Issuu on Google+

CONSERVACIÓN DE LA LECHE MATERNA Las recomendaciones a tener en cuenta al momento de conservar la leche materna aplican para las mamás que se encuentren en casa, que deben reintegrarse a su jornada laboral o en caso de hospitalización prolongada del bebé, puede ocurrir, que el bebé esté durante un tiempo sin poder tomar la leche de la madre y en este caso es importante extraer y guardar la leche para que más adelante él la pueda tomar. Con el estímulo de la extracción diaria, tantas veces como sea posible unas 8 ó 10 veces al día, se consigue mantener la producción para cuando pueda mamar directamente el bebé.

RECOMENDACIONES PARA LA CONSERVACIÓN DE LA LECHE MATERNA: ESTAS SON LAS RECOMENDACIONES ACTUALIZADAS DE LA LIGA INTERNACIONAL DE LA LECHE. LA SIGUIENTE INFORMACIÓN ESTA BASADA EN LOS ÚLTIMOS ESTUDIOS Y SE APLICA A MADRES QUE: Tienen niños sanos, nacidos a término (no prematuros). Están almacenando su leche para uso en casa (no para uso en hospital). ANTES DE MANIPULAR EL PECHO (PARA UNA EXTRACCIÓN MANUAL O CON SACALECHES): Lavarse bien las manos antes de extraerse la leche. Efectuar un masaje en el pecho. Usar recipientes que han sido lavados con agua caliente jabonados y enjuagados. Poner la fecha en los recipientes en el momento de la recogida. Refrigerar o congelar enseguida la leche. Usar leche fresca siempre que sea posible. Congelar la leche que no se vaya a usar antes de dos días Toda leche debe ser rotulada con fecha y hora antes de almacenarle.


CONSERVACIÓN Y ALMACENAMIENTO DE LA LECHE: Leche madura recién exprimida y guardada en un recipiente cerrado se mantiene a temperatura ambiente a 25º C o menos durante 8 horas. La leche materna a temperatura ambiente se debe mantener en el recipiente y en un sitio fresco, protegido de la luz solar por un periodo máximo de 8 a 10 horas en clima frío.

PAUTAS DE ALMACENAMIENTO: CALOSTRO: A temperatura ambiente 27 - 32 grados, de 12 a 24 horas. LECHE MADURA: A 15 grados C, 24 horas. A 19 - 22 grados C, 10 horas. A 25 grados C, 4 a 8 horas. Refrigerada entre 0 y 4 grados C, de 5 a 8 días. LECHE CONGELADA En un congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas. En un congelador que es parte de la nevera pero con puerta separada (tipo combi): 3 -4 meses. (La temperatura varía según qué tan frecuentemente se abra la puerta). En un congelador separado, tipo comercial con temperatura constante de -19 grados C: 6 meses o más. TIPOS DE ENVASE PARA ALMACENAMIENTO DE LA LECHE: Si se va a congelar la leche, utilizar envases de plástico con tapa de rosca, en los de vidrio se adhieren los factores inmunológicos por lo tanto no se recomiendan. Bolsas especialmente diseñadas para el almacenamiento de leche materna


¿CUANTA LECHE SE DEBE EXTRAER? No es necesario sacarse de una vez toda la leche que uno pretende dejar para el bebé. Tampoco es necesario mantener separadas las distintas cantidades que se vayan extrayendo a lo largo del día. Siempre que las cantidades previamente extraídas se hayan mantenido a una temperatura entre 0 y 15 grados, la madre puede utilizar el mismo recipiente para guardar la leche recién extraída, por un período máximo de 24 horas, para luego seguir las recomendaciones de almacenamiento de acuerdo con la fecha y hora de la primera extracción. Si la leche previamente extraída se ha mantenido entre 19 y 22 grados, el tiempo total de almacenamiento no debe exceder las 10 horas desde la primera extracción. Y si la leche previamente extraída se ha mantenido a 25 grados, el tiempo total de almacenamiento no deberá exceder las 6 horas desde la primer extracción. La leche fresca puede juntarse con la leche congelada, siempre y cuando la primera haya sido enfriada por lo menos una media hora en la nevera, y sea menos cantidad que la leche congelada, de modo que, al mezclarse, la leche fresca no derrita la capa superior de la leche congelada. ¿CÓMO USAR LA LECHE QUE HA SIDO CONGELADA? Es conveniente almacenar la leche materna en pequeñas cantidades que faciliten su descongelación. El mejor método para descongelarla es colocar el recipiente bajo el chorro de agua fría e ir dejando que el agua salga progresivamente mas caliente hasta lograr descongelar la leche y que ésta alcance la temperatura ambiente. Si no se dispone de agua corriente caliente, puede descongelarse la leche colocando el recipiente dentro de un cazo con agua caliente, pero no es necesario que el mismo se encuentre directamente sobre el fuego. No es necesario calentar la leche materna, basta con llevarla a temperatura ambiente, que es como sale del cuerpo. Como es difícil saber qué cantidad va a tomar el bebé y a fin de no desperdiciar la leche materna, es conveniente mantener ésta en un recipiente distinto del que se lleva a la boca el bebé. Se empieza por ofrecer al bebé pequeñas cantidades en el recipiente de elección (vaso, cuchara, jeringa, biberón) y si quiere mas, se va rellenando del recipiente que se ha descongelado, de modo que la leche del recipiente "madre" no entre en contacto con la saliva del bebé. Así se podrán guardar las cantidades que el bebé no haya tomado para la próxima oportunidad, ya que, siempre que no haya estado en contacto con la saliva del bebé, la leche descongelada puede mantenerse refrigerada por otras 24 horas.


¿COMO DESCONGELAR LA LECHE MATERNA? Se recomienda siempre que sea posible, descongelar despacio en el refrigerador, si no es posible descongelar despacio en el refrigerador, se puede poner el recipiente con la leche congelada, debajo del grifo, empezando con el agua fría y se va poco a poco aumentando a tibia y a más caliente hasta alcanzar la temperatura adecuada No dejar hervir la leche. Agitar antes de probar la temperatura. No usar microondas para calentar la leche materna ya que se pierden las propiedades de la misma.

ASPECTO DE LA LECHE DESCONGELADA: La leche que ha sido congelada, al descongelarla se fracciona espontáneamente, la leche desnatada que queda en el fondo del recipiente puede parecer bastante aguada; en el medio hay una capa de leche entera, y la nata queda en la superficie. Hay que agitar la leche antes de dársela al bebé.

MANIPULACIÓN DE LA LECHE DESCONGELADA: La leche que ha sido descongelada dentro del frigorífico (pero no calentada ni usada antes) se conserva a temperatura ambiente 4 horas y en el frigorífico 24 horas. No volver a congelar leche que ha sido descongelada. La leche que ha sido descongelada bajo el grifo de agua tibia, sólo se conserva a temperatura ambiente mientras dura la toma. La leche descongelada bajo el grifo de agua tibia sólo se conserva en el frigorífico durante unas 4 horas. No volver a congelar la leche que ha sido descongelada. Desechar la leche que sobra de la toma.

OTRAS RECOMENDACIONES: Enfriar la leche antes de meterla en el refrigerador Se recomienda guardar la leche en pequeñas cantidades (60 – 80 ml.) para poder descongelar sólo lo que el niño o la niña vaya a tomar inmediatamente, use un recipiente limpio y distinto cada vez que se extraiga la leche (horas diferentes).


conservacion de la leche materna