Page 1

El entrenador nacido en Bilbao est谩 haciendo una temporada para enmarcar, consiguiendo llevar al club alicantino a su segunda participaci贸n en la Copa del Rey en toda su historia. Repasamos con el t茅cnico revelaci贸n de la Liga Endesa su gran temporada en el Lucentum.

1


Samuel Melián director de la revista Zona 2-3 Darío Storminsky diseño portada Rosa Mª Jiménez diseño y maquetación Equipo redacción Ana Fernández del Campo Daniel Monserrat David Martínez, Daniel Martín Daniel Moya, Jesús Morales, Iván Ortiz, Manuel Peña, Millán Gómez, Nacho García, Pedro Larrañaga, Unai Sarasola

62

SUMARIO nº 3

4. La Columna de Carlota Reig 5. La Tribuna de Lalo Alzueta 6. Entrevista a Txus Vidorreta 16. 25 aniversario Banca Cívica 28. La Pizarra del entrenador 30. Reportaje Darryl Middleton

42

34. Entrevista a Marta Xargay 38. Entrevista a Mónica Garrido 40. Artículo Ros Casares 42. Entrevista Leonor 48. Reportaje Eurocup 54. Diario de inter-rail

E-mail de contacto zonadostres@zonadostres.com

58. Reportaje Marcus Slaughter 62. Reportaje Sleepy Floyd 68. Reportaje Kentucky

65

estral

Revista trim 2

30


Vuelve la revista digital Zona 2-3 con las colaboraciones de los periodistas Lalo Alzueta y Carlota Reig, quienes nos acercarán la actualidad del mundo baloncestístico en cada número. En este número 3, repasamos en una entrevista extensa con el técnico del equipo revelación de la Liga Endesa Txus Vidorreta la gran temporada del Lucentum Alicante. Nos adentramos en los 25 años de historia del Banca Cívica. Entrevistamos a la gerundense Marta Xargay campeona de absolutamente todo la pasada temporada, conocemos un poco más a Mónica Garrido y hablamos con Leonor Rodríguez en su aventura por Estados Unidos, además conocemos la historia de Marcus Slaughter ahora en las filas del Brose Baskets, recordamos a Sleepy Floyd, nos aventuramos en un partido clasificatorio para el pasado Eurobasket y analizamos a la universidad de Kentucky. En nuestra primera etapa tuvimos la ocasión de entrevistar a Phil Jackson, Dave Hopla, Gary Neal, Sergio Rodríguez, Sergio Scariolo, Joe Arlauckas, a periodistas de la talla de Antoni Daimiel, Gonzalo Vázquez, Jorge Sierra, Antonio Gil, Jordi Robirosa, Arseni Cañada, Javier Gancedo, Karina Kvasniova, Francisco José Delgado (Pacojó), Daniel Barranquero y Álvaro Paricio. Contamos con la participación en los blogs de Patricia Argüello, Alejandra de la Fuente, Elena de Alfredo, Gina Fernández, Jesús Morales y Daniel Moya. En nuestra vuelta además hemos añadido una galería de fotos en las que queremos hacer partícipes también a nuestros lectores.

3


La columna

Peter Pan vuela en la NBA

Por Carlota Reig

¿Y si lo de Ricky Rubio no tuviese tanto mérito? Me explico. Pongan ustedes a Fernando Alonso al volante del Mini de Peterhansel en pleno desierto de Atacama en una etapa del Rally... o a Rafa Nadal, cámbienle su raqueta por una de badminton para los próximos juegos de Londres... El resultado: fracaso. Ahora, pongan ustedes a Ricky Rubio a los mandos del Barça de Xavi Pascual... mismo resultado. Porque Rubio es jugador NBA, allí donde los sistemas, los libros de jugadas y las tácticas cuentan menos que la inspiración y el talento para guiar a un equipo. Quizá sea esta la clave de la magia afición-jugador que se ha creado desde su llegada al aeropuerto Saint Paul de Minneapolis.

Carlota Reig

En la NBA, Ricky corre, asiste, inventa, vuelve a correr... y hasta tira, de tres. Es el niño de El Masnou en varios estadios, el atrapado en Europa que no asume bien las ataduras en su juego... y el atrapado en la liga más espectacular del mundo, en su Nunca Jamás. El único sitio donde no quieren que el niño crezca y se vuelva serio. Quieren justo a este Peter Pan que se divierte jugando, probando cosas nuevas... y que no se corta a la hora de echar a volar. Y si ha nacido para ser NBA... ¿qué pasará en Londres? Esa es la incógnita. Volverá con el respeto que impone ganarse la vida ante los Durant, Lebron y su ídolo Nash... y al mismo tiempo, con recorrido para guiar a sus otros compañeros NBA. Asumir de nuevo las ataduras del sistema Scariolo, será su gran desafío y yo creo que le volverá a costar asimilarlo. Pero hasta entonces RR seguirá a lo suyo. Tirándose triples, penetrando a canasta y por qué no, haciéndole caños a verdaderos piratas de este juego como Nowitzki. ¿Ricky rules?

4


La tribuna

La hora de la verdad

Por Lalo Alzueta

Llegó el momento de la verdad en la Euroliga y los cuatro equipos españoles ya saben la suerte que le espera en la segunda fase, el Top 16.

Lalo Alzueta

Los condicionantes del sorteo han deparado un grupo, el F, que bien parece sacado del cuadro de la Copa del Rey. Así Madrid, Unicaja y Gescrap se verán las caras junto al sempiterno Montepaschi Siena. Pese al favoritismo a priori del Madrid, veo este grupo como el más igualado, sobre todo por el ambiente que en sus canchas son capaces de generar sobre todo Bilbao, Málaga y como no Siena. En este segundo tramo veremos el verdadero rostro competitivo de los de Chus Mateo, y hasta donde llega la garra de los hombres de Katsikaris. El equipo que logre ganar un partido fuera de casa tendrá mucho trabajo hecho. Para el Madrid de Laso y de Mirotic será una nueva prueba de madurez. Por cierto, si alguien da por acabado a Siena es que no ha visto jugar a McCaleeb. Por su parte el Barça comparte viaje con Cantú, Zalgiris y Maccabi. Salvo la visita al Nokia Arena y a Cantú no veo en el grupo rivales a la gran altura del Barça de Xavi Pascual que es favorito a ser primero. Sobre todo porque además para esta segunda fase que comienza el 18 de enero, los azulgranas recuperan el talento indómito del máximo anotador de Europa. Don Juan Carlos Navarro llegará para liderar de nuevo a un equipo que aspira a reinar en Europa. En los otros dos, no veo rivales tampoco para CSKA, pese a que están dos equipos turcos, ni tampoco para el PAO de Obradovic que pese a ser un segundo clasificado, es el claro favorito para llegar primero a los cruces. Empezó el Top 16 y muchos dicen que de verdad empieza la Euroliga… A DISFRUTAR DEL BASKET.

5


Entrevista

TXUS VI

6

ACB PHOTO

TXUS VIDORRETA


IDORRETA Por David Martínez

No nos ponemos techo

El Lucentum Alicante es la revelación de la liga, peleando con cuatro de los grandes de Europa cuando hace un año había que bajar hasta los confines de la clasificación para encontrarle. Mucha culpa de ello la tiene su entrenador, cambió la mentalidad de un equipo y ha ilusionado a toda una ciudad. Txus Vidorreta, trabajador, extrovertido, amable y completamente sincero, sinceridad que se ve muy pocas veces en profesionales de este u otros deportes. Txus tiene las ideas muy claras y dice lo que piensa, palabra por palabra. Se agradecen profesionales como él. Para empezar me gustaría decirle que me gustó mucho la imagen al terminar el partido contra el Jo-

ventut, en el que expulsaron por doble técnica y que certificaba la clasificación para la Copa, salió corriendo del túnel para abrazar a Diego Tobalina (2º Entrenador) y acabar en un corro con los jugadores estando usted en el centro, se ve muy buen ambiente en el equipo, ¿está de acuerdo? Sí, eso son cosas que ya han pasado en el vestuario, pero esta vez las hicimos públicas. Normalmente quienes salen son los jugadores y, por ser una victoria tan especial, tan sufrida y por todas las circunstancias que rodearon al partido, me pareció que lo lógico era salir al campo a disfrutarla y además, agradecer el trabajo de Diego (Tobalina), de Chesco (Collado) y de todo el equipo téc-

nico, personificado en Diego en este caso, que era el que asumía la responsabilidad.

Segunda vez en la historia del Lucentum que se clasifica para la Copa, ¿se siente orgulloso? Sin duda estamos muy contentos, también para mí va a ser la segunda Copa del Rey y además hasta hoy en una situación muy similar a la anterior con el Bilbao donde llegamos a la Copa también con 11-3. Así que es muy positivo para el club y también para mí, recobrar esas sensaciones. Llegados ya al ecuador de la liga, ¿qué balance podemos hacer de lo que llevamos hasta ahora? Un balance excelente, el equipo

7


Entrevista

está navegando por la liga “viento en popa a toda vela”, y muy por encima de la velocidad en nudos que se le presumía a esta embarcación, por lo que estamos muy contentos. ¿Cree que por la trayectoria que llevamos, con Copa incluida, el equipo tendrá la tendencia a bajar los brazos, al verse con los deberes hechos? No, estoy seguro de que no. Otra cosa es que no podamos mantener el mismo ritmo, porque es evidente que tenemos una plantilla limitada y que además ahora estamos empezando a tener problemas de lesiones, que hasta ahora, los pequeños problemas que habíamos tenido no habían afectado más de 7 días. Pero yo, quitando esos problemas que son problemas deportivos y todos los equipos pasan, estoy convencido de que el equipo va a seguir luchando al máximo cada semana, porque los equipos buenos y el nuestro lo es, son ambiciosos y quieren más. Podríamos decir que está en el mejor momento de su carrera deportiva, en todas partes se reconoce su labor excelente, ¿se siente así? Realmente me encuentro en muy buen momento, pero me encuentro en muy buen momento personal. Llegué a Alicante con el equipo último en la clasificación, hubo muchos problemas toda la temporada, pero si hay algo que tuve claro es que me sentí como en casa desde el principio, la afición de Alicante respetó muchísimo mi trabajo desde el primer instante, creyó en él y eso te lo transmite en forma de esas buenas vibraciones, que es la campaña publicitaria del

8

“Como puse al acabar el partido a mis jugadores en la pizarra: No limits” equipo esta campaña. Si a eso le añades que es la primera vez que un equipo de ACB me da la oportunidad de entrenar, porque hasta ahora había entrenado a muchos equipos, pero nunca en ACB directamente, pues para mí estar en Alicante es, sin duda, un privilegio. ¿Le extraña que a estas alturas de la temporada, siendo la revelación de la liga y jugando la Copa, no tenga el club un patrocinador importante? No me extraña, porque soy consciente de la situación económica que vive el país. Pero estoy convencido de que, con el trabajo que está haciendo la junta directiva, apoyada por los buenos resultados que está ofreciendo el equipo, ese patrocinador acabará llegando. Porque nuestro presidente y el consejo de administración están volcados las 24 horas del día en conseguirlo ya que es algo fundamental para el futuro del club y estoy convencido que va a llegar porque soy, por naturaleza, optimista y porque además creo que estamos poniendo todos, todo lo necesario para que llegue. Nuestra repercusión deportiva y la repercusión a nivel social en Alicante indican que acabará llegando. Desde el aficionado siempre se ha dicho una frase: “In Txus we trust” (“Creemos en Txus”) y se refleja en los partidos, en los que se puede

ver como los aficionados están de acuerdo con todas las decisiones del entrenador y confían plenamente en su criterio. Pues yo lo he recibido, esa simbiosis con el público la estoy recibiendo. Me siento muy cómodo y a gusto en la ciudad y más que a gusto en el club y eso hace que tú puedas transmitir o dar una energía a unos jugadores que la necesitan. Porque nuestra plantilla, es una plantilla ilusionante, pero es una plantilla con muchas limitaciones que las tenemos que suplir con esa garra y con esa energía que un entrenador tiene que transmitir. Le doy tanto a usted como a José Luis Mateo, el director deportivo mi más sincera enhorabuena, creo que por primera vez se ha acertado casi de pleno con los fichajes. Solo hubo un cambio, ¿se arrepiente del fichaje de Hazell? No, en absoluto, hicimos un buen fichaje que creo que el equipo necesitaba en ese momento, un tirador, un jugador que tenia una muy buena carrera universitaria y al que yo conocía de haber visto jugar en directo y que pensábamos que se podía adaptar a la competición europea. El problema con Jeremy (Hazell) era más de índole defensivo y táctico, y como podíamos intuir que es problema podría existir hicimos un contrato tempo-


9

ACB PHOTO

Txus Vidorreta


Entrevista

ral, él dio un muy buen rendimiento al equipo, con una aportación de minutos, no la que se supone a un jugador norteamericano que viene a un equipo, pero muy buena en resultados y en integración en sus compañeros y lo que pensamos es que Kyle, en un momento u otro, se iba a marchar y necesitábamos a alguien que fuera más experto en esa posición. Apareció Tyronne Ellis y fichamos, si no llega a haber aparecido él, probablemente habríamos propuesto una renovación a Hazell, pero no hasta final de año, sino otro contrato temporal. Buscaban un perfil completamente diferente de jugador, defensivo y con un gran conocimiento táctico. Conocimiento táctico fundamental. En la ACB cualquier equipo hace un baloncesto complejo y no podíamos jugar en algunas situaciones con la incertidumbre de si íbamos a estar cuatro haciendo una cosa y uno otra. Eso a la larga nos iba a descompensar muchísimo y por eso, yo creo que el fichaje de Jeremy fue muy bueno, porque nos permitió no solo ponernos 5-1 en liga en los partidos que él jugó con una aportación correcta, sino que también ganamos el titulo de la Lliga Valenciana, por lo que yo creo que el rendimiento de Jeremy fue buenísimo, pero tuvimos una opción de corte y la aplicamos, que es lo que hay que hacer cuando, en conciencia, crees que lo que tienes delante te va a permitir mejorar y creo que con Tyronne, el equipo ha mejorado. Y es un hecho evidente porque, sin Kyle Singler, estamos mejorando los resultados.

10

Algo que impresiona mucho de este equipo es que no importa quien juegue, siempre hay un jugador que da lo que necesita el equipo. Singler se fue y continuaron ganando, Rafa Luz se lesionó y siguieron ganando, incluso Ivanov ha tenido algún partido menos bueno y se ha seguido ganando, ¿cómo lo ha conseguido? Yo creo que viene de un muy buen trabajo semanal, de haber entrado un poco en la mente de los jugadores, de tener jugadores muy

cada entrenamiento y en la preparación de cada partido, y ese es nuestro éxito, saber que desde esa parte del baloncesto, también se puede competir. Y además algo muy importante, no poner excusas. Es algo que he aprendido a lo largo de estos años en liga ACB, que si tú no pones excusas y si te crees realmente que no hay necesidad de ponerlas, tienes opciones de pelear, a lo mejor no todos los partidos, pero si una gran mayoría. Kaloyan Ivanov designado MVP del mes de Diciembre, sus números asustan durante este mes, pero más allá de eso, su intensidad e implicación son impresionantes, ¿qué valoración hace del reconocimiento? A Kaloyan le encanta jugar y le encanta ganar, y además es un tío que parece que tiene un imán para el balón y ya cuando está en racha... también tiene imán para otros aspectos que en las últimas temporadas se le estaban resistiendo, como es la línea de 3, que ahora parece que vuelve a tener un acercamiento, ahora mismo está en un porcentaje superior al 40%. Eso significa que cuando un jugador está en racha, en los aspectos en los que ha vivido una época más delicada, se vuelve a reencontrar. Porque, Kaloyan, no lo olvidemos, cuando estaba en categorías Sub18 o Sub-20 era un buen tirador.

“El equipo va a seguir luchando al máximo cada semana, porque los equipos buenos y el nuestro lo es, son ambiciosos y quieren más”. inteligentes para que, a pesar de que muchos de ellos eran debutantes en la liga o debutantes en el club, hayan entendido perfectamente lo que es la liga ACB y eso, nos ha permitido dar ese paso de decir, bueno, no tenemos los mejores tiradores de la liga, no tenemos el mejor juego interior, no tenemos los mejores jugadores de Pick&Roll o de 2 contra 2, pero en cambio, tenemos muchas otras cosas. Tenemos un muy buen poderío en el rebote ofensivo, somos casi todos excelentes defensores, funcionamos como un equipo perfectamente porque enseguida hubo sintonía... Esos son nuestros valores y en eso hemos incidido

Este año el Centro de Tecnificación es un autentico fortín, ¿cómo de importante son los resultados


ACB PHOTO

Txus Vidorreta

en casa para el objetivo de la permanencia? El año pasado, si sufrimos tanto fue porque, desde mi llegada solo ganamos 4 partidos en casa y siendo un equipo que peleaba por mantener la categoría, nos salvamos fuera de casa, porque también ganamos 5 partidos fuera de casa. Pero con 4 partidos ganados en casa, 5 porque antes de mi llegada se había ganado uno, lo normal es que bajes. Por eso este año, cada partido en casa nos lo hemos planteado como una final, pero no con la presión de una final sino pensando que hay que jugar cada partido con la intensidad de una final y, con esa mentalidad, ya hemos conseguido más victorias que en toda la temporada pasada. Además de que, empezar ganando en casa, nos ha dado confianza para ganar en finales igualados, porque, salvo un par de partidos,

sabíamos que nuestro futuro es ganar luchando hasta el último segundo y así se ha producido.

ojalá tengamos que hablar, habría que esperar a muy avanzada la segunda vuelta.

La permanencia está relativamente cerca en cuanto a número de victorias teniendo en cuenta los últimos años, ¿le haría ilusión llegar a Playoff con este equipo? Yo creo que es momento de saber que hemos empezado la competición con la idea de mantenernos en la liga ACB, pero estando como estamos en la clasificación, no tenemos que mirar para atrás, tenemos que mirar para delante y eso significa que ahora tenemos un hito en febrero que es la celebración de la Copa del Rey en Barcelona y un objetivo a corto plazo, que es acabar con el mayor número de victorias posible la primera vuelta, para intentar tener el mejor cruce y en ello estamos. Por eso creo que, para hablar de Playoff, que

Y para acabar, ¿tiene fecha de caducidad su estancia en Alicante? ¿Le gustaría continuar? Cuando alguien está a gusto en un sitio, no se plantea nada más que la continuidad en el club y más si los resultados son buenos. Yo quiero continuar aquí, es demasiado pronto para hablar de nada porque no ha terminado ni siquiera la primera vuelta y además el club tiene, ahora mismo, otras prioridades que plantearse renovaciones, y por tanto creo que tenemos que ser pacientes, pero yo estoy muy a gusto en Alicante y si a nivel institucional, el club sale adelante de todos los retos que tiene en este año, pues estaré sin duda, encantado de continuar, eso no va a ser ningún inconveniente.

11


ACB PHOTO

12


Los aficionados preguntan Pocas veces se tiene la oportunidad de preguntar al entrenador de tu equipo, así que hemos estado preguntando a aficionados del Lucentum a través de las redes sociales lo que le preguntarían a Txus Vidorreta y le planteamos algunas de las mejores preguntas. José Martínez

Antonio Orts

¿Se han trasladado su familia a Alicante? y si es así, ¿qué le parece Alicante como ciudad para vivir? Sí, están aquí. Y Alicante es una ciudad muy cómoda, con un clima magnífico. Quienes nos dedicamos a entrenar a baloncesto, estamos 8 o 10 horas al día en un sitio que no hay luz (El Centro de Tecnificación es bastante oscuro y frío), pero venir a trabajar con la luz que tiene esta ciudad y con la energía que te da el clima que disfrutamos pues es, sin duda, una alegría también para los ratos libres.

¿Que daría Txus Vidorreta por conseguir la salvación? No estamos en una situación de tener que dar nada por la salvación, yo creo que es una cosa que el equipo se está mereciendo por su labor y por tanto, creo que es una cosa que va a venir de forma natural.

Sandra Vañes ¿Qué es mas difícil para un entrenador, bajar la soberbia de un jugador para ser humilde, o subir la autoestima de un jugador hundido para creer en sí mismo? Yo creo que subir la autoestima de un jugador es más fácil, sobretodo si tienes un mínimo don cualquier entrenador que lleve años realizando este trabajo a cualquier nivel, está perfectamente capacitado para hacerlo. En el tema de rebajar la soberbia, ahí tiene que haber un reconocimiento de que existe esa soberbia, que a veces no se produce y si no se produce ese reconocimiento, ningún entrenador va a ser capaz de profundizar en ese problema.

Carlos Vallejo ¿Es verdad que tiene más de 30 sistemas de ataque diferentes? Sí.

Lola Martínez ¿Cree que podemos ganar la Copa? Es muy difícil, es muy difícil. Pocas veces se dan casos en los que equipos como el Lucentum Alicante se clasifiquen para la Copa, ya ganarla es un reto impresionante. Pero nosotros tenemos la ilusión de ir a la Copa a ganar el primer partido, esto lo tenemos claro, a partir de ahí, ya veremos.

Ramón Juan ¿A qué jugador que haya tenido a sus órdenes le gustaría poder tener en este Lucentum (sin pensar en sueldos ni euros)? La verdad es que me salen muchos, pero yo, haciendo un guiño, creo que un jugador que ha sido muy importante a lo largo de todos los años que yo he entrenado ha sido Luke Recker, porque estuvo en Bilbao en los años en los que conseguimos dar el salto definitivo, se retiró joven y, aunque yo sé que no está en condiciones de volver, creo que es un jugador que encajaría perfectamente en esta plantilla y con esta imagen que estamos dando de jugador de calidad pero al mismo tiempo, completamente implicado.

13


Los aficionados preguntan Jorge Bernabé ¿Qué prefiere? ¿Entrenadores amarrateguis (Maljkovic) o valientes y alegría (D’Antoni)? En función del equipo tenemos que adaptarnos, pero a mí, siempre me ha gustado hacer un buen baloncesto de ataque y creo que mis equipos lo hacen, independientemente del nivel anotador en el que se muevan. Yo creo que si tienes un equipo en el que, para ganar, necesita jugar un baloncesto más pausado, pues hay que hacerlo y si en caso contrario, tienes un equipo que para ganar, puede correr, no lo dudaré nunca, correré siempre.

Beatriz Maciá ¿Es supersticioso? ¿Tiene alguna manía antes de los partidos? Cada vez menos, pero sí, todavía queda alguna, sobre todo relacionada con la ropa o las corbatas. Aunque ahora como tenemos uniforme pues nos lo ponen más difícil, pero sí, alguna cosilla queda.

Josep Torrubiano ¿Qué le pasa a Jódar que apenas participa en la rotación? ¿No cumple con lo esperado? No, está cumpliendo con lo esperado. Es un jugador que fichamos sabiendo que su participación en minutos en la primera parte de la temporada iba a ser escasa, está haciendo un gran trabajo a nivel físico y está manteniendo un nivel alto de entrenamientos sin lesionarse, que los dos últimos años para él habían sido un calvario. Además, ya está teniendo una rotación, muy pequeña, pero importante en los últimos partidos y seguirá teniendo algunos minutos. Creo que su capacidad de adaptación a la liga está creciendo, su trabajo físico es espectacular y ahora le falta un poquito de suerte cuando tenga oportunidades.

14

Javi Pérez ¿Cuál es el mejor jugador al que ha entrenado? He tenido la suerte de haber entrenado a muchos, jugadores como Tiago Splitter, Marcelinho Huertas, Marko Banic, Sergio Rodríguez o Carlos Suárez. Realmente son todos jugadores de un gran perfil, pero por hablar de un jugador que me está dando muchísimo y que no tiene ese halo de estrella, creo que Lamont Barnes es un magnífico jugador para cualquier entrenador.

Francisco Javier Herrera Si pudiera entrenar a un jugador histórico, ¿a quién entrenaría? Bueno, yo tengo ahí la cosa, porque además sé que nos caemos bien, y me gustaría tener la oportunidad alguna vez de entrenar a Juan Carlos Navarro, es un histórico, pero además, está todavía en activo.

Mikel Arrazola ¿Cuál es la clave del éxito del Lucentum y hasta donde puede llegar el equipo? La clave del éxito es, la calidad de los entrenamientos y la calidad humana. Está claro que no hay resultados sin personas y eso es clave para nuestro rendimiento, que tenemos buenos jugadores, pero buenas personas que entienden que, del sacrificio individual, en grupos, es donde puede llegar el rendimiento deportivo. Y no nos ponemos techo. Como puse al acabar el partido en el Facebook, que puse lo mismo a toda la afición del Lucentum que a mis jugadores en la pizarra: No limits.


Clara Rodríguez ¿Crees que si los derechos del básquet los tuviese una cadena que potenciase sus productos, como por ejemplo La Sexta, se hablaría más del baloncesto ACB? ¿Qué cambiarías de la imagen del baloncesto actual? ¿Tenemos para hacer otros 30 minutos? (Risas). El tratamiento que dan los profesionales de Televisión Española es muy bueno, quienes están en la sombra como Alberto Sierra, Arseni Cañada o Manel Comas solo podemos decir cosas buenas. Tratan el producto con un cariño impresionante, otra cosa es si realmente se están destinando todos los medios que Televisión Española pudiera destinar al baloncesto. Personalmente, no lo sé, no sé si es real o no, por lo tanto no puedo decir qué es lo que haría otra cadena. Lo que no pongo en duda es el cariño de los profesionales de TVE hacia nuestro baloncesto. En cuanto a la otra pregunta, creo que la liga ACB tiene que buscar la igualdad, y para buscarla tiene que cambiar. La organización, el sistema de la competición, todo lo relacionado con los criterios arbitrales y reglas del juego porque estamos ante un campo que se ha quedado pequeño y las últimas decisiones que se han tomado en cuanto a reglas del juego, creo que casi ninguna ha contribuido a mejorar el baloncesto que vemos, sino todo lo contrario y en el criterio arbitral creo que se debe proteger mucho más al jugador con balón y muchísimo más todavía al jugador sin balón, porque se buscan fórmulas para penalizar situaciones que yo creo que al público no interesan y se pitan demasiadas faltas en ataque. Entonces, organización, sistema de competición, criterios arbitrales y reglas de juego son cuatro aspectos sobre los cuales hay que hacer una profunda remodelación. Y el quinto y definitivo es que no podemos tener una liga que fomente la igualdad aportando que cualquier equipo pueda ser campeón si hay cuatro equipos que tienen plaza garantizada en la Euroliga. Imagínate que en la NBA, cuatro equipos siempre tuvieran los derechos de los cuatro mejores jugadores que se presentan al draft, pues esa competición estaría en la ruina y en nuestra liga, por desgracia, el que se estén tomando estas decisiones contribuye a que, no es que estemos en la ruina, pero sí a que estemos pasando un mal momento.

Además la igualdad de la liga se pierde completamente y el interés de la misma, que es lo que le está pasando a la ACB. Bueno, es que este problema que hay en la ACB, en la NBA ya se vivió hace 30 años y lo que hicieron fue cambiar toda la organización, dotar de independencia a los gestores, apareció David Stern y fomentaron una liga en la que todas las ciudades aspiraran a todo a medio plazo y de esa manera se ha conseguido que, en estos 30 años, los equipos hayan ganado infinidad

de dinero y se hayan revalorizado por veinte los precios de compra y venta de esas franquicias, los campos hayan estado llenos, haya habido nueve campeones diferentes, veinte finalistas diferentes y yo creo que ahí es donde tenemos el ejemplo a seguir. Y hay veces en las que los europeos y los españoles hemos sido más hábiles, pero en el baloncesto, quienes lo han inventado y quienes están por delante son los americanos. Yo creo que la liga ACB es la segunda mejor liga del mundo, es mucho más interesante que cualquier otra liga

en el planeta pero lo que tenemos que darnos cuenta es que tenemos que buscar esa igualdad para que la empresa no se resienta.

Dinos quién te gustaría que fuera nuestro próximo entrevistado y comenta lo dicho por Txus Vidorreta en nuestras redes sociales

15


El reportaje

25 AÑOS

ACB PHOTO

25 Aniversario Banca Cívica

cumple en Sevilla el baloncesto

Corría el año 1987 y Sevilla, una de las grandes ciudades de España, no tenía ningún equipo de referencia en el segundo deporte del país, el baloncesto. Una extrañeza que debía de acabar cuanto antes, algo por lo que lucharon algunas personas que tenían como sueño colocar a la ciudad en lo

16

más alto del panorama baloncestístico nacional. Tras varios años, Sevilla conseguía una plaza en la ya extinta Primera División B, para sustituir al Dribling madrileño. Las bases del sueño estaban puestas, ahora era el momento de construir un proyecto sólido que lo hiciera realidad.

Los inicios José Luis Sáez, presidente de la federación andaluza de baloncesto por aquel entonces, tendió su mano para ayudar a la cúpula del club a formar una plantilla con la que iniciar las andaduras de una ilusión que traspasaba todo horizonte. Aquella primera tempora-


Por Daniel Moya da, como toda primera experiencia, no fue nada fácil. Los altibajos propios de un equipo recién hecho sembraron dudas al principio, pero el Caja San Fernando logró una décima posición que dio opción a jugar la fase de ascenso en su primera temporada, aunque el Mayoral Maristas los apeara a primeras de cambio. El ascenso no tardaría en llegar. José Alberto Pesquera sustituiría a Leo Chaves en el banquillo para hacer gozar a la afición sevillana, que empezaba a interesarse por el equipo. Una plantilla equilibrada y encumbrada con el talento de Abdul Jeelani, todo un ex NBA, trajo los primeros éxitos a la capital de Andalucía, que sudó para poder meterse entre los privilegiados que optarían a las eliminatorias finales por el ascenso. Rodeados de luces y sombras, el Caja San Fernando se deshizo del Lagisa gijonés en un tercer y último partido en tierras asturianas en el que Jeelani, aquella vieja estrella que aún daba sus últimos fogonazos de luz, con dos tiros libres desempataba el choque en el último minuto y permitía a los hispalenses seguir con vida. Pero el ascenso ya estaba hecho. Aquella proeza levantó todas las esperanzas que aún estaban dormidas y tras vencer, cómodamente, al Syrius Patronato de las Islas Baleares, el Caja se ganaba por derecho propio una plaza en la ansiada ACB, apenas dos años después de su fundación. Sevilla, una ciudad que no aparecía en el mapa

del baloncesto español dos años atrás, ya tenía un sitio en la élite. Las alas, lejos de cortarse, querían seguir creciendo para seguir alcanzando cotas mayores que parecían accesibles, siempre que se superaran los grandes obstáculos que metas tan altas requerían. El primer paso para empezar a escalar aquel camino fue la llegada de Dan Bingenheimer, ‘Bingo’ para los sevillanos, que rápidamente se ganaría un puesto en la historia cajista con su baloncesto. Pero la llegada del nacido en Illinois no evitó que el estreno del equipo fuera el peor, con 7 derrotas consecutivas en sus 7 primeros partidos. Para solucionar tan mal bagaje, hubo movimientos en Sevilla para que aterrizara en Andalucía Darrell Lockhart. El norteamericano se convertiría en leyenda hasta el punto de ser aún hoy el máximo anotador (3.048 puntos) y reboteador (1.398 rebotes) de la historia del club. El pívot cambió el rumbo de un proyecto que parecía retroceder hacia atrás tras lo conseguido y formó una de las parejas más letales de la liga con Bingenheimer, hasta conseguir la permanencia del equipo, objetivo primordial ese primer año. Además, ese año se produjo el debut de un canterano al que quedaban muchas tardes alegres por dar a la parroquia sevillana, el carmonense Raúl Pérez, que debutaba con 21 años. “Mi debut se produjo de forma muy rápida. Sentí que era una decisión muy difícil porque te-

nía que apostar entre seguir estudiando o dedicarme al baloncesto profesional”, reconoce. No se equivocó. En sus primeros partidos ya demostró su capacidad anotadora y su excelente tiro exterior. El Caja San Fernando consiguió consolidarse en la ACB durante los próximos años. Al proyecto se iban uniendo piezas importantes como Carlos Montes, líder histórico en asistencias y recuperaciones. El buen hacer de José Alberto Pesquera, uno de los grandes artífices de los éxitos sevillanos, y la tremenda compenetración existente en la pareja americana formada por Bingenheimer y Lockhart, salvaban al Caja de los playoffs por la permanencia, esa fase en la que todo el futuro de un equipo está a expensas de unos pocos partidos que pueden resucitar o hundir en el calvario a cualquiera. Dado el sistema de competición que había por entonces, el club accedía a los Playoffs por el título, aunque su presencia fue una mera anécdota ante equipos con mucho mayor potencial como el Joventut o el Barcelona. El club asoma la cabeza por Europa La historia del Caja San Fernando seguía inscribiendo en el fuego sagrado capítulos que hacían más memorable el gran progreso de un equipo que apenas llevaba un lustro de vida. La temporada 1992/1993 fue histórica para la ciudad de Sevilla. La ACB permitía el fichaje de un tercer jugador

17


El reportaje

extracomunitario y Darryl Middleton pisaba la ciudad para dar auténticas lecciones de baloncesto a un público que cada vez estaba más entregado con la entidad. Con la llegada del neoyorquino, MVP de la ACB en la temporada anterior, Pesquera contaba con un plantel de muchos quilates que dio unos frutos exquisitos pese a que Dan ‘Bingo’ Bingenheimer había partido dejando un hueco en los corazones hispalenses. Pero entre Middleton y Brian Jackson, uno de los anotadores más consumados de la liga, hicieron cicatrizar mejor la herida con partidos memorables. Tras quedar quintos en la liga regular, una clasificación inimaginable en cualquier hipótesis, el Caja San Fernando pasaba el cruce de octavos y ponía en muchísimos aprietos al Estudiantes, que se convertía en el verdugo de los andaluces, que habían lanzado su primer aviso serio. Pero las consecuencias de aquella magnífica temporada irían a más, porque el nombre de la ciudad se pasearía por Europa al año siguiente tras obtener la clasificación para la Copa Korac. Para el estreno europeo, el Caja se hacía con uno de los mejores bases nacionales, Nacho Azofra, que permanecería dos años en el equipo. La temporada estaba marcada en rojo porque la Copa del Rey se disputaba en casa, pero la progresión mostrada quedó anclada tras la decepción que supuso no estar en el torneo copero y, tras una decente segunda vuelta, caer

18

eliminados en Cuartos de Final en la postemporada por el Barcelona. En Europa, otra de las grandes ilusiones sevillanas, los problemas se hicieron más patentes a pesar de tener una plantilla sobradamente preparada. El avance se quedó en la segunda fase, tras dejar su casillero de victorias en blanco. La involución persistió y al año siguiente el equipo se quedó sin Playoffs y eliminado, antes de lo previsto otra vez, de la Copa Korac. José Alberto Pesquera, uno de los estandartes del club, partía tras seis brillantes temporadas dejando una huella más que profunda. La revolución fue absoluta. Se había acabado un ciclo maravilloso y era hora de poner otro rumbo con nuevas miras por lo que el nuevo técnico sería Aleksander Petrovic. El croata le cambió la cara al equipo de arriba abajo, con una remodelación en la plantilla casi completa en la que ya no tenían cabida grandes exponentes de la anterior época como Middleton, Jackson o Lockhart. En su lugar llegaban Warren Kidd, procedente del Pamesa Valencia y que se convertiría en el máximo reboteador de la liga, Richard Scott, que llegaría al club para el filial y que tras dos semanas de prueba se quedó hasta final de año con un rendimiento espectacular y, Michael Anderson, un mago que hizo de San Pablo un teatro de embrujo y encanto. La afición, tras un gran inicio, se encontraba por las nubes al ritmo que marcaba el base norteamericano, que hacía delicias

partido sí, partido también. Lideraría la clasificación de minutos, asistencias y robos siendo tercero en la de anotadores, lo que le valió para convertirse en un más que justo MVP de aquella temporada. No era para menos. Su temporada, de ensueño, fue “la mejor de mi


EUROLEAGUE/GETTY

carrera”, como él mismo reconoció más tarde. Con él, el Caja volvía a los Playoffs, aunque el cruce de cuartos de final no era para nada halagüeño. Pero aquel equipo tenía exceso de corazón e ilusión y miraba fijamen-

te a los ojos a cualquier rival, aunque éste fuera el Real Madrid. Con una exhibición al alcance de pocos equipos, el Caja San Fernando se imponía en el feudo madridista en el primer partido de la serie por 75-83 poniendo una semilla que, apenas 3 días después, crecería

para dejar en la estocada a un Real Madrid que no daba crédito a lo que sucedía delante de sus narices. De la mano de Petrovic, el equipo sevillano “ganaba la guerra psicológica”, según dijo el propio técnico,

19


El reportaje

y se clasificaba para las semifinales por primera vez, donde esperaba el TDK Manresa, de nuevo con el factor cancha adverso. Los catalanes eran un hueso duro de roer, y el Caja no tuvo nada fácil lograr imponerse, por lo que la eliminatoria llegó de nuevo al último partido, que debía de disputarse en Manresa y donde Michael Anderson, con su eterna sonrisa, volvía a doctorarse por enésima vez para llevar en volandas a sus compañeros y meter al Caja San Fernando, contra todo pronóstico, en la final de la liga ACB. Apenas 9 años después de la fundación del club, el techo del baloncesto nacional estaba a un paso. “Petrovic trajo una nueva forma de ver el baloncesto. Nos dio absoluta libertad para tirar porque si no lo hacíamos íbamos al banquillo y además llegaron jugadores como Kidd, Scott y Anderson. Ésas fueron las claves”, afirma Raúl Pérez, que reconoce que el equipo llegó a soñar con levantar el título. En la final, el escollo, sería mayúsculo, como la ocasión merecía. El Barcelona, vigente campeón, esperaba a los hispalenses. El poder y la historia contra la ilusión y el descaro. Ganó la experiencia de los de la ciudad Condal ante un Caja San Fernando que vivía un sueño del que no quería despertar pero que dependió enormemente de Michael Anderson, que no pudo evitar que la final terminara por la vía rápida. La misión era harto complicada, pero se pareció más al calificativo de

20

imposible. La afición, entregada, estuvo aplaudiendo durante largo rato a aquellos hombres que se vistieron de gigantes para escribir capítulos bohemios de un libro que cada vez albergaba más ilusiones. El baloncesto en Sevilla tenía cabida. Años en tierra… y segunda final La ciudad viviría los réditos de una temporada que rozó la perfección disfrutando de la máxima competición continental, la Euroliga. La inversión realizada fue importante, pero los resultados estuvieron lejos de las glorias vividas el año anterior. Petrovic no consiguió conjuntar las nuevas piezas que tenía y eso provocó la debacle sevillana. En Europa, el Caja llegaría hasta los octavos de final, donde la todopoderosa Fortitudo Bologna les echaba del bálsamo que suponía tan dulce premio, en comparación con la temporada en ACB, donde los sevillanos ni siquiera llegaron a los Playoffs en las dos temporadas siguientes en un claro retroceso que estuvo a punto de tornarse en trágico toda vez que el equipo, con Salva Maldonado en el banquillo, coqueteó con el descenso muy peligrosamente. Había una persona que podía sacar de una situación tan difícil al equipo. No era otro que José Alberto Pesquera. El leonés volvió a iluminar a un equipo necesitado y lo mantuvo en la categoría. Pero los mejores tiempos parecían alejarse. Desde el subcampeonato de liga, el Caja se vio envuelto en una irre-

gularidad que lejos de consolidar el proyecto que tan lejos había llegado, lo manchaba de sombras y dudas que quisieron resolverse partiendo de cero, pese a que ello supuso el adiós de Michael Anderson y Warren Kidd. Para suplirles llegaron André Turner y Mike Smith, dos garantías que ya habían maravillado en la liga, así como el regreso de Richard Scott, que volvía para ser la referencia dentro del vestuario por su pasado. Sin embargo, la verdadera apuesta, aquella que posee más riesgos, fue


De repente, la memoria de los aficionados retrocedía tres años atrás, cuando veían al conjunto de Imbroda plasmar un baloncesto práctico, vistoso y ganador, recuperando las sensaciones perdidas y devolviendo la ilusión por hacer algo grande. Con la defensa por bandera, el equipo volvía a codearse en los puestos altos de la tabla y se metía en la Copa del Rey, con muchas esperanzas

puestas en ella. Esperanzas que no fueron vanas porque tras eliminar al Pamesa Valencia en los cuartos de final, el equipo tendría que verse las caras contra el Barcelona, teniendo que enfrentarse también a la lógica de que todo avance podría quedar cortado con casi total seguridad en esa ronda. Pero el Caja San Fernando volvía a ser ese equipo que era todo corazón, que no conocía rival inaccesible, y con un partido que sorprendió a propios y extraños, los de Imbroda dejaban en la cuneta

al Barcelona para plantarse en su primera final copera. La afición sevillana volvía a gozar de un equipo competitivo, pero también lo era el TAU Cerámica, aguerrido como pocos, que sería el rival en la final. Pese a que el Caja fue ganando en gran parte del choque, la lesión de André Turner, que se perdió importantes minutos, dio alas a los vitorianos, que remontaron el resultado adverso y no soltaron el dominio en los minutos finales mientras

ACB.COM

la de Javier Imbroda como nuevo inquilino del banquillo hispalense.

21


El reportaje

en el cuadro sevillano las muñecas dejaron de estar finas. El éxito era notable, pero también el sabor amargo. Tanto, que el equipo tardó en recuperarse, aunque se metió de nuevo en los Playoffs como tercero, en un claro síntoma del poderío que había aquella temporada. En los cuartos de final, el Pamesa Valencia sería, como en la Copa, el rival del Caja San Fernando, y en un duelo épico de baloncesto de altísimo nivel, la serie se alargaba hasta el quinto y definitivo encuentro, en el que San Pablo respondió como siempre que su equipo lo había necesitado para darle ese empujón que los clasificara para las semifinales. Allí esperaba el Real Madrid, con la memoria fresca de lo ocurrido 3 años atrás, lo que motivó al plantel cajista de que la hazaña podía repetirse, y todo se vio aún más claro cuando los dos partidos disputados en Madrid cayeron del lado visitante, dejando noqueado a un Real Madrid que estaba en una situación crítica. El varapalo para el equipo blanco fue demasiado grande y aunque consiguió resistir el tercer envite, acabó sucumbiendo en el cuarto posibilitando al Caja San Fernando para la disputa de la segunda final de su historia. Había una segunda oportunidad para quitarse la espinita de la final perdida y, podía ser completa, porque el rival era el mismo que entonces, el Barcelona. Pero el eterno sueño rápidamente se es-

22

fumaría. Los catalanes se mostraron muy superiores y no dieron opción a un equipo que entregó su alma y corazón por conseguir tan ansiado premio, que volvieron a rozar con la punta de los dedos, pero que no pudieron abrazar como les hubiera gustado. De nuevo, por la vía rápida, el Barcelona se llevaba el título ante un exhausto Caja San Fernando, que acusó el cansancio de disputar dos series de mucha tensión e igualdad. Aunque el sabor de la derrota fue amargo, la afición volvía a ilusionarse porque el futuro era nítido tras mucho tiempo en el que una cortina de niebla no dejaba ver más allá del mismo presente. Larga travesía por el desierto Como pasara con el primer subcampeonato, lejos de avanzar y seguir con la continuidad de un proyecto bien cimentado, el Caja San Fernando daba pasos atrás con el paso de los años. El segundo paso por la Euroliga se acabó en la segunda fase en un grupo en el que se juntaron demasiados gallos en un corral como el Maccabi, el Asvel Villerbaune y el Olympiacos. En liga, los resultados fueron buenos al clasificarse para las eliminatorias por el título en cuarto lugar, pero el equipo, por sorpresa, caía a las primeras de cambio eliminados por un TAU Cerámica en una serie con una actuación arbitral no muy afortunada, si bien los de Imbroda estuvieron lejos del nivel mostrado en otras fases de la temporada.

Nadie podía imaginar que el equipo que había encandilado a todos dos años atrás con un baloncesto de ensueño acabaría vagando por un desierto desde el que no se veía final a lo lejos, en el horizonte. El camino, largo y árido, apenas


efe

contó con unos oasis en forma de clasificación para la Copa del Rey, pero los mejores años del equipo quedaron lejos. André Turner era cortado por su grave lesión en la rodilla e Imbroda abandonaba el barco para conseguir su sueño de

ser seleccionador creando un conflicto en el club que no trajo ningún beneficio y en el que la afición fue la más perjudicada, que veía como el equipo iba cuesta abajo sin aprovechar la inercia del subcampeonato.

Las intentonas por hacer un equipo competitivo fueron muchas, pero ninguna acabó con un éxito completo. Fueron muchos los cambios que se hacían año tras año, provocando una inestabilidad con la que era imposible

23


El reportaje

poder a aspirar a algo. Marco Crespi, Gustavo Aranzana, Velimir Perasovic y Javier Fijo, los bailes en el banquillo eran continuos, pero ninguno daba con la clave. El que más Aranzana, que metió al equipo en la Copa del Rey del año 2004, en el que el Caja San Fernando hacía de anfitrión y cayó en semifinales. Sin embargo, de cara a los Playoffs se quedó a las puertas de hacerlo en las últimas jornadas. Pese a los oscuros años cajistas, aún había hueco para que algunos jugadores brillaran en el sombrío pabellón de San Pablo. Era el caso de Donatas Slanina, un lituano de muñeca prodigiosa que se ganó el corazón de los aficionados. También había vuelto Raúl Pérez, el emblema del equipo, pero nada sirvió para que se remontara el vuelo. “Cuando regresé me encontré con una directiva nueva, con nuevos consejeros y nuevos jugadores que querían hacer un equipo competitivo. Tenemos la suerte de contar con un patrocinador fiel, pero en el deporte se tienen que dar una serie de coincidencias para lograr el éxito, y a nosotros siempre nos falló algo”, se pronuncia el capitán. Y los años se fueron tornando más oscuros con el abismo sobre el techo del feudo sevillano. El equipo comenzó con un técnico de la casa la temporada, pero su flirteo con el descenso provocó la llegada de todo un veterano, el ‘sheriff’ Manel Comas. El barcelonés salvó al

24

equipo de una situación más que delicada y al año siguiente consiguió que el Caja San Fernando jugara un buen baloncesto años después. Pero un incidente con Demetrius Alexander le dejó fuera del equipo, aunque el tiempo le daría la razón porque la temporada siguiente el técnico catalán volvía a salvar al ya denominado Cajasol en una situación aún más crítica después de hacer un plantel con muchas más aspiraciones. Al año siguiente sería Pedro Martínez el que cogió las riendas para salvar al club, mientras los aficionados, cada vez menos por San Pablo, vivían un drama en forma de decepciones continuas. Joan Plaza y el resurgir hispalense La directiva quiso cambiar de aires por completo y por ello apostó por Joan Plaza, que venía de estar 3 años en el Real Madrid con el que ganó la liga ACB y la copa ULEB entre otras competiciones. El entrenador catalán cambió los hábitos de un equipo que estaba completamente atrasado en comparación con los otros 17 equipos de la liga e impuso una dinámica de trabajo que reconvirtió por completo a algunos jugadores que ya estaban en la disciplina cajista hasta conseguir que la palabra ‘Playoff’ entrara, de nuevo, en el diccionario de la ciudad. La última vez que el Cajasol pisó la postemporada había sido justo una década atrás. Diez años eternos en los que el equipo vagó por las canchas de España con más pena que gloria.

Plaza consiguió que el equipo fuera competitivo como el que más con una defensa de fantasía y logrando tener a un nuevo abanderado para la afición, Tariq Kirksay, el último gran ídolo de San Pablo. En los cuartos de final era el Real Madrid quien esperaba, partido con morbo por el regreso del técnico, que incendió la Caja Mágica con una victoria en el primer partido. No era la primera vez que el Cajasol vencía allí en Playoffs y los fantasmas volvían a merodear por el entorno madridista, que respiró tranquilo cuando se hizo con el pase a semifinales tras ganar los dos siguientes partidos. Pero la nota era sobresaliente, Sevilla estaba de vuelta. Al año siguiente el equipo daría un nuevo paso en su historia. A pesar de una temporada algo decepcionante en la liga ACB, donde no se consiguió la clasificación a los Playoffs, el devenir de los de Plaza en competición europea fueron letras brillantes de un nuevo capítulo. Pese a un dubitativo comienzo en la primera fase, el Cajasol lo bordó en la segunda para clasificarse para los primeros cuartos de final de su historia en Europa. Allí esperaba el Budivelnik ucraniano, que fue incapaz de aguantar la presión de San Pablo y cedió ante el crecimiento de los sevillanos, que lograban alcanzar su primera Final Four. En semifinales esperaba el anfitrión, la Benetton de Treviso, que cayó pese a ser la favorita ante el Cajasol, que se plantaba en otra final más.


Era un domingo de ramos, día en el que Sevilla se engalana como pocas ciudades en el mundo. Un día especial y marcado en rojo, pero ese año la ciudad disfrutaría de la pasión de su semana más grande con un ojo puesto en Italia, compartiendo la pasión por momentos. Los bares, abarrotados, no acogían un partido de fútbol, como normalmente ocurre en la ciudad. Acogían una pelota naranja y dos aros del mismo color. No pudo ser. El Unics Kazan fue muy superior durante todo el encuentro y el Cajasol no pudo seguir el ritmo. Pese a la hazaña realizada por el equipo, el mal sabor de boca permanece por otra final perdida. Ahora el club, tras volver al crecimiento deportivo, se fija nuevas metas y fija un rumbo que parecía perderse durante la última década. Unas metas que el propio Raúl Pérez señala. “Los retos que se debe plantear el club es seguir sacando jugadores jóvenes y emocionando a la afición de Sevilla”, a la vez que, como estandarte único y vivo reflejo del club, resume lo que es el Club Baloncesto Sevilla. “El Caja ha sido uno de esos trenes a los que hay que subirse. Me dio la oportunidad y he conseguido objetivos tanto a nivel personal como colectivos ya sea jugando en Europa, una final ACB o ganando un concurso de triples. Sólo puedo agradecer al club el Partido Homenaje que me dedicaron y sobre todo el cariño que he sentido por parte de la afición. Gracias”.

La historia, pese a ser tan sólo de 25 años, está bien nutrida con gestas heroicas, jugadores ilustres que dejaron huella y momentos inolvidables para una ciudad que por momentos fue una referencia

baloncestística nacional. Pero esa historia carece aún de un título de relevancia. Un título que es la mejor inspiración posible para escribir las próximas páginas en blanco con letras doradas.

25


La pizarra

de Manuel Peña De nuevo sacamos la pizarra para seguir aprendiendo y compartiendo baloncesto. En esta ocasión vamos a dibujar uno de los sistemas más utilizados en todas las ligas, basado en la posibilidad de de tomar un bloqueo directo desde la posición de base, o bien a derechas o a izquierdas. Pero no solo nos centraremos en esto, hablaremos de la posible continuidad del juego y de las posibles defensas al mismo, intentando darle una vuelta más a aquello que ya sabemos.

EL BLOQUEO

F

26

Seguramente para muchos será conocido este sistema o esta idea, en la que los dos hombres grandes bloquean al base. En un alto porcentaje de veces el que cae al lado de balón es el que realiza el bloqueo, pero dependerá de las cualidades de mis jugadores si merece la pena que ponga otras normas. Por ejemplo, si vamos por el lado de un jugador tirador, este será el que se abra y el otro caerá al lado del balón. En esto siempre opino que hay que tener cuidado, pues a los jugadores hay que darles normas claras, así por ejemplo se puede poner una regla como que siempre va a ser el cinco el que caiga a bajo, siendo el cuatro el que se abra; sabiendo el base que por el lado del cuatro si el ‘timing’ es correcto, va a tener una posibilidad mejor para penetrar, será su decisión ir a un lado o a otro. Será importante que los jugadores de las esquinas sepan que pueden realizar puertas atrás y aperturas si su defensor se mete en ayudas. A partir de ahí vamos a continuar la jugada dando diferentes posibilidades. Se ve en muchos equipos la opción del repick, tras bloqueo de un poste, el del lado contrario cae a lado de balón y el que ha realizado el bloqueo, vuelve a poner un rebloqueo para aprovechar los espacios creados. Es una opción muy válida, y es el primer detalle que nombramos. A continuación vamos a comentar algunas continuaciones más.

Gráficos sobre el inicio de esta jugada en cabecera, que tradicionalmente se le suele llamar cuernos o vueltas. Fuente Manuel Peña

Clásica solución tras este bloqueo es buscar al hombre interior y si no se puede realizar una inversión de balón, acabando en un bloqueo y intentando una sobrecarga, moviendo la defen-


EL BLOQUEO sa. Esto va a servir tanto para individual como para zona aunque haya que matizar los tiempos de juego. A continuación presentamos varios gráficos que nos pueden servir de guía. Continuación del sistema contra individual, con inversión, bloqueo ciego del lado contrario y finalización en bloqueo directo desde el lado de sobrecarga. Fuente Manuel Peña

Sistema contra zona par 2-3, donde se ve que puede tener la misma continuación, pero hay detalles diferentes, los bloqueos en cabecera deben ser a los defensas, y a partir de ahí aprovechar la inversión haciendo coincidir el bloqueo de entrada de tres con la caida de cuatro al poste bajo, para crear desajuste en la defensa. Fuente Manuel Peña

Contra una zona impar como podría ser 3-2 todavía puede ser más eficaz, utilizando la misma idea de inversión con sobrecarga. Fuente Manuel Peña

El sistema este puede acabar en un flex, en triple post, en bloqueo directo hacia dentro o hacia fuera, creando espacios en el lado de balón o en el lado de ayudas… Ahora es cuestión de cada entrenador saber con qué jugadores cuenta y donde quiere hacer sacar las ventajas, muchos son los equipos que utilizan este sistema y sigue dando resultados. En algunos sitios, el año pasado estuvo de moda tras el juego del bloqueo directo con el base, dar un mano a mano al alero que subía y cogía el repick; repick o bloqueo de pívot tras previo bloqueo de los pívots en el que

uno iba para ir abajo y otro salía con ventaja para pinchar al jugador con balón. Es un sistema que teníamos que tratar en la pizarra y espero que haya gustado. En cuanto a la defensa; para aquellos amantes del scouting, en el momento que se ve esta jugada, lo más sencillo es cambiar a una zona, y si realizas match up, mucho mejor, seguro que en los primeros ataques el equipo con balón se colapsa, o le resulta muy complicado adaptar su timing de individual a zona.

27


Reportaje

La penúltima lección de un “boina verde” 28

Middleton

D arryl

ACB.COM

El elixir de juventud ejemplificado en baloncestista


Por Millán Gómez Al analizar a los deportistas existen diferentes tesis y prismas desde los cuales comenzar una valoración de su perfil tanto personal como profesional. En dicho diagnóstico nos encontramos como primera opción un grupo que va prosperando en su nivel a medida que avanza su carrera. Otro género lo conforman aquellos de tendencia irregular que de la misma forma que sorprenden en términos positivos también son muestran su peor cara. En otro vagón viajan quienes deciden retirarse en lo alto y, una vez alcanzado su cúspide, optan por dar un paso al costado con el manido argumento de que “hay que dejar paso a los más jóvenes”. Por último, en un ínfimo apartado se hallan quienes, impasibles al desaliento y dotados de inusitada asertividad, disfrutan de su pasión durante el tiempo que el físico aguante, independientemente del pedigrí, prestigio y nivel competitivo del equipo donde estén enrolados. En este meritorio género circula, con un peso específico sustancialmente mayor al de otros de su rama, un jugador nacido en Queens, el distrito más poblado y multirracial de Nueva York. Responde al nombre de Darryl Middleton y forma parte de la historia del baloncesto en España. Prólogo formativo Middleton, pívot de 2,02 metros de altura, aterrizó en el Viejo Continente, leen bien, en 1988. Después de formarse durante cuatro años en la Universidad de Baylor (Texas), centro por el que pasaron jugadores de la talla de David Wesley o Vinnie Johnson, su primer destino europeo fue Turquía, más concretamente en el Fenerbahçe (1988-1989). Su estancia apenas

duró una temporada. Cogió nuevamente las maletas y aterrizó en el Teorema Tour Arese italiano. Pero solo fue una pequeña escala. Lo mejor comenzaría a partir de la siguiente campaña. Su primer equipo en España sería el entonces Valvi Girona. A buen seguro desconocería hasta qué punto sus raíces se fusionaron con las gerundenses. Quién le diría al bueno de Darryl que dos décadas después, que se dice pronto, seguiría jugando a ese mismo deporte en una pequeña localidad a miles de kilómetros de su Nueva York natal. Su primera etapa en Girona (1991-1992) apenas fue un simple prólogo. Duró un único año, pero su profesionalidad y calidad habían quedado patentes. No en vano, fue elegido siete veces como MVP de la temporada regular, así como jugador de los meses de septiembre y de octubre y siete veces condecorado como baloncestista de la jornada. Mejor impresión, difícilmente posible. Su gran rendimiento le valió un contrato varios cientos de kilómetros al sur. Su próxima parada sería Sevilla. El Caja San Fernando le había abierto sus puertas. Un pívot que había marcado diferencias en sus primeros meses en la Liga ACB no podía tener mejor carta de presentación. Se había convertido en el jugador-franquicia. A la orilla del Guadalquivir sumó un nuevo MVP en un proyecto diferente al anterior. 23,55 puntos por partido le avalaban. Una auténtica barbaridad. La consecuencia lógica de tener en un equipo a un jugador excelso, competitivo y con calidad. Cuando se une un buen aprovechamiento de las capacidades y un espíritu de hierro, el triunfo está asegurado. Middleton no entiende de períodos de adaptación. Si los

gobiernos necesitan cien días para ir cogiendo ritmo y adecuando su proyecto, ese proceso no existe en la mentalidad de este neoyorquino. El premio de mejor jugador de la Liga ACB fue acompañado de un nuevo MVP del mes de noviembre y un galardón como jugador de la semana. La siguiente temporada en Sevilla no pudo revalidar ese título individual, pero obtuvo unas meritorias nominaciones como mejor baloncestista del mes de septiembre y el enésimo reconocimiento como jugador de la jornada. Estaba claro que los primeros meses de la temporada eran su mejor época. Cuando la mayoría de equipos estaban formándose, Middleton ya venía con la lección aprendida. Era cuando más y mejor marcaba diferencias. Llegada a Can Barça Sus lustrosas temporadas en Girona y Sevilla le valieron el salto a un grande. Ni más ni menos que el Fútbol Club Barcelona. Palabras mayores. La carrera del pívot estadounidense era una constante progresión. En Can Barça conquistó sus dos primeros títulos de club. Había descendido en cuanto a reconocimientos individuales, pero había sumado lo que realmente venera un profesional de la canasta: los trofeos colectivos. Así, obtuvo dos Ligas ACB (1994-1995 y 1995-1996). Como era lógico, sus números personales en Fontajau y San Pablo no pudieron ser conservados en la Ciudad Condal. Ya no pasaban por él todos los balones. Pero eso no fue inconveniente para alguien que ha demostrado como pocos que su amor por este deporte está por encima de medallas y

29


Reportaje

elogios. Aparcó el ego en beneficio del colectivo. Exactamente lo que muchos entrenadores persiguen, con decepción en la mayoría de los casos. Así a todo, Darryl conquistó en su segunda temporada como culé el reconocimiento como mejor jugador de una jornada. Lo que para otros es el techo de su carrera, para Middleton no era más que una anécdota testimonial en un brillante palmarés concentrado en apenas cinco temporadas en el baloncesto español y siete en el ámbito profesional. El neoyorquino había superado varias etapas. Primero se formó en su país natal, posteriormente fue abriéndose un hueco en el baloncesto europeo en Turquía e Italia. Posteriormente, rompió, con varias traineras de distancia, los mejores presagios en un club modesto como el Girona. Acto seguido, se superó un poco a sí mismo mejorando y aumentando su responsabilidad en Sevilla. Su techo parecía haber llegado en un Barça que comenzaba su época dorada, aunque todavía no había obtenido el preciado entorchado continental. Para dar un nuevo impulso a su carrera regresó a Girona, donde volvió a jugar dos temporadas (1996-1998). Ya no ocupó un papel tan preeminente como antaño, pero volvió a recibir otro trofeo como jugador de la semana. Finiquitó su segunda etapa gerundense para defender la camiseta de su tercer equipo catalán, el histórico Joventut de Badalona que había conquistado apenas cuatro temporadas antes su primera Liga Europea. Su estancia volvió a ser un simple transbordo. Regresó ya por tercera vez al norte de Catalunya y en su nueva etapa emprendió su nueva hazaña. Conquistó siete

30

temporadas después el MVP después de ser nombrado mejor jugador de los meses de marzo y abril, a los que hay que ser sumar tres reconocimientos como el mejor de tres jornadas durante el campeonato. Sobresalió en los meses finales de la temporada. Ya no era solo un jugador de primer tercio de campeonato.

La guinda Girona se le había quedado pequeño. Buscó un nuevo reto. Los deportistas inquietos siempre optan por nuevas motivaciones. Nada de lo que había conseguido antes era peccata minuta, pero Darryl quería más. El espíritu insaciable que todo deportista debe tener. El reto de mejorar cada día. Empren-


CARLES RODRÍGUEZ

dió una nueva aventura. Obtuvo la nacionalidad española tras nueve años residiendo en una España que ya era su casa. Se marchó dejando tras de sí más de 6.000 puntos y 2.500 rebotes. Elocuente. En Atenas sumó el principal trofeo del baloncesto FIBA: la Euroliga en la temporada 2001-2002 tras ga-

nar la Final Four en Bolonia ante el cuadro local, la Virtus. Comandaba el PAO un tal Dejan Bodiroga. Un año antes habían caído derrotados con contundencia en la gran final de la Suproleague frente al Maccabi. Eran los tiempos de la escisión del baloncesto europeo. A nivel nacional, nuestro protagonista conquistó dos ligas (2000-2001 y

2002-2003), la segunda de las cuales perfumada brillantemente con una Copa en un primoroso doblete. Tras su periplo griego, consideró que quería probarse en una nueva competición y vivir una nueva cultura. Viajó hacia la fría Rusia, potencia histórica de este deporte. Era la última gran liga europea que le fal-

31


Reportaje

taba en su curriculum. Allí jugó un año en el Dínamo de San Petesburgo. Tenía ya 39 años. Muchos otros hubiesen decidido retirarse ya unos años antes y vivir su particular descanso tras años dedicados al deporte de la canasta. Muchos, pero no Middleton. Así, qué mejor que volver al viejo hogar. ¿New York? No, su casa baloncestística, que no es otra que el la mediterránea Girona. Allí ha decidido vivir sus últimos años, alejado de los focos y feliz de ser el símbolo de una ciudad que ama el baloncesto como pocas. Disfrutó de la época dorada del club de Fontajau y su posterior declive. Un año antes, cuando Darryl había realizado las maletas hacia Rusia, el club firmó un acuerdo de patrocinio con la inmobiliaria Akasvayu. Corrían los años del ladrillo y del boom de la construcción. La ilusión se extendió por toda Girona. Comenzaron a llegar grandes jugadores como Raúl López, Fran Vázquez o Germán Gabriel. Middleton llegó una temporada después junto con Marc Gasol. Girona había sentido como una decepción el séptimo puesto de 2006. Varios jugadores como el propio base de Vic se marcharon. El prestigioso Svetislav Pesic había cogido el testigo. Los frutos no tardaron en llegar y así conquistaron el primer título de la historia del club: la Eurocopa FIBA. En ACB finalizaron quintos en la liga regular. En 2008 alcanzaron la final de la ULEB, pero fueron avasallados por sus vecinos de la Penya. Todo confluyó en deudas y el histórico club, tras vivir por encima de sus posibilidades, desapareció. A lo largo de sus doce temporadas en ACB ha promediado 16.1 puntos, 6.8 rebotes, 0.8 asistencias, 0.4 tapones y 4.5 faltas recibidas para 19.6 de valoración en 31 mi-

32

nutos por partido. Ha disputado 398 partidos en la máxima categoría. No hay nada más que añadir. Colofón aleccionador El club había quedado como un solar. Los aficionados presenciaban atónitos su descenso administrativo. La refundación como CB Sant Josep Girona partía de la LEB Bronce, cuarta categoría del baloncesto español. La bajada de los cielos había sido insultantemente violenta. La decepción reinaba en una ciudad cuyo principal referente deportivo era su equipo de baloncesto. Pero Darryl Middleton no quiso dejar tirado a su conjunto de toda la vida y siguió defendiendo la camiseta en las vacas flacas. Una lección que nadie olvidará en Girona. En 2009, el club recuperó en los despachos una plaza en LEB Oro y desde entonces ha completado grandes temporadas. Middleton da lustre a la competición. Goliat había decidido permanecer como un soldado raso. Salvo un breve paréntesis en la temporada 2010-2011 donde reforzó temporalmente al potente Power Electronics Valencia de su ex – entrenador Pesic, el Sant Josep Girona ha sido su casa. Hoy, con 45 años y 23 de los cuales a este lado del Océano Atlántico, mantiene la ilusión de un niño. Y no crean que se arrastra por las canchas. No. Si así lo creen, nada habrán entendido de lo comentado anteriormente. A su edad, anota 9.2 puntos, recoge 5.3 rebotes, asiste en una ocasión y recupera 0.4 balones en 23 minutos de media por encuentro. Un abuelo compitiendo con jugadores a los que a algunos de ellos les supera en un cuarto de siglo. Su espíritu espartano, su hetero-

doxia en los tiros libres y su mentalidad juvenil se mantienen. Prefirió no retirarse en lo más alto. Decidió tomar el camino de quienes consideran que este juego in-


CARLES RODRÍGUEZ

ventado por James Naismith en la académica y turística Massachussetts es parte inseparable de su vida. Su corazón le pide jugar más como agradecimiento a lo que le

ha hecho grande. Ha tenido la suficiente humildad como para adaptarse a ser un peón cuando su palmarés le etiqueta como un aristócrata. Y ahí lo tienen. Uno

más. Un salmón. Un producto deportivo sin fecha de caducidad. Un Goliat que vive su enésima juventud en el cuerpo de un David de casi medio siglo.

33


Entrevista

Marta Xargay

“La clave de nuestra racha fue tr duro detrĂĄs en defensa, eso n hacer nuestro juego, que 34


rabajar muy nos permitió e es correr”

Por Ana Fernández del Campo

Marta Xargay que este año tiene un rol más importante en el juego del Perfumerías Avenida nos cuenta algunas de sus impresiones sobre su verano con la selección y sobre la actual temporada con su equipo.

ANA FERNÁNDEZ DEL CAMPO

En verano fuiste convocada por la selección absoluta, ¿qué te ha aportado esta experiencia? Pasarme un mes con las 12 mejores jugadoras de España solo te puede aportar aspectos positivos en tu juego, tanto a nivel individual como colectivo, he aprendido mucho de ellas. ¿Qué se siente al ser campeona de la Supercopa de Europa y de España? Satisfacción porque es el trabajo ya no solo de las jugadoras si no también del club por seguir apoyándonos y creyendo en nosotras. Creo que te pasan muchas cosas por la cabeza, pero sobretodo lo mío es un privilegio al tener solo 20 años y poder disputar estas dos Supercopas. Habéis jugado ya dos partidos contra Rivas (Supercopa y primer partido de la liga) y los dos los habéis conseguido ganar, ¿cuáles crees que han sido las claves para conseguir estas victorias? Creo que en los dos partidos hemos sido un equipo, hemos trabajo muy duro detrás en defensa, eso nos ha permitido hacer nuestro juego que es correr.

38 victorias consecutivas, ¿cuáles crees que han sido los puntos clave para llegar a esta cifra? La clave ha sido el trabajo constante de jugadoras, técnicos y club. Creo que también disfrutar de lo que hacíamos y sobretodo no menospreciar a nadie. Ir a cada partido de que fuera quien fuera el rival teníamos que ir concentradas. ¿Cómo te definiríasen la pista? Jugadora versátil. Puedo jugar en varias posiciones, ayudar en el rebote, me gusta jugar en contraataque y disfruto de la defensa. ¿Y fuera de ella? Soy una persona alegre, me encanta reír y que me hagan reír, también soy cariñosa, tengo que decir también que me gusta mucho hablar aunque al principio soy muy tímida. ¿Qué personas te han aportado más baloncestísticamente? Te podría decir muchas, pero creo te lo podría dividir como en dos grupos, personas que están dentro del mundo como puede ser Silvia Lara e Isa Sánchez, y fuera del mundo mis padres, mi hermana y mi mejor amiga.

35


Entrevista

Pequeño test

“Estar con las 12 mejores jugadores de España solo te puede sacar aspectos positivos”

Comida favorita: La de mi madre, da igual la que sea. Número favorito: El 10. ¿Alguna afición?: ¿A parte del baloncesto? Ir de compras es una de ellas (risas). ¿Qué tipo de música sueles escuchar? Escucho de todo un poco, depende del momento. ¿Qué tipo de películas te gustan más? Comedia. ¿Alguna manía deportiva? Escuchar siempre las mismas canciones antes de los partidos y jugar con la misma ropa todos los partidos.

ANA FERNÁNDEZ DEL CAMPO

¿Qué sueles hacer durante tu tiempo libre? Me vuelve loca ir de compras, pero si no aprovecho para descansar, y ahora mismo me estoy sacando el carnet de conducir.

36

Para finalizar, ¿qué les dirías a todas esas personas que siguen día a día el baloncesto femenino? Gracias por el apoyo que nos están dando, sobretodo porque con la ayuda de ellos el baloncesto femenino está creciendo cada vez más, y eso sí, que no nos dejen de seguir.


YA PUEDES ADQUIRIR TU REVISTA SolicĂ­tala escribiendo a: ramirobadalona@gmail.com 7,50 euros

37


Conociendo a...

Mónica

Garri o

38

“Me considero una jugadora de equipo por encima de todo”

d

REALCANOE.ES

Mónica Garrido


Por Ana Fernández del Campo

Mónica Garrido que este año se encuentra en Canoe, nos cuenta algunas de sus impresiones acerca de la nueva temporada y su papel dentro de este equipo. ¿Cuál fue el motivo por el cual empezaste a jugar al baloncesto? Mi mejor amiga me insistió durante años puesto que yo ya competía en atletismo y tenis, aunque adoraba jugar al basket, y una vez me decidí a competir me enamoré de este deporte. ¿Qué personas han sido las que más te han aportado dentro del mundo baloncestístico? Lo cierto es que las personas que más me han aportado en este deporte han sido las personas que he conocido y las amistades que he cultivado a lo largo de estos años. El año pasado te encontrabas en Burgos, equipo ascendido para esta temporada. ¿Qué diferencias encuentras en el tipo de juego del Jopisa Burgos frente al de Canoe? En Burgos el juego interior se centró mucho en una sola jugadora en la primera mitad de año y yo apenas tuve opciones en ataque. Sin embargo, tras el fichaje de Lorena Infante, mis opciones en ataque aumentaron e hice una mejor segunda vuelta. Aquí en Canoe se juega mucho con las jugadoras interiores, ambas dos, sin diferencia, y esto me ayuda mucho a tener opciones, responsabilidad, y aportar más. ¿En qué se puede diferencia la Mónica del año pasado de la de este? Soy una jugadora completamente diferente. El año pasado estuve muy presionada por el presidente del club por hacer buenos números en ataque y nunca valoró mi

aportación en rebote y defensa. El entrenador sí contaba conmigo pero con tanta presión yo no estaba tranquila en la cancha y no confiaba en mí misma. Mi entrenador ahora también confía en mí al 100%, al igual que mis compañeras, y estoy cómoda en la cancha y sin presión a nivel personal lo cual es fundamental para hacerlo bien. ¿Cómo te definirías dentro de la cancha? Me considero una jugadora de equipo por encima de todo, buscando siempre la victoria antes que mi lucro personal, y muy responsable en defensa y rebote. ¿Y fuera de la cancha? Creo que fuera de la cancha soy bastante parecida, me considero generosa, trabajadora, y siempre trato de ayudar y complacer a las personas que quiero. Soy bastante tranquila, familiar, casera, y no me gusta nada cumplir años! (risas). Pequeño test: Comida favorita: Adoro la comida y como muchísimo! Aunque arroz con pollo quizás sea mi favorita.

tando de una buena película. ¿Qué tipo de música sueles escuchar? Lo que pongan en la radio, pero normalmente por-rock. Me gustan las canciones que me alegran el día. ¿Qué tipo de películas sueles ver? Los thrillers me encantan, las comedias románticas, y las de ciencia ficción. ¿Alguna manía deportiva? Usar la misma ropa interior para los partidos, aunque esto creo que lo hacemos casi todas. Algo que le suele sorprender a la gente es que siempre llevo las zapatillas de la mano, incluso en los viajes de avión, aunque tengo mis motivos que no desvelaré (risas). ¿Qué sueles hacer durante tu tiempo libre? Cuando tengo la tarde libre, y esto sólo ocurre cuando ganamos, voy a ver a mi hermana, mi cuñado y mi sobrina. Los domingos suelo descansar en casa, con mi madre, puesto que es el lugar donde me encuentro más a gusto. Las noches del fin de semana voy al cine y suelo quedar a cenar con mis amigas.

Número favorito: Siempre el 13. Alguna afición: Me encantan el cine, la NBA, ver a Rafa Nadal, los juegos de mesa, el pádel, esquiar, montar a caballo, los tintos de verano! (risas). Sin embargo mi mayor afición es estar en casa tranquila y acompañada disfrutando de una rica cena y disfru-

Para finalizar, ¿qué les dirías a todas esas personas que siguen día a día el baloncesto femenino? Pues que lo sigan desde las canchas que necesitamos público! Y a aquellas personas que les guste el baloncesto y tengan pasta que nos patrocinen que está la cosa muy mal! (risas).

39 39


Liga Femenina

Ros Casares

Por Nacho García

¿Será suficiente?

Para lograr la Euroliga hay que recorrer un largo camino, que además con el cambio de formato de la competición, lo hace aún más difícil. Por ello, no solo vale con tener a las mejores, estas tienen que estar implicadas, asumir su rol dentro del equipo y sobre todo ganar todos y cada uno de los partidos. A las pruebas me remito, dos pinchazos en la Euroliga, uno en casa contra USK Praga con un pírrico 59-67 y una derrota fuera por un punto contra Vici Aistes 73-72 han terminado con el despido fulminante de Natalia Hejkova. Y es que las competiciones domésticas no van a ser capaces de aplacar el hambre de títulos, después del fracaso que supuso la pasada temporada en la que no ganaron nada, y lo que es peor, vieron como su enemigo acérrimo ganaba, con un presupuesto mucho menor Liga, Euroliga, Supercopa nacional y Supercopa europea. No sé si seríamos capaces de imaginar cómo sentó esto en las altas esfe-

40

ras valencianas... nos lo podemos imaginar viendo el equipo de este año. Una cosa es segura (dentro de lo que se pueda asegurar en deporte) y es que las competiciones nacionales van a ser de Ros salvo debacle, y es que los equipos que pueden estar más cerca de ellas están muy lejos, pero muy lejos. Ros ha ganado a Perfumerías (que nada tiene que ver con el del año pasado en cuanto a jugadoras) por más de 30 puntos y a Rivas por 18 en un partido algo más “igualado”. Si nos ponemos por un segundo y desde el respeto y la distancia en la piel del nuevo entrenador de Ros, Roberto Iñiguez (al que deseamos suerte en su nueva etapa en Valencia), no tiene que ser fácil

trabajar con alguien por encima que está con la guadaña y que en cuanto haya una muestra de debilidad o se pierdan partidos (que se perderán) y no quiero pensar en una final, como la de la Copa de la Reina con la televisión como testigo, sabe que será su último partido. Ojalá haya otro campeón español, el que sea, pero si Ros no gana, ¿alguna vez alguien va a mirar más arriba del entrenador? Porque ya van unos cuantos y no se gana la Euroliga… puede que el problema no sea de jugadoras o de entrenadores… veremos que trae el año 2012 para Ros Casares ¿será carbón? ¿serán todos los trofeos que juega? Lo único bueno es que solo hay que esperar y veremos el desenlace...

ROSCASARESBASKET.COM

E

sta temporada se presenta en Valencia como la que sí o sí Ros tiene que ganar la Euroliga. Para ello ha contratado un elenco de estrellas mundiales de las que tiene que hacer un equipo. El problema es que no siempre es suficiente y sobre todo no está garantizado que, el tener las mejores jugadoras, que forman el equipo más potente de Europa con diferencia te de la Euroliga sin más.


ROSCASARESBASKET.COM

41


Entrevista

Leonor Rodríguez

Por Daniel Monserrat

LEONOR RODRÍGUEZ “A nivel colectivo esperamos volver a luchar por el primer puesto” Por las manos de Leonor Rodríguez pasa, entre otras, el futuro de la selección española. El verano pasado conquistó la medalla de oro con la U20 y ahora está en plena temporada NCAA femenina, donde disputa su segunda campaña. Leonor analiza para Zona 2-3 su juego, su evolución y lo que puede depararle el futuro.

¿Cuál ha sido el secreto de la U20 en el último Europeo? Fuimos un equipo. La mayoría ya habíamos coincidido en otras concentraciones y campeonatos. Teníamos una conexión propia y una confianza especial las unas en las otras. Daba igual quién estuviera en la pista, lo importante es que siempre estaba España demostrando lo mejor del baloncesto. ¿Fue tan fácil como pareció desde fuera ya que la gran mayoría de los partidos los ganasteis por más de 30 puntos? No, ningún equipo fue para nosotros un rival fácil. Íbamos a todos los partidos con la misma mentalidad, hacer lo que mejor sabemos hacer y luchar los 40 minutos. A partir de esa base, cada partido se fue desarrollando de distinta manera.

42

Hablando de la final, empezasteis muy bien, pero en el tercer cuarto las rusas se llegaron a poner por delante, ¿qué pasa por la cabeza de una jugadora cuando ve que las rivales le remontan y se ponen por delante? Te das cuenta que estás en la final de un campeonato de Europa; cualquier equipo que ha llegado tan lejos puede remontar y recibir la victoria. Volver a concentrarnos en nosotras, en todo el trabajo que habíamos realizado y en que era para algunas de nosotras, el último campeonato con nuestra generación. Esa copa tenía que ser nuestra. ¿Pensasteis que se os escapaba el partido? Te das cuenta de que ellas también pueden ganar el partido, pero eso nos dio que pensar y tener más ga-

nas para agarrar el partido y conseguir la copa. Finalmente vengaron tantas y tantas derrotas españolas con Rusia... ¿Tenías doble motivación después de que el año pasado perdieras la final precisamente también contra Rusia? Jugar contra Rusia siempre ha sido un partido con una motivación especial. Y después de la final del campeonato de Europa del año pasado, este año les teníamos un “cariño” especial. ¿Cómo se consigue defender tan bien como habéis hecho durante todo el torneo? ¿Dónde reside la clave de la defensa? Siendo un equipo. La defensa es una actitud. Si cada jugadora confía plenamente en la otra compañera, puedes arriesgar más en de-


SEMINOLE.COM

43


Entrevista

fensa, porque sabes que si fallas tendrás a alguien cubriéndote las espaldas. Nosotras arriesgamos, fuimos agresivas y sabíamos que la defensa era la única que podia darnos la victoria. ¿Qué tiene Lucas Mondelo para que casi todo lo que toque se convierta en oro? (Risas). No lo sé! A lo mejor ésta es una de esas preguntas sin respuesta! La verdad que una de las cualidades que más me gusta de Lucas como entrenador es que te hace conseguir una confianza especial en ti misma, que nos hace pensar que somos invencibles siempre que queramos.

“Cuando acabe mi formación me encantaría volver a España”

Cierras el ciclo de las selecciones inferiores en el que has conseguido los tres títulos europeos (U16, U18 y U20), además de dos platas más y el subcampeonato mundial U19 de Tailandia, ¿con cuál has disfrutado más? Cada campeonato ha sido especial y siempre recordaré todos los buenos momentos, compañeras y grupo técnico de cada uno de ellos, pero nunca me olvidaré ni de mi primera medalla de Europa vistiendo la camiseta española en el europeo de Kosice con la U16 ni de la plata del campeonato del mundo de Tailandia, al que llegamos 12 jugadoras que nunca habían entrenado juntas antes de pisar Bangkok.

44

Ahora toca el salto final, ¿te ves en la absoluta? Nunca me ha gustado adelantarme a los acontecimientos. Por ahora, disfruto del día a día, terminando mi carrera y mis últimos dos años en la Universidad de Florida State. Cuando acabe mi formación en Estados Unidos, por supuesto que me encantaría volver a España y disfrutar allá del baloncesto. Con éxitos así, el relevo generacional parece garantizado pero, ¿a quién se ve sustituyendo en un futuro Leonor Rodríguez en la selección? No me veo sustituyendo a nadie. Seguiré trabajando día a día, y ya se verá lo que pasa en el futuro. ¿Qué jugadoras que has visto en el Europeo U20 las ves futuras estrellas del baloncesto europeo? Siempre es difícil adelantarse a los acontecimientos pero hay varias jugadoras que creo que tienen mucha proyección de futuro, a mí particularmente me gusta como juega Sabine Niedola de Letonia, que de hecho creo que ya ha jugado con la selección absoluta de su país.

“El Europeo U20 fue especial porque todas estábamos muy unidas” Con ello, también las bromas. Pero no recuerdo en especial ninguna en concreto. Con una concentración tan larga para el Europeo U20, seguro que le han pasado muchas anécdotas graciosas, cuéntenos alguna... El Europeo U20 fue especial porque todas estábamos muy unidas.

Vuestro oro ha conseguido la atención de los medios de comunicación (en algunos más que en otros), ¿qué sería necesario para que esta atención al baloncesto


SEMINOLE.COM

femenino se prolongara todo el año? Nosotras, las jugadoras, sólo podemos seguir haciendo nuestro trabajo como hasta ahora, consiguiendo triunfos para España y para nuestros equipos. Los medios de comunicación está claro que necesitan un espacio para hablar

del fútbol, pero en España somos buenos en muchos otros deportes que se consideran “minoritarios” y de los que hay veces que hasta somos campeones del mundo y nadie se entera. A las chicas, de casi cualquier deporte, nos cuesta mucho arañar unos segundillos en un telediario o un par de párrafos

en un periódico, pero eso no quita para que nosotras sigamos trabajando y dando lo mejor de nosotras mismas. ¿Te ha costado adaptarte del juego de Estados Unidos a jugar con la selección? Siempre me ha encantado jugar

45


Entrevista

con la selección, me hace disfrutar del baloncesto de una manera especial y me siento como en casa.

España, en Liga Femenina, donde están las mejores jugadoras, los pabellones no siempre están llenos mientras que en Estados Unidos la gente se ¿En qué has evovuelca muchísi“Jugar con la lucionado en tu mo con el equiselección me hace juego en Estados po e incluso nos Unidos? siguen y vienen disfrutar de una Sobretodo, el jugar a vernos cuanmanera especial” utilizando el físico, do jugamos fueno tener miedo de ra de casa. mantener contacto con la jugadora contraria. ¿Eres supersticiosa? No. Cumples tu segundo año en Estados Unidos, ¿qué objetivos indivi- ¿Seguíais algún ritual antes de dual y colectivamente te marcas cada partido con la U20? para esta temporada? No que yo recuerde. A nivel individual solo busco el ayudar a el equipo en todo lo que ¿En qué jugadora te has fijado pueda. Este año estoy teniendo desde pequeñita? la oportunidad de jugar minutos, La verdad es que nunca he sido así que solo quiero aprovechar- de tener ídolos o de fijarme espelos ayudando dentro y fuera del cialmente en la forma de jugar de campo en lo que me necesiten. alguien en particular, pero te diré A nivel colectivo esperamos vol- que de las jugadoras que hay acver a luchar por el primer pues- tualmente en la selección me gusto en el campeonato de nuestra ta cómo juega Alba Torrens, me conferencia (ACC, Atlantic Coast parece una jugadora muy atlética Conference), y llegar lo más lejos y de lo más completa. posible en el campeonato nacional (NCAA). Y para acabar un pequeño test: ¿Echas de menos España? Por supuesto! Echo de menos la familia, amigos y la cocina española!

Una comida: Cualquier plato casero (no veas lo bien que cocina mi madre...).

¿Cómo se vive un partido allí en la NCAA femenina? ¿Es una dimensión distinta a la europea? La diferencia más grande es la cantidad de gente que va a los partidos, el pabellón es enorme, tiene miles de localidades, viene muchísima gente a vernos, y eso que, aunque juguemos en la primera liga de la NCAA somos un equipo de universitarias, es lo que más me llamó la atención. En

Una película: La vida es bella.

46

Un lugar para visitar: Nueva York. Un lugar para vivir: Gran Canaria. Un vicio inconfesable: Chocolate. Un sueño: En lo personal ser feliz y en lo deportivo competir vistiendo la camiseta de España en unas olimpiadas.

Tu primera canasta: Seguramente haya sido en una canasta de baloncesto que hay en la terraza de mi casa de Gran Canaria. Pero mi primera canasta oficial fue en las canastas de Rodríguez Monroe de Gran Canaria. Tu canasta más importante: Espero que esa esté por llegar. Tu primer autógrafo: Creo que fue


FIBA EUROPE

jugando el campeonato de España de selecciones Minibasket en Lloret de Mar o en Blanes, al acabar uno de los partidos había un matrimonio al que no conocía de nada esperando a la salida, el señor me dijo que quería que le firmara un autógrafo porque pensaba que yo iba a llegar lejos, y la verdad es que no recuerdo qué le puse pero él me dijo que lo guardaría! (a saber si mi letra se entendía…).

47


Eurocup

Estrellas

EFE

El efecto NBA y el Last 16

48

fugaces y la cruda realidad


Por Pedro Larrañaga

La edición 2011-2012 pudo ser una de las que más repercusión tuviera en toda la historia de esta competición, pero la reanudación de la NBA truncó el sueño de saber qué podría haber sucedido con jugadores como Tony Parker, Tiago Splitter o Timofey Mozgov peleando por el título.

Poco después de que el lockout pasara de ser una amenaza a una pesadilla, la Eurocup se situó como uno de los principales focos de atención dentro del mundo del baloncesto. No en vano, uno de los equipos que iban a tomar parte en esta edición 2011-2012, el Besiktas firmó a la primera estrella de la NBA que cruzó el Atlántico: Deron Williams. Tras el base de los Nets, unos meses más tarde, llegaron jugadores del calibre de Tony Parker, Tiago Splitter o Timofey Mozgov, que hacían subir el interés de una competición a la sombra de la Euroliga. El impacto de los jugadores NBA Finalmente, el impacto de los jugadores NBA en la Eurocup tuvo más efecto mediático que otra cosa. Bien porque a nivel deportivo se pegaron un batacazo (Deron Williams y el Besiktas se quedaron fuera a las primeras de cambio), bien porque la aventura duró mucho menos de lo que sus equipos de acogida hubieran deseado (Tony Parker sólo jugó un partido con el Asvel Villerbaunne), aunque algunos sí tuvieron tiempo para tener un efecto en la clasificación de sus clubes para el Last 16, como Tiago Splitter con el Valencia Basket. De todos modos, para tener la fotografía completa, vamos a revisar el rendimiento de cada uno de los

jugadores NBA en esta Eurocup 2011-2012: Deron Williams (Besiktas) Su paso por la Eurocup fue efímero, porque el Dexia Mons belga, que demostró en el grupo H no ser nada del otro jueves, eliminó a los turcos al remontar en su pista los 9 puntos de ventaja del Besiktas. El base de los Nets se tuvo que conformar con jugar la Eurochallenge, donde sí pudo hacer historia. Tony Parker (Asvel Villerbaunne): Apenas un partido con su equipo francés (y nunca mejor dicho) y el base francés demostró que su sola presencia podía condicionar el desarrollo de esta Eurocup. Clara victoria de los galos ante un aspirante como el Valencia y Parker designado MVP de la jornada gracias a sus 40 de valoración.

completó en un tiempo récord. Con él en el equipo, los valencianos no perdieron ningún partido y quedaron a las puertas de asegurarse el primer puesto de su grupo. Algo que, ya sin Splitter, no consiguieron finalmente. Nikola Vucevic (Buducnost) El joven jugador montenegrino dejó al equipo de su país para debutar con los Philadelphia Sixers en la NBA, club que le seleccionó en el pasado Draft, pero antes ayudó de forma importante en la clasificación del Buducnost para el Last 16, demostrando que tiene un gran futuro por delante.

Timofey Mozgov (BC Khimki) Uno de los puntales interiores de un equipo ruso que partía como uno de los favoritos al título (y lo sigue siendo aun sin el pívot). Tremendo en el juego del pick’n’roll, en Europa resulta muy complicado parar su combinación de altura y velocidad. Eso sí, como decía un periodista, su rango de tiro da lo que miden sus brazos.

A pesar de que en sus filas no se encontraba ninguno de los grandes nombres de la competición, la Benetton, entrenada por un clásico como Aleksander Djordjevic, también se ha visto bastante perjudicada por el fin del lockout. Los italianos han perdido a su mejor jugador interior, Jeff Adrien (ex del Breogán Lugo y que sonaba para el Caja Laboral) que ha regresado a la NBA. Del mismo modo, la marcha de Danillo Gallinari del Emporio Armani Jeans de Milán hizo que los de Sergio Scariolo pusieran sus ojos en Alessandro Gentile, dejando a los de Treviso cortos de efectivos para el Last 16.

Tiago Splitter (Valencia Basket) Su adaptación al juego taronja se

De hecho, el único jugador relacionado con la NBA que va a ju-

49


Eurocup

gar esta Eurocup hasta el final es Jonas Valanciunas. El joven pívot lituano, seleccionado con el número 5 del pasado Draft, no va a dar el salto hasta, como muy pronto, la próxima temporada. Valanciunas es uno de los puntales de un más que potente juego interior de un Lietuvos Rytas que se mantiene invicto en la competición. Con los altibajos propios de su edad, está demostrando por qué es la gran esperanza del basket lituano.

su importancia, como así fue ante el triple empate final. Ahí, los de Pedro Martínez pagaron su fragilidad a domicilio, donde perdieron con contundencia tanto en Rusia (73-51) como en Turquía (79-54), haciendo inútil su gran primera vuelta (3-0). A pesar de vencer en la última jornada al Fraport Skyliners, la victoria del Banvit ante el Lokomotiv de Maljkovic y Jeremiah Massey les eliminaba de la competición.

La realidad de la Eurocup: definidos los grupos del Last 16 Dejando de lado todo el “pudo ser y no fue”, lo cierto es que la Eurocup ha cerrado la primera fase dejándonos la sensación de que estamos ante una de las ediciones más potentes de los últimos tiempos. Sólo con ver el nombre de los equipos que se han quedado fuera a las primeras de cambio (Cibona, Cedevita Zagreb, Gran Canaria 2014, Cholet, PAOK o Bayern Munich), nos podemos hacer una idea de la exigencia de esta competición, donde hay equipos con una larga tradición en Europa y experiencia en Euroliga.

Quien sí consiguió su billete para el Last 16 fue el Valencia Basket, aunque no sin ciertas dificultades. La derrota en la jornada inaugural (sin Splitter) ante el ciclón Parker en la pista del Asvel redujo el margen de error, pero los de Paco Olmos respondieron al reto. Cuatro victorias consecutivas (tres de ellas en casa) y la pareja SplitterCaner-Medley funcionando a la perfección, les permitió certificar su clasificación antes de la última jornada. La derrota en la última jornada les permitió, de rebote, terminar segundos y evitar a un coco de la competición como el BC Khimki.

Sin embargo, antes de meternos a revisar la configuración de los grupos del Last 16, vamos a repasar la trayectoria de los dos representantes españoles en la competición: el Gran Canaria 2014 y el Valencia Basket.

Por tanto, la Eurocup 2011-2012 se adentra en la segunda fase, en el Last 16, cuyos grupos han quedado configurados de la siguiente manera:

Los canarios, en primer lugar, quedaron encuadrados en el Grupo D, en el que había tres claros aspirantes a la clasificación: Gran Canaria 2014, Banvit y Lokomotiv Kuban. Ante esa situación, todos eran conscientes de que los averages iban a tener

50

Grupo I: VEF Riga, Nymburk, Gravelines y Valencia Basket El equipo español queda encuadrado en un grupo del que tiene que ser el favorito, aunque tendrá que tener mucho cuidado. El Gravelines ha completado una gran primera fase, perdiendo sólo en la última jornada, cuando ya tenía el primer puesto asegurado.

El Nymburk checo cuenta con un importante potencial ofensivo y rinde muy bien fuera de su cancha. Por último, el VEF Riga puede ser la cenicienta del grupo, pero el viaje a Letonia siempre es complicado. Grupo J: Asvel Basket, BC Donetsk, BC Khimki y Aris BSA Vía libre en principio para un BC Khimki que sigue buscando un alero para completar su ya de por sí pode-


FERNANDO ROBLEDANO

rosa plantilla (Gelabale no pasó el reconocimiento médico). Los rusos son claros favoritos para estar en las Eurocup Finals. Mucha igualdad en la pelea por el segundo puesto que da el paso a las eliminatorias, así que atención a los averages y a las victorias en pista contraria entre los otros tres equipos. Grupo K: Banvit BK, Krka Novo Mesto, Spartak St. Petersburgo y KK Buducnost

Otro equipo ruso como favorito. El Spartak St Petersburgo ha sido uno de los más brillantes participantes en lo que llevamos de Eurocup. Liderados por Halperin, Beverley o Mavrokefalidis, han completado una primera fase perfecta a pesar de estar en el grupo más fuerte (rivales como la Benetton, el Cedevita y el Bayern Munich). El Banvit ofreció un buen nivel en el grupo del Gran Canaria, pero los dos equipos bal-

cánicos parecen adversarios muy complicados para hacerse con el segundo puesto. Grupo L: Alba Berlín, Benetton Basket, Lietuvos Rytas y Lokomotiv Kuban La derrota en la última jornada del Lokomotiv Kuban de Maljkovic les dejó sin el primer puesto y de paso les obliga a jugar en el grupo de la muerte de este Last 16. El Lietuvos Rytas se presenta

51


Eurocup

un peldaño por encima del resto, gracias, principalmente, a su juego interior (Jonas Valanciunas, Lawrence Roberts y el ex ACB Mindaugas Katelynas).

la que habrá que ver cómo afectan las bajas de Adrien y Gentile) como el Alba Berlín son equipos experimentados en competición europea.

Los rusos tienen la ventaja de que sus rivales suelen pagar el largo desplazamiento a su cancha, pero tanto la Benetton (a

El Last 16 comenzó el pasado 17 de enero. Desde ese momento, poco margen de error para todos los equipos con intención de

52

meterse en las eliminatorias por el título. La competición puede deparar sorpresas, pero hay varios equipos que por potencial deberían estar en las Eurocup Finals (Khimki, Lietuvos, Spartak St Petersburgo y Valencia Basket). ¿Serán capaces de hacer valer los pronósticos? Lo sabremos en el próximo 2012.


MINDAUGAS kULBIS / ASSOCIATED PRESS

53


Diario de un inter-rail De reencuentros, condes y un partido de baloncesto Viajar solo tiene ventajas e inconvenientes; la experiencia de andar a tu aire y aprovechar el tiempo al máximo, tiene como contrapunto no poder compartirla al instante con alguien querido. Tanto los buenos momentos, como los malos, que los hay, son para uno mismo y uno mismo los disfruta o debe superar. Budapest me recibió en uno de esos días en los que hubiera deseado abrazar a alguien; tras un caluroso trayecto en tren desde Viena -con parada “obligatoria” en Bratislava- llegué a la capital húngara cargado de kilómetros, anécdotas y de cierta añoranza en mitad ya de mi aventura. La vieja estación de Keleti, calles en obras, un conde y un portal forrado con fotos de lencería erótica como antesala al que sería mi hogar durante los siguientes cuatro días. No buscaba un hotel, pero sí un rincón para la intimidad, justo lo que aquel misterioso ático carecía; una montaña de viejas zapatillas, decenas de guiris (sí, yo también lo era) tumbados en el sofá, en un hostal donde la recepción era el hostal y el recepcionista cualquier huésped del hostal. Y mi habitación, en la que deseaba esconderme, me la jugó escondiéndose ella. Ninguna de las puertas daba acceso a mi “4 bed room”... al menos directamente, pues me guiaron a través de un laberinto infinito de literas, esquivando mochilas, cables y piernas varias, para alcanzar finalmente esa puerta secreta. La soledad me invadió en el tortuoso recorrido hacia mi guarida, pero allí una mochila hizo que sintiera el abrazo que tanto ansiaba; reconocí en ella a mi amigo camberrano, con el que compartí 4 días en Viena. Julien, 3 compatriotas y el Danubio fueron mis aliados en la batalla contra una ciudad con aire decadente que no supo recibirme, y/o a la que no supe abrirme. En ellos me refugié hasta que el último día tuve que volver a enfrentarme a ella en soledad... yo quise hacerme el despistado, pero me observaba y amenazaba en cada escondite que mejor que yo conocía.

54

Vi mucho de Budapest, y me quedaba mucho seguro por ver, pero aquel último día las fuerzas me flaqueaban y solo tenía dos opciones: rendirme a ella y llorar en su regazo o vestir mi traje de gala para romper el guión y encontrar la energía necesaria para la segunda parte del viaje... Croacia, Eslovenia y Austria me esperaban y no quería decepcionarlas. Y fue el baloncesto mi aliado en este caso... la casualidad quiso ofrecerme un Hungría-Portugal clasificatorio para el Eurobasket a unos 100 kiló-


Por Unai Sarasola

metros de donde me hallaba, y no dudé un segundo en coger los billetes y sin siquiera tener entrada aventurarme a buscar el pabellón de una pequeña ciudad llamada Szolnok. Antes de subirme al tren, otra vez una señal, otra vez me crucé con el conde. Él no, pero su hijo me reconoció; reconoció mi uniforme; aquel niño que escupía a los periodistas, aquel niño que ahora mide 2 metros disfruta-

ba escuchando mi plan y me hablaba de baloncesto como si nunca antes lo hubiera hecho. Y con la anécdota bajo mi brazo, y con una sonrisa eterna por lo

55


Diario de un inter-rail

que me esperaba y haberlo ya compartido con un conocido-desconocido, monté en aquel viejo vagón que me transportaría a un lugar que aunque extraño yo sentía ya como mío. Los oscuros pasos subterráneos de aquella vetusta estación de Szolnok, abrieron paso a un paisaje de grandes bloques de viviendas, a una foto ajada de lo que aquello un día fue y aún sigue siendo. Incluso el inglés sonaba extraño por aquellos lares y con algo de ayuda y el mapa que dibujé en mi mente antes de partir, localicé el coqueto pabellón a la orilla de un sigiloso río. Una larga cola asomaba y yo sin mi entrada y sin nadie que supiera decirme algo buscaba respuestas con la mirada. Negativas y caras raras, hasta que en un trabado inglés un joven me confirmó que el acceso era gratuito y que solo la larga espera hasta el inicio del partido era el peaje que debía pagar; con la tranquilidad de estar en el lugar adecuado, al menos se hizo llevadera. Se respiraba buen ambiente en los aledaños, un ambiente que se transformó en euforia ya en el interior. El premio era grande para el ganador; Hungría y Portugal se jugaban uno de los últimos billetes a Lituania. El Eurobasket 2011 esperaba. 2.999 húngaros... y yo, en primera fila de un acogedor Sportcsarnok, y dos humildes selecciones con un gran reto por delante. Caras conocidas en ambas filas; jugadores como Carlos Andrade, Joao Santos o Elvis Évora en Portugal y Adam Hanga, Marton Bader y Peter Lorant por parte del equipo local. Tenía interés por ver a Hanga, fichado ese verano por el Manresa y también a Lorant, a quien la prensa local confirmaba ese mismo día como nuevo fichaje del GBC, el equipo de mi ciudad. Y por eso, tenía sobre todo ganas de ver, de animar... a uno de los jugadores más queridos y que tanto se ha echado de menos en Donostia: el gran Carlos Andrade. Una pequeña seña sirvió para que se diera cuenta de que al menos un seguidor, aunque con timidez y disimulo animaría a los lusos. Fue un partido con claro dominio portugués, con un Joao Santos estelar y donde solo algún que

56

otro ramalazo de rabia del equipo magiar hizo, por decir algo, que hubiera algo de emoción. Con un juego exterior arrollador, Portugal se llevó la victoria (57-66) y certificó así su presencia en el Campeonato Europeo a disputar en breves semanas. Y yo, tuve la suerte de poder acercarme al banquillo portugués, donde Joao y Carlos me reconocieron e invitaron a celebrar la victoria con


ellos. Saludos, felicitaciones y agradecimientos... compartir la euforia de un país fue un momento indescriptible. Y lo fue charlar con Andrade, tan buen jugador como persona. Me alegraron el día, lograron que no sintiera estar a más de 2.000 kilómetros de casa y que el resto de viaje fuera ya diferente... y por supuesto guardaré la camiseta de Carlos como oro en paño. Gracias.

Llegué a la 1 de la madrugada a Budapest, pero esta vez con otro sentimiento, pensando en despedirme de ella por la mañana... de despedirme sin rencor, incluso pidiéndole disculpas y prometiéndole volver en breve. Mis amigos, los condes y el baloncesto me recordarán siempre que en aquella bella ciudad ha quedado una parte de mí... que en mí llevaré una parte de ella para siempre.

57


Su historia

Marcus Anthony Slaughter, “Marcus Slaughter”, (18/03/1985, San Leandro, California) o lo que es lo mismo, el espectáculo en estado puro. Con solo 2.04 de estatura, este pívot estadounidense asegura con su juego que todo aquel que acuda al pabellón vea rentabilizado el precio de la entrada. ‘El show de Slaughter’, esa expresión ha llenado titulares de informaciones de periódicos de diferentes países. Para Slaughter “el baloncesto es diversión” y si él disfruta, el resto también. Su

58

objetivo es “ganar todos los partidos y para ello pone toda su fuerza para conseguirlo”. Un hombre tranquilo, quizás tenga un doble en la cancha, es el que observamos en su lado personal, no tiene gustos fuera de lo normal, en su tiempo libre: Ver películas, la televisión y sobre todo estar en casa copan su agenda. El hombre que se refugia en la soledad, ha conocido ya, a pesar de su corta edad, 26 años, diferentes estilos de ju-

Slaughter

Marcus La historia de...

ZINK

Una tragedia marcó su destino


Por Daniel Martín gar al baloncesto, marcado por su pasado en 2010/11 en Valladolid, destaca a la ACB como la Liga, sin contar la NBA, que mejor baloncesto se juega.

No hay impedimento alguno que le permita jugar a alto nivel, a pesar de su estatura, 2.04, tiene un dominio excepcional en el juego interior, su capacidad de salto ya la quisieran algunos jugadores de la actual NBA. Marcus no ve ningún inconveniente a la hora de jugar de pívot pese a su altura “Puedo jugar en la posición que el entrenador quiera, yo solo necesito la oportunidad de jugar”. Como todos los jugadores de baloncesto, o casi todos, su sueño pasa por jugar algún día en la NBA. El hombre que disfruta en la cancha, que se refugia en la soledad en su tiempo libre, y que por culpa del destino -el desenlace fatídico de su hermano- nunca alcanzará la felicidad completa, eso sí, aquella noche de mayo de 1996 se perdió a un gran talento, pero el baloncesto ganó otro, Marcus Slaughter. Su historia Las tragedias destrozan familias, y eso es lo que sucedió una noche en el mes de Mayo de 1996,

AS.COM

Un hombre frío siempre requiere de grandes apoyos dentro de un vestuario, y con gente como Nacho Martín en Valladolid, y John Cox en su etapa en el Nancy, Marcus siempre lo tuvo más fácil. Dos compañeros, dos amigos que le hicieron más fácil su estancia en ambos conjuntos y que gracias a la adaptación se pudo disfrutar de su baloncesto de altos vuelos.

Aquella noche de 1996 se perdió a un gran talento, pero el baloncesto ganó otro, Marcus Slaughter

la familia Slaughter acababa de perder a uno de sus hijos, Jemall, una futura estrella del baloncesto con una carrera por delante que se vio truncada en el inicio. Aquello marcó a Marcus, la muerte de su hermano fue dura, tenía 11 años y nunca había jugado al baloncesto, y tardó, a los 17 años empezó una carrera prometedora, el ba-

loncesto le debía una a la familia Slaughter. Valley View fue su primera parada. Allí empezó a impresionar a sus entrenadores, promediaba 21 puntos y casi 15 rebotes de media. Tras un paso por JW North aterrizó en la Universidad de San Diego, en su primer año promediaba 8 puntos y

59


Su historia

7 rebotes. Estuvo tres temporadas en la NCAA, llegando a duplicar sus números de los primeros años. El verano de 2006, pudo ser drafteado, pero no salió elegido, más que un palo para él, fue un empujón para seguir trabajando. Disputó la liga de verano con los Lakers, pero Turquía y el Karsikayaiba iban a ser su siguiente parada. Cuajó a gran nivel, el Hapoel israelí, Gravellines, parada en Alemania en el Eisbären Bremerhaven, para llegar a Francia al Le Havre y el Sluc Nancy. Eran momentos de gloria para Marcus, promediaba casi doble doble y disputaba la Eurocup. Necesitaba seguir creciendo en una liga más competitiva, y Valladolid fue su parada, en los nueve meses que estuvo en la ciudad del

Pisuerga se vio a un jugador de otro planeta, calidad humana le sobraba y en la pista era un auténtico titán. Pero esta historia tiene un trasfondo, el 44, el número de Jemall, nunca pudo portarlo, en España sí, era su forma de homenajear a su hermano perdido. Seguramente desde donde esté su Jemall estará orgulloso del tributo que su Marcus le ha ofrecido,

aquel niño que comenzó a los 17 años a jugar al baloncesto se hizo un nombre en España, el Brose Baskets es su equipo actual y las últimas grandes actuaciones en la Euroliga no hacen más que confirmar que en un futuro no muy lejano, el sueño de ‘mamá Slaughter’ de ver a un hijo suyo en la NBA puede cumplirse, cualidades le sobran al bueno de Marcus.

El sueño de su madre de que un hijo suyo juegue en la NBA sigue intacto

ACB PHOTO

“Puedo jugar en la posición que el entrenador quiera, yo solo necesito la posibilidad de jugar”

60


ZINK

61


Recordando a...

Sleepy Floyd: El hombre récord olvidado

La historia de...

Marcus El récord de ‘Sleepy’ 62

Floyd


Por Jesús Morales

E

ra 1987, y para la NBA no parecía existir nada más que los Lakers de Magic Johnson y los Celtics de Larry Bird. No obstante, era una época de grandes secundarios, de franquicias forjando su leyenda, de jugadores que entrarían, años más tarde, en el Salón de la Fama. Era, también, una etapa de adaptación de un chaval llamado Michael Jordan, que comenzaba a asustar con sus Chicago Bulls. Aquel año, los Lakers acabarían llevándose el anillo sin demasiadas dificultades. Tampoco tuvieron demasiado obstáculo al principio de aquellos Playoffs, ni en las semifinales, donde enfrentarían a los Golden State Warriors. Sin embargo, una actuación antológica que aún registra los libros de historia evitó un 4-0 en la eliminatoria. Se produciría en el cuarto partido y tendría a Eric Augustus Floyd como protagonista. Floyd nació el 6 de marzo de 1960 en Gastonia, Carolina del Norte. Por tanto, naciendo en dicho estado, el baloncesto corrió por sus venas desde el primer momento. Jugó en el instituto Hunter Huss y lo hizo tan bien que la prestigiosa Universidad de Georgestown consiguió reclutarle para su gran programa de baloncesto. Con los Hoyas, Floyd se consagró como un pequeño escolta anotador de poco más de 1,90 y 75 kilos. Aprovechaba su velocidad y mecánica de tiro para medrar una y otra vez en cualquier defensa que se le pusiera por delante. Allí jugó cuatro años, en los que promedió 17,7 puntos, 3,7 rebotes y 2,7 asistencias. Además, quedó para la historia con su 56%

en tiros de campo que firmó en el segundo año. Se labró un nombre en el baloncesto estadounidense, y más con inclusión en el NCAA All-American First Team en el año 1982. Por tanto, cuando le llegó la hora de la NBA, en el verano de aquel 82, el profesionalismo le estaba asegurado. Fueron los New Jersey Nets quienes apostaron por él en la posición 13 de un draft en el que James Worthy sería el número 1 y Dominique Wilkins el tres. Sin embargo, su temporada como novato en Jersey fue bastante lamentable. No logró adaptarse a un equipo que tenía su rotación exterior muy bien confeccionada y estructurada. No había espacio para él, o al menos eso le decían. Por tanto, le tuvo que resultar extraño que a mitad de año le traspasaran por Micheal Ray Richardson, un base alto, prototipo de Magic, que haría las delicias del aficionado de los Nets. Floyd acabaría en Golden State. Aunque nadie le llamaba ya Floyd. Hacía tiempo que su sobrenombre se había comido a su apellido, y todo el mundo le conocía por ‘Sleepy’, traducido al castellano como ‘adormilado’. Le decían así por la pronunciada caída de sus párpados, que le daba un aire de cansado y hastiado. Cuando uno le veía volar sobre la pista y anotar, eso sí, se aseguraba de que estaba muy despierto. En Oakland encontró la felicidad, como tantos otros lo hicieron en los maravillosos 80 de la Bay Area. En su segundo año como profesional, el primero completo con los Warriors, acabaría promediando

16,8 puntos por partido, a la altura de los mejores jugadores de su generación. En 1987, promediaría 18,8 puntos y 10,3 asistencias en aquellos frenéticos Warriors, logrando una designación para el All Star. En el equipo del oeste compartiría vestuario con hombres como Magic, Kareem, Tom Chambers, Olajuwon, Alvin Robertson, Alex English, Ralph Sampson,... Floyd disputaría 19 minutos, aprovechándolos con 14 puntos y 5 rebotes. 1987 fue un año mágico para Eric ‘Sleepy’ Floyd. Mágico y algo extraño, sin duda. A su condición de jugador all star se le añadió la buenísima marcha de su equipo, que logró meterse en los Playoffs por el título. Tras eliminar a Utah Jazz por 2-3 sin el factor cancha y remontando un 2-0 adverso, les tocaría verse las caras con Los Angeles Lakers, claros candidatos al triunfo en el Oeste. Los Angeles, que había eliminado por la vía rápida a Denver Nuggets, no tenían previsto caer ya. Y así lo demostraron en los tres primeros partidos, ganando con suma facilidad y anotando 125, 116 y 133 puntos. Los Warriors reaparecían en la postemporada tras diez años de ausencia. Y no querían irse así como así. En el cuarto partido, Lakers vencían 88-102 a falta del último cuarto. Y entonces, magia. ‘Sleepy’ Floyd, que llevaba 22 puntos, comenzó a anotar. Penetración, robo y bandeja fácil, 2+1, canasta con dos defensores encima,... entraba todo. Absolutamente todo. Ni Magic, ni Worthy, nadie podía con él. Ni tan siquiera si existiera una aleación de Bill Laimbeer, Bruce

63


Recordando a...

Bowen y Ben Wallace podría haber parado a Eric en aquel último cuarto. Se disfrazó de Dios. Del Dios más puro en cuanto a anotación se refiere. En aquellos últimos doce minutos, Floyd anotaría la friolera de 29 puntos, con una serie en tiros de campo de 12/13. Solo un fallo, como si lo hubiese hecho a propósito. Esa cifra se convertiría en el récord histórico de anotación en un solo cuarto de Playoffs. Además, junto a los 10 puntos que había anotado en el tercer acto, sumaría los 39 que son otro récord, este de anotación en una parte entera. Los Warriors acabarían ganando 129121, infligiendo la única derrota que sufrirían los Lakers hasta la final -en la final del Oeste eliminaría a Seattle por 4-0-. Vivieron el sueño un día más. Floyd quedó para la historia, en los registros de libros dorados y de cuestionarios de concursos triviales. No obstante, para los presentes en aquella noche de San Francisco, lo visto jamás tendrá nada de trivial.

64


Reportaje

EL NUEVO

Kentucky

Por Iván Ortiz

asalto de John Calipari

El 1 de Abril de 2009, John Calipari pasaba a ser el nuevo Head Coach de los Kentucky Wildcats procedente de los Memphis Tigers en sustitución de Billy Gillispie, quien lo había sido los dos años anteriores ocupando el puesto de Tubby Smith. Precedido por su fama de excelente reclutador pero con un historial algo comprometido por diversas irregularidades cometidas en el pasado, Calipari asumía

el mando con el mismo objetivo con el que fue contratado en sus anteriores trabajos, usar ese buen talento para llevar a los Wildcats a lo más alto después de unos años donde el proyecto no conseguía avanzar lo esperado. Firmaba en ese momento por ocho temporadas, y este año cumple la tercera, donde intentará, como en las dos anteriores, un nuevo asalto al Campeonato Nacional. Unos

breves antecedentes, para pasar a desgranar por completo los nuevos fenómenos a los que “Coach Cal” ha convencido para formar parte del nuevo bloque de los Kentucky Wildcats. Los abanderados de una nueva tendencia En su primera temporada cumplió de sobra con las expectativas creadas, formando una promoción

65


Reportaje

que incluía al número uno procedente de Instituto, y que más tarde se convertiría en el número uno del Draft, seleccionado por los Washington Wizards, John Wall. Él sería el primero y el que marcaría la senda de los futuros Wildcats. Además, aportaría a un buen compañero en el juego exterior, Eric Bledsoe, quien pasó buena parte del proceso de deliberación pendiente de la situación de Wall y acabó siendo su compañero. Para el juego interior, DeMarcus Cousins sería la pieza central, acompañado por un Daniel Orton que no tuvo demasiada relevancia durante la temporada. No se olvidó de la rotación, e incorporó a Jon Hood, y procedente de Junior College a Darnell Dodson. Si bien las altas expectativas que el equipo tenía se quedaron por el camino, pues West Virginia les eliminó, por cuarta vez consecutiva, en Elite Eight, ya se había marcado la senda para otros jóvenes jugadores que deseaban un proceso universitario rápido, y brillante. Sin mediaciones, el máximo reto durante una temporada. Como muestra, a pesar de que la temporada no acabó como se esperaba, hasta cinco jugadores entraron dentro de los 30 primeros, incluido el número uno. Cuatro hombres de primer año y uno de tercero, Patrick Patterson. Segundo año y segunda temporada consecutiva en la que ESPN otorgaba el número uno a la promoción conseguida por John Calipari, a pesar de que iniciaría la primera polémica, pues Enes Kanter no podría disputar la temporada ya que, después de una larga investigación, la NCAA resolvió que había adquirido beneficios profesionales en Europa derivados del baloncesto en Turquía, algo que

66

no permite la competición. Pero muchos más decidieron seguir el camino que John Calipari les ofrecía. Brandon Knight, uno de los mejores anotadores de Instituto y hombre de gran reputación, asumió el resto de dirigir al equipo junto a una nueva promoción de grandes nombres. El alero Terrence Jones y el escolta Doron Lamb completaban el grupo de hombres que diversos medios especializados habían catalogado de proyecto de cinco estrellas. El fondo de armario cada vez tenía más nivel, y

se unían esta temporada Eloy Vargas desde Junior College, Stacey Poole y un nuevo producto local, Jarrod Polson. Se avanzaba un pasito más, y esta vez el equipo superaba la barrera de la Elite Eight para colarse en toda una Final Four, donde caerían eliminados por el posterior campeón, Connecticut Huskies. Un equipo compuesto por hasta seis hombres de primer año, y que habían sufrido una importante ausencia en el juego interior después de la prohibición de juego para Enes Kanter. Fue el


año donde tomaron mayor relevancia los hombres trabajadores, los más veteranos, y es que Josh Harrellson, que había tenido algunos incidentes con Billy Gillispie en su primera temporada, pasaba de ser un hombre muy eventual a pieza importante en la pintura, consiguiendo sus máximos tanto anotadores como reboteadores, y consiguiendo un puesto en el Draft, ya que los New York Knicks decidieron comprar una selección de Segunda Ronda para contar con sus servicios.

Billy Gillispie & John Calipari - Representación en el Draft 2008 (B. Gillispie) 58. Joe Crawford *. 2009 (B. Gillispie) 41. Jodie Meeks *.

2010 (J. Calipari) 1. John Wall. 5. DeMarcus Cousins. 14. Patrick Patterson **. 18. Eric Bledsoe. 29. Daniel Orton. 2011 (J. Calipari) 3. Enes Kanter. 8. Brandon Knight. 45. Josh Harrellson **. 53. DeAndre Liggins **.

* Jugadores que llegaron por mediación de Tubby Smith a Kentucky. ** Jugadores que llegaron de la mano de Billy Gillispie.

67


68


Reportaje

Es un cuadro muy difícil de analizar ya que mezcla representantes de muchas promociones en años donde sus entrenadores no fueron los mismos, pero nos sirve para observar el buen trabajo que realiza John Calipari de cara al futuro profesional de sus jugadores. 4/6 hombres de primer año que han sido escogidos lo han hecho entre los 10 primeros, mientras que 6/6 en la Primera Ronda, un pleno. Así que no es difícil sacar que todo hombre de primer año que se ha presentado con John Calipari ha entrado entre los 30 primeros. De momento podemos considerar garantía de contrato, la de éxito la veremos con el tiempo. Ahora tiene el reto de hacerlo con los de segundo, como Terrence Jones o Doron Lamb entre los 30 primeros, o entre los 60 primeros con gente más veterana como Darius Miller o quizás a alguno de esos modestos chicos que ha traído para hacer grupo, para compensar al equipo y que puedan acabar teniendo una importancia dentro de la rotación. Lo primero ya lo hizo con Patrick Patterson el primer año que lo tuvo a su mando, lo segundo con Josh Harrelson y DeAndre Liggins dándoles un puesto entre los 60 escogidos. Como datos curiosos, en 2007 ningún jugador de los Kentucky Wildcats fue escogido entre los afortunados. Un año antes, un jugador había decidido atreverse a entrar a pesar de las recomendaciones de permanencia debido a sus todavía lagunas en muchos apartados de juego. Fue Rajon Rondo y hasta el momento parece que no se equivocó en absoluto y le está yendo bastante bien. Fue el único en tres años, puesto que en 2005 tampoco entró nadie entre los se-

leccionados. Un cambio completo de dirección para seguir formando buenos jugadores. Pero esta apuesta tiene sus evidentes contras, y en la tercera temporada, la que estamos viviendo ahora mismo, toca de nuevo volver a componer por completo el equipo, si bien alguno se quedó con ganas de más después de quedarse a las puertas. Mientras Brandon Knight y Enes Kanter, juntamente con el graduado Josh Harrellson y el salto también de DeAndre Liggins, el alero Terrence Jones sorprendía a todos los analistas confirmando que quería seguir un año más a las órdenes de Calipari en Lexington, igual que su compañero de promoción Doron Lamb, que permanecía frente a la expectativa de contar con minutos de mayor importancia. En palabras del propio Jones: “El año pasado fue una experiencia inolvidable, pero nos dejamos muchas cosas por hacer. He decidido volver y ayudar al regreso a la Final Four y brindar a la Big Blue Nation un Campeonato Nacional.” No solo de jugadores precoces se nutre el equipo. Gente con ganas, con hambre de victoria, que no se conforman con quedarse en las puertas, y que buscan mejorar al máximo para ser los mejores. El “Fab Four” de John Calipari Con la permanencia de dos hombres, la continuidad de un fondo de rotación trabajado durante las dos anteriores, John Calipari pudo centrarse en completar su plantilla con las estrellas necesarias siguiendo el mismo formato que las anteriores. Así, el nuevo base sería Marquis Teague, hermano del actual base de los Atlanta Hawks, Jeff Teague. Elegido por consenso como el mejor base de la promo-

ción que venía de Instituto, Teague además había ganado el oro con el USA Team en el Mundial U17 disputado en Hamburgo, Alemania. En el mismo molde que sus predecesores, entre los que no solo se encuentran los dos hombres mencionados anteriormente, John Wall y Brandon Knight, sino otros muy importantes en Memphis, Tyreke Evans y Derrick Rose, algo que Teague tenía muy presente: “Tengo mucha confianza en el entrenador Calipari y las cosas que ha hecho por los bases en el pasado. Espero que pueda hacer esas cosas también por mí.” Un hombre anotador que sea capaz de imprimir velocidad. No tendrá problemas de ayuda, puesto que el núcleo fuerte es igual de físico y rápido. Con muchos recursos anotadores, tendrá que adaptarse lo más rápido posible a las exigencias de defensas más atentas, de rivales que sí que saben llegar a las ayudas, y que tiene junto a él a un elenco de hombres que puede anotar desde cualquier punto sin problemas. En ese mismo Mundial U17, Teague compartió vestuario con un futuro compañero suyo, Michael Kidd-Gilchrist, al que también recordó cuando cerró su confirmación, puesto que éste lo había confirmado con mucha más antelación, y al parecer, también fue importante para la decisión de Teague: “Hemos estado hablando durante mucho tiempo sobre jugar junto. Hemos jugado juntos con el combinado nacional y conocemos nuestros juegos muy bien.” Gilchrist, quien añadió “Kidd” a su apellido de manera legal para honrar a una persona importante en su vida, Darrin Kidd, tío suyo y que falleció el mismo día que Gilchrist

69


Reportaje

iba a firmar su carta de confirmación para jugar en la Universidad de Kentucky. Una decisión con mucha historia detrás Todo tiene significado en las decisiones del jugador, puesto que el mismo día que anunció su intención de jugar para John Calipari, coincidía con el cumpleaños de su padre, ya fallecido a causa de un tiroteo y que ese mismo día hubiese cumplido 44 años. Todo el mundo relacionado con él admira su capacidad de superación y de esfuerzo. Su madre, Cindy Richardson, es muy consciente de lo importante que ha sido y sigue siendo su padre para él: “El padre de Michael siempre será una parte de él. Es una lástima que no pueda estar aquí para poder compartirlo con él” aunque reconoce lo duro que fue en su momento transmitir aquello al joven: “A pesar de que sabía que mi marido estaba metido en drogas y ese tipo de cosas en ese momento, estaba como loco y obsesionado con nuestro hijo. Y no me importa qué hacía o qué era, él siempre estaba en casa cuando Michael se levantaba. Y cuando Michael se levantó fue algo como ‘Papá no está aquí’”. Con todo este pasado familiar y las situaciones complicadas que ha vivido obtenemos al Michael KiddGilchrist de ahora, que rinde homenaje a su familia cada día que salta a una cancha de baloncesto. Una combinación de capacidades atléticas y espíritu competitivo. Un chico que lo deja todo sobre la cancha, que se esfuerza en cada posesión, sea favorable o en contra. Un jugador que obtiene mucha ventaja en penetración, en segundas opciones siguiendo la jugada,

70

batiendo a sus rivales por fuerza y velocidad. En defensa, es capaz de defender a gente más bajita y con buen manejo con la misma soltura que a pares similares a él. Le falta completar este elenco con un tiro exterior más consistente, quizás una mecánica más depurada, pero a poco que encuentre regularidad, porque las ganas y el descaro para lanzar y atreverse ya los tiene, será un hombre completísimo. Hombres altos que abren muchas opciones Hemos ido desde fuera hacia adentro y Kyle Wiltjer sería el tercero en discordia. Un hombre que por físico, no encaja demasiado con el estilo de hombres de Calipari, pero que puede aportar un contrapunto muy interesante al equipo. Interior con buen lanzamiento exterior, Wiltjer se proclamó ganador del concurso de triples del McDonald’s All-American, el evento que reúne a los mejores jugadores de Instituto a final de temporada. Lideró a su Instituto a tres torneos estatales consecutivos en su Oregon natal. A pesar de ello, representa a Canadá en competiciones internacionales. No tiene ese físico arrollador ni esa mirada desafiante de sus compañeros, ni esas capacidades atléticas superiores, pero tiene clase, muchísima, desborda talento y mucha inteligencia. Un hombre que si otros tienen fuerza, él tiene recursos, movimientos en el poste, lanzamiento exterior, manejo y buen movimiento sin balón, controla a sus rivales. Y terminamos con la guinda del pastel. Un fenómeno de esos que hay que seguir de cerca porque no aparecen muy a menudo. Anthony Davis es el cuarto de la promoción, la tercera consecutiva que lidera

John Calipari y que coloca en el primer puesto. No fue el número uno por consenso ya que Rivals. com puso por delante a Austin Rivers, hijo de Doc Rivers y nuevo jugador de los Duke Blue Devils, pero Scout.com y ESPN coincidieron en otorgarle el número uno. Nada más entrar, ya ha sido nominado a diversos equipos ideales, lo que nos deja una pequeña muestra del talento actual y futuro del jugador. Hombre no de muchas palabras pero con una cabeza muy centrada para gestionar su futuro. No fue hasta su tercera temporada cuando los ojeadores y personas especialistas en baloncesto de Instituto empezaron a tenerle en cuenta. Sencillo, Anthony Davis, durante sus dos primeros años, jugaba como base. Fue al principio de su tercer año cuando empezó a crecer, y al terminar su etapa en el Instituto ya medía más de 2 metros. Se había pasado de un base normal, de los que puede haber muchos, a un interior espectacular, con el manejo de balón propio de un base, largos brazos, capacidad de tiro de media distancia, timing de salto, gran taponador e inteligente para leer los espacios, colocarse bien, y aprovechar cualquier opción cercana al aro para hundirla. Un híbrido que el destino había formado para liderar a esta promoción. En palabras del jugador a Paul Biancardi, analista de ESPN después de confirmar que jugaría en Kentucky, solo tuvo palabras de agradecimiento para el que sería su nuevo entrenador: “El entrenador Calipari es una persona con la que es muy fácil hablar, y escucha lo que estás diciendo. Será como una figura paternal para mí lejos de casa. Es un entrenador exigente


71


Reportaje

que no me dirá lo que quiero oír, pero sí lo que necesito escuchar para mejorar”. Pero si en primera instancia hablábamos de los anteriores problemas que había tenido John Calipari con algunas etapas de reclutaje un tanto irregulares, el de Anthony Davis no estuvo exento. El Chicago Sun-Times publicó un artículo en el que aseguraba que una persona cercana al programa de Kentucky había aceptado pagar $200,000 para asegurar su aceptación, y que el padre, Anthony Davis Sr., había preguntado a otras universidades por cifras que oscilaban entre los $125,000 y $150,000. El autor del artículo aseguró que fueron las propias Universidades las que, anónimamente, confirmaron este hecho. Tanto el programa como la familia Davis denegaron estas acusaciones. No se confirmó nada ni hubo represalias legales contra ninguna de las partes. Pequeños factores que pueden dar títulos Con estos cuatro hombres completaba una temporada más John Calipari la formación de su equipo. Un nuevo base con la presión del pasado pero el talento de una familia, un alero que ha superado muchas adversidades en su vida, que el destino ha fortalecido y que lucha por hacerse un hueco en el baloncesto para honrar la memoria familiar, un interior con poco físico pero mucha inteligencia, un hombre alto que puede salir fuera, y otro hombre alto que empezó fuera y que ahora está en el interior. Todo ello unido a dos personas que no nos hemos olvidado, Terrence Jones, otro híbrido que aúna fuerza y velocidad, tiro exterior con recursos en la pintura,

72

todo empuje y carácter, un ganador nato que este año tendrá que ejercer de líder prematuro, ya que en Kentucky estar dos años es pasar a ser el hombre fuerte, y la suavidad de Doron Lamb, un jugador exquisito, de esos que hacen lo fácil sencillo, que tiran por castigo y anotan sin remordimientos. Ese fondo de rotación que forman un Eloy Vargas que finalmente será importante para el equipo en

su último año con el equipo, Darius Miller, que tendrá que seguir ese movimiento que empezaron los Harrelson & Liggins la temporada pasada y aportar veteranía y serenidad en los momentos más decisivos. “Siempre hemos tenido a alguien los últimos años al que mirar, que nos ponía una referencia. Siempre hemos tenido a esa persona a la que todo el mundo pregunta y ofrece una perspectiva diferente, no solo sobre la pista”.


Un Jarrod Polson que seguirá trabajando, pero que probablemente tenga que compartir minutos de banquillo con Sam Malone y Brian Long, dos hombres de primer año que han entrado como “Walk-on”, es decir, jugadores que forman parte de la plantilla, pero que no tienen beca deportiva por parte de la Universidad. El lesionado Jon Hood, el base Twany Beckham, que estará disponible a partir de Enero después de pasarse un año

en blanco procedente de Mississippi State, y Ryan Harrow, que estará solo entrenando durante esta temporada después también de cambiar de equipo, en este caso procedente de North Carolina State. Todos ellos forman el nuevo bloque de John Calipari. En su primera temporada llegaron a Elite Eight, en la segunda temporada entraron en Final Four cayendo en el primer encuentro por

apenas un punto. Si deciden seguir la tendencia que han marcado, nos podemos hacer una idea de donde pueden acabar. Los medios ya han hablado, y les consideran el segundo mejor equipo, por detrás de North Carolina. Ahora es turno de los chavales de demostrar que, finalmente, pueden brindarle un título a su entrenador y al programa que les ha puesto, para lo bueno y para lo malo, en primera línea de titular.

73


74

zona2-3revista3  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you