Page 1

Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla Marzo 2015

Número 75

Fortaleced vuestros corazones


Sumario Carta del director

3

Tiempo de encuentro

4

Breves

5

Nuestras Cáritas

6

Cara a cara

10

Nuestros jóvenes

12

Entidades con corazón

13

Ser para estar en el mundo

14

Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla Director de Cáritas Sevilla Mariano Pérez de Ayala.

Jefe de Comunicación Féliz A. Quijada.

Realiza

Departamento de comunicación: Joaquín Cano Maria del Carmen Torres Mercedes Romero Ainhoa Ulla

San Martín de Porres, 7 41010- Sevilla Telf: 954 34 71 84 comunic@caritas-sevilla.org www.caritas-sevilla.org

Impresiones Ordás Teléfono: 954 35 64 09

Colaboran en este número

Cartel de Cuaresma 2015

Mariano Pérez de Ayala Eduardo Vera Inmaculada Picazo Pedro Ruiz Encarnación Laguna

Imprime

Foto de portada Cáritas Diocesana de Sevilla autoriza la libre difusión y reproducción de los contenidos de esta revista, citando autoría y procedencia.


Carta del director

Caridad política Mariano Pérez de Ayala Director de Cáritas Diocesana de Sevilla

A muchos les sigue sorprendiendo la unión de estos dos términos, como si ambos resultasen extraños entre sí o incompatibles. Sin embargo, fue ya el Papa Pío XI, a fines de los años 20 del pasado siglo, el que utilizó por vez primera esta expresión que luego se ha venido utilizando abundantemente en otros textos del Magisterio de la Iglesia. Quiere expresar que la caridad como virtud, el amor a los hermanos, no se despliega sólo en las relaciones interpersonales o en los ámbitos más cercanos, sino que se despliega en todos los ámbitos en que el ser humano se desenvuelve y, en consecuencia, también en los ámbitos de la vida social y política. Llama la caridad política al compromiso de los cristianos en los distintos ámbitos de la vida social (la economía, la política…..) para hacer que respondan también a los valores de la justicia y el amor. Como indicaron los obispos españoles en “Católicos y Vida Pública”, se trata de un compromiso activo y operante, fruto del amor cristiano a los demás hombres, considerados como hermanos, en favor de un mundo más justo y más fraterno, con especial atención a las necesidades de los más pobres” (nn. 60-61). Ese amor eficaz a las personas se actualiza en la prosecución del bien común de la sociedad y haciendo todo lo posible “para que las instituciones y estructuras que encarnan nuestra convivencia se acerquen cuanto sea posible a los planes de Dios, en favor de la fraternidad y de la justicia” (CVP 59). Hoy en día esta dimensión “política” de la caridad reviste, si cabe, una importancia mayor. Somos conscientes de que muchas de las situaciones de pobreza e injusticia son causadas por unas estructuras sociales, económicas y políticas que han olvidado a la persona humana y han hecho de la ganancia económica, la detentación y el abuso de poder o la defensa de intereses particulares o partidistas, el único fin de las mismas. Cuando nos olvidamos del ser humano, sobre todo del más desfavorecido o marginado, se instalan en nuestra vida social los “ídolos” que alimentan

esas estructuras injustas que Juan Pablo II ya calificó como auténticas “estructuras de pecado”. Una organización como Cáritas, que es la presencia de la Iglesia en el mundo de los pobres y la expresión de la dimensión caritativa y social de la comunidad cristiana, no puede vivir de espaldas a esta dimensión que se pregunta por las causas de las injusticias y quiere también actuar, en primer lugar, denunciando las mismas y luego propiciando cambios reales y efectivos en los espacios económicos y políticos que ayuden a construir una sociedad mejor. Recientemente y ante las próximas convocatorias electorales de carácter local y autonómico, Cáritas Española ha publicado un documento titulado “Hacia la construcción de un nuevo modelo social”. Como se señala en la presentación del mismo: “la situación social exige respuestas valientes, generosas e imaginativas”. Entendemos que urge establecer un nuevo orden de prioridades… Es indispensable activar reformas estructurales que generen justicia social, fomenten la participación en los asuntos comunes… Hagan más trasparentes el ejercicio del poder, fortalezcan la democracia representativa, distribuyan la riqueza, protejan el derecho al trabajo como bien necesario para la conservación de la vida personal y familiar, busquen la inclusión social y generen inclusión”. Os animo a todos los hombres y mujeres de Cáritas a conocer este documento. Es una ayuda para concienciar y sensibilizar sobre la dimensión social y política de la pobreza y sus causas y contribuir a mejorar la situación, exigiendo de nuestros representantes políticos que pongan en el centro de sus preocupaciones la situación de los más pobres. Y ojalá todos nosotros, los hombres y mujeres de Cáritas seamos cada día agentes más activos y comprometidos en la construcción de una sociedad más justa y fraterna.

Sevilla

3


Tiempo de encuentro

Dar la vida Eduardo Vera Martín Delegado Episcopal en Cáritas Diocesana de Sevilla

Los cristianos tenemos pleno conocimiento de que Dios Padre crea al mundo y entrega a su Hijo por amor. Jesús pasó por la vida haciendo el bien y se entregó hasta dar su vida en la cruz. Esta entrega suprema de la cruz no es un acto heroico que realizara a última hora de su vida, ni siquiera podemos decir que fuera el colofón a una buena trayectoria. Toda su existencia fue un dar la vida que se ve refrendada en el acto supremo de la cruz. Sin embargo, dar la vida no está de moda. Nosotros nos hemos educados en esa idea de que la vida se vive sólo una vez, que tenemos que aprovechar el momento, Carpe Diem, que nadie te va a dar nada, que todo tiene un precio, que poderoso caballero es don dinero, que tanto

tienes, tanto vales, que en la vida tendrás lo que tú seas capaz de conseguir, hay que rivalizar y luchar porque sólo llegan a puestos importantes unos pocos y en el camino se tienen que quedar muchos... Y así podríamos seguir enumerando un gran número de expresiones típicas de este momento que nos toca vivir. Dar la vida siempre es difícil. No se trata de un acto voluntario o de una simple ascesis. No es que queramos dar la vida sin más. Para poder dar la vida, lo primero que tenemos que estar es enamorados. Sólo puede dar la vida aquel que ha sido atrapado por el amor de Dios, que ha experimentado el amor que Dios le tiene. Cuando nos dejamos empapar del amor de Dios, estamos en disposición de descentrar la mirada de nosotros mismos, de nuestros egoísmos y orgullos, para fijar la atención en el otro. Desde este enamoramiento nos ponemos en camino y día a día vamos dándonos a Dios en el rostro de nuestros hermanos. Se trata de dar y darse a los demás. Y así descubriremos que dando la vida, es como se conserva, y guardándonos la vida, es como terminamos perdiéndola. El gesto Eucarístico de la fracción del pan bien refleja todo esto. El sacerdote parte y reparte el Cuerpo de Cristo. A nadie se le da las migajas, sino que comulgamos el cuerpo de Jesucristo. Estamos invitados a transformarnos en aquello que comemos, que no es otra cosa que ser Cristos vivos. Y ese partirse y repartirse a los demás tiene que ser nuestro modo de vida. Una vida dada y repartida a nuestros hermanos. Cáritas es signo del amor de Dios, y las comunidades cristinas tenemos que dar y darnos a los demás. Dar la vida no puede ser un eslogan bonito, sino una verdad hecha vida.

Sevilla

4


Breves

Convivencia de Cáritas parroquial y los grupos de catequesis en Olivares Más de 70 niños y niñas, integrados en las catequesis de iniciación cristiana en la parroquia Santa Mª de la Nieves de Olivares, participaron el pasado 31 de enero, en una jornada de convivencia con el grupo de voluntarios de Cáritas parroquial.

Animados por los jóvenes del movimiento Emaús, los chicos que se preparan para la Primera Comunión, participaron en una gyncana sobre valores asociados a Cáritas. El juego y el ambiente festivo se mezclaron con sencillas explicaciones sobre la identidad y el funcionamiento del grupo parroquial.

Cáritas de Nuestra Señora de Belén recibe una distinción como “Ginense del año” La Cáritas Parroquial de Nuestra Señora de Belén recibió el pasado 28 de febrero de manos del alcalde de Gines, Manuel Camino, su nombramiento como “Ginense del año”, en un gesto de reconocimiento a su compromiso social realizado por el Ayuntamiento de la localidad con motivo del Día de Andalucía. El nombramiento fue recibido, junto a otras personas y entidades ginenses igualmente distinguidas por el Consistorio, en un acto celebrado en la Casa de la Cultura “El Tronío”.

Mercadillo solidario en San José de la Rinconada Junto con otras organizaciones sociales, culturales y religiosas rinconeras, la Cáritas Parroquial de San José participó el Día de Andalucía, en las actividades festivas y solidarias celebradas con este motivo en el parque Dehesa Boyal de San José de la Rinconada. Entre otras actividades, la Cáritas parroquial participó con un stand en el mercadillo solidario dispuesto durante la jornada.

Sevilla

5


Nuestras Cáritas

El compromiso en el medio rural: La Cáritas parroquial de Nª Sª de Fátima Pedro Ruiz Morcillo. Con la cara aplastada al cristal

de la ventanilla de un moderno cercanías, que ascendiendo desde Lebrija con dirección a Lora bordea durante media hora los meandros de un ya muy remansado Guadalquivir, voy contemplando las reducidas pero ubérrimas parcelas de naranjales, melocotoneros, perales, manzanos, algodón y algunos sembradíos de cereales que dan vida y trabajo a los habitantes de la comarca: la Algaba, la Rinconada, Alcalá, Brenes, Villaverde, Cantillana… Me bajo del tren en el apeadero de los Rosales, y dejando a un lado el caserío de evidente identidad ferroviaria, me adentro en el núcleo urbano que rodea a la parroquia de Fátima, plagado de negocios, pequeños comercios, bares… que revelan el laborioso ambiente del pueblo. He quedado en gozar de un rato de conversación con el grupo de voluntarios de esta Cáritas parroquial afincada en un medio social predominantemente rural. Me acompaña un gratificante recuerdo de mi juvenil colaboración con la Cáritas de mi pueblo, hace más de medio siglo.

Los Rosales es un barrio perteneciente al municipio de Tocina. Nació en 1860 con la puesta en servicio de la línea de ferrocarril que enlaza Sevilla con Córdoba ocupando un modesto

Sevilla

6

apeadero, ampliado y convertido en parada obligatoria al final del siglo XIX.. Allí vivía en ese tiempo un centenar de vecinos. La belleza del colorido de sus flores hizo que Alfonso XII, de paso en el tren, le impusiera el definitivo nombre de Los Rosales. Durante la Dictadura de Primo de Rivera se instalaron excelentes sistemas de regadío en el reducido término municipal pero una agricultura intensiva de frutales, arroz, cereales y remolacha permitieron la constitución de la primera azucarera de la provincia. Gracias, pues, al ferrocarril, a la industria azucarera y al trabajo intensivo en el campo se produjo una importante expansión demográfica que llegó a los 3.400 habitantes en el año 1970. Una heterogénea inmigración de Sevilla y otras provincias andaluzas generó este primer núcleo poblacional. Rosaleños nativos son los que tienen hoy menos de cincuenta años. La azucarera se desmanteló hace treinta, pero el carácter emprendedor y esforzado de los vecinos ha provocado que la población siga aumentando arropada con empleos en el sector servicios y un núcleo para las familias que trabajan en Sevilla y viven en el pueblo como habitación-dormitorio.


Nuestras Cáritas La cercanía a la capital y el buen equipamiento del Ayuntamiento de Tocina permite un animado ambiente cultural y un discreto pero fructífero asociacionismo deportivo, musical, lúdico, altruista y juvenil capaz de producir el goce vital de la ciudadanía rosaleña.

La parroquia fue fundada en 1958 en el momento en que era consagrado el templo dedicado a la Virgen de Fátima, independiente ya de la jurisdicción eclesiástica de Tocina, como había venido sucediendo desde la edificación del pueblo un siglo antes. Es un complejo de arquitectura contemporánea singularmente atractivo: la iglesia, que ocupa el espacio central, es un gran salón de una sola nave, sencillo, cómodo y bien iluminado, con un precioso Crucificado presidiendo el presbiterio e imágenes recientes de Nª Sra. de Fátima, San Isidro y San Fernando en los laterales. A ambos lados, varios salones en torno a un pequeño patio de estilo vanguardista albergan el quehacer diario de la comunidad parroquial. Ésta se encuentra integrada por varias organizaciones pastorales: catequesis, grupo pastoral de salud, Proyecto solidario, reuniones formativas de jóvenes, de adultos, la Hermandad de la Expiración y el Patrocinio… La Cáritas parroquial se ocupa de llevar a la práctica en todos los rincones del pueblo el mandato del amor fraterno que Jesús, el Señor, (Continúa en la página siguiente)

Con una densidad que duplica la de los demás municipios de la comarca, los casi cinco millares de habitantes distribuidos entre el barrio de la estación y el pueblo, con algunas viviendas en fincas rurales, trabajan mayoritariamente en el campo y en menor proporción, en los servicios comerciales y ferroviarios. El trabajo intensivo en la agricultura de frutales de regadío ha proporcionado en las últimas décadas un mercado de exportación impulsor en el pueblo de muy aceptables cotas de empleo y prosperidad, con un cierto amalgamiento social en torno a una clase media baja. La crisis, de la que a duras penas el pueblo no acaba de salir, ha acrecentado el paro pero no en los porcentajes de la provincia y ha deparado nuevos focos de pobreza inusual en el periodo anterior a la depresión.

Sevilla

7


Nuestras Cáritas nos legó hace más de veinte siglos. Su historia comienza con la fundación misma de la parroquia, naturalmente atravesando los avatares que caracterizaron a los organismos eclesiales en los últimos diez lustros pero en un permanente proceso de preocupación de la comunidad cristiana con los más necesitados. Desde hace bastantes años la componen una decena de voluntarios, casi todos en el gozoso estado de jubilación o próximos a ella, actuando incansables al desaliento con el esfuerzo y la serenidad que proporciona la experiencia. Lola es la directora, Pura la secretaria, Leo el tesorero y Antonio, Gertrudis, Carmen, Celina, Beli y Rafa, el más joven, se reparten el resto de las funciones que ejercen en armoniosa colaboración.

Son especialmente conscientes de que su función caritativa no es específica del grupo de voluntarios, sino de toda la comunidad parroquial, en la que actúan como fermento estimulante y dinamizador. Por ello se sienten corresponsables

con los miembros de la comunidad cristiana encargados del catecumenado, con los equipos de formación de adultos y de matrimonios, con los dedicados a la liturgia, con los hermanos de la cofradía… Tras un rápido saludo al joven párroco, mi visita se convirtió en pocos minutos en una reunión de amigos en la que apenas podía dar abasto a anotar en mi cuaderno la cantidad de ideas, datos, proyectos que como dardos me venían de todos lados de la mesa. Me cuentan que la dedicación fundamental es la acogida atenta y cariñosa de los que vienen a pedir ayuda. Está dirigida a resolver los problemas más perentorios: alimentación, alquiler y reparaciones del hogar, luz, gas, transporte, medicinas, material escolar… Organizan clases de apoyo a niños sin medios que lo necesitan, realizan encuentros solidarios para concienciar de las necesidades, e incluso han organizado una carrera nocturna solidaria para recoger mayores medios. Me hacen saber que en los últimos años a los niveles de pobreza y exclusión marginal, presentes pero escasos en este pueblo, se han añadido nuevos pobres que la crisis ha ido creando lenta pero crecientemente:

Sevilla

8


Nuestras Cáritas jóvenes parados que se han quedado sin medios para pagar la hipoteca, ancianos que no gozan de la ayuda a la dependencia, matrimonios con hijos que no llegan a final del mes… No hay en el pueblo inmigración importante, sino residentes que tras las “vacas gordas” de los años de tránsito entre los dos siglos, han quedado ahora en la estacada. A la acogida añaden visitas de seguimiento y acompañamiento en pos de descubrir a las personas necesitadas que por razones diversas no acuden a la parroquia. Todas estas actuaciones se cubren con los recursos obtenidos a partir de las cuotas de los escasos socios, pero sí abundantes colectas mensuales, donativos puntuales muchas veces anónimos. También colaboran o toman la iniciativa en campañas orientadas a la denuncia y sensibilización social sobre los factores que generan la pobreza y exclusión y sobre los remedios a aplicarles, como en la que se encontraban enfrascados ya al terminar mi visita: IV Jornadas de solidaridad y caridad. Su colaboración con los servicios sociales públicos es excelente. En general se insta a la cooperación y participación de las personas que reciben la ayuda en el deseo de mostrar que la actuación de Cáritas no es una actividad asistencial “limosnera” sino una tarea de solidaridad encuadrada en la lucha por la justicia. Completan todos estos trabajos con un plan de formación propio y el recibido de Cáritas Diocesana (por ejemplo, participando en los cursos del Arciprestazgo y la Vicaría, en la Escuela de Otoño…) sin abandonar los momentos de reflexión en común y el contacto en la oración con el Señor Jesús, fuente gratuita de todos estos esfuerzos.

largo plazo: el aumento y profundidad de la preparación intelectual y profesional de las nuevas generaciones del pueblo. El bienestar económico y la facilidad laboral de las pasadas décadas depararon el abandono de los estudios por parte de muchos jóvenes y ello ha tenido como consecuencia una cierta dejadez en la formación de la generación infantil y juvenil de hoy. Los voluntarios están empañados en un serio programa que en unos años dé la vuelta a esta situación que consideran muy perjudicial, implicando a las familias, a las autoridades municipales y educativas y a la ciudadanía en general. En ello están. Salí mucho más ilusionado. De vuelta en un tren vacío y fijos los ojos en los arreboles de la puesta de sol sobre la marisma fui meditando sobre la imprescindible transformación de nuestro mundo, lleno de carencias, sufrimientos y explotación. Pero este rato de charla con los voluntarios de un pueblo pequeño e inserto en la sencillez del mundo rural, me ratifica una vez más de que tal transformación es impensable sin la aportación, infinitamente multiplicada, de los esfuerzos realizados en el anonimato por quienes, como este grupo de hermanos, ponen cada día su grano de arena desde la íntima actitud de su fe en el mensaje de amor del Nazareno.

No es pequeña su preocupación por los retos que tienen por delante: la inserción de jóvenes en el voluntariado, la ampliación de éste, el crecimiento económico con nuevos socios… Pero todos coinciden en la elaboración de un proyecto a

Sevilla

9


Cara a cara

“Gracias a ‘Date un respiro’, tengo la oportunidad de desconectar de los problemas y de la soledad de casa”

Encarnación Laguna es una vecina del barrio de Torreblanca. Allí nació y allí ha vivido toda su vida. Comenzó a trabajar con sólo diez años y desde entonces no ha parado. Empezó cuidando de dos niños pequeños, recogiendo algodón, naranjas... y terminó siendo empleada del hogar, actividad que todavía desarrolla a los cincuenta y siete años de edad. Divorciada y con tres hijos ya mayores e independizados, Encarni (que así es como le gusta que le llamen) lleva dos años acudiendo al proyecto “Date un Respiro”, perteneciente a la Cáritas parroquial de San Antonio de Padua. Todos los martes, a las cinco de la tarde, acude junto a sus hermanas, su sobrina y sus dos hijas, a los salones parroquiales para hacer manualidades con

Sevilla

10

algunas de sus vecinas. Este es su testimonio: “Una amiga me comentó un día que en la parroquia había un curso de manualidades y yo necesitaba hacer algo por las tardes que me entretuviera, así que me apunté. Comencé a venir todos los martes, hace ya dos años, y no he faltado ni un día. Llueve, truene o relampaguee, aquí estoy todas las semanas. La chica del taller es encantadora, se preocupa por nosotras, sabe incluso hasta cuando hemos tenido un mal día, aunque no pregunta ¿eh?, ella no se mete, pero acompaña. Nos enseña muy bien y tiene mucha paciencia, claro, tantas mujeres juntas... (Sonríe). No falto ningún día porque para mí, el taller se ha hecho imprescindible en mi vida. He


Cara a cara aprendido cosas que creía que ya, a mis 57 años, no iba a aprender. Hemos estado trabajando con periódicos, con cajas de madera, con alambres... - una vez hice un broche de alambre que terminé regalando a mi jefa ¡no veas lo que le encantó!Y, aunque aparentemente son materiales que no tienen ninguna importancia y terminan siendo basura, con el taller he aprendido a valorarlos, a reciclar y a ser consciente de la cantidad de cosas que se pueden hacer con ellas. Además, es un espacio para convivir aunque sea poco tiempo a la semana-, con vecinas con las que, a lo mejor, no tienes un trato cercano; y un espacio para compartir lo poco que tienes, unas tijeras, una bolsa, lo que sea. Me gustó tanto que se lo fui diciendo a las mujeres de mi familia, y ahora vienen conmigo mis hermanas, mi sobrina y mis dos hijas. Mi sobrina, que tiene una pequeña discapacidad, también está encantada, y nosotras más. Ver cómo ella se ve capaz de hacer algo con sus propias manos, y la felicidad que eso le provoca, no tiene precio. Se ve útil, autónoma, y su autoestima mejora cada vez que realiza cualquier manualidad por sí misma. Eso, para nosotras, sobre todo para mi hermana, es un regalo que valoramos mucho.

nos merecemos mucho, pero es lo que más falta hace, talleres como estos. Vendrían muy bien, no sólo a gente mayor si no también a los jóvenes, que eviten que estén tirados en la calle; que las mujeres se sientan valoradas... Aunque sea para hacer punto nada más. No somos conscientes de lo que hace un taller como este a tanta gente. Reunirse, airearse, aprender, tratar con otros... a las mayores se le quitan hasta los dolores. Mira, yo le agradezco a la Iglesia que mi hijo no esté metido en la droga o en la calle. Mi madre siempre decía: no es donde vivas, es cómo eduques a tus hijos. En la Iglesia encontré un sitio donde se sintieran útiles, se comunicaran con otros e incluso sirvieran a los demás. Mi hijo era monaguillo y se implicó mucho con la hermandad. A veces se quejaba porque sus compañeros se metían con él por eso... hoy, es militar, tiene su vida y aún echa de menos aquellos días. A mi este taller me ha dado vida, pero sé que hacen falta más para este barrio, y también necesitamos animar a nuestros jóvenes a que ocupen su tiempo en cosas buenas, como las que hoy a mí, me aporta el proyecto “Date un respiro”.

Lo más importante para mí de todo esto es que, gracias a ‘Date un respiro’ tengo la oportunidad de desconectar de los problemas, del cansancio del trabajo y de la soledad de casa. Durante una hora y media estamos concentradas en lo que hacemos, nos reímos y nos llevamos incluso tareas a casa que nos mantienen también entretenidas. Si Cáritas no tuviera este tipo de talleres, de proyectos... a la gente que participa en ellos le faltaría mucha vida. Yo pertenezco a un barrio muy conflictivo, y quizás no

Sevilla

11


Nuestros jóvenes

Mi camino de fe a través de la caridad Mi nombre es Inmaculada Picazo, voluntaria de Cáritas de la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Alcalá de Guadaíra y actual directora. Mis inicios de voluntaria vienen desde muy niña. Comencé con trece años; pensaréis que quizás inmadura aún, pero os aseguro que con muchas ganas para desempeñar un voluntariado. Y qué mejor que el de Cáritas que es el AMOR de Dios llevado a nuestras realidades. Todo empezó cuando unas navidades de hace trece años pidieron en mi parroquia voluntarios para apuntarse a Cáritas y hacer la Campaña de Navidad. Aquello me sorprendió porque había más de 100 jóvenes dispuestos a colaborar. Vivir aquella experiencia me llenó tanto que decidí seguir para formarme y estar preparada para atender a las necesidades de la realidad de nuestra feligresía. Tres años después, por medio de nuestra coordinadora del grupo joven de Cáritas, se estudió la necesidad de iniciar un proyecto de infancia y juventud para atender a los niños de las familias que asistíamos en nuestra acogida. Nos formamos para trabajar con ellos el refuerzo educativo: matemáticas, lengua, inglés, dibujo... y un taller de valores. Este proyecto ha sido y es una experiencia constante, viviendo con ellos la entrega de juguetes de Reyes Magos (su cara de ilusión no tiene precio), un campamento de verano (donde aprendo más que enseño y donde te demuestran sus sentimientos en cada momento), excursiones durante el curso (para disfrutar y olvidar su realidad), un equipo de fútbol que es todo un orgullo... Aunque han pasado diez años y el proyecto haya evolucionado , lo que cada niño te aporta no cambia; pues recibir su cariño, sus abrazos, ganarte su confianza... que te saluden en cuanto te ven sonriendo en un lugar que no es la parroquia; que te digan que tienen ganas de vivir momentos con nosotros... es algo que no se puede expresar sino

Sevilla

12

que hay que vivirlo; ver el rostro de Cristo en su mirada, en sus gestos o cuando te hablan hay que sentirlo. Colaborar en un proyecto con niños con estas edades es más cercano para ellos porque no nos ven como figura de padres para contarnos sus situaciones o problemas, pedirnos consejos o ser un ejemplo para ellos; sobre todo para los niños de secundaria y esto a ellos les hace sentirme mejor, más confianza y se muestran tal y como son. Es un orgullo ver cómo van pasando los años y los niños van cambiando sus aptitudes y actitudes negativas en positivas, sólo creer en que podemos hacer algo y que el Señor está en medio de Cáritas, me ha sido suficiente para apostar por este voluntariado. Realmente son las familias, en acogida, y los niños, en el proyecto, los que me aportan la suficiente energía para seguir caminando por esta manera de vivir la caridad; es un “subidón” el llegar a pensar que somos trampolines para ellos poder salir adelante en medio de todo su alrededor tan difícil y con tantas trabas. A mí, ser voluntaria de Cáritas no me ha cambiado mi vida, me la ha guiado. Entrando tan joven me ha hecho madurar antes, hacerme ver que si cada uno de nosotros pusiéramos nuestro granito de arena la sociedad sería diferente. Además con mi grupo de Cáritas practicar mi fe desde la caridad ha sido mucho más fácil y enriquecedor. Yo cuando vengo a Cáritas no invierto mi tiempo en ayudar, sino que voy a ganar tiempo; con los niños del proyecto, escuchar a las familias que vienen a la acogida, convivir y experimentar mi fe disfrutando de mis compañeros que son mis amigos, donde las risas no faltan nunca, ilusionarme con nuevos proyectos, etc. me da fuerzas en mi vida personal. Cualquier joven que ponga ilusión y ganas para pertenecer a un voluntariado de las características de Cáritas acabará enganchándose a esta forma de vivir tan gratificante.


Entidades con Corazón

FríoCalorSevilla se une a la gran familia de ‘Entidades con Corazón’ El pasado 4 de marzo, la empresa FríoCalorSevilla, que lleva más de dos años colaborando con Cáritas Diocesana de Sevilla, formalizó su compromiso con nosotros a través de la firma de un convenio de colaboración. Gracias a su ayuda, una beneficiaria del Proyecto de Mayores de Ayuda a Domicilio, de la Cáritas Parroquial Blanca Paloma, cuya vivienda necesitaba una reforma eléctrica urgente, ha podido mejorar su calidad de vida, mediante la revisión y reparación de su calefacción. En marzo, FríoCalor ha donado un aparato de aire acondicionado, y su correspondiente instalación, en una de las “caracolas” donde se realiza el taller de alfabetización del Proyecto de mujer “Isabel Arias”, de la Cáritas Parroquial Jesús Obrero. Damos la bienvenida a una nueva Entidad con Corazón que cree firmemente en que un

mundo mejor es posible si optamos por darnos al hermano desde la gratuidad y con todo lo que somos, desde nuestro ámbito personal hasta el profesional. Gracias.

Sevilla

13


Ser para estar en el mundo

“El pobre, mientras no trabaje, seguirá siendo pobre” Luigino Bruni II Encuentro de la Acción Social contra el Paro

Una persona no es sólo lo que supone el amor recibido. El amor dado también va haciendo a la persona. Quien no da es una persona incompleta e inmadura. El amor recibido nos equilibra, el amor donado nos madura. La gratitud en sus múltiples expresiones es profundamente humanizadora y fecunda. Bien pudo decir San Juan de la Cruz: “Pon amor donde no hay amor y sacarás amor”. Del capítulo 1 del Modelo de Acción Social: Fundamentos del modelo.

Sevilla

14


Servicios generales de Cáritas Diocesana de Sevilla (información y orientación general sobre programas y servicios) Pza. San Martín de Porres, 7 41010-SEVILLA Teléfono (centralita): 95 434 71 84 Fax: 95 434 41 69 Correo-e: info@caritas-sevilla.org

Centro Amigo

C/ Santísimo Cristo de las Tres Caídas, 4 41010-SEVILLA Teléfonos: 95 454 29 60

Centro Integral de Empleo “Jesús del Gran Poder” C/ Don Remondo, 15 41004-SEVILLA Teléfono: 95 450 12 62

Proyecto Nazaret

C/ Ciclismo, 46-48 41020-SEVILLA Teléfono: 95 421 65 46

Talleres de Formación Prelaboral C/ Perafán de Ribera, s/n 41007-SEVILLA Teléfono (CIE): 95 450 12 62

Toda la información en: www.caritas-sevilla.org

Trabajando por la justicia

Trabajando por la Justicia

COLABORA o HAZTE SOCIO

Servicios generales de Cáritas Diocesana de Sevilla: Plaza San Martín de Porres, 7. 41010-SEVILLA. Tlf.: 954 34 71 84 D/Dña...................................................................................................................................NIF................................................................... Dirección....................................................................................................................................................................................................... Localidad...............................................................................................CP..........................Provincia......................................................... Teléfono.........................................Móvil..........................................Correo electrónico........................................................................ Aportación de..........................................euros..........1mensuales............1trimestrales..............1anuales......................................... Domiciliando en banco o caja..................................................Entidad..........Sucursal..........DC.......C/C.......................................... Firma Fecha

Sevilla

15


PALABRA + ESPÍRITU + CARIDAD www.caritas-sevilla.org

Boletín informativo, número 75, marzo de 2015  

Cáritas Diocesana de Sevilla Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla, número 75, marzo de 2015

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you