Issuu on Google+

      ¡Urge una moratoria en las expulsiones a Túnez,  y una acogida digna de Tunecinos/as en la UE!    Desde hace dos meses, Túnez se ve presionada, sobre todo por Italia, para reforzar el control  de  sus  fronteras  y  readmitir  a  sus  nacionales  llegados  a  Lampedusa.  La  visita  de  Silvio  Berlusconi este 4 de abril trata de obtener el compromiso de las autoridades tunecinas en este  sentido,  a  pesar  de  los  repetidos  llamamientos  de  las  organizaciones  de  defensa  de  los  derechos de los migrantes1, y pese a la situación excepcional a la que se enfrenta el país.  Túnez  vive  momentos  históricos  y  se  enfrenta  a  retos  considerables  en  términos  de  construcción  democrática.  La  situación  despierta  inmensas  expectativas  pero  es  compleja  y  especialmente difícil por la guerra en Libia. Túnez ha acogido desde el comienzo de la crisis de  Libia más de 200.000 personas, diez veces más que Italia. Aunque la mayoría de las personas  que  llegan  a  Túnez  han  podido  ser  repatriadas  a  sus  países  de  origen,  miles  de  ellas  todavía  están  atrapadas  en  los  campamentos  de  la  frontera,  no  pudiendo  regresar  a  sus  países  en  guerra, como es el caso de Costa de Marfil, Eritrea y Somalia.  Es hipócrita e inmoral por parte de la UE alegrarse de la revolución en Túnez al tiempo que le  exige  que  continúe,  en  nombre  de  la  supuesta  necesidad  de  proteger  a  Europa  de  una  "afluencia  de  inmigrantes",  jugando  el  papel  de  guardia  de  fronteras,  como  en  tiempo  de  la  dictadura  de  Ben  Ali.  Por  el  contrario,  urge  tomar  en  cuenta  los  cambios  democráticos  y   reconstruir  las  relaciones  entre  la  UE  y  Túnez  sobre  bases  equitativas  y  transparentes.  Los  estados  europeos  no  pueden  responder  al  proceso  democrático  en  curso  con  una  política  represiva contra los/as migrantes, amenazando con una expulsión colectiva.  No sólo ha de eliminarse esta amenaza, sino que los Estados de la UE tienen la responsabilidad  de acoger dignamente a aquellas y aquellos tunecinos que han llegado a Europa en las últimas  semanas. Desde hace más de un mes la arbitrariedad y la incoherencia caracterizan la gestión  de  la  situación  por  el  gobierno  italiano.  El  tratamiento  que  están  recibiendo  las/os  tunecinos/as en algunos centros de detención en Italia, la persecución de migrantes en el sur  de  Francia  y  el  juego  de  "ping‐pong"  que  sufren  otros  en  la  frontera  franco‐italiana  son  inaceptables.  Es  inaceptable,  en  fin,  que  la  UE  deje  a  Túnez  la  única  responsabilidad  de  la  acogida  de  las  personas  que  huyen  de  Libia  y  que  no  pueden  regresar  a  su  país.  La  Unión  Europea  tiene  el  deber  de  estar  a  la  altura  de  la  situación,  tomando  ejemplo  de  la  hospitalidad  ofrecida  por  Túnez a todas las personas que huyen de Libia.  Una  situación  extraordinaria  requiere  medidas  excepcionales,  y  la  UE  dispone  de  medios  legales y políticos para hacerle frente.  Los Estados miembros han de asumir  sin más dilación  sus responsabilidades y:  • Declarar una moratoria inmediata sobre las expulsiones de tunecinos/as a Túnez;                                                               1

 Migreurop (22 febrero), Mare Nostrum (2 marzo) y REMDH (23 marzo). 


• Conceder el permiso excepcional de residencia a los tunecinos que han llegado ya a Francia e  Italia.  •  Garantizar  el  acceso  al  territorio  europeo  de  las  personas  que  buscan  protección  y  abstenerse de todo lo que pudiera impedirlo;  • Poner en práctica el dispositivo que permite conceder la protección temporal prevista en la  Directiva de 20 de julio 2001 a quienes puedan acogerse a ella;  •  Acoger,  en  el  marco  del  reasentamiento,  a  aquellas  personas  refugiadas  que  están  en  la  frontera de Túnez‐Libia que así lo deseen;  •  Ofrecer  asilo  o  protección  a  todas  las  personas  que  no  puedan  ser  repatriadas  debido  a  la  situación en su país de origen.    A  corto  plazo,  es  importante  establecer  un  programa  europeo  de  ayuda  y  cooperación  con  Túnez,  que  permita  a  sus  nacionales  entrar  de  manera  regular  en  los  Estados  miembros  a  trabajar o a estudiar.    En el estado  español forman la red Migreurop: Abedie, Acsur‐Las Segovias, Andalucía Acoge,  APDHA, CEAR y Federación estatal de SOS Racismo.     


moratoria en las expulsiones a Túnez