Page 15

Pero ese año Graco estaba más preocupado que otras veces porque llevaba varias semanas trabajando en un regalo especial, una flor nueva, más bonita que cualquiera que le hubiera regalado antes. Si conseguía terminarla antes de que empezasen las lluvias y el ambiente se volviese húmedo, tal vez ella pudiera colocarla cerca de la chimenea y así mantenerla seca porque él lo que de verdad quería era que esa flor no se deshiciese y desapareciera, quería que la conservase siempre y que cada noche, cuando se fuese a dormir, la colocara cerca de su almohada. Por eso corrió a esconderse cuando le cayó la primera gota en la frente y se encerró en su cuarto para intentar proteger su regalo.

- 15 -

Cuentos Coeducación 2  
Cuentos Coeducación 2  

Cuento Coeducación

Advertisement