Issuu on Google+

de Opalaca, Intibucá, y Santa Cruz, Lempira, a fines del siglo pasado. Persiste, ahora, únicamente la lengua mesoamericana Maya-ch’orti’. la lengua Maya-ch’orti’, ubicada en Copán y Ocotepeque, el Consejo Nacional Indígena Maya Ch’orti’ de Honduras (CONIMCH’H) la revitaliza actualmente con éxito, también se habla con mucha vitalidad en Chiquimula, Guatemala; la cultura ch’orti’ de «los cultivadores de maíz» tiene el típico sistema numérico vigesimal mesoamericano, pertenece a la familia cholana junto al chol también hablado en Guatemala. Sus rasgos fonético-fonológicos destacables son: la serie simple de las oclusivas1 y africadas2; además, las anteriores son aspiradas3 y glotalizadas4. El orden en la oración predominante es S(ujeto) O(bjeto) V(erbo) con posposiciones (van después del nombre, contrario a las preposiciones del español), aunque también se presenta el orden SVO en algunas construcciones sintácticas; es una lengua ergativa ya que distingue —mediante morfemas5— el sujeto agente (que realiza la acción verbal) del no agente. La posesión de los sustantivos se expresa mediante morfemas flexivos6 que se prefijan7 al nombre según este empiece con consonante o vocal. La flexión verbal del ch’orti’, como las demás lenguas mayas, es compleja ya que existen juegos de prefijos o sufijos con los cuales se conjugan los verbos transitivos e intransitivos, para el caso: «los verbos transitivos llevan los prefijos de inflexión, sujetos (Juego A) y sufijos de inflexión, pacientes (Juego B)»8, Pérez Martínez (1996: 32); el juego A también funciona para expresar la posesión de los sustantivos. El alfabeto práctico es: a, b, b’, ch, ch’, d, e, g, i, j, k, k’, l, m, n, o, p, r, s, t, t’, tz, tz’, u, w, x, y. Entre las lenguas del Área Intermedia tenemos: La lengua pesh pertenece a la familia chibcha. Su sistema numérico es decimal. Fonológicamente es tonal, significa que una misma palabra puede cambiar de significado según el tono alto (’), medio (no se marca) o bajo (`) con que se pronuncie: óh ‘caña’, oh(a) ‘correr’, òk(a) ‘dormir’; además, tiene 1 Sonidos que se pronuncian cuando dos órganos articulatorios se cierran en algún punto de la cavidad bucal y se abren para dejar salir el aire produciendo una explosión. 2 Sonidos que se producen en dos momentos sucesivos, uno oclusivo y otro fricativo, este último mediante un acercamiento de los articuladores bucales que dejan salir el aire con fricción como la ch del español, sonido compuesto de ts. 3 Tanto las oclusivas como las africadas se modifican ya que al pronunciarse también se aspiran, por ejemplo, la th del inglés. 4 Un sonido glotal se pronuncia en la parte más posterior de la cavidad bucal, en la glotis, cuya característica es que la salida del aire se interrumpe produciendo un clic. La serie glotalizada son sonidos a los cuales se les agrega el cierre glotal. 5 Es la unidad mínima de la lengua con significado gramatical, por ejemplo la s que se agrega en el español para pluralizar los nombres. 6 Conjunto de morfemas que se agregan como afijos a las raíces nominales o verbales para formar palabras que expresan los distintos significados de la lengua como en el caso de la conjugación verbal del español. 7 Los afijos son los morfemas definidos anteriormente, reciben distintos nombres dependiendo de su ubicación en la raíz, prefijos si van antes, sufijos se van después e infijos si se insertan dentro de la raíz. 8 Cf. Pérez Martínez, 1996. xii


Diccionario de las lenguas de honduras