Issuu on Google+

A単o 2010 No. 129 $25 MX


Impreso por Reproducciones Fotomecánicas S. A de C. V en: Democracia #116 Col. San Miguel Amantla, Delegación Azcapotzalco. México D.F. Cp. 027000 Año 126 Publicación Mensual Editor Responsable Juan Manuel Asprón


Por Mayte Nieves Ayala

Una mujer entera no necesita media naranja; sin embargo, sí necesita su mitad, aquella persona con quien consiga una empatía en todos los aspectos de la vida. Hoy en día el papel que juega la mujer en la sociedad es mucho más difícil que hace 20 años, pues actualmente el género femenino tiene que desempeñarse fabulosamente dentro de los 3 campos en los que les toca batallar: su casa, su trabajo, y el amor. Lostiemposhancambiadoenormemente,todoloqueanteriormenteeralapautaaseguir yanoloesmás. Haciendo memoria, el trabajo que a nuestras abuelitas les tocaba realizar era más sencillo, pues ellas sólo tenían que enfocar sus vidas a cuidar su hogar, a mantenerlo lindo e impecable, a tener el desayuno de su esposo a tiempo además de tener la ropa lista de sus hijos antes de ir al colegio; quizá bordar, tejer o hacer alguna otra manualidad eran sus únicas distracciones No había que preocuparse por salir a buscar un trabajo o terminar los estudios; únicamente había que encontrar un buen marido o… simplemente un hombre a su lado; después, durante la época hippie en 1960 surgió la segunda oleada de la liberación femenina, y con ello el pensamiento de la mujer cambio radicalmente. La mujer ya ha conquistado el derecho al profesionalismo, y ahora se fija metas cada vez más importantes, en algunas de ellas el matrimonio y los hijos no son primordiales, sin embargo, es importante tener a alguien a tu lado, con quien poder compartir todos tus logros, así como también tus fracasos, sueños y alegrías; un ser con el que puedes sentirte plena en todos los sentidos.


El idioma universal del ser humano por excelencia, el lenguaje en el que no es necesario hablar el mismo idioma, aquel en el que sólo basta con sentir la misma emoción, sentimientos, felicidad y el mismo palpitar cuando se ve al ser que se ama con todo el corazón. Aunque algunas mujeres piensen que no es necesario tener a un hombre a su lado porque son autosuficientes, la realidad es que siempre será importante tener una pareja. Imaginemos que todas las metas que nos hemos propuesto al final del día las hemos alcanzado, hicimos lo que siempre deseamos, luchamos por aquello que soñamos y al término de todo, lo conseguimos, pero al voltear hacia la ventana de la vida nos damos cuenta que el reloj ha girado, el tiempo ha transcurrido y no regresará jamás, que hemos invertido la mitad de nuestras vidas en cumplir sueños que al final nos harán sentir un gran vacío, porque no hay con quien compartirlos.

Y ahora nos hemos quedado completamente solas, sin un marido, novio o amante que pueda darnos un abrazo, brindarnos plena confianza como para quedarnos dormidas en sus brazos. Siempre escuchamos por ahí que una mujer entera no necesita media naranja, sin embargo, sí necesita su mitad, aquella persona que logre complementarse, con quien consiga una empatía total en todos los aspectos de su vida. El tener una pareja a tu lado es símbolo de seguridad, es saber que tienes el respaldo de la persona que te ama, que estará contigo en todo momento, en las circunstancias más difíciles y aun en las más fáciles o divertidas de la vida; saber que cuentas con todo su apoyo, es de los mejores regalos que puedes recibir de la vida.


A veces es muy complicado olvidarse del trabajo, pero es necesario, debemos darnos tiempo para nosotras, para fomentar la relación con nuestra pareja, pues así se fortalecerá. Hay cosas tan simples que puedes disfrutar cuando tienes una pareja, volvamos a imaginar que después de una semana de arduo trabajo, en donde el principal ingrediente fue el estrés lo único que deseas es llegar a casa y ser consentida por tu novio o esposo, y a la vez tú llenarlo de mimos y hacer de un simple viernes una noche inolvidable, en donde lo último que pase por tu cabeza sea el estrés laboral y el primer pensamiento que ocupe tu mente sea: “¿Qué haremos este fin de semana para divertirnos?“. Hacer cosas tan sencillas como ver una película abrazados, disfrutando de las mejores botanas, sin importar las calorías o los carbohidratos que podamos ingerir, (aunque vale la pena comerlas porque lo haces acompañada, feliz y enamorada; ¿qué más le puedes pedir a la vida?) son actividades que sin lugar a dudas te llenarán de una sensación de alegría y felicidad incomparable, porque estás con la persona que amas y que te ama, con que la que muy probablemente estés desando pasar toda tu vida a su lado.


El saber que al siguiente día despertarás a su lado y que estará junto a ti para hacer de tu vida otro día más lleno de felicidad, es la motivación perfecta para continuar una semana laboral con una sonrisa imborrable que será la prueba fehaciente de que has vivido al máximo y sin arrepentirte cada una de tus horas. Jamás podrás contarle a tus amigas las cosas que le cuentas a tu novio, y nunca podrás contarle a tu novio las cosas que le cuentas a tus amigas, pero ambos son pilares fundamentales en la vida de cualquier persona, el tener amigos y un amor sincero volverán una experiencia maravillosa cada uno de tus días.



UniCa