Page 1

Vamos juntos

o

N.

18

Vamos Juntos

Universidad Tecnológica de Pereira. Noviembre 22 de 2010.

¡Explotación de dimensiones colosales! La Anglo Gold Ashanti y el oro de Cajamarca (Tolima). Por: Ryan Howard Therán - Estudiante de Administración Ambiental - UTP.

6

L

a incorporación de la dimensión ambiental en la cotidianidad de la sociedad colombiana ha sido un proceso lento y desconocido, situación que ha impedido un abordaje serio del tema. Aún así, lo

ambiental en Colombia tiene una larga trayectoria de formación que ha dotado al país de una institucionalidad, normatividad y un despliegue inmenso de programas universitarios que estudian el tema. Desafortunadamente, gran parte de esa maraña de instituciones y normas son a veces cómplices de los múltiples problemas ambientales que sufre el país. Esta reflexión evidenciará la flexibilidad y vacíos en el proceder de las autoridades ambientales en relación con varias de sus competencias, entre ellas la vigilancia y control de la explotación de los recursos naturales (según la lógica capitalista). Igualmente se plantearán algunos impactos negativos en lo ambiental, social y cultural que genera la minería a cielo abierto. En

este caso se trata del megaproyecto de exploración minera de La Colosa, en el Municipio de Cajamarca, D e p a r t a m e n t o d e l To l i m a , emprendido por la empresa minera Anglo Gold Ashanti (AGA en adelante). La AGA es una transnacional con sede en Sudáfrica. Nació de la compañía inglesa Anglo American, propietaria del 33% de la compañía Carbones del Cerrejón. AGA cotiza acciones en las bolsas de JSE Limited (Johannesburgo), Nueva York, Londres, Australia y Ghana, al igual que en Euronext Paris y Euronext Bruselas 1. Es catalogada la tercera empresa minera de oro del mundo, con operaciones en cuatro

2 continentes. Está presente en Argentina, Brasil Colombia, Estados Unidos, Canadá, en 10 países de África, en Australia, China, Filipinas y Rusia. Sus reservas de oro llegan a 71 millones de onzas y en 2008 su producción alcanzó cerca de 5 millones de onzas, con ganancias por 3.800 millones de dólares y con un valor en bolsa superior a los 14.000 millones de dólares 2. Su llegada a Colombia es reciente. Desde 2003 ha pedido en total 13.1 millones de hectáreas en concesión, de las cuales ha explorado 11,2 millones con una inversión inicial de 140 millones de dólares. Como resultado, para el 2008 poseía más de 423 títulos mineros en 825.000 hectáreas 3. Se dice que Colombia es el país donde tiene la mayor área concesionada del mundo, lo cual dice mucho de sus aspiraciones futuras. En 2008 anuncia el hallazgo de La Colosa, el mayor descubrimiento de oro en décadas en el país y el más importante de América Latina (después de Yanacocha en Perú), con

1 h t t p : / / w w w. a n g l o g o l d . c o . z a / N R / r d o n l y r e s / 7 1 B 3 C B 7 5 - B 2 3 D - 4 7 E 1 - 8 3 2 0 8FFDE5E708A0/0/Colombia_spanish.pdf ´ 2 http://www.anglogold.co.za/About+our+business/Our+operations/ 3 h t t p : / / w w w. a n g l o g o l d . c o . z a / N R / r d o n l y r e s / 11 0 3 A 1 F 1 - D 7 4 4 - 4 2 2 0 - B 7 2 6 6E48242F7039/0/Colombia2008.pdf


Vamos Juntos

3

más de 12 millones de onzas en reserva. ¿Qué le espera al país? Desde los inicios del modelo c a p i t a l i s t a e n s u fa s e mercantilista, el oro se convirtió en un referente de riqueza. En la colonia, los españoles afectados por la fiebre del oro, arrebataron la vida de millones de indígenas. Hoy esta misma fiebre se encubre tras el espejismo del “progreso” y el “desarrollo” para los territorios mineros, cuando la cruda realidad es que estas explotaciones acaban con la naturaleza y la vida misma de las personas que viven en el entorno. La falacia del “desarrollo para todos” se ve reflejada en la infame normatividad del Código Minero (ley 685 de 2001) redactado bajo los lineamientos del Banco Mundial y la CEPAL. Este código fue reformado bajo el gobierno de Uribe Vélez contando con el patrocinio de la A ge n c i a C a n a d i e n s e p a ra e l Desarrollo Internacional y

nuevamente el Banco Mundial, según lo denunció el 26 de mayo de 2009 el congresista canadiense Bernard Bigras, del bloque de Quebec. El objetivo fue otorgar más beneficios a las grandes compañías mineras de ese país, que se ha convertido en paraíso de multinacionales mineras a nivel mundial 4. El Código plantea que el papel del Estado es facilitar la explotación y promover el “desarrollo sostenible” en la minería -un absoluto contrasentido-, fiscalizando el aprovechamiento minero. El Estado entonces, renunció a participar en la renta minera más allá de mero

Vamos Juntos recaudador de impuestos, contribuciones y contraprestaciones económicas, como las regalías. Este acondicionamiento del escenario económico ya comenzó a dar frutos. La política de confianza inversionista del anterior gobierno afianzó la entrada de capital multinacional para la explotación minera en el país. El Sistema de Información Minero Colombiano asegura que la minería equivale al 5% de la producción total del país 5 y en los últimos años el crecimiento anual promedió el 12%, muy por encima del promedio nacional, lo que el Ministerio de Minas catalogó como “el eje del desarrollo económico del país en la última década”. La inversión extranjera entre 2002 y 2009 en los sectores extractivos aumentó en más de 500%. La meta en el gobierno de Uribe Vélez era ampliar en 50% el área en minería contratada, meta cumplida un 290% para

4 finales de 2009, casi 6 veces lo previsto. Los pronósticos son que entre 2010 y 2015 se invertirán entre 15.000 y 60.000 millones de dólares en minería y petróleo 6. Aún así, el problema no es el ingreso de capitales extranjeros a sectores tan sensibles como los extractivos, inclusive si dicha actividad a gran escala fuese realizada por empresas nacionales. El problema radica en que estas “riquezas” naturales no son para el “progreso” y “desarrollo” de la nación, sino para el beneficio de los monopolios y la acumulación capitalista. Siendo así y teniendo en cuenta la relación costo/beneficio, ¿no sería mejor dejar el oro en sus yacimientos? La Colosa: flexibilidad de la “autoridad ambiental” El proyecto La Colosa es una mina en etapa de exploración que abarcará 10.739 hectáreas (107 Km2) y que proyecta una vida

5 Anuario Estadístico Minero Colombiano. 2009. Sistema de Información Minero Colombiano. Ministerio de Minas y Energía. Disponible en : www.simco.gov.co/Portals/0/Otros/DOC_ESP.pdf 4 Fernández. J. P y Valencia. M. A. 2010. Libre Comercio y Minería en Colombia: el caso de la Anglo Gold Ashanti. RECALCA. Disponible en: www.recalca.org.co/IMG/pdf/MINERIA-agosto19.pdf

6 Fernández. J. P y Valencia. M. A. 2010. Libre Comercio y Minería en Colombia: el caso de la Anglo Gold Ashanti. RECALCA. Disponible en: www.recalca.org.co/IMG/pdf/MINERIA-agosto19.pdf


5

Vamos Juntos útil de 30 años. Se desarrolla en una región rica en biodiversidad, en la Cordillera Central, cuyo primer anillo de influencia se presume tendría impactos directos sobre la cuenca hidrográfica del río Coello, afectando los municipios de Cajamarca, Rovira, San Luis, Espinal, Coello y Flandes, y 169 veredas vinculadas al distrito de riego Usocoello. Un funcionario de la 7 empresa negó la dimensión del impacto, alegando que el proyecto estaba en fase de exploración y que ejecuta un Plan de Manejo Ambiental (lo que no es obligatorio en la fase de exploración). Nunca se refirió a los escenarios futuros de explotación. La flexibilidad del Estado y los vacíos de la ley son evidentes. Durante el

2007-2008 AGA paralizó sus actividades debido a que se hizo evidente que el proyecto estaba ubicado sobre una zona de Reserva Fo re sta l , l o c u a l p ro h í b e l a explotación minera (Ley 2 de 1959). Para 2009, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial (MAVDT) formula pliego de cargos contra la empresa por adelantar la explotación sin la correspondiente sustracción de área, conforme a lo ordenado en el artículo 219 del Decreto 2811 (Código de los Recursos Naturales) 8. La empresa es multada por 139 millones de pesos, pena que se vuelve simbólica e ínfima para una multinacional del tamaño y poder de la AGA. Este hecho debió llevar a la cancelación inmediata de todos los títulos mineros que posee la compañía y a la suspensión total de actividades, acción que por supuesto nunca ocurrió. La trasnacional continúa operaciones d e ex p l o ra c i ó n d e b i d o a l a flexibilidad de la normatividad v i g e n t e , p r e p a ra n d o a s í l a s condiciones para la fase extractiva, la más destructiva y que seguramente devastará la región en pocos años.

6

Vamos Juntos “El oro se va, la pobreza se queda”. Esta profunda verdad sirve de título a un documental peruano que explica la profunda devastación ambiental, social y cultural que deja la megaminería a cielo abierto. Vale la pena recordar que en Cajamarca, Perú, se encuentra la mina de oro más grande de Latinoamérica, Ya n a co c h a , co n 1 6 a ñ o s d e explotación, ha movilizado más de 600 mil toneladas de roca pulverizada que se apila en inmensas montañas escalonadas cada una equivalente a un edifico de 80 pisos 9. En su fase de explotación La Colosa tendría similares magnitudes, luego de terminar los estudios de factibilidad en un par de años.

el cual finalmente va a parar a enormes piscinas 10 que en el caso de Cajamarca no es posible construir por razones topográficas. ¿Qué harán entonces con el cianuro? Interrogante no resuelto. El geólogo citado advierte que “…el material fracturado de la cantera meteorizará y propagará drenajes ácidos, que confluirán en las aguas superficiales, deteriorando la calidad química del río Coello y Bermellón, utilizado en acueductos como los de los municipios de El Espinal y Chicoral

La megaminería es una de las actividades de mayor impacto y destrucción realizadas por el ser humano. El mineral está diseminado e n p a r t í c u l a s p rá c t i ca m e nte microscópicas, lo que requiere moler la roca y humedecerla con soluciones de cianuro para lixiviar el metal. El cianuro es una sustancia altamente tóxica, letal en mínimas cantidades, 9 Barrragán. J. A. 2010. Yanacocha, un imperio para la destrucción. Revista El Salmón. Vol 8

7 Trabajo de campo del autor. 8 García. P.R. 2010. La Colosa: Minería a cielo abierto con Cianuro. Revista El Salmón. Vol. 8.

10 Pérez. H. El oro de la Colosa y la minería ilegal. . Revista El Salmón. Vol 8


Vamos Juntos (Tolima) de los cuales toman agua potable unos 750.000 habitantes…” 11. Estas aguas también alimentan el distrito de riego Usocoello, “con una estructura de riego para 25.624 Ha, servidas por una red de 388 Km de canales que benefician a más de 2.400 familias, infraestructura indispensable para las labores agrícolas del plan del Tolima y la seguridad alimentaria de todos los colombianos”.12 Otro impacto ambiental de La Colosa es la deforestación de importantes zonas de bosque nativo y bosque secundario. Esta deforestación haría desaparecer fragmentos únicos de ambiente con alta biodiversidad adaptados a los ecosistemas presentes en el área, cambios en las características hidráulicas del suelo con distorsión de cuencas hídricas superficiales y subterráneas. Esta cruda realidad no ha impedido al Estado vender una imagen positiva de la nueva minería, “ambientalmente sostenible” que buscan promover. Con el apoyo del Instituto Brasilero de Minería

7 (IBRAM) han invitado a ambientalistas, periodistas, directores de medios, empresarios, políticos y gobernantes a sus minas de oro en Brasil. El objetivo del viaje es conocer cómo funciona la empresa e informarl el tipo de proyecto que buscan concretar en La Colosa 13. En realidad el concepto de “sostenible” no encuadra con la mega-minería. ¿Cómo ha de ser sostenible una actividad, donde su principal materia prima es finita y escasa? ¿Dónde se devasta completamente el suelo y se contaminan seriamente las aguas? Contrasentidos del modelo imperante. A la debacle ambiental se suman los efectos socio-culturales. Una de las trampas del discurso de la AGA es la supuesta “generación de empleo”. Indudablemente se generarán algunos empleos de mano de obra local, pero el personal calificado vendrá de afuera. Tampoco se quedarán en la mina todo el tiempo. Reemplazar a los trabajadores para dar la impresión de que se está ofreciendo nuevos empleos, es una

11Fernández. J. P y Valencia. M. A. 2010. Libre Comercio y Minería en Colombia: el caso de la Anglo Gold Ashanti. 12 García. P.R. 2010. La Colosa: Minería a cielo abierto con Cianuro. Revista El Salmón. Vol 8. 13 Rico. L. 2007. Disponible en: http://www.lasillavacia.com/historia/16395?page=4

8

Vamos Juntos vieja estrategia aplicada por la AGA, sembrando ilusiones entre los trabajadores de Cajamarca, de vocación tradicionalmente agrícola. En 2008, la empresa pagó a sus trabajadores quincenalmente entre $ 600.000 y $ 800.000 (libres de alimentación 1 4 ), provocando desmotivación por las labores agrícolas, actividad productiva de largo aliento y generadora de vida, en contraste con la minería que es temporal y altamente destructiva. Esto ha dividido a la población: algunos que han logrado emplearse apoyan el proyecto en tanto que otros más conscientes, avizoran las implicaciones de la minería a cielo abierto en un lugar que ha sido estratégico para la producción agropecuaria. Efectivamente, la región es una reconocida “despensa agrícola”, ahora amenazada. Por citar solo el ejemplo de la arracacha, que es a Cajamarca lo que la caña de azúcar es para el Valle del Cauca, al año se siembran 4.500 hectáreas con una producción de 40.000 toneladas, de las cuales el 90% tiene como destino el ajiaco bogotano, con un precio para

finales de 2007 por carga (125 Kg.) de alrededor de $160.000.15 Pero toda la producción agrícola está en riesgo, en especial la región arrocera del distrito de riego Usocoello. La asociación entre transnacionales y grupos armados ha sido una constante para romper la resistencia de los pobladores locales conscientes de las devastadoras consecuencias de las actividades mineras. Como dicen en Perú: “el oro se va, la pobreza se queda”. En noviembre de 2003, son asesinados 5 personas del municipio de Cajamarca, entre ellos dos dirigentes sindicales y un defensor de derechos humanos, con desapariciones forzadas posteriores. Para el 10 de abril ese año son asesinadas otras cinco personas a manos de las fuerzas militares pertenecientes a la VI brigada. Se da inicio a la operación “Pijao” llevada a cabo por el Ejército y la Policía Nacional. Parecen violaciones y crímenes de Estados aislados, de esos que ocurren casi a diario, pero que bien, son encubiertos por las autoridades y no trascienden. ¿Estará vinculada AGA en estos incidentes? No es posible asegurarlo, pero lo

14 Price. A. 2008. Disponible en: http://historico.elpais.com.co/historico/feb032008/ECO/oro.html 15 Price. A. 2008. Disponible en: http://historico.elpais.com.co/historico/feb032008/ECO/oro.html


Vamos Juntos

9

Vamos Juntos

10

reformas, leyes y planes de gobierno, han alistado el terreno y favorecen la aplicación de las políticas imperialistas en el país, a costa del saqueo del patrimonio natural, la descomposición social, la pobreza y sumisión económica, científica y tecnológica. Cierto es que la multinacional aparece en escena un par de años después. Según denuncias de Human Right Watch, la AGA mantiene relaciones directas con grupos paramilitares en el Congo (África).16

Reflexión final. Quedan claros las manipulaciones y el juego de intereses para favorecer el accionar del aparato destructivo, e x c l u y e n t e y r e p r e s o r. S o n aberrantes las secuelas que deja la actividad minera a cielo abierto, pero hay que ahondar en la causa estructural que por medio de

Esto permite afirmar la inviabilidad, la inminente caída y colapso de un modelo de desarrollo hegemónico, impuesto a sangre y fuego en toda Latinoamérica. Modelo que sustenta su avance en el sufrimiento, la sumisión, la opresión de la mayor parte de la sociedad. No es gratuito que aparentemente, estas transnacionales puedan entrar al país y ultrajar la normatividad ambiental, burlarse de las autoridades y beneficiarse de la permisibilidad gubernamental. Le queda a los cajamarcunos y a toda la sociedad colombiana una tarea heroica, que pasaría a la historia si

16 Human Right Watch, en junio del 2005 publicó un informe denominado “The Curse of Gold” en el que acusa a AGA de apoyar financieramente a los milicianos paramilitares del Frente Nacionalista e Integracionista del Congo, con el fin de permitir su acceso a las minas de oro de la provincia de Ituri, al noreste del país, controladas por los milicianos. Esto costó la vida a 2.000 habitantes de la región en dos años. Ver: http://www.hrw.org/en/node/11733/section/2

Cumpliera con su cometido: resistir la brutal arremetida de la Anglo Gold Ashanti. A la reflexión, debe unirse la movilización social que se oponga de m a n e ra c o n t u n d e n t e y c o n conocimiento de causa a la continuidad del proyecto minero de La Colosa. Evitar el continuo saqueo de nuestras riquezas naturales y patrimonio social es una tarea que involucra a toda la sociedad colombiana, no solo a los

ambientalistas o a la región afectada. Sin ellas no es posible nuestra sobrevivencia. “El oro de Cajamarca es pan de hoy…hambre de mañana”, por eso decimos enérgicamente…

¡NO A LA MEGAMINERÍA EN CAJAMARCA NI EN NINGÚN LUGAR DEL PLANETA!


Vamos Juntos

11

Vamos Juntos

A la mina no voy Canción Popular Colombiana.

El blanco vive en su casa de madera con balcón. El negro en rancho de paja en un solo paredón. Y aunque mi amo me mate a la mina no voy yo no quiero morirme en un socavón.

12

En la mina brilla el oro al fondo del socavón el blanco se lleva todo y al negro deja el dolor. Cuándo vuelvo de la mina cansado del carretón encuentro a mi negra triste abandonada de Dios y a mis negritos con hambre ¿por qué esto, pregunto yo?

Don Pedro es tu amo él te compró se compran las cosas a los hombres no.

Sus opiniones son importantes Escríbanos a: vamosjuntosconelpueblo@gmail.com Sugerencias - Críticas - Comentarios - Opiniones

Vvamosjuntosconelpueblo.blogspot.com

Vamos Juntos 18  

Publicación sobre minería de multinacionales en Tolima

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you