Page 1

Agosto 2011

PUEBLO DE HUAMBOS

Año I - Nº 03 - Lima 25 de Agosto 2011 - Director: Oscar Alarcón Delgado

1961-06 Noviembre-2011

50 Aniversario Colegio “Ezequiel Sánchez Guerrero”

La Fiesta de San Juan Huambos 2011 Crónicas de Isabel María Álvarez

Delegaciones de 45 promociones de estudiantes del Colegio “Ezequiel Sánchez Guerrero” se darán cita, el 6 de noviembre, en Huambos, para celebrar las Bodas de Oro de esta importante institución educativa cuyo primer Director fue el Dr. Víctor Montenegro y que hoy está a cargo del Prof. Juan Manayalle 

Foto: Felipe Chuque


Agosto 2011

Socializando las iniciativas Óscar Alarcón Delgado

EDITORIAL

Wambosmarka Pueblo de Huambos

Lima , 25 de Agosto 2011 Oscar Alarcón Delgado Director CPP. 11-3275 Arturo Velásquez Gallardo Coordinador General Dilmer Torres Chupillón Coordinación Huambos Hugo Álvarez Marreros Coordinación Chiclayo Dalila Chumpén Pérez Coordinación Chota Pilar Espino Fernandez Coordinación Cajamarca Arístides Álvarez Bautista Coordinación Madre de Dios Joyce Mejía Pascual Diagramación Leyla Nadia Alarcón Distribución y redes sociales

Editado por:

CECOALPO

Centro de Comunicación Alternativa y Popular Telf..: 999 690 970 RPM: # 098751 RPC: 994601011 http://cecoalpo.wordpress.com cecoalpo@latinmail.com oscarad@peru.com 

Con motivo de las fiestas de junio, escribimos tanto al Alcalde Distrital de Huambos, Sr. Denis Terrones para que se apropie de la iniciativa de convocar al Primer Encuentro de Huambinos por el Desarrollo (PEHPD) e igualmente al Director del Colegio Nacional “Ezequiel Sánchez Guerrero”, Prof. Juan Manayalle para que en el marco del programa del cincuentenario se realicen conferencias sobre orientación pre vocacional así como temas de interés general y fundamentalmente “sembrar” la cápsula del tiempo el 6 de noviembre. No hemos recibido respuesta; pero suponemos que en ambos casos no se oponen. En Lima, el 10 de agosto, nos reunimos y tratamos el mismo tema: Dina Fernández, Néstor Orlando Saavedra, Jesús Hernán Montenegro, Neftalí Álvarez, Felipe Chuque, Oscar Delgado, Néstor Álvarez, Carlos Castillo, Presidente del Centro Huambino de Lima (CHL) entre otros, donde entre gratos recuerdos tratamos las iniciativas materia de socialización. Estamos de acuerdo, hay que seguir difundiendo y madurando la propuesta. !Perfecto!. En Chiclayo, el 22 de agosto, se realizó una reunión de los integrantes de la Quinta Promoción Ezequielina “3 de Octubre-Juan Velasco Alvarado”. Participaron Elvira Arrascue, Malis Alarcón, Nora Flores, Olga Alvarez, Francisco Sánchez, Hugo Alvarez, Giminelson Matías, Oswaldo Bravo. Igualmente se contó con el concurso de Morayma Flores, Adán Alarcón,

Segundo Anaximandro Flores que no siendo de la promoción están comprometidos íntimamente con el destino del nuestro colegio y del pueblo huambino y su valiosa información y aportes ayudaron a conclusiones interesantes. La Quinta Promoción hará su aporte al Colegio; se viajará y se participará organizadamente en las actividades del cincuentenario. Hugo Alvarez será el coordinador en Chiclayo (Celular: 979007000) en Huambos, Dilmer Torres (Celular: 970946284) y en Lima el suscrito servidor Oscar Alarcón (Celular: 999690970) Bueno, hay tareas al respecto. Entre chascarrillos y bromas se desempolvaron las viejas “chapas” y las más crueles anécdotas y se trataron las iniciativas materia de socialización. Todos están de acuerdo y a trabajar se ha dicho. Se hace la “cápsula del tiempo” y se coordinará en noviembre la constitución de una Comisión Organizadora del Primer Encuentro de Huambinos por el Desarrollo. Bien pues, las propuestas toman forma; sin embargo es insuficiente y se necesita el concurso de los demás, sino de todos; casi de todos. Su éxito radica en su amplitud democrática y participativa de los huambinos, sin exclusión alguna.


Agosto 2011

La Fiesta de San Juan Huambos 2011 Texto: Isabel María Álvarez Fotos: Isabel María Álvarez

Intro Muchas veces me habían hablado de la Fiesta Patronal de San Juan Bautista en Huambos. Había visto fotos y videos que amigos y familiares habían registrado y recopilado para dignificar y compartir el patrimonio intangible de su pueblo. Como todos sabemos, la devoción al santoral católico no es propia del mundo andino sino que es una sustitución/adopción de matriz europea que comienza en 1532 cuando el Padre Valverde -que acompañaba a Francisco Pizarro- entrega los Evangelios al Inca Atahualpa instándolo a convertirse al catolicismo. Desde aquel choque de dos formas distintas de entender la fe pasaron

muchas cosas: cambiaron las entidades a quienes adorar y también la forma de adorarlas. De hecho, existen numerosos vestigios arqueológicos, etnohistóricos y artísticos que datan de 5000 años de antigüedad y que dan testimonio de rituales de culto a los dioses ancestrales de la cultura andina que se han mimetizado en festividades del presente. El mundo andino creía en el Sol, la Luna, el Rayo, las Estrellas, los Apus y la Mama Pacha. Era también un mundo festivo: cantando y bailando se vivía la vida. La música y el baile estaban presentes en el nacimiento y en la muerte; en la siembra y la cosecha; en la construcción de viviendas, acequias, corrales y caminos; en la trashumancia y en la artesanía. Lo natural y lo sagrado convivían en armonía. Los españoles creían en las

Isabel María Álvarez; educadora bilingüe, investigadora, escritora y poeta argentina. Hija de padre peruano (huambino) y madre española.

Sagradas Escrituras y veían la convivencia entre lo natural y lo sagrado como profana. Desde esa lógica eurocentrista, los clérigos desacreditaron a los dioses ancestrales y persiguieron sus cultos en un proceso que se conoce como “extirpación de idolatrías”. Como consecuencia, durante los últimos 450 años, la cultura andina incorporó santos y rituales católicos a sus creencias. Las dos raíces: la andina y la europea; la cosmovisional y la religiosa se integraron en lo que es llamado sincretismo. Viajé a Huambos para compartir el evento con una alforja cargada de preguntas que, desde mi identidad y mis inquietudes son ineludibles: ¿Qué pervive de la espiritualidad nativa? ¿Qué vigencia tienen los dioses ancestrales? ¿Cómo convivien en el Siglo XXI lo sagrado y lo profano en ese lugar de la Sierra Norte del Perú?. Este es mi relato: 


Agosto 2011

Primera escala: Etnohistoria en Pacopampa En una esquina de la Plaza de Armas un deseo manifiesto: “Quiero ir a Pacopampa”. Sin que medie resistencia, Lupe Marreros Arrascue y José Bravo Gónzález se hicieron eco. Eduardo Gónzalez Marreros se sumó al grupo. Eran las 14 horas y ninguno había almorzado pero, pasada una media hora, estábamos en ruta rumbo a Pacopampa, nombre quechua que significa “tierra de llamas”. Adán Mendoza nos condujo al lugar por 150 soles. Tres horas de viaje en combi para recorrer unos 35 km. Nada si se piensa que, cuando no existía la carretera, el acceso se hacía en acémilas o a caballo desde Huambos o Yanocuna lo que llevaba más del doble de tiempo. En el camino nos sorprendió la lluvia. El cielo se veía cargado pero José dispuso que, con lluvia o sin ella, visitaríamos el sitio dado que los siguientes días no

habría tiempo. En Querocoto, mi primo Carlomán nos facilitó una casaca impermeable por si seguía lloviendo que, felizmente, no tuvimos necesidad de utilizar. Ya en Pacopampa tuvimos el privilegio de ser guiados por Ramiro Díaz Cardozo y su hijo Marlon que habían colaborado con el equipo de arqueólogos que investiga el complejo. Junto a ellos avanzamos hacia el oeste hasta alcanzar el centro ceremonial ubicado en una aterrazada colina conformada por tres plataformas superpuestas que forman una pirámide trunca. Escalinatas de acceso, lápidas grabadas con figuras de serpientes y felinos, galerías subterráneas, una piedra que suena como una campana y, en la cima, una plaza cuadrangular en donde la tierra movida indica el lugar en donde fue hallada la tumba de una mujer que se hizo conocida al mundo 


Agosto 2011

con el nombre de la Dama de Pacopampa. Caminé alrededor del cuadrante excavado con detenimiento y mirando al suelo con la esperanza de encontrar una piedra amarilla para completar mi arco-iris. Los demás avanzaban a su ritmo con el mismo propósito. El efecto distractor me permitió unos minutos de soledad para reflexionar sobre el destino de esa mujer que, hacía unos 3 mil años había nacido con un mandato político, mágico y religioso. No era causalidad que en una noche de luna llena emergiera de las entrañas de la tierra para reclamar su lugar en la memoria colectiva. De hecho, cuando el arqueólogo Yuji Seki halló la tumba advirtió que se habría tratado de un personaje de élite elevado a la categoría de sacerdotisa: la deformación craneana, la presencia de cinabrio propia de los entierros de gobernantes, el rico ajuar compuesto por orejeras y aretes de oro y numerosas cuentas de chaquiras son claros indicadores

de su rango. Allí en la cima, procuré imaginar el rito mortuorio al que había sido sometida y que confirmé cuando, minutos más tarde, Lupe me entregó un pequeño fragmento de vasija quemada por el fuego. Dejé el lugar reverenciando a los dioses dadores de vida e imaginando los peregrinajes que nuestros más remotos ancestros, los Wampus, habrían realizado para expresar su espiritualidad. Y… a mi alforja de preguntas, se sumó un nuevo interrogante: ¿Existe alguna relación entre la sangre que la Dama de Pacopampa -en su rol de sacerdotisa- recogía en los sacrificios para ofrendar a las divinidades del período Formativo con el espectáculo sanguinario que tiene lugar en el Coso Taurino durante la Fiesta de San Juan? En el camino de regreso el pecho colorado de un huanchaco nos dio la despedida. En casa de Ramiro, Doña Estercilla Cardozo de Díaz cuidaba los cuyes que se doraban en el perol. La deliciosa cena serrana esperaba por nosotros.




Agosto 2011

Segunda escala: Lo sagrado y lo profano en convivencia El ruidoso albazo me despertó a las 06.00 am con el obstinado propósito de develar la memoria adormecida en esa tierra entrañable. Me di prisa para llegar a buena hora y contar con la complicidad de la tranquilidad matinal. Mi “Cuarto del rescate” -como llamé a la habitación en la que me hospedé”estaba a un paso de la Plaza de Armas. Sólo tenía que flanquear la puerta y cruzar la calle. El bello kuntur con alas desplegadas que había inspirado uno de mis “Latidos andinos” ya no me esperaba sobre la pileta de piedra. Tampoco podía leer en el frente de la Delegación de la Policía la frase en quechua con los principios ama sua, ama llulla, ama kella -cuyo origen tawantisuyano hoy está puesto en duda por el revisionismo histórico-. Pareciera que una obsesión por despojar al pueblo de su identidad profunda se hubiese apoderado de los mentores de la reforma urbanística de Huambos. La nueva estética sacó los santos a la calle y, en el nuevo escenario, las imágenes sagradas de San Juan Bautista y de la Virgen del Rosario, enfrentadas por la espalda, custodian desde lo alto de un moderno pedestal. Sospecho que los genes ancestrales de quien realizó el nuevo diseño deben haber hecho lo suyo en el acto creador. En efecto, la dualidad -pauta metafísica de las culturas de los Andes- se permea en esta obra en la que lo femenino y lo masculino, unidos en paridad vertical y complementaria, desdoblan y unifican lo divino. Así, en el Siglo XXI, los íconos cristianos, recrean el principio andino de garantizar el orden cósmico. Un café, algunas notas escritas rápidamente en mi libreta y una cita: Lupe y Arturo me esperaban para recorrer el tramo del Qapaq 

Ñan o Camino del Inca que pasa por Huambos. A pocos minutos, recibí un llamado de nuestro amigo José al celular que me había facilitado mi prima Olga Bravo. Le comenté dónde estábamos y recordé que conversando con varios huambinos

había constatado que no está puesta en valor la significatividad patrimonial de ese lugar que representa la mayor evidencia de la expansión de la cultura incaica a lo largo 6 mil kilómetros de la geografía sudamericana. Me


Agosto 2011

pregunté si la escuela actual sigue negando los saberes que nos cuentan quiénes somos. Pensé en cómo didactizar el tramo del Qapaq Ñan que pasa por Huambos y se me ocurrió que una Carrera de Chasquis con la participación de las treinta y seis comunidades podría sumar identidad a una próxima edición de la Fiesta Patronal que, este año, ofreció en su programa un Campeonato de Futbol. Posteriormente, pude socializar esa idea con los organizadores. Durante el itinerario, triste constatación: en esa parte del Chinchasuyu que otrora recorrían quechuas, yungas y chibchas, el Qapaq Ñan -que la UNESCO propuso como candidato para integrar el Patrimonio Universalel característico empedrado había sido levantado. Sobre la tierra alisada, vimos pasar a muchos comuneros en dirección a la iglesia como antiguamente lo habrían hecho a los santuarios. De regreso a la Plaza de Armas, los músicos de las Bandas de Reque y de Cutervo esperaban. Me quedé observando cómo, entre saludos solemnes, abrazos fraternos, apretones de manos la gente se reconoce y se reencuentra para rememorar…festejar… recordar… agasajar…

Cada año, para esa fecha, durante cuatro días la fiesta concede licencia a la rutina aglutinando al campesinado, renovando al citadino, generando obligaciones y derechos. Las familias, la vecindad, las comunidades y los organizadores se articulan en una red de relaciones locales entre campo-ciudad, entre ciudades y entre países. Terminada la misa, los feligreses salieron de la Iglesia detrás de la Hermandad de San Juan Bautista que, con esmerada devoción, conducía la imagen del santo rodeada de

flores. Hábitos rojos y velos blancos encabezaban la procesión. En ese rincón del Perú que, ancestralmente, celebraba los ciclos de la naturaleza, el solsticio de invierno fue trocado por una impactante fiesta patronal. El humo del sagrado palo santo se mezclaba con el del incienso. Con la transformación religiosa, también los olores se sincretizaron en Huambos. La procesión inició su marcha. Arturo Velásquez iba adelante con el estandarte. Pude divisar a familiares y amigos sosteniendo el anda. Me sumé a la procesión que avanzaba lentamente. A lo lejos, advertí la presencia de un imponente cerro puntudo y sentí que mi corazón se regocijaba. A mi lado, Fanny García Marreros acompañaba del brazo a su abuelo. Discretamente, le pedí que observara lo mismo que yo: el cerro -un antiguo Apu cuyo nombre me resta por conocerprestó su forma al manto que ataviaba al Santo Patrono. El paisaje me había dado una nueva respuesta: donde existió un gran centro religioso prehispánico se formó un gran culto cristiano. Capturé esa imagen como ejemplo de convivencia de lo ancestral andino y lo religioso de occidente. Lo sagrado y lo profano seguían en convivencia.




Agosto 2011

Mis maestros de primaria en el recuerdo Oscar Alarcón Delgado “Si algo merecen tus maestros, que sea siquiera un recuerdo”, me dijo un profesor cuando nos despedimos. Desde entonces siempre guardo esa tentación de escribir resaltando mis afectos, gratitudes y reconocimientos a mis inolvidables maestros que formaron mis conocimientos ahuyentado las tinieblas de mi débil naturaleza y monumental ignorancia. Mi primera profesora fue doña Rosario que regentaba un particular “jardín de infancia”. “Doña Chayito” aceptaba el pago mensual hasta en especies, según mi madre. Nos hacia dibujar bolas y palotes y a leer “La Mantilla”. Se paseaba con el cinturón sobre el hombro en señal de autoridad, para decirnos indirectamente que ese cuero nos caería si nos portamos mal. Un día estuvo ausente del aula que era el patio de su enorme casa,



eso motivó que nos metiéramos a la cocina, escenario de nuestra inconsciente travesura colectiva, pues desaparecimos su olla con arroz calientito y sabroso que para su almuerzo tenía preparado. Se imaginan la rabieta de ella y su hijo Don Santiago, culpable de no habernos cuidado? Ya en primaria mi primer maestro fue don Segundo Lara Estela cuando director de la Escuela Pre Vocacional No 65 era don Julio Díaz, recordado por vestirse con sombrero de anchas alas, gafas y hasta con escarpines, autoritario hasta en la mirada, la escuela parecía su hacienda, su ley la palmeta y la varilla mandato oficial del que compartían todos los maestros o preceptores como se decía en la época, para que la letra entre con sangre. Así nos formaron, don Julio Pérez, don Ramón Arrascue y claro que en diferente dimensión y comportamiento, Demetrio

Mautino y Job Alvarado que se dedicaban a la capacitación profesional en talleres pre vocacionales de carpintería y mecánica así como a don Efraín Bautista que nos enseñaba agropecuaria. Fue en cuarto año de primaria que llegó al aula, un personaje tan voceado, tan histórico por su rol en la gestión y fundación del Colegio de Secundaria “Ezequiel Sánchez Guerrero”. Había retornado de Lima a Huambos, Don Carlos Castillo Gasco, inolvidable por revolucionar las metodologías de enseñanza y trato disciplinario. Con él se acabó el tratamiento de “maestro” y las tan odiadas palmetas y varillas. Desde entonces supimos que el término correcto para referirnos a nuestros educadores era decirles “profesores”. Creo que la disciplina fue más humana y no remedos de inquisiciones torturantes. Recuerdo al profesor Carlos Castillo, no solo como el que


Agosto 2011 modernizó la enseñanza, sino por su compromiso político y social. Aprista hasta el hueso era amigo de mi padre con el que frecuenté en algunas oportunidades la “Casa del Pueblo” donde me atraía la simbología del denominado “partido del pueblo” o “de los pobres” como decían en ese entonces. Carlos Alberto Castillo Gasco, nació el 11 de Agosto de 1922, en el hermoso distrito de Lajas donde las piedras paradas forman escudos de una fortaleza natural y dos líquidas serpientes se entrelazan en sus pies. Hijo de Don Manuel Castillo Azañero el mejor herrero del lugar y Doña Dorila Gasco Díaz, una hermosa paisana experta en el arte de la elaboración del pan nuestro de cada día que el pueblo consumía. Casado con Doña Lucia Amparo Ly Zevallos con quien tuvo seis hijos: Carlos, Chachi, Lucho, Víctor, Amparito y Cesar Castillo Ly. El profesor Carlos Castillo falleció el 25 de diciembre 2010 en Lima, vencido por una enfermedad que atacó su centro motor, cerebral. ¡Qué tarde es la hora de la

solidaridad! Tan solo me enteré en la hora que se había consumado su viaje al infinito, ya sin retorno. Carlos Castillo Ly, hijo mayor, me invitó a la misa del mes que se acostumbra en las familias católicas. Acudí con puntualidad en la promesa de reparar mi deuda con quien considero un

gran profesor que no se borrará de mi memoria, mientras exista peregrinando sobre la redondez de la tierra. Con mi recuerdo y homenaje al profesor Carlos Castillo, reitero mi infinita gratitud y reconocimiento a todos mis profesores de primaria.




Agosto 2011

En la ruta interoceanica de Madre de Dios Óscar Alarcón Delgado Al expresarles mis saludos les hago de conocimiento que el 19 de marzo 2011, por cuarta vez desde 1983, llegué a Puerto Maldonado, capital de la Provincia de Tambopata y de la Región Madre de Dios. En esta oportunidad en mi condición de Responsable del Departamento de Educación y Cultura de la Confederación General de Trabajadores del Perú, inaugurar y participar, al siguiente día, como expositor en el Curso de Formación Sindical organizado por la CGTP Regional Madre de Dios que dirigen entre otros, Héctor Mamío, Antonio Calloquispe y Martín Quispe. Encontré a un viejo amigo de origen ferreñafano, José del Maestro, ex presidente del Gobierno Regional quien al invitarme a su casa conocí a su compañera Angela Quispe, una destacada profesora, moqueguana, la misma que me obsequió dos libros de su autoría tales como “Recopilaciones Históricas de la Región Madre de Dios” e “Historia del Colegio Carlos Fermín Fitzcarrald”. Como estaba previsto, se inició el curso con mucho éxito, pero en mis planes estaba contactar con mis coterráneos. Pues desde Lima ya

10

contacté con José Mestanza Alvites, quien fue el que más atención puso a mi llegada; y con Bernardino Osorio Arrascue y Germán Arístides Álvarez Bautista. Conversamos personalmente con cada uno ya que no fue posible sostener una reunión, pues no estaba prevista, sin embargo les hice conocer el proyecto comunicacional Wambosmarka y como es natural no estuvieron ausentes, las remembranzas, las anécdotas, entre otras cosas que nos vuelven a ubicar en nuestro querido Huambos, su colegio, sus calles y en nuestras juveniles horas terminando por el qué hacer a futuro. José Mestanza, hijo de don Santos Mestanza que junto con mi padre eran los albañiles reconocidos como los mejores “maestros del badilejo” del lugar, fue muy generoso conmigo y el que me invitó a visitar la frontera con Brasil en su movilidad, lamentable no pude acceder a su invitación porque se cruzaba con la principal actividad de mi visita; sin embargo estaba dentro de mis planes viajar a Iñapari, capital de la provincia del Tahuamanu y punto fronterizo con Brasil. Antes de la construcción de la carretera interoceánica, hubiese sido imposible visitar Iñápari; se hacía por

Madre de Dios tiene tres provincias: Manu, Tambopata y Tahuamanu. Está considerado como “Patrimonio Natural de la Humanidad” y “Reserva de Biosferas” declarado por la UNESCO, el Manu tiene la mayor riqueza biológica del mundo, con cientos de especies de aves, monos, felinos, reptiles y peces, así como una asombrosa variedad de plantas y flores. Por eso, Puerto Maldonado, considerada como “capital de la biodiversidad”, es un destino turístico importante del Perú. Cuenta con poblaciones indígenas establecidas en la región como los huarayos, mashcos, piros, amahuacas, yamanahuas, amaracaes y machiguengas. Su población es de 109,55 habitantes de los cuales 71,279 son electores. Produce arroz, maíz, café y frutales, cuenta con una notable ganadería vacuna; de su suelo y de sus ríos se extraen petróleo y el oro. Cuentan con actividad pesquera y maderera y en la urbe de Puerto Maldonado existe la pequeña empresa industrial así como los servidores públicos, comerciantes y transporte menor y fluvial. Es por eso que la CGTP Regional Madre de Dios tiene programado la elaboración de su Plan Estratégico Institucional para su desarrollo en las principales actividades donde existen trabajadores asalariados y por cuenta propia. vía aérea y dada esta nueva situación viajamos el lunes 21 de marzo, muy temprano con José del Maestro, más conocido que la cocona o aguajina del lugar, pues no sólo conocía a todo el rosario de pueblos de la carretera, en su condición de autoridad sino también y antes que todo, como profesor; así que la mayoría de los lugareños que le saludaban eran sus alumnos o padres de familia porque que había educado a sus hijos. Cruzamos el rio Madre de Dios sobre una lancha que a la vez transportaba a la buseta, porque el puente está aún en construcción,


Agosto 2011 viajamos con diez haitianos que van a la frontera en pos de trabajo como paso obligado al Brasil. Ansioso de conocer Iñapari, al fin llegamos a eso de las once de la mañana. Al ingresar a la ciudad está el puesto de la aduana y claro dentro de ella a mi “promo” Arístides Álvarez. Abrazos, alegría de encontramos después de tantos años. Al regreso nos vemos, tengo que pasar al otro lado, a la parte brasileña, le dije y arrancamos. Visitamos el Colegio, que tenía más o menos 80 alumnos del primero al quinto de secundaria. Pegaban afiches de las mesa de sufragio donde supimos que los electores de esta provincia no sobrepasaban los 700 electores y creo que cuatro mesas de sufragio bastaban. Fotos en este pueblo que soñé visitar. Pasamos al otro lado, a Villa Assís ingresamos sin control alguno, igualmente pequeño, pero acogedor. Ingresamos al supermercado, de propiedad de una peruana. Conversamos, usando nuestro “portuñol”, con una guapa vendedora y nos dijo que era casada con un peruano. Que linda familia en esta frontera, confundidos

peruanos y brasileños, sin odios ni resquemores. Almorzamos a nuestro retorno en Iñapari, visitamos Iberia, un distrito con mayor población y urbanismo, su plaza con un monumento en homenaje a los shiringueros es todo un arte admirable. Conversamos con un grupo de trabajadores de construcción. Retornamos ya en el atardecer y a las nueve de la noche estuvimos nuevamente en Puerto Maldonado. Martes 22 en la tarde converso con Bernardino Osorio, buen rato para recordar tiempos aquellos. Bernardino gracias por tu atención, es la segunda vez que nos encontramos en estas tierras que antes parecían más lejanas. La planificación estratégica de nuestro querido Huambos, necesita de tu concurso por ser una especialidad de tu dominio profesional. Miércoles 23 de marzo retorno a Lima, a la rutina, a su smog, a su ruido, a la inseguridad, pero… volveré, la selva me seduce, tiene nombre de mujer, en sus fuentes se peinan las amazonas, quiero ser selvático, tunche bueno de los bosques.

Bernardino Osorio Arrascue, huambino residente en Puerto Maldonado hace muchos años, es un destacado profesional que desempeña altas responsabilidades en el Ministerio de Agricultura de la Región Madre de Dios. En la foto aparece en su graduación como Magister Scientiae, Especialidad de Bosques y Gestión de Recursos Forestales, en la Universidad Nacional Agraria La Molina, el 08 de julio del presente año.

11


Agosto 2011

TRIPTICO a mi madre I En esta hora de silencio y de nada y en tu ausencia irremediable apelo a tu presencia de luz y sabiduría. Yo soy un niño abandonado; llévame de nuevo a la cordillera de Montán a sus laderas empinadas, olientes a maizales y trigales; a sus caminos inundados de fragancias de chilcas y retamas. Llévame al campamento del rio chotano, a dar de comer al albañil hambriento que vomitaba la fosa al medio día. ¿Recuerdas que tú ahuyentabas mi susto, al sonar de la sirena? ¡Qué feliz eras, campesina juvenil y lozana! ¡Qué feliz era aquel obrero que te amaba! Yo también era feliz, y más feliz en la cuesta cuando simulaba cansancio y me cargabas. II La soledad siempre fue nuestra compañera, la noche tremendamente oscura, el ogro puede llegar y nos da miedo en la jalca y urbe wambina; pero éramos dos luchando contra el humano disfrazado de energúmeno. Y así llegaron los hermanos que mataban el hambre con moras silvestres 12

que brindaba la estación en cada mañana. Así eras India indomable; tu nombre es la mezcla de la palabra sufrimiento y valentía y así nunca perdías la ternura, eras la suma del pan de cada día. Déjame llorar con tu llanto Déjame sonreír con tu alegría. y celebrar mi promoción de estudiante, a cambio de tus pendientes de oro que se llevaron los mercaderes. ¡Esa mujer me quería, esa mujer era mi madre! III Con tu bondad cristiana derrotaste los temores, tu fe te hizo noble y elevó tu estatura de María, saboreaste el hambre para que tu linaje no muriera te enfermaste para que de salud gozara. Un día nos dejaste en lares ajenos desde entonces me devora la soledad, y siento miedo. ¿Qué estaré haciendo sin tus consejos y sin tu mirada? Ven para contemplar la luna con tus ojos, y tocar los peroles en los eclipses; ven para recorrer los caminos a tu lado, para decirte ¡mamá!, con la voz de niño. Ven que el mundo cambia su clima aceleradamente ya es tarde y… tengo frío. Si demoras iré a buscarte al infinito, en cada estrella. Óscar Alarcón Delgado Lima 07/11/2008

Wambosmarka, Agosto 2011  

Revista virtual

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you