Issuu on Google+

Centro Cristiano León de Judá A.R. Julián de Obregón 209, Bodega C, Col. Obregón, León, Gto. (477) 470-0018, (477)470-0019

http://www.ccleondejuda.org Grupos de Hogar – Células

20-Oct-2013 Titulo: MAYORDOMOS DEL REINO Tema: El Diezmo y la ofrenda son algo más que dinero… Texto clave: Malaquías 3:8-10 Referencias bíblicas: Gen. 14:17-20; . 28:20-22; Ex. 36:1-7; Lev. 23:38; Dt. 16:10 ¿Qué significa Diezmo? Simplemente significa decimo, pero hablando de nuestra dependencia de Dios, el Diezmo debe ser el PRIMER diez por ciento de nuestro ingreso, el que apartamos para El. Realmente el 100% le pertenece a Dios, pero Él nos permite usar el 90%, y entregarle el 10%. El diezmo NO es nuestro… Ya es de Él. Contrario a lo que muchos creen, el Diezmo no comenzó en el tiempo de la ley de Moisés, este comenzó antes, comenzó con Abraham. Gen. 14:17-20  Abraham es nuestro padre, es decir provenimos de él espiritualmente hablando.  Él le entrego el diezmo a Melquisedec, esto es a Jesús. Hebreos 7: 1-4 Jacob (Israel) también fue un diezmador… aun sin la obligación de la ley. Gen. 28:20-22. Además del diezmo también la Biblia nos habla de ofrendas, las cuales en ocasiones llegaron a ser mayores que el propio diezmo. Lev. 23:38; Dt. 16:10; en un punto de la historia hasta se les impidió seguir trayendo ofrenda… Ex. 36:1-7… Imagínate el corazón tan generoso del pueblo. El diezmo y la ofrenda son entregados en la congregación local, donde uno se reúne normalmente y son utilizados para suplir todos los gastos de la congregación, así como para que los ministros tengan un sustento económico decoroso. 1 Cor. 9:13-14 Dios reprendió al pueblo por no estar entregando lo que a Él le correspondía. Mal. 3:8-10 Nuestros diezmos y ofrendas deben ir precedidos por un corazón lleno de confianza en Dios, entregándolos con alegría sabiendo que Él tiene cuidado de sus hijos. Los fariseos aun en el Nuevo Testamento diezmaban pero dejaban de lado algo muy importante: La justicia, la misericordia y la fe. Mt. 23:23; Lc. 18:12. Jesús dijo hagan esto y lo otro. Somos capaces de obedecer a las autoridades terrenales (Impuestos), pero nos cuesta trabajo obedecer a Dios. Lc. 20:25 Nuestra obediencia a Dios incluye obedecer sus mandamientos, pero de todo nuestro corazón.


Octubre 1.3.