Page 1

 

   

   

 

 

A   propósito   del   día   de   las   madres   se   siente   en   el   aire   el   discurso   de   las   flores,  los  almuerzos,  los  collares  de  fideos  y  la  frase  siempre   infaltable  “madre  hay  una  sola”  pero,  ¿qué  tal  si  existe  un  nuevo  tipo   de   madre?   Hoy,   desde   la   Comisión   Chilena   de   Energía   Nuclear   les   presentamos   el   perfil   de   tres   mujeres   que   representan   a   muchas   más   dentro   de   esta   institución,    que  conllevan  la  vida  familiar,  el  reto  diario  y  la  bella  tarea  de  ser  únicas  en  lo  que   hacen,  en  este  especial  del  día  de  las  madres,  con  ustedes,  nuestras  “Mamás  Atómicas”.     Cuando   nos   hablan   de   energía   nuclear   es   fácil   caer   en   el   ejercicio   de   pensar   en   una   sala   de   controles   llena   de   hombres   de   delantales   blancos,   pero   ¿qué   ocurriría   si   les   contáramos   que   en   Chile,   nuestro   Reactor   Nuclear   de   Investigación   RECH   -­‐1   lo   controla   una   mujer?   ¿O   que   el   ciclotrón,  encargado  de  generar  los  insumos  nacionales  para  la  medicina  nuclear  cuenta  con  la   única   operadora   latinoamericana?     ¿o   que   a   la   hora   de   elegir   un   jefe   de   división   que   potenciara   las  capacidades  humanas  de  esta  entidad  nuclear,  también  se  pensó  en  una  mujer?  ¿qué  tal  si   además  agregamos  que  estas  mujeres  además  son  madres,  y  en  algunos  casos  de  3  hijos?   Mientras   la   discusión   sigue   abierta   en   algunos   estrados   sobre   la   viabilidad   de   contratar   a   una   mujer  en  edad  fértil  o  que  ya  es  madre  de  familia  en  cargos  importantes,  o  incluso  sobre  si  las   mujeres   tienen   un   espacio   en   las   ciencias,   la   CCHEN   nos   muestra   que   es   un   lugar   donde   la   discriminación  no  existe,  donde  el  conocimiento  es  un  activo  sin  rostro  y  donde  todo  es  posible.    


La Primeriza: un cambio de switch

A pesar   de   ser   la   única   operadora   de   reactor   en   nuestro  país,  Susana  vive  una  vida  de  bastante  bajo   perfil,   y   tan   inmersa   en   su     labor,   difícilmente     advierte  lo  maravilloso  de  ser  la  única  mujer  en  su   país   que   desarrolla   una   tarea   reconocida   como   un   espacio   diseñado   por   y   para   hombres.   Ahora,   Susana,   tampoco  es  una    mujer  como  cualquiera,  aunque  goza   de   unos   hermosos   ojos   celestes   y   un   porte   que   no   necesita   tacones,   Susana   odia   las   cámaras,     las   entrevistas   y   la   interacción   en   general   “la   matemática   me   gusta   mucho,   es   difícil   pero   es   entretenido,   no   me   gusta   hablar   con   gente   por   ejemplo,   la   parte   social   no   es   mi   área,   me   pongo   muy   nerviosa   y   tengo   un   genio   un   poco   explosivo   así  que  es  más  simple  trabajar  con  un  computador  y  no  tener   que   interactuar,   y   eso   lo   puedes   hacer   estudiando   carreras   científicas   en   general”,   comenta.   En   este   privilegio   que   es   adentrarnos   en   su   mundo   descubriremos   que   esta   ermitaña,   única,   amante   del   rock   progresivo,   el   mate   ,   la   física   y   la   privacidad   que   resguarda  como  leona,  también  tiene  un  lado  dulce.   Entramos   en   su   oficina   y   salta   de   la   paredes   el   rostro   de   un   niño   sonriente.   Empapelado   el   lugar   de   la   cara   del   pequeño,   se   asoman   también   uno   que   otro   poster   de   star   wars   y   algún   observatorio   intentando  robar  protagonismo  sin  éxito.     Estudió  física  y  siempre  se  desarrolló  en  un  mundo  de  hombres,  cuenta   casi   como   anécdota   que   mientras   estudiaba   visitó   el   reactor   y   le   ofrecieron   una   práctica   que   después   la   llevó   a   a   especializarse   en   Argentina   para   ser   operadora   de   Reactor.   “No   lo   imaginé…   no.   Pasé   por   ingeniería,   hice   bachillerato   y   me   quedé   en   física,     se   supone   que   tienes   que   hacer   la   licenciatura,   después   naturalmente   tienes   que   hacer   el   magíster   y   el   doctorado,   el   post   doctorado   y   el   post     post   pots.   Yo   estaba   estudiando   el   magister   en   física   en   la   Universidad   de   Chile   cuando   me   ofrecieron   esto.   En   teoría   está   congelado,   y   nadie  dice  que  no  pudiera    volver  hacer  algo”,  piensa  en  voz  alta.     -­‐  ¿Cómo  una  mujer,  criada  prfesionalmente  en  un  mundo  de  hombres  enfrenta  la  tarea  de  ser  madre?   “¡Ah  no  sé!    fue  un  desastre,  hay  que  tomar  en  cuenta  que  de  que  salí  del  colegio,  siempre  estuve  en  espacio   de  hombres  y  llegar  aquí,  donde  hay  muchos  hombres  no  hay  mucha  diferencia,  entonces  falta  un  poco  de   contacto  femenino.  Nunca  me  interesó  tener  hijos,  no  era  una  prioridad,  habrá  otras  mujeres  que  sirven  pa’   ser  mamá,  que  lindo  los  niños  pero  yo  no  quiero  uno,  y  ahora  que  lo  tengo  digo,  pucha,  quizás  debí  haberlo   tenido   como   hace   10   años   (..)   Fue   como,   ¡oye   vamos   a     ser   papas!   Y   él   dijo   -­‐ah   que   bien-­‐   Bueno,   y   cambia   la   vida  es  otro  mundo,  antes  de  ,  si  tenía  que  quedarme  hasta  tarde,   decía,  ya  no  hay  problema,  hoy  llego  a  la   hora  y  cuento  los  segundos  para  salir  porque  marco  mi  tarjeta  y  salgo  de  aquí  y  soy  mamá,  y  me  desespero   por  ir  a  buscar  a  mi  hijo  y  trato  de  llegar  lo  más  temprano  que  pueda  para  no  hacerlo  esperar.  Cambia  la   vida,  todas  las  prioridades  se  reordenan  en  él”.     -­‐   ¿Y   a   ti,   que   te   pasó,   más   allá   de   lo   doméstico,   porque   es   difícil   imaginar   una   mujer   “cero   interacción”   en   modo  madre  abnegada?   “Cambia  la  vida,  todos  me  dicen  que  ando  mucho  más  feliz,  algo  pasó,  hubo  un  click,  ponte  tú  ,  yo  siempre  he   sido  llorona  veía  películas  y  me  daba  lo  mismo,  ahora  veo  un  comercial  donde  se  cae  un  gato  y  salgo  llorando  


son pelotudeces,   deje   de   ver   ciertas   cosas   porque   me   provocan   mucha   emoción,   cambios   físicos,   que   le   vamos    hacer,  no  se  pueden  explicar”.     Susana   podría   hablar   de   su   hijo   por   horas,   me   cuenta   como   conversan,   cómo   maneja   un   lenguaje   adelantado  para  su  edad,  de  todo  el  tiempo  que  pasan  juntos,  de  cómo  a  el  le  gusta  cocinar  con  ella,  que  a   veces  olvida  que  tiene  3  años  y    de  lo  difícil  que  es  verlo  crecer,  y  no  interferir  en  todo  “se  me  cae  la  baba   ¿qué  te  puedo  decir?    como  todas  las  mamás  con  sus  hijos,  empapelé  la  oficina  de  fotos  de  él…  trato  de  no   hablar  todo  el  día  de  él,  pero  es  una  cuestión  que  me  supera.  De  pronto  me  molestaba  de  otras  personas  que   llegaban,   uff   otra   vez   me   viene   a   hablar   de   su   hijo   y   ella   otra   vez   ¡y   a   mí   que   me   importa!   Bueno,   ahora   entiendo   tienes   que   vivirlo,   no   es   posible,   yo   no   tengo   las   palabras   para   poder   explicarlo,   es   una   cosa   que   sólo  se  entiende  cuando  te  pasa”,  confiesa       De  la  pose  ruda  que  desarrolla  en  su  esfera  profesional,  Susana  nos  permite  ver  un  lado  más  dulce,  de  una   mamá  atómica,  capaz  de  desempeñarse  con  rigor  en  todos  los  ámbitos  de  la  vida,  mientras  saca  autitos  de   sus  banano  comenta  que  es  difícil  llevar  esta  vida  doble   “No  existen  mis  espacios  en  este  momento,  no  sé  si   por  tiempo  o  flojera,  porque  ponte  tú  cuando  salen  ellos  juntos  yo  me  desespero  me  doy  vueltas  en  la  casa,   voy  mirando  la  hora,  tú  estás  acostumbrada  a  tener  un  ruido  de  fondo  y  de  pronto  no  está,  es  tensionante,   me  falta.  La  primera  vez  que  lo  llevé  al  jardín  sufrí,  miraba  por  el  espejo  a  la  sillita  y  después  mejor  deje  de   mirar  porque  así  iba  a  chocar”.     ¿Cómo  se  hace  para  cumplir  con  todo,  digo,  el  trabajo  y  la  familia?     “Yo  tengo  8hrs  y  48  minutos  para  salir  del  trabajo,  porque  cuando  estoy  en  mi  casa  no  puedo  preocuparme   del  trabajo,  o  no  tengo  el  tiempo,  o  cuando  tengo  el  tiempo  tengo  que  dormir  porque  el  único  tiempo  que   tengo   para   dormir   es   cuando   él   lo   hace,   entonces   es   difícil   ordenar,   organizar   hay   que   ser   bastante   eficiente   en   lo   que   uno   tiene   que   hacer.   Eso   sí   cambia   cuando   eres   mamá   creo,   uno   se   vuelve   más   eficiente,   porque   el   tiempo   que   tienes   para   hacer   algo   está   restringido,   no   le   puedes   decir   al   hijo   tuyo   ¡sabes   que   espérate,   déjate   de   llorar   de   hambre   si   ya   vas   a   comer   en   una   hora   más!   él   tiene   un   ritmo,   un   horario   y   tienes   que   tratar  de  cumplirlo  tú  también  “   Antes  se  demoraba  una  hora  en  salir  de  casa  con  todo  el  tiempo  del  mundo  “ahora  tengo  esa  misma  hora   para   hacerlo   conmigo   y   con   él   entonces   no   tomo   desayuno,   porque   la   colación   que   hay   que   mirar   la   lista   del   día  hoy  es  martes,  le  toca  llevar  un  sándwich  ,  y  ver  el  cuaderno  a  ver  si  había  que  haber  comprado  algo  ayer   que  ya  se  me  olvidó.  Porque  salir  al  súper  es  horrible,  o  porque  de  pronto  él  tampoco  quiere  salir,  o  porque   hay   que   hacer   otras   cosas   como   ir   a   las   plazas   a   jugar,   porque   el   tiene   un   GPS   incorporado   y   sabe   perfectamente  como  llegar  a  las  plazas  que  le  gustan  y  me  dirige  cuando  conduzco,  dobla  por  aquí  que  se   yo”   Confiesa  que  ha  sido  difícil,  y  que  aun  cuando  su   hijo  ya  tiene  3  años  y  medio,  aún  no  duerme  una  noche  de   corrido,   “el   genio   te   cambia     y   rindes   en   la   pega   igual,   o   mejor,   porque   no   tienes   más   tiempo   que   ese,   entonces  haces  todo  lo  que  tienes  que  hacer  porque  no  tienes  más  tiempo  para  hacerlo  en  otro  momento”  Se   prefiere  ahora  que  es  madre,  y  cuando  le  pregunto  si  se  atrevería  a  pasar  por  la  maternidad  de  nuevo  me   dice  que  no  lo  descarta    “Es  que  tengo  que  mirar  la  hora,  si  ya  estamos  llegando  al  fin  del  recorrido,  hay  que   pensarlo   muy   bien”.   Los   sueños   de   terminar   el   magíster   y   continuar   un   doctorado   no   están   cerrados,   sin   embargo   la   rockera   ermitaña,   fan   de   star   wars,   hoy   piensa   en   plural   y   aún   cavila   en   como   barajar   la   vida   profesional  de  un  área  tan  particular  como  la  nuclear,  y  el  sueño  de  entregarle  a  su  hijo  la  madre  hogareña  y   siempre   disponible   que   ella   vivió   en   su   infancia   “me   interesa   que   mi   hijo   sea   feliz.   Mira   estas   fotos,   el   siempre  esta  riendo,  sí  es  lindo,  pero  soy  su  mama,  no  puedo  no  decirlo”,  sonríe.    

     


Antes muerta que sencilla y el secreto de la felicidad

En el   laboratorio   ciclotrón   nos   encontramos   con   Rosario,   la   guapa   de   piernas   largas   que   detrás  del  ceñido  delantal  blanco  denota  no  sólo  una  femineidad  agobiante,  sino  una   vida  de  esfuerzo  para  desarrollar  una  carrera  profesional  que  la  llevó  a  ser  la  única   mujer  latinoamericana  operadora  de  ciclotrón,  madre  de  tres  hijos  y  esposa  feliz.     Fue   en   su   primer   año   en   la   universidad   cuando   llegó   atrasada   a   clases,   entró   al   auditorio  y  el  profesor  le  dijo  ¡buenas  piernas!,  perdón,  buenos  días.  Ese  mismo   año   el   Director   de   la   Facultad   dio   la   bienvenida   a   los   jóvenes   estudiantes   de   física  y  remarcó  que  lo  sentía  por  las  mujeres,  pues  no  durarían  más  que  un   año.   Desde   el   comienzo   Rosario   supo   que   sería   difícil,   sin   embargo   no   permitió   que   ninguno   de   sus   detractores   le   impidieran   lograr   sus   objetivos.   Sin   salir   todavía   de   la   universidad   Rosario   comenzó   a   trabajar   en   el   Museo   de   Ciencia   y   Tecnología   ,   donde   estuvo   a   cargo   de   la   sala   donde   exponía  la  CCHEN,  maravillada  con  la  visita  que  realizó  en  años  escolares  al   reactor,   no   dudo   en   trabajar   en   la   CCHEN   cuando   le   ofrecieron   la   oportunidad   “Aún   cuando   yo   estaba   en   el   museo   y   haciendo   clases,   me   vine   porque   yo   encontraba   espectacular   la   Comisión,   me   vine   feliz,   y   entré   a  Difusión  y  Extensión,  hice  expo-­‐itinerante,  atendíamos  visitas,  8  mil   alumnos  mensuales,  ahí  estuve  11  años”,  comenta   Fue   cuando   se   abrió   el   concurso   interno   para   acceder   a   operador   de   ciclotrón,  oportunidad  que  tomó  con  las  dos  manos  y  vencedora  se  embarcó   a  Brasil,  a  enfrentar  nuevamente  un  mundo  de  hombres.   Aunque   sus   curvas   no   lo   delatan,   Rosario   tiene   3   hijos,   Camila   de   22   en   su   último   año   de   enfermería,   Cristóbal   de   18   en   la   escuela   de   oficiales   de   carabineros  y  Eduardo  de  16    aún  en  el  colegio.  Con  un  matrimonio  de  26  años   felices   declara   jamás   haber   tenido   nana   y   que   con   su   marido   Eduardo  lograron  un  equilibrio  perfecto   “Él   es   un   7   como   papá,   como   apoyo   como   pareja,   si   no,   no   se   puede,   o   sea   yo   creo   que   un   hombre   así   machista   sentado,   ni   una   posibilidad   de   desarrollar   una   carrera,   porque  Eduardo  además  siempre  me  ha  a  apoyado,  en  lo   que  hago  ,  en  todo,  entonces  eso  te  ayuda  a  funcionar,  de   hecho   con   los   turnos   piensa   tu,   yo   salgo   muy   temprano,   siempre  nos  hemos  turnado,  de  hecho  si  tengo  que  dormir   duermo,  es  súper  apoyador  mi  marido”,  dice  con  orgullo.       Comenta   que   tener   hijos   no   provocó   ningún   cambio   en   su   carrera   profesional,   con   su   marido   supieron   barajar   los   tiempos   y   el   trabajo   para   cumplir   con   todo,   juntos   “Yo   llegaba  con  una  ropa  a  la  oficina,  así  súper  sport,  porque  iba  a   dejar     a   uno   a   la   sala   cuna,   otro   al   jardín,   era   una   locura,   y   yo   llegaba   al   trabajo,   me   maquillaba   y   me   cambiaba   ropa,   y   mi   jefe   siempre   me   decía,   yo   no   sé   cómo   te   alcanza   la   energía  para  hacer  todo  lo  que  hacía,  porque  me   transformaba”,   cuenta   riendo   mientras   describe   a   sus   hijos   como     maravillosos   e   independientes   “mis   hijos   no   eran   mañosos,   ellos   siempre   tuvieron   horarios   definidos,   nunca  mañas  ni  pataletas  para  acostarse  ,  los   niños   son   súper   independientes   pero  


mamones también,  nosotros  somos  de  mucha  piel,  de  acostarnos  juntos,  ver  películas”       ¿Cómo  fue  tu  experiencia    en  Brasil  echaste  mucho  de  menos  a  tus  hijos?     “El  primer  mes  fue  el  stress  de  no  hablar  el  idioma,  eran  puros  hombres,  era  tanta  la  tensión,  yo  hacía  turnos   igual  que  ellos,  ellos  un  7  como  anfitriones,  nunca  me  hicieron  sentir  mal,  no  fue  difícil  entrar  en  ese  mundo   de   hombres,   porque   como   estudié   física,   yo   siempre   estudié   con   muchos   hombres,   entonces   tú   adquieres   ciertas   cosas,     no   te   enrollas   por   muchas   cosas   que   otras   mujeres   se   enrollarían   por   trabajar   con   hombres.   Y   como  el  segundo  mes,  cuando  vas  bajando  el  stress,  porque  ellos  me  decían  que  tenían  muchas  expectativas   de  cual  mujer  iba,  porque  no  entendían  que  una  mujer  operara  un  ciclotrón,  entonces  cuando  después  me   relajé,   ahí   bajé   y   bueno,   echas   de   menos   los   niños,   pero   igual   fue   como   un   break   en   mi   vida   por   que   yo   estudié,   me   recibí,   di   mi   examen   de   grado,   me   puse   argollas,   me   casé,   tuvimos   los   hijos,   entonces   cuando   yo   me  fui  de  viaje,  fue  como  que  te  quedaste  sola,  un  respiro.  Fue  un  momento  con  Rosario”.     Explica  que  la  mística  de  Brasil  le  regaló  un  momento  para  mirar  hacia  su  interior  y  evaluar  su  vida  “quién   soy  yo,  lo  que  hecho,  lo  que  no  he  hecho,  me  sirvió  mucho,  fue  una  etapa  muy  bonita  de  mi  vida,  un  lapsus,  y   después  volví,  y  seguí,  y  ahora  que  los  niños  están  grandes  es  exquisito  verlos  y  mirar  que  has  hecho  bien  la   pega  con  tu  esposo,  que  los  niños  son  buenos,  les  ha  ido  bien,  que  te  sientes  joven,  porque  mi  mamá  era  muy   de  edad,  mis  hijos  por  ejemplo,  no  quieren  que  tenga  canas,  ni  que  sea  gorda,  entonces  ellos  te  motivan  a   que  te  mantengas,  en  todo  sentido”.       ¿Qué  dicen  de  tener  una  mamá  nuclear?     “Yo   creo   que   ellos   se   sienten   como   muy   orgullosos   de   su   mamá,   ellos   me   dicen   que   cuando   comentan   donde   trabaja  la  mamá  les  dicen  ¿cómo?  no  te  puedo  creer  y  ¿qué  hace?  y  uno  le  baja  el  perfil,  porque  uno  que  está   aquí  lo  ve  como  normal,  pero  cuando  te  paras  en  la  otra  vereda  te  das  cuenta  de  que  es  algo  como  súper   entretenido,  pero  ellos  lo  toman  bien  normal,  porque  ellos  siempre  ven  a  la  mamá,  no  a  la  profesional.  Uno   tiene  que  ser  feliz  con  lo  que  hace,  esa  es  la  verdad,  y  yo  soy  súper  feliz  con  mi  marido,  con  mis  hijos  y  con  lo   que  hago”.     ¿Cómo  se  hace  para  vivir  una  vida  así  de  plena?     “Yo  creo  que  lo  principal,  es  amarse  uno  mismo,  tal  cual  eres,  con  lo  bueno  y  con  lo  malo,  cuando  tú  te  amas   a   ti,   puedes   amar   a   los   demás.   Yo   soy   una   agradecida,   agradezco   todo,   el   sol,   el   día,   que   puedo   caminar,   porque  no  todos  pueden  caminar,  no  todos  pueden  hablar,  o  sea  ,  uno  que  trabaja  en  esta  área  y  que  sabe   que  está  produciendo  algo  para  sanar  o  para  detectar  cáncer  en  otras  personas  ,  te  hace  recordar  que  eres   afortunada,   de   tener   hijos,   de   tener   marido.   Sabes   que   es   lo   otro,   lo   principal,   disfrutar   con   las   pequeñas   cosas  de  la  vida,  yo  soy  feliz  con  despertar.     Enfrentar  el  mundo  laboral  con  tres  hijos  y  además  como  mujer  en  un  espacio  de  ciencia  es  algo  difícil,   ¿Cómo  analizas  tu  proceso?       “Es  difícil  convivir  en  un  mundo  de  hombres  uno  se  va  moldeando  y  después  se  acostumbra  no  a  ser  igual  que   los  hombres,  porque  uno  no  tiene  que  ser  igual  a  ellos,  yo  siempre  prevalecí  mi  femineidad,  nunca  cambie  mi   forma  de  vestir,  nunca  me  vestí  como  ellos  para  pasar  desapercibida,  en  esa  época  nos  costo,  pero  fue  cosa   de  tiempo.  Aquí  en  la  Comisión  jamás  sentí  una  discriminación,  el  secreto  es:  Si  a  ti  te  gusta  algo  tiene  que   seguir  adelante,  y  no  tienes  que  demostrarle  a  nadie  más  que  a  uno  mismo,  si  estas  en  demostrarle  a  otro   perdiste   la   batalla.   La   mujer   ya   ha   demostrado   que   es   capaz   de   muchas   cosas,   nuestro   gran   error   como   mujeres  es  intentar  ser  igual  a  ellos,  en  lugar  de  apostar  por  la  diversidad  ,  intelectualmente  somos  igual  de   capaces,  pero  somos  distintos”.    


La receta del éxito: el motor es la familia En   una   oficina   donde   no   hay   fotos   de   sus   hijos   para   cuidarlos   de   las   malas   vibras,   sí   vemos   un   desfile   de   regalitos   de   goma   eva   y   colores   que   pintan   te   amo   mamá.   Con   tres   hijos   y   la   única   jefatura   de   división   femenina   de   la   CCHEN,  Mabel  divide  la  vida  en  roles  para  llevar  a  cabo  su  propia   receta  del  éxito.   “Es   muy   difícil,   porque   hay   que   compatibilizar   todos   los   roles,   en   la   casa   ser   dulce,   en   el   trabajo   ser   exigente   y     paciente”,  cuenta  detrás  del  alto  de  papeles,  formularios  y   carpetas   que   decoran   su   escritorio.   Casi   enterrada   en   documentos   y   rings   de   teléfonos   se   toma   un   momento   para  sonreír,  hablarnos  de  sus  hijos    y  del  rol  de  la  mujer  en   las  jefaturas.   Vencedora   en   un   concurso   de   alta   dirección   pública   confiesa   que   ya   no   es   tan   difícil   como   antes   para   las   mujeres   acceder   a   este   tipo   de   cargos,   sin   embargo   mantener   la   posición   es   difícil,   dado   que   estás   en   evaluación  y  proceso  de  validación   constante     “Yo   creo   que   no   depende   del   género,   ser   jefe   de   división   es   valioso   para   ambos   géneros,   hombres   y   mujeres   ,   pero   creo   que   en   el   caso   de   la   mujer,   que   es   mi   caso   que   soy   mujer   con   3   hijos,   es   doblemente   difícil,   porque   uno   siempre   carga   la   mamá   encima,   esté   en   el   trabajo,   esté   donde   esté,  siempre  está  la  preocupación  de  la  mamá,  de   que   las   cosas   ocurran   en   la   casa,   que   los   niños   tengan  todas  las  necesidades  cubiertas”,  explica.   Declara   no   tener   nana   y   que   aunque   quería   tener   6   hijos,   sus   huesos   solo   le   permitieron   3,     que   dedica   su   tiempo   hogareño   a   revisar   pruebas,   tareas,   trabajos   y   quehaceres   hogareños   “que   tengas   un   cargo   alto   no   significa   que   no   tengas   que   llegar  a  tu  casa  a  cumplir  tu  rol  de  mamá  y  yo  no  tengo  nana,  así  que,  además,   llego  a  la  casa  a  lavar  platos”,  ríe.   La  rutina  de  Mabel  comienza  a  las  6  de  la  mañana,  se  levanta  y  prepara  a  sus  3   retoños  de  16,  10  y  8,  los  lleva  al  colegio,  trabaja  hasta  que  su  marido   la  pasa  a   buscar  y  comienza  en  casa  su  rito  sagrado  “Yo  llego  a  hacer  la  once  y  preparar   cosas  ricas”,  explica  agregando  que  la  comida  en  familia  es  un  espacio  intocable   de  reunión.     ¿Cómo  te  defines  como  mamá?     “Yo   soy   una   mamá   de   todo   un   poco,   soy   referente   pongo   las   normas,   soy   firme  para  educar,  soy  muy  flexible  con  ellos.  Tengo  un  hijo  mayor  que  es  una   hermosura,  es  cariñoso,  es  caballero,  le  va  bien  en  sus  notas,    es  seleccionado   de  basquetbol  ,  se  está  formando  y  ¡va  como  avión!  para  mí  es  un  orgullo,  le   pido  a  Dios  que  me  de  tiempo  para  ver  en  que  va  a  terminar.  Tengo  una  hija   muy  linda,   es   muy   exigente   y  muy  apasionada.  El  más   chico   es   mi   partner,  es   sensible,  es  humano,  tiene  un  lenguaje  que  para  su  edad  es  rebuscado,  él  tal  


vez es   el   más   parecido   a   mí,   él   tiene   un   sicólogo   adentro,   te   aconseja   y   te   pone   pautas   y   directrices   sobre   como  debiesen  funcionar  las  cosas.  Estoy  muy  contenta  con  lo  que  tengo,  lo  principal  está  en  mi  casa”.     Si  lo  principal  está  en  casa  ¿por  qué  una  vida  profesional  tan  intensa?     “Porque   un   hijo   para   mí   es   otro   éxito,   es   un   éxito   espiritual,   es   el   motor   de   la   vida,   para   mí   el   desarrollo   profesional  y  la  formación  es  una  parte  del  éxito  humano,  pero  el  principal  éxito  para  mí  es  la  proyección  que   tú  puedes  dejar  acá  y  esos  son  tus  hijos,  no  es  el  trabajo,  no  es  nada,  porque  la  plata  así  como  tú  la  produces,   la  gastas,  viene  y  se  va,  pero  un  hijo,  es  la  proyección  tuya  de  tu  carita,  de  tu  pensamiento  ,  de  tus  actitudes,   algo  de  ti  queda  en  esos  niños,  en  los  nietos  y  en  los  que  vienen  ,  es  que  uno  viene  por  los  que  vienen,  el  tema   este  del  exitismo  tiene  que  estar  en  todas  partes  de  tu  vida,  tiene  que  ser  integral”.     ¿Serías  una  madre  ama  de  casa?     “No,   de   ningún   modo,   porque   sería   dejar   una   parte   de   mí   a   la   deriva,   por   eso   es   que   siempre   he   visto   el   complemento,   no   me   vería   sola   en   la   casa,   inquieta,   estaría   escribiendo   un   libro,   sería   un   cacho   para   la   familia,   soy   muy   estructurada   y   estructuro   al   resto   me   dicen   ¡con   la   mama   en   la   casa  no,  porque  nos  tendría   desfilando  todo  el  día!”.     Y  en  esta  vorágine  ¿cuál  es  tu  tiempo  personal?     “Mis  espacios  son  mínimos,  también  trato  de  generar  espacios  con  mi  marido,  nos  damos  espacio  los  días   viernes  si  podemos  salir  solos  a  o  a  visitar  amigos.  No  tengo  espacio  de  Mabel,  antes  de  mis  hijos  había  un   espacio,   peros   siempre   orientado   al   trabajo,   quizás   soy   muy   trabajólica,   siempre   desarrollando   cosas,   siempre   en   mi   vida   he   estado   ocupada.   Nunca   excluyo   nada,   para   mí   tener   tres   hijos   no   es   una   complicación   para  haber  hecho  diplomados,  cursos,  asesorías  ,  nunca  me  vi  limitada  por  el  hecho  de  ser  casada  o  tener   hijos,  para  mí  siempre  ha  sido  un  complemento  y  si  tengo  que  cargar  la  cría  para  poder  responder  en  algo,  la   cargaré  lo  que  sea  necesario”.     ¿Cómo  serías  como  profesional  si  no  tuvieras  ese  motor  en  casa?       “Siento   que   me   faltaría   lo   principal,   los   hijos.   Vería   una   vida   sola,   bidireccional,   que   todo   lo   que   pudiera   conseguir   ¿con   quién   lo   voy   a   disfrutar?   uno   viene   por   los   que   vienen,   además   es   tan   linda   la   vida   con   los   hijos,   yo   he   disfrutado   cada   una   de   sus   etapas,   los   ves   transformarse   en   personas,   no   podría   no   vivirlo,   si   tuviera  otra  vida,  tendría  los  6”.     Mabel   se   queda   en   su   infinita   montaña   de   ideas   y   la   oigo   hablar   sobre   pavimentar   caminos   dentro   de   las   instituciones,  incorporar  desarrollo  y  potenciar  el  ciclo  de  vida  laboral,  “soy  una  artesana  de  los  procesos”   dice  mientras  firma  uno  de  los  tres  documentos  que  han  interrumpido  la  entrevista.     Antes  de  salir  le  pregunto  ¿te  consideras  exitosa?     “Me  considero  una  mujer  exitosa  en  todos  los  planos.  Muchas  mujeres  que  están  gerenciando  optan  por  no   tener  hijos,  tienen  otras  opciones  o  tienen  hijos  más  viejas.  En  mi  casa  está  el  motor  afectivo,  esa  es  la  fuerza   que  necesito,  porque  la  mujer  tiene  que  demostrar  más,  eso  del  examen  constante  es  constante”.                

Especial dia madres 2014 v2  

http://www.cchen.cl/mediateca/PDF/dias_especiales/Especial_dia_madres_2014_v2.pdf