Issuu on Google+

SÁTIRADELA LEY30 Y SUSREFORMAS.

Por los corredores de todas las universidades, como un murmullo va sonando in crescendo la ley treinta y su reforma. Ya son casi veinte años desde que se dictaminó el desahucio de la educación pública con la ley treinta; y hoy, a manera de eutanasia quieren desconectar la maquina que permite que su corazón aún lata frágilmente con su reforma. En estrepitoso ruido se alzan unos pocos estudiantes queriendo hablar por todos y en colérica respuesta los callan la policía y los estudiantes enmudecidos. -¿Qué es la ley treinta? Pregunta algún curioso perdido -La ley treinta reglamentó la educación hace veinte años; pero el recurso asignado por el gobierno era contrario de las exigencias por él planteado a las universidades, de manera que mientras exigían mas cobertura académica, mejores dotaciones de planta física, mas preparación docente y demás, no aumentaban el presupuesto a las universidades para que estas cumplieran con ello, de manera que las universidades se empezaron a endeudar y ahora están en la ruina, no tienen dinero para funcionar, han aumentado matrículas, disminuido los profesores de planta (en proporción al aumento de estudiantes) abierto programas privados, desmejorado el bienestar universitario, limitado la investigación, entre otras; pero no es suficiente, las universidades están en quiebra. –responde un estudiante intelectualizado -¿Cuál es su reforma? ¿Por qué es tan mala? Pregunta una joven ingenua y animada En realidad han existido hasta el momento siete propuestas de reforma pero ninguna ha sido viable, la última es en la que el gobierno parece tener más firmeza en aplicar ¿Y que dice esta? – inquiere de nuevo la muchacha Plantea que se debe abrir las universidades al mercado, el modelo de economía mixta permite que todos los sectores interesados puedan invertir en las universidades como en acciones, desligando el recurso gubernamental y dándoselo a la entidad privada, si una empresa como MAZDA que es una empresa privada (y encima de ello es una multinacional) invierte en una universidad tendría derechos sobre la misma lo que le quitaría autonomía a la universidad, pasaríamos hacer maquilas de la inversión de MAZDA, y por ende MAZDA estaría en su derecho de guiar la educación en la universidad, o en la o las carreras de su interés, a su acomodo, de forma tal que restringiría la profesionalización: los de Ingeniería mecánica por ejemplo no tendrían una visión general de su carrera si no que se restringirían a la parte automotriz o lo que maneje MAZDA en sus empresas, de otra manera un profesional sólo sería un profesional útil para MAZDA ósea que su proyección estaría limitada, esto también le permitiría a MAZDA manejar los salarios y acabar con las


libertades y prestaciones laborales, ya que poseería un grupo de trabajadores de relevo constante, podría prescindir de cualquier trabajador y no habría libertad de elección: si te despiden de MAZDA no tendrías donde ir. Ergo existe otro riesgo muy grave y es que las carreras que no sean de interés productivo (comercialmente hablando) como las licenciaturas y las ciencias básicas pasarían a un segundo plano y muchas de ellas se acabarían al no haber interés de ninguna empresa por invertir en ellas, por ejemplo: ¿Qué empresa estaría interesada en invertir en carreras como etnoeducación o español y literatura? Ninguna, por tanto estas carreras no tendrían financiación y quedarían obsoletas, su permanencia sería sobre la base de un mínimo recurso lo que la haría de mala calidad hasta su extinción. No es necesario hablar de la importancia que tiene la pedagogía en la sociedad; sin embargo eso a la empresa privada no le importa: ellos quieren ver resultados inmediatos y en beneficio de ellos no de las capas sociales más necesitadas. El principio de universalidad de la universidad en cuanto accesoy proyección no se contempla en un proyecto como estos, lo que se contempla es una visión sesgadade la educación bajo el interés particular de quien la adquiera como un servicio. ¿Y que hacemos entonces? -preguntan varios preocupados -la respuesta de eso amigos míos esta en sus manos.

Fin.


La ley 30 y sus demonios