Page 1


2


Alejandra Vietri

MIS MUJERES Y MIS MUERTES

3


4


A mis padres

Diciembre de 2005 Revisado: Diciembre 2012

5


6


7


Prólogo

Los libros de poesía, sin lugar a dudas, deben ser lo más parecido que existe a la Biblia: uno debería poder abrirlos, un día cualquiera, en un momento cualquiera, en una página cualquiera, y encontrar siempre las palabras que precisa. No las que le hubiera gustado encontrar, sino las que precisa. Las que lo alientan, las que lo condenan, las que lo confortan, las que lo transforman, las que lo identifican, las que le recuerdan a viejos amores. Los libros de poesía son el evangelio de la belleza. En ellos, las grandes verdades y las emociones humanas, aparecen condensadas en frases concisas y bellas: frases que tienen el efecto de la flecha, que con rapidez dan en el blanco. Este libro, que ud. lector tiene entre sus manos, y que yo recibí de las manos de Alejandra, una queridísima colega, puede efectivamente abrirse en cualquier página y siempre presenta algo valioso para conocer, aunque más no sea la belleza de unas palabras exquisitamente dispuestas.

8


“Mis Mujeres y Mis Muertes” es un libro de poemas dividido en dos partes. “Mis Mujeres” constituye la primera mitad del díptico. Una serie de poemas dedicados a distintas mujeres, a las distintas mujeres de una misma mujer, quizás; algunas preguntas, muy pocas certezas, y una serie de imágenes poderosas, de esas que te quedan resonando una vez que cerraste el libro. Esta primera mitad es una especie de tipología de las mujeres en sus diferentes roles y circunstancias: la abuela, la amante, la estéril, la fea, la que agoniza, y muchas más. Una invitación a mujeres y hombres a encontrarse en estos roles y circunstancias, a identificar cada tipo creado en los poemas con sus madres, amantes, o para encontrarse, mujeres, a ustedes mismas. Cada poema encarna desde el sentimiento las miserias y la dicha de ser mujer: como en la vida, lo triste se besa con lo bello en cada poema. “Mis muertes”, la segunda parte, constituye la más rica y más extensa también, del poemario. En esta mitad hay de todo: aparecen poemas con un llamativo contenido social, poemas críticos, o bien crónicas de la ciudad, como si una mirada documentara ciertas realidades invisibles, y las visibilizara. El amor aparece en esta parte como un elemento fallido, doloroso; todos los poemas apuntan a aquel viejo interrogante: lo que pudo ser y no fue. 9


Un detalle interesante de la poética de Alejandra es su audacia formal. Si bien ciertos poemas se animan a romper el lenguaje institucionalizado, las formas tradicionales y a jugar con lo visual, el resto del poemario bien podría sonarnos escrito por las grandes poetizas del siglo pasado. Que en esta época en donde las vanguardias están de moda, y algunos ya anuncian (con un yerro que de tan gracioso resulta triste) la muerte de la poesía, el nacimiento de la post-poesía, y ponen a trabajar las palabras de formas novedosas, aunque sacrificando todo valor estético y humano en aras de la novedad; que en esta época, decía, haya una mujer que vuelva la vista a las formas más tradicionales, resulta refrescante. En una operación similar a la que Borges aplica sobre Pierre Menard, encuentro más rico el estilo de Alejandra, que el de aquellos que, intencionalmente, se vuelcan a la vanguardia como moda. No obstante, en la segunda mitad del libro, en particular en los últimos poemas deja bien en claro que el formalismo inicial era intencional y demuestra que su poesía es versátil, formal y moderna, pero su voz, es fuerte: única. Espero que esta afirmación que hago a continuación termine de alentarlos, lectores, a involucrarse en la bella y dolorosa experiencia de leer “Mis Mujeres y Mis Muertes”: Alejandra es una escritora auténtica. Al escribir, se desarma, se deshace y se funde en sus palabras. Escribe con sentimiento y por 10


necesidad. Solamente un auténtico escritor escribe por una necesidad interna y enfermiza. Estoy seguro de que al leer el libro, un poema, o una estrofa, o tan solo un verso, lo va a impactar, querido lector, lo va a marcar, y quien sabe por cuánto tiempo. Y quien sabe si no se encontrará repitiendo esas palabras, sin darse cuenta, hasta que en algún momento de su vida, las sienta propias. Jonatan Lipner

11


ÍNDICE (pose el dedo al azar, la vida es un todo y la poesía es vida)

PARTE I MIS MUJERES Relevo.................................................................................................. Medusa................................................................................................ De alamedas y de olvidos................................................................. Mujer de Otoño................................................................................. Sequía................................................................................................... Dama de Soledad............................................................................... El otro lado de la luna....................................................................... La Amante.......................................................................................... Estatua................................................................................................. Vagabunda.......................................................................................... Dual...................................................................................................... Marina.................................................................................................. Hermosa fatal..................................................................................... Abuela.................................................................................................. 12


Elogio a un amor de mentira........................................................... Esencial............................................................................................... La Fea.................................................................................................. ¿Viuda?................................................................................................ Niebla................................................................................................... Trilogía.................................................................................................

PARTE II MIS MUERTES De la realidad y demás crudezas: Ojos...................................................................................................... La Vanidad de los Pescadores......................................................... Huella................................................................................................... Aquel mendigo................................................................................... De los desengaños amorosos (caídas para un solo corazón): Un bocado del imposible................................................................. Me pierdo en tus ojos....................................................................... Doble partida...................................................................................... Filosos.................................................................................................. Ardores de Primavera....................................................................... Después............................................................................................... Heridas................................................................................................ 13


De las Causas perdidas..................................................................... Fantasma en la mar............................................................................ Flashes de una conciencia dormida................................................ De las pasiones enfermizas El deseo............................................................................................... Íntimos................................................................................................ Furiosa sed.......................................................................................... De incomprensión y otras soledades Espera Soledades de Babel............................................................................ La vieja voz......................................................................................... De la vejez y otros demonios El tiempo............................................................................................. En el asilo .......................................................................................... De la muerte y demás misterios: Irreversibles........................................................................................ Decisiones........................................................................................... La rueda............................................................................................... El camino del olvido......................................................................... Elogio de la mentira.......................................................................... Frankenstein....................................................................................... Café y poemas sueltos...................................................................... Qué te parece si te digo.................................................................... Dejame decirte................................................................................... 14


Del estado clínico del antiolvido..................................................... Vení...................................................................................................... e LUNi verso ES terioripado........................................................... ¿Qué importa si me estoy muriendo?............................................. Los precios suben..............................................................................

15


PARTE I MIS MUJERES

Porque últimamente siento que comparto la suerte de los que siempre nos quedamos de este lado del semáforo, Porque hace tiempo que esquivo la vida posponiendo decisiones, Porque descubrí que tengo más problemas imaginarios que reales, Porque entendí que al final siempre somos nosotros mismos, solos, frente a todo, Porque de poco sirve la tristeza como de niño que olvida cómo sonreír, Porque las carcajadas, los excesos, las miradas y el ardor son casi un milagro, Porque pensar, muchas veces conduce a la duda y no a la respuesta, Porque difícilmente olvide mis heridas, Porque camino aun no teniendo rumbo. Porque camino amando el caminar, Porque trato de cambiarme entera para salir de cada cárcel, es que soy quien soy, aunque no lo sepa.

16


17


RELEVO

Y sin embargo supiste irte. Y entonces fue el derrumbe de los días Sobre el tiempo rocoso y quebradizo Un recomenzar forzado que agoté en sombras. Tu rostro fijo en los paisajes conocidos Como extraño recordándome mis muertes Me diste tu espalda que era muro Cuando los ojos nos comulgaban desesperados Fuiste burlón testigo de mi ansiedad enfermiza De lo que hizo conmigo el dolor de vos Me sustituiste Despojo furtivo de lo innecesario La primavera de mi cuerpo Se hastió de olvido Y en Ella siembras veranos eternos.

18


MEDUSA

Quisiera ser la impávida Medusa conservo fijo el recuerdo de tu última mirada agrietándose en mí Quisiera ser Medusa para susurrarte, Perseo, el martirio de los condenados. Te envolvería en mis cabellos de serpiente, enredándote, dulcemente, como arropando a un niño, te filtraría de a poco el veneno y mi venganza A ver si rueda fuera este odio maldito A ver si me llega la bendición del olvido 19


Aun con mi cabeza cortada, se arrastraría mi odio a la soberbia opaca de mis ojos muertos ¿No ves? ¿Acaso no lo ves? Sólo a vos te miro sin convertirte en piedra, Sólo a vos que me has hecho perder la cabeza.

20


DE ALAMEDAS Y DE OLVIDOS

Soy esa a quien ser mujer le pesa. Mírenme Se deshace el chocolate en mis labios entreabiertos, me enfrían la sonrisa los helados de las tardes libres y el borravino en un vaso gira como remolino de los gustos de esta tierra. Mírenme No acepto la inclinación a ser adorno Me dejo derrotar por la vejez. Confieso Busco un amor vasto como una tempestad un milagro contenido en la conquista de empresas impronunciables Amo con el silencio despreciable de los muertos 21


Propongo Recomencemos las veces necesarias hasta el punto del absurdo la gloria es cuando tomas mi mano y te siento parte de mí la gloria fue ese primer beso que nos dimos continuo como una alameda. Confieso Me río con carcajadas que hacen eco en mis ojos Me enredo en pensamientos venenosos a la sombra de las ramas más ruines y tengo los rostros duales de la Suavidad y el Descaro. Lo admito. Si vos estuvieras aquí conmigo. Sería lo que sea necesario, para que seamos.

22


MUJER DE OTOÑO

Pálido rostro de un otoño frío y desalmado desde su lecho, mi amada sonríe ahondando mis penas. de nieve, inocente, sin más que eventuales movimientos, apenas respira, apenas me mira la mujer entre las mujeres, la mía La juventud sostenida en sus facciones y sus hijos que callan suplicantes pero ella, serena y silente, está muriendo, está sonriente Agotado todo llanto, 23


sus pétalos caen, como polvo perdido uniéndose al suelo y mis ojos perdidos también contemplan la nada. Emboscada. la canción otoñal seguirá su rumbo y aunque escuche la respiración de su piel, y aunque me sumerja en la ternura de su mirada, y bese el perfume de su delicada sonrisa, el ocaso de mi amada llegará deprisa, y como una brisa efímera, se irá en un instante.

24


SEQUÍA

Rasguño entre lágrimas mi vientre inútil ¡Vida hueca acuno en mi desesperación! Entrañas enfermas, profanas que no pensé tener que no creí tener Y soñaba sin saber que puedo solamente acunar a la muerte ¡Mi cuerpo es una tumba! Solo me queda el polvo amargo desde que el vacío quebró mi fe ¡A ningún hombre amaré porque sería odiarlo! ¡Me duele el cuerpo entero 25


y la vida y la bronca! Con mis soledades me voy hacia aquel lejano puente y en un mar envilecido me revuelco con la muerte mi amiga, mi aliada‌ mi única hija.

26


DAMA DE SOLEDAD

Rutina de barbas blancas y paso quieto Fauces odiosas devorando su vida en la estéril espera Esos ojos cansados que se leen muertos en espejos partidos de pobreza; esas manos huesudas, de caricias ausentes. Telarañas delineando los surcos de los años, y una sonrisa marchita en sus labios olvidados Desdichada mujer que día a día contempla el cristal del tren, 27


esperando un milagro, uno solo que su hijo vuelva o la limosna de la muerte.

28


EL OTRO LADO DE LA LUNA

Una soledad inmensa como el espacio mismo me sirve de condena. Fue anoche. Anoche quise ver, asomarme al otro lado de la luna. Y su cara rasa, pálida, que ya agoté en poesía, apagó mi fuego

Hace frío, estoy fría. mis lágrimas heladas se detuvieron retratando mi amargura Ahora es de madrugada y en este cuerpo hace tanta soledad 29


LA AMANTE

Siempre huye a ningún lugar. Huye del vacío y de los años. en su vestido de fiebre de sangre que fluye en un bosque de dudas con boca distante y ojos esquivos ¿Dónde quedó el valor de amar por y a pesar? Se desliza por las llamas del vestido Titilante en la luz de sus pasiones Anidada como una trama en su piel morena. Ausente Va y viene como el agua a la orilla Y con espuma fría besa al sol que duerme en la arena. Víctima y verdugo Toda su alma quedó confinada en una pintura. 30


ESTATUA

MĂĄrmol de broncas. Una corteza impenetrable adormeciendo las pasiones. Y mis ojos, como flechas de odio se lanzan a quebrarte. y solo hay dureza y silencio y espacios la distancia nos abisma. Tan imposible parece la tarea de volver, tan inĂştiles tus llamados, tan implacable mi orgullo, tanta lejanĂ­a, tanto freno, y la simple ruta: 31


Desabrochame el corazón y volverÊ a tus brazos‌

32


VAGABUNDA

Solo alarga el tiempo, la incierta espera. ¿De dónde salen las lágrimas cuando el corazón está vacío? En esta inmensidad sin rumbo que sabe a pozo viejo tus recuerdos hacen sobremesa brindan los fantasmas las penas del antiolvido alojados los miedos en mi, aferrados, furiosos con una manta infinita y asfixiante me arrastro en los días. Que se apague la vida, arrodillada ante tu ausencia 33


Sin permisos ni pausas la vida me era juego Hoy, sin embargo, el Ăşnico consuelo de mi vida errante es culparte por morir.

34


DUAL

Es apenas mujercita, pero es, a la vez, adulta, niña y fracasada. Es infiel cuando no ama y cuando cree que no hay ayer ni mañana. Sabe hacerse lluvia y mar, sabe consolarse el alma cuando se le desborda en imposibles Lucha, cree, llora, reza. Se rinde, se pierde, se ríe, lo niega. Me besa. ¡Es tan infeliz! Pero no entiendo todavía 35


c贸mo lo disfruta tanto

36


MARINA

Viento y silencio interior y un tenue sol arropando la playa. Solamente el distante rumor del mar guía mis pasos Paseamos solos, mi espíritu y yo. Conversamos. ¿Quién soy? ¿Quiénes somos? Las preguntas como eco de un vacío común Me detengo en las huellas. Así como el mar Deshace las huellas deshace el tiempo a los caminantes 37


Y el mar por fin respondi贸: poeta, naciste poeta, Muy a tu pesar.

38


HERMOSA FATAL

De la luna tenés los ojos místicos, distantes, cambiantes y distraídos Sos hermosa. Belleza del infierno, del cuervo y de la trampa. Peligro incontenido. Hermosa de llamas y fuegos, de flechas filosas de risas eternas y huracanes de corazón: Demonio de belleza impune Cuando lloras y no se desvanece tu porte, cuando tu ingenio es agresión, cuando mi frente reposa entre tus brazos configuras el milagro de mis días. 39


Sigo el movimiento audaz y curioso sigo el sensual ritmo del respirar y la cadencia de ese aire en tu pecho y la negrura de tus ojos túnel. quema verte, quema quererte. eres bella por imperfecta por tener esa hermosura que es traición ¡Hermosa al infinito! curvas, miradas y otros vértigos Hermosa fatal, Fatalidad tan bella.

40


ABUELA

Todavía te veo arrullada en mi memoria mariposa naciente del recuerdo con tu batón verde y azul y tu vieja bolsa de compras y tu paso paciente y la mirada serena Todavía te veo y viajo a esa infancia de golosinas y rigidez Siento tu perfume y el peso de tus brazos Protegiendo mi niñez. Me desespero y te pienso con más fuerza por miedo a que te sueltes del recuerdo y te me pierdas, Abuelita. Terror de perder tu luz 41


Como una luciĂŠrnaga su magia entre la luz de un faro. Mar de la memoria Naufrago y me guĂ­as AsĂ­ te tengo, no te vayas Si bien difusa, imperfecta, opaca del el refugio de mi memoria.

42


ELOGIO A UN AMOR DE MENTIRA

Llamo a tu odio a los besos fariseos que nos dimos a las miradas fingidas a todas las palabras esculpidas en mentiras Llamo al paraĂ­so de incendios en donde fingimos querernos Llamo a las tardes en las que celebramos un amor inexistente. Y de pronto siento que te extraĂąo sinceramente.

43


ESENCIAL

De viento cautiva de su libertad bohemia en el azar de sus pasiones con giros y vueltas y escondites en todos los rincones. Es fuego que llama Fiebre en mi piel, LĂ­quido candente Que recorre, suavemente, Las grietas de esta hoguera Es agua. La rige su luna, Ahoga y cautiva, ÂĄEs tormenta de verano 44


y horizonte amanecido! Es tierra de doloroso pasado sus piernas de raíz la aferran a su amor, fruto de vida y contornos de montaña que se nutre del dolor y del ayer Será ceniza: Saldrá del fuego, Viajará en el viento, Morirá en el mar, Porque es de tierra, Porque es mortal.

45


LA FEA, O DE OTRAS BELLEZAS MÁS PROFUNDAS

No tengo en la piel Los talcos de la nieve, la espuma o el algodón No tengo en los ojos Un océano furioso, Ni dos zafiros incrustados como faros Tengo los senos de cerezas nacientes y mis cabellos son bosque espeso: ni robaron del sol ni se apoderaron del fuego. Y mis piernas no son escultura interminable que abisma Desnuda. Aquí me tienes Camíname con tus manos y ahóndate en mi piel, que no influye sobre el mar profundo de mis venas. Desnuda. 46


Esto puedo ofrecerte. Humana, imperfecta. Solo tengo Para dar Esta estúpida poesía de amor, Esta mente que es una fantasía, mi vida toda. Búscame en otras bellas, dulces, santas Inútil tu búsqueda Soy un fragmento de originalidad

47


¿VIUDA?

Con el cabello de fuego contrasta lo huérfano de la mirada Espera, y ya no espera nada Su cuerpo de fruta fresca se pregunta hasta cuándo las dudas morderán su juventud ¿Hasta cuándo la guerra retendrá entre sus fauces el amor? ¿Y si volviera a verlo? ¿Y si la tiniebla de la guerra no pudiese sofocarlos? Espera, y no espera nada ya. Tiene los labios sellados Ávidos de un beso ¿Y si volviera a verlo? Tiene los pies cansados 48


Llagas en los huesos Hoy volverá, sí, ¡hoy! Espera y no

49


NIEBLA

Oscila sentada en una hamaca Se desdibujan con la brisa sus bordes Un vaiv茅n cruza pantanos Difusa la luz del faro perdida que tiembla en la mar Es vapor, como la capa de un noble refugio de pecados Es amparo o se deshace de vos Marea tormenta ind贸mita cambios escalonados secuencias aleatorias 50


que camuflan en traje gris una profundidad desarraigada

ยกMujer sos la nada Niebla, pura niebla, Y todo todo lo abrazรกs!

51


TRILOGÍA

A esta mujer que era una Le salieron dos ramas Una de madre Otra de hermana Es esta la verdadera Trinidad El amor que dicta la sangre El lazo aferrado En la profundidad insondable. Mujer, madre, hermana Frutos, ojeras, brazos prolongados paraísos que entre lágrimas se llaman el vínculo milagro mujer, madre, hermana. 52


53


PARTE II MIS MUERTES

“(…) Los poetas bajaron del Olimpo Para nuestros mayores La poesía fue un objeto de lujo Pero para nosotros Es un artículo de primera necesidad: No podemos vivir sin poesía (…)” Manifiesto, 1967, Nicanor Parra.

54


55


OJOS

Qué pesados son mis ojos profundos, Cómo arden de dolor ante todas las causas perdidas que desfilan con descaro ¡Todos ven morir al de al lado! ¡Todos momias acostumbradas a la indiferencia! Y las manos que se extienden buscando auxilio Y abrazan la nada Que pesados son mis ojos profundos cómo arden furiosos ante necios, que se piensan sabios ante actrices y roles y farsa ante la gran comparsa de los que no ven por ciegos de los que ven e ignoran Sofocantes pinzas invisibles nos oprimen en el día a día: 56


Su oficio de araña silente y mortal abruma sin piedad y poco a poco nos desgasta las entrañas y los sueños ¡Qué pesados son mis ojos profundos! ¡Y qué tristes!...

57


LA VANIDAD DE LOS PESCADORES

El ojo se llena de redes y de rejas soplan vientos huracanados y nos sujetamos fuerte al dogma.

Desde la profunda noche, los ojos del miedo vigilan impíos y hostiles. Ficción de vida, libertad y logros.

Tristes prisioneros con las llaves en la mano.

Y el miedo, que nos mira. Y ríe a sus anchas.

58


HUELLA

TodavĂ­a recuerdo su mirada de vergĂźenza entera un reciĂŠn llegado comenzando a mendigar abandonado, profanado en el hielo del tren ese recuerdo, ese instante, un huella de paisajes desgastados de realidad

59


AQUEL MENDIGO

Sus ojos miel perdidos entre su piel de harapos la resignación lo sienta en aquella esquina Ojos de brillo y de poesía Muertos entre la piel muerta de junco que no se resigna a morir. Le duele el hambre en toda la piel Le duelen todas las llagas del destino La gente lo mira pero no lo ve. No se dan cuenta de que sus ojos son poesía.

60


UN BOCADO DEL IMPOSIBLE C a Ă­ d a ... ...sin fin, abismos rotos, hacia pasajes sin historia junto a vos en el silencio. Me guardo tu beso. Te arrojo sin mĂĄs al p r e c i p i c i o 61


Con el peso de la bronca. Con el nudo de la angustia. Y cayendo también. Hay historias hechas de olvido. Te irás y aunque no lo hicieses, tampoco me quieres. Soy ese grillo triste cantando sus penas, creyéndose dueño del sol. Juntos es ese lugar que le da sentido a todo. Una herida. Tan solo una herida más, y un adiós.

Confío en el tiempo aunque me quiebres hoy.

62


ME PIERDO EN TUS OJOS

Yo quisiera... y vos, tal vez, querrías también... los dos, sin embargo, sabemos. y entonces me embriago de vos en un espacio que es verdad a medias pero en el que la verdad no importa Envuelta en la limosna de tiempo que mendigamos a escondidas te miro y te quiero tanto... infinita en las sábanas se forjan horizontes y mañanas y casi, casi 63


me aferro. Sin embargo, los dos sabemos.

64


DOBLE PARTIDA

El dolor me seduce Eres la fuente de lo triste y Vuelvo fanáticamente a ese pozo que ahoga Confío en la serpiente Le rezo mis sueños al diablo Y te busco, te busco Aunque sólo revuelvo El fondo de una vasija vacía de mañana Me arrancaste de vos Despegando uno a uno los dedos Pegajosos y patéticos Adheridos a tu ego reinante Besaste al olvido de mi rostro Sin tu voz, tu imagen, tu compañía, los tres pilares cayendo como rocas al abismo 65


Sin embargo estรกs tan cerca, sin embargo es imposible recorrer esa distancia sin embargo ya no estรกs y la tarde que se desmorona.

66


FILOSOS

Me pareció que sus ojos eran celeste diáfano fue quizá que al verlos vi un paraíso qué trampa me han jugado tentando mis voluntades con pecados imperceptibles y se formó el deseo con la belleza del vidrio moldeado al calor y se formó el odio de amar el absurdo quise correr, Pero era tarde para huir aún serpiente o miel el veneno canturreaba contento como el agua que fluye en una catarata paseándose en mis venas

67


¿Cuándo fue que pasaron los años...? ¿Cuándo supe que lo aprendido nunca cuenta? Las respuestas se volcaron torpes la verdad se alejaba, mezquina y mis ojos midriáticos pedían piedad, tu belleza, el encanto más cruel tardé mucho en entender que al final poco se controla que solo resta disfrutar y que la traición me mire fijo yo me subo al viaje queda mucho por perder.

68


ARDORES DE PRIMAVERA

No sé qué clase de conjuros lleva consigo. Estar con él es beber de una fuente que siempre deja con sed. Una fuerza me arrastra sin piedad a implorar la piedad de sus ojos. El deseo de los imposibles tiene plumas de faisán. Cuando habla, me llueve la poesía de las manos, los pies se me llenan de flores, pájaros, insectos, mariposas, pastos tiernos y soles. La vida se desata y caigo en el dulce olvido de la paz. Somos

dos,

solos,

que

caminamos

separados,

llamándonos y odiándonos, a cada paso. Somos dos que nos queremos habiéndonos dejado de querer

69


DESPUÉS

Tantas veces como arenas he renacido del dolor: las lágrimas opacas que aplacaron mis ojos cayeron, furtivas como lagos de petróleo a ocultarse en los siglos de la tierra. He renacido del dolor Pero es mentira Que el tiempo borre las heridas Es el dolor que se amolda al corazón del hombre Y lo acostumbra fanáticamente A su miseria, que va tomando múltiples formas Hasta volverse familiar; Común y corriente. Pero no la borra el tiempo, no, Y eso… ¡lo juro fatalmente! Pasan las horas estancadas Y el recuerdo sigue más vivo que el ayer… 70


Te perdĂ­, Me quieres ahogar en un olvido fingido Me quieres inexistente, desaparecida Me quieres lejos En la tumba de mis faltas, Desde la que aĂşn te amo.

71


HERIDAS

De tantas puĂąaladas recibidas el corazĂłn sangra pĂĄjaros muertos, la sangre se endurece, se deja de sentir, drogas, alcohol pareciera que se calma el A R D O R

72


DE LAS CAUSAS PERDIDAS

Y asumo que así andamos todos, tratando de ahogar este infierno de esclavitud, insignificancia y sinsentidos en las pasiones más bajas y más hermosas.... Los placeres mundanos son la excusa y la esencia de la vida. Vos, querido, salvándote con tus drogas y yo matándome con las mías. Asumo que Dios ya no sabe qué hacer para castigarme: y se burla sabiendo que yo misma soy mi peor castigo. Así andamos otra vez, yo pidiéndote un perdón sin garantías y vos hostil a medias. Me levanto, me lavo la cara y ni me doy cuenta de que el agua moja. 73


El que las hace las paga, dicen, pero yo también digo que es más fácil ser piedra que vidrio, y esto soy, colmena de defectos y un poco de miel escondida en el corazón. A menudo sentimos que si tan solo el joven supiera y el viejo pudiera...Cayó la noche y no hice a tiempo. ¿A quién le juro ya que te quiero...? Lo derrumbo todo y hasta sin piedad, y hasta sin dignidad y tan sin querer... Pasé de ser única por amor a ser única por odio pero te doy la bienvenida... Pensé que por pecador, me entenderías. Olvidé que el que las hace no siempre las comprende. Y hasta escribí esto entero para declararte mi amor una vez más, olvidando que me odias. La culpa es hasta linda cuando es con vos.

74


FANTASMA EN LA MAR

Soy un velero a la deriva sereno y casi muerto Inseguro me pierde la marea peligrosa transito una espera que devora y hostiga Faro Tu luz constante y quieta me amaba lejana y yo a la merced de las corrientes a mis anchas, te ignoraba. En un mar de tinieblas la luz, tu luz, se apag贸 con un soplo de dolor helado 75


y la ilusi贸n dej贸 de quemar.

76


FLASHES DE UNA CONCIENCIA DORMIDA

esta noche de humo, ruido y alcohol, esta noche de vestido ceñido y tacones altos esta noche en la que casi todos se acostarían conmigo esta noche sólo extraño mucho al que no está no doy más del dolor y no doy más de la vida entonces abro la ducha siento cómo esa lluvia tibia me llama y me revive, lavándome las heridas los bolsillos llenos de polvo pero la mirada cargada de soberbia y de sueños tendrá unos nueve años y lleva un poncho verde pero es una niña de ciudad y en ella vi los dones de la poesía. su padre, empresario ocupado, hacía llamados importantes y, a su lado, se leía en el rostro de su hijo el dolor de la ausencia aun, en compañía. 77


desfilaba la gente desdichada y convertida en la peor versión de ellos mismos y yo indiferente, me masticaba mis propias broncas sin ganas de aprender lo que la vida quería explicarme. de qué me sirve aquel viejo sueño que se me cumple si ya no estás para compartirlo mi abuela. me tiembla el mundo de solo pensar que cualquier día ya no estará y yo no fui capaz de visitarla esta semana. todo no se puede, dicen siempre, pero yo lo quiero todo. Y, muchas veces, no quiero nada. dame un tiempo para encontrarme, sin esa alianza no hay batalla que dé tregua ¿llegará el trabajo ideal? ¿existirá? o me alcanzará con esperar a las 18 para verte creo que muy pocos se ven a sí mismos, creo que los miedos somos nosotros, creo que me gano día a día el odio ajeno. aquí se condena al que se atreve a romper la hipocresía cortés. 78


estoy cansada pero me repito siempre: la pasi贸n corta las ramas del cansancio y ah铆 mismo me vuelvo a enamorar de la vida. y sigo. Lo que cuenta es que sigo.

79


EL DESEO

Mil hormigas subiendo Por la piel O tal vez caracoles Trazando su humedad. Un hielo resbalando Por el cuerpo. La sutil yema de tus dedos Encendiendo las luciĂŠrnagas de mis pezones ÂĄUn rĂ­o entero que fluye Por el cauce de mi sexo! Las ganas de hacerte barro, De olerte, De sacudirnos en medio de una tempestad, De hundirnos, De perforarnos. De acariciarte tanto Que mis manos penetren en vos 80


Como si tu piel fuese arcilla. La herejía de mi lengua desquiciada Acurrucándose en tu intimidad. La piel que se me descose Apabullada de placer; Las cíclicas ganas de más Los huesos roídos de vos: La increíble maldición de tu encanto.

81


ÍNTIMOS

Proximidad. Susurros. Ritmos. Piel. Piel con piel contra piel sobre piel en piel. Aromas, la nariz que se pega a la piel, se hunde en la piel, se adueña de la piel. Húmedo, suave, fuerte, tierno, suave...El pelo que se menea. Las caderas que se menean. Las sombras que se marean. Cerca, muy cerca, más cerca. Máxima. Próximos Íntimos Unidos. El fuego recorre cada rincón y lo gobierna. Fiebre. Fiebre que enferma. El control que se escapa, se pierde, se deja. Los ritmos y la alfombra. Espaldas con besos, Cuellos con besos, manos que aprisionan, besos que se desangran. La yema del dedo recorriendo tus caminos. La punta de la lengua invadiendo tus rincones. Las armas caen como cayeron las ropas. Dos indefensos, hacen de la intimidad el paraíso

82


FURIOSA SED

Arena que rebalsa de mi boca, Angustia que brota de mi piel con ardor demencial. Tengo sed de vos, Tengo una necesidad, poco sabia, De tenerte entre mis piernas, envuelto, Como animal herido Quiero que te enfermes de mí. Quiero ese amor que duele tanto Dame de beber una sola tarde Y todo tendrá sentido y valdrá el error.

83


ESPERA

Espera que inquieta Que envuelve la duda Espera que se bebe entera En tĂŠ amargo Sed creciente En el flujo del tiempo Sed que entre rostros amigos Me llena la boca de arena Y el fondo de la taza se agita Como una tormenta Sed que no se calla Y el paso sereno y cierto del tiempo Que inmutable llueve dudas Impaciencia, Ciencia sin paz El pelo gris, el humo gris 84


Des-Espera, espera-Me, vuelve, dónde y para qué Y él, que no vendrá Ya no vendrá. O tal vez…

85


SOLEDADES DE BABEL

Piedra fría que siento bajo mis manos, y un mar inmenso que escapa a mis ojos; con furia, intenso, azota mis piedras frías. Es mía esta tarde, mía. son míos los nuevos horizontes y el recuerdo de este viento marino que me prende fuego el alma. Salado, roza mi piel, se hunde en mí... No puedo salir de un paisaje, no puedo olvidar este olvido, tan bello, rodeado de blancos cuervos, en los que mi alma se dispersa. Y así, inmersa en esta rendición tan dulce, 86


huyo de la tierra enferma amando mi desolaci贸n.

87


LA VIEJA VOZ

La vieja voz del deber ser Es cazador Que me azota Me dicta lo que no hice, lo que no soy Lo que jamás seré.

88


EL TIEMPO

Se te caen las arenas del tiempo En la cara Y tu cara Ya no es lo que era. Por un ojo ventana Espía Tu fuego íntimo Lo que ya no duele más Tu boca prefiere callarse la torre de verdades Tu otro ojo, cerrado Hermético Desapegado Se apartó a un lugar del mundo Para vivir la paz. ¡Ay! ¡Ya no es lo que era!! Cómo cambia el afuera Cómo sufre el adentro 89


Sin embargo en tu ojo veo el viento Ese, que no se apaga.

90


EN EL ASILO

Verde. Inm贸vil, Apartada. Hay baile, fiesta, color, y hay silencio, penumbra, dolor, observando. Lejos est谩 ella. Verde, Inm贸vil, Apartada. En una habitaci贸n que rebalsa de espacio su quietud la vuelve un mueble. No hay cara, no hay historia viva, 91


y lejos, lastima de verdades.

Ataúd de amargura, casona muerta. ¡Vidas de vela que su propia llama consume tiñendo de blanco olvido! Huesos cercanos al polvo, hombres perdidos que temen al sol. Cementerio de la esperanza; sátira de la vanidad... ¿¿Para qué hay espejos si nadie quiere ver sus caras?? Y la verde inmóvil sigue de espaldas.

92


IRREVERSIBLES

El tiempo esta atiborrado de lo que pudo ser Lo que no fue busca las migas de Hansel y Gretel Se nos burla desde el espejo El camino fallido. De los sueños me gotea angustia, En los ojos me arde la tristeza, ando Con el espíritu muerto y la suerte bien olvidada Por una simple Decisión errada.

93


DECISIONES

Nada puedo hacer sin que aparezcan Esos demonios que marcan destinos Mi tormento ante la opci贸n perdida Incluso en la quietud, elijo Laberintos, emboscadas Me obligan a perder

94


LA RUEDA

Circulo en una rueda inmensa, vasta Infinita Que paso a paso delimita Un triste recorrido, una rutina Vira lentamente, al son De su mon贸tono ritmo Y si me precipito hacia adelante La rueda me corrige Y si me detengo, Gira lentamente A su mon贸tono ritmo No son parte del c铆rculo Ni la ansiedad, ni la pausa El tiempo, Nunca parece afectado Por nuestros deseos, por nuestro vac铆o 95


Y s贸lo cuando en un instante La rueda se mueve inesperadamente Es cuando crecemos de improvisto Y comprendemos cuan sabio y necesario era aquel viejo y mon贸tono ritmo

96


EL CAMINO DEL OLVIDO

hablan las paredes sin cesar, las escaleras se desdibujan y reaparecen al azar imposible unir las piezas del absurdo a veces cuando llueve es lindo sentirse tan defraudado la memoria desfila ya ridĂ­cula se cayeron los accesos, se volaron las cerezas como pĂĄjaros desnudos se arman remolinos en las tardes estancadas me llueven las manos de ausencias y a veces los dados son negros y entonces, es lindo sentirse tan defraudado, y que llueva.

97


ELOGIO DE LA MENTIRA

Mentir es esculpir circunstancias Que en el aire edifican Senderos que se recortan en el caos, caminos que bifurcan horizontes. Le llenan a los otros los días de sentido. Mentira es el alimento del esqueleto de este mundo Es una alquimia Fantasía medicinal contra el tedio. Es un verbo asertivo Es la única forma posible de tolerar el peso De esta vida, tan triste.

98


FRANKENSTEIN

Somos el rejunte de las pieles que hemos habitado y de aquellas que nos habitaron. Somos el conjunto de las muertes que nos fueron dejando varados entre ausencias Una mezcla, una antolog铆a, de todas las veces que imitamos al Ave Fenix de todas las partes que cosemos y descosemos. de todas esas cicatrices que disimulamos Un cambalache de los libros que llegaron y de aquellos que buscamos Una pizca de lo que nos auguran los hor贸scopos, Los hijos rebeldes del destino, bocas que protestan a voz rendida un producto de los tiempos que corren, Frankensteins, mucho gusto.

99


CAFÉ Y POEMAS SUELTOS

(i) En su cuerpo hay tendida una red subterránea llevando las sombras en ciclos exactos a estancarse siempre en las mismas estaciones todos esos surcos complejos son su cuerpo todo ese misterio urbano, almacenando esperas (ii) Quiero mares, ríos y lagos de café quiero un mundo inundado de café quiero que el café nazca de las flores que haya edificios, semáforos y autos de café, para recordar tu pelo, no dormirme, mirándote. (iii) Hoy por hoy, podrían caminar los trajes sin los hombres asi de gris se ha vuelto el mundo. (iv)A la sombra de un pino te enamoro de olvido a la sombra de un pino te beso las batallas cansadas 100


多sientes el sabor de sus frescuras? 多sientes la ahondada de su vida? A la sombra de un pino te enamoro de olvido

101


QUÉ TE PARECE SI TE DIGO

Qué te parece que el tiempo pase como el agua de un río, al ritmo preciso de la aguja de un reloj, con la velocidad de una liebre saltando de día en año, implacable como roca firme rocoso como camino inhóspito... Qué te parece que el tiempo pase y yo te venga a hablar de amor. que el mundo pase, que el cabello se llene de canas que lo profanan que la piel pierda su firmeza como un elástico roto que no alcancen las cuerdas para repararnos que se nos vayan cayendo las tuercas de a una por mil Qué te parece si te digo que el tiempo pasa y que vos seguís en la misma jaula de pájaros locos y esos miedos te llaman al olvido, revoloteando como urracas en tu mente mucho ruido y pocas cerezas 102


Qué te parece si te digo "Te quiero" y no me callo si te ruego que vos y yo digamos "Basta" y que la vorágine se siga comiendo todo lo demás...

103


DEJAME DECIRTE

Dejame decirte una vez más que te quiero. Dejá que guarde tus ojos rubios en la sangre, en la fiebre. Que como enfermedad vayas poblando poco a poco mis tejidos, mis células, mi dermis, mi epidermis, el más íntimo de los huecos entre mis huesos. Dame el permiso de profanar tu recuerdo a mi entero placer. Total vos no te enterás de nada. Total yo solo soy ese lugar secreto al que vas cuando ya no soportás el mundo. Perdí las ilusiones, se me cayeron por los bolsillos, llenos de mendigos. Dejame, entonces, robarle el sueño a la desgracia que me ofreces.

104


DEL ESTADO CLÍNICO DEL ANTIOLVIDO

Padezco del síndrome del antiolvido como ayer cuando tu cara, como una máscara-mariposa se posó sobre el rostro de aquel hombre en el tren Su pelo rubio idéntico al tuyo y podría jurar que ambos rieron Me contagié el antiolvido en nuestra cama después de revolcarnos con ganas enfermas las ganas profanas las mujeres queremos pendientes y asuntos

105


VENÍ

Vení rápido Esperar no me gustó nunca y empiezo a sentir el hielo espeso aplacándome con años, machacándome la fórmula que nunca voy a saberme. Vení rápido Me aburro. El tedio me chupa los labios con soberbia brusca. No me dejes caer en la salvación. No me dejes ser la cintura de un reloj de arena: así de atrapada entre el tiempo y el olvido. Vení urgente. No sé más cómo llamarte. Las cuerdas vocales hechas estalactitas. Así no se puede, bandera blanca, paz, corro a comprar palomas, pero, dame, por favor, una tregua.

106


e LUNi verso ES teriotipado

Sus fatales síntomas comienzan el domingo por la noche, a crecer como las uñas de los muertos. Lunes viste de gris topo, con silbato de policía y voz chillona. Y suena el silbato que aturde y yo que ando medio dormida. y ese silbato maldito que no para. Oh... el Lunes es un jardín fértil...: en donde el odio por la oficina se arraiga desde cero, renace cada lunes el odio a esa extraña bendición de tener trabajo: estemos agradecidos y oremos. Lunes tiene gusto a despertador, olor a tren, cara de ojeras, sueño de ese que pesa como tres kilos de papas en una mano en una bolsita de supermercado, caminando por más de 25 cuadras. 107


El lunes son esas ganas de irse a penas llegamos y es la soledad y es una cucharada sopera de tedio ...y el arte que estĂĄ lejos para salvarnos!! el lunes me desayuno de nuevo la vida de grillete en el teclado y cadenas en la silla lunes que me contagia una amargura que se parece bastante a la enfermedad ÂżNacerĂĄ, acaso, este odio ancestral de que en los fines de semana uno le pierde rĂĄpidito, enseguida, la cancha a obedecer?

108


¿QUÉ IMPORTA SI ME ESTOY MURIENDO?

No te pongas mal: todos lo estamos. De verdad, ¿Qué importa, Amor? Si al final este saber a la muerte tan cercana es una píldora, mágica, de radiante libertad. Si esta enfermedad carnívora usa y abusa de mi juventud muriente, ¿qué importa...? ¿qué importa la cara de la muerte en un paisaje que le es así de hostil? Te repito, Amor, no te pongas mal, la libertad me besa con un descaro insoportable. ¿Qué importa si estoy muriendo? Todos lo estamos. No hay mayor coincidencia que la muerte. ¿Qué más da que mi certeza sea más inmediata? Solo me hace más libre, no llores, No me llores. Por favor, reíme entera. 109


LOS PRECIOS SUBEN

Los precios suben como petardos celebrando una noche muerta, agarrame fuerte de la mano, se mueren de frío los nenes en la calle, los ves dormidos en el salón de los cajeros automáticos, tapados con ropa sucia, escondidos de la lluvia, Agarrame fuerte y no me sueltes. Ay... qué de nombres que tiene la violencia hoy por hoy... Qué manera de desfuncionar que tiene el mundo La enfermedad experta en estados de sitio Los grilletes del trabajo inutilizando nuestras manos, Amor, sosteneme fuerte la mano, no me vayas a dejar sola aca. Sos mi único refugio.

110


111

Mis Mujeres y Mis Muertes  

“Mis Mujeres y Mis Muertes” es un libro de poemas dividido en dos partes. “Mis Mujeres” constituye la primera mitad del díptico. Una serie d...

Mis Mujeres y Mis Muertes  

“Mis Mujeres y Mis Muertes” es un libro de poemas dividido en dos partes. “Mis Mujeres” constituye la primera mitad del díptico. Una serie d...

Advertisement