llega otra patrulla peruana integrada por 2 oficiales y 17 conscriptos y se instalan a 20 metros de los soldados ecuatorianos. Ante esta situación el personal del teniente Tello fue reforzado por elementos de la Compañía de Operaciones Especiales N° 21, al mando del teniente Cristóbal Espinoza, que pasa a ubicarse en el sector de La Piedra, 500 metros aproximadamente detrás de Cueva de los Tayos; mientras en la “Y” instala el puesto de mando el capitán Edwin Castro; en un sector aledaño se ubica la patrulla del teniente Carlos Taipe y en la posición “2”, a 10 minutos de la Cueva de los Tayos, en sentido de la profundidad, permanecía con 7 efectivos el cabo Hugo Gallegos. Así mismo, el capitán Aquiles López recibió la disposición de patrullar el sector de Tiwintza y reforzar la base si fuera el caso.

Desalojo de la Base Norte. El 23 de enero durante un reconocimiento en helicóptero, los capitanes pilotos Marcelo Romero y John del Pozo detectaron un helipuerto en la cabecera del río Cenepa. La decisión del mando ecuatoriano fue inmediata: desalojar a los 11


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

Soldados ecuatorianos en posición de alerta.

soldados peruanos de dicha base, a la que luego se la llamó Base Norte. La misión debían cumplirla cuatro equipos de combate, de 18 elementos cada uno, pertenecientes dos de ellos al Grupo de Fuerzas Especiales N° 26, y los dos siguientes al Batallón de Selva N° 63 Gualaquiza y Compañía de Operaciones Especiales N° 21. La patrulla se denominó Zafiro, estuvo al mando del capitán Isaac Ochoa y los equipos de combate estaban comandados por el capitán José Nicolalde, tenientes Ivan Jácome, Jorge Tello y subteniente Fredy Jaramillo. El 26 de enero, a las seis de la tarde, las patrullas atacaron violentamente, inclusive con fuego de morteros, acción que hizo que los peruanos huyesen internándose en la selva. Los equipos de combate del ejército ecuatoriano, al posesionarse del objetivo encontraron varios bohíos, armamento, mochilas, artículos alimenticios y los cadáveres, del teniente William Guzmán Espinoza 12


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

Gral. Paco Moncayo en la Base Norte.

y sus compañeros, el clase Segundo Michán Infante y conscripto Eduardo Ijisán Acacho”.7 El ataque y desalojo de los peruanos del helipuerto ubicado en territorio ecuatoriano, fue el detonante del conflicto armado que se prolongaría varias semanas.

Mentiras respecto al desalojo. El mando militar peruano ha distorsionado abiertamente la realidad de los hechos. Sostiene que el helipuerto ubicado en la quebrada Fashion en la cabecera del Cenepa, fue atacado “por 5 helicópteros Super Puma artillados, morteros de 81mm y 120 mm., atacando finalmente por tierra con 150 fusileros, además de una compañía de fuerzas especiales… Los soldados peruanos 7  Coronel EP Eduardo Fournier Coronado, “Tiwintza con Zeta”, Edición Ramiro Berríos Rivera, Lima, Perú, 1996.

13


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

sostuvieron por 5 días la posición… retirándose únicamente después de consumir los abastecimientos y la munición… por lo que a la patrulla peruana se la llamó los gigantes del Cenepa”. Pero el mismo libro del coronel peruano, “Twintza con Zeta”, al tomar la versión de un testigo, desnuda la verdad: “Yo vi el ataque traicionero al teniente Guzmán. A partir de esa fecha, el 26 de enero, los ecuatorianos se apropiaron del helipuerto (lo hicieron en once minutos, aproximadamente), y lo bautizaron con el nombre de Base Norte, afirmando con desparpajo que es territorio de ellos”.

Ataque a Cueva de los Tayos. El cabo Luis Ayui Kejekai, soldado nativo de nuestro ejército, nos narra: “… El 26 de enero, a las diez de la noche, mi teniente Espinoza con un mensajero me manda un mensaje que decía: “Ayui, nuestra patrulla ha desalojado a los peruanos del helipuerto de la cabecera del río Cenepa; comenzaron las hostilidades. Mantenga firme la posición. Nosotros atacaremos a las 05h30… y en 10 minutos estaremos para apoyarlo…” Por su parte el teniente Cristóbal Espinoza nos recuerda: “Se vivía las 05h00 del día 27 de enero de 1995, adoptamos el dispositivo y avanzamos a través de la selva… De pronto, cinco minutos antes de nuestro asalto, la selva se convirtió en infierno: disparos y explosiones por doquiera, bombardeos de helicópteros peruanos… Mi dispositivo fue atacado muchas veces. Parte del equipo de combate del subteniente Luis Barrera y la primera escuadra de mi pelotón combatían bravamente…” En los primeros combates de Cueva de los Tayos se reportó la muerte del soldado Vicente Rosero y del conscripto Ángel Rivera.

Ataques a otros destacamentos. El comandante del destacamento Soldado Monge, mayor Gustavo Oñate, nos hace conocer del ataque peruano que sufrió 14


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

el 27 de enero: “Hacia las 11h00 escuchamos un fuerte ruido que parecía motores de canoas… sin embargo, a escasos segundos vimos dos helicópteros MI-8 peruanos que empezaron a bombardear nuestras instalaciones, por lo que nos atrincheramos en nuestras posiciones para repeler la agresión… al día siguiente repitieron los ataques, pero fueron repelidos… algunas instalaciones quedaron semidestruidas, lo cual verificaron periodistas nacionales y extranjeros que visitaron el destacamento.” El mayor Juan Navas Chacón comandante del destacamento de Coangos, narra en su informe: “El 29 de enero a las 09h00, atacan el destacamento tres helicópteros peruanos, ante esta situación nos preparamos para repeler un posible desembarco de tropas… Nos trasladamos desde nuestro puesto de mando en pleno fuego, para apoyar la defensa del destacamento… Desde el 28 de enero y los primeros días de febrero el destacamento fue bombardeado de día y de noche… El 7 de febrero fue derribado un helicóptero peruano por el teniente Ramiro Gudiño.” El destacamento Teniente Hugo Ortiz fue también bombardeado, el 29 de enero, pero uno de los helicópteros peruanos fue derribado por el cabo Luis Honores. El comandante de este destacamento, mayor Felipe Burbano, nos hace conocer: “Se sufrió cuatro ataques, dos por aire y dos por tierra los días 27, 28, 29 y 30 de enero. El primero fue repelido con fuego de morteros y ametralladoras; hubo varias bajas enemigas y una ecuatoriana (Sldo. Pilco). Al día siguiente el ataque fue aéreo; no hubo novedades. El 29 causamos siete bajas al enemigo, dos horas después vinieron tres helicópteros, uno de ellos fue derribado. El día 30 hubo otro ataque por tierra pero lo repelimos totalmente.” VICTORIA EN EL AIRE. El teniente Ramiro Gudiño cuenta su experiencia: “El 7 de febrero a las 14h25 se aproximaron al destacamento de Coangos 4 helicópteros peruanos… apunté al primero, pero como al ver que me disparaba ocupé una posición para la ametralladora 50, 15


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

desde donde puede enganchar al tercer helicóptero, un MI-24, y disparé haciéndolo explotar en el aire.” El teniente Byron Borja nos narra: “En cuanto ingresaron 3 helicópteros enemigos al sector de Tiwintza, empezaron a disparar a nuestra gente; yo no podía dejar que esto ocurriese por lo que apunté al helicóptero artillado y disparé el misil, este impactó en el blanco, mientras el resto huyó inmediatamente.” El teniente Hernán Cáceres da su testimonio: “El 29 de enero un observador encaramado en un árbol me alertó: “ya viene por ahí”. Pude ver la panza del helicóptero, apunté y disparé el misil, y pude observar a través de la espesura el humo del helicóptero que después se desintegró”. El cabo Luis Honores nos da su versión: “Al ingresar al destacamento Teniente Ortiz, un helicóptero permitió que desde la puerta un soldado nos disparara con una ametralladora… mis compañeros gritaban “dispara, Honores”… Entonces enganché, apunté y disparé. La nave comenzó a descender y luego a caer en territorio peruano”.

Destino de un avión Canberra peruano. Esta es la versión de personeros de la Fuerza Aérea peruana: “En la mañana del 6 de febrero un Canberra BMK-8, tripulado por los capitanes Percy Pillips Cuba y Miguel Alegre Rodríguez, desapareció sin dejar rastro, presumiéndose que haya sido alcanzado por el fuego antiaéreo enemigo o debido a las pésimas condiciones climáticas o se haya estrellado contra alguna de las montañas de la cordillera del Cóndor.

La Fuerza Aérea ecuatoriana se cubre la gloria. El 10 de febrero en un combate aéreo que duró aproximadamente tres minutos, dos aviones Mirage y un avión Kfir de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, derribaron a dos Sukoi y un A-37 peruanos de la Fuerza Aérea del Perú. 16


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

Los pilotos ecuatorianos que registraron sus nombres en la historia nacional son el entonces mayor Raúl Banderas, capitán Carlos Uzcátegui de la escuadrilla Mirage, y el capitán Roberto Mauricio Mata que piloteaba el Kfir ecuatoriano. Un A-37 B integrante de la escuadrilla “Dragones” destacada en Macas, comandada por el teniente coronel César Briones, sufrió serias averías mientras protegía a las tropas que combatían en tierra. El A-37 B estaba piloteado por el capitán Rodrigo Rojas HerreCapt. Rodrigo Rojas (izq.) y Teniente ra y el teniente Manolo CamaManolo Camacho, tripulantes del A-37 cho Bonilla, quienes a pesar ecuatoriano (foto superior). de ser impactado su avión de combate, lograron aterrizar en el aeropuerto de Macas, y de esta forma profesional y valiente salvar a su nave. TIWINTZA Y LA INTERVENCIÓN DE LA MOMEP.

Declaración unilateral del cese de fuego. El derribo de los tres aviones de combate, la pérdida de personal y medios, la imposibilidad de conquistar nuestras bases, hizo que el presidente Alberto Fujimori anunciara la noche del 13 de febrero, el cese de fuego, con el pretexto de haber conquistado la base de Tiwintza y otras bases ecuatorianas, declaración que fue desmentida de inmediato por personeros militares del Ecuador. 17


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

El presidente peruano declaró por varias ocasiones que Tiwintza había sido conquistada y desalojados sus defensores, pero la revista Caretas, contradice al mandatario: “Hasta el martes 21 de febrero, no había ninguna evidencia que Tiwintza hubiera sido tomada”. 8 La misma revista peruana corrobora luego, lo publicado: “Ecuador ha proporcionado las coordenadas exactas de Tiwintza y Base Sur con el GPS. (Geographical Position System) pudiéndose ubicar exactamente el lugar donde uno se halla”. Es posible que por la obsesión de Fujimori de ocupar Tiwintza, se dieron en esta base los más intensos y persistentes combates, sin que se lograra doblegar el espíritu combativo de sus defensores, como tampoco logró hacer en tantos otros sectores en los que se combatió con valor y dignidad, y en donde algunos de los soldados ecuatorianos, además de un oficial, el teniente Giovanni Calles, sacrificaron su vida en defensa de la integridad nacional.

El miércoles negro. Se lo denominó así al 22 de febrero, porque en aquel día, a pesar de estar en vigencia el cese de fuego, las fuerzas peruanas de manera desleal atacaron, como escribe el general Moncayo, “con todos sus recursos disponibles a Tiwintza, El Maizal, la ‘Y’ y Base Norte. Nuestras tropas rechazaron todos estos ataques, pero sufrimos las mayores bajas de la campaña: 13 muertos y 20 heridos. Esa tarde y noche, continúa el general Moncayo, tomamos una dura represalia, utilizando todas nuestras armas de apoyo de fuegos. Al día siguiente se detectó un gran movimiento de evacuación de bajas enemigas”. Con el propósito de suspender los enfrentamientos, los países garantes dispusieron se establezca una delegación de observadores constituida por agregados militares de Brasil, Argentina, Chile y Estados Unidos, mientras que el gobierno ecua8  Revista Caretas, 9 de marzo de 1995

18


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

La base de Twintza, perpetuó el nombre de prestigiosas unidades militares de nuestro ejército.

toriano designó al ministro de Relaciones Exteriores Diego Rivadeneira para que presidiese la delegación ecuatoriana.

La misión de observadores militares de Ecuador y Perú. El 10 de marzo se realiza una reunión en Brasilia con la participación de los cancilleres de Ecuador y Perú y los representantes de los países garantes para definir el cumplimiento de la Declaración de Itamaraty y las normas que regirán el procedimiento de la Misión de Observadores Militares de Ecuador y Perú, MOMEP. Básicamente debía conseguir la separación de las fuerzas en el área de seguridad, diseñar un programa para la retirada de más de 60 unidades desplegadas en la zona de conflicto y cuando esto ocurriese, recomendar la creación de una zona desmilitarizada. 19


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

EVIDENCIA DE LA VICTORIA.

Oficiales peruanos analizan la derrota. Oficiales superiores de las Fuerzas Armadas peruanas prepararon un documento en el que reconocen su fracaso militar. Entre otros aspectos determinan que “el objetivo estratégico del Ecuador fue generar el conflicto en territorio peruano ocupado, lo que permite afirmar que cumplió con su objetivo… Ha logrado que se reconozca la presencia de tropas ecuatorianas en las alturas de la cordillera del Cóndor, negando al mismo tiempo a nuestras propias tropas ocupar nuestro propio territorio”.9 En otra parte del documento peruano consta: “El Ecuador mediante despliegue estratégico demostró explotar el principio de la ofensiva, infligiendo tremendas pérdidas a las tropas peruanas en cuanto a caídos en combate y aeronaves derribadas en los días iniciales del conflicto”. A estas evidencias sinónimas de derrota, el editorialista de la revista Caretas, Fernando Rospigliosi, le da un toque especial y definitivo: “La farsa de la victoria (peruana), es ya insostenible. Las evidencias que el cese de fuego y el acuerdo de paz se hicieron con tropas ecuatorianas posesionadas de parte de territorio peruano… son abrumadoras. Hasta los medios de prensa oficialista lo reconocen”. Finalmente, al reconocer el desastre militar en el Cenepa, Rospigliosi sostiene que el Perú “no había sufrido una derrota similar desde el descalabro de 1879” (En la Guerra del Pacífico contra Chile). El acuerdo de paz. Una larga, compleja y dolorosa negociación entre Ecuador y Perú con la presencia de delegados de los países garantes, con9  “Los principios de la guerra, un estudio casuístico”, documento que analiza las posibles causas de la derrota de sus fuerzas, elaborado por oficiales superiores del Ejército peruano.

20


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

cluyó el 26 de octubre de 1998 con la suscripción de la Declaración de paz de Itamaraty, mediante la cual, se acordaba una paz que implicó el cierre definitivo de la frontera entre los dos países y la entrega al Ecuador de un kilómetro cuadrado de la tierra en la cual estuvo la base de Tiwintza. La transferencia se lo hacía por escritura pública del 13 de mayo de 1999, otorgada ante el notario de Utcubamba. Se lo hacía además, a título gratuito, basándose en el texto de la fórmula vinculante de los Jefes de Estado de los países garantes del Protocolo de Río de Janeiro, bajo ciertas condiciones que debían cumplir Ecuador y Perú, como: reiterar que no implica afectación de la soberanía peruana… el Ecuador no podrá transferir dicho territorio…no habrá efectivos militares ni policiales dentro del área, entre otras condiciones.

Unidades militares reconocidas y galardonadas por la República del Ecuador. La victoriosa campaña del Cenepa dio la oportunidad a las ramas de las Fuerzas Armadas y a sus diferentes unidades de demostrar su elevado profesionalismo, pundonor, sacrificio y heroísmo, virtudes que fueron justicieramente reconocidas y exaltadas. En la Orden General Nº 085 del Ministerio de Defensa Nacional, del martes 23 de mayo de 1995, se publica el decreto Nº 2738 firmado por Alberto Dahik Garzozi, vicepresidente constitucional de la República del Ecuador, encargado de la Presidencia, y por el general José Gallardo Román, ministro de Defensa, mediante el cual se otorga la condecoración al Mérito de Guerra en el grado de Gran Cruz a los estandartes de las siguientes organismos, fuerzas y unidades: Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Fuerza Terrestre. Fuerza Naval. Fuerza Área Ecuatoriana. 21


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

Dirección de Electrónica No. 10. Hospital General de las FF.AA. No. 1. Brigada de Selva No. 21 Cóndor. Batallón de Selva No. 61 Santiago. Grupo de Fuerzas Especiales No. 24. Grupo de Fuerzas Especiales No. 25. Grupo de Fuerzas Especiales No. 26. Escuela de Formación y Perfeccionamiento de Nativos del Ejto. No. 17 Iwias. Compañía de Operaciones Especiales de la I-DE. Compañía de Operaciones Especiales No. 5. Compañía de Operaciones Especiales No. 13. Compañía de Operaciones Especiales No. 17. Compañía de Operaciones Especiales No. 19. Compañía de Operaciones Especiales No. 21. Escuela de Selva No. 19. Agrupamiento de Artillería No. 21. Brigada Especial de Combate Alfaro. Batallón de Selva No. 62 Zamora. Batallón de Selva No. 63 Gualaquiza. Grupo Fuerzas Especiales No. 27. Grupo de Aviación del Ejército No. 21 Cóndor. Grupo Especial de Operaciones Ecuador. Batallón de Selva No. 56 Tungurahua. Batallón de Ingenieros No. 68 Cotopaxi. Compañía Especial de Seguridad del Ejército. Agrupamiento Táctico de Selva general Carlomagno Andrade. Agrupamiento Táctico de Selva general Miguel Iturralde. Comando Aéreo de Transportes. Escuadrón 2112 F-1. Escuadrón 2112 C-2. Escuadrón 2112 A-37. Escuadrón 2112 Helicópteros.

22


UN EJÉRCITO VENCEDOR: LA CAMPAÑA DEL CENEPA.

Tomado del Libro “Victoria en el Cenepa”.

23


HISTORIA RESUMIDA DEL EJÉRCITO.

Lista de los héroes que cayeron en combate, durante el conflicto del Cenepa en 1995. Capitán Giovanni Patricio Calles Lascano. Suboficial Édison Ernesto Mendoza Enríquez. Sargento Luis Felipe Hernández Tello. Sargento Jorge Washington Guerrero Lamilla. Sargento Segundo Rafael Chimborazo Talahua. Sargento Freddy Humberto Alcívar Toro. Sargento Agustín Jimmy Anchico Murillo. Sargento Vinicio Alfredo Angulo Ramírez. Sargento Fausto Nicolás Espinoza Pinto. Sargento Gabriel Hipólito Solís Moreira. Sargento César Alonso Villacís Madril. Sargento Héctor Gonzalo Chica Espinoza. Sargento Richard Oswaldo Burgos Suárez. Sargento Wilson Fabián Cueva Pillajo. Cabo Gonzalo Efrén Montesdeoca Montesdeoca. Cabo Ernesto Araldo Vaca Bonilla. Cabo Romel Ramiro Vásquez Palomino. Cabo Wladimir Enrique Analuisa Montero. Cabo Carlos Geovanny Yuqui Medina. Cabo Juan Ramón Benavidez Mucuschigua. Cabo Héctor Efraín Pilco Chango. Cabo Vicente Arnulfo Rosero Palacios. Cabo Rafael Pullaguari Pullaguari. Cabo José Miguel Anrango Escola. Cabo Milton Saúl Jácome Calvopiña. Cabo Alfonso Lamiña Chiguano. Cabo José Benjamín Robles Carrión. Cabo Freddy Ismael Santander Peralvo. Cabo José Luis Urquizo Chango. Cabo Marcelo Marino Suárez Montesdeoca. Soldado Ángel Olivo Rivera Suárez. Soldado Milton Lenin Patiño Chuva. Soldado Germán Antonio Pitiur Antuash. Sargento Maro. Nicolás Perfecto Calderón Herrera. Sargento Carlos Hilario Inmunda Santi. 24



Historia Resumida del Ejército Ecuatoriano Fascículo7