Page 1

DECLRARACION DE LOS OBIPOS DE CHILE, bajo una mínima lupa. Nuevamente hablaron los obispos de Chile. Y nuevamente su mensaje apareció en un recuadro mínimo en la prensa nacional. Solamente El Mercurio de Santiago destacó con grandes letras lo que le convenía del texto episcopal, en este período de elecciones presidenciales y parlamentarias. Pocas veces el periódico de la burguesía le ha dedicado tanto espacio en primera plana a una declaración de los pastores. Hace mucho tiempo que los mensajes del episcopado han perdido fuerza y valoración en el país. Coincide con una etapa bastante gris en que los cuestionamientos a la jerarquía eclesial abarcan una amplia gama de interrogantes que han superado la capacidad de respuesta. Temas valóricos, situación nacional, problemas sociales, escándalos clericales, la misma orientación pastoral que con la llegada de Bergoglio al Vaticano va cambiando de eje, dejan a los pastores en una neblina en la que parece algo atisban del presente pero les impide una visión del futuro. La declaración firmada al término de la 106 Asamblea Plenaria celebrada a las orillas del mar, en Punta de Tralca, coloca a la barca eclesial en la orilla pero no la empuja mar adentro, como ya pedía Juan Pablo II hace años atrás, en uno de sus inspirados slogans. Analicemos en un primer vuelo el texto que lleva por título “Testigos de Cristo, nuestra Esperanza” (NOTA:

TEXTO

DE

OBISPOS

ENTRE

COMILLAS).

1. “Reunidos en la 106ª Asamblea Plenaria, los Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile hemos expresado, a través de un mensaje, nuestra plena comunión y afecto al papa Francisco. Le hemos agradecido por la claridad de su enseñanza y por la elocuencia de sus gestos paternales. Su ejemplo en la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, nos anima en la misión que Jesucristo nos confía. Hemos reflexionado sobre cómo podemos ayudar con pasos significativos para que la Iglesia sea instrumento efectivo del amor misericordioso de Dios dirigido a todos, especialmente a quienes sufren el dolor y el abandono, a quienes son marginados por una sociedad consumista, a quienes se han alejado de la Iglesia con o sin culpa propia”. * Comentario: A Francisco más que alabarlo hay que imitarlo en sus gestos (cercanía fraterna), discursos (centralidad de Cristo, amor materno de Dios, clamor por la justicia y defensa de los débiles) y criterios pastorales (menos moralismo y más compromiso leal, alegre y misionero con el Evangelio). Es bueno saber de la disposición de nuestros pastores a seguir las orientaciones del Papa. Sería mucho mejor comprobar que las siguen efectivamente, y eso lo dirá el tiempo a partir de hoy.


2. “En este espíritu y en la conciencia de que queremos ser una Iglesia que escucha, anuncia y sirve” Comentario: Este es un llamado a recordar al clero y los animadores pastorales de toda índole a que escuchen y no monologuen, anuncien y no impongan, sirvan y no dominen. Está bien este llamado del que los propios obispos deben dar el ejemplo. Son muchos los años de clericalismo que hay que sacudir para creer de verdad que la iglesia es todo el pueblo de Dios “preparamos la Misión Territorial del año 2014” Comentario: Quizá falta aquí una explicación, breve pero clara, de lo que que ha pasado en las diócesis con el llamado a la Misión Continental que proclamaron los pastores en la reunión de Aparecida, en Brasil, hace ya varios años. Para muchos la misión de Aparecida es una misión de(s)aparecida. y estamos elaborando las próximas Orientaciones Pastorales que inspirarán los planes pastorales de nuestras diócesis. Comentario: Igualmente sería muy bueno que las bases católicas conocieran la evaluación que debe realizarse acerca de las Orientaciones Pastorales que ahora terminan. Solamente así podrían las nuevas Orientaciones establecer los puntos neurálgicos de la pastoral, corregir lo errado, fortalecer lo débil, plantear las nuevas propuestas. “Con el mismo espíritu varios obispos asumen nuevas responsabilidades y tareas en las diversas instancias de servicio de la Conferencia Episcopal.” Comentario: En realidad los cambios han sido mínimos. En las dos entidades principales de la Conferencia Episcopal (el Comité Permanente y la Comisión Pastoral) de los 12 cargos posibles se han renovado solamente tres nombres. El presidente, el Vice presidente, el Secretario general, son los mismos del período anterior: Ezzati, Goic y Ducasse, respectivamente. Se integran dos arzobispos al Comité: Chomalí y Cristian Caro, sustituyendo a Gonzalo Duarte y a Horacio Valenzuela. Pero Caro ya era integrante sustituto del Comité y Duarte en esta elección queda de sustituto, juntamente con Juan Ignacio González quien es nuevo integrante como sustituto. En cuanto a los obispos elegidos para el Comité Pastoral, Rebolledo, Ossandón, Contreras Villarroel y Héctor Vargas, continúan en los mismos cargos que tenían. Solamente se añade al salesiano Bastres. Es decir, no ha habido cambios de nombres en las dos instancias principales del organismo episcopal. Las novedades son solamente tres: Chomalí, González y Bastres. .


3. “De frente a las elecciones presidenciales, parlamentarias y de los consejeros regionales, queremos expresar que, aunque según la ley el voto no es obligatorio, es un deber moral ejercer este derecho. Ante la solemnidad cívica del día de las elecciones, hacemos un llamado a los católicos y a todas las personas de buena voluntad a cumplir con su deber de votar y realizar un esfuerzo de discernimiento, en vista del bien común”. Comentario: Oportuno el llamado que hacen los obispos a participar en la elección que se avecina. Mandatar a los ciudadanos que representan a todos es la oportunidad que da una democracia para comprometer a los pueblos en su propio crecimiento. Aunque en el país, desde hace un par de años atrás, no sea ya obligatorio ir a las urnas, sin duda que es un deber moral expresar mediante el voto la voluntad nacional y popular. No comprometerse en esto es dejar a otros que nos dirijan la vida, es amordazarse para la crítica que debe existir para enmendar la dirigencia, es abandonar el protagonismo que todo ciudadano debe tener para ordenar la cosa pública. Los obispos así lo han entendido.

4. “Proponemos al creyente católico tres instancias relevantes a considerar en su discernimiento ético, al momento de elegir a sus representantes. A. La primera es la valoración y la defensa incondicional de la vida, desde su concepción hasta su fin natural. Atentar contra la vida en gestación o en su fase terminal, así como el atropello contra los derechos humanos, jamás podrá tener como efecto un beneficio. Por eso, atendiendo a la realidad trascendente de la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios, queremos reiterar nuestro “sí” a la vida. El cristiano atentaría contra la esencia de su vocación si permite la eliminación de seres humanos a quienes está llamado a amar y servir como prójimo.” Comentario: Reafirman los obispos los principios valóricos tradicionales en nuestra iglesia. El Sí a la vida que se proclama es un contundente No al aborto, No a la eutanasia y No al atropello de los Derechos Humanos. Quizá sea necesaria un acercamiento de lupa a cada negativa porque sin duda que hay matices. A veces el aborto se produce no por eliminar un ser humano sino por salvar la vida de un ser humano; igualmente la eutanasia no es matar a alguien sino dejar que la naturaleza misma termine una etapa de la existencia por desgaste del organismo. También en los Derechos Humanos habría que clarificar que no se trata solamente de los atentados directos que se ejecutan en las dictaduras para suprimir


físicamente al que se considera enemigo, sino también abarca a la falta de una vida digna, a la vulneración de los derechos a la salud, a la vivienda, a la educación, en fin a todo lo que se relaciona con la calidad de vida del pueblo. “B. Una segunda instancia de discernimiento es la protección de la familia, comunidad de vida y amor, fundada en el matrimonio entre un varón y una mujer. Para los creyentes hay en la naturaleza humana un designio de Dios que no puede eludirse.” Comentario: Parece un tanto estrecha la mentalidad episcopal al hablar de la familia en su sentido clásico, ya que la sociedad ha ido avanzando en la aceptación de este concepto. Supeditar la familia al matrimonio es desconocer la realidad: las familias creadas sin el vínculo legal y/o sacramental del matrimonio, las familias uniparentales, las familias que se crean por otro tipo de relacionamiento, los acuerdos de vida en pareja...Todo ello plantea una nueva situación que los pastores deben tener en cuenta para no quedarse en el limbo. “Con respeto a quienes piensan distinto, es un hecho que la transmisión de la vida y la constitución de la familia pasan necesariamente por la complementariedad originaria de un varón y una mujer.” Comentario: Muy cierta la primera aseveración acerca de la trasmisión de la vida, que surge de dos polos diversos, el femenino y el masculino. Dudosa la segunda porque la complamentariedad originaria es también la mutua compañía, el apoyo en el otro u otra para sostenerse y crecer en la vida, para edificar juntos la casa humana. “La familia es la célula básica de la sociedad donde se aprende a amar y a ser amado, a dialogar entre las generaciones, a creer en Dios y confiar en los demás.” Comentario: Los obispos vuelven a presentar el ideal de familia que en la vida real se ve interpelada y superada por las situaciones y condiciones de una sociedad agresiva y competitiva, el desajuste generacional, Violencia intrafamiliar, la falta de educación en la fe, la inseguridad social. Se debería decir una palabra seria, franca y comprensiva también para la familia real y no solamente quedarse en la bienaventuranza de una familia ideal. “Esto no es impedimento para que asumamos como Iglesia muchas realidades familiares que están lejos de este ideal,” Comentario: al reconocer los obispos la existencia de otro tipo de familias, lo cual es un logro, pero que se queda solamente como un enunciado sin ningún tipo de iluminación desde la fe en el mensaje liberador del evangelio. “sufren por ello, y que también necesitan ser iluminadas y, sobre todo, acompañadas en la caridad y en la verdad.”


Comentario: Más que caridad, esas realidades necesitan reconocimiento, respeto y un tipo de pastoral inclusiva. Muchos de los mismos agentes pastorales, catequistas, profesores, animadores de comunidades, viven estas otras realidades a su modo porque su iglesia no tiene una luz, un mensaje, una propuesta que hacer para abrir diálogo en este campo. No hay en la Declaración ni una palabra, por ejemplo, a participar con libertad .en la consulta que el papa Francisco ha hecho a las bases acerca de los temas valóricos que están en juego al hablar de la familia. Esta consulta bien podría ser dada a conocer más ampliamente y ser animada por los pastores como una ocasión privilegiada de tener voz en la gran instancia que será el Sínodo sobre la Familia en unos meses más.

“C. Una tercera instancia para nuestro discernimiento es que la paz social es obra de la justicia. La sociedad sigue herida por vergonzosas brechas que excluyen a miles de compatriotas de las condiciones necesarias para su desarrollo integral. Y es una realidad que no solo afecta a los sectores más pobres y vulnerables, sino también a la clase media. Nos referimos, entre otras realidades, a la posibilidad de acceder a una vivienda digna; a un sistema de salud pública eficiente y de trato humano; a la situación de profesionales y técnicos que no logran un empleo digno después de años de sacrificios como estudiantes; a la situación de los jubilados y adultos mayores. En otros escenarios del diario acontecer, constatamos con preocupación la violencia del narcotráfico y la trata de personas; también hemos señalado la necesidad de abordar la situación de los pueblos originarios y la falta de políticas sociales para acoger a los inmigrantes de pueblos hermanos.” Comentario: Ciertamente nadie espera que los obispos den respuestas sociales que debe asumir la clase política y el pueblo en general. Pero si denuncian algunos efectos negativos también habría que denunciar las causas: no se dice ni una palabra sobre el sistema neoliberal, libremercadista, capitalista que está depredando paisajes y personas. El papa Francisco lo ha señalado mucho más claramente: "El actual sistema económico nos está llevando a una tragedia. Vivimos las consecuencias de una decisión mundial, de un sistema económico que idolatra a un dios llamado dinero. La globalización ha traído consigo una cultura en la que los más débiles de la sociedad son quienes más sufren: los marginados, los colectivos en riesgo de exclusión y los ancianos, quienes "están siendo víctimas de una eutanasia encubierta, condenados al abandono por ser considerados "improductivos". “Creemos que se debe promover el acceso y la calidad de la educación, respetando la libertad de enseñanza, así como la tarea y decisión prioritaria de los padres, que pueden y deben colaborar a la educación de sus hijos,


también en lo económico y, a la vez, favorecer la igualdad de oportunidades para no perpetuar la desigualdad y generar un clima de perturbación social.” Comentario: uno de los grandes desafíos ha sido en estos últimos años el tema estudiantil. Nuestros jóvenes han salido a las calles y sus líderes, por lo general muy lúcidos, han puesto el tema en la mesa nacional con propuestas muy concretas. Ante esta situación, me parece que nuestros pastores no pueden quedarse en una defensa light del sistema de educación particular, mudos ante el gran movimiento que se ha generado desde la clase estudiantil. “Reiteramos la necesidad de abordar en sus causas profundas la gran deuda social del país, como lo ha planteado nuestra Carta Pastoral “Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile”. 5. Creemos que la tarea que han de cumplir los políticos es imprescindible e ineludible, y es un modo de servicio al prójimo.” Comentario: Se pierde en esta parte de la Declaración la oportunidad de analizar en grandes líneas el por qué de los cuestionamientos a la clase política. El desprestigio en que ha caído, la inoperancia del sistema debido al esquema binominal, la necesidad de una nueva Constitución que anule la heredada de la dictadura, son suficientes realidades que podrían haber tenido una palabra de parte de los pastores. Recuperar el prestigio y valorar la política es tarea a la que ellos pueden ayudar. “A los políticos cristianos, los instamos a mantenerse fieles a su vocación de servir al bien común, a la luz del Evangelio y de la doctrina social de la Iglesia. Por otra parte, la responsabilidad de cada ciudadano exige votar con plena libertad y con una conciencia rectamente formada, donde la dignidad y los derechos esenciales de la persona constituyan un valor irrenunciable de nuestra propia identidad nacional. Hay que pensar qué es lo mejor para el bien común, “de manera de elegir a aquéllos que impulsen valores que deben tener plena vigencia en nuestra convivencia, en nuestra cultura y en nuestra legislación” (Comité Permanente CECh, 2009). 6. Las elecciones se realizarán días después del inicio del tradicional Mes de María, cuyo lema es: “Acordándose de su misericordia”. Encomendamos a la Virgen María, Madre de nuestra patria el proceso eleccionario. En estos tiempos de camino hacia un desarrollo marcado por el economicismo y los derechos individuales necesitamos la fraternidad, la unidad y el diálogo constructivo que nacen de la misericordia del Señor. Al término del Año de la Fe, acudamos a la Virgen María, Reina y Madre de misericordia, pidiendo este regalo para nuestra patria. LOS OBISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE CHILE”

Obispos 11112013  

DECLRARACION DE LOS OBIPOS DE CHILE, bajo una mínima lupa.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you