Page 1

COSECHA ROJA

NOVELA

Y punto. 30 de septiembre de 2009

Año I - N o 4 - Ejemplar de distribución gratuita.

BALAS PERFUMADAS BALAS DE PAPEL

CINE

Mercedes Castro 14 y sus héroes con mirada cotidiana

La mujer fatal en el cine negro

ARCHIVO DE HUELLAS

FESTIVAL

4

Programa completo 10

La Teté, una niñera letal 8

MAGAZINE

Las mujeres más destacadas del género negro en Chile y el mundo

NOVELA NEGRA

Novela policíaca escrita por mujeres 6

La enigmática Anne Perry 16

EL CAREO

Presencia femenina en la narrativa criminal chilena

12

Orietta de la Barra

Elizabeth Subercaseaux

Myra Silva-Labarca


D

esde el principio, cuando comenzamos a hablar sobre el festival Santiago Negro, una de nuestras inquietudes era que el festival llegara a todos los públicos y abarcara todas las disciplinas posibles.

Si a este hecho añadimos la revolución de los lenguajes visuales y narrativos que ha experimentado y desarrollado el mundo del videojuego, entenderán por qué quisimos contar con Nintendo. Los días jueves y viernes, de 11:00 a 20:00 horas, y sábado y domingo, de 11:00 a 17:40 horas, en la Biblioteca de Santiago, quien lo desee podrá disfrutar de los juegos policiales que a continuación les presentamos. ¡Que los disfruten! Andrés Pérez Sánchez-Morate Director del Centro Cultural de España

JUEGOS POLICIALES NINTENDO 007 QUANTUM OF SOLACE Género: FPS (Juego en primera persona) Desarrollo: Sega Plataforma: Wii Clasificación: Teen (12 años) Idioma: Inglés Online: No Jugadores: 1

GTA: CHINATOWN WARS Género: Acción Desarrollo: Rock Star Games Plataforma: DS Clasificación: Mayores de 17 años Idioma: Castellano Online: Sí Jugadores: 1, Wi-Fi: 1 - 1 *La primera versión de este título para una plataforma de Nintendo.

METROID PRIME TRILOGY Género: Aventura en primera persona (FPS) Desarrollo: Nintendo Plataforma: Wii Clasificación: Teen (12 años) Idioma: Inglés Online: Si Jugadores: 1 - 4

Personifica al agente más fomoso de todos los tiempos en Quantum of Solace. Ingresa al mundo del espionaje internacional como el agente más famoso: James Bond. Basado en las películas Casino Royale y Quantum of Solace, este impactante juego proporciona acción intensa y el suspenso que tú esperas de la franquicia Bond. Únete a 007 en peligrosas e intrigantes conspiraciones a través de lugares lejanos mientras experimentas la acción que te dejará temblando y agitado.

La guerra se abre camino hacia un nuevo flanco de batalla: tu Nintendo DS. La prolífica saga Grand Theft Auto debuta en la DS con Grand Theft Auto: Chinatown Wars. El desarrollo de la nueva entrega de la serie Grand Theft Auto, exclusiva de Nintendo DS, “Grand Theft Auto: Chinatown Wars”, se gestó desde cero para que aprovechara al máximo las capacidades de Nintendo DS. En ella descubrimos la historia de Huang Lee, un miembro adinerado y respetado del sindicato del crimen de la triada china. Después del inoportuno asesinato de su padre en Hong Kong, Huang llega a Liberty City para entregar el ‘Yu Jian’, una reliquia familiar, a su tío Wu ‘Kenny’ Lee, un hombre sediento de poder. El ‘Yu Jian’ es una espada, un falso símbolo de honor, con una historia y un valor envueltos en mentiras.

La trilogía más famosa de Nintendo vuelve adaptada para los controles de Wii. Metroid Prime Trilogy, es un recopilatorio para Wii de los dos juegos famosos lanzados para la consola Gamecube de Nintendo, el Metroid Prime y Metroid Prime: Echoes, e incluyendo Metroid Prime Corruption este último lanzado para la plataforma Wii. En el juego se incorporán mejoras gráficas y opciones para la banda sonora cláisca de este título. Principales Características: • En los tres títulos disfrutarás de la jugabilidad de los controles de Wii. • Los tres títulos vienen en un sólo disco.

MYSTERY CASE FILES MILLION HEIR Género: Puzzle / Aventuras Desarrollo: Nintendo Plataforma: DS Clasificación: Everyone (Toda Edad) Idioma: Ing, Fra, Esp Online: No Jugadores: 1 - 4

PROFESSOR LAYTON AND THE DIABOLICAL BOX Género: Puzzle / Aventuras Desarrollo: Nintendo Plataforma: DS Clasificación: Everyone (10 años) Idioma: Inglés Online: No Jugadores: 1

Colaboradores de este número Ramón Díaz Eterovic Andrés Pérez Sánchez-Morate Myra Silva-Labarca Gabriela Aguilera Elizabeth Subercaseaux Orietta de la Barra Mercedes Castro José Gai Matías Ghiboher

A tiro limpio es una revista quincenal sobre la novela negra, publicada en el marco del Festival Internacional de Novela Negra, Santiago Negro. Sugerencias y comentario criminales: atirolimpio@gmail.com

Resuelve la desaparición del acaudalado magnate Phil T. Rich en este apasionante juego de investigación. Una fortuna de un millón de dólares está disponible, y todos quieren una tajada. Pero sólo una persona es el heredero legítimo. Debes utilizar tus mejores habilidades de detective y sumergirte en la investigación para determinar quién se quedará con la fortuna y quién volverá a casa con las manos vacías. ¿Tú tienes la agudeza de detective privado que se requiere para identificar al verdadero heredero entre aquellos que quieren serlo?

Ocupa el lugar de Profesor Layton y resuelve los más increíbles acertijos y puzzles, para descubrir dónde dejó el tesoro el adinerado Barón del pueblo antes de morir... La resolución de acertijos es una forma de vida en el pueblo de St. Mystere. En vez de saludarse con amigables saludos y sonrisas, los habitantes del pueblo se saludan con acertijos. Rompecabezas deslizantes se utilizan como cerraduras de puertas y los acertijos ocultan los secretos más oscuros y profundos de todos. Antes de morir, el adinerado Barón del pueblo escondió sus riquezas en algún lugar en los alrededores del pueblo. Ahora, el profesor Layton deberá descubrir las pistas para encontrar el escurridizo tesoro cubierto de enigmas y rompecabezas. ¿Es lo suficientemente inteligente como para encontrar el premio que dejó el Barón?

Características Especiales: • Utiliza el control táctil para resolver más de 130 rompecabezas, tales como laberintos, enigmas y rompecabezas deslizantes y lógicos. • Descarga juegos adicionales en forma semanal por medio de la conexión Nintendo Wi-Fi.

THE CONDUIT Género: FPS (Juego en primera persona) Desarrollo: Sega Plataforma: Wii Clasificación: Teen (12 años) Idioma: Inglés Online: Si Jugadores: 1, Wi Fi: Hasta 16

The Conduit es un juego futurista en el que tendrás que luchar contra extraterrestres hostiles. Un virus conocido como The Bug (El Bicho) azota E.U.A. haciendo que muchos militares abandonen sus posiciones por temor a contagiarse, el juego toma parte meses después de este incidente. El ex-agente del gobierno Mr. Ford es reclutado por una organización conocida como ``The Trust´´ para investigar una serie de hechos inusuales en la ciudad de Washington, D.C., posteriormente se dan cuenta de que están bajo invasión por una raza de alienigenas conocida como ``The Grudge´´ que están usando unos portales llamados ``Conduits´´ para transportarse. Principales Características: • Enemigos temibles: grandes oleadas de terroríficas criaturas alienígenas intentarán frus-

trar tus planes para evitar la invasión. • Inteligencia artificial: los enemigos tienen un comportamiento en combate parecido al de los humanos que les permite cubrirse y pensar tácticas de ataque. • Potentes armas: desata la destrucción gracias a un gran arsenal de armas humanas y alienígenas usando el innovador sistema de disparo del mando de Wii. • Secretos al descubierto: utiliza el dispositivo llamado “Ojo que todo lo ve” (ASE) para descubrir objetos y enemigos ocultos y así poder resolver los misterios en profundidad. • El modo multijugador en línea tendrá escenarios extraidos del modo de un jugador pero re-diseñados para que se adapten mejor al multijugador, soportará 16 jugadores simultaneos, tendrá al menos 7 modos de juego distintos (incluidos los clásicos Death Match (combates a muerte), Capture the Flag (Captura la Bandera) y combates por equipos, además de tener chat de voz en línea mediante la Wii Speak.

3


L í n e a de

inves tiga ción

1

LA MUJER FATAL O R G E N E N EN EL CI

E

l tema de la mujer fatal ha sido un elemento recurrente tanto en la literatura, el teatro, el comic, la pintura y en la historia misma. En el cine se integra como un personaje importante que ha llenado de gloria a muchas actrices inolvidables. ¿Y cómo podemos caracterizar a este personaje tan atractivo como peligroso? La mujer fatal más fascinante es aquella que juega con la ambigüedad y sus sentimientos. Utiliza su belleza y su sexualidad como armas para lograr lo que desea mediante la seducción. Su cuerpo es un señuelo, con él provoca, intriga, miente y manipula, utilizando como armas la belleza y la sexualidad, que le sirven para obtener beneficios lucrativos. Su elección moral tiene como núcleo su objetivo de ascensión social: el poder, el dinero, el lujo. Las auténticas mujeres fatales viajan solas, fuman solas, beben solas; es un tipo de mujer que, como casi todo el cine negro, sólo se da en las ciudades. Entra y sale de bares, juega en los casinos y vive en hoteles. A veces comparte un cigarrillo o se lo enciende a un hombre como quien enciende una pasión. El cine negro ha dejado una larga huella de este tipo de personajes, destacados por poseer una gran fortaleza y un poder destructivo sorprendente, aunque siempre parapetadas en la seda de su dulce apariencia, de su belleza incomparable, pero, cuidado, que sus dobles intenciones se encienden rápidamente, como la yesca seca. Veamos algunos ejemplos de mujeres fatales en el cine:

Verónica Lake en La llave de cristal (1942) de Stuart Heisler. Un tipo oportunista navega entre las aguas turbias de la política y el dinero. El caso es que el tal Ed Beaumont (Alan Ladd) ha logrado colocarse como mano derecha de un importante político y jefe mafioso que 4

domina la ciudad y que se perfila como el próximo vencedor de las elecciones. La razón, entre otras, es que la hija del candidato tiene el rostro inolvidable de Janet (Verónica Lake). Esta es una película basada en una obra escrita en 1934 por Dashiell Hammett.

Barbara Stanwyck, en Perdición (1944) de Billy Wilder. Basada en una novela de James M. Cain y con un guión de Raymond Chandler y el propio director. La historia nos presenta a un vendedor de seguros que conoce a la esposa de un posible cliente. Esta pretende liquidar a su marido para lo que cuenta con la ayuda del vendedor, cegado por la pasión que la mujer despierta en él. Barbara Stanwyck representa su mejor papel como la perdición rubia capaz de cegar por su apariencia y arrastrar a otros, sin contemplaciones, a sus actos malvados.

Gene Tierney, en Laura (1944) de Otto Preminger. El personaje femenino aquí no es malvado, pero sí es el más fascinante de cuantos ha habido. En la ciudad de Nueva York, una mujer llamada Laura Hunt (Gene Tierney) ha sido asesinada. Un detective (Dana Andrews) indaga el caso y tiene a dos sospechosos del crimen. Pero también descubre a una mujer extraordinaria. Una mujer que obsesiona a todos los hombres que se acercan a su personalidad y figura; aun cuando ya está muerta, atrae por igual casi con sentimiento necrófilo.

historia gira en torno a un marinero irlandés (Welles) que salva de una agresión a una mujer enigmática (Hayworth). Como recompensa su marido (Everett Sloane), un abogado multimillonario, le contrata para trabajar en su yate, pero se ve envuelto en una maraña de intrigas y asesinatos.

Jane Greer, en Retorno al pasado (1947) de Jacques Tourneur. Un ex-detective vive retirado, con el falso nombre de Jeff Bailey (Robert Mitchum), en una pequeña localidad, regentando una gasolinera, enamorado de la pesca y de una jovencita con la que quiere casarse. Sin embargo, un viejo conocido acude al lugar anunciándole que el jefe quiere verle. Bailey se ve obligado a contarle a su novia su turbio pasado. Contratado por un hampón para buscar a su amante, Catie Moffett (Jane Greer), fugada con una sustanciosa suma de dinero, Bailey la encuentra en Acapulco y se enamora de ella; ambos se van a vivir a San Francisco, pero Catie Moffett, tras dar muerte a un antiguo socio de Bailey que les había descubierto, vuelve a huir. ¿Se puede ser más mala?

Lana Turner, en El cartero siempre llama dos veces (1946) de Tay Garnett. Fue un caso bien distinto de una rubia discreta con el alma teñida de oscura tentación, más cerca de la insinuación que de la provocación. Lana Turner en el tórrido papel de Cora Smith demuestra su sensualidad capaz de empujar a la perdición a cualquier hombre.

Rita Hayworth, en La dama de Shanghai (1948) de Orson Welles. La

Jean Simmons, en Cara de ángel (1952) de Otto Preminger. Un conductor de ambulancia (Robert Mitchum) conoce a una mujer (Jean Simmons) y se siente atraído por ella en la noche en la que tiene que acudir a su domicilio después de un aviso de un grave accidente doméstico. Pronto se dará cuenta que el accidente no era tal y se verá atrapado por la manipuladora mujer que pretende involucrarle en sus siniestros planes.

Gloria Grahame, en Los sobornados (1953) de Fritz Lang. La mujer con más morbo de la historia. En este film Lee Marvin le arroja a la cara el contenido de una cafetera hirviendo dejando a la mujer fatal representada por Gloria Grahame totalmente desfigurada. Sharon Stone, en Instinto básico (1992) de Paul Verhoeven. A cuidarse del picahielos. Han sucedido algunos extraños y brutales asesinatos cuya arma homicida ha sido un picahielos. Catherine Tramell (Sharon Stone) es una atractiva escritora de novelas de intriga de gran éxito profesional, que en una de sus novelas la protagonista comete un crimen de similares características al existente. Hay dos probabilidades, que la autora sea la asesina o que algún lector lo hiciera para incriminarla. Un film de gran tensión y que se hizo famoso por el atractivo de Sharon Stone representando a la escritora que maneja sus atributos físicos para cometer despiadados asesinatos. ATL


LAS SIGUIENTES IMPUTADAS HAN SIDO FICHADAS POR SU DESTACADA PARTICIPACIÓN EN LOS HECHOS:

Myra Silva-Labarca y Gabriela Aguilera.

Myra S

a r e l i u g A a Gabriel

Labarca

N

ació en Santiago en diciembre de 1939. Es Psicóloga egresada de la Universidad de Chile, con Post grado en l’Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales de París. Vivió y trabajó en Chile hasta 1974, año en que debió exilarse en Francia. Trabajó en este país como psicóloga hasta 2005. Actualmente, realiza un doctorado en Literatura comparada en la Sorbonne, que versa sobre el rol de la ciudad en la Novela Negra contemporánea. Ha participado en diversos coloquios sobre este tema.

Creciendo con las damas del crimen En mi adolescencia, tratando de acortar las horas libres del internado en que estudiaba, encontré en la biblioteca del colegio mis primeras novelas policiales. Así me convertí en una asidua lectora de un género que despierta pasiones en todo el mundo. Mis primeras simpatías fueron para una anciana que resolvía crímenes mientras tejía chalequitos y preparaba tartas (Miss Marple, personaje de Agatha Christie). No había otra identificación posible. A los trece años no me podía reconocer en un señor belga que se engomaba los bigotes (Hércules Poirot, también creado por la Christie) ni en un neoyorquino pedante que usaba monóculo (Philo Vance de S.S. Van Dine). Fue el comienzo de una larga historia común de crímenes y de misterios. Luego, en los setenta, mi adicción al género fue evolucionando y en mis estantes aparecieron autores como Hammet, Chandler o Simenon, literatura negra casi clandestina entremedio de libros de poesía, ciencias políticas y literatura general. Y cuando el golpe terminó con nuestros intentos de independencia y tuve que salir del país, el exilio me dio la oportunidad de profundizar en una literatura que entonces no llegaba hasta Chile. Ahí me reencontré con las damas del crimen. Y si Kate Fansler (personaje creado por Amanda Cross) es una profesora

de literatura y feminista que resuelve crímenes con un vaso de whisky en la mano; o si V.I.Warshavsky, personaje de Sarah Paretski, atraviesa los mataderos de Chicago empinada en sus tacones aguja, da lo mismo. Por sobre todo ellas son mujeres independientes que no se conforman con un rol preestablecido. En estas autoras, junto al rechazo del rol femenino tradicional, convive una feroz crítica social propia del género negro. Fue así cómo mi desilusión frente al modelo social demócrata sueco la viví acompañada del desencanto del comisario Beck (personaje de Maj Sjöwall). También, las dificultades del comisario Daquin para ocultar su homosexualidad (personaje de Dominique Manotti), o la angustia existencial del psicólogo Tony Hill (Val McDermid), las encontré diariamente en mi práctica profesional de psicóloga. Las mujeres aportan una mirada diferente sobre las fragilidades psicológicas de los personajes y los quiebres de la vida familiar. Aportan la lucidez de quienes conocen la discriminación. Y cuando quiero recordar la verdadera faz de la realidad latinoamericana, allí están Claudia Piñeiro y los countries de los arribistas bonaerenses y Patricia Melo con el infierno de las favelas de Río de Janeiro. Y aunque no leo solo a mujeres, no las olvido jamás: hemos crecido juntas.

E

studió antropología en la Universidad de Chile y realizó un diplomado en Estudios Mexicanos en la UNAM. Ha publicado Doce guijarros, (1976), Asuntos privados (Editorial Asterión, 2006), Con pulseras en los tobillos (Editorial Asterión, 2007) y En la garganta (Editorial Asterión, 2008). Ganó el segundo lugar en el Concurso de Cuentos Eusebio Lillo (1993), obtuvo una nominación en el Primer Concurso de Cuentos Eróticos de la revista Caras en 2004 y también en la segunda versión, en 2005. Ganó el segundo lugar en el Concurso de Cuentos de la Municipalidad de Peñalolén en 2005 y fue nominada en el Concurso Jacinto Benavente, en España, el mismo año. Sus cuentos han aparecido en diversas antologías de Ergo Sum y en la antología de microcuentos eróticos de mujeres latinoamericanas, Microscopios eróticos (publicada por la española Ediciones Atómicas). Es antologadora y editora de los libros objeto de Ergo Sum desde 2005, y desde 2007 forma parte del Comité Editorial de Editorial Asterión.

Las escritoras podemos ser feroces y despiadadas La lectura y la escritura del género negro me asaltaron en la infancia. Los libros de la biblioteca de mi abuelo, un prontuariado consumidor de policial, entraron en mí con la fuerza y el calor de una bala disparada a corta distancia. Los ingleses de la novela de enigma y los norteamericanos del hard boiled me emboscaron justo en la esquina sin farol. Poe y René Vergara, además de otros autores en la rueda de reconocimiento que hice en las estanterías de mi padre, me acechaban para atacarme en el momento propicio. Estas acometidas a mansalva, unidas a mi asombro ante la capacidad del cerebro humano para desentrañar lo que ocurre en el mundo desde la lógica en el pensamiento y la acción, me han llevado a cometer actos escriturales de culpable serial. Las escritoras podemos ser feroces y despiadadas cuando nos posesionamos del campo emocional y eso, coludido con el manejo intelectual y lógico de la información y la manipulación precisa del lenguaje y la teo-

ría literaria, puede ser devastador y mortal en un texto. Agatha Christie, Ruth Rendell y Patricia Highsmith me parecen notables. Entre las chilenas, detendría por sospecha a dos que aún no publican: Claudia Farah y Karen Bascuñán y entre las publicadas recientemente imputaría a Luz Orfanoz y Ana Crivelli. El policial ha sido un género principalmente cultivado por hombres, aunque esto no sea explicitado. Cuando una escritora decide posesionarse de un sitio del suceso literario y salirse de la norma de lo considerado femenino, se la cataloga de masculina, lo que supone probar siempre que la buena literatura no tiene género. La opción por escribir policial no es tan sólo literaria y estética, es también una opción ideológica. Y una opción que las mujeres ejercen con destreza indiscutible, disparando directo al cerebro... o al corazón.

5


L í n e a de

inves tiga ción

2

A C A Í C I L O P A L E V NO escrita por mujeres

M

yra Silva-Labarca dice en el careo de este nº 4 algo que a menudo se pone sobre la mesa cuando se trata el trillado tema de las escritoras de novela negra frente a sus cultores masculinos: “No puedo hacer diferencias –dentro del género– entre una escritura femenina y una masculina. Aunque reconozco una mirada diferente y algunas particularidades. La primera, bastante lógica, es que son las escritoras quienes han puesto en el tapete los conflictos derivados de la desigualdad de tratamiento social entre hombres y mujeres, y las dificultades de éstas para crearse un espacio en mundos tan viriles y rígidos como es por ejemplo, el de la institución policial . Además, ellas han creado personajes complejos –tanto femeninos como masculinos– menos estereotipados. Son las mujeres que terminan con las rubias evaporadas, las morenas fatales y las secretarias enamoradas de su patrón. Y los personajes varones de las escritoras son menos monolíticos, tienen grietas físicas y psicológicas que los enriquecen haciéndolos más atractivos, más cercanos a los hombres de carne y hueso”.

A nadie le cabe duda, a estas alturas, que la voz crítica sobre las desigualdades de género se escucha fuerte en la narrativa escrita por mujeres, aspecto que no podría ser de otro modo si tenemos en cuenta el carácter social del género negro. Lo que no queda tan claro es la parte en la que se suele insistir respecto de la diferencia de sensibilidades o personajes menos monolíticos y más humanos. Quizá fuera cierto con los maestros del género americanos, hijos de su época y sus costumbres, pero hoy día tales diferencias parecen más propias de cada escritor, independientemente del género al que pertenezca, y de sus intenciones y visión del mundo. Igual encontramos detectives masculinos creados por escritoras, el comisario Guido Brunetti de Donna Leon, como personajes femeninos creados por escritores, la jueza Mariana de Marco de José María Guelbenzu. Por todo ello, parece que la mejor manera de hablar de las escritoras negras es elegir a algunas de ellas, por su singularidad y relevancia, y no por comparaciones más o menos acertadas con los autores de género contrario. Por motivos de espacio, es imposible hablar de todas las que merecen aparecer en esta línea de investigación. Por ello, y pensando que en otras secciones de este número se citan otros nombres de otras latitudes, se han seleccionado las que siguen.

Las primeras f guras y su sucesora La tradición anglosajona del género es fundamental e indiscutible, tanto en el caso de los escritores como en el de las escritoras, y no se puede empezar ningún recuento sin mencionar a la reina del crimen, Agatha Christie, tan hábil como prolífica en la novela de intriga, y creadora de un detective masculino (Hércules Poirot) y otro femenino (Miss Marple); o a Dorothy L. Sayers y su investigador Lord Peter Wimsey. Esta línea clásica de la literatura policíaca, tan brillante y propia de Inglaterra, posee a su actual “baronesa del suspense”, que no es otra que P.D. James y su inspector de Scotland Yard Adam Dalgliesh. A punto de cumplir 89 años y con su última novela recién publicada en español por Ediciones B, Muerte en la clínica privada, ha sabido otorgar a la línea clásica del género su propio sello, con certeros análisis de la complejidad y ambigüedad humana, y detalladas descripciones de los escenarios del crimen. En algunas entrevistas ha sostenido que con esta novela se retira de la escritura, esperemos que no cumpla su promesa.

Ruth Rendell Es la otra gran dama del crimen inglesa, solo que en vez de seguir una línea clásica del género, se adentra de lleno en la novela negra. Procedente de una familia desequilibrada y pobre, Rendell ha alcanzado, gracias a su popularidad y a los múltiples premios nacionales e internacionales que ha recibido, 6

el título de Dama del Imperio Británico. Esta “star system” de la literatura inglesa escribe duras historias que tienen como grupo protagonista a la flemática clase media inglesa, con su corrección y frialdad, una fachada que oculta a psicópatas y asesinos. Dos de los rasgos principales de sus novelas son los detallados retratos psicológicos y la intertextualidad de sus historias, que en ocasiones tienen como punto de partida grandes obras de la literatura inglesa y universal como Crimen y Castigo o El Gran Gatsby. Las obras de Rendell se pueden dividir en tres grupos, las “Wexford novels”, con el inspector Wexford como protagonista y ambientadas en localidad inglesa de Kingsmarksham, el resto de novelas y cuentos pertenecientes al género negro no protagonizadas por Wexford, y las novelas que no pertenecen al género y que firma con el pseudónimo de Barabara Vine.

Patricia Highsmith Graham Greene ha dicho de ella que “es una escritora que ha creado un mundo propio, un mundo claustrofóbico e irracional, a donde se entra con una sensación de peligro personal, con un cierto rechazo, porque sabemos que los placeres que vamos a experimentar son placeres crueles, hasta que hacia el tercer capítulo la frontera se cierra a nuestras espaldas y ya no podemos retirarnos. Estamos condenados a vivir hasta el final la historia como otro más de sus hombres perseguidos.” Nacida en Texas y ciudadana europea por decisión propia, Patricia Highsmith posee el “honor” de tratarse del único escritor, masculino o femenino, de novela negra en aparecer entre los candidatos al Nobel de literatura, y es que posiblemente sea la autora que ha cultivado el género de una forma más personal y alejada del canon. Para empezar, su personaje más conocido es Tom Ripley, protagonista de cinco historias tan desasosegantes como incorrectas políticamente, pues consigue que el lector sienta simpatía por un hombre que no duda en asesinar para conseguir sus objetivos. ¿Cómo es posible que el lector sienta que cuando Ripley asesina es porque no le queda más remedio?, ¿o que sufra cuando la policía está cerca de descubrirlo? Una de las respuestas posibles es que Highsmith es capaz de convencer al lector de que el horror y sus fantasmas están en todas partes, amenazando constantemente a la realidad cotidiana. El lector siente que Ripley, o cualquiera de los personajes similares creados por su autora, no está tan lejos de él mismo y, por tanto, necesita que se salve, del mismo modo que lucharía por salvarse en las mismas circunstancias. Otras novelas tan recomendables como las de Tom Ripley son Extraños en un tren, llevada al cine por Hitchcock, El grito de la lechuza o Rescate por un perro, entre otras.


Sara Paretsky Esta escritora norteamericana de Kansas es la fundadora de la asociación de escritoras “Sister in crime”, que ayuda al fomento y conocimiento de nuevas autoras de novelas negras. Solo por este motivo, esta residente de Chicago ya posee motivos suficientes para ser seleccionada entre las figuras destacadas del género. Además de esta labor, es la creadora de la “investigadora financiera” V.I. Warshavsky, que se dedica a desenredar los asuntos turbios económicos y los abusos de poder que se derivan de ellos. Las novelas de Paretsky, que trabajó en una empresa de seguros, no se caracterizan por la violencia explícita o la sangre, sino por una violencia soterrada y silenciosa que destruye a familias enteras y pudre la sociedad consumista. Sus tramas no comienzan con un muerto o un hecho a descifrar, sino que poseen una progresión cronológica lineal, sujeta en todo momento a la causalidad de los hechos, que suceden y son conocidos a la vez tanto por la investigadora como por el lector.

Sue Grafton Lo curioso de esta escritora estadounidense licenciada en Literatura Inglesa es la creación de su “Alfabeto”, serie de novelas en cuyos títulos sigue el orden del alfabeto. Publicadas todas ellas por Tusquets, en la actualidad llega ya a la número 20, titulada T de trampa. La protagonista de todas las historias es Kinsey Millhone, investigadora privada, con licencia en California, 32 años y dos divorcios, sin hijos, ni animales domésticos, ni plantas. Ha matado a tres personas, pero siempre en defensa propia. Kinsey Millhone vive en Santa Teresa, una ciudad inventada por Grafton en homenaje a su admirado Ross Macdonald, que a modo de microcosmos, representa a las grandes urbes norteamericanas.

Donna Leon Esta novelista es una gran amante de la ópera, que continúa escribiendo novelas policiales para pagar la compañía de ópera que ha creado. Nacida en Estados Unidos, vive desde hace tiempo en Venecia, la bella ciudad de los canales que también es el escenario principal de sus historias. Escribe en inglés y hasta la fecha no ha permitido que publiquen sus novelas en italiano, para disfrutar del anonimato y la vida tranquila.

autoras y una de sus obras

Su personaje principal es el comisario italiano Guido Brunetti, un policía afable, exquisito y culto, descreído y un tanto machista, que está casado con Paola, hija de un conde de la nobleza veneciana. A lo largo de las historias publicadas desde hace veinte años, ha ido evolucionando, de forma paralela a Italia y Venecia, protagonista esta última tan importante como el propio comisario. ¿Quién dijo que la ciudad del amor y los enamorados no oculta rincones oscuros y aguas turbulentas?

Alicia Giménez Bartlett Esta novelista española es, junto a Francisco González Ledesma, Juan Madrid, Andreu Martín y Lorenzo Silva, agente destacado de la novela policíaca española desde la transición democrática hasta la actualidad. Creadora de la detective Petra Delicado, Giménez Bartlett aprovecha sus novelas para colocar cada cosa en su sitio, sobre todo aquellas relacionadas con las desigualdades como las que tiene que sufrir la mujer en pleno siglo XXI. De este modo, Petra se convierte en su portaestandarte preferido, una mujer tan perspicaz como dura, que disecciona la sociedad burguesa de Barcelona. Esta autora española liberal y anticlerical se interesa desde el principio por la parte de crítica social que le permite el género, sin caer en el “costumbrismo barato”, tan mal visto en España.

Fred Vargas En palabras de la escritora española Rosa Montero, “la novelista francesa Fred Vargas logra atrapar al lector con historias tan imposibles como fascinantes. Es una hechicera de las letras, original e imprevisible”. Tan original e imprevisible que a diferencia de la mayoría de los novelistas policiacos, que se decantan por una variante más cercana a la novela negra, esta parisina, arqueozoóloga miembro del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, prefiere la novela de enigma, y además sin elementos concretos y cotidianos que delaten qué espacio o época es la que está recreando. Para Fred Vargas, la novela debe ayudar al ser humano a ser mejor persona, y en ese sentido, una vez cerrada la última página, el enigma debe quedar resuelto y en el mismo preciso momento que al principio de la historia, de modo que el lector, tras mirar la realidad que le han entregado en la historia, la reconozca, la entienda y sea, por tanto, un poco más sabio y mejor persona. En este sentido, la novelista francesa pretende que su protagonista el comisario Adamsberg sea como el héroe griego que acude voluntariamente a enfrentar al Minotauro (los malos de la historia), descifrando el enigma del laberinto (el caso). ATL

Agatha Christie: El misterio del tren azul Ellis Peters: La hierba maldita P. D. James: Muerte de un forense Vera Caspary: Laura Ruth Rendell: Carne trémula Sara Paretsky: Ángel guardián Donna Leon: Nobleza obliga Patricia Highsmith: El grito de la lechuza Alicia Giménez Bartlett: Muertos de papel Marcela Serrano: Nuestra señora de la soledad

Elizabeth Subercaseaux: Asesinato en la Moneda Fred Vargas: El hombre de los círculos azules Patricia Cornwell: El cuerpo del delito Mercedes Castro: Y punto. Reyes Calderón: Las lágrimas de Hemingway Ngaio Marsch: Falso perfume Claudia Piñeiro: Elena sabe Patricia Melo: Killer Margaret Millar: Pagarás con maldad Margery Allingham: Dulce peligro

7


Archivo de huellas

L

LA NIÑER A

LETAL Por Matías Ghiboher

estos días los diarios han empapelado Santiago con el caso de la Teté, esta a tarde transcurría con ese calor seco y molesto de noviembre en niñera que mató a los niños con mamaderas envenenadas es muy fuerSantiago. La plaza Almagro estaba prácticamente desierta en ese te, pero tiene un morbo que vende muchas portadas. ¿Cómo es que los momento, salvo por un vagabundo que dormía con la placidez de mató? un gato que se echa sobre el pasto. Parecía que nada le importunaba, ni —Lo hizo con pastillas de estricnina, disolvía las pastillas en el líquido siquiera por la sombra de un árbol que ahora apenas le cubría parte de de las mamaderas. El tema ha sido bastante escabroso, como verás. las piernas, ni tampoco por el tañer de las campanas de la monumental —Claro que lo es. ¿Y de dónde sacaba ese veneno? iglesia del Santísimo Sacramento, repicando extrañamente a esa hora de —El doctor España, su patrón, había llevado la estricnina a la casa, la tarde. Al cruzar la calzada sentí el fuerte olor del aceite quemado que para matar ratas y perros vagos, y esta mujer vio cómo envenenaron a un manchaba con bastante notoriedad el asfalto. Una fila de buses rugientes perro con una pastilla revuelta con comida. Así mató a los tres niños del esperaba la salida a las ciudades del sur. Miré los horarios de salida y calmatrimonio España, también a la abuela de los niños y se demoró en esta culé que tendría una media hora antes de que partiera alguno que me sirfechoría un par de años; envenenándolos uno a uno, además de la abuela; viera para llegar a Buín. Debía obtener una entrevista con el doctor España a ella le dio pequeñas dosis de la mortal estricnina hasta que, finalmente, o con su señora, que era matrona. Pero para poder hacerlo, debía recibir como los niños, sufrió las convulsiones más horribles antes de fallecer. los datos que me llevaría Martínez, un periodista amigo dedicado a temas —Esto lo encuentro muy cruel. ¿Qué hay en la cabeza de una persona internacionales. Él estaba encargado de llevarme la dirección, teléfonos y que puede llegar a cometer tal atrocidad? ¿Por qué mata la gente? otros datos del matrimonio España. Para hacer tiempo entré a un bar de la —Pienso que el ser humano mata por muchas razones, siendo todas cercanía. El lugar estaba poco concurrido y distinguí la voz de Paul Anka ellas, injustificadas, por cierto. Creo que mata por el poder, la ambición, la cantando desde el wurlitzer del bar. envidia, el odio, el resentimiento, la maldad intrínseca, la desesperación, Pedí una gaseosa y esperé pacientemente. Pero no pasó tanto cuando el miedo, que son las muertes más discutidas. En otras ocasiones arguMartínez entró. Llevaba la chaqueta colgada de un brazo y tenía arremanmenta para matar por razones de estado, las guerras, la justicia, por degada la camisa blanca y la corbata, suelta, todo para escaparse un poco fensa propia, por defensa de los hijos… Pero, créeme, de la temperatura del verano. Mientras ahora reconocí la no encuentro relación con alguna de estas rebuscadas canción “Ansiedad” de un Nat King Cole cantando en un razones para lo que hizo la niñera. Salvo que odiara a español forzado y cómico. los niños. Ella tenía un novio que trabajaba en una ben—22 de noviembre de 1963, una fecha que no debes cinera y que era casado, entonces, él le prohibía tener olvidar, amigo –me dijo Martínez como único saludo. hijos y por esta causa tuvo tres abortos. —¿De qué estás hablando?, lo dices como si comenza—Bueno, la Teté o como se llame, ahora está en la cárcel. ra la tercera guerra mundial. —Claro, tiene para rato, no se descarta que la fusilen —No tanto como eso, pero no te enteras de nada. o que le den cadena perpetua. Lo más increíble es que la Tú, con tus crímenes caseros, mientras el mundo se El padre de las víctimas (izq.), inconsolable, descubrieron casi por casualidad. convulsiona, se estremece y nos deja con la boca relata los hechos a un investigador. —¿Cómo es eso? abierta. —Cuando la señora del doctor España esperaba un —Vamos, hombre, escupe de una vez. ¿Qué ha sucenuevo hijo fue visitada por un matrimonio amigo que dido? venía de Copiapó pues querían que el matrimonio Es—Acabo de enterarme por los cables que han asepaña Ramírez fueran los padrinos de su pequeña hija sinado a Kennedy. Certeros balazos le atravesaron la Mariana, de once meses. Inesperadamente, la niñera le cabeza, con disparos desde la ventana de un edificio dio una de estas mamaderas letales y la niña después acabaron con la vida del Presidente, cuando pasaba en de beber un par de sorbos comenzó a retorcerse y a suun auto descubierto por una calle de Dallas. Han dicho frir convulsiones espantosas, sin mediar razón, según que el asesinato se perpetró en medio del gentío que Trabajos de exhumación de los cadáveres. lo que pensaban las amigas. Pero como esto le había lo saludaba apostado al borde de la calle. A Kennedy lo sucedido a la niña inmediatamente después de beber del contenido de llevaron rápidamente a un hospital, pero nada se pudo hacer. El mundo la mamadera, ellas probaron el líquido y lo encontraron muy amargo. De no se repone por lo que ha sucedido solo hace muy poco. inmediato llevaron a la niña al hospital de Buín y allí estaba el doctor EsMartínez lo dijo todo de una vez y su rostro demostraba preocupación, paña, por lo que su señora le pasó la mamadera para que la estudiara, tristeza y se veía tan sombrío. Yo callé, incrédulo, mas, curiosamente, repor lo que él envió la mamadera a un laboratorio de Santiago para que la cordé que en el verano de 1961, crucé el puente Pio Nono y preferí escribir examinaran. Esa niña se salvó de milagro, tal vez por la rapidez del tratasobre el asesino Roberto Haebig, en vez de preocuparme de que Estados miento o, porque, seguramente, no bebió lo suficiente del veneno como Unidos rompía relaciones con Cuba y que en unos días después de tal supara que le provocara un daño mayor. Así se descubrió todo y la señora ceso, asumiría como Presidente del país más poderoso del planeta el joven del doctor España sufrió un shock muy grande al retrotraerse al pasado y Kennedy. Y no entendí por qué a veces unimos hechos que en la apariencia comprender cómo habían fallecido sus queridos hijos, sin que ella pudiera de su desarrollo se ven tan desconectados, pero cuando se relacionan nos hacer nada para salvarlos. producen un estado de extraña emotividad. —Matías, te dejo. Debo regresar a mis labores. Comprendo que te en—Por eso casi no vengo, no sabes el trabajo que se me viene encima. frentarás a una experiencia muy fuerte. Tendrás que hablar con una madre Pero, en fin, ya estoy aquí y esta es la información. Pero, dime algo, Matías. que ha tenido muchos sufrimientos. ¿Qué tan importante es la entrevista que harás? Yo sé que en 8


—Gracias, Martínez. Después te cuento lo que pasará. —No me cuentes nada. Prefiero leer lo que escribas en el diario, en un par de días más. Me subí al bus que me llevaría a Buín. La tarde arreciaba con su temperatura indolente. Unas pequeñas nubes parecían pegadas en la cuenca blanquecina del cielo. Es que no corría ni la más mínima brisa. Nada. Todo estaba suspendido, como preparado para meterlo en un horno gigantesco. Fue cuando sentí que la muerte rondaba por el lugar y me quedé

quieto, sobrecogido, como si esperara lo peor, de pronto me sobresalté al escuchar las campanas de la iglesia que repicaron con rudeza. Y el cielo siguió allí, inmóvil, también los árboles que parecieron de cartón, y el pasto seco y… nadie más alrededor, nada más, sólo el runrún del bus aprestándose para partir. Entonces el vagabundo de la plaza se sentó, miró el cielo abrasante, después dirigió sus ojos pequeños rodeados de estrías sucias a la iglesia, se rascó la cabeza y de nuevo recostó su rostro sobre el pasto reseco, como si quisiera enterrar sus ojos en la nada.

El caso de las mamaderas envenenadas: casi cincuenta años después

E

l 9 de noviembre de 1963, María Teresa Alfaro, conocida como La Teté, de 23 años de edad y oriunda de Buín, fue encarcelada por la muerte por envenenamiento de cuatro personas. El 5 de abril de 1965, el ministro en visita dictó la siguiente sentencia respecto de ella: “condenada a la pena de muerte, como autora de los delitos consumados de homicidios calificados en las personas de Viviana, de diez días, Magaly Ximena, de un año y cuatro meses y Sergio Iván España Ramírez, de veintiséis días”. Además de Ana Córdova, madre de la matrona Magaly Ramírez. Pero después de muchas consideraciones legales, María Teresa Alfaro, La Teté. como el haber confesado y su “nivel intelectual torpe y débil y personalidad primitiva”, se la declaró “condenada a presidio perpetuo”. Y, al final, se le castigó con “presidio mayor con grado máximo: 19 años y medio”. Pero como su comportamiento dentro de la cárcel de Buín fue intachable, llevó a que la liberaran apenas 10 años después. La matrona señora Magaly Ramírez subsitió ante su tragedia y tuvo el coraje de dar a luz a tres hijos más, cuidándolos hasta en los detalles más ínfimos, tanto así que cuando estaban pequeños se los llevaba al hospital, es decir, a su trabajo, y sus niños sólo comían lo que ella cocinaba y nunca más tuvo una empleada en la cocina. No les contó a los niños sobre su desgracia sino hasta mucho tiempo después. Hoy sus hijos son profesionales y hasta felices. La señora Magaly Ramírez tiene seis nietos, que sin duda, son la razón de su existir. María Teresa Alfaro, se dice que todavía vive en Buín, que se casó y tuvo una hija. Se ha señalado también que trabaja en una feria de Puente Alto y que la gente que la conoce le llaman la señora Teté, pero no se acercan mucho a ella. Por esas extrañas casualidades, el destino ha vuelto a reunir en las calles de Buin a Magaly Ramírez y a María Teresa Alfaro, pero, ambas han desviado la mirada y, en silencio, han seguido cada una su camino, cada una la ruta que han trazado de su existencia. Tampoco han mirado hacia atrás, es que hay huellas en la vida que dejan un dolor tan grande…

9


a m a r Prog Pistas para llegar a los sitios del suceso • Centro Cultural de España Providencia 927. Estación Metro Salvador. • Biblioteca de Santiago Matucana 151. Estación Metro Quinta Normal. • Cineteca Nacional Centro Cultural Palacio La Moneda. Estación Metro La Moneda. • Centro Cultural Estación Mapocho Estación Mapocho. Estación Metro Cal y Canto. • Fundación Pablo Neruda Casa de Neruda en Isla Negra • Universidad Central Lord Cochrane 418. Sgo. Centro. • Universidad Diego Portales Vergara 240. Estación Metro Los Héroes. • Biblioteca Pública Jaime Quilán. Municipalidad de Pudahuel Av. La Estrella 962-B. Pudahuel. • Facultad de Letras Universidad Católica de Chile Campus San Joaquín. Av. Vicuña Mackenna 4860. Estación Metro San Joaquín.

Escritores españoles participantes Andreu Martín Domingo Villar Kama Gutier Juan Bolea Juan Madrid Lorenzo Silva Mercedes Castro

Escritores chilenos participantes Alberto Fuguet Álvaro Bisama Antonio Rojas Gómez Bartolomé Leal Carlos Tromben César Farah Cristian Cottet Eduardo Contreras Eduardo Soto Francisco Miranda Gabriela Aguilera Gonzalo Hernández Gregory Cohen Héctor Hidalgo Helios Murialdo José Gai José Román José Miguel Vallejo Juan Ignacio Colil Martín Pérez Orietta de la Barra Pedro Guillermo Jara 10

Poli Délano Ramón Díaz Eterovic Roberto Ampuero Sergio Gómez Sonia González Valdenegro Toño Freire

Profesores universitarios participantes Adolfo Bisama Camilo Marks Clemens Franken Mirian Pino Myra Silva-Labarca

Martes 13 de octubre CINETECA NACIONAL 18:00 horas. Coloquio “Cine y novela negra”. Presentador: Ignacio Aliaga. Participan: Bartolomé Leal, José Román y Alberto Fuguet.

Miércoles 14 de octubre CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA 11:00 a 20:00 horas. • Primera Feria de Novela Negra y Policíal. • Exposición de Cómic Policíaco. • Exposición “Simenon en el cine”. Colección de Michel Schepens proporcionada por la Embajada de Bélgica. 12:30 horas. Inauguración del Festival “Santiago Negro”. 13:00 horas. Mesa redonda: ¿Por qué escribimos novela negra? Presentador: Ramón Díaz Eterovic. Participantes: Juan Madrid, Andreu Martín, José Gai, Poli Délano. 14:15 horas. Cóctel de Inauguración. Presentación del grupo de jazz de Natacha Montory.

Jueves 15 de octubre CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA 11:00 a 20:00 horas. • Primera Feria de Novela Negra y Policíal. • Exposición de Cómic Policíaco. • Exposición “Simenon en el cine”. Colección de Michel Schepens proporcionada por la Embajada de Bélgica. 15:00 horas. Heredia y Asociados. Exhibición de dos capítulos de la serie de televisión dirigida por Ignacio Agüero y Arnaldo Valsecchi.

16:30 horas. Mesa redonda: La investigación de un crimen, trabajo policial y trabajo periodístico. Presentador: Ramón Díaz Eterovic. Participantes: José Marchant Rivera. (Oficial PDI), Erwin Rojas Cortés (Oficial PDI), Juan Carlos Lepe (TVN). 18:00 horas. Feria de Novela Negra y Policíal. Firma de libros: Pedro Guillermo Jara, Toño Freire, Juan Ignacio Colil, Helios Murialdo. 19:00 horas. Mesa redonda: “Sociedad y memoria en la novela negra”. Presentador: Cristian Cottet. Participantes: Juan Madrid, Mirian Pino, Gregory Cohen, Francisco Miranda.

BIBLIOTECA DE SANTIAGO 11:00 a 20:00 horas. NINTENDO Experience, videojuegos policiales. Sala Multiuso Zócalo Norte. 11:00 a 20:30 horas. Explorando la Biblioteca de Santiago. Juego de pistas para niños. Retirar pistas en Informaciones de la Biblioteca Santiago. 12:30 horas. Presentación de la novela gráfica “Quique Hache detective”. Participan: Sergio Gómez y Gonzalo Martínez. Sala de Conferencias Biblioteca de Santiago. 15: 30 horas. Mesa redonda: ¿Por qué escribimos novelas policiales? Presentador: Magglio Chiuminatto. Participantes: Kama Gutier, Helios Murialdo, Carlos Tromben, Gonzalo Hernández. Sala de Conferencias Biblioteca de Santiago. 16:30 horas. Cuenta cuentos. Sala Infantil. Biblioteca de Santiago. 18:00 horas. Cine Infantil. Sala Infantil Biblioteca de Santiago. 18:30 horas. Mesa redonda: “Secretos y motivaciones de un escritor de novelas negras”. Presentador: Gonzalo Oyarzún. Participantes: Juan Bolea, Bartolomé Leal, Roberto Ampuero, César Farah. Auditorio Biblioteca de Santiago.

UNIVERSIDAD CENTRAL 18:00 horas. Mesa redonda: De Poe a Mankell, claves para un buen lector de narrativa policial. Presentador: Poli Délano. Participantes: Mercedes Castro, Antonio Rojas Gómez, Sonia González.

UNIVERSIDAD DIEGO PORTALES 12:00 horas. Cátedra Roberto Bolaño. Conferencia del escritor Andreu Martín. Presenta: Camilo Marks. 19:00 horas. Mesa redonda: Novela policial, un misterio entre la realidad y la ficción. Presentador: Rodrigo Rojas Participantes: Kama Gutier, Domingo Villar, Gabriela Aguilera y Álvaro Bisama.

CENTRO CULTURAL ESTACIÓN MAPOCHO 21:00 horas. Concierto de Jazz Actuación del grupo español Marta Sánchez Trío.

Viernes 16 de octubre CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA 11:00 a 20:00 horas. • Primera Feria de Novela Negra y Policíal. • Exposición de Cómic Policíaco. • Exposición “Simenon en el cine”. Colección de Michel Schepens proporcionada por la Embajada de Bélgica. 12:00 horas. Mesa redonda: La historieta y el género policial en Chile. Presentador: Carlos Reyes. Participantes: Mauricio García y Cristóbal Valderrama, creador del personaje de historietas “Mariano Lince, detective”. 15:00 horas. Heredia y Asociados. Exhibición de dos capítulos de la serie de televisión dirigida por Ignacio Agüero y Arnaldo Valsecchi. 16:30 horas. Cuenta Cuentos Policiales. Participante: José Luis Mellado. 18:00 horas. Feria de Novela Negra y Policial. Firma de libros: Ramón Díaz Eterovic, Antonio Rojas Gómez. 19:00 horas. Mesa redonda: “De Román Calvo a nuestros días. Situación de la narrativa policial en Chile”. Presentador: Bartolomé Leal. Participantes: Álvaro Bisama, Adolfo Bisama, Clemens Franken.


Festival de Novela Negra “Santiago Negro”

2009 e d e r b u t c o e d 18 l 14 a BIBLIOTECA DE SANTIAGO 11:00 a 20:00 horas. NINTENDO Experience, videojuegos policiales. Sala Multiuso Zócalo Norte. 11:00 a 20:30 horas. Explorando la Biblioteca de Santiago. Juego de pistas para niños. Retirar pistas en Informaciones de la Biblioteca Santiago. 12:00 horas. Mesa redonda: “Novela policial para lectores jóvenes”. Presentador: Héctor Hidalgo. Participantes: Andreu Martín, Antonio Rojas Gómez, Sergio Gómez. Auditorio Biblioteca Santiago. 15:00 horas. Mesa Redonda: Pistas para un lector de novelas policiacas. Presentador: Marcela Valdés. Participantes: Domingo Villar, Pedro Guillermo Jara, Francisco Miranda, Orietta de la Barra. Auditorio Biblioteca Santiago. 16:30 horas. Cuenta cuentos. Sala Infantil. Biblioteca de Santiago. 17:00 horas. Sitio del suceso. Presentación de la Policía de Investigaciones, PDI. 18:00 horas. Performance basada en la novela de Roberto Bolaño La pista de hielo. Cuatropuntos. 18:30 horas. Mesa redonda: ¿Mujeres de armas tomar? Escritoras en la narrativa policial. Presentador: Sonia González Valdenegro. Participantes: Mercedes Castro, Mirian Pino, Myra Silva-Labarca, Orietta de la Barra. Auditorio Biblioteca Santiago.

UNIVERSIDAD CENTRAL 18:00 horas. Mesa redonda: “Tras las huellas de nuestros autores policiacos favoritos”. Presentador: Gregory Cohen. Participantes: Domingo Villar, Eduardo Soto, Carlos Tromben, César Farah.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE 11:30 horas. Mesa redonda: “La novela negra en la narrativa hispanoamericana actual”. Presentador: Michael Wilson. Participantes: Juan Bolea, Lorenzo Silva, Martín Pérez, Adolfo Bisama. Auditorio Facultad de Letras Universidad Católica.

Sábado 17 de octubre CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA 11:00 a 20:00 horas. • Primera Feria de Novela Negra y Policíal. • Exposición de Cómic Policíaco. • Exposición “Simenon en el cine”. Colección de Michel Schepens proporcionada por la Embajada de Bélgica. 11:00 horas. Cuenta Cuentos Policiales. Participante: José Luis Mellado. 12:00 horas. Mesa redonda: Detectives de ficción y detectives reales. Presentador: Antonio Rojas Gómez. Participantes: Ramón Llao (actor), Fernando Sánchez Alarcón (Oficial PDI), Víctor Ruíz Vallejos (Oficial PDI). 15:00 horas. Heredia y Asociados. Exhibición de dos capítulos de la serie de televisión dirigida por Ignacio Agüero y Arnaldo Valsecchi. 16:00 horas. Mesa redonda: Novela negra, ¿la novela social de nuestros días? Presentador: Myra Silva-Labarca. Participantes: Kama Gutier, Cristian Cottet, Juan Ignacio Colil, José Román. 17:00 horas. Feria de Novela Negra y Policíal. Firma de libros: Roberto Ampuero, Orietta de la Barra, Martín Pérez, Gabriela Aguilera. 18:00 horas. Mesa redonda: “Héroe o antihéroe. La creación de un detective de ficción”. Presentador: Eduardo Contreras. Participantes: Lorenzo Silva, Roberto Ampuero, Sergio Gómez, José Miguel Vallejo. 20:00 horas. Radioteatro Policial. Basado en la novela Muerte de una ninfómana de Poli Délano. Compañía Teatro El Sentido.

BIBLIOTECA DE SANTIAGO 11:00 a 17:40 horas. NINTENDO Experience, videojuegos policiales. Sala Multiuso Zócalo Norte. 11:00 a 17:00 horas. Explorando la Biblioteca de Santiago. Juego de pistas para niños. Retirar pistas en Informaciones de la Biblioteca Santiago.

12:00 horas. Mesa redonda: ¿Cómo escribir una novela policial y no morir en el intento? Presentador: Juan Ignacio Colil. Participantes: Juan Bolea, Mercedes Castro, José Román, Toño Freire, Eduardo Soto. Sala de Conferencia Biblioteca Santiago. 12:30 horas. Cuenta cuentos. Sala Infantil de la Biblioteca Santiago. 13:30 horas. Sitio del suceso. Presentación de la Policía de Investigaciones, PDI. 15:30 horas. Cuenta cuentos. Sala Infantil de la Biblioteca Santiago. 17:00 horas. Obra de teatro familiar: La isla de las historias. Compañía Impro. Auditorio Biblioteca Santiago.

CASA DE NERUDA en ISLA NEGRA 12:00 horas. Mesa redonda: ¿Por qué leemos y escribimos novela negra? Presentador: Jaime Pinos Fuentes. Participantes: Juan Madrid, José Gai, Ramón Díaz Eterovic.

BIBLIOTECA PÚBLICA JAIME QUILÁN. MUNICIPALIDAD DE PUDAHUEL 12:00 horas. Mesa redonda: Claves para un buen lector de novela negra. Presentador: Gonzalo Hernández. Participantes: Lorenzo Silva, Martín Pérez, Eduardo Contreras y Gabriela Aguilera.

Domingo 18 de octubre CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA 11:00 a 20:00 horas. • Primera Feria de Novela Negra y Policíal. • Exposición de Cómic Policíaco. • Exposición “Simenon en el cine”. Colección de Michel Schepens proporcionada por la Embajada de Bélgica.

15:00 horas. Presentación de libros. Colección “Crímenes Criollos” de Editorial Mosquito, El orden de los brujos de Eduardo Soto Díaz y Pequeñas muertes negras de Bartolomé Leal. 15:30 horas. Feria de Novela Negra y Policíal. Firma de libros: Bartolomé Leal, Pedro Guillermo Jara. 16:30 horas. Mesa redonda: “España negra. Situación de la novela negra en España” Presentador: Lorenzo Silva. Participantes: Juan Madrid, Domingo Villar, Andreu Martín. 19:30 horas. Clausura del Festival “Santiago Negro” 20:00 horas. Tangos negros. Guillermo Calvert, una voz de Buenos Aires.

BIBLIOTECADE SANTIAGO 11:00 a 17:40 horas. NINTENDO Experience, videojuegos policiales. Sala Multiuso Zócalo Norte. 11:00 a 17:00 horas. Explorando la Biblioteca de Santiago. Juego de pistas para niños. Retirar pistas en Informaciones de la Biblioteca Santiago. 12:00 horas. Brigada Canina. Policía de Investigaciones, PDI. Plaza Central Biblioteca Santiago. 12:30 horas. Cuenta cuentos. Sala Infantil de la Biblioteca Santiago. 15:30 horas. Cuenta cuentos. Sala Infantil de la Biblioteca Santiago. 17:00 horas. Obra de teatro familiar: La isla de las historias. Compañía Impro. Auditorio Biblioteca Santiago. l del Festiva ctividades a s la s a s. d * To ratuita egro” son g “Santiago N

11:00 horas. Presentación de libro. Antología Letras Rojas. Editorial LOM. 12:00 horas. Heredia y Asociados. Exhibición de dos capítulos de la serie de televisión dirigida por Ignacio Agüero y Arnaldo Valsecchi. 11


RIME

ENA

N-N

DEL

El Careo

O PA

SAR

EN M I R C

A NO P

ESCE

SAR

NA D

E

EL CR

NA SCE

AR - N O NO PAS P EN -A S A R ES CRIM

IMEN

DEL

ESC

CENA

ENA

CR DEL

DEL C

N IME

RIME

N-N

O PA

SAR

Presencia femenina a v i t a r r a n a l n e a n e l i h c l a n i m i cr

C

uando se habla de la presencia de las mujeres en la narrativa criminal, inmediatamente se piensa en escritoras inglesas o estadounidenses. Ellis Peters, Agatha Christie, P. D. James, Dorothy Sayers, Vera Caspary, Ruth Rendell, Sara Paretsky, Donna Leon y Patricia Highsmith, entre muchas otras. Todas ellas

son autoras que le han dado estatura al género y han incursionado con propiedad en una literatura que durante mucho tiempo fue territorio de hombres. Todas ellas han creado intrigas y personajes inolvidables.

“La literatura es una emanación de la sociedad, y la nuestra es extraordinariamente paternalista y patriarcal. Por lo demás, los universos en que evoluciona la novela negra son eminentemente masculinos. Ha sido un mundo en que le ha sido muy difícil a las mujeres encontrar un lugar”. M.S.-L.

“Algunas de las mejores novelas que he leído en mi vida son policiales:

El hombre que se llamaba Jueves, de Chesterton, por ejemplo”. E.S.

“...la connotación de literatura popular que caracteriza al género es una calidad y no un defecto”. M.S.-L.

12

En el ámbito hispánico, las escritoras policíacas que han trascendido son bastantes menos, destacando nombres como los de la española Alicia Giménez Bartlett y los de algunas argentinas, entre las que se suele mencionar a Silvina Ocampo, María Angélica Bosco y Claudia Piñeiro. También cabe mencionar a la mexicana María Elvira Bermúdez, pionera del género en su país. En Chile, con una narrativa policial que hasta hace unas décadas tenía una presencia reducida en nuestra literatura, no hay huellas femeninas que rescatar anteriores a 1990. Desde entonces, algunas escritoras han abordado el género policial: Marcela Serrano (Nuestra señora de la soledad), algunos cuentos de Alejandra Basualto, Sonia González Valdenegro y Gabriela Aguilera. También destacan las novelas de Elizabeth Subercaseaux (Asesinato en la Moneda y Asesinato en Zapallar), y la reciente aparición de la novela A pesar del miedo de Orietta de la Barra. El recuento anterior es cuantitativamente pobre si se compara con la narrativa policial femenina de otros países, pero es una base para la aparición de otras autoras, considerando que hoy la presencia de la mujer en los asuntos policíacos y criminales es algo normal en la realidad de cada día. A fin de cuentas, y más allá de notas como estas que se hacen desde una caprichosa perspectiva de género, escribir una buena novela, policial o de otro tipo, no es cuestión de polleras o pantalones, sino que simple-

mente de talento. Y talento es algo que les sobra a muchas de nuestras narradoras. Para tratar el tema de la presencia de la mujer en la narrativa criminal, A Tiro Limpio sometió a interrogatorio a dos escritoras chilenas, Elizabeth Subercaseaux y Orietta de la Barra, y a Myra Silva-Labarca, psicóloga que realiza actualmente un doctorado en Literatura Comparada en la Sorbonne, París.

ATL: ¿Por qué eligió escribir una novela de género criminal? Orietta de la Barra: “Nunca me planteé escribir una novela policial; se fue dando a medida que iba escribiendo. De todas formas, siempre he pensado que este género es muy atractivo de leer, aunque no tan sencillo de escribir; hacer calzar todas las intrigas sin dejar cabos sueltos ni contradecirse y al mismo tiempo mantener al lector entretenido no es tarea fácil”. Elizabeth Subercaseaux: “En mi caso fue una especie de desafío. Siempre he sido lectora de novelas policiales y la verdad es que nunca las he considerado una especie de subgénero, ni nada por el estilo. Algunas de las mejores novelas que he leído en mi vida son policiales: El hombre que se llamaba Jueves, de Chesterton, por ejemplo. Quise retarme a mí misma y ver cómo era escribir una novela con esas normas”.

Orietta

rra. de la Ba

Myra Silva-Labarca: “Puedo responder por mi interés en el género como lectora. No recuerdo en mi educación prejuicios respecto a algún tipo de literatura. Si de niña gozaba con Dickens, Luisa May Alcott o Conan Doyle, más tarde leía tanto Poe, Simenon y Chandler como Sartre, Dos Passos, Neruda o Whitman. Eso sí, tuve siempre una neta preferencia por la literatura moderna. En cuanto a mi interés actual por la novela negra, procede probablemente de su capacidad para expresar el realismo social, de integrar las luchas políticas, ecológicas, feministas, etc. Me atraen tanto el universo citadino como los grandes espacios, pero soporto mal los climas aristocráticos tipo Agatha Christie o Mary Higgins Clark. Tengo una debilidad particular por las series en las que una prosigue la historia personal de los protagonistas al unísono de la Historia social. Me gustan los aspectos irónicos y “políticamente incorrectos” que quiebran la unanimidad de fachada de la sociedad mundializada. Pienso que la connotación de literatura popular que caracteriza al género es una calidad y no un defecto. Y finalmente, porque es una lectura particularmente entretenida”.

ATL: ¿Cuál es el aporte de la mujer al género policial? Orietta de la Barra: “El aporte es que los roles protagónicos sean mujeres fuertes y el punto de vista de la investigación de un crimen sea femenino. El rol femenino no está sólo relegado a la acompañante débil o la mujer fatal”. Elizabeth Subercaseaux: “¡Mucho! Una de mis escritoras favoritas es P.D. James, y en el caso suyo aporta una mirada honda, intimista, llena de curiosidad que es muy propia de


Elizabe

th Suber ca

seaux.

las mujeres. Una especie de meterse adentro de la casa (si es que el alma fuera de una casa) de sus personajes, sus emociones más íntimas, su privacidad”. Myra Silva-Labarca: “No puedo hacer diferencias –dentro del género– entre una escritura femenina y una masculina. Aunque reconozco una mirada diferente y algunas particularidades. La primera, bastante lógica, es que son las escritoras quienes han puesto en el tapete los conflictos derivados de la desigualdad de tratamiento social entre hombres y mujeres, y las dificultades de éstas para crearse un espacio en mundos tan viriles y rígidos como es por ejemplo, el de la institución policial . Además, ellas han creado personajes complejos –tanto femeninos como masculinos– menos estereotipados. Son las mujeres que terminan con las rubias evaporadas, las morenas fatales y las secretarias enamoradas de su patrón. Y los personajes varones de las escritoras son menos monolíticos, tienen grietas físicas y psicológi-

va-L Myra Sil

cas que los enriquecen haciéndolos más atractivos, más cercanos a los hombres de carne y hueso”.

ATL: ¿Por qué, a su juicio, en el mundo hispano, la presencia de escritoras policíacas es menor que en el ámbito anglosajón? Orietta de la Barra: “Yo creo que es cosa de nuestra cultura. Las mujeres siempre se han sentido más atraídas por el romance o las historias trágicas de mucho dolor. En todo caso, y espero, eso está cambiando lentamente”. Elizabeth Subercaseaux: “Se debe más que nada al machismo, muy propio y lamentablemente todavía muy vivo en el mundo hispano. Y como el ambiente policial, del crimen, los policías, los detectives, ha estado tradicionalmente dominado por hombres, pienso que tal vez se considerara que escribir este tipo de novelas era asunto de “machos”, que las mujeres escriban cosas del corazón y nos dejen a

abarca.

nosotros los policías y ladrones con sus pistolas”.

no parece para ellas, ni una actividad exótica ni un riesgo social”.

Myra Silva-Labarca: “Yo diría más bien mundo latinoamericano que hispano, ya que en España hay numerosas escritoras, y de calidad. La literatura es una emanación de la sociedad, y la nuestra es extraordinariamente paternalista y patriarcal. Por lo demás, los universos en que evoluciona la novela negra son eminentemente masculinos. Ha sido un mundo en que le ha sido muy difícil a las mujeres encontrar un lugar. Asimismo, en nuestros países, más que en Europa o en USA, el prejuicio acerca de la novela negra como subgénero o subliteratura ha tenido la piel muy dura. Y si una mujer tiene la peregrina idea de dedicarse a la literatura, más vale hacerlo en un género socialmente aceptable, como la poesía, que integrarse a una marginalidad más. Cuando se vive en un país con una respetable tradición de género negro y con un no menos respetable vivero de mujeres escritoras, incursionar en la literatura policial

ATL: ¿Cuáles son sus autoras policíacas favoritas? Orietta de la Barra: “Primero está la inigualable Agatha Christie (Asesinato en el Expreso Oriente, es mi favorita entre todas sus novelas). Y entre las autoras más contemporáneas, me gusta Patricia Cornwell”. Elizabeth Subercaseaux: “Autoras y autores: P.D, James, Agatha Christie, Henning Mankell, Chesterton, Simenon, John Le Carré”. Myra Silva-Labarca: “Dominique Manotti en Francia. Abigail Padgett, Amanda Cross y Elizabeth George en USA. Las británicas Val McDermid, Ruth Rendell y Minette Walters. La sueca Maj Sjöwall. Y las españolas Alicia Giménez Bartlett, Rosa Ribas y Mercedes Castro. Y algunas menos importantes, pero entretenidas, como la inglesa Ellis Peters y la norteamericana Donna Leon”. ATL

P.D. JAMES: ¿Por qué la novela policial? “Me gusta la estructura en una novela y la novela policial es quizá la más estructurada de las ficciones populares. Algunos dirán que es la más artificial, pero toda ficción es artificial, una cuidadosa reorganización, mediante la selección, de la vida interior de un escritor en una forma creada para hacerla accesible y atractiva para el lector. La construcción de una novela policial puede recaer en una fórmula, pero no sucede lo mismo con el modo en que está escrita. Y yo empecé a escribir, lo recuerdo bien, con altas ambiciones artísticas. No esperaba ganar una fortuna, pero si ser considerada algún día como una novelista buena y seria. Me parecía, como les pasó a otros, que no puede haber mejor aprendizaje para un aspirante a novelista que una novela policial clásica con sus problemas técnicos que surgen al combinar una intriga creíble con personajes verosímiles y una atmósfera que complementa y al mismo tiempo integra la acción. Y quizás haya necesitado escribir novelas policiales por las mismas razones que los aficionados disfrutan este género: la catarsis de un terror cuidadosamente controlado, extraer orden del desorden, la tranquilidad de que vivimos en un universo moral y comprensible y que, si bien no podemos impartir justicia, por lo menos podemos lograr una explicación y una solución”. La edad de la franqueza. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2001.

13


tr s a C es d e c Mer

o

n o c s e o r a é n h a s i y su a cotid d a r i m

D

e todos modos, el género negro nunca dejará de permanecer latente en todo lo que escribo, de alguna manera, escriba lo que escriba, estará siempre ahí.

Mercedes Castro (Ferrol, La Coruña, España). Licenciada en Derecho, siempre ha trabajado en el sector editorial, en el que ha desarrollado casi todas las funciones. Ha publicado relatos en diversos volúmenes colectivos, una antología bilingüe de Rosalía de Castro (2004), una edición crítica de la obra de Pérez-Galdós, Trafalgar (2001) y el poemario La niña en rebajas (2001). Y punto.,., es su primera novela publicada y el fruto de nueve años de trabajo.

¿Qué le parece participar en Santiago Negro, uno de los primeros festivales de la novela negra que se hace en Latinoamérica? Creo que será una experiencia muy enriquecedora, en las ocasiones en que he podido participar en certámenes similares, como la Semana Negra de Gijón, Getafe Negro o Barcelona Negra he podido comprobar que el contacto con los compañeros escritores para poner en común vivencias, gustos y métodos de trabajo resulta reconfortante e interesante. ¿Tiene algunas preferencias como lectora de novelas negras y policiales? Tengo muy poca paciencia y gustos muy marcados, fruto de mi experiencia como editora. Esto se resume en que, si no me gusta un determinado personaje de una serie, no suelo dar más oportunidades a la saga. Por otra parte, disfruto especialmente con las novelas negras “fronterizas”, aquéllas que van más allá de la mera trama policial y aspiran a aplicar nuevas formas estilísticas, hacer crítica social, profundizar en la psicología de los protagonistas… Raymond Chandler es mi preferido. ¿Qué le parece la interesante corriente de creadores de este género que existe en España? Creo que hay autores muy valiosos y, también, otros que escriben novelas negras simplemente porque ahora, gracias a Stieg Larsson, es un género comercial y de moda. El tiempo, espero, pondrá a cada uno en su sitio y diferenciará al autor que cultiva el género porque cree en él del mero advenedizo. ¿Qué le llevó a imponer el sello de novela negra y policial a su ópera prima, existiendo tantos campos para la escritura? Siempre he sido una ávida lectora de género negro, y tenía ideas propias que llevar a cabo, como la discriminación laboral y sexual, el desencanto de la cotidianía, un cierto sentido del humor y la ironía… Mi admiración hacia la novela negra me impulsó alocadamente a escribir una con mis propias normas sin traicionar los cimientos del género. No tengo ni idea de si lo he conseguido. ¿Qué piensa del género negro en este extraño siglo XXI, de qué modo cree que encaja este tipo de historias entre la materia tan revuelta de estos tiempos? Creo que es el género más adecuado para describir con veracidad la realidad revuelta, multifacética, sucia y corrupta en que vivimos. El poder de las grandes empresas, la importancia del dinero en la vida diaria de la gente 14

normal, los abusos de aquéllos que se creen con autoridad, la existencia de “héroes” o perdedores que luchan contra las normas establecidas por el sistema… Son todos prototipos de novela negra más reales que nunca. El género negro está de regreso en el mundo y muy de moda y en España con muchos lectores, ¿qué piensa de este fenómeno editorial? Suelo acoger con simpatía y reservas estos booms editoriales que se repiten todos los años con diferentes autores y géneros. Si Harry Potter, Dan Brown o Stieg Larsson van a contribuir a que existan más lectores, bienvenidos sean. Eso sí: no creo que todos los que los lean sean lectores de verdad, ni que vayan a inocular el gusto de leer. Usted estuvo trabajando nueve años en la preparación de su novela Y punto. ¿Por qué un parto tan largo? Porque, además de escribir, entretuve mi tiempo viviendo: trabajé mucho, disfruté, creé una familia, me hipotequé… En resumen: viví. Escribir era mi vocación, pero por desgracia no mi prioridad. Y punto., nació de horas robadas al sueño y a mi vida. Por eso es tan real. La subinspectora Clara Deza, protagonista de Y punto., es una mujer muy aterrizada en la vida cotidiana, nada cercana a los personajes del policial americano, entre oscuros y sofisticados. ¿A qué se debe esta propuesta tan disímil del género negro clásico? A un afán por resultar veraz con la realidad española. Quise hacerla real y creíble, lejos de esas melenas rubias y esos tacones de vértigo que gastan ciertas detectives. Buscaba que quien la leyera pensara que se la podía topar en el supermercado o en un atasco. No será una sex-symbol, pero sus lectores creen que existe, que ya es mucho. Cumpliendo la larga aventura de nueve años y 628 páginas con Y punto., ¿se anima a emprender otra por el estilo? ¿Existe en sus proyectos creativos futuros otra historia negra y policial? Ahora mismo ultimo mi próxima novela, tiene componentes del género negro, pero es más factible definirla como un thriller psicológico con toques góticos y de fábula. Me gusta jugar y divertirme, y ahora mismo me atraía más hablar de villanos y casas encantadas que de justicieras. De todos modos, el género negro nunca dejará de permanecer latente en todo lo que escribo, de alguna manera, escriba lo que escriba, estará siempre ahí.


Yo no la estoy siguiendo Mercedes Castro

V

oy a escribir hasta caerme. Voy a escribir por ti hasta que se me caigan las manos a trozos. Con las uñas hasta hacerme sangre escribiré por ti en las paredes. Te escribiré hasta que me oigas. Te escribiré hasta que me veas. Te escribiré hasta que te escriba en mí. Luego quizás se acabe todo. Cansado estoy de seguirte por calles selectas y distinguidas. Cansado de ver tu reflejo en escaparates de lujo con neones iluminados. Cansado de tus pasos que ni se percatan de los míos, el sonido de tus tacones nunca asustados que hasta para no tenerme en cuenta me ignoran cuando me acerco, cuando me alejo, cuando te rozo casi, cuando piso fuerte a tus espaldas o cuando corro para alcanzarte y demostrarte que eso que oyes tras de ti no es el romántico viento que poético asola tu barrio rancio y señorial: soy yo que jadeo en tu oído. Cansado estoy. Muy cansado. Cansado estoy casi hasta de desearte. Pero hoy es el último día que te voy detrás. Todo tiene un tope, incluso el deseo enfermizo. Incluso yo. No sé qué coño hago persiguiéndote todo el puto día como un bicho en celo, oliendo tus andares, sorbiendo tu rastro. A tu merced. Pensándolo bien, ni lo necesito. Empiezo a parecer el protagonista de una novela de terror barata, «El Obseso de los Bulevares», «El Embalsamador de Doncellas» o algo así. Recapacitando sobre ello tampoco suena tan mal, pero, joder, no procede. Ni tú me importas tanto, para qué engañarnos. La verdad, nena, no es tanto el seguirte a ti como el hecho de seguir. Si piensas en otras maneras de pasar el rato descubres que, a fin de cuentas, no es una forma tan mala de perder el tiempo. Un modo como otro cualquiera de gastar la vida. Pero no. No más ya. Ya basta. Ya está bien. No procede. Hoy es el último día. Tú última oportunidad. No me voy a pasar la vida en pos de ti. Me he dado cuenta de cuándo dejarlo. Ahora que ya casi me sé tus contoneos de memoria.

Si yo estuviese en el Infierno y tú entrases por la Puerta de las Perdidas taconeando, entre el aullar de cien mil almas reconocería el sonido de tus pisadas. Y éste es el tope, el momento del adiós, de darse la vuelta y buscar a otra a quien poder escribir. Qué quieres, demasiado tiempo ya detrás de ti. Demasiado. Así que hoy, sin futuro, sin posible mañana, aquí estamos. Yo en la acera de enfrente y tú a punto de salir de tu casa. Faltan tres minutos. Eso, claro, si no te retrasas. Bajarás con la chaqueta a medio abrochar, la cartera sin cerrar y los pendientes sin poner, o uno puesto y el otro no. Y yo, como ánima perdida, o condenada, al acecho de tu senda. Pero hoy no será igual. Es el último día. Nunca más repetiré tu estela. Lo tengo todo planeado: te escoltaré como siempre por las mismas avenidas, te pararás en el quiosco y comprarás el mismo periódico, tú caminarás como una autómata leyéndolo y yo a la zaga, cruzando Colón, luego tú mirándote sin verme en el reflejo de las lunas de Génova, yo pegado a ti. Esta vez no podrás no verme aunque estaré ahí. Y de Génova a Alonso Martínez, a medio comer el bollo que te compraste en el Viena Capellanes, y después Almagro, y cada vez menos gente en la calzada, pero yo sí, yo siempre ahí, y la Travesía medio desierta hasta llegar al Instituto donde oirás el «Buenos días Señorita» de las niñas que amaestras. Pero antes tendrás que oírme a mí. No te voy a adelantar, no voy a abordarte, sólo te olfatearé, me acercaré tanto que ya no podrás hacerte la ajena por más tiempo, lo sé. Tendrás que darte la vuelta azorada para ver si continúo ahí, incluso puede que asustada corras, o quizás te pares y me increpes. Entonces será mi turno. Tranquilo, sereno, muy calmado, dominando la situación como quien está acostumbrado a dominarlo todo, te miraré a los ojos fijamente y con voz irónica, suave, firme, taladradora, te diré: «Discúlpeme, pero se confunde. Yo no la estoy siguiendo». Te quedarás parada en medio de la calle mientras yo me doy la vuelta, te sentirás ridícula y, por esta vez, por última vez, verás cómo me alejo, cómo me voy libre de ti, cómo llego a mi apartamento y me siento a la máquina y me pongo a escribir dispuesto, sólo en mi pensamiento, a seguir en sueños tus andares de ensueño, a seguir por el papel el repiqueteo de tus botas que las teclas marcan ahora, ansioso tras tus huellas de gata sola, dispuesto a que por fin seas mía, dispuesto, por ti, a escribirte hasta caerme. Hasta que se me caigan las manos a trozos.

15


MAGAZINE

La enigmática Anne Perry

El disparo certero

de José Gai

A

nne Perry (de nombre Juliet Marion Hulme, nació en Blackheath, Londres, 1938) se caracteriza porque en sus numerosas novelas da forma a documentadas historias policiales donde profundiza en los problemas sociales, ideológicos, políticos y en el ambiente cultural de la Gran Bretaña victoriana de fines del siglo XIX. En este contexto enmarca dos series de novelas que llevan por protagonistas a los matrimonios de Thomas y Charlotte Pitt y de William y Hester Monk. Ella vive en el norte de Escocia, con la sola compañía de algunos gatos y un perro y la cercanía de su madre. Y trabaja duro, muy duro, lo hace durante seis jornadas de ocho horas cada semana, para cumplir con el contrato por el cual debe entregar dos novelas al año, una de la serie de Pitt y otra de la serie de Monk. Pero un enigmático pasado podría atentar contra su apacible y organizada vida. Anne Perry pasó gran parte de su niñez y adolescencia en Nueva Zelanda. Su escolarización fue interrumpida en varias ocasiones por los frecuentes cambios de domicilio y sucesivas enfermedades, lo que ayudó a dedicarse a la lectura con verdadera pasión. En ese país fue protagonista de un escandaloso episodio, el cual fue objeto principal, con el protagonismo de Kate Winslet, de la película dirigida por Peter Jackson “Criaturas Celestiales” (1994). El 22 de junio de 1954, las adolescentes amigas Pauline y Juliet condujeron a Honora Rieper, madre de Pauline, a un paseo a pie por el parque Victoria en la ciudad de Christchurch, donde entonces vivían. En un camino solitario Juliet (Anne Perry) tiró una piedra de ornato para que la señora Rieper se agachara a recogerla. En ese momento, Pauline había planeado golpear a su madre con un ladrillo. Las chicas supusieron que sería suficiente para matarla. Sin embargo, se requirieron 45 frenéticos golpes de ambas chicas para finalmente matar a Honora Rieper. Pauline y Juliet fueron llevadas a juicio en Christchurch en 1954, y fueron encontradas culpables el 29 de agosto de ese mismo año. Como eran demasiado jóvenes para ser sometidas a la pena de muerte según la ley neozelandesa de aquella época, fueron sentenciadas y condenadas a permanecer en prisión. Finalmente fueron liberadas por separado unos cinco años después, con la condición de que jamás se volvieran a ver o comunicar. Criaturas La noticia de que Anne Perry fue una de las Kate Winslet en . Celestiales, 1994 dos jóvenes homicidas se hizo pública con la película de Jackson, pero esto no logró turbar la paz de la escritora. Por el contrario, ella reconoció la veracidad de los datos pero agregó que, si bien no quería hablar de algo que había sucedido cuando ella tenía 15 años y en circunstancias demasiado complejas como para ser tomadas a la ligera, debía recordar a sus acusadores que padecía tuberculosis en aquel entonces y que los médicos le habían dado a tomar una droga muy fuerte (luego retirada del mercado por sus efectos nocivos) la cual le provocó una extraña pérdida de control sobre sus actos.

16

Ópera prima en la novela negra y policial de mujeres

L

as más importantes escritoras dedicadas a la novela negra y policial partieron publicando obras que han reflejado este apasionante modo de hacer literatura. Lo que demuestra la entera satisfacción, desde un comienzo, que han tenido por contar historias de crímenes y enigmas policiales. Veamos, rápidamente, la confirmación de este dato, con las óperas primas de estas escritoras. Agatha Christie (Devon, Inglaterra, 1890- Cholsey, Inglaterra, 1976). El misterioso caso de Styles (1920). En su primer libro presenta a Hércules Poirot, al inspector Japp y al capitán Hasting. P. D. James (Oxford, Inglaterra, 1920). Cubrirle el rostro (1962). Aparece por primera vez el policía Adam Dalgliesh encargándose de un caso criminal. Patricia Highsmith (Fort Worth, Texas, 1921- Locarno, Suiza 1995). Extraños en un tren (1950). En su primera novela plantea un crimen sin móvil. Esta obra fue llevada al cine por Alfred Hitchcock en 1951, con el nombre de Pacto siniestro o Extraños en un tren, con guión adaptado nada menos que por Raymond Chandler. Donna Leon (Nueva Jersey, USA, 1942). Muerte en la Fenice (1992). Con esta primera obra la autora da a conocer al comisario veneciano Guido Brunetti. Sara Paretsky (Ames, Iowa, USA, 1947). Creadora de V.I. Warshavsky mujer policía de Chicago que aparece en su primera novela negra Valor Seguro (1982).

Fred Vargas (Paris, Francia, 1957) Pseudónimo de la arqueóloga y escritora francesa Frédérique Audoin-Rouzeau. Los que van a morir te saludan (1994). En su primera novela negra tres jóvenes se enredan en Roma, en el asesinato de un coleccionista de arte. Mercedes Castro (Ferrol, La Coruña, España). Y punto. (2008). Una exitosa ópera prima, con una mujer policía, tan terrenal como aguda: Clara Deza.


CH E S O C

Y punto.

A

A J O R Una mañana de mayo. de Anne Holt. Barcelona: Roca Editorial, 2009. Colección: Criminal. 368 p.

D

urante una visita oficial a Noruega, la presidenta de Estados Unidos de América es secuestrada. Entonces Warren Scifford, del FBI, requerirá la ayuda del superintendente de la policía noruega, Yngvar Stubø, para rastrear cualquier vestigio y cubrir punto a punto el país con el fin de localizar a la mandataria. Dada la magnitud del caso, el secuestro despierta intranquilidad a nivel mundial y así surgen muchas especulaciones. Como las siguientes: ¿Podría estar el caso relacionado con los atentados del 11 de septiembre? ¿Existe algún secreto en la vida pasada de la presidenta que la haga vulnerable? ¿Quién estará detrás del secuestro? Por otra parte, Inger Johanne Vik, quien fuera del FBI, se ve involucrada en la investigación. Pero la relación entre ella y Stubø no está en su mejor momento y la aparición de Scifford –con quien mantuvo una relación en el pasado– no hace sino agravar la situación. Anne Holt (1958, Larvik, Noruega), es una escritora que aborda temas de actualidad internacional en tramas de ritmo vertiginoso y de gran tensión. Ha desarrollado en su carrera literaria dos series: una, la protagonizada por Hanne Wilhelmsen y una segunda serie protagonizada por Yngvar Stubø e Inger Johanne Vik; la novela Una mañana de mayo, pertenece a esta segunda serie. Anne Holt también ha publicado La diosa ciega (1993), Bienaventurados los sedientos (1994), y La muerte del demonio (1995).

de Mercedes Castro. Madrid: Alfaguara, 2008. 628 páginas

E

n la novela “Y punto.” se narran varias historias familiares, entre ellas, las aventuras y desventuras de Clara Deza, una joven subinspectora de policía de Madrid que nos pone ante la realidad más cercana, y ante la corrupción, los miedos y las inseguridades más próximas y reconocibles, pero es, también, una aguda observación de la gente de la clase media, de la clase alta, y de los sin clase. Clara Deza es un personaje tan contradictorio como deslenguado, pero también es una esposa y compañera que demuestra una gran sensibilidad por dentro y muy dura por fuera. Es que está inmersa en un mundo hostil marcado por el enfrentamiento entre dos esferas contrapuestas: la laboral, donde abundan los policías que oscilan entre la incomprensión o la sobreprotección, y la personal, que gira en torno a un matrimonio y un hogar que es un todo, indivisible: refugio, remanso de paz y soporte confiable que puede calmar las tormentas acumuladas del día a día. Viendo así las cosas no le queda sino luchar, sobrevivir y sobreponerse desde su propia personalidad. De pronto, Clara Deza debe aprender a demostrar su faceta más combativa y mordaz, pues tras recibir un desconcertante mensaje de su mejor confidente, descubre que uno de los mafiosos más escurridizos planea un gran golpe. Ella, movida por el pálpito de saber que se encuentra ante su caso más importante, comienza a escarbar en las cloacas de una sociedad brillante en apariencia y tremendamente cruel en la realidad. Así arranca y se enfila esta novela, entre intensa y realista al sumun de lo cotidiano. Pero lo cotidiano que se muestra sin tapujos, con sus personajes que conviven en estas estructuras sociales y que no se dan cuenta, a la primera mirada, que bajo la cáscara de lo que aparenta, hay un mundo de hechos para olvidar, donde reposa la podredumbre y el peligro. Con Y punto. Mercedes Castro ha publicado su ópera prima y para ello ha demorado nueve años en darla a la luz, pero este tiempo no ha pasado en vano, pues ha creado una novela negra intensa, trepidante, contradictoria y de enorme atractivo por su lenguaje rápido, sincero y creíble.

17


9/7/09

ADN Radio Chile pertenece al grupo de emisoras de

245x350pato_hany_Sloqhay.pdf 4:36:37 PM


A Tiro Limpio IV  

Cuarto Número Revista del Primer Festival Internacional de Novela Negra - Santiago Negro. Versión 2009.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you