Page 1

Con. fe.cba 15 de 1\farzo de 1866 se firmó un ~ratado d.e reco~ocimiento y amistad entr.e Espafia J la Repubhca de Honduras, y con fecha ·2l de Abnl del mtsmo ano se firmó nn Convenio para el ejercicio de los derechos civiles entre Espafia :y Portugal, los cuales todavia no han sido ra~ificados.

TRATADO de reconocimiento, paz y amistad entre España y la República de Honduras, firmado en Madrid el 15 de Marzo de 1866.

Su Majestad la Reina de las Espafias Doña Isabel JI, por una parte, y su Excelencja el General D. José Maria Medina, Presidente de la Itepú .. blica de Hondu ras, por la otra, animados del mismo deseo de afianzar con un aclo público y solemne de paz y amistad las buenas y cordiales relaciones que felizmente no han dejado de existir entre los súbditos y ciudadanos de uno y otro Estado y que se estrecharán más y más cada dia con beneficio y provecho de entrambos, como corresponde a pueblos de una misma familia, cuya comunicacio·n no ha sido interrumpida, y que afortunadamente no tienen que ofrecerse, al cimentar sus relaciones, el olvido reciproco de hostilidades y desavenencia;; que nunca tuvieron lugar entre ellos, han determinado celebrar con tan plausible objeto un Tra~ado de reconocimiento, p~z y amistad apoyado en principios de justicia y entera conveniencia, nomb1·ando al efecto Plenipotencíarios suficientemente autorizados , á saber : · · Su Majestad la Reina de ·las Españas á Don Manuel Bermudez de Castro, Caballero Gran ·cruz de la Real y distinguida órdcn de Cárlos IIJ, de 1a d~ San Genaro de Nápoles, de la de San Mauricio y San Lázar·o de Italia, de la de Nuestra Señora de Guadalope de Méjico, de la del Leon ~eerlan~és,condecorado eón el Gran Nischani YftiJar de Tunez.y la Gran Cruz de Beneficencia de primer~ 'ctáse, Senador 'del ·Reino, Mini~tro que ha

sido de llacienda y Gobernacion, su primer Secrelal'io del Despacho de E~ tado~ etc., etc. y Su Excelencia el Presidente de la República de Honduras á D. Eduardo Viada, Comendador de número de la Real órden americana de Isa]Jel la Católica, etc., etc. Qujenes, habiéndose comunicado sus plenos poderes y hallándolos en buena y debida forma, han convenido en los articulas siguientes:

Articulo 1.

0

Su Majestad Católica reconoce como nacion libre, soberana é independiente á la República de Honduras. que comprende todo el territorio que durante la dominacion española se conoció con el nombre de provincia, circunscrito en los límites siguientes : por el Este, Sudeste y Sur con la Re~ pública de Nicaragua, por el Este,Norúeste y Norte con el Océano Atlántico; por el Oeste con Gu~temala; por el Sur, Sudeste y Oeste con el Salvador, y por el Sur con la ensenada de Conchagu~ en el. Pacificc y las islas adyacentes á sus costas en ambos mares, y usando de la facultad que le compete con arreglo al .Decreto de las Córtes gel}erales del Reino de 4 de Diciembre de 1836, renuncia en toda forma y para sie::npre por si y sus sucesores, la soberanía, derechos Y acciones que le correspondian sobre el territorio .Qe la Ínencio~.é\da República•..


Articulo 2.•

Aunque felizmente no mediaron hostilidades entre espnñoles y hondureños al tiempo de declararse la independencia de la antigua provincia de Honduras, ni verificádose cxpulsion, prision ni confinamiento de ninguno de los súbditos respectivos, sin embargo, como medio de precaucion, las Partes contratantes estipulan y prometen solemnemente que habrá una amnisUa general y completa para todos los españoles y hondureños, sin excepcion alguna, que puedan hallarse expulsas, a usen tes , desterrados, ocultos ó que por acaso estuviesen presos ó confinados sin conocimiento de los respectivos Gobiernos. Y se estipula que esa amnislin ha de darse por la alta interposicion de S. M Católica, en prueba del deseo <rue le amima de que se cimenten sobre principios de justicia y rnu tu a benevolencia la amistad, la paz y la union que de hecho han existido sie:upre entre los súbdi Los respccti vos.

Artículo 3.• Su Majestad Católica y la República de Honduras, convienen en que los súbditos y ciudadanos de ambos paises conserven expeditos y libres sus derechos para reclamar y obtener justicia y plena satisfaccion por la deudas bona fide contraídas en Lro si, así como tambicn en crue no se les oponga. por parte de la Autoridad pública ningun obstúcn lo en los derechos que puedan alegar por razon de matrimonio, herencia por testamento 6 abintestato ó cualquiera otro de los títulos de adqoisicion reconocidos por las leyes dol pais en que baya lugar á la reclamacion.

Artículo q.• Descosa la República de Honduras de dar á

S. 1\1. Católica un testimonio de amistad, reconoce de la manera más formal y solemne, en virtud del presente TmLado, como deuda consolidada de la Repüulica, tan privilegiada como la que más, todos los créditos cualquiera que sea su clase, por pensiones, sueldos, suministros, anticipos, fletes, empréstitos forzosos, depósitos, contratas y cualquiera ot1·a deuda, ya de guerra, ya anterior á ésta, que pesase sobre aquella antigua provincia de la Espaiia, siempre que proceda de órdenes directas del Gouiemo espailol ó de sus Autoridades eslaulecidas en aquellos territotios, hoy República de ITonduras, hasta que se verificó la completa evacuacion del país por las Autoridades espaiiolns. Para este efecto ser~tn considerados comprobantes los asientos d~ Jos libros de cuenta y razon <.le las oficinas de la Capitanía general de Guatemala 6 de las espc.cialcs de la provincia de

Hond~ras ~ sus territorios, as( como los ajustes y ceJ·ttfi?atlOnes originales ó copias legltimamen-

te autonzadas Ycualquiera otro documento -- que ~aga fe c~n ar~eglo á las-leyes de la República. La caltficac10n de estos créditos no se termi~ nará sin oír á las partes interesadas, y las canti'dades que de esta liquidacion resuUen admitidas Y de legitimo pago , devengarán el interés legal corresp11ndionte desde un año despues de canaeadas las ratificaciones del presente Tratado :unque la liquidacion se verifique con posteri¿ridad.

Articulo

a.•

Como garantla de la deuda procedente de la estipulacion contenida en el artículo anterior el Gobierno de la República procurará, en cua~to lo permitan las circunstanC-ias, establecer un fon· do de amortizacion especial en favor de estos créditos.

.Articulo 6." Igualmente declara la República de Honduras que aunque por punto general en su territorio no hayan tenido lugar secuestros ni confiscaciones de súbditos espaiíoles, sin embargo, para tollo evento se compromete solemnemente del mismo modo que Jo hace S. M. Católica, á que todos los bienes muebles é inmuebles, alha· jas, dinero ú otros efectos de cualquiera especie que hubiesen sido secuestrados 6 confiscados á súbditos ó ciudadanos de uno ú otro estado du· rante la guerra sostenida en América 6 dcspues de ella, y se hallaren todavía en poder del Gobierno en cuyo nombre se hizo el secuestro ó la confiscacion, serán inmed iatamente restituidos á sus antiguos dueños ó á sus herederos ó legítimos representantes, sin que ninguno de ellos tenga nunca accion para reclamar cosa alguna por rázon de Jos productos que dichos bienes hayan podido ó debido rendir durante el secuestro ó la confiscacion. Los desperfectos ó mejoras causadas en tales bienes por el tiempo ó por el acaso durante el secuestro ó la confiscacion, no se podrán reclamar ni por una. ni por otra parte; pero. los antiguos dueilos 6 sus representantes deberan ab~n.ar al Gobierno respectivo todas aque~las ~eJOI as hechas por obra humana en dichos Llenes o efectos despues del secuestro ó conGscacion, asl como el expresado Gobierno deberá abonarles todos los desperfectos que provengan de tal obra en la mencionada ép!lca. . y estos abonos r~ci~r?cos s~ ?~~.~n ~e buena fe y sin contienda JUdlcJal á JU1Cto amtgable de peritos 6 de arbitradores no~brados por las pa.rtcs, y terceros que ellos eliJan en caso de discordia.


A los acreedores de que trata este artículo, cuyos bienes hayan sido vendidos .ó enaj~na~os de cualquier modo se les dará la wdemmzacwn competente, en estos térnJinos y á s u elcccion; ó en papel de la Deuda consolidada de la clase de la más privilegiada, cuyo interés emp ezar~ á c?rrer al cumplirse el aiio de cangeadas las rattficac10nes del presente Tratado, ó en tierras del Estado. Si la indemoizacion tuviese lugar en papel, se dará al interesado por el Gobierno respectivo un documento de crédito contra el Estado que devengara su interés desde la época que se fija en el párrafo anterior, aunque e) documento fuese expedido con po~ terioridad á ella; y si se verificase en tierras públicas, despues del año siguiente al cange de las ratificaciones, se añadirá al valor de las tierras que se den en indemnizacion de los bienes perdidos, la can tidad de tierras más qu e se calcule equivalente al rédito de las primitivas, si se hubiesen éstas entregado dentro del año siguiente al referido cange, en términos que la indemnizacion sea efectiva y completa cuando se realice. Para la indemnizacion, tanto en papel como en tierras del Estado, se atenderá el valor que tenían Jos bienes confiscados al tiempo del secuestro 6. confisco, procediéndose en todo de buena fe y de un modo amigable y conciliador. A7·ticulo 7:•

A1·tíoulo 9.•

Los súbditos espafíolcs no estarán sujetos en Honduras, ni los ciu<ladanos hondurciíos nn Espa· iia al servicio del Ejército, Armada ó Milicia Nacional. Estarán ·igualmente exentos de toda carga 6 contríbucion extraordinaria ó préstamo forzoso, -y en los impuestos ordinarios que satisfagan por razon de su industria, comercio ó propiedades, serán tratados como los súbditos ó ciudadanos de la nacion más favorecida. A 1·ticulo 1O.

En tanto que S. i\1. Católica y la República de Honduras ajustan y concluyen un Tratado de comercio y navegacion, fundttdo en principios de recíprocas ventajas para uno y otro país, los súbditos y ciudadanos de los dos Estados serán considerados para el adeudo de derechos por los fl'Utos, efectos y mercaderías que import.areu ó exportaren de los territorios de las altas Partes contratantes, así como para. el pago de los derechos de puertos, en los mismos términos que los de la nacion más favorecida. S. M. Católica y la República de llonduras se harán recíprocamente extenshas las correesiones que en pq.nto á comercio y navegacion hayan estipulado 6 en lo sucesivo estipularen con cualquiera otra nacion, y estos favores se disfmtarán gratuitamente si la concesion hubiese sido gratuita, y en otro caso con las mismas con· diciones con que se hubiese estipulado, ó se acordará con mutuo convenio una. compensacion equivalente en cuanto sea posible.

Cualquiera que sea el punto donde se hallen establecidos los súbditos españoles y los ciudadanos hondureños, que en virtud de lo estipulado en los articules 4.• y 6." de este Tratado tengan que hacer alguna reclamacion, deberán presentarla precisamente dentro de cuatro años, conta·Artículo 11. dos desde el oia en que se publique en la capital de Honduras la ratíficacion del presente Tratado, S. 1\1. Católica y la República de Ronacompañando una relacion sucinta de los hechos, duras podrán enviarse recíp·rocamente Agentes Y apoyada en documentos fehacientes que justifi- diplomáticos y consulares el uno en los dominios quen la legitimidad de la demanda, y pasados di- ·• del otro, y acreditados y reconocidos que sean tachos cuatro años, no se admitirán nuevas recla· les Agentes diplomáticos 6 consulares por el Gemaciones de esta clase, bajo pretexto alguno. bierno cerca del cual residan) ó en cuyo territorio A ·tict¿lo _. desempeñen su encargo, disfrutarán de las fran~ 1 8 quícias, privilegios é inmunidades de que se haLos súbditos españoles en Honduras y los ciu· llen en posesion los de igu al clase de la nacion dadanos hondureños en España, podrán ejercer más favorecida, y desempeñarán en los mismos libremente sus oficios Y. profesiones, poseer, com- términos todas las funciones_propias de su cargo. prar y vender por mayor y menor toda especie de Artículo 12. bienes y propiedades, muebles é inmuebles, extraer del país sus valores íntegramente, disponer En los abintestatos que ocut-ran do súbditos de ellos en vida ó por muerte y suceder en espaiioles establecidos en Honduras, ó de ciuda· los mismos por testamento 6 abintestato, todo con danos de esta República en España, sus respecti· arreglo á las leyes del país) en los mismos térmi. vos Cónsules formarán el inventario de Jos bienes nos y bajo de iguales condiciones y adeudos que del finado, de acuerdo con la Autoridad local' Y en los mismos términos proveerán á la custodia de usan ó usaren los de la nacion más favorecida.


dichos bienes basta que se presente el heredero 6 su legitimo repre_enlante. En los casos de naufragio los Cónsules respectivos podrán tambien proceder al salvamento, de acuerdo con la Autoridad local competente. Los Agentes diplomáLicos y Consulares estarán autorizados para reclamar que se restituyan á su bordo los desertores de los buques de guerra y mercantes de su nacion que lleguen á los puertos do sus respectivas residencias, y ambas Partes contratantes se comprometen á hacer cuanto es'té de su parte para que los dichos desertores sean aprehendidos y custodiados hast.a. que se verifique la entrega. A r ticulo 13.

Deseosas S. i\1. Católica y la República de Hond uras de conservar la paz y \luena armonía que felizmente acaban de cimentar por el presen te Tratado, declaran solemne y formalmente: 1.0 Que cualquiera ventaja ó ventajas que adquieran en virtud de Jos arlícolos anteriores, son y dehcn en tenderse como una compensacion de los beneficios que mutuamente se confiel'en por ellos; y

2.0 . Que si (lo que Dios no permita) se !n\errumptese la buena armonía que debe reinar en lo ~eni~ero e~tre las Partes cou~ratanles por falla de mtehgeneta de los arliculos aqnl convenidos 6 P?r oLro motivo cualquiera de agravio 6 queja, moguna de las Parles podrá. autorizar actos de represalia ni hostilidad por mar 6 tierra, sin babor presentado ántes á. la otra una memoria justificativa de los motivos en que Cunde la injuria ó agravio y denegá.dose la correspondiente satisfac· cion.

A. rtículo lt. El presente Tratado, segun se halla extendido en catorco arUculos, será ratificado, y las caLificaciones se cangearán en esta Córte en el termino de un año 6 á.nles si fuese posible. En fe de lo cual, Nos los infrascritos Plenipotenciarios de S. i\1. Católica y de la República de Ilonduras, lo hemos firmado por duplicado y sellado con nues tros sellos parLicularcs en Madrid a L:> de Marzo de 1866. (L. S.)=Firmado.=M. llcrmudcz de Castro.

(L. S.)=Firmado.=Edoardo Viada.

Con fecha 15 de Marzo de 1866 se firmó un Tratado de reconocimiento y amistad entre Espalia J la República de Honduras, y con fech.1 i l de Abril del mismo año se firmó nn Convenio para el ejercicio de los derechos civiles entre Espaüa y Portugal , los cuales todavfa no han sido raLifi~dos.

1866 Tratado de reconocimiento, paz y amistad  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you