Issuu on Google+

3/NOV/2103 TITULO: LOS HIJOS DE DIOS NO SOMOS LLANEROS SOLITARIOS REFERENCIAS BÍBLICAS: (Ef. 5:21-33 y 6:1-9) (Heb. 13:21) (Gen. 2:18) (Mat. 5:44) (Lc. 6:27-36) (Ro. 13:1-7) (Heb. 10:24-25) (Deut. 31:6-8) (Prv. 15:25)

TEXTO CLAVE: (EFESIOS 5:21) SOMETEOS UNOS A OTROS EN EL TEMOR DE DIOS PROPÓSITO: Nosotros somos su creación, y cuando enfrentamos dificultades, tristezas, rechazos y otros problemas, podemos saber sin duda que Dios proveerá la sabiduría y a las personas que necesitamos para no apartarnos de su verdad y del plan que tiene para nuestras vidas.

a) Por la necesidad de relacionarnos (Gen. 2:18) Nos es bueno que… Dios mismo no solo conoce nuestras necesidades, también las provee; ya sea una esposa (o), un amigo(a), un padre o madre, un líder, un hijo, un maestro, un patrón, un amigo, un vecino, incluso nos preparo un salvador, pues Jesús preparo el camino para un compañerismo ininterrumpido con el Padre. b) Porque debemos amar a quien es difícil amar (Mat. 5:44), (Lc. 6:27-36) No te quepa la menor duda de este principio ya que Jesús mismo dio testimonio amando igual a Juan que se recostaba en su regazo que a Judas quien lo entrego por unas monedas. Pruébalo y recibe una mayor recompensa. c) Por la responsabilidad de rendir cuentas a alguien más (Ro. 13:1-7), (Heb. 10:24-25) La responsabilidad de rendirnos cuentas los unos a los otros y el ánimo que encontramos en la iglesia al congregarnos, nos ancla en medio de las corrientes que pueden dejarnos a la deriva. d) Por la importancia de dar ánimo (Deut. 31:6-8), (Prv. 15:25) No dejes para mañana lo que puedas decir hoy, tu esposa (o), tus hijos, tus empleados en el trabajo, tus servidores en la iglesia o la persona que ve en ti una influencia siempre estará esperando el reconocimiento y aliento de nuestra parte. Es una necesidad implícita aun que no siempre lo demostremos.

CONCLUSIÓN: Seamos compañeros de batalla con alguien más, Tengamos amigos, no dejen de relacionarse, acérquense al consejo de los expertos, ánclense a las promesas y la palabra de Dios.


Noviembre 1.1.