Page 1

Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla Diciembre 2015

Número 77

Practica la justicia


Sumario Carta del Director

3

Tiempo de encuentro

4

Campañas

6

Noticias

9

Entidades con corazón

12

Nuestras Cáritas

13

Nuestros Jóvenes

20

Ser para estar en el mundo

22

Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla Director de Cáritas Sevilla Mariano Pérez de Ayala.

Jefe de Comunicación Féliz A. Quijada.

Realiza

Departamento de comunicación: Joaquín Cano Maria del Carmen Torres Mercedes Romero Ainhoa Ulla

San Martín de Porres, 7 41010- Sevilla Telf: 954 34 71 84 comunic@caritas-sevilla.org www.caritas-sevilla.org

Impresiones Ordás Teléfono: 954 35 64 09

Colaboran en este número

Cartel Campaña Institucional 2015-2016

Mariano Pérez de Ayala Eduardo Vera Fernando García Pedro Ruiz José Pedregosa Olga Prada

Imprime

Foto de portada Cáritas Diocesana de Sevilla autoriza la libre difusión y reproducción de los contenidos de esta revista, citando autoría y procedencia.


Carta del director

“Fui forastero y me alojasteis” Mariano Pérez de Ayala Director de Cáritas Diocesana de Sevilla

Pocos fenómenos humanos se han producido de una manera más profusa a lo largo de la historia que el fenómeno de las migraciones. Desde épocas prehistóricas distintos grupos humanos se han desplazado de un lugar a otro movidos por muy variadas razones. Por ejemplo, si fijamos nuestra vista en la historia de la Península Ibérica y más concretamente de Andalucía, comprobamos cómo somos producto de distintas oleadas migratorias de pueblos diversos que aquí se asentaron por unas razones u otras y que han ayudado a conformar nuestra actual realidad. Si atendemos a periodos más recientes de nuestra historia comprobamos cómo en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo más de una millón de andaluces salieron de nuestra tierra en busca de un futuro mejor para ellos y sus familias y emigraron hacia el norte de España y países del centro y norte de Europa, por no olvidar los muchos que tuvieron que salir de nuestros pueblos y ciudades por motivos políticos, los exiliados y refugiados al finalizar la guerra civil que se asentaron en distintos puntos de Europa y América. Hoy el fenómeno migratorio, bien por razones económicas de personas que buscan un futuro menor para sus familias, bien motivado por persecuciones políticas, religiosas, étnicas etc. adquiere dimensiones planetarias. Se calcula que en la actualidad existen 62 millones de desplazados en nuestro mundo. La reciente información sobre los refugiados sirios que a través de Turquía y los Balcanes pretender llegar al centro de Europa ha hecho tomar conciencia a muchos de esta dramática situación. Pero el fenómeno no se reduce a esa zona del mundo y no es de ahora. Debemos recordar que la guerra de Siria comenzó hace cuatro años y que cuatro millones de sirios han abandonado su tierra, encontrándose en la actualidad refugiados en naciones vecinas como Líbano y Turquía. Y no nos olvidemos de los millones de africanos desplazados en el interior

de África o los que emigran hacia Europa por las guerras, escapando de la violencia y la persecución o por motivos económicos. O el drama de los emigrantes de Centroamérica, que he tenido ocasión de conocer recientemente en México, en sus tránsitos hacia otra frontera particularmente inhumana, auténtico agujero negro devorador de hombres y mujeres que en ella perecen, que es la frontera que separa los Estados Unidos del resto de América. En nuestra tradición judeo-cristiana la atención al emigrante y desplazado se encuentra inserta en lo más profundo de nuestra identidad religiosa. Somos herederos del pueblo de Israel que forjó su identidad en un gran exilio por motivos políticos como fue la huida de Egipto. Son continuas las referencias en el Antiguo Testamento a la debida atención al extranjero y peregrino. Jesús y su familia se vieron obligados a huir a otro país ante la persecución de Herodes y en la parábola sobre el juicio final el mismo Señor se refiere a la hospitalidad ante el forastero como uno de los hechos en que le atendemos a El mismo, junto a otras actitudes compasivas con los enfermos, los hambrientos, los presos…… En la tradición del pensamiento social de la Iglesia el derecho a emigrar aparece como un derecho humano fundamental que, aunque pueda ser regulado jurídicamente por los Estados, no puede es ser impedido ni restringido de manera que se haga imposible su ejercicio. Recientemente el Papa Francisco viene denunciando las políticas migratorias de las naciones ricas que olvidan el sufrimiento de tantos hombres y mujeres y ha alzado con fuerza su voz calificando de auténtica vergüenza la muerte de cientos de inmigrantes en su deseo de llegar a la rica y culta Europa.

Sevilla

3


Tiempo de encuentro Cáritas en España y concretamente Cáritas de Sevilla lleva años intentando atender a tantos hermanos nuestros que por una razón u otra han llegado a nosotros. Acogerlos, socorrer sus necesidades vitales y ayudarlos en su integración es objetivo en nuestras Cáritas Parroquiales y en el Centro Nazaret. Pero además estamos llamados a sensibilizar a toda la sociedad y también a nuestras comunidades cristianas sobre este grave problema. Combatir los tópicos y estereotipos sobre los extranjeros y migrantes, sobre todo si son de otra raza o de otra religión, huir de rumores infundados, combatir el racismo y la xenofobia, constituyen también una responsabilidad de todos nosotros, fomentando una cultura de la compasión y la hospitalidad ante nuestros hermanos migrantes. Nos impele a ello el mandato universal del amor porque el Señor quiso que buscáramos no sólo al familiar o al cercano, sino al que está lejos de nosotros por cultura o raza, pero que es hermano e hijo de Dios.

Abrid el corazón a la esperanza de ser amado Eduardo Vera Delegado en Cáritas Diocesana de Sevilla

Dios, que es amor, no puede manifestarse de otro modo si no es como misericordia infinita e inagotable y es que no tiene otra forma de presentarse ante el hombre y la mujer si no es con un amor inmenso, capaz de allanar todas las barreras y montañas que se ponen ante él. Creer en Dios es creer en su misericordia, pues el amor siempre tiene más fuerza que la indiferencia. La misericordia rompe cualquier barrera de otro interés que no sea el de ponerse junto al que sufre y dejar en sus heridas el bálsamo de la caridad benefactora, descubriendo la correlación entre el sentimiento interior de compasión y el ofrecimiento generoso y eficaz de remedio. Y aún

Sevilla

4

más, es unidad de identificación perfecta: sed misericordiosos, porque vuestro Dios es la misericordia. Muchas veces nos surge interés por «ver a Dios» que es evasión de las responsabilidades y compromisos que como personas y como creyentes, tenemos en este mundo y con la realidad y con los problemas, angustias y esperanzas de tantos hombres y mujeres que son nuestros compañeros de camino. Mirar a Dios es muy comprometido, pues él muestra enseguida el rostro de su Cristo,


Tiempo de encuentro entregado a la muerte por la salvación de todos, que con misericordia se hace presente en el hermano y privilegiadamente en el que sufre. Vivir la misericordia es la urgencia que tenemos de realizar esa maravillosa síntesis de la unidad entre el amor de Dios y el servicio al hermano. Su misericordia no está condicionada por la necesidad y la aflicción humana; es decisión gratuita de Dios dejarse afectar y mover por el mal y el sufrimiento del ser humano. La misericordia de Dios la concretamos en “Las obras de misericordia” que ya aparecen en el gran discurso de Jesús sobre el juicio final (Mt, 25) y sobre esta base del Nuevo Testamento, la Iglesia especificó luego qué significa en concreto la misericordia y para ello, diferenció y detalló siete obras corporales y siete obras espirituales. Es curioso constatar que ni las obras de misericordia corporales ni las espirituales tienen que ver con la transgresión de los preceptos divinos y en cambio, en el Juicio Final la condena afecta a la omisión del bien, algo que desgraciadamente tenemos poco en cuenta. La misericordia va más allá de la justicia, pues se trata de prestar atención y ser sensibles a la necesidad concreta que nos sale al paso. Se trata de vencer la dureza de corazón ante la llamada de Dios, que nos lleva a través del encuentro con la necesidad de los demás. El evangelio de Jesús nos muestra que la misericordia no es solo una filantropía genérica, a la que en principio nada hay que objetar, siempre y cuando, lejos de agotarse en palabras vacías, conduzca a hechos concretos. No se trata solo de compasión hacia quienes sufren, aunque esta, por contraposición a la dureza de corazón y al egoísmo, ya es mucho. Tampoco se trata de mejorar el

mundo. La misericordia cristiana consiste en el fondo en encontrarse con Jesucristo en la persona sufriente. De ahí que la misericordia no sea en primer lugar una cuestión de moral, sino de fe en Cristo, de seguimiento de Cristo, de encuentro con Cristo. Como indica la parábola del buen samaritano, lo que cuenta es la persona sufriente con la que me encuentro de manera concreta que así se convierte en mi prójimo y necesita mi ayuda (cf Lc 10, 25-37). En este pobre, Jesucristo mismo me sale al encuentro. Que este Año Jubilar, con la ayuda de Santa María Madre de Misericordia, sea un auténtico momento de encuentro con la misericordia de Dios para los usuarios, voluntarios y trabajadores de Cáritas.

Sevilla

5


Campañas

Porque es posible. Nadie sin hogar. José Pedregosa. Voluntario en Cáritas Diocesana de Sevilla

En abril de 2008, el Parlamento Europeo aprobó una Declaración para terminar con el sinhogarismo en el año 2015 con un compromiso a nivel de la UE para resolver el problema de las personas sin hogar, instaladas en la vía pública, antes de 2015: Nadie durmiendo en las calles en 2015 (Guía general de desarrollo de la campaña 2015). Sin embargo, al menos en España, esta iniciativa ha resultado infructuosa. Podemos encontrarlos en cualquier punto de nuestra geografía, en cualquier lugar de nuestras ciudades, junto a nosotros, en nuestro barrio, en el portal de nuestra casa. En nuestro país, se calcula que existen 40.000

Sevilla

6

personas que no tienen un hogar. Un número que a mi parecer, resulta escandaloso. Ante la situación en la que viven muchos de nuestros hermanos y hermanas más pobres, Cáritas de Sevilla ha querido tomar la iniciativa, durante la Semana de la Campaña de las Personas sin Hogar que hemos celebrado en Sevilla, del 23 al 29 de noviembre, denunciando esta situación, sensiblizando a nuestros conciudadanos y trabajando juntos en favor de los más desfavorecidos de nuestra sociedad. Para ello, se han celebrado una serie de actos en distintos lugares de nuestra ciudad.


Campañas Jornadas de puertas abiertas del Centro Amigo En 2007 se inauguró este Centro cuya vocación es la de acoger y acompañar a personas en situación de exclusión grave. Dispone de un total de cuarenta plazas de centro de día, de ellas veintidós en régimen de residencia.

personas que allí conviven. Con ello, se pretendía dar a conocer una de las varias iniciativas que desde Cáritas se están llevando a cabo en la Diócesis de Sevilla. Y creemos que es posible que un día el sueño de nadie sin hogar sea una realidad. Vigilia de los Sin Hogar Pero ésta, y otras muchas tareas a favor de nuestros hermanos sin hogar, no pueden desarrollarse únicamente con nuestras fuerzas. Necesitamos la fuerza, el impulso y sobre todo el amor de Jesús, y para ello es necesario orar.

Técnicos y voluntarios, codo con codo, trabajan en la acogida y valoración de las personas que se acercan a sus puertas, derivadas por nuestras Cáritas parroquiales y les ofrecen atención social, médica y educativa para ayudar a estas personas a desarrollar hábitos y habilidades que les permitan estabilizar su situación social. Los días 25 y 26 del pasado mes de noviembre todas aquellas personas interesadas pudieron ver de primera mano la labor de los técnicos y voluntarios de Centro Amigo y el testimonio de las

Por eso, técnicos, voluntarios y personas sin hogar nos reunimos para celebrar un Vigilia de oración en la Parroquia de San Vicente Martir, el día 24 del pasado noviembre; y así alabar por su infinita bondad y misericordia, dar gracias por todos los dones que cada día nos regala junto a nuestros hermanos sin hogar, ofrecer nuestras vidas en favor de los pobres más pobres y pedir a (Continúa en la página siguiente)

Sevilla

7


Campañas Dios poder continuar acompañando y ayudando a las personas sin hogar a salir de su situación de exclusión y ofrecerles la esperanza de una vida mejor, porque creemos que es posible.

En la misma, tanto la Secretaria General de Andalucía como el Director de Cáritas Sevilla, pidieron a la Administración Pública que asuma su responsabilidad para garantizar los derechos de los ciudadanos. De esta forma, reclamaron un cambio en las políticas que permitan garantizar de forma real y tangible los derechos de las personas sin hogar, como una prestación básica o el derecho a una vivienda digna. Y creemos que esto es posible.

Rueda de prensa Con la finalidad de dar a conocer todas estas iniciativas y de sensibilizar a nuestros conciudadanos, el pasado 24 de noviembre se celebró una rueda de prensa en la sede de Cáritas Diocesana. Auxiliadora González Portillo destacó que durante el año pasado, Cáritas Andalucía atendió alrededor de 6.800 personas en situación de grave exclusión con una gran variedad de recursos para los que ha aportado más de 4 millones de euros. El 80% de las personas sin hogar atendidas por Cáritas en Andalucía eran hombres, de unos 45 años de edad y españoles (70%). De estas 6.800 personas, 750 han conseguido iniciar ya un proceso de reinserción real. Un dato que, a pesar de las cifras de atención, “proporciona un halo de esperanza” y demuestra que es posible salir de esa situación si se presta un servicio de atención integral que cubra todas las necesidades de este colectivo que van mucho más allá de las básicas. Por su parte, Mariano Pérez de Ayala, Director de Cáritas Diocesana de Sevilla, expuso los diferentes proyectos de atención a las personas sin hogar con los que cuenta la entidad y ha remarcó que durante el año 2014 Cáritas Sevilla consiguió atender a 620 personas en riesgo de exclusión grave. Un 6% ya son independientes y otro 6% se encuentra en búsqueda activa de empleo. El perfil medio de las personas atendidas era hombre (78%) de 46 años aproximadamente y español

Sevilla

(84%). Estas ayudas se han cubierto con un total de 777.613 euros, 111.000 euros más que en 2013. Asimismo, se ha podido atender a 431 personas más que el año anterior gracias, además de los fondos destinados, a un incremento del número de voluntarios (más de 100).

8

Conclusiones Ante estos datos, y sintiendo que podemos hacer algo para paliar la situación de muchos de nuestros hermanos,alzamos nuestra voz para decir a la sociedad, a los medios de comunicación social y a las administraciones públicas que es posible que nadie tenga que vivir en la calle, que es posible un hogar para tantos y tantas hermanos y hermanas nuestros que sufren las consecuencias del sinhogarismo. Por eso, creemos que la sanidad, el trabajo, la participación ciudadana, la acogida por parte de los otros y el hogar son derechos irrenunciables de cualquier ser humano. Y que por tanto, entre todos tenemos que trabajar para que, un día, estos derechos, no sean sueños frustrados de unos pocos sino una realidad. Juntos podemos conseguirlo, porque es posible.


Noticias

Bioalverde S.L. Inserción y agricultura ecológica Cáritas Diocesana de Sevilla ha impulsado el proyecto Bioalverde S.L, una empresa basada en la agricultura ecológica que posibilitará la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social. Este proyecto nace de una profunda reflexión que la Iglesia ha estado madurando desde hace tiempo: la necesidad de dar respuesta a la realidad que nos rodea. Así, Cáritas Sevilla quiere responder con ‘Bioalverde’ a varias realidades de una forma muy concreta: con la formación para el empleo, el cuidado del medio ambiente y el consumo responsable y saludable. El proyecto se encuentra actualmente en la primera fase: la formación pre-laboral. Una fase que consiste en proporcionar las herramientas y los conocimientos necesarios para trabajar en el ámbito de la agricultura ecológica, a personas en riesgo de exclusión social y con una grave situación de desempleo. Son talleres formativos que tienen una duración de cinco meses. La novedad que ofrece Bioalverde es que, además de la formación que están recibiendo ya más de una quincena de personas, parte de ellas serán contratadas por ‘Bioalverde’ para la producción y comercialización de los productos de la huerta que la empresa tiene en una finca situada en el término municipal de Dos Hermanas, Sevilla. El proyecto también contempla la sensibilización de temas relacionados con el medio ambiente, el consumo justo y responsable y el cuidado de la Casa Común, tal y como plantea el Papa Francisco en su última encíclica “Laudato Si”. La inauguración de las instalaciones de formación tuvo lugar el pasado 2 de diciembre y estuvo presidida por el arzobispo de Sevilla, Mons. Juan José Asenjo. El prelado destacó el trabajo de Cáritas y remarcó la importancia de dar a la

persona las herramientas necesarias para poder acceder a un trabajo digno. “Cáritas promociona a las personas, no sólo se limita a dar el pez, también da las herramientas” comentó el Arzobispo y deseó “los mejores frutos de este proyecto, no sólo del campo, sino de las personas”, añadió. También acudieron al acto el director del proyecto, Manuel Hernández, el director de Cáritas Diocesana de Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, trabajadores y voluntarios de la entidad y los dieciséis alumnos que han comenzado ya la formación. Bioalverde S.L. no es la primera iniciativa de estas características en España, aunque sí en Sevilla. Con ella, Cáritas Diocesana pretende, una vez más, promocionar a la persona, ofrecer soluciones reales y tangibles y hacerlo además, a través de la ecología y el cuidado del medio ambiente.

Sevilla

9


Noticias

Cáritas Diocesana de Sevilla clausura la XIX más de 450

Cáritas Diocesana de Sevilla ha clausurado este domingo la XIX Escuela de Otoño. Este año, la entidad de la Iglesia ha conseguido reunir en el antiguo seminario de Pilas, a más de 450 voluntarios en una convivencia de encuentro y formación bajo el lema “Fraternidad: antídoto ante la indiferencia”. El arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo Pelegrina inauguró el encuentro el pasado viernes dirigiéndose a los voluntarios con palabras de aliento y envío: “Salgamos a las periferias para encontrarnos con el rostro de Cristo”. “La prioridad de la Iglesia tiene como misión ser signo de la misericordia de Dios”, añadió. Tras la intervención del obispo, Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas Diocesana de Sevilla fue el encargado de dar la primera ponencia de

Sevilla

10

Escuela de Otoño. El objeto de su discurso fue transmitir la reflexión y el análisis profundo de la realidad actual que han plasmado los obispos españoles en la instrucción pastoral ‘Iglesia servidora de los pobres” y de la que destacó la necesidad de vencer las causas estructurales de la crisis: “La sociedad ha perdido referentes políticos y económicos y esto es una pobreza enorme”. “Que el principio de solidaridad se haga efectivo es responsabilidad directa de la comunidad política aunque todos tenemos una responsabilidad que cumplir”, comentó. La jornada del sábado comenzó con la participación del obispo auxiliar D. Santiago Gómez Sierra que reflexionó acerca del Año de la Misericordia desde el voluntariado de Cáritas. Así, cuestionó al voluntariado sobre la forma en la que respondemos ante una sociedad cada vez más


Noticias

X Escuela de Otoño con la participación de voluntarios

desigual y a veces hostil. “Estamos obligados como cristianos a responder con misericordia ante la pobreza espiritual, material, cultural y social”, dijo. Además concretó con siete claves esta forma de responder con misericordia, entre las que se encontraba la denuncia obligada de conductas como la esclavitud, el abuso, el genocidio, el aborto, el tráfico de drogas y armas o la corrupción. La abogada y miembro del Equipo de Incidencia de Cáritas Española, Sandra Olea Ferreras, fue la encargada de clausurar la XIX Escuela de Otoño con la ponencia “Porque la dignidad humana es posible: Cáritas y los derechos humanos”. La Escuela de Otoño se convoca con el fin de poner en práctica las líneas institucionales presentadas en la Asamblea Diocesana celebrada el pasado

mes de junio y que respondían a tres pilares: asistir, promover y transformar la realidad que nos rodea. Para ello, además de estas intervenciones, y a lo largo del fin de semana se han realizado diferentes talleres formativos que responden a la necesidad actual del voluntariado de Cáritas Diocesana. Inmigración, empleo de inclusión, economía solidaria, atención a personas sin hogar y los derechos humanos han sido temas principales de estos talleres, entre otros. Una vez más, y después de compartir espacios de encuentro y oración, un número significativo del voluntariado de Cáritas Sevilla regresa a su apostolado con una llamada firme a seguir poniendo en práctica las bases del Evangelio para seguir transformando la realidad que nos rodea, este año con especial interés en la misericordia.

Sevilla

11


Entidades con corazón

Leroy Merlín rehabilita por completo el cuarto de baño de una vivienda Olga Prada. Comunicaciones Leroy Merlín

Esta vez, nuestra nueva andanza como empresa colaboradora en conciencia social ha sido dirigida, altruistamente, por nuestro equipo humano para ayudar a un matrimonio joven sin recursos económicos y a un bebé de pocos meses, vidas anónimas de esta crisis de desigualdades. La que sigue es una pequeña historia que cualquiera de nosotros podría haber protagonizado, una historia de tantas y que tanto se repite hoy en día. Nuestra primera actuación social en colaboración con Cáritas fue se destinó a ayudar a una abuela con una vida marcada y difícil, y a sus tres pequeñas nietas. Ellas se convirtieron en nuestros mejores clientes y su proyecto, el de la rehabilitación completa de su vivienda, en nuestro reto más importante en 2014. Este año Cáritas ha vuelto a regalarnos la oportunidad de ayudar allí donde se necesita. Recibimos la solicitud de rehabilitar de nuevo una vivienda. Nuestro equipo de profesionales, de forma voluntaria, se trasladó a realizar una primera visita al domicilio de esta pareja y tras realizar diferentes comprobaciones, tanto de la vivienda como de las viviendas colindantes afectadas por una avería, decidimos asumir nuestro compromiso y no ceñirnos sólo a lo acordado.

Sevilla

12

Así, nos pusimos manos a la obra y reformamos el baño completo; el techo y el pavimento; las tuberías y el revestimiento; todas las piezas sanitarias y el plato de ducha de pared a pared y, en su terminación, una mampara de vidrio templado y un mueble de baño para la ordenación. Arreglamos además los desperfectos y daños producidos en los techos de los vecinos a causa de las malas condiciones en las que se encontraban las instalaciones del piso. La mejor recompensa ante este esfuerzo, sin duda ha sido la mirada de gratitud y felicidad que esta pareja nos regaló al ver que su problema estaba absolutamente solucionado. Sólo estos dos proyectos, muy intensos y con increíbles experiencias humanas, nos han bastado para reafirmarnos en nuestra idea social: Incidir con nuestra experiencia en las empresas portadoras de soluciones para que salgan del anonimato y colaboren con Cáritas o con cualquiera que dedique su esfuerzo al bien y a las desigualdades sociales. Pensamos que el resultado de nuestro acuerdo de colaboración ha sido un éxito y donde el lado humano es el verdadero triunfador. Desde aquí, desde Leroy Merlin y desde su el departamento de ayuda social sólo nos queda dar las gracias. Gracias por darnos esta oportunidad de seguir creciendo.


Nuestras Cáritas

Haciendo camino: Cáritas Parroquial San Juan de Ávila y Mercado de Abastos

La parroquia de San Juan de Ávila se ubica en el distrito Sur de la ciudad de Sevilla y engloba a una feligresía constituida por las barriadas de Santa Genoveva, Felipe II, Los Diez Mandamientos, Los Quintero y la parte inicial de la Avenida de la Paz. A lo largo de los años, el equipo de Cáritas de esta parroquia se ha ido transformando y, actualmente, cuenta con siete voluntarios que, con ilusión y esperanza, intentan paliar las necesidades de las familias que acuden a la misma. En este artículo, queremos compartir nuestra experiencia de trabajo como voluntarios y dar a conocer una iniciativa encaminada a favorecer la integración y el desarrollo social de las familias atendidas, priorizando la dignidad de la persona. Debido a las características de la feligresía de la parroquia de San Juan de Ávila, con muchas

carencias y pocos recursos, el equipo de esta Cáritas se planteó, hace 6 años, solicitar ayudas a Cáritas Diocesana, a través de los Programas de Familia individualizados. Tras dos años de solicitudes continuadas de estos programas y, debido a la precaria situación sociolaboral de la zona, se planteó la posibilidad de poder contar en nuestra Cáritas, con un Programa de Atención Primaria. Para ello, se elaboró un proyecto en el que se recogían las carencias, demandas y posibles soluciones que podrían llevarse a cabo con respecto a las necesidades de las familias atendidas. Dicho proyecto fue presentado al Fondo Diocesano y evaluado positivamente por el mismo. Desde entonces, con las oportunas memorias y nuevas modificaciones, se viene renovando anualmente. Gracias al mismo, se ha dado respuesta a muchas de las necesidades planteadas y se ha promocionado a distintas familias, de cara a una reinserción sociolaboral.

Sevilla

13


Nuestras Cáritas Para ello, se contactó con Paco Ávila, presidente de la Asociación de Comerciantes del Mercado de Abastos Tiro de Línea. Desde el primer momento, todo fueron facilidades por su parte y, su gestión, nos permitió contactar con algunos comerciantes del mercado que mostraron interés por colaborar con esta Cáritas. La iniciativa, que se viene desarrollando desde hace casi dos años, consiste en un sistema de “vales” cuyo importe económico es canjeable por alimentos frescos de primera necesidad, como carne de cerdo, pollo, pescado, fruta y verdura, productos de ultramarinos, leche, huevos, etc., en los distintos puestos del mercado que están colaborando con esta Cáritas. De este modo, cada acogido puede emplear, libremente, el importe de los vales para adquirir los alimentos que necesite, en cada momento, para su unidad familiar. Esta libertad permite a la persona responsabilizarse de la ayuda recibida y desarrollar habilidades para administrarla.

Una de las necesidades más prioritarias, en nuestro ámbito, es la de la alimentación. El equipo, tras varias experiencias de ayudas alimentarías como entrega de lotes de alimentos, operación kilo, ayuda económica en alguna tienda del barrio, etc., veía que esta ayuda era insuficiente por no disponer de alimentos frescos y variados, que permitieran una alimentación equilibrada, sobre todo, si la unidad familiar estaba compuesta por miembros de distintas edades (niños, jóvenes, ancianos). Así, el equipo valoró la posibilidad de que las familias atendidas pudieran realizar la compra de alimentos de la manera más digna y normalizada posible. Tras analizar varias opciones y no encontrando una respuesta favorable en los supermercados de la zona, se planteó una colaboración con la “plaza” del barrio: el Mercado de Abastos Tiro de Línea. Esta colaboración facilitaría la integración social de algunas familias que, por sus carencias, no podían acudir a la “plaza”, lugar de encuentro social de todo el barrio; potenciaría la autoestima de la persona, al compartir momentos y lugares con sus vecinos y, además, favorecería la dignidad de la misma al poder comprar, en un lugar público, como cualquier otra familia del barrio.

Sevilla

14

La asignación de los vales a cada familia, se hace en base a la valoración de la situación socioeconómica que hace el equipo de Cáritas. Se tiene en cuenta, también, el uso adecuado de los vales por parte del acogido ya que se realiza un seguimiento muy cercano de la utilización de los mismos.


Nuestras Cáritas A día de hoy, el buen desarrollo de esta iniciativa es percibido, por nuestro equipo, tanto en la satisfacción que muestran las familias acogidas, como en la buena disposición y sensibilización de los comerciantes para colaborar con Cáritas, al haberse aumentado el número de establecimientos que han solicitado unirse a esta iniciativa. Teniendo en cuenta todo este ambiente el pasado sábado, día 26 de septiembre de 2015, nuestra Cáritas quiso hacerse presente en la calle, a través del Mercado. Para ello, con motivo de las actividades socioculturales realizadas por el Distrito Sevilla Sur en el barrio, realizamos una campaña de sensibilización y de recogida de ayudas en el Mercado. La campaña fue muy bien acogida por los comerciantes del Mercado, hasta tal punto, que todos los comerciantes han participado en la misma. Se montaron dos stands con material informativo sobre Cáritas Diocesana y Parroquial (Imagen 1). Se confeccionaron dos pósters, fácilmente legibles, que se expusieron en cada uno de los stands y que contenían información referente a nuestra Cáritas,

incluyendo en qué se destinaban los recursos de la misma. Se informó a todos los comerciantes sobre cómo se iba a desarrollar la campaña (Imagen 2). Se colgaron, en todo el Mercado, carteles publicitarios que invitaban al público a participar en la misma. La participación consistía en la adquisición de tickets, confeccionados por esta Cáritas, que se vendían por valor de 1 euro, en los distintos puestos del Mercado (Imagen 3) y que, posteriormente, se canjearían por alimentos frescos en el mismo. Los tickets comprados en los puestos eran depositados por las mismas personas que los adquirían, en los stands de Cáritas (Imagen 4 y 5). Durante toda la jornada, los voluntarios de nuestra Cáritas, debidamente identificados, transitamos por todo el Mercado informando sobre Cáritas y sobre la campaña, a todo el público. Una vez finalizada la campaña y recogidos todos los tickets de la misma, cuyo importe ascendió a 696 euros, éstos fueron distribuidos entre las familias atendidas, según el estudio de la situación socioeconómica de cada una de ellas, realizado por el equipo de esta Cáritas. Desde nuestra Cáritas queremos manifestar que esta experiencia ha resultado muy positiva y agradecemos al Mercado de Abastos Tiro de Línea su constante colaboración.

Sevilla

15


Nuestras Cáritas

De la Cruz a la Luz La callada y eficaz tarea cotidiana de la Cáritas de Santa Cruz de Lora del Río Pedro Ruiz Morcillo Voluntario en Cáritas Diocesana de Sevilla

Si te acercas por tierra a Lora apenas puedes apreciar lo que en alguna ocasión he visto desde el aire cuando el avión va descendiendo hacia San Pablo: una mancha casi circular de casas blancas techadas de rojo en el centro de una alfombra entretejida de pequeños trozos teñidos de diferentes tonos de verde. Parece como si el río de su nombre hubiera dado un rodeo, formando un meandro hacia el sur, para así dejar el mejor acomodo a la villa en el centro de la vega. La casi tres veces milenaria Lora – turdetana, romana, goda, musulmana y cristiana – nació encadenada a su Guadalquivir y ensambladas a él han ido creciendo sus gentes, su economía, sus monumentos, su cultura y hasta sus populares coplas de la mano de Gracia Montes. Lora es el ejemplo paradigmático de pueblo andaluz: veinte mil vecinos que habitan mayoritariamente en el núcleo urbano y algo más del millar distribuidos en las tres o cuatro pedanías de sus alrededores; 300 kilómetros cuadrados de término a muy pocos metros sobre el nivel del

Sevilla

16

mar, en el que la actividad fundamental es la agricultura (dehesa en la sierra, maíz, girasol, frutales, especialmente naranjos, en la vega y algo de olivar en la campiña); es predominante la pequeña propiedad de regadío; la industria está virtualmente ausente y unas pocas empresas monopolizan los servicios característicos de una población que desde hace siglos es cabecera de comarca. El desempleo no es escandaloso (un 20% de la población activa) pero sí es creciente la población dependiente no ocupada (en torno al 35%). Apenas pasan del medio millar los inmigrantes, rumanos casi todos y algunos magrebíes, y hay varios núcleos de marginalidad que están muy cercanos a la exclusión social o se encuentran ya instalados en ella. El casco histórico está situado al sur donde habita la población con mejores recursos: propietarios, profesionales, comerciantes, pequeños empresarios, trabajadores cualificados… que se integran en la parroquia de la Asunción, la más antigua de la localidad.


Nuestras Cáritas

Sin embargo, en las décadas de 1950 y 1960 Lora sufre un creci-miento por el que duplica su población en menos de cinco lustros, gracias a la implantación de nuevos regadíos, a la llegada de inmigrantes de otras regiones y a los procesos de colonización agraria de los años sesenta, que ha supuesto la creación dentro de su término municipal de nuevos poblados como El Acebuchal, Setefilla y El Priorato. La fertilidad de su tierra dio lugar a una efímera industria agropecuaria con almazaras, fá-bricas de aguardiente, jabón, pan, de tejas y ladrillos, de papel, etc., y sobre todo con la vieja Pimentonera, desmantelada en los ochenta, en la plaza que aún lleva su nombre. Fue en esos años cuando de la mano del Patronato “Juan Coca” (el nombre pro-cede de la memoria de un párroco ejemplar del pueblo asesinado en la guerra civil) y el Ayuntamiento nació el barrio denominado “Los Pisos” al norte de la villa para los traba-jadores agrícolas que no cesaban de acudir al pueblo. Hoy es un barrio de clase media baja y obrera, con dedicación mayoritaria a la agricultura pero está mucho más concu-rrido y habitado que el propio casco histórico, con más zonas comerciales y lúdicas, donde se han ido asentando las nuevas generaciones de loreños. El barrio cuenta con dos Colegios Públicos de Primaria, una Guardería Pública y otra Privada, un Centro de Formación Ocupacional y dos Institutos

de Enseñanzas Secundaria y Bachillerato, un gran polideportivo y una piscina pública. A su alrededor se sitúan barrios más pequeños como san José, también de clase trabajadora, san Vicente, donde vive la mayoría de los inmigrantes y las Viñas, núcleo de cierta marginación muy en riesgo de exclusión social. Los habitan en total unos 11.000 vecinos. La Parroquia de Santa Cruz de Lora del Río fue creada en 1963, desmembrada de las de la Asunción y de San Sebastián, para atender a la población que se iba sentando en el área urbana de “los Pisos”. Desde el principio estuvo muy ligada al patronato Juan Coca, cuya colaboración económica fue muy importante para la realización de las obras del complejo parroquial. En los primeros años fue albergada en un edificio provisional pequeño y en 1964 comenzó la construcción del templo actual y poco después la de los locales parroquiales, por cierto todo ello de excelente y funcional arquitectura, comodísima estancia y resplandeciente iluminación tamizada por vidrieras de variada policromía. Aunque de los once mil habitantes a su cargo apenas un diez por ciento participa de forma habitual en las actividades parroquiales – como sucede en la mayoría de los casos – la vida de la comunidad cristiana, guiada por don Enrique el párroco, discurre con una gran riqueza evangelizadora y fluida participación. Diversos grupos se ocupan de la catequesis de niños y adultos, de la pastoral de la salud, de la liturgia, de la economía parroquial, del coro, de las obras de reparación (Continúa en la página siguiente)

Sevilla

17


Nuestras Cáritas y adecentamiento, de la limpieza… en un clima de cálida fraternidad. Incluso tienen colgado en la red un magnífico blog para ampliar y mejorar la comunicación en el interior y exterior de la parroquia. Representantes de todos ellos están presentes en el Consejo pastoral de la Santa Cruz. En este entramado pastoral Cáritas es uno de los pilares fundamentales de la vida parroquial, ya que perpetúa la milenaria acción directa de la Iglesia a favor de los más necesitados. Aunque la publicación de estas páginas ha sufrido una cierta demora, para su elaboración tuve ocasión de reunirme con un grupo de voluntarios antes del verano y oír de viva voz su actuación y compartir con ellos los sentimientos y profunda fe con que la llevan a cabo. Componen la Caritas parroquial casi una decena de voluntarios, algunos con dedicación casi diaria y otros con una participación más esporádica. Teresa es la directora, Marta lleva el papeleo de la secretaría, Rosa se ocupa de la tesorería, y Mariló de la vocalía para los proyectos. Francisco, José Angel y Carmen completan al equipo de voluntarios, dedicados fundamentalmente a la ordenación de bienes para la acogida. De forma habitual celebran reuniones de formación, participan en la liturgia, oración, retiros y fiestas parroquiales, colaboran habitualmente con las Caritas del municipio, del Ar-ciprestazgo y de la Vicaría. Me explican que desde la fundación de la parroquia la Cáritas fue interparroquial para todo el municipio, incluidas las pedanías, pero en 2.008 la Cáritas

Sevilla

18

Parroquial de Santa Cruz comenzó su existencia autónoma. Evidentemente en esta coyuntura de depresión económica general la acogida a los hermanos necesitados es imprescindiblemente tarea fundamental. No la conciben como una actividad limosnera sino como quehacer esencial del creyente, porque la caridad, es decir el amor y la ayuda concreta a quien la precise, pertenece desde su fundación a la misma esencia de la Iglesia, como instrumento irrenunciable de su misión testimonial y evangelizadora. La acogida se realiza dos veces por semana y en la actualidad se están atendiendo unas 50 familias, cuyo perfil corresponde a jóvenes de edades comprendidas entre 20 y 55 años, con niños pequeños, de las que algunas son madres solas. Se trata de personas desempleadas o que esporádicamente trabajan en el sector de la agricultura, aunque la crisis ha determinado también la asistencia a familias “normalizadas” que se encuentran ahora en situación de precariedad. Su nivel educativo es escaso y muchas de ellas con elevado riesgo de exclusión. Proceden fundamentalmente de los núcleos de San Vicente y Las Viñas, muchas son de etnia gitana y acude también un colectivo de inmigrantes marroquíes y rumanos. Además del reparto de alimentos, cuyo equipo de organización, almacenamiento y distribución recibe el evangélico nombre de “cinco panes y dos peces”, se proporciona también


Nuestras Cáritas auxilio a otras necesidades como medicamentos, útiles terapéuticos, gafas, pagos de alquiler y servicios domésticos, productos de higiene infantil, juguetes, organización de fiestas y viajes de convivencia… Para estas tareas cuentan con un modesto presupuesto (en torno a los 30.000 euros anuales) que reciben de las colectas mensuales del día de Cáritas, donativos esporádicos, algunas cuotas fijas, donaciones de la Hermandad de la Setefilla, la patrona, algunas campañas específicas y de las aportaciones del fondo diocesano. Pero el proyecto fundamental, al que dedican la mayor parte del tiempo y los mejores esfuerzos y preocupaciones, financiado por el fondo diocesano, es un conjunto de talleres que ha sido bautizado con el esperanzador nombre de “De la Cruz a la Luz”, significativo de los fines que pretende: el desarrollo integral de estas personas con el compromiso de adquirir unos hábitos y una formación que los inserte en la sociedad. Se realizan una vez por semana y participan unas cuarenta personas en cada uno de ellos. Han puesto un especial interés en el de Valores humanos y cristianos, orientado a la comunicación interpersonal, la amistad, la autoestima, el debate y la reflexión colectiva, el trabajo en equipo, la convivencia comunitaria e intercultural, promoviendo siempre con ello el crecimiento y desarrollo personal. En el de Costura creativa, tan solicitado que ha tenido que impartirse en dos turnos, los participantes han desarrollado sus apti-tudes de invención y producción en el reciclaje de prendas usadas para la confección de nuevos productos, que además intentan comercializar y encauzar nuevas ayudas.

básica para iniciar los estudios para la obtención del Graduado Escolar. Finalmente el de Nuevas tecnologías ha desarrollado como objetivo acercar a las personas con riesgo de exclusión social a las nuevas tecnologías, romper la barrera digital y descubrirles estas herramientas. Especialmente relevante para estas personas ha sido aprender el manejo de un ordenador con acceso a internet, para que pueda ser de utilidad en su búsqueda de empleo principalmente y también como herramienta para funciones elementales en la actualidad (petición de vida laboral, petición de citas para el SAE, SAS, SEPE...). No faltan retos de importancia: llegar a más gente que lo necesita, acentuar la tarea de promoción social a más largo plazo, incorporar a los jóvenes en la participación de las actividades de la parroquia, crecer en formación y preparación para ser más eficaces… Pero cuando volvía en el tren, mientras observaba distraídamente cómo se iba oscureciendo el agua del Guadalquivir, pensaba en el sencillo pero enorme esfuerzo de estos voluntarios mantenido sobre una fe firme en el mandato del Señor Jesús sobre la imprescindible transformación de nuestro mundo, lleno de carencias, sufrimientos y explotación, a base de mucho amor y solidaridad.

El de Corte y confección ha sido un taller muy instructivo, pues incluso algunas de las alumnas han elaborado sus propios diseños. Con el Proyecto Obra Social La Caixa se han podido adquirir seis máquinas de coser, una tabla de planchar y plancha. El taller de Educación y alfabetización ha deparado a sus integrantes nuevos horizontes culturales y de forma inmediata la preparación

Sevilla

19


Nuestros jóvenes

“Pasé de ser un chico que iba un par de días en semana al proyecto, a ser ese ‘hermano mayor’ con el que muchos querían contar.” Fernando García Voluntario en el Proyecto ALBA

Hola me llamo Fernando y la historia que voy a contar podría ser la de cualquiera. Mi historia comienza a los 15 años. A través de los hermanos Maristas de Sevilla me ofrecen la posibilidad de participar en un proyecto de infancia de Cáritas que se encuentra en la barriada de la Oliva, Sevilla. En él atendemos a chicos y chicas desde los 6 a los 18 años en su apoyo escolar y acompañamiento personal. Siempre fui muy inquieto y tenía muchas ganas de expresar en acciones todo aquello que sentía y para lo cual creía que algo podíamos hacer. Será por esta inquietud que me ofrecieron ese proyecto, para poner en juego mis sentimiento y comenzar con este camino. Desde esa edad y hasta ahora he continuado en el proyecto, en él y a través de las experiencias vividas y por todo lo que me he llevado a día de hoy no podría entender mi persona y mi vida sin esta acción. Siempre diré desde el más profundo sentimiento que esta experiencia es la mejor de mi vida. Mi camino en este voluntariado ha ido evolucionando a la vez que crecía y pasaban los años. La posibilidad de poner tu vida al lado de la de tantos, siempre ha conformado la mejor de mis experiencias, de este acompañamiento y dada la dificultad, de muchas de las familias con las que trabajábamos. Aprendí lo fácil que puede ser la vida para unos y cuán difícil para otros. Mi camino junto al de otros muchos voluntarios crecía con las vivencias que teníamos, pasé de ser un chico que iba un par de días en semana al proyecto, a ser ese “hermano mayor” con el que muchos querían contar. Posiblemente el día que uno de los adolescentes se abrió a mi por completo fue el que me hizo

Sevilla

20

comprender el poder tan amplio de poner tu vida junto a la de otro sin más objetivo que compartir tu tiempo y tu forma de ser. Con 19 años comencé como coordinador del proyecto y esta experiencia me transmitió, entre otras responsabilidades, la necesidad de difundir el proyecto y conseguir que más personas se animaran a compartir con nosotros su tiempo para todos los chicos y chicas del proyecto. Esta nueva experiencia me ofreció la posibilidad de ver en el rostro de muchos voluntarios exactamente las mismas vivencias que yo tenía, eso me animó a creer más firmemente que en nuestro ser más profundo, darse a los demás desinteresadamente constituía una de las formas de ser más humana y por tanto más feliz. En este camino continuamos y cada año, nuevos voluntarios entran y otros se van, pero para todos ellos el paso por el proyecto ha conformado un punto de reflexión en sus vidas. Con todo este voluntariado nunca he dejado de ser muy crítico con los sistemas que deberían cubrir lo que hacemos nosoros con nuestro trabajo. Siempre he animado a ser críticos a todos aquellos que comenzaban con nosotros, pues la actitud crítica es una de las más importantes para todo voluntario. Siempre intento no pasar como un fantasma y apuntar firmemente contra aquellos que deben responsabilizarse de muchas


Nuestros jóvenes de las situaciones de las familias con las que colaboramos. Animado por todo esto y continuando con mi inquietud y mi fe ciega en lo que podemos hacer como personas y unidos ante un objetivo, decidí participar con una ONG Educativa y por el desarrollo en Ghana, África. Tuve la suerte de poder hacer esto por primera vez a los 21. En ese campo nos centramos en romper la rutina de dos centros escolares y compartir el trabajo con un grupo de trabajadores sociales que atienden a niñas muy desfavorecidas que se ven obligadas a trabajar en la calle . La vida en África es completamente distinta: la felicidad con lo poco, sus paisajes, sus gentes, la fuerza de sus mujeres y madres que luchan por sus familias. Nunca podré olvidar a un chico que en la calle nos pedía un lápiz y un cuaderno para poder ir al colegio. Este tipo de experiencias te pone en el tablero y te hace sentir mucho más presente la vida de tantos en este mundo, que muchas veces parecen sólo existir en algunos ratitos de las noticias. Mi primer campo en Ghana también me transformó mucho como persona y me siguió dando fuerzas para continuar con todos estos proyectos. En la actualidad, todos los veranos acudo al mismo campo a trabajar con las mismas realidades, pues intento hacer presente en mi vida la responsabilidad

que tenemos como ciudadanos del mundo, y no la responsabilidad como una pesada carga que nos inmoviliza o nos hace pensar que nada es posible sino entender la responsabilidad como un agente de fuerza, pues no se puede cambiar nada que no es nuestra responsabilidad, y este mundo y sus vidas, son responsabilidad de todos los que vivimos en él. Podríamos habernos centrado en lo bonito de trabajar con niños, en las excursiones y convivencias con ellos o en los juegos y actividades con los niños de Ghana. Todo esto es importante en el camino pero mucho más importante es lo que vives y cómo eso te transforma. Me gusta siempre hablar de estos sentimientos transformadores, pues son ellos los que hacen que un voluntariado se convierta en un estilo de vida, donde los demás importan lo mismo que tú y eso es lo que creo que poco a poco transformará el mundo que tenemos. En definitiva, este camino me ha llevado a comprender que la capacidad de amar es la más fuerte que tenemos como personas y las más poderosa de las fuerzas del cambio así que con ello me gustaría a animaros a todos a vivir este camino, a dejaros sorprender por todas sus experiencias y como decía antes, a representar que no hay nadie más especial o más “tocado” que otro. Esta historia es la de muchos y podría ser también la tuya.

Sevilla

21


Ser para estar en el mundo

Confiemos en la Virgen, su ayuda material nos hará vivir este ideal que hemos de mantener toda nuestra vida: “Hacer siempre lo que a Él le agrada” Santa María de la Purísima

Todas las personas son capaces de ser protagonistas de su vida y están llamadas a serlo de la historia. Acompañar es creer en ello, apostar firme y empujar para que sea posible. Del capítulo 1 del Modelo de Acción Social: Fundamentos del modelo. “Que la fuerza redentora del Niño Jesús, nacido en Belén de la Virgen maría, transforme las armas en arados, la destrucción en creatividad, el odio en amor y ternura”. Papa Francisco

Sevilla

22


Servicios generales de Cáritas Diocesana de Sevilla (información y orientación general sobre programas y servicios) Pza. San Martín de Porres, 7 41010-SEVILLA Teléfono (centralita): 95 434 71 84 Fax: 95 434 41 69 Correo-e: info@caritas-sevilla.org

Centro Amigo

C/ Santísimo Cristo de las Tres Caídas, 4 41010-SEVILLA Teléfonos: 95 454 29 60

Centro Integral de Empleo “Jesús del Gran Poder” C/ Don Remondo, 15 41004-SEVILLA Teléfono: 95 450 12 62

Proyecto Nazaret

C/ Ciclismo, 46-48 41020-SEVILLA Teléfono: 95 421 65 46

Talleres de Formación Prelaboral C/ Perafán de Ribera, s/n 41007-SEVILLA Teléfono (CIE): 95 450 12 62

Toda la información en: www.caritas-sevilla.org

Trabajando por la justicia

Trabajando por la Justicia

COLABORA o HAZTE SOCIO

Servicios generales de Cáritas Diocesana de Sevilla: Plaza San Martín de Porres, 7. 41010-SEVILLA. Tlf.: 954 34 71 84 D/Dña...................................................................................................................................NIF................................................................... Dirección....................................................................................................................................................................................................... Localidad...............................................................................................CP..........................Provincia......................................................... Teléfono.........................................Móvil..........................................Correo electrónico........................................................................ Aportación de..........................................euros..........1mensuales............1trimestrales..............1anuales........................................ Domiciliando en banco o caja.......................IBAN...........................Entidad..........Sucursal..........DC.......C/C............................... Firma Fecha

Sevilla

23


www.caritas-sevilla.org www.caritas-sevilla.org

Boletín informativo, número 77, diciembre de 2015  

Boletín informativo de Cáritas Diocesana de Sevilla, número 77, diciembre de 2015

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you