Issuu on Google+

¿qué es la calcografía? Es una técnica de estampación sobre metal con la incisión a trazo hueco. La palabra calcografía proviene del término griego “Khalkos” (cobre) y del término “grafos” (grabado). Aunque en su origen se utilizaba cobre por sus características físicas también se han utilizado el zinc o el acero.


tipo de la calcografía según la incisión en la plancha

incisión directa: grabado a buril o talla dulce grabado a la punta seca manera negra o “mezzotinta” punteado

incisión indirecta: aguafuerte aguatinta barniz blando adición: carborundurn

¿en qué consiste el grabado calcográfico? El grabado en cobre puede realizarse según dos tipos de procedimientos, químicos o manuales. Entre los procedimientos químicos, destaca el aguafuerte. En él el grabador comienza por pulir la plancha de metal, la cubre con una fina capa de barniz y la ennegrece luego con negro de humo. Hecho esto, realiza el dibujo a mano con un buril o instrumento punzante, tras lo cual vierte sobre la plancha una solución de ácido nítrico en agua (el "agua fuerte"), la cual corroe tan sólo las partes dejadas al descubierto por el buril. Una vez hecho el grabado se elimina el barniz con trementina, se lava la plancha y se hace el entintado, las pruebas y la impresión. Dos variantes complementarias del aguafuerte son la aguatinta y la aguada o "lavis". La aguatinta se caracteriza por que el dibujo se traza con pincel mojado en "aguatinta" (tinta especial) sobre la plancha de cobre cubierta con una resina. Dado un baño de "aguafuerte", éste actúa únicamente sobre las zonas con aguatinta o sin resina, corroyéndolas. Es decir, la aguatinta se usa sobre planchas cuyo dibujo está ya grabado al aguafuerte; su trazado a pincel contribuye a dar sombras o detalles más difuminados. Aplicación parecida tiene la aguada o "lavis". Hoy se entiende por "lavis" el procedimiento que a diferencia de la aguatinta, se utiliza directamente sobre La plancha de metal sin necesidad de dar una capa de barniz antes del ácido. El grabador en este caso actúa como el pintor sobre el cuadro, logrando claroscuros de más o menos intensidad, y dado que trabaja sobre una plancha cuyo motivo está ya grabado, su labor es parecida a la que se realiza cuando sobre un dibujo a tinta ya hecho se dan sombras y detalles más claros a la aguada. Ambas técnicas son, pues, complementarias del aguafuerte. Otra variante del aguafuerte es el procedimiento "al barniz blando", en el que la plancha se recubre de un barniz húmedo y graso. Sobre él se coloca el dibujo a grabar cuyos trazados se repasan con un punzón o lápiz duró, de tal manera que removido el barniz, queda adherido al papel. Finalmente, el aguafuerte actúa, como en las técnicas anteriores, sobre las líneas del grabado. En cuanto a los procedimientos manuales, a diferencia de las variantes de elaboración química, la realización del grabado en metal puede efectuarse en forma exclusivamente manual, por incisión sucesiva y profunda del buril sobre la plancha. Es el "grabado a buril o talla dulce", que, por lo demás, sigue una manipulación de estampación similar al anterior (entintado y estampación manual o en prensa). Métodos similares a éste son los del "grabado a punta seca", en el que el artista realiza el dibujo incidiendo directamente sobre la plancha lisa y limpia mediante una punta de acero, diamante o rubí. Con la impresión, la rebaba o borde áspero que deja el rehundido se desgasta más rápidamente que en los anteriores


procedimientos, por lo que las tiradas son en esta variedad calcográfica manual bastante reducidas. El grabado en negro, al humo o "mezzotinta" usa como instrumento de incisión manual un rascador de varias puntas, el cual produce, al entrecruzarse las líneas, un "graneado" uniforme, tan intenso cuanto lo desee el grabador. Finalmente, el "puntillado" se presenta como otra variante, que al igual que el "puntillismo" en pintura, sustituye las tradicionales líneas del dibujo por puntos.

historia

del grabado calcográfico El inicio de la impresión en hueco podemos encontrarlo en el trabajo de los orfebres; con una técnica denominada niello, los orfebres decoraban cálices, armaduras, escudos... ésta consistía en grabar lineas sobre la superficie del metal. A finales del siglo XV la xilografía declina y es sustituida por planchas de bronce y, sobre todo, de cobre, que empiezan a utilizarse en los talleres de los orfebres. En este caso, la superficie blanda y pulimentada del metal es grabada con la punta cortante del buril metálico y sus huecos entintados, en oposición a la xilografía, en la que se entintan los relieves. La maleabilidad del cobre permitía trazar detalles pequeños y, sobre todo, producir tramas con líneas finas paralelas con el fin de obtener semitonos continuos (gradaciones tonales) de diferente intensidad. La mayor resistencia del metal permitía hacer mayores tiradas, si bien era inevitable el desgaste de la plancha de impresión. El más antiguo grabado sobre metal fechado es la Flagelación, de Berlín (1466). Posteriormente se introdujo el grabado a punta seca, técnica de la que uno de sus primeros realizadores fue Housebook Master. La técnica del buril también fue una de las más antiguas inventadas; se comenzó a practicar a mediados del siglo XV en Alemania, siendo uno de sus máximos exponentes Durero. El descubrimiento, se cree que fortuito, de que ciertos productos corroen el metal dejando picaduras, y que esta operación puede ser controlable, sirvió como base del inicio del aguafuerte. Las primeras estampas que se conocen son de 1513, obra de Urs Graf. Así, aunque esto se empezó a experimentar a principios del siglo XV, durante el siguiente era una práctica habitual en Europa. De este modo encontramos a muy grandes grabadores de esta época: Rembrant, Segers y Van Dick, entre otros. Más adelante, en el siglo XVII, destacan Piranesi y Goya. Se aprecia el gran peso que pintores tuvieron en estos inicios el grabado. Era práctica habitual realizar interpretaciones de pintura a punta seca, por ejemplo. Así, la obra de Andrea Mantenga se compone de sus pinturas y grabados basados en las mismas; Raimondi Marcantonio traspasó a grabado obras de otros pintores, como Rafael. Ya en el siglo XVII se empieza a emplear otra técnica de diferente naturaleza como es la media tinta; el primer grabado que se conoce con esta técnica data de 1642, realizado por Ludwing von Stiegen de Utrech. Esta técnica gozó de mucha popularidad en Inglaterra, donde destacan las obras de Turner y Constable. La técnica de la aguatinta fue inventada en 1768 por Le price. Se empleaba para la reproducción de pinturas o para la ilustración de libros hasta 1880, cuando apareció la fotografía. gozó, de cualquier modo, de gran aceptación entre los impresionistas de finales del XIX. En el siglo XX se empleaba la aguatinta en combinación con el aguafuerte y la punta seca. Entre otros, podemos destacar a Picasso, Chagall y Rouault.


la matriz La materia prima de la matriz es el metal: cobre, cinc, acero, hierro, etc. El cobre es el más indicado por sus cualidades de compacidad, dureza, resistencia, homogeneidad, etç; propiedades que repercuten en un buen grabado, ya que el trazo resulta más limpio y la plancha es más resistente a las largas tiradas. El cinc es más blando, menos resistente y, por consiguiente, exige un control más preciso, sobre todo cuando se haya bajo los efectos del mordiente. El acero y el hierro, no son de uso tan corriente, y se utilizan para trabajos más determinados: fondos texturados incisiones rápidas y muy profundas, etc y con mordientes adecuados. La plancha de metal, sea de cobre o de cinc, tiene la superficie pulida y uniforme y es de un grosor aproximado de 1 a 1’5 mm. La incisión se puede efectuar de dos formas: excavando el metal directamente con una herramienta, o bién mediante la corrosión por mordientes. Estos dos procedimientos generales se pueden combinar en una sola plancha.

calcografía preparación de la plancha pulimiento y desengrasado de la plancha Para proceder al grabado de la plancha previamente se tiene que desengrasar y pulir, para ello utilizaremos blanco de españa mezclado con agua y con un movimiento circular se pasa por toda la superficie.

biselado de la plancha Para facilitar la entrada de la plancha por el tórculo y evitar que los cantos vivos del metal corten el papel y los fieltros se rebajan los cantos con una lima de metal. Para que quede un canto fino se puede pasar el papel de lija fino y papel de aua.

entintado Se colocará la tinta sobre la plancha ejerciendo un poco de presión para ayudar a que la tinta pentre en los huecos. Seguidamente se retira la tinta con un trozo de tela tarlatana o papel cebolla formando una especie de muñequilla, ejerciendo un poco de presión y haciendo movimientos circulares se va retirando la tinta.

cecília gené técnicas gráficas industriales segundo gráfica publicitaria


calcografía