Page 1

MERCEDES CRUZ

1


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

ÍNDICE

Vida Futura .............................................................................................................. 3 Ciencias Médicas y Biológicas a la luz del Espiritismo. ......................... 12 Don de Curar en el Espiritismo ...................................................................... 21 Protección para las Influencias Negativas ................................................ 30 La Cura de la Obsesión ..................................................................................... 42 Como manejar la Mediúmnidad en los niños ........................................... 50

2


MERCEDES CRUZ

VIDA FUTURA Todo se encadena y se une en el Universo, tanto en lo moral como en lo físico, según nos dicen los Espíritus. Las penas y las recompensas se reparten entre los individuos mediante el juego natural de las cosas. Tanto el bien como el mal vuelven a su punto de partida. Hay faltas cuyos efectos se producen en el transcurso de la vida terrestre, y otras que son más graves sus consecuencias se dejan sentir en la vida espiritual, y a veces también en encarnaciones ulteriores. El espíritu culpable arrastra consigo su oscuridad, su castigo, su oprobió. Los sufrimientos de las almas perversas, no por no ser materiales son menos vivos. El infierno no es más que un lugar quimérico, un producto de la imaginación. Para que los hombres sean felices en la Tierra, es preciso que este poblada solo de Buenos Espíritus, encarnados o no, que solo quieran el bien. Habiendo llegado este tiempo, tiene lugar una gran emigración entre los que la habitan. Los que hacen el mal por hacerlo y quienes el sentimiento del bien no les conmueve, no siendo ya dignos de la tierra transformada, tienen que ser excluidos, porque si volvieran a reencarnar traerían de nuevo a ella el desorden y la confusión y serian un obstáculo al progreso. Estos espíritus rebeldes van a expiar su obstinación, a mundos inferiores. La generación actual desaparecerá gradualmente y la nueva le sucederá del mismo modo, sin que haya perturbación en el orden natural de las cosas. En vez de nacer en ella un niño inclinado al mal, vendrá un Espíritu más adelantado e inclinado al bien. La enseñanza de los Espíritus nos dice que el espíritu sufre las consecuencias naturales de sus actos, que recaen sobre el y le glorifican o le mortifican. El ser sufre en la vida de ultratumba no solamente por el mal que ha hecho, sino también por su inacción y su debilidad. En una palabra esa vida es obra suya, tal y como la formo con sus manos. El sufrimiento es inherente al estado de imperfección, se atenúa con su progreso y desaparece cuando el espíritu a vencido a la materia. El castigo del Espíritu malo continúa no solamente en la vida espiritual, sino también en encarnaciones sucesivas que lo arrastran hacia mundos inferiores, donde la existencia es precaria y el dolor reina soberano. Tales mundos son los que podríamos llamar el infierno, la separación del cuerpo para estos espíritus es muy penosa y llena de turbación y de angustia. La ilusión de la vida terrena sigue para el por algunos años , son incapaces de darse cuenta de su estado y de romper los lazos que lo encadenan al mundo en el que vivieron, puesto que nunca se preocuparon por su origen , solo vivieron para la vida material y para sus placeres. Se desesperan cuando sienten la indiferencia de los que lo rodean, que no los ven, ni los sienten, errantes y tristes, sin rumbo, sin esperanza , en los lugares que les son familiares, son almas en pena, cuya presencia se ha supuesto en alguna moradas, y cuya realidad queda establecida todos los días por medio de numerosos y ruidosas manifestaciones. 3


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

La situación del espíritu después de la muerte, resulta únicamente de las aspiraciones y de los gustos que desarrollo en si. Siempre se manifiesta la ley inexorable de la siembra y la recolección. El que puso todos sus goces, toda su felicidad en las cosas de este mundo, en los bienes de la Tierra, sufre cruelmente en cuanto se ve privado de ellos. Toda pasión lleva su castigo en si misma. El Espíritu que no ha sabido emanciparse de los apetitos groseros, de los deseos brutales, se convierte en juguete de ellos, sin poder darles satisfacción. Despojado de todo lo que constituía su grandeza terrena, la soledad y la privación le esperan en el espacio. Peor aun es la situación de los Espíritu crueles y rapaces, de los criminales de toda especie, de aquellos que hacen correr la sangre o pisotean la justicia. Las quejas, las maldiciones, de sus victimas resuenan en sus oídos durante un tiempo que se les hace una eternidad. Sombras irónicas y amenazadoras le rodean y lo persiguen sin descanso. No hay para esos espíritus retiro alguno lo suficientemente profundo, lo bastante escondido, y en vano buscan el reposo y el olvido. Solo la entrada en una vida oscura, la miseria, el rebajamiento y la esclavitud pueden atenuar sus males. Los egoístas, los hombres exclusivamente preocupados en su bienestar, se preparan un penoso porvenir. No habiendo amado a nadie más que solo a si mismos; no habiendo ayudado, consolado ni tranquilizado a nadie, no encuentran simpatía ni cariño en la otra vida. Aislados y desamparados, ven transcurrir el tiempo monótono y lento. Un tedio taciturno le oprime, el pesar por las horas perdidas y por la existencia desperdiciada, el odio hacia los intereses miserables que les absorbían, todo ello es una tortura que les devora. Sufren, vagan, hasta que un pensamiento caritativo acude a ellos y luce en su oscuridad como un rayo de esperanza; hasta que esclarecidos por un espíritu bienhechor se deciden a entrar en un camino mejor. La situación de los suicidas es a veces, mas mala aun. El suicidio es una cobardía, un crimen, y sus consecuencias son terribles. El suicidio no libera de los sufrimientos físicos. El espíritu continúa ligado a ese cuerpo carnal que creía haber destruido; sufre lentamente todas las fases de la descomposición, y las sensaciones dolorosas se multiplican en lugar de desminuir. Lejos de abreviar su padecimiento, lo prolonga indefinidamente; su malestar y perturbación persisten durante mucho tiempo después de la destrucción de la envoltura material. Le será preciso afrontar de nuevo los padecimientos de los cuales quería escaparse, con la muerte, y que fueron originados en su pasado. Deberá soportarlos en las peores condiciones, volver a andar paso a paso el camino sembrado de obstáculos, y para ello, tendrá que sufrir una encarnación más penosa aun que aquella de la que quiso huir. Los sufrimientos de los ajusticiados, después de la ejecución, son espantosos, la mayor parte son presa de una sobreexcitación aguda, de atroces sensaciones que los vuelven furiosos. El horror de sus crímenes, las miradas de sus victimas, que parecen perseguirles y traspasarles como cuchillos, las alucinaciones y los sueños espantosos, 4


MERCEDES CRUZ

esa es la suerte que les espera. La mayor parte de ellos, para encontrar una derivación de sus males, se lanzan sobre los encarnados de tendencias semejantes y les impulsan al crimen. Otros, devorados por el remordimiento como por un fuego inextinguible, buscan sin tregua refugio seguro que no hallan. A cada paso que dan, a su alrededor, en todas partes, creen ver cadáveres, figuras amenazadoras y charcos de sangre. Los espíritus malos sobre los cuales recae el peso de sus faltas están en la imposibilidad de prever el porvenir. No conocen nada de las leyes superiores. Los fluidos que los envuelven se oponen a la relación con los Espíritus elevados, que quisieran arrancarles de esas inclinaciones; pero no pueden hacerlo, a causa de su forma grosera, casi material de estos espíritus y del campo restringido de sus percepciones. Devorados por la envidia y por el odio, con el fin de distraerse de sus preocupaciones, muchos buscan a los hombres débiles y propicios al mal. Se encarnizan con ellos y les inculcan funestas inspiraciones; pero, poco a poco, de estos nuevos excesos se deducen nuevos sufrimientos. La reacción del mal causado les encierra en una red de fluidos más sombríos. Las tinieblas se hacen más densas, se forma un circulo estrecho, y la reencarnación, penosa y dolorosa, se yergue ante ellos. Los que se han arrepentido y que se han resignado, ven próximo el tiempo de los padecimientos y se han decidido a satisfacer la eterna justicia. Los remordimientos, como un pálido resplandor, iluminan sus almas con una luz vaga y permiten a los buenos espíritus que se deslicen en ellos para prodigarles aliento y consejos. El mundo invisible es el lado opuesto de la humanidad. Los Espíritus no son más que las almas, más o menos perfectas, de los hombres desencarnados, y nuestras relaciones con ellos deben ser llevadas con tanta reserva y prudencia como nuestras relaciones con nuestros semejantes. Lo mismo ocurre con toda alma que abandona el mundo. Nuestras evocaciones despiertan la atención del fallecido y facilitan su separación corporal. Nuestras oraciones ardientes, semejante a chorros luminosos o a vibraciones armoniosas, les iluminan y dilatan su ser. Les resulta agradable pensar que no están abandonados a si mismos en la inmensidad, que existen aun seres en la Tierra que se interesan por su suerte y desean su felicidad. Aunque esta no pueda ser obtenida en ningún caso mediante esas oraciones, no por eso dejan de ser saludables par el espíritu, al que arrancan de la desesperación y le dan fuerzas fluídicas necesarias para luchar contra las influencias perniciosas y salir de su ámbito. Los Espíritus desdichados atienden nuestras llamadas y nuestras evocaciones. Nuestros pensamientos simpáticos les envuelven como en una corriente eléctrica, les atraen hacia nosotros y nos permiten conversar con ellos a través e los mediúms.

5


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

El Espíritu sufre en la vida espiritual, las consecuencias de todas las imperfecciones, de las cuales no se despojó, durante la vida corporal. Su estado feliz o infeliz es inherente al grado de su depuración o de sus imperfecciones. Toda imperfección es una causa de sufrimiento y de privación de goce, y no hay ni una sola imperfección que no lleve consigo consecuencias deplorables e inevitables. Los espíritus infelices están excluidos de los mundos felices, donde perturbarían la armonía; permanecen en los mundos inferiores, donde expían sus faltas por las tribulaciones de la vida y se purifican de sus imperfecciones, hasta que merezcan encarnarse en mundos más avanzados, moral y físicamente. Ningún Espíritu está en las condiciones de no poder mejorarse nunca; pues de ese modo estaría fatalmente destinado a una eterna inferioridad y escaparía de las leyes del progreso que rige providencialmente a todas las criaturas. Cualquiera que sea la inferioridad y la perversidad de los Espíritus, Dios jamás los abandona. Todos tienen su ángel de la guarda, que vela por ellos, espía sus movimientos y se esfuerza en suscitar en ellos buenos pensamientos, el deseo de progresar y reparar en una nueva existencia el mal que hicieron. El actúa de una forma oculta, sin ninguna presión. El espíritu debe mejorarse por su propia voluntad, y no a consecuencia de cualquier constreñimiento. Debe actuar bien o mal en virtud de su libre albedrío, sin estar inducido en un sentido u otro. La situación del espíritu, desde su entrada en la vida espiritual, es la que se ha preparado, por la vida corporal. Más tarde, le es dada una nueva encarnación para la expiación y la reparación, por medio de nuevas pruebas, pero no siempre las aprovecha, en función de su libre albedrío, si no lo hace es una tarea que deberá empezar de nuevo cada vez en condiciones más penosas, de suerte, de que el que sufre mucho en la Tierra, puede decir, que tenia mucho que expiar. La misericordia de Dios, es infinita, pero no es ciega. El culpable, al cual perdona, no está exonerado mientras no haya satisfecho a la justicia, sufre las consecuencias de sus faltas. Dios siempre deja la puerta abierta para la vuelta al bien. Todo hombre pudiendo deshacerse de sus imperfecciones, por efecto, de su voluntad, puede ahorrarse los males que son su consecuencia y asegurar su felicidad futura. Tal es la ley de la Justicia Divina; a cada uno según sus obras asi en la Tierra como en el Cielo. Las enseñanzas de los Espíritus han iluminado el camino de la vida, han resuelto los oscuros problemas del porvenir, han fortificado la fe vacilante y han restablecido la justicia sobre bases inquebrantables

6


MERCEDES CRUZ

La nueva generación que debe fundar la era del progreso moral, se distingue por la inteligencia y una razón precoz, unidas al sentimiento innato del bien y de las creencias espiritualistas, lo cual es señal segura de un cierto grado de adelantamiento anterior. Los cielos elevados son la patria de la belleza ideal y perfecta donde todas las artes se inspiran. La ciencia moderna, de a cuerdo con la enseñanza de los Espíritus, nos presenta el Universo sembrado de innumerables mundos habitados. El cielo está en todas partes; por todas partes se encuentra lo inconmensurable, lo insondable y lo infinito; en todas partes hay un hormigueo de soles y de esferas, en medio de los cuales la Tierra no es nada más que una unidad insignificante. En el seno de los espacios, no hay más que moradas circunscritas a las almas. Siendo libres y puras, estas recorren la inmensidad y van a donde las llevan sus afinidades y sus simpatías. Los espíritus inferiores, grávidos por la densidad de sus fluidos, permanecen como aferrados al mundo donde han vivido, circulando por la atmósfera o mezclándose con los humanos. Los goces y las percepciones del Espíritu no resultan del ambiente que ocupa, sino de su estado personal y de los progresos realizados. Cada uno lleva en si su gloria o su infierno. La condición del Espíritu en la vida de ultratumba, su elevación, su felicidad, todo depende de su facultad de sentir y de percibir, que es proporcional a su grado de adelanto. Los Espíritus nos enseñan sobre la vida de ultratumba que no es un lugar para la estéril contemplación ni para la beatitud ociosa. Todas las regiones del Universo están pobladas por Espíritus atareados. Por todas partes hay almas que suben y descienden, se agitan en el seno de la luz o en las regiones oscuras. En un punto, se aglomeran los auditorios para recibir las instrucciones de los Espíritu elevados. Más lejos, se forman grupos para festejar a un recién llegado. En otra parte otros espíritus combinan los fluidos, les presentan mil formas y mil tintes maravillosos y los preparan sutiles usos a que los destinan los espíritus superiores. Otras multitudes se aglomeran alrededor de los planetas y los siguen en sus evoluciones; multitudes sombrías, turbadas, que fluyen sin saberlo sobre los elementos atmosféricos. Espíritus luminosos las atraviesan, más rápido que el relámpago, proporcionando auxilios y consuelos a los encarnados que los imploran. Cada uno desempeña su papel y contribuye a la gran obra a la medida de su merito y de su adelanto. El universo entero evoluciona. Al igual que los mundos, el Espíritu prosiguen su carrera eterna, atraídos hacia un estado superior, entregados a diversas ocupaciones. Progreso por realizar, ciencia por adquirir, dolor por extinguir, remordimientos por calmar, amos a los humanos, expiación, abnegación, sacrificio, todas estas etapas, todos estos 7


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

móviles les estimulan, les impulsan, les precipitan hacia su progreso. En esta inmensidad reinan incesantemente el movimiento y la vida. Todo se transforma, se engrandece, se eleva. La inmovilidad, la inacción es el retroceso, es la muerte. Bajo el impulso de la gran Ley, seres y mundos, almas y soles, todo gravita y se mueve en la orbita gigantesca trazada por la voluntad divina. Cuando el alma virtuosa ha vencido las pasiones, abandona su cuerpo miserable, instrumento de dolor y de gloria, vuela través de la inmensidad y va a unirse con sus hermanos del espacio. Impulsada por una fuerza irresistible, recorre regiones donde todo es armonía y esplendor. La palabra humana es demasiado pobre para expresar lo que ve en ella. Siente un gran goce al ver que la cadena que la unía a la Tierra se ha roto, puede alcanzar la extensión, hundirse en el vacío sin limites, elevarse al otro lado de la orbita de los mundos, ella se irradia y se embriaga de espacio y de libertad. La felicidad terrestre, la vejez decrepita y arrugada ceden el puesto a un cuerpo fluídico de formas graciosas, forma humana idealizada que se ha hecho diáfana y brillante. Allí encuentra a los que amaba en la Tierra, que le precedieron en la nueva vida, los elegidos de sus afectos, sus compañeros de labor y de sufrimiento. Es como si la esperaran después de un largo viaje. Todos los que participaron de sus buenos y de sus malos días, todos los que con ella se engrandecieron, lucharon, lloraron y sufrieron, se aglomeran para recibirla, y despertándose súbitamente su memoria, se producen explosiones de felicidad, efusiones que la pluma no sabría describir. El infinito profundo, luminoso, se despliega con sus maravillas esplendorosas, con sus millones de soles, sus hogueras multicolores, zafiros, esmeraldas, joyas enormes sembradas en el azul, y sus suntuosos cortejos de esferas. Los soles que el hombre contempla como simples chispas, los contempla el Espíritu en su real y colosal grandeza. El Espíritu bueno y puro es inaccesible al espanto. Ese infinito, silencioso y frió para los Espíritus inferiores, se anima muy pronto para el y le deja oír su voz poderosa. El alma, separada de la materia, percibe poco a poco las vibraciones melodiosas, del éter, las delicadas armonías que descienden de las colonias celestes; oye el ritmo imponente de las esferas. Esos cantos de los mundos, esas voces del infinito que resuenan en el silencio, los percibe y los penetra de ellos hasta el arrebatamiento. Recogida, embriagada, henchida de un sentimiento grave y religioso, de una admiración que no puede ser saciada, el alma se baña en las olas del éter, contempla las profundidades siderales, las legiones de Espíritus, sombras frágiles, ligeras que flotan y se agitan en ámbitos de luz. Asiste a la génesis de los mundos; sigue el desenvolvimiento de las humanidades que los pueblan, y en este espectáculo comprueba que en todos los lugares la actividad, el movimiento y la vida se unen ordenadamente en el Universo. Los espíritus puros llevan en si su luz y su felicidad; le siguen a todas partes; forman parte integrante de su Ser. Los espíritus puros llevan en si su luz y su felicidad; le siguen a todas partes; forman parte integrante de su Ser.

8


MERCEDES CRUZ

Cualquiera que sea su grado de adelanto, el Espíritu que acaba de abandonar la Tierra no puede aspirar a vivir indefinidamente esa vida superior. Sujeto a la reencarnación, esa vida no es para él más que una etapa de reposo, una compensación a los malos padecidos, una recompensa ofrecida a sus meritos. Se empapa y se fortifica en ella para luchas futuras. Pero, en el porvenir que le espera, no volverá a encontrar ya las angustias y los cuidados de la vida terrena. El Espíritu elevado está llamado a renacer en mundo mejor dotados que el nuestro. La escala grandiosa de los globos contiene numerosas gradas dispuestas para la ascensión de las almas; cada una de estas asciende a ellas gradualmente. En las esferas superiores a la Tierra, la materia tiene menos imperio. Los males que esta engendra se atenúan a medida que el ser, progresa, y acaban por desparecer. Las necesidades corporales son casi nulas y los duros trabajos, desconocidos. La existencia, es más larga que la nuestra, transcurre en el estudio, en el compartir las realizaciones de una civilización perfeccionada que tiene por base la moral más pura, el respeto de los derechos de todos, la amistad, y la fraternidad. Los horrores de la guerra, las epidemias, las plagas, no tienen acceso, ni la enfermedad, y los groseros intereses, (causa de tantas codicias en la Tierra) no dividen allí a los Espíritus. Estos datos de las condiciones de habitabilidad de los mundos están confirmados por la ciencia. Por medio del espectroscopio, que ha analizado sus elementos constitutivos, a calcular su poder de atracción y a pesar su masa. La astronomía nos demuestra que las estaciones varían de duración e intensidad, según la inclinación de los mundos con relación a su orbita. Nos enseña que Saturno tiene la densidad de la madera de arce; Júpiter, poco más o menos, la del agua. Nos dice que en Marte la pesadez de los cuerpos es la mitad menos que en la Tierra. Un día, cuando el espíritu, después de haber recorrido el ciclo de las existencias planetarias, después de haberse purificado con sus renacimientos y sus emigraciones a través de los mundos, ve cerrarse la serie de encarnaciones y abrirse la vida espiritual definitiva, la verdadera vida del alma, de donde están desterrados el mal, la sombra y el error. El Espíritu goza de la alegría y la paz, convive con espíritu esclarecidos, pacientes y dulces, se une a ellos por un afecto que no se turba por nada, participa de sus aspiraciones, de sus ocupaciones , de sus gustos, se comprenden , se sustentan, se aman , libres de las necesidades y de la muerte, jóvenes sin preocupación de los siglos…. Luego después de estudiar, admirar , glorificar la obra infinita, penetra más profundamente en los divinos misterios, , reconoce por toas partes la justicia, la belleza, y la bondad celestial, se identifica con ellas y se nutre de ellas, sigue a los genios superiores en su tarea, en sus misiones, ellos intentan igualarlos , subir más arriba, siempre hay nuevos goces, nuevos trabajos, nuevos progresos los esperan.; tal es la vida eterna, magnifica, desbordante , la vida del espíritu purificado por el sufrimiento.

9


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

Los Espíritus superiores poseen en su grado eminente el sentido de lo bello. Es la fuente de de sus más puros goces, y todos saben realizarlo en obras, al lado de las cuales palidecen las obras maestras de la Tierra. Para el alma superior, el arte, bajo sus multiples aspectos es una oración, un homenaje rendido al Principio eterno. Siendo fluídico el Espíritu, obra sobre los fluidos del espacio. Su voluntad poderosa los combina, los dispone a su gusto, les presta los colores y las formas que responden a su finalidad. Por medio de estos fluidos, se ejecutan obras que desafían toda comparación y todo análisis. En las moradas etéreas se celebran fiestas espirituales. Los espíritus puros, radiantes de Luz, se agrupan por familias. Suaves armonías (al lado de las cuales las de la Tierra no son más que ruidos discordantes) les encantan, y en el espacio infinito se les aparece el espectáculo maravilloso de los mundos girando en la extensión y uniendo sus notas a las voces espirituales, el himno universal que sube hasta Dios. Todos los Espíritus, en multitud innumerables, se conocen y se quieren. Los vínculos, los afectos que los unían en la vida material, quebrados por la muerte, se han restablecido para siempre. Acuden de diversos puntos del espacio y de los mundos superiores para comunicarse el resultado de sus misiones, de sus trabajos; para felicitarse por sus éxitos, para ayudarse mutuamente en las obras difíciles. Ningún resabio, ningún sentimiento de envidia se desliza en esas almas delicadas. El amor, la confianza, la sinceridad presiden estas reuniones donde son recogidas las instrucciones de los mensajeros divinos, donde son aceptadas nuevas tareas que contribuyen a elevar mas. Unos consienten en velar por el progreso y por el desenvolvimiento de las naciones y de los mundos; otros encarnan en las tierras del espacio para cumplir en ellas misiones de abnegación, para instruir a los hombres en la moral y en la ciencia; otros, (los Espíritus guías o protectores) se dirigen a cualquier alma encarnada, le prestan su apoyo en el áspero camino de la existencia, la conducen desde el nacimiento hasta la muerte durante varias vidas sucesivas, acogiéndola al final de cada una de estas en el umbral del mundo invisible. En todos los grados de la jerarquía espiritual, el Espíritu desempeña su papel en la obra inmensa del progreso y contribuye a la realización de las leyes superiores. Cuanto más puro es el espíritu, más intensa, más ardiente se hace en él la necesidad de amar, de hacer participe de sus goces y de su gloria, de su felicidad a todos los que sufren, a todos los que se encadenan en los abismos de la existencia inmortal. Su amor se va extendiendo poco a poco a todos los seres al dirigirse sin parar hacia Dios, Padre de las almas, centro de todos los poderes afectivos. Existe una jerarquía con diferentes grados en los espíritus, comienza en el seno de la vida inferior, y se prolonga hacia las alturas inaccesibles a nuestras captaciones ac-

10


MERCEDES CRUZ

tuales. Es un escalonamiento inexpresable de poderes, de luces, de virtudes que van en aumento desde la base hasta la cima – si es que hay una cima. Son tres grandes fases: la vida material, la vida espiritual y la vida celestial, reaccionan una sobre la otra forman un todo que constituye el campo de acción de los seres. La superioridad del espíritu se reconoce en su vestimenta fluidica. Todo Espíritu es una hoguera de luz por mucho tiempo velada, comprimida, invisible, que se desarrolla con los valores morales, crece lentamente y aumenta en extensión y en intensidad. Al principio es como un fuego oculto entre cenizas, y que se revela con suaves chispas y luego con una llama tímida y vacilante. Un día se convierte en una aureola; luego se activa, se extiende y abarca al Espíritu por entero, que resplandece como un sol o como esos astros errantes que recorren los abismos celestes, dejando tras de si una aureola luminosa. Para obtener este grado de esplendor es preciso un conjunto de trabajos, de obras fecundas; una acumulación de existencias que a los humanos les parece una eternidad. La visión directa de Dios, según se dice, solo es propia de los grandes Espíritus. La luz divina expresa la gloria, el poder, la majestad del eterno; es la visión misma de la verdad. Pero pocas almas pueden contemplarla sin velos. Para soportar su brillo, se necesita gozar de una pureza absoluta. La vida humana intercepta las propiedades radiantes del espíritu. La luz del alma está oculta bajo la carne, el hombre puede comprobarlo, en sus buenas acciones, en los impulsos generosos, la mantienen y la aviva. En los momentos de expansión, de caridad, de amor, es cuando el alma siente como una llama, como una radiación que emana de su ser. Esta Luz íntima es la que hace a los oradores, a los apóstoles a los héroes. Ella es la que cautiva a los auditorios, la que entusiasma a los pueblos y les hace realizar grandes cosas Las fuerzas espirituales se revelan entonces a los ojos de todos y ponen de manifiesto lo que se puede obtener de las potencia psíquicas puestas en acción por la pasión del bien y de la justicia. La fuerza del alma es superior a todos los poderes materiales. Podría mover un mundo. Y esta fuerza es luz. Si queremos recorrer rápidamente la cadena magnifica de los mundos y llegar a las regiones etéreas, arrojemos lejos de nosotros todo lo que nos haga el paso pesado que dificulta nuestro vuelo. ¡Devolvamos a la Tierra lo que es de la Tierra, y no aspiremos nada más que los tesoros eternos: trabajemos, oremos, consolemos, ayudemos y amemos, amemos hasta la inmolación! ¡Cumplamos con nuestro deber, aun a costa del sacrificio y de la muerte! Así sembraremos el germen de nuestra felicidad para el porvenir. Trabajo realizado por Merchita Extraído del Libro “Después de la Muerte” León Denis

11


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

CIENCIAS MÉDICAS Y BIOLÓGICAS A LA LUZ DEL ESPIRITISMO El hombre tiene el derecho y el deber de investigar siempre, a fin de que el progreso no quede paralizado en las conquistas logradas. No obstante, cuando las experiencias superan la capacidad de control del ser humano, las Leyes de Dios, mediante fenómenos naturales, impiden su avance y permiten que acontecimientos inesperados, desastrosos, demuestren la insensatez de aquel que se yergue a la condición de semidiós. Toda vez que las aspiraciones humanas se transformen en alineación perturbadora, teniendo como objetivo intervenir en los códigos genéticos para realizar verdaderas aventuras, la legitimidad de la experiencia debe ceder lugar a los impositivos de una ética trabajada con rigor, a fin de que las vidas de los animales y humanos sean eximidas de aberraciones, que muchas mentes desequilibradas, de ayer como de hoy, han intentado realizar en diversas culturas, sobre todo las de aquellas que se han caracterizado por el totalitarismo del poder, que pretende considerar superiores a algunas razas en detrimento de otras, que padecerían su impiedad y la cobardía de las crueles persecuciones. Por tanto deducimos que no es lícita la manipulación genética en animales – con excepción, cuando se tiene por objetivo mejorar la calidad de la raza, evitando su fragilidad y las enfermedades consecuentes del medio ambiente o de factores hereditarios – ni en criaturas humanas, sin graves consecuencias para la sociedad. El progreso moral del ser humano no acompañó el progreso tecnológico. Hace poco tiempo, el mundo vio impresionado, una experiencia en la que una oreja humana fue implantada en el lomo de un ratón. Algunos científicos especularon sobre la posibilidad de la creación de una raza humana intelectualmente inferior, destinada exclusivamente a los trabajos pesados, sin el problema de eventuales reivindicaciones por mejores condiciones de vida. Y nos preguntamos ¿Las Leyes de la Naturaleza le permitirán al hombre penetrar en los mecanismos de la biogenética? Vianna de Carvalho, a través del médium Divaldo Pereira Franco nos dice al respecto, que entre las nobles funciones de la ciencia se encuentra aquella que se encarga de examinar las posibilidades denominadas imposibles, que pueden un día, tornarse factibles , realizables. No obstante, soñar con la creación de hombres y mujeres Xerox, insensibles al dolor, automatistas, sin percepción hacia su realidad existencial, es llevar la aspiración a la condición de pesadilla. Sin duda, el científico puede intervenir en la constitución genética y perturbar su desarrollo, generando anomalías en el proceso de su multiplicación. Sin embargo, para que la vida humana se exprese plenamente, es indispensable la presencia del Espíritu cuyo órgano modelador es el periespíritu, que estimula a las células conforme a las necesidades de naturaleza carmica, obedeciendo a la ley moral de causa y efecto. 12


MERCEDES CRUZ

Los laboratorios de investigación amplían los campos de estudio diariamente, nuevos descubrimientos contribuyen para que se pueda vivir con más equilibrio y felicidad. Cuando la Ciencia, por medio de sus nobles investigadores, se adueñe de la realidad del Espíritu, comprenderá la necesidad de establecer un código de preservación de la vida, de ese modo, una bioética fundamentada en el respeto y dignificación de la criatura humana. El sueño de lograr una clonación real, copiando seres patronizados, ya es una realidad; empero, bien distante de conseguir el mismo éxito con relación a la criatura humana, conforme a los moldes que conocemos, en razón de que solo puede acontecer mediante la intervención del Espíritu, sin lo cual tendremos formaciones aberrantes de células que, desprovistas del modelo organizador biológico, jamás repetirán el individuo original. Y aunque la ingeniería genética llegue a conseguir los requisitos indispensables para que la vida humana se manifieste, el Espíritu utilizará esa circunstancia y podrá reencarnar, jamás idéntico a otro, en razón de las conquistas que tipifican a cada uno. Las inserciones periespirituales en la zona física se darán en el ADN, en su estructura intima, es un campo de energía en su más elevada expresión, exteriorizada por el periespíritu en su función organizadora del cuerpo físico y toda su estructura molecular que, de alguna forma, se constituiría en partículas atómicas. En los casos de embriones congelados, ya en estado avanzados de desarrollo, los espíritus no necesariamente estarán ligados a ellos, esperando retomar el proceso para reencarnar, salvo en algunos casos, aquellos Espíritus que burlaron la Ley de la Vida, huyendo de las pruebas por el camino falso del suicidio, que permanecen en semihibernación aguardando la oportunidad para recomenzar la experiencia y ese periodo constituye para ellos la expiación que merecen. El desarrollo que ocurre en algunos experimentos es espontaneo, resultado del automatismo biológico, pero que no culminan en éxito. En la actual coyuntura, el proceso de formación de cuerpos orgánicos perfectos basados en el código genético humano sin la presencia del Espíritu, valiéndose, solamente de los recursos de laboratorio, Vianna de Carvalho, nos dice que la vida en plenitud solo se manifiesta en la criatura humana a través del Espíritu. La hipótesis de crear un cuerpo sin alma, por más avanzadas que sean las técnicas de laboratorio, permanece imposible. En el actual nivel de evolución de la criatura humana y del planeta terrestre, la reencarnación se inicia en el momento de la fecundación, a partir de cuyo instante el periespíritu comienza a imprimir en los genes y cromosomas los equipos que necesita el Espíritu para su evolución. En los estados más avanzados del proceso biológico, ya es-

13


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

tarían definidos diversos programas orgánicos, lo que dificultaría la perfecta identificación del Ser espiritual con los instrumentos que le irán a servir de sustentación. El periespíritu es el factor fundamental en los procesos de génesis corporal, ya que es el modelador, sin cuya presencia el Espíritu no lograría imantarse a la organización física para el proceso de la reencarnación, por ser este el primer envoltorio, cuya programación se da por recursos magnéticos de que está constituido, presentando las características que reflejan su estado, su evolución. El periespíritu es el agente modelador de los equipos orgánicos, así como de los delicados procesos mentales, que nacen de las conquistas del Espíritu. La intervención del periespíritu del reencarnante en la organización genética del cuerpo después de la fecundación se procesa, desde el momento que el espermatozoide dispara en la Trompa de Falopio, en la ansiosa búsqueda del ovulo, los automatismos periespirituales, a semejanza de los biológicos, dan inicio al modelado envoltorio del que se valdrá el Espíritu para los futuros emprendimientos propuestos por la encarnación. A medida que la mitosis celular se procesa, los elementos genéticos sufren la acción magnética que de él irradian, de tal forma que los cromosomas se organizan en el molde energético, iniciándose así el procedimiento de la organización celular. Cada ser reencarna en el grupo social del que tiene necesidad para evolucionar, a fin de valorizar circunstancias y condiciones específicas para la manifestación de los tesoros que duermen en germen, dentro de sí. El periespíritu es el encargado de almacenar las conquistas evolutivas, que se originan en las acciones del Espíritu sobre la materia en el transcurso de las experiencias pasadas. El ser humano es, esencialmente, el Espíritu que lo organiza. En consecuencia, inevitablemente, es el resultado de lo que piensa, de lo que habla, de lo que hace. Su mente es la dinamo generadora de energía, cuya cualidad resulta de los factores que constituyen sus intereses emocionales, las preferencias intelectuales y morales. Conforme organice las aspiraciones y las exteriorice, las mismas se transforman en fuentes de vida, elaborando las construcciones del bien y del mal que pasan a formar parte de su comportamiento. En el área de la salud tenemos la respuesta del pensamiento, por tanto, del propio Espíritu produciendo equilibrio o generando desarmonía que se manifiesta en forma de enfermedad que afecta al cuerpo, a la emoción o al psiquismo, llevándolo a las más variadas patologías que resultan de las aspiraciones sustentadas por la mente.

14


MERCEDES CRUZ

Cada ser determina la salud o enfermedad, que se exteriorizan cuando las matrices cárnicas facilitan la instalación de los procesos compatibles con las realizaciones que quedaron en el pasado. La mente equilibrada o la que resuelve su renovación altera los mecanismos afligidos del sufrimiento, modificando los paisajes mortificadores y generando nuevas áreas de armonía, por tanto, de salud. La mejor receta para una vida saludable en el campo material y espiritual, es la armonía de la mente que responde por el bienestar espiritual, en consecuencia, de ahí deviene la vida saludable en el campo orgánico. El Equilibrio psicofísico es la gran meta que debe ser alcanzada por el ser humano. Para conseguirlo, es indispensable el conocerse a sí mismo como factor preponderante a fin de saber quién es, de donde vino, hacia donde va, pensando y actuando con equidad y justicia, jamás deseando para los otros aquello que no desea para sí mismo, de acuerdo con la directriz del propio Jesús. En el mundo espiritual el concepto de salud más apropiado para el hombre y que es tenido como importante en el mundo espiritual, es el que surge de la conciencia del deber rectamente cumplido, teniendo en vista las elevadas aspiraciones de progreso cultivadas, constituyendo la perfecta armonía entre desear y conseguir. Es saludable, todo aquel que actúa correctamente, porque piensa con propósitos elevados y se mantiene sereno delante de las determinaciones de la Vida. Tocando ahora el tema de la Ecología, nos referiremos a la destrucción de la Naturaleza, un tema que preocupa mucho a la humanidad. Felizmente ya son muchos los que respetan y comprenden la finalidad esencial de la vida, que es amar a todo y a todos. Por eso mismo, el confort y la sobrevivencia tomaran otros rumbos gracias a los avances de la ciencia de la moderna tecnología. La utilización irregular del conocimiento tecnológico que viene amenazando la vida, cuando es correctamente aplicado, también puede recomponer el ambiente y rehacer la Naturaleza, condiciones esas indispensables para que la vida orgánica tenga prosecución y para ello, ya se inician los movimientos ecológicos procurando restablecer el equilibrio momentáneamente perturbado, trabajando por la armonía del domicilio terrestre. La agricultura moderna, con el uso exagerado de maquinas, productos químicos y hasta con plantas y microorganismos, viene causando impactos nocivos en el medio ambiente y en la salud humana, pero experiencias de laboratorio ya demostraron que es posible conseguir una agricultura viable y productiva, capaz de atender a toda la población de la Tierra, experimentando también otros recursos, como son los grandes vi-

15


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

veros de reproducción de peces, de plantas acuáticas y algas marinas, en la intimidad de lo ríos, de los océanos, de los lagos, casi no explorados… La principal fuente de energía y que es agotable es el petróleo, y el hombre se pregunta qué energía le sustituirá, a lo que Vianna de Carvalho, a través del médium Divaldo Pereira Franco de que no se dispone de recursos que nos faciliten la tarea exitosa de una previsión de tal naturaleza, definiendo acontecimientos que estarán sujetos a modificaciones. No obstante, se puede concluir que la energía solar, aun poco utilizada por el hombre, substituirá a muchos combustibles que, aunque no se extingan, dejaran de contaminar el medio ambiente. Al mismo tiempo, el control nuclear, superados los riesgos de la precipitación belicosa, abrirá un campo inagotable, en lo que hace a la energía en sí misma, que auxiliara al progreso de la Humanidad. Igualmente creemos que el mayor conocimiento con respecto a la Ley de gravedad, posibilitará imprevisibles contribuciones que serán aplicadas en ese sentido. Últimamente se efectúa gran daño a la tierra, por el efecto invernadero y la destrucción de la capa de ozono, por el despropósito y desacato a las leyes de la ecología establecidas por Dios y reflejadas en el equilibrio de la Naturaleza. A toda agresión corresponde una reacción equivalente y el mal huso que los hombres han hecho de los recursos naturales, la irreverencia a la vida en todas sus expresiones han generado consecuencias desastrosas que si no son corregidas y evitadas nuevas embestidas mal sanas, podrán transformarse en fenómenos de dolor y de sombra para ellos mismos. La vida es lo que de ella hacemos. De la manera que actuamos con relación a la Tierra, esta nos responderá de manera adecuada. Las grandes catástrofes, pueden destruir pueblos o regiones de la Tierra, y aunque el conocimiento tecnológico ha proporcionado a la Humanidad grandes conquistas que vienen disminuyendo el sufrimiento de los pueblos, el planeta Tierra, en sí mismo, proseguirá su proceso de adaptación, de transformación molecular, alterando el clima y la constitución, mediante lo cual pasará de mundo de pruebas y expiaciones hacia mundo de regeneración, no siendo posible, por ahora, evitarlas. La Ciencia en sus múltiples expresiones, se aproxima lentamente a la realidad compleja del ser y de la vida. A cada conquista que se opera, es dado un paso más en la dirección de la realidad. A pesar de ese admirable avance, aun el hombre se encuentra muy distante del entendimiento de las intrincadas redes de energía que constituyen el periespíritu y el Espíritu. Por eso es difícil abordar cuestiones desconocidas con palabras comprometidas. Se podría decir que hay un sistema holográfico en el periespíritu, que siempre repite el modelo original, toda vez que moralmente es recuperado el campo deteriorado o agredido por el ser. 16


MERCEDES CRUZ

Así, considerado, ese sistema holográfico, reproducirá pensamiento, ideas, recuerdos que proceden del Espíritu a través de su modelo organizador biológico. Las tierras y los lugares sufren las consecuencias de los acontecimientos que allí ocurrieron, constituyendo, de alguna forma un Carma, una plantación establecida en tierras conquistadas con derramamiento de sangre y empobrecimiento de sus antiguos colonos, al no ser causado ese Carma por ellos mismos y si por las criaturas que lo utilizaron, luego que pasa el periodo más crítico esas construcciones negativas son diluidas por otras mentes y actividades que son desarrollados. La psicosfera perniciosa cede lugar a nuevas construcciones mentales, y con el auxilio que les es ofrecido, pueden tornarse apacibles, productivos, ricos de beneficios. Es de la Ley de la Vida, que el amor cubre la multitud de los pecados. Un día el hombre podrá utilizar las fuerzas espirituales, cósmicas y anímicas, extensivamente en la agricultura y en la salud humana, vegetal y animal, de hecho en la actualidad ya existen experiencias positivas vividas por personas sensibles que se dedican a la producción de alimentos mediante los preciosos recursos de las fuerzas mentales, dirigidas en el sentido positivo, recurriendo a la oración, a la mentalización, a la bioenergía. De la misma forma, los recursos psíquicos, biofísicos, encauzados hacia el área de la salud de todos los seres sensibles, logran resultados admirables, que han sido constatados en laboratorio, cuyos resultados pueden ser medidos y demostrados. El ser humano es, por encima de todo, aquello que sustenta mentalmente. Sus construcciones mentales son el primer paso hacia la materialización de lo que se convino en llamar realidad objetiva. A medida que el hombre conquista espacio intelecto-moral en sí mismo, adquiere valor para adentrarse en el profundo conocimiento de la vida extra física, pudiendo recibir las revelaciones necesarias para su propia felicidad. La misión del Espiritismo es libertar al ser humano de los atavismos negativos y crearles nuevos condicionamientos de naturaleza espiritual, a fin de que supere los propios límites y se eleve en el rumbo infinito. La sociedad del futuro, que está comenzando en la actualidad, utilizará más los recursos psíquicos que los instrumentos de naturaleza física. Todo desacato a la vida es un crimen que se comete contra sí mismo. Aquel que es dirigido a la Naturaleza constituye un gravamen terrible, que se transforma en motivo de sufrimiento, enfermedad y angustia, para cuantos se levantan para destruir, particu-

17


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

larmente dominados por la perversidad, por el egoísmo, por el vandalismo, por los intereses pecuniarios… La vida, sin duda alguna, es el resultado de la Mente Divina, que creo todo. De la misma forma, el Espíritu es el agente causante de todos los acontecimientos en torno de sí mismo. A cada acción practicada le corresponde una reacción equivalente. Si cultivamos ideas ennoblecedoras podremos sintonizar con el Principio Vital y se robustece, ampliando nuestra capacidad de calificación, de perfeccionamiento, de desarrollo de los valores que guardamos latentes. Si por el contrario, nos dejamos conducir por los malos pensamientos, elaboramos fuerzas destructivas que nos perturban la armonía, llevándonos a estados enfermizos, degradantes. La psico – neuroinmunología demuestra que, a través de las fijaciones positivas, optimistas, joviales, nuestro organismo elabora substancias defensivas, que provienen de las fuentes vitales del pensamiento, produciendo inmunoglobulina salivar A (sig A), con posibilidades de prevenir varias infecciones, por la capacidad que poseen esas concentraciones protectoras de defender el organismo. Cuanto más elevados son los sentimientos y las aspiraciones, del individuo que cultiva la alegría de vivir y el bien, más importantes se presentan los niveles de esa referida enzima. Cuando el ser humano desarrolle ese mecanismo interiormente, es obvio que se equipará mejor para el enfrentamiento con los agentes destructores y perturbadores de la existencia corpórea. Las características inmunológicas de cada ser, reflejan las condiciones evolutivas del Espíritu que es. En el campo de la mediúmnidad sucede algo parecido, en la extraordinaria glándula cerebral existen enzimas y proteínas especiales que facilitan la realización de los fenómenos mediúmnicos, y que responden por las naturales variaciones del trance entre los variados sensitivos. Esto se debe a que los diferentes niveles evolutivos de los individuos no son los mismos, resultando en una acción más o menos consciente ejercida por el Espíritu sobre la glándula pineal, a través de cuya capacitación energética se produce la recepción del mensaje del comunicante, que siempre ocurre de periespíritu a periespíritu. Esas enzimas, proteínas y algunas cerebrinas se tornan conductoras de la onda mental captada, encaminándola a los núcleos encargados de transformarla en palabras que expresan su contenido. El hecho no se produce apenas durante los fenómenos de la psicofonía y de la psicografía, sino también ejerce poderosa acción sobre los de naturaleza física y su consecuente modelado en el campo de las formas.

18


MERCEDES CRUZ

Los seres humanos, gracias al libre albedrio que induce a los pensamientos, palabras y actos, resulta la suma de los comportamientos, produciendo las variaciones que tipifican los estados y grados en que se encuentran. Las energías magnéticas así como las fluídicas utilizadas en los procesos de cura, producen una neguentropia orgánica, alterando el comportamiento celular para mejor y revitalizando los campos de irradiación de fuerzas. Esas energías son electromagnéticas procedentes del Espíritu a través de la acción mental del pasista y constituidas por los elementos morales que las potencializan. Es por eso, que la conducta moral del magnetizador como del pasista espirita es de relevancia en los procesos de cura de los pacientes que lo buscan. El ser humano es precioso, porque en el transitan los Espíritus que ya alcanzaron una faja superior de entendimiento de la vida, pese a que, a veces, la apariencia sea algo perturbadora por las exteriorizaciones que demuestra. todo en la creación es importante, la extinción de la forma de una especie no destruye la psiquis que la animaba. Su desarrollo se procesa pasando a habitar otra expresión, en el transcurso de crecimiento para adquirir el estado de Humanidad, que la aguarda en el futuro. No existe aniquilamiento de la vida en su esencia, en su estructura energética. Las transformaciones impuestas por el mecanismo de la evolución caracterizan a todos los seres que a ellas son sometidos, desde las especies más simples hasta aquellas que son las primeras manifestaciones de vida inteligente… En el caso, de la vida de los animales, tenemos entendido que se aprovecha inmediatamente el principio que lo anima, y por otro lado nos ha sido revelado que existen animales en el mundo espiritual, y preguntamos si esto es así: ¿Cuál es su estructura y constitución? Vianna de Carvalho, nos dice lo siguiente: que lo inmediato no significa, necesariamente, después de la muerte de los animales, por cuanto esa psiquis o alma permanece algún tiempo en el Más Allá, al servicio de los Espíritus Nobles, que lo utilizan en trabajos apropiados a su condición, en regiones de sufrimiento donde se encuentran los que se comprometieron con el mal. Oportunamente, esas almas son recambiadas al cuerpo somático, siempre en proceso de evolución, sin cualquier solución de continuidad. Su estructura psíquica está constituida de energía específica, que suavemente da origen al futuro periespíritu, que será el envoltorio del espíritu. En el caso de los insectos, que son en número infinitos, y que son seres vivos, no necesariamente, siendo principios inteligentes los que los animan, se humanizaran todos. Unos si y otros no. 19


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

¡Todo sirve, todo se encadena en la Naturaleza, desde el átomo primitivo hasta el arcángel, que también comenzó por ser átomo! ¿Admirable ley de armonía, que el limitado espíritu del hombre aún no puede concebir en su conjunto. Trabajo realizado por Mercedes Cruz Reyes, (Merchita. Miembro fundador del Centro Espirita “Amor Fraterno” de Alcázar de San Juan, Ciudad Real (España) Extraído del libro “Actualidad del Pensamiento espírita” de Divaldo Pereira Franco, por el Espíritu Vianna de Carvalho.

20


MERCEDES CRUZ

DON DE CURAR EN EL ESPIRITISMO La causa original de las enfermedades que afligen a la humanidad, pertenece esencialmente al orden psíquico. El hombre continúa sufriendo fuertes golpes contra la salud de su cuerpo físico. El Espiritismo no tiene por finalidad curar las enfermedades del cuerpo. Aunque coopera en ese sector del orden humano, su objetivo principal es enseñar, orientar y liberar al espíritu de sus debilidades o instintos inferiores hasta alcanzar la “salud moral” la Angelitud. No pretende competir deliberadamente con la medicina del mundo, como presuponen algunos médiums y neófitos espiritas. Si ese hubiera sido el objetivo esencial, los mentores que orientaron a Allan Kardec en la codificación de la doctrina le habrían indicado los recursos y métodos técnicos que aseguraran el éxito terapéutico en la lucha contra las enfermedades que afectan a la humanidad. La espiritualidad inspira y coopera en las actividades terapéuticas utilizando a los médiums, pero sin la finalidad de deprimir o debilitar la noble profesión de los médicos, cuyos derechos académicos deben prevalecer por encima de las actuaciones de los legos. Por ser la mediúmnidad un fenómeno circunscrito a las causas del plano astral o invisible, es necesario investigarla en lo más íntimo, traerla a la superficie y considerarla debidamente, para que luego sirva de orientación a los discípulos y obreros de la Siembra del Maestro. Cuando la ciencia médica analice el introspectivo del alma, comprobará que ciertas molestias de carácter virulento son el producto de graves “infecciones morales” existentes en la conciencia de la misma, las cuales, por efecto de repercusión vibratoria, afectan al periespiritu y al cuerpo físico, al que está sujeta. Aunque son útiles y eficientes los recursos preventivos de las vacunas y la profilaxis contra ciertas endemias y epidemias, y benéficos los medicamentos específicos para curar las molestias comunes, la ciencia médica, en su marcha evolutiva reconocerá el poder curativo de los fluidos magnéticos y consagrará la magnetoterapia como fuente de nuevos recursos en beneficio de la salud. El periespiritu es el laboratorio invisible que modela a nuestro cuerpo desde el embrión fetal hasta la completa estructuración física, dado que posee órganos similares al nuestro, pero más sutiles y que desempeñan funciones sumamente delicadas, que en 21


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

definitiva son “moldes o matrices” de los órganos del cuerpo humano, estructurados a su imagen y semejanza. Si el periespiritu está afectado en alguno de sus órganos por fluidos cáusticos, provenientes de las emociones toxicas del alma, el cuerpo carnal que tuviera que modelarse en el vientre materno heredará esas deformaciones clasificadas como congénitas. De esta interdependencia psico orgánica existente, nacen los pensamientos negativos del alma, como el odio, ira, venganza, orgullo, egoísmo y celos que generan fluidos irritantes que se adhieren al periespiritu, formando “postulas” de magnetismo toxico, que además afectan el metabolismo psíquico, perturbando y retardando la evolución espiritual del alma. El periespiritu, agitado por la “fiebre” acentuada por la saturación de los fluidos infecciosos, los vierte hacia el cuerpo carnal; transfusión que se produce mediante el “doble eterico” elemento intermediario que desempeña la función de una especie de “válvula de escape” por donde el alma expurga los residuos tóxicos de las emociones violentas. Estos fluidos corrosivos, una vez transferidos hacia el cuerpo físico, producen o se convierten en lesiones mórbidas y virulentas, como son el cáncer, la lepra, la tuberculosis y otras molestias de carácter benigno. A medida que reencarna sucesivamente se espiritualiza, adquiriendo gradualmente los atributos morales de la santidad, su periespiritu también se diafaniza y los órganos que componen su contextura eterico-fisiológica van perdiendo “peso” o densidad eterica. Los espíritus Benefactores ayudan, a través de la intuición, a los médicos honestos y piadosos que se dedican a curar a los humanos, los profesionales de la medicina son una legión de misioneros, útiles a la humanidad, pues además de sus funciones comunes se dedican a las investigaciones que tienen el objeto curar las enfermedades rebeldes de consecuencias fatales. El Espiritismo no concursa con los médicos terrícolas, ni pretende sobreponerse a su capacidad profesional. El alivio, el reajuste psíquico o las curas alcanzadas por medio de la facultad mediúmnica, tienen por objetivo sacudir el ateísmo del enfermo, despertándole para atendimiento hacia las enseñanzas de la vida espiritual. Jesús cuando curaba a los enfermos que iban a buscarlo curaba los “cuerpos” para después alcanzar “la cura del alma” de cada uno. La mediúmnidad de cura se propone igual finalidad. Muchos médicos, inconscientes del fenómeno, actúan como verdaderos “médiums” son hombres conscientes, pues cuando se extingue la vida del paciente sufren, viendo que su empeño en salvarle no ha surgido efecto. La mediúmnidad de cura mediante el Espiritismo, es una elevada cooperación del objetivo cristico, condicionada a la evangelización del hombre. 22


MERCEDES CRUZ

La función del Espiritismo es la de “curar el espíritu enfermo” siendo un vehículo beneficioso que instiga al hombre a despertar su conciencia hacia los deberes y responsabilidades del espíritu inmortal. El auxilio de lo Alto no se condiciona únicamente a los espiritas o médiums, sino a todas las criaturas y dedicados a los objetivos espirituales de orden superior. El médico no necesita ser espiritista para recibir la buena asistencia de los espíritus dedicados a las dolencias de la humanidad. Los médiums presuntuosos, adversos al estudio, viven rodeados de almas inferiores que perturban sus intuiciones, induciéndoles a cometer los peores ridículos y desaciertos, pues esto no les impide ser antenas vivas que atraen a los espíritus gozadores, perversos o mistificadores, en cambio, los médicos buenos y atentos, reciben constantemente la cooperación del Espacio. Criaturas mercenarias usan su facultad mediúmnica para los negocios impuros, uniendo la práctica de la caridad en la siembra espirita, a la remuneración fácil de la moneda del mundo. Pese a la protesta de la medicina oficial, por la intromisión del médium o del curandero en su área profesional, fracasa ente los casos de las obsesiones, cuando pretende tratarlas por métodos diferentes a la técnica tradicional adoptada por los espiritistas y médiums. Ni el médium, ni el médico lograran eficacia alguna sobre el enfermo que esté condenado por la Ley Karmica a abandonar el cuerpo físico en la Tierra. Cuando se presentan esos casos, son inútiles todos los recursos terapéuticos de la medicina, y algunos espíritus desencarnados desaciertan en sus diagnósticos y recetario a través de los médiums curativos. Delante del sufrimiento correctivo decretado por la Ley de Causa y Efecto no hay la menor duda, de que fracasarán el médico y el médium, pues el dolor, en ese caso, no es accidente ni enfermedad, sino un recurso disciplinario para que el espíritu retorne a su verdadera ruta espiritual evitando mayores prejuicios para el futuro. Aunque el Espiritismo no sea un movimiento llamado a competir con la medicina oficial, corresponde a la promesa bendecida de Cristo, cuando prometió, el envió del Consolador en el momento oportuno para curar a los enfermos de Espíritu, aunque eso se consiga curando primero el cuerpo físico La cura mediúmnica y excepcional termina demostrando el poder de los espíritus desencarnados que actúan con el mundo material, cuando vitalizan células, corrigen disturbios nerviosos, desenvuelven músculos atrofiados, eliminan infecciones y hasta devuelven el raciocinio a las personas alineados beneficiados sienten la responsabili23


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

dad espiritual pesándole en los hombros, exigiéndoles mayor comprensión moral de sus deberes humanos en el contacto diario con la humanidad. Los espiritas siempre bendicen el sufrimiento y el dolor, reconociendo que la enfermedad los conduce a la sombra amiga y confortadora de la doctrina espirita, tonificando notablemente la personalidad humana, por el tratamiento sencillo del agua fluidificada, del pase mediúmnico o por la receta de los desencarnados. Los mentores espirituales inciden en el recetario mediúmnico bajo el patrocinio del Espiritismo, a pesar de las recetas inocuas o anímicas, producto de la precipitación o ignorancia de los médiums incipientes. El bien espiritual conseguido por el servicio benefactor del recetario mediúmnico, supera satisfactoriamente las equivocaciones e imprudencias de un mediumnismo de urgencia, preocupado solamente por la cura del cuerpo físico, antes que por la salud del espíritu inmortal. Los hechos prueban que es inútil la movilización de los más espectaculares y avanzados recursos de la terapéutica del mundo, si el hombre no es merecedor de la salud física, pues si la medicina ha prolongado la vida, no puede vencer la muerte. Las criaturas mansas de corazón y bondadosas que sufren de cáncer, no son más que almas que delinquieron en el pasado y actualmente se encuentran en trance de purificación espiritual. Desgraciadamente, la tierra jamás puede protestar contra su sufrimiento redentor, pues desde su infancia sabe que las virtudes pertenecen al mundo angélico, y los pecados, al reino instintivo animal. El hombre, en sus momentos de subversión espiritual y conforme al pecado que lo domina, alimenta un tipo específico de virus, generando determinada enfermedad que la medicina después clasifica en la tabla patológica, conforme a las características etiológicas y a la virulencia identificada. La cólera, la irascibilidad, violencia mental o emotiva, producen el campo fluidito mórbido para nutrir y manifestar las afecciones cutáneas o eczemas ticas; las maledicencias, la calumnia o la magia mental, verbal, o física, generan tóxicos responsables de la vida de los ultravirus que producen la molestia Karmica de “prejuicio al prójimo” conocido como cáncer. Del mismo modo, la indiferencia, la egolatría, o el egoísmo, ponen en movimiento los fluidos perniciosos que más tarde abonan el terreno orgánico del hombre y lo predispone para las enfermedades contagiosas, como la tuberculosis. El enfermo contagioso es normal que esté obligado a aislarse de la familia y de las relaciones comunes y también del público, debiendo someterse a tratamientos especiales en los instituciones apropiadas y que lo apartan de convivir peligrosamente con el prójimo. Así recoge los efectos generados por su egoísmo y egolatría en vidas pasadas cuando siendo sano, y en posesión de sus facultades normales, decidió dedicarse con excesivo amor a su propio bien, sin importarle los problemas aflictivos del prójimo. De 24


MERCEDES CRUZ

acuerdo con la Ley Karmica que establece que “el hombre cosecha conforme a su siembra”, el enfermo contagioso, aislado de sus relaciones con el resto del mundo, es el espíritu egocéntrico y frió que en el pasado vivía solamente para sí mismo. El efecto enfermizo de hoy es el resultado de la causa censurable del pasado, y así, hoy vive obligatoriamente en la misma condición generada otrora por su libre voluntad, pero en obediencia a la Ley del Amor y la Fraternidad, que le permite rescatar su debito pecaminoso. Las personas de mejor graduación espiritual o que se hayan al fin de sus pruebas kármicas dolorosas, debido a expurgaciones anteriores, en la actualidad, son elegidas y beneficiadas por la homeopatía, irradiaciones fluídicas, pases mediúmnicos o agua fluidificada liberadas de la medicina, que produce reacciones toxicas. Por eso hay tanta decepción y variedad con respecto al éxito de los tratamientos para los hombres en la tierra, pues la terapéutica salvadora par determinada criatura, es completamente inocua, cuando se aplica a otro enfermo de las mismas condiciones físicas. El recetario alopático ofrece serios peligros, y no es aconsejable para los médiums intuitivos, que no posean el más mínimo conocimiento farmacéutica que le permita prever las reacciones toxicas de los medicamentos par el cuerpo humano. El médium intuitivo recetita, que prescribe homeopáticamente, debe saber, cuales son los medicamentos antídotos, complementarios o incompatibles, clasificados científicamente por la farmacología homeopática. Debe familiarizarse con los métodos apropiados para el tratamiento de las dosis infinitesimales, como también con los tipos más indicados para los casos agudos o crónicos. La homeopatía ejerce una acción pronunciada en el periespiritu, por eso las mezclas de medicamentos, neutralizan la cualidad terapéutica. Por ignorar los preceptos más comunes de la medicina homeopática, ciertos espíritus incipientes juzgan que recetando simplemente media docena de medicamentos homeopáticos mezclados en el mismo frasco, bastará para que uno de ellos produzca el milagro esperado. Ignoran que las leyes sutilísimas que rigen la acción homeopática en el cuerpo humano, no aceptan la mezcla de ciertas dosis que son antídotos, incompatibles o neutras entre si. Las altas dosis de receta médica, por su acción atómica y profunda en la contextura del periespiritu, desprenden las toxinas que se encuentran adheridas y después convergen hacia el cuerpo físico, exigiendo la ayuda de la baja dinamización, para que se efectúe el drenamiento por las vías emuntorios. El homeopático es un medicamento energético capaz de actuar en los intersticios atómicos y etéreo-astrales del periespiritu, por eso puede tranquilizar los temperamentos excitados, eterizando los residuos mórbidos que oprimen el psiquismo de los enfermos. Al mismo tiempo que revitaliza todos los centros energéticos del cuerpo físico y del “doble eterico” accionando los “chacras” y despertando el tonos vital de los plexos nerviosos – su acción es profunda penetrante, y expurgadora de las toxinas que forman el residual de la mente, cuando esta se descontrola. Las altas dosis, actúan en lo 25


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

íntimo del ser, desalojando las impurezas o combustible usado por el espíritu, y que queda adherido a su delicada tesitura peri espiritual. El agua fluidificada es la medicina ideal para los espiritas y médiums recetistas, pues aunque sea destinada a fines terapéuticos, su aplicación no debe ser censurada por los médicos, dado que no infringe las leyes del Código penal del mundo, y su prescripción no hace parte de la práctica ilegal de la medicina. Cuando el agua es fluidificada por los médiums o personas de físico y psiquismo sano, se potencializa extraordinariamente en su energía eterica natural, volviéndose un medicamento saludable, capaz de revitalizar los órganos físicos debilitados y restablecer las funciones orgánicas desarmonizadas. El agua es un elemento energético y optimo vehículo para transmitir fluidos bienhechores al organismo humano. Es sensible a los principios radiactivos emanados del Sol y al magnetismo áurico del periespiritu humano. Si el individuo que debe fluidificar el agua está enfermo, debilitado, o su mente se encuentra en efervescencia, o bajo el influjo de emociones nocivas, en ese caso, el agua se transformara en un elemento deletéreo. No quiere decir esto que el donador de fluidos deba ser un santo, sino un espíritu que tenga “buena salud”. El agua fluidificada es un medicamento eficaz exceptuado de los tóxicos de drogas y producto de la farmacología moderna, que muchas veces, son fabricados por industriales, que en su avidez por mayores lucros, no atienden a las correctas características de las formulas. Los médiums poderosos y de sana vitalidad, alcanza el “guaritun” energético y bienhechor de la homeopatía en su 100,000 dinamización infinitesimal, esto no es frecuente, pero sucede a veces. Los médiums vegetarianos, sin vicios deprimentes y liberados de las pasiones esclavizadoras, son capaces de producir curas prodigiosas por el empleo de agua fluidificada, lo que, a su vez es superactivaza por las energías movilizadas por los espíritus desencarnados en el servicio de ayuda a los encarnados. No es suficiente que los médiums fluidifiquen el agua, suministren pases o recepcionen recetas para que se logren resultados positivos. Necesitan mejorar su salud física y sanar sus desequilibrios morales. Todas las molestias físicas ceden con suma facilidad al tratamiento medicinal o psíquico, siempre que el enfermo se disponga y esfuerce en espiritualizarse, en el sentido de mejorar su conducta particular y social, pues ningún tratamiento es más eficiente que el remedio bendecido y prescripto por el Evangelio de Jesús. La evangelización del espíritu enfermo no siempre llega a tiempo para curarle el cuerpo físico, que está saturado de venenos psíquicos generados en vidas pasadas y en la existencia actual. 26


MERCEDES CRUZ

Aun así, su anhelo espiritual por evangelizarse, le proporciona cierto alivio en la vida más Allá de la Sepultura después de su desencarnación; y es una credencial para que en el futuro le sea ofrecida una reencarnación más saludable. Por todo lo expuesto, se deduce que la salud física depende mucho de la “salud espiritual”. Esto es porque el auto evangelización, aunque no produzca una cura milagrosa, dará sensibles mejoras porque el enfermo deja de generar y verter los venenos psíquicos que anteriormente le agravaban la enfermedad. Cuando los pasistas, curanderos o médiums son abnegados y desprendidos de los intereses mercenarios, también gozan de la asistencia de los buenos espíritus, que los ayudan a lograr éxitos en sus tareas con los enfermos del cuerpo y del alma. El médium no debe olvidar que su facultad es un medio para renovarse espiritualmente, por eso no debe especular de ninguna manera. La ley Karmica, a pesar de su función rectificadora, tiene una acción educativa, ella favorece al espíritu para el rescate de sus débitos pasados, sino que también lo sitúa en la carne en las condiciones de evitarle nuevos desatinos, gracias a la reducción en sus bienes en el cuerpo físico, la Ley que es muy sabia, le reduce los valores que en el ayer le llevaron a hacer un mal uso. Cuando enfrenta duras dificultades económicas y se entristece por no poder sustentar a la familia, vemos al médico negligente, que en su vida anterior hacia del dolor ajeno un lamentable negocio para su enriquecimiento condenable. La ley lo hace volver al mismo mundo donde cometió los deslices y le sobrecarga de obligaciones en el seno del espiritualismo. Debiendo ejercer la mediúmnidad gratuitamente, en pago a las deudas pasadas, no debe cobrar absolutamente nada, ni recibir atenciones materiales que significan agradecimientos por la cura realizada. Muchas personas de palabra fácil, raciocinio sensato y sentimientos altruistas, considerando que todos somos médiums, producen más beneficios al prójimo que ciertos médiums negligentes que trabajan en un servicio oficial bajo la égida del Espiritismo. Allan Kardec advierte constantemente en sus obras fundamentales del Espiritismo, la responsabilidad del médium mercenario en el ejercicio de su facultad, aunque esté necesitado. El dio ejemplo de su advertencia, renunciando a todos los derechos de autor de sus obras a favor del bien colectivo, también demostró profunda discordancia con aquellos que pretenden explotar los valores de lo Alto.

27


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

El médium debe cumplir con sus obligaciones junto a la familia, pues es su principal compromiso asumido en el Espacio antes de reencarnar. El hogar, el vestido, el alimento y la educación de la prole representan la primera responsabilidad del médium. Aunque la mediúmnidad sea una gracia concedida por lo Alto a los espíritus errados, deben ejercerla con ánimo y dignidad, pero sin el holocausto de la familia, que son obligaciones esenciales de la vida humana. Los espíritus superiores no sobrecargan a los médiums más allá de su necesidad; jamás lo obligan a sacrificar a la familia para atender el servicio mediúmnico, solamente les permiten servirse del tiempo disponible para aprovecharlo a su favor. Por eso algunos médiums prefieren mantenerse solteros en el mundo carnal, con el fin de ejercer con más eficiencia la severa responsabilidad de su redención espiritual mediante el ejercicio de la facultad mediúmnica. El médium enfermo no debe dar pases pues en vez de transmitir fluidos terapéuticos o vitalizantes, termina por agotar las energías ajenas, en beneficio de su equilibrio vital. El médium enfermo, despreocupado o irresponsable, contamina, sin poderlo evitar, a sus pacientes con los gérmenes nocivos del cual es portador. Los médiums prudentes y sensatos, aunque eviten dar pases, practicar el soplo magnético de fluidificar el agua porque están enfermos, pueden transmitir el consejo espiritual benefactor, el estimulo que levanta el ánimo de aquellos que se encuentran moralmente abatidos. No basta el pedido a lo Alto y el deseo sincero del médium de servir al prójimo, para ser verdaderamente asistido. Es necesario esforzarse en modificar los malos pensamientos, y abandonar las costumbres viciosas, a fin de ser apto para captar los fluidos transmitidos desde el mundo espiritual. El médium cuando está enfermo, debe contentarse con ser el intérprete fiel de los consejos e intenciones superiores para transmitirlas a sus compañeros menos esclarecidos, orientándolos en los caminos difíciles de la vida humana. El mantenimiento del equilibrio psíquico y emocional es de fundamental importancia para la sustentación de la salud. El visualizarse saludable y cultivar pensamientos optimistas, cimentado en el amor, en la acción dignificante, en la esperanza. Liberar todo residuo mental, que pueda significar una fuente de intoxicación y estimulo a las vidas microbianas perturbadoras, conservando la paz intima.

28


MERCEDES CRUZ

Si la enfermedad nos visita, aprovechemos su presencia para hacer reflexiones valiosas en torno a nuestro comportamiento y a la programación de las actividades. Pensemos en la salud y deseémosla ardientemente, sin imposiciones, sin presiones, pero con noble intención. Elaboremos planes para estar saludables y ser útiles; imaginemos que ya nos hemos recuperado y estamos desempeñando en la convivencia familiar y social como un instrumento valioso dentro de la comunidad. Vinculemos a la Fuente Generosa de donde fluyen todas las fuerzas, y absorbamos de ella recursos necesarios para recuperar el equilibrio. Volvamos a abastecer nuestra casa mental con pensamientos de paz, de compasión, de solidaridad, de perdón y ternura; y comprometamosno emocionalmente con la Vida, a fin de que nos sintamos integrados en ella, conscientes y felices. La enfermedad en cualquier circunstancia, es una prueba bendita, excepto cuando, el ser mutiladora, alienante o limitadora, constituye una expiación oportuna de la que las Soberanas Leyes se valen para auxiliar a los transgresores que, de un modo u otro, somos todos nosotros. Si estamos sanos, aprovechemos la oportunidad para preservarnos, produciendo más y mejor. Si estamos enfermos, agradezcamos a Dios y ampliemos los horizontes mentales en el amor para recuperarnos, hoy y más tarde, y prosigamos la marcha en paz y confiados. Trabajo elaborado por Merchita. Trabajo extraído de diversos libros y del libro Momentos de Salud de (Divaldo Pereira Franco).

29


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

PROTECCIÓN PARA LAS INFLUENCIAS NEGATIVAS Cada uno tiene su mundo, su propio clima de fuerzas buenas o malas, y su propio circulo de entidades desencarnadas. Estando la sociedad del Mundo Espiritual constituida por aquellos que vivieron en la Tierra, aquí como allí, no faltan los ociosos, las mentes viciadas, los parásitos, los perseguidores inveterados, los crueles obsesores, los infelices de todas clases, que deambulan solitarios o en grupos, aislados en sí mismos o en colonias perniciosas, buscando presas irresponsables e inconscientes para efectuar el comercio de la vampirización. En todas las circunstancias de la vida en que las expresiones antagónicas del desorden íntimo provocan tormentos, vínculos psíquicos con los desencarnados, conscientes o turbados por el trance de la muerte, generalmente, promueven largos procesos obsesivos y causan infelices estados de perturbación que son capaces de llevar a la delincuencia a la locura. La esfera de los llamados muertos siempre ha influido poderosamente en la actividad mental de los llamados vivos. Al penetrarse recíprocamente los dos continentes de la vida: el físico y el espiritual, es muy difícil establecer el marco divisorio, capaz de definir con precisión donde uno empieza y otro termina. Por eso, muerte es vida, y vida en el cuerpo no deja de ser muerte… Los malos espíritus, pululan en la Tierra, por la inferioridad moral de sus habitantes. La acción maléfica de esos Espíritus es parte integrante de los flagelos con que la Humanidad se ve abrazada en este mundo. La obsesión que es uno de los efectos de semejante acción, así como las enfermedades y todas las tribulaciones de la vida, debe ser considerada como probación o expiación, y aceptada como tal. Allan Kardec con los elocuentes testimonios de la inmortalidad del alma, de la comunicabilidad de los Espíritus, de la reencarnación y de las obsesiones, fue el que presento una terapéutica conveniente para ser aplicada en las influencias malignas de los espíritus ignorantes. A partir de la publicación de “El Libro de los Médiums” en enero de 1861, en Paris, se presenta todo un conjunto de reglas un notable esquema de las facultades mediúmnicos, y un seguro estudio del Espíritu en sus diversas facetas, que culmina con el examen de las manifestaciones espiritas, de la organización de Sociedades y de conferencias de los Espíritus Elevados, que trazaron rutas de seguridad para los que ingresen en la investigación racional de los fenómenos mediúmnicos. La Codificación Kardeciana, monumento granítico levantado para los siglos venideros no resolvió el “problema del hombre”, puesto que solo al hombre le corresponde hacerlo. Sin embargo, le ofrece bases y direcciones seguras para que tenga una vida feliz, ética y socialmente armoniosa en la familia y en la comunidad donde fue llamado a vivir. 30


MERCEDES CRUZ

La misión primordial de la Doctrina Espirita es el despertar al hombre para su naturaleza especialmente espiritual, ayudándolo a convivir con su mundo de apariencias y el de los seres del mundo invisible, que ejercen sobre nosotros una acción muy fuerte capaz de influir profundamente en nuestra vitalidad, en nuestro libre albedrio y hasta en nuestro destino, próximo o remoto. El Espiritismo está destinado a liberar al hombre encarnado de la acción del medio que lo rodea, de modo que pueda determinarse, concientizarse de sí mismo y actuar bajo el comando de su libre albedrio. En una palabra, a mejorarse interiormente. En el plano físico, el hombre se mueve oprimido por los intereses de sus semejantes, desde el núcleo familiar, que le exige renuncias constantes de sí mismo para que pueda convivir razonablemente con las personas que lo rodean. Aquí en el plano físico el hombre domina la situación, pudiendo aceptar o no hacer las cosas. El proceso es abierto, las personas pueden ser analizadas, detectadas, incluso sentidas en su acción y puede decirse que nada ocurre, con su desconocimiento cuando se trata de una acción directa sobre su persona. Sin embargo en el plano invisible o espiritual la cosa es bien diferente, nuestros sentidos no penetran en ese mundo esencial, y todo lo que pasa en él, no pasa por nuestro conocimiento. La acción de los Espíritus sobre los encarnados, en el diario vivir del ser humano, es desconocido por este, porque no puede ver, ni oír, ni sentir a los seres despojados del envoltorio carnal que nos aísla del mundo normal y primitivo. Los malos espíritus explotan a los encarnados, pues tienen acceso, en todos los sentidos. Es muy importante la organización de una defensa para impedir la acción de esas mentes ocultas y perversas, para no caer bajo su dominio, lo cual es mucho más fácil de lo que se piensa. Allan Kardec, en la cuestión 459 de El Libro de los Espíritus pregunto: ¿Influyen los Espíritus en los pensamientos y acciones de los encarnados? Y los Espíritus contestaron que su influencia es mayor de lo que pensamos, pues la mayoría de las veces son ellos los que nos dirigen. El interés que mueve a los Espíritus inferiores a dominar la mente de los encarnados y conducirlos por los caminos que ellos desean llevarlos es a semejanza de la de los hombres, su interés es la satisfacción de sus instintos y de su orgullo. Los espíritus ignorantes, situados en los planos inferiores de la otra vida, en cavernas, absorben las energías de los encarnados y les vampirizan la vida como si fuesen lampreas insaciables en el océano del oxigeno terrestre. Suspiran por el retorno al cuerpo físico, y persiguen las emociones del campo carnal con el desvarío de los sedientos en el desierto, absorbiendo reservas de fuerza de los seres encarnados que les dan calor, desprevenidos del conocimiento superior. Pues en el fondo, las bases económicas 31


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

de toda esa gente, residen, aun, en la esfera de los hombres comunes, y por esto, defienden apasionadamente, el sistema de robo psíquico dentro del cual se sustenta, junto a las comunidades en la Tierra. Es conveniente tomar conciencia de ese flagelo que atormenta a la humanidad, para encontrar métodos adecuados con el fin de despertarlas sobre el peligro que corren cuando tienen la mente desprevenida y el corazón cerrado dentro de sí mismos, cuando se dejan atrapar en esas trampas de las sombras. Sin asustar a las personas, es necesario mostrar con las tintas de la realidad, cuantas y cuantas vampirizaciones y agresiones brutales son usadas en esas acciones nefastas de las sombras. Pero, si el conocimiento de la materia está con nosotros, si el Espiritismo desde el inicio, se confiesa consciente de ese intercambio indeseable, si tenemos más de 150 años de estudios e investigaciones ¿Qué nos falta para enseñar a las personas, como analizar su pensamiento para identificarlo, y como defenderse de cualquier intromisión indebida de los seres desencarnados? Sabemos que todos los viciados, toxicómanos, alcohólatras, etc., etc., son víctimas de ese asedio, sin excepción. Si tuviesen conocimiento anterior de ese intercambio, tal vez resistiesen y usasen la razón para rechazar una profundidad mayor de la dependencia, la subyugación impuesta por los Espíritus viciosos que comparten sus emociones y sensaciones groseras. ¡Cuántos hogares se desintegran bajo la intriga mental de Espíritus malhechores entre los familiares incautos! Cuantas persona enferman e incluso desencarnan, bajo la acción magnética de mentes perversas, que ejecutan venganzas, o actúan para su propia satisfacción! Ha llegado la hora de una cruzada esclarecedora en cuanto al intercambio entre los mundos visible e invisible, y son los espiritas los que pueden hacerla. La Doctrina Espirita posee antídotos, terapias especiales para tan calamitoso mal de la obsesión. Repitiendo las enseñanzas de Jesús, distiende lecciones y rumbos para aquellos que se acercan a sus fuentes vitales. El mundo de los encarnados y desencarnados se interpenetran, ya que entre ambos no hay barreras que los separen ni fronteras reales definidas. Las orientaciones y socorros en su gran mayoría proceden del Mundo espiritual, obtenidos en sesiones realizadas con la participación de diversos miembros de la Unión Espírita Bahiana, presidida por José Petitinga, el amigo incondicional de Cristo. Es gracias a él que en el plano físico, se consiguió en cierto modo, acompañar las dis32


MERCEDES CRUZ

posiciones socorristas dedicadas a miembros envueltos en tramas de la obsesión, y es estudiando esta laboriosa tarea, que intentaremos extraer los conocimientos, para desarrollar el tema de esta conferencia, que no es otra, que desarrollar la protección que podemos utilizar para preservarnos de las influencias negativas. Todos los apuntes necesarios, se obtuvieron, con la valiosa cooperación de Petitinga y de las Entidades Superiores que ayudaron en aquel intento, que fue un coronado éxito merced a la Divina Misericordia. Los nobles luchadores de la mediúmnidad, los infatigables servidores de las tareas de desobsesión, se dedican a los trabajos de socorro a los hermanos atribulados de ambos lados de la vida, cooperando con Cristo en la implantación de un Mundo Mejor al que todos aspiramos. Incesantemente los Espíritus ejercen su acción sobre el mundo moral y físico, actúan sobre la materia y sobre el pensamiento y constituyen una de las potencias de la naturaleza, con ello una multitud de fenómenos se efectúan que son explicados racionalmente por el Espiritismo. Constantemente los hombres nos relacionan con los espíritus, los buenos nos impulsan hacia el bien, nos sustentan en las pruebas de la vida y nos ayudan a soportarlas con coraje y resignación. Los malos nos incentivan al mal: les produce gozo vernos sucumbir y asemejarnos a ellos. Allan Kardec invitado a participar en la lid de la cultura y de la información, empuñando el bisturí de la investigación, esclareció, con una Filosofía Científica – El Espiritismo -, extraída de hechos debidamente comprobados, los misterios del oscurantismo, ofreciendo una terapéutica segura para las alineaciones torturantes, repitiendo las experiencias de Jesucristo junto a los endemoniados y enfermos de todo orden. Clasificó como obsesión, a la gran mayoría de los disturbios psíquicos y elaboró procesos de recuperación del obsesado, estudiando a la luz de las reencarnaciones las causas anteriores de las aflicciones, valiéndose de un lenguaje condicente con la razón y experimentalmente demostrable. La Codificación Kardeciano, monumento granítico levantado por los siglos venideros no resolvió el “problema del hombre”, puesto que solo al hombre le corresponde hacerlo. Sin embargo si ofrece las bases y direcciones seguras para que tenga una vida feliz, ética y socialmente armoniosa en la familia, en la comunidad donde fue llamado a vivir. Con el advenimiento de la moderna Parapsicología, nuevos sucedáneos han sido creados para el espíritu inmortal y mientras los investigadores se demoran ante el problema de la designación nominativa que inspira debates y controversias, la Doctrina Espirita, aleccionando el amor y la fraternidad, el estudio y el conocimiento de la vida bajo la inspiración de los Inmortales, dilata los brazos y libera de los tejidos vigorosos de la obsesión, a aquellos que por imprevisión o probación, se dejaron arrastrar a los oscuros precipicios de la anarquía mental, perturbados o subyugados por fuerzas 33


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

vengativas de la Erraticidad, prescribiendo las mismas directrices morales insertas en el Evangelio de Jesucristo, vivido en espíritu y Verdad. EL Codificador afirmó que “el conocimiento del Espiritismo”, lejos de facilitar el predominio de los malos Espíritus, tendrá como resultado, a más corto u largo tiempo, cuando sea conocido por toda la Humanidad, el destruimiento de ese predominio, el de la obsesión, dando los medios de ponerse en guardia de las sugestiones de ellos. El se valió en innumerables veces, pese a ser un conocedor del Magnetismo, de diversos métodos de la Doctrina espirita para liberarlos con seguridad, a través de la moralización del Espíritu perturbador y del sensitivo perturbado. La Obsesión según Allan Kardec, es el dominio que algunos Espíritus logran adquirir sobre ciertas personas. Es practicado siempre por espíritus inferiores que tratan de dominar, pues los buenos espíritus no infligen ningún constreñimiento, estos aconsejan, combaten las influencias de los malos espíritus y si no son escuchados, se retiran. Los Espíritus son las almas de los hombres, y desde todos los tiempos ellos ejercieron influencia saludable o perniciosa sobre la Humanidad. La facultad mediúmnica no es más que el medio para manifestarse. A falta de esa facultad, lo hacen por otras mil maneras más o menos ocultas”. “Los medios de combatir la obsesión, aclara Allan Kardec, varían de acuerdo con el carácter que ella reviste”. Y elucida: “Las imperfecciones morales del obsesado constituyen frecuentemente, un obstáculo para su liberación”. Aun hoy en día, la obsesión continúa siendo un escollo terrible para la paz y serenidad de la criatura humana. Los orígenes de la obsesión están en los pliegues del espíritu encarnado, hay obsesiones en escala infinita, y los obsesados consecuentemente, son de variedad infinita. La etiopatogenia de tales disturbios mentales, es más amplia que la clásicamente presentada, mereciéndose destacarse la denominación de causa carmica. Viajero de la Eternidad, el espíritu conduce los gérmenes cármicos que posibilitan la convivencia con los desafectos del pasado, ofreciendo una nefasta comunión. El odio no es solo el factor causante de la obsesión, ni tampoco es solo en la Tierra donde se localiza la obsesión, más allá de la sepultura, en las regiones dolorosas y aflictivas de imperioso reajustes , de impostergables despertar de conciencias, se enfrentan muchos verdugos y víctimas, donde comienzan las prosecuciones y subyugaciones psíquicas. La obsesión bajo cualquier modalidad que se presente, es una enfermedad de largo curso que exige una terapia especializada de segura aplicación y de resultados que no es posible lograr apresuradamente.

34


MERCEDES CRUZ

Po tanto, los tratamientos de la obsesión son complejos, imponiendo una elevada dosis de renunciación y abnegación por parte de aquellos que se ofrecen o se dedican a tal menester. Existe una fuerza capaz de producir resultados junto a los perseguidos encarnados o desencarnados, conscientes o inconscientes: la que deriva de la conducta moral al principio el obsesor no se da cuenta de ella; sin embargo al correr del tiempo, los testimonios de elevación moral que ofrece, confirmando la nobleza de la fe que procesa el servidor de Cristo, termina por convencer al verdugo de la elevación de principios de que se revisten los actos de su adoctrinador, acabando muchas veces, por dejar libre a aquel que lo afligía. Además de la ejemplificación cristiana, la oración consigue colmar las ulceras morales de los asistidos, conduciendo bendiciones de armonía que apaciguan al desequilibrado, calmando en él la sed y la necesidad de paz. No siempre se obtienen los resultados deseados, el tiempo, para la mayoría de los Espíritus, tiene poca significación. Persisten obstinados y con tenacidad implacable en los propósitos a los que se entregaron durante años, siguiendo es sus propósitos hasta después de la muerte, esto es, porque en los tratamientos de obsesión, el resultado depende del paciente. Este debe esforzarse de inmediato, desde el principio del tratamiento de desobsesión, a modificar radicalmente su comportamiento, procurando ejercitar la práctica de las virtudes cristianas, y principalmente, moralizándose. La moralización del enfermo es esencial, considerando que al moralizarse, demuestra a su enemigo la eficiencia de las mejoras que ofrecen tal cambio de actitud para conseguir la felicidad. Esta asistencia a veces es prolongada, pero siempre los Espíritus Superiores interesados en el progreso de la Humanidad, ofrecen también, valiosos recursos que constituyen elementos saludables y preciosos. Sin tal amparo, toda incursión que se intente en el ministerio de la desobsesión, será improductiva y también peligrosa, por los resultados negativos que presenta. Un espíritu luchador, debidamente preparado para efectuar la experiencia socorrista a los obsesados, es una dinamo potente que genera energía electromagnética, que al ser aplicada mediante los pases produce distonía y desequilibrios en el huésped indeseable, apartándolo y facultando en el enfermo la liberación mental necesaria para lograr una asepsia de carácter moral, reeducando la voluntad y meditando en oración un verdadero programa evangélico bien disciplinado, que en forma lenta pero segura, edifique una ciudadela moral de defensa en torno así. Jesús frente a determinados perseguidores desencarnados afirmo: “contra esta clase de espíritus, solo la oración y el ayuno”, y después de atender las aflicciones de cada atormentado que Lo buscaba, prescribía, invariable e incisivo: “No vuelvas a pecar, para que no te suceda algo peor”.

35


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

Generalmente desatendiendo los valores morales y espirituales, el obsesado pierde valiosas defensas en el alma un baluarte de difícil transposición. El Espiritismo, dedicándose al estudio de “naturaleza de los Espíritus” posee los anticuerpos y sucedáneos eficaces para operar la liberación del enfermo, aunque sabemos que depende esta liberación del propio enfermo, como en todos los procesos patológicos atendidos por las diversas terapéuticas médicas. Siendo el obsesado un transgresor, un deudor, es imprescindible que se predisponga a la labor edificante para concretar su rescate frente a la Conciencia Universal, actuando de manera positiva, para atender a las sagradas imposiciones de la armonía establecida por el Excelso Legislador. A pesar de los deseos de resarcirse moralmente el paciente, es imperioso que la renovación intima con sincera devoción hacia el bien, le confieran los títulos de amor y del trabajo, de forma a poder testimoniar su real modificación en relación a su conducta pasada, ofreciendo al acompañante desencarnado, su propia iluminación. En este sentido, la intervención del auxilio fraterno efectuada por otros corazones dedicados a la práctica de la caridad, es muy valiosa, puesto que ofrece al desencarnado la oportunidad de adquirir conocimientos a través de la psicofonía atormentada, de la cual puede extraer fuerzas para aprender, meditar, perdonar, olvidar… Sin embargo, no es fácil, tal emprendimiento, dentro de los moldes necesarios. Son pocos los núcleos que se encuentran en condiciones, para atender la desobsesión, si tenemos en cuenta la tarea a desarrollar dentro de sus cuadros complejos…. En la desobsesión, la cirugía espiritual es necesaria, cuando no imprescindible, para alcanzar los resultados requeridos. Además de estos trabajos, existen otros que exigen abnegación y sacrificio por parte de los cooperadores encarnados, con entrega natural de amplia escala del valioso esfuerzo moral, para poder manipular las mínimas condiciones psicoterápicas en el recinto de socorro, a favor de los desvariados que hay que atender… En este particular, la oración igualmente, y tal como la preconiza Allan Kardec “es el más poderoso medio de que se dispone para remover de sus propósitos maléficos al obsesor”. No siempre la oración es requerimiento, petición. Es también, lenitivo, renovación. No siempre tiene el objetivo de atenuar el dolor, y si comprenderlo, consecuentemente, lenificando el alma, además es vehículo, interfono para la comunión con Dios… Por eso, cualquier operación socorrista a la que seamos llamados, observemos la disposición moral de nuestro propio espíritu y oremos, elevando el pensamiento en busca de Jesús, para pedirle que nos facilite el concurso de los Buenos Espíritus, por medio de los cuales y solamente así, podremos ofrecer algo a favor de unos y otros: Obsesores y obsesados. 36


MERCEDES CRUZ

Examinando y sondeando el mundo interior constantemente, el enfermo, no se sorprenderá de un momento para otro con la mente en desaliño, atendiendo a las solicitudes de los desencarnados que le siguen desde el ayer, perturbados e infelices, procurando enloquecidos “hacer justicia con sus propias manos” transformados en verdugos de su serenidad. Trabajando en el bien con esfuerzo y perseverancia, para que el ejemplo propio y la lucha cancele la deuda – enfermedad que te martiriza_ se liberara de la dura prueba, antes de que deba continuar afligido, por la senda dolorosa… y purificadora. En cualquier circunstancia, corresponde al noble ejercicio de la mediúmnidad bajo la advocación de Jesús, y a la sublime labor desarrollada en las sesiones serias de desobsesión, el indeclinable menester de auxiliar a los que padecen obsesión, en el sentido de modificar las expresiones de dolor y angustia que están en vigencia en la Tierra atormentada de nuestros días. El intercambio entre los Espíritus y los seres de la Tierra en actitud persecutoria es paralelo al vigente entre los hombres y los que perdieron la indumentaria física. También existe el mal ocasionado de encarnado a encarnado. El pensamiento es siempre dinamo vigorosa que emite ondas y que registra vibraciones, en permuta ininterrumpida que se lleva a cabo en las diversas bandas que circundan la Tierra. Hay mente viciadas y atormentadas, esclavas de la mono idea obsesiva que muchas veces, sincronizan con otras mentes desprevenidas y ociosas, generando una presión devastadora. Es necesario observar los diversos problemas que nos afligen, a fin de seleccionar los que proceden de parte del alma encarnada y los que se vinculan a los cuadros aflictivos del mundo espiritual. Tanto el odio como el amor desvariado, constituyen los elementos generadores de esas enfermedades especiales, de esas obsesiones. El odio, por la fijación prolongada de la idea de venganza, crea un acondicionamiento psíquico que emite ondas en línea recta hacia el ser generador de ese sentimiento, si no se encuentra debidamente amparado en los principios superiores de la vida capaces de destruir las ondas invasoras, termina por dejarse encadenar. Y el amor desequilibrado que se convierte en pasión cruel, debido al tormento impuesto, por la posesión fija del objeto deseado, conduce al espíritu atormentado a visitar el alma del atormentador durante los periodos del sueño reparador.

37


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

En cualquier hipótesis, las directivas clarificadoras de Jesús, son rutas y vehículos de luz libertadora para ofrecer a unos y a otros, obsesos y obsesores, los medios de superación. La exhortación de Allan Kardec en torno al trabajo es de una eficiencia nada común, porque el trabajo edificante es un mecanismo de la oración trascendental y la mente que trabaja, se sitúa a la defensiva. La solidaridad es como una usina que produce fuerza positiva de amor y como el amor es causa motriz del Universo, aquel que se vincula al proceso de la solidaridad, sintoniza con los instructores del orden que dirigen el Orbe. Y la tolerancia, que es la manifestación de ese amor en forma de piedad edificante, se transforma en coraza de luz, vigorosa y maleable, capaz de destruir los dardos del odio pertinaz a los proyectiles del deseo desordenado, por cuanto, en la tolerancia fraterna, se anulan las vibraciones negativas de esta o aquella procedencia. Es así que la trilogía recomendada por el Insigne Codificador, refleja la acción, la oración y la vigilancia preconizada por Jesús. Procesos edificantes de salud espiritual y puente que eleva al viajero sufriente de la Tierra a las planicies redentoras de las Esferas Espirituales, libres de toda constricción y angustia. Para que alcanzar la plenitud de la armonía intima, es menester la oración con el cariño y la devoción con que la madre atiende el sagrado deber de amamantar al hijo. La oración es una lámpara encendida en el corazón, clarificando la intimidad del alma. El Espíritu encarcelado en la indumentaria carnal tiene necesidad de la comunión con Dios, por medio de la oración, tanto como el cuerpo necesita del aire puro Para proseguir la jornada. Atribulado por las imperiosas necesidades diarias, el hombre desatento se deja llevar por la inestabilidad emocional, debilitando las resistencias fisiopsiquicas a las arremetidas de la perturbación espiritual. En la Tierra, vivimos cercados por aquellos que nos procedieron en la gran jornada de la desencarnación. En razón de eso, somos lo que pensamos, permutando vibraciones que se armonizan con otras vibraciones afines. Debido a las imposiciones del renacimiento, el hombre es llevado a la depresión, a la exaltación, vinculándose a los pensamientos vulgares compatibles con las circunstancias del medio, situación y progreso. Por tanto se hace necesario, e imprescindible el ejercicio habitual de la oración mental para fortalecer las fulguraciones psíquicas que llegan al cerebro, haciendo de nuestra vida normal un vehículo para la propagación de pensamientos superiores.

38


MERCEDES CRUZ

Mientras el hombre descuida la preservación del patrimonio divino dentro de sí mismo, los verdugos de la paz rodean su residencia carnal, amenazando su felicidad. Estando endeudados con ellos, es necesario ayudarlos con los recursos valiosos de la virtud, marchando por sendas honestas, aun cuando las zarzas y espinas del camino hagan sangrar los pies. Es necesario el ejercicio de la oración, meditando sobre las impostergables necesidades de liberación y progreso. El cultivo de la bondad, extendiendo los brazos con indulgencia a fin de guiar a los que prosiguen desatentos e infelices, esparciendo animadversión y diseminando la locura. Renovación de disposiciones intimas, y cuando se tenga la oportunidad de hablar con esos seres que nos perturban de mente desequilibrada, ungirse de amor y comprensión, ayudándoles cuanto sea posible, con humildad y renunciamiento. El Maestro antes de ser visitado por los verdugos espirituales de las Zonas Tenebrosas, se recogía en la oración, recibiéndolos con caridad fraternal. Trabajando infatigablemente por el bien de todos, con el corazón dispuesto a auxiliar y con la mente puesta en Jesús, comulgando con las Esferas Elevadas absorberás las fuerzas necesarias para vencer todas las agresiones de que puedas ser víctima, y sentirás que orando y ayudando, la paz continua contigo. Utilice siempre la Doctrina Espirita como medida profiláctica, aplique la paciencia y la comprensión, la caridad de la buena palabra y del pase, el gesto de simpatía y de cordialidad; sin embargo, y con el pretexto de la bondad, no concuerde con el error al que él se aferra, con la pereza mental, en que se mantiene, ni con la rebeldía constante en la que pueda encerrarse. Las relaciones con los espíritus inferiores exigen cierta seguridad de ideas, tacto y firmeza. Todos los hombres no son aptos para obtener de estas relaciones los buenos efectos que se desean esperar. Hay que poseer una verdadera superioridad moral para dominar a estos espíritus, reprimir sus desvíos y dirigirles por el buen camino del bien. Esta superioridad solo se obtiene con una vida exenta de pasiones materiales. Se necesita un conocimiento práctico del mundo invisible, con el fin de poderse guiar con seguridad en medio de las contradicciones y de los errores de estos espíritus ligeros. Solo aquellos que saben perseverar sin postergar el trabajo de edificación interior, se hacen acreedores de la asistencia de los Espíritus interesados en la siembra de la es-

39


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

peranza y de la felicidad en la Tierra – programa sublime presidido por Jesús, desde las Altas Esferas. Solo hay un remedio infalible para prescribir a los atacados por crueles obsesiones y males punzantes, es la fe, la invocación al Cielo. Si, en el auge de los más crueles sufrimientos, se entonan himnos al Señor, el ángel de la guarda, indicará con su mano la señal de salvación, vigilando y saneando constantemente el propio mundo individual creamos autodefensa, y frecuentando reuniones de carácter elevado nos beneficiamos de las influencias que allí predominan, ya que son más poderosas que las individuales. Purificándonos moralmente e instruyéndonos iremos obteniendo cada vez resultados más favorables y perfectos, puesto que iremos vibrando en planos cada vez más altos del Mundo Espiritual y obteniendo la afinidad con Espíritus más elevados en la jerarquía. El culto del Evangelio en el hogar es también una medida preventiva, ya que con ello atraemos la presencia del Maestro que con su luz nos ilumina, y gracias a su socorro, las entidades perversas que pululan a nuestro alrededor, se espantan, se alejan, y al mismo tiempo esas energías y efluvios emanados por las entidades socorristas en visita a nuestro hogar para traer la asistencia proveniente de Cristo, también influencia en ellos, haciéndoles desistir de sus acciones macabras, cuando la luz entra por una rendija de una puerta, a una sala totalmente oscura, siempre el recinto se esclarece algo, modifica su color. Y todos aquellos que están a nuestro alrededor, encarnados o desencarnados se benefician o perjudican con lo que sucede. En conclusión: hemos de aprender a respetar el derecho ajeno, y ante el sufrimiento, no olvidar nunca al Maestro en la Cruz, olvidando todo mal y ejerciendo el ministerio del perdón. Y sobre todo cuando dijo: “Id y reconciliaos con vuestro hermano, antes de depositar vuestra ofrenda en el altar”. Jesús enseña que el sacrificio más agradable al Señor es el que el hombre haga de su propio resentimiento; que antes de presentarse para ser por El perdonado, el hombre precisa haber perdonado y reparado el agravio que haya hecho a alguno de sus hermanos”. “no hay corazón tan perverso, que aun a su pesar, no se muestre sensible al buen proceder. Mediante al buen proceder, se elimina al menos, todo pretexto de represalias, pudiendo hacer de un enemigo un amigo, antes y después de su muerte. Con un mal proceder, el hombre irrita a su enemigo, que se constituye entonces en un instrumento del que la Justicia de Dios se sirve para punir a aquel que no perdono”. Amemos al enemigo, hasta el punto de cambiar para mejor servirle de ejemplo y así poder incitarle a seguir nuestro ejemplo. Y hacerles reflexionar, sobre el mal que hacen, para que tomen conciencia, de su error, cambiando para mejor. Encendamos nuestras lámparas y procuremos que se ilumine todo a nuestro alrededor con las claridades de la misma llama. Proclamando la verdad espiritual con valentía y humildad, porque aquel que huya de la luz, y de las palabras bien dichas, aque40


MERCEDES CRUZ

llos que ensordecen, que sus corazones quedan fríos ante nuestros sentimientos de amor, la oportunidad pasará, y las tinieblas será presa de él.

Trabajo extraído del libro “Entretelones de la obsesión” de Divaldo Pereira Franco

41


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

LA CURA DE LA OBSESIÓN La cura de la obsesión es un trabajo milenario sobre la tierra. Por eso mismo no es atributo ni obligación de un único obrero erradicarla del camino de los hombres. Es muy diáfana la línea divisoria entre la salud y el equilibrio mental. Una ligera excitación, alguna situación depresiva, una ansiedad o un momento de aflicción, la escasez de recursos financieros, la imposibilidad social, la falta de trabajo digno, entre otros muchos factores, pueden llevar al hombre a cambiar su salud mental enajenándolo de forma temporal, pudiendo luego retornar a la posición normal de salud. Los problemas de orden emocional y psicológico comúnmente son los que conducen al trastorno de la conducta psíquica. Además de los factores que disponen a la locura, entre lo que se ubica en el karma del Espíritu, hace que muchos individuos se encuentren en plena frontera de la obsesión espiritual que los induce a dar el paso al frente, arrojándolos al angosto camino de la alineación de comportamiento grave y de difícil recuperación… Los idolatras del sexo, los violentos, los exagerados. Los adictos a vicios de cualquier naturaleza, los pesimistas, los envidiosos, los amargados, los sospechosos incondicionales, los celosos, los obsesos, con los que con mayor facilidad trasponen los límites de la salud mental. La obsesión es una frontera peligrosa para la locura irreversible. Al principio, es sutil y transparente; luego, se agrava en razón de la tendencia negativa con que la recibe el infractor de los Soberanos Códigos de la Vida. Da origen a diversas enfermedades, la principio imaginarias, que recibe por vía telepática, las cuales se pueden transformar en males orgánicos con derivaciones insospechadas a voluntad del agente que induce a la victima que lo hospeda, a situaciones lamentables. En la tierra, hay mucha más obsesión propagándose de lo que nadie puede imaginar y creer. En este mundo que es de intercambio mental, vivo y pulsante, cada ser sintoniza con otros equivalentes, prevaleciendo, entretanto, las especies más pesadas de vibraciones negativas, que perturban gravemente la riqueza psíquica, social y moral de los hombres que en el habitan.

42


MERCEDES CRUZ

No obstante, la vigilancia del amor de Jesucristo actúa en forma positiva, al trabajar con eficiencia, a fin de modificar los dolorosos cuadros de la actualidad, y dar así surgimiento a un nuevo periodo de salud y de paz. En este contexto, el Espiritismo – que es el más eficaz y sencillo tratado de Higiene Mental – desempeña un importante papel, como el de prevenir al hombre de los males que él genera para sí mismo y que puede evitar, como también, le facilita los recursos para superar la problemática obsesiva, al mismo tiempo, apoya y enriquece a los nobles profesionales y misioneros de la Psicología, de la Psiquiatría, del Psicoanálisis… La adquisición de la paz es el resultado de luchas y esfuerzos que nos disciplinan, condicionándonos los hábitos saludables, con los cuales entramos en armonía con la vida. La mente es el espejo que refleja los estados íntimos, las conquistas logradas y las que están por conseguir. Dinamo generador de recursos psicofísicos, dirigido por el Espíritu que se vale de la constitución cerebral, en los paisajes mentales fácilmente se expresan los múltiples estados de la personalidad, que encadenan éxitos o fracasos, que se exteriorizan en formas depresivas, ansiosas, traumáticas, neurasténicas y otras, que dan origen a enfermedades psíquicas de variada y compleja enumeración. Frente a esos estados enfermizos, se abren anchas brechas que permiten y estimulan las parasitosis espirituales que degeneran en síndromes obsesivos que muchas veces se prolongan hasta convertirse en subyugaciones de curso irreversible. a)

Recepción de la idea perturbadora

Viviendo en un permanente intercambio, consciente o inconsciente, los espíritus – tanto encarnados como desencarnados – participamos de las vivencias en el cuerpo y fuera de él. No solos por los procesos de venganza personal, en los cuales los enemigos se buscan para provocarse males y cobranzas injustificables, como también, por factores de distintos motivos, se asimilan ideas y pensamientos a través de la simple sintonía de la propia onda en que se sitúan las mentes. Abordada por vibraciones negativas, la mente ociosa o indisciplinada, viciada o rebelde, registra la interferencia y en virtud de no ajustarse a un programa educativo de la voluntad, recibe el impulso de la idea, permitiéndose aceptar la sugestión perturbadora que alberga y se fortalece bajo la natural adaptación de los complejos y traumas de los comportamientos pesimistas que son peculiares a cada uno. Aceptada la persuasión, se establece un vínculo con las sombras como forma de intercambio psíquico. 43


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

b) Intercambio mental. Una vez fijada la idea infeliz, los archivos del inconsciente desbordan las impresiones angustiosas que duermen almacenadas, confundiéndose en la conciencia con las informaciones actuales, al mismo tiempo que se encuentra en desorden por la influencia de la parasitosis externa que se adueña del campo expuesto, sin defensas. Por un natural proceso selectivo y teniendo en cuenta las tendencias, las preferencias emocionales e intelectuales del paciente, la obligación impuesta produce una mejor aceptación de los recuerdos perniciosos, que sirven de vehículo y acceso al pensamiento del invasor. La polivalencia mental, en casos de esta naturaleza, tiende a la idea fija, que produce los cuadros de la fascinación torturante y finalmente los de la subyugación de difícil reversibilidad. La obsesión simple es una parasitosis común en casi todos los individuos, cuando se la considera la natural comunicación psíquico vigente en todas partes del Universo. Al tener en cuenta la infinita variedad de las posiciones vibratorias en las que se detienen los hombres, estos sufren, cuando intervienen en esas fajas, al sintonizar a través de un proceso normal, con los otros comensales hay situados. Si son portadores de aspiraciones nobles, en donde se instalen, consiguen mayor impulso para el crecimiento. Al permanecer en la construcción del bien, difícilmente serán objeto de las influencias perversas o criminales procedentes de las regiones inferiores. A pesar de eso no quedan indemnes a la agresión temporaria o permanente de la que se liberan frente a los objetivos morales que persiguen, gracias a los cuales vibran en una escala psíquica más elevada. No obstante, si se interesan en situaciones de vulgaridad y de placer, de falta de piedad o de pereza, de vicio o desorden, reciben mayor influjo de ondas mentales equivalentes, cayendo en los abismos de la emoción aturdida del desequilibrio… Esos pacientes, llevan al lecho, antes del reposo físico las angustias preocupantes, las ambiciones desenfrenadas, las pasiones inquietantes, deteniéndole en reflexiones que las vitalizan, viviéndolas a través de la mente, cuando no encuentran los medios de disfrutarlas físicamente… al desdoblarse bajo la acción del suelo, se encuentran con los afines – encarnados, o no – con los cuales se identifican y reciben amplias cargas de falsas necesidades o dando oportunidad a los estados anhelados que más los perturban y afligen.

44


MERCEDES CRUZ

Cuando despiertan, con la mente atribulada, torpe, dominados por el cansancio físico y psíquico, encuentran dificultad para concretar los compromisos y las lecciones edificantes de la vida. En esa posición – con la idea obsesiva fija y la acción viciosa establecida – se produce el intercambio mental. Ya no se trata del pensamiento que busca acogida, sino de la actividad que intenta el intercambio, manteniendo el dialogo, la discusión, el análisis de los asuntos pautados – siempre de naturaleza perjudicial y que a una persona sana, le causaría repulsión instintiva, pero que el paciente se complace en cultivar -, motivos estos que originan el predominio del parasito espiritual, que poco a poco se acerca más psíquicamente a la casa mental y a la voluntad de su semejante. c) Reflejos de la interferencia. Como efecto natural, surgen los síndromes de la inquietud: las desconfianzas, los estados de inseguridad personal, las enfermedades de poca importancia, los fracasos en torno al obseso que aumenta las angustias, dando así lugar a la incertidumbre y a la más amplia perturbación interior. Genera una psicosfera perniciosa alrededor de si mismo mediante la eliminación de fluidos dañinos de los que es víctima y los absorbe en forma más condensada; por negarse a escuchar temas saludables, participar en convivencias amenas, leer paginas edificantes, auxiliar al prójimo, y renovarse mediante la oración. Conforme la constitución temperamental, que es un factor de relevante importancia, se hace apático, tiende a la depresión, se sumerge en la melancolía por el mensaje telepático deprimente y de los formatos mentales pesimistas que se filtran del archivo de la inconsciencia. Por el contrario, si es dotado de constitución nerviosa excitada, se vuelve agresivo, violento, en actitudes discordantes – estalla por niñerías, de las cuales luego se arrepiente – exponiendo el aparato psíquico y los nervios a altas cargas de energías que daña los sensores y los conductores nerviosos, con prejuicios singulares para la organización fisio – psíquica. En ese periodo, se pueden percibir los estereotipos de la obsesión, que se revelan con facilidad por las actitudes insólitas, por el comportamiento ambivalente – equilibrio y disfonía, depresión y excitación – que perturban al individuo. A los hábitos saludables se suceden a las reacciones intempestivas señaladas como exóticas, la pérdida de los conceptos de criterio y valor que juntos, dan lugar a extrañas y contradictorias formas de conducta. La línea del equilibrio psíquico es muy tenue y delicada.

45


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

Las interferencias de cualquier naturaleza en la faja de la movilización de la personalidad, casi siempre producen disturbios, que empujan al individuo a procedimientos irregulares al principio, que después se establecen como delineamientos neuróticos. La acción fluídica de los desencarnados, por la flexibilidad y la obstinación de estos, cuando son ignorantes, envidiosos, perversos, por su insistencia interfieren en el mecanismo del huésped, lo que complica el cuadro con la persuasión inteligente, en telepatía perjudicial, que facilita la simbiosis con el anfitrión. En esa fase, y antes que el paciente asuma la interferencia de que es víctima, la terapia espirita se transforma en resultado positivo, liberador. No obstante, lo ideal es la actitud noble frente a la vida, que funciona como psicoterapia preventiva y que constituye el sistema para el optimismo y la paz. OBSESIÓN POR FASCINACIÓN Establecidos los lazos de la comunión, el proceso continúa y ajustando los conectores del canal obsesivo con el receptor, que a partir de ese instante comparte sus ideas con las ideas que le son insufladas. A medida que el campo mental de la victima cede terreno, está no solo asimila la influencia telepática, sino también las actitudes y maneras de ser de su huésped. En ese intervalo la persona pierde la noción del ridículo y de las medidas habituales que caracterizan el discernimiento, acatando sugerencias que incorpora, aceptando inspiraciones como criterios, que a todos se presentan como disparates y que a ella se son perfectamente lógicos. Por conocer las imperfecciones morales, el carácter y la conducta de aquellos a los que perturban, los Espíritus les inspiran e imponen las ideas absurdas con el objetivo de aislar al paciente de los recursos y personas que los pueden auxiliar. Les inspiran el orgullo de misiones especiales, disfrazados de humildad y paciencia erróneas, que los vuelven falsamente místicos o rebeldes cuando se sienten descubiertos por la razón y perspicacia de las personas lúcidas y conocedoras de esas técnicas infelices, creyendo que son formadores y apóstoles encargados de cambiar las estructuras de la vida al arbitrio de la irresponsabilidad y presunción. Mientras se debaten en el desorden de la fascinación de la que se convierten en presa fácil, se desligan de las últimas defensas y aflojan las compuertas de los diques de la lógica, dando con esto, oportunidad al episodio más complejo de la turbación mental. Puede deducirse, entonces, las dificultades que el problema sugiere e impone, por no poder contar con el auxilio del obseso. 46


MERCEDES CRUZ

En toda obsesión, como en cualquier sufrimiento, están como ejemplo los recursos débito-crédito del individuo. No hay duda de que la disposición con que este se revista, contribuirá mucho y decisivamente para los resultados del intento, liberador o angustioso, conforme el empeño que emplee. El dolor nace de la falta de respeto al orden establecido, como el odio es el fruto del egoísmo. Del personalismo amargado. No existe persona alguna que esté destinada al sufrimiento, la desidia o el mal. El hombre, al desprenderse de los recursos defensivos, cae en la agresión que lo acorrala o enferma. Los esfuerzos que emprende junto a las acciones que ejecuta, se constituyen en una coraza contra el mal, conquistas que deberá alcanzar para elevarlo a las fajas vibratorias propias que lo defienden y liberan. Por eso mismo, la fascinación procede de la indolencia moral y mental del paciente y exacerba sus valores negativos, los que son hábilmente instigados por su antagonista espiritual. Por lógica consecuencia, los intentos para la liberación se presentan más complejos, exigiendo por lo tanto, abnegación, esfuerzo y asistencia continua. OBSESIÓN POR SUBYUGACIÓN En cada caso de alineación obsesiva se encuentran razones hostiles que caracterizan, específicamente, el proceso. Por eso mismo, a pesar del que el origen son las faltas morales del enfermo y el agente, la Entidad desencarnada, los móviles influyentes y predominantes varían de acuerdo a cada persona. La terapéutica, aunque generalmente es la misma, lo resultados varían según los pacientes, sus fichas kármicas y los esfuerzos que estos emprenden para desenmarañar la trama en que se envuelven. En el panel de las obsesiones, a medida que se agrava el cuadro de la interferencia, la voluntad del huésped pierde el control del comando personal, en razón directa con la que el invasor asume el gobierno. Es más grave cuando se trata de un espíritu lucido, técnica e intelectualmente, que se adueña de los centros cerebrales con la imposición de una liberación bien concentrada en los móviles que persigue, manipulando con habilidad los dispositivos mentales y físicos del perturbado.

47


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

De esta forma, la subyugación puede ser física, psíquica o fisio-psíquica, simultáneamente. La primera, no significa la pérdida de la lucidez intelectual, porque la acción se produce directamente sobre los centros motores y obliga al individuo, no obstante se niegue a obedecer, a ceder a la violencia que lo oprime. En este caso, pueden irrumpir enfermedades orgánicas, al crearse condiciones celulares propias para la contaminación por virus y bacterias o también bajo la vigorosa y continua acción fluidica, destruyendo los tejidos fisiológicos o perturbando tanto el anabolismo como el catabolismo, manifestándose en disturbios del metabolismo general, con singulares perjuicios físicos… En el segundo caso, el paciente dominado mentalmente, cae en un estado de pasividad, muchas veces bajo tortura emocional, que llega a perder por completo la lucidez, aunque no afecta al Espíritu encarnado propiamente dicho, que experimenta la imposición penosa por medio de la cual depura la irresponsabilidad y los delitos pasados. De esta manera pierde temporaria o definidamente, durante su actual reencarnación, el área de la conciencia, sin poder expresarse libremente. Un incesante aturdimiento lo domina, la visión, la audición, así como los demás sentidos, se confunden con la realidad objetiva al imperio de las vibraciones y fajas que registra en forma desordenada en la esfera física y en la espiritual. El Espíritu encarnado se mueve en un laberinto que lo atemoriza, sujeto a un adversario obstinado que lo maltrata, lo aterroriza con crueles amenazas, en un firme parasitosis en la desconcertada casa mental. Finalmente, se apodera, simultáneamente, de los centros del comando motor y domina físicamente a la víctima, la que queda inerte, subyugada cometiendo atrocidades sin nombre. En los procesos obsesivos, sin dejar de repetirlo, están involucradas en la Ley las personas que constituyen el grupo familiar y social del paciente, situado ahí por la necesidad evolutiva y de rescate para todos. No pueden evadirse a la responsabilidad los que fueron cómplices o coautores de los delitos, cuando los infractores más comprometidos son alcanzados por la innegable justicia. Reunidos o enlazados por el parentesco sanguíneo o a través de circunstancias de afectividad y de afinidad, forman los grupos a los cuales se les prevé de los recursos reeducativos en el intento de progreso. La cruz de la obsesión es un peso que cae siempre sobre los hombros de las conciencias comprometidas.

48


MERCEDES CRUZ

TERAPIA DE LA OBSESIÓN Conforme se presente el cuadro de alineación, también varían los recursos terapéuticos. Se sabe que el agente es un ser que piensa y actúa movido por una razón que le parece justa, cualquier política de engaño aparente de la honestidad se vuelve ineficaz, aumentando la hostilidad y la tenacidad del perseguidor. El principal motivo, debe ser concentrar todas las atenciones en el enfermo desencarnado, tratándolo con bondad y respeto, aunque no se éste de acuerdo con lo que hace. La principal urgencia es la de conquistar al agente infeliz para la intima renovación, por cuanto la mala acción siempre procede de quien no esta bien, por más que este oculte o disimule los sentimientos y su propio estado. Debe evitarse la discusión inútil, revestirse de real humildad que refleje el interés amoroso por el bienestar del otro, quien acabará por envolverse en ondas de confianza y armonía con los que se beneficiara, cuando cambie de actitud en relación a los propósitos mantenidos hasta entonces. Al mismo tiempo, debe educarse al paciente a la luz del evangelio, insistiendo con afabilidad por su transformación moral y creando a su alrededor condiciones psíquicas armónicas, con las que se restablecerá emocionalmente y esto le estimulará a contribuir con la parte que le corresponde. Atraerlo a la práctica de acciones dignificantes y de beneficencia, con las que se granjeara simpatías y vibraciones positivas, lo fortalecerán y modificaran su campo psíquico. Asimismo, estimularle el habito de la oración y de la lectura edificante, al mismo tiempo, formarle el carácter que debe tornarse maleable al bien y resistente al vicio. Las mentes viciosas se impregnan de vibraciones y parásitos extraños, desvariados por el desarrollo de los excesos perniciosos. Junto a esta psicoterapia, es necesario la aplicación de los recursos fluidicos, ya sea a través del pase, del agua magnetizada o mediante la oración intercesora con la que se vitalizan los núcleos generadores de fuerzas, estimulantes de la salud, con el poder para desconectar los plugs de las respectivas matrices, de modo que el deudor se rehabilite ante la Conciencia Cósmica por la aplicación de los valores y servicios dignificantes. No ocurren milagros en estas situaciones ni en otras de cualquier naturaleza. El acontecimiento milagroso, cuando parece acontecer, es el resultado de una acción muy

49


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

bien programada, cuyos efectos son registrados y las causas no son necesariamente por el momento, conocidas. Toda persona que desee contribuir en la esfera del socorro desobsesivo, no debe descuidar su conducta intima ni sus ligaciones con el Plano Espiritual Superior, de donde fluyen los recursos suavizantes y saludables para el cometido del amor. Al recordad a Jesús, delante de los obsesos y de los obsesores, busquemos Su ayuda e inspiración en la condición elevada que Él ocupa como “Señor de los Espíritus” Trabajo extraído del libro: En las Fronteras de la Locura” de Divaldo Pereira Franco. Por el espíritu Manuel Filomeno de Miranda

50


MERCEDES CRUZ

COMO MANEJAR LA MEDIUMNIDAD EN LOS NIÑOS Un niño es como un libro que acaba de ser abierto, con muchas sorpresas para los que se disponen a leerlo. Así es para los padres la vida de sus hijos, siempre son sorprendidos por las anomalías que estos presentan. Frutos todas ella de su imperfección. No sabemos los padres el secreto que en su inocencia esconden los niños; no sabemos lo que son, lo que han sido y ni lo que serán, ellos son seres que Dios envía a nuevas existencias; y para que no se les pueda imponer una severidad demasiado grande, El les da todas las apariencias de la inocencia; incluso en un niño de mala índole, se cubren sus acciones malas con la no conciencia de sus actos. Los espíritus entran en la vida corporal para perfeccionarse, para mejorarse; la fragilidad los vuelve flexibles, accesibles a los consejos de la experiencia y a la de aquellos que deben hacerlos progresar; es entonces cuando se puede reformar su carácter y reprimir sus malas tendencias. Un periodo de incertidumbres e inseguridad surge en las casas donde hay niños y alguno de ellos presenta mediúmnidad ostensiva en los primero años de su vida. El conocimiento de la Doctrina Espirita favorece la forma adecuada de conducir estos procesos. En el capítulo XVIII del Libro de los Médiums, el Maestro de Lion, Allan Kardec, nos presenta esta cuestión sobre la posibilidad o la existencia de la mediúmnidad en los niños, siendo este un tema de mucho interés e importancia para el estudio, pues en las tempranas edades del desarrollo físico pueden presentarse eventos que necesitan de nuestra atención y comprensión. Pongamos varios ejemplos: El niño Marcos del Sur tenía cuatro años cuando contó haber presenciado la muerte del bisabuelo, fallecido antes de su nacimiento. Para convencer a su familia el imitó al viejo con perfección. En otra ocasión, dijo haber presenciado la imagen de un niño, hijo de una migo de su madre, siendo atropellado por un coche rojo. Rita de Cassia, la madre, fue para la casa de la familia del accidentado, confirmó la veracidad de la escena y llevó al hijo a un centro espírita, donde su mediúmnidad fue reconocida. Al final del 2006, a los doce años, el describió los atentados en que unos traficantes incendiaron un autobús y provocaron la muerte de ocho pasajeros en Rió. El decía: “Lo veo todo negro y veo cosas. No tengo miedo, más siento dolores”. La mediúmnidad de Giovanna aun choca a la familia. A los dos años, la pequeña sólo dormía en la alfombra y despertaba siempre cuando intentaban colocarla en la cuna. Durante la noche, bastaba aproximarse a la cuna con ella en el cuello para Giovanna volver a los llantos. Un neurólogo prescribió remedios para la disritmia cerebral. Clau51


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

dia Geminiani, la madre, prefirió procurar un centro espirita. “Una médium explicó que un rapaz que había sido hijo de Giovanna en otra encarnación la perseguía a la cuna en busca de cariño”, cuenta Claudia. “Ella tenía el rostro desfigurado y los miembros comprimidos, por eso asustaba a mi hija. “Una vez Giovanna llegó a proferir palabras agresivas en un tono de voz diferente al suyo. Lecturas Evangélicas ayudaron a suavizar la crisis. Hoy con tres años y ocho meses, Giovanna frecuenta un curso de evangelización y hace una oración siempre que alguna entidad la asusta. Desde los ocho años; Camila no conseguía dormir en su propio cuarto. La visión de un cachorro feroz la impedía quedarse allí. La madre, Carla de Almeida Olivera, no olvida los gritos que la niña, hoy con cuatro años, daba cuando iba para la cuna. “Ella lloraba mucho, con los ojos siempre cerrados. Sólo paraba con mucha oración”. Carla siendo espírita, no entendía como durante las sesiones del culto del evangelio en el Hogar, el miedo que su hija sentía. Pues en esas ocasiones, Camila acostumbraba a ver una bruja por la casa, lo que la hacía sufrir. Cuenta su madre: “Cuando tiene visiones, mi hija se transforma en otra persona. Queda con una fuerza tan grande que ella mal conseguía dominarla. Relatos como estos, de comunicaciones con espíritus revelan que la mediúmnidad es común en la infancia. Y los padres precisan a prender a lidiar con la situación. En el inicio del retorno al cuerpo físico se generan una serie de procesos en el que el espíritu encarnado va acoplándose y amoldándose al nuevo cuerpo que habita, en ese momento de la vida el vehículo físico va sufriendo cambios en vías de su acondicionamiento a la vida material, y por supuesto, direccionándose para lo que será el cumplimiento de las necesidades del espíritu. A su vez el espíritu debe pasar también por muchos cambios a nivel periespiritual y psíquicos, pues debe ir elaborando nuevas facetas de su personalidad con el fin de ir mejorando sus condiciones para el cumplimiento de sus compromisos adquiridos en la vida espiritual que le permitirán el adelantamiento moral y el equilibrio. Estudiada por religiosos, psiquiatras y hasta neurólogos, la mediúmnidad es la capacidad de ver y oír espíritus o realizar fenómenos paranormales – como incorporación y clarividencia – por intermedio de agentes externos. O sea, de entidades espirituales que utilizan el cuerpo del médium como vehículo para manifestarse. La psicología y la medicina, entretanto, buscan otras formas de justificar esos fenómenos. Si la criatura parece poseída por una entidad sobrenatural, por ejemplo, es tomado como un trastorno de la personalidad o estado de trance o posesión, cuyo tratamiento es la psicoterapia y medicamentos. La comunicación con los amigos invisibles a los ojos de los padres acostumbra ser encarada como mera fantasía. Hay momentos que la ilusión predomina y la criatura transforma en real lo que apenas es un deseo inconsciente”.

52


MERCEDES CRUZ

Todos sabemos que la mediúmnidad es el canal que liga a todas las criaturas vivas al mundo invisible o de los Espíritus. Su finalidad básica es la de excitar al espíritu encarnado en la materia, a vivir sus experiencias evolutivas. En los vegetales y animales la mediúmnidad se encuentra apenas en estado rudimentario. Se va tornando más amplia y compleja a medida en que se considera la evolución de esos seres animados a través de las reencarnaciones. La criatura es un adulto en potencia. Como nacemos trayendo prediponibilidad que nos posibilitan el intercambio mediúmnico, en algunas criaturas la Mediúmnidad se presenta precozmente. El libro de los Médiums nos dice en el capitulo XVIII ítem 221 que es muy peligroso el desarrollar la mediúmnidad en los niños; porque estos son organizaciones demasiado tiernas y delicadas se conmoverían demasiado y su joven imaginación se sobreexcitaría; los padres por esta razón deben alejarlos de estas ideas o al menos sólo les hablaran de ellas bajo un punto de vista de las consecuencias morales. Cuando la mediúmnidad en el niño es espontánea es porque esta, está en su naturaleza y que su constitución se presta a ella; eso no es lo mismo que cuando es provocado y sobreexcitado. El niño que tiene visiones, se impresiona generalmente poco por ellas; le parece una cosa muy natural, en la cual sólo se fija débilmente, más tarde el hecho se le presenta en la memoria y se lo explica fácilmente si conoce el Espiritismo. El desarrollo del ser humano puede dividirse en ciclos de 7 años en donde podemos observar los cambios y las adaptaciones orgánicas necesarias para la madurez del cuerpo, pero en estos ciclos está incluido también el proceso de maduración del espíritu quien es el que define las modificaciones del vehículo carnal cumpliendo con la planificación establecida en los planos espirituales, en donde la definición de las características de su cuerpo orgánico le permitirá ciertas condiciones en provecho de la mejoría de sus deficiencia, sirviendo este nuevo cuerpo para la prueba o expiación. En el primer ciclo, comprendido entre el alumbramiento y los 7 años de edad, el niño se encuentra en una condición ambivalente al respecto de estado de libertad espiritual, pues en esa etapa su espíritu y su cuerpo físico aún no establecen los lazos finales que le permitirán la culminación efectiva de la encarnación. Su cuerpo aun inmaduro es apenas un vehículo en desarrollo en donde los controles periespirituales no son tan definidos, permitiendo al espíritu gozar de cierta libertad en cuanto a la percepción sensorial del entorno, experimentando por igual ambos estados de la existencia, es decir que el espíritu del niño al no haber establecido los vínculos profundos con la carne tiene la posibilidad de vivir en dos mundo a la vez, pues en su naturaleza espiritual puede verificar todo lo que le rodea en el plano físico, pero también puede percibir todo lo que se produce en el entorno invisible, siendo su espíritu protector el primero en mantener un contacto permanente con su tutelado.

53


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

En base a esto, las características presentadas por el niño definen mas una condición anímica que mediúmnica, pues lo que se produce no es otra cosa que la manifestación de las propiedades espirituales que todos poseemos al encontrarnos liberados de los lazos físicos, siendo en el caso del infante la expresión de sus propias condiciones espirituales. La visión, la audición, incluso la posibilidad de conversar con los espíritus, son sólo eventos naturales para el niño, pues al no tener la posibilidad de diferenciar ambos estados de la existencia no existe en él ningún tipo de temor o de rechazo hacia algo que le parece normal, es luego en su crecimiento cultural e intelectual que se van estableciendo las convenciones sociales que le pueden dirigir su percepción sobre las cosas, generando según su educación ciertas fobias sobre la vida espiritual que en su mayoría son proyectadas por los adultos de su entorno, producto de la ignorancia y de los preceptos culturales sin fundamento. Durante la niñez pueden presentarse eventos mediúmnicos relevantes, pues hay seres que en sus planificaciones establecieron la posibilidad del trabajo mediúmnico desde el inicio de su encarnación, ya sea por un proceso probatorio o por una misión en particular, expresando pues el espíritu encarnado desde el principio sus condiciones de medianero, teniendo sus padres la necesidad de auxiliar y dirigir estas manifestaciones en beneficio del crecimiento moral e intelectual del niño. La práctica de la mediúmnidad no tiene una edad prefijada para el niño, eso depende enteramente del desarrollo físico y mucho más del desarrollo moral; hay niños de doce años que se afectaran menos que muchas veces los adultos. Si los hombres son víctimas de los espíritus mentirosos la infancia y la juventud están aun más expuestas por su inexperiencia. La edad está subordinada a las circunstancias, al temperamento y al carácter del niño. La constatación de la edad es muy difícil pues hay bebés que tienen incorporaciones. Cada criatura tiene sus características propias y su mediúmnidad aflora de acuerdo con sus condiciones. La práctica de la mediúmnidad entretanto, debe ser incentivada cuando el joven estuviera maduro lo suficiente para un ejercicio seguro dentro los padrones de comportamiento conducidos con seriedad y responsabilidad de que se reviste el trabajo mediúmnico. LA mediúmnidad en los niños es más común de lo que se piensa. El adulto, por ya ser dueño de sí mismo, entiende mejor el surgimiento de la misma, y procura una forma de ajustarse a ella. Sea en los diversos Centros Espíritas o no. Cuando los hechos mediúmnicos estén surgiendo en la niñez de nuestros hijos, sabemos con seguridad, que su ángel protector estará atento para tal hecho. Esa asertiva, no nos excluye, entre tanto, a los padres y educadores, de nuestra responsabilidad de buscar la mejor forma de disminuir esos efectos. Deberemos estar siempre dentro de las orientaciones de la codificación Kardeciana, y seguros del amparo de nuestros amigos espirituales para conducirnos con claridad hacia el camino marcado por Jesús. 54


MERCEDES CRUZ

La práctica de la mediúmnidad presenta peligros e inconvenientes contra los cuales debemos precavernos. Muchos que trabajan en actividades mediúmnicas improductivas están bajo el imperio evidente de obsesión y de fascinación. Lo que el libro de los médiums nos dice bien claro es que no se debe excitar el desarrollo de la mediúmnidad en los niños cuando no es espontánea, y que en todos los casos es preciso usar de esta con gran circunspección; que tampoco se debe alentar en personas débiles, a los que den señales de excentricidad en las ideas o debilidad en las facultades mentales, porque hay en ellas predisposición evidente a la locura que cualquier causa sobre excitante puede desenvolver. Aunque no se vea u oiga a los espíritus, es la mediúmnidad la que hace que una criatura sea capaz de sentir si un ambiente está cargado y hacerla llorar cuando un extraño con energías ruines la pega en el cuello. Es preciso antes de afirmar que una criatura está bajo la influencia de un espíritu, descartar las hipótesis de fantasía y de disturbios psíquicos. La primera etapa es entrevistar al paciente en busca de elementos que no podrían ser dichos por él. “Es difícil diagnosticar como fantasiosa una criatura de tres años que se pone a analizar cuadros de Botticelli o a conversar en francés sin conocer ese idioma” por poner un ejemplo. Finalmente, exámenes neurológicos facilitarían el verificar si la actividad en el cerebro es equivalente a la registrada en convulsiones o ataques de epilepsia. Normalmente la reacción es otra. Algunos médicos y pensadores materialistas clasifican a los médiums como personas enfermas. Generalmente, esos científicos emiten pareceres fundamentales en los conceptos de ciencia materialista y no se dan al trabajo de examinar los libros espíritas, puesto que ni los conocen. Estudiada por los religiosos, psiquiatras y hasta neurólogos, la mediúmnidad es la capacidad de ver u oír a los espíritus o realizar fenómenos para normales – como la incorporación y la clarividencia- por intermedio de agentes externos, o sea, de entidades espirituales que utilizan el cuerpo del médium como vehículo para manifestarse. Normalmente en esos casos, el fortalecimiento por el pase, el agua fluidificada y la oración son poderosos instrumentos de los que se vale la espiritualidad para la solución del problema. Nuestros mentores espirituales, con certeza, miraran el tratamiento de forma que, siguiendo correctamente las instrucciones de la espiritualidad superior, podamos tener ayuda y seguridad. Los padres deben mostrarse aptos para efectuar cambios en la conducta diaria en su recinto doméstico. Todo lo que sea para elevar el padrón vibratorio debe ser cultivado, al mismo tiempo en que se ofrecen para apartar toda conducta que lleve a lo contrario. Buenos libros, buenos films, comportamiento mental pautado en las enseñanzas del Evangelio, aliados al respeto y cariño mutuo, son factores de envolvimiento de los hijos en un halo protector, beneficiando así, a todos los espíritus que conviven en el 55


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

núcleo. El hábito de la oración y la institución de una pequeña reunión para el estudio doctrinario del evangelio a la luz de las revelaciones espíritas son de fundamental importancia. Con certeza, en los Centros espíritas, existen equipos formados para enseñar a los neófitos como se instituyen esas pequeñas reuniones, recordando que el objetivo no es el desarrollo mediúmnico, y si la evolución espiritual del grupo familiar, y que el intercambio entre espíritus encarnados y desencarnados debe ser efectuado dentro de los locales apropiados en las Casas espíritas. Si el pequeño demuestra miedo es bueno que los padres acompañen en las sesiones necesarias al tratamiento espiritual, hasta que ellos se acostumbren con naturalidad a tal hecho. El ambiente de la sala de pases, o locales destinados para tal, a pesar de ser locales simples, destituidos de mucha decoración, puede ser intimidante para un niño que ya debe estar asustado con los hechos que por ventura ya le están ocurriendo. Normalmente luego ellos se acostumbran, desde que los padres estén tranquilos y pasen para ellos esa tranquilidad. Si la criatura ya está alfabetizada, un buen libro conveniente a su edad le ayuda mucho, principalmente porque contiene enseñanzas morales propias a su elevación espiritual. En las librerías espíritas, existen ya un buen número de títulos dedicados a los niños. Si el niño no está en la edad de leer, se le pueden contar cuentos e historias basadas en los libros infantiles para que el se familiarice poco a poco con la Doctrina. Vigilar los síntomas ver si van disminuyendo y al mismo tiempo apartados hasta que la normalidad se establezca a la espera de la hora apropiada para el correcto desarrollo y ejercicio de la mediúmnidad. Cuando un jovencito descubre que tiene mediúmnidad, la forma mejor de desenvolverla es frecuentando las reuniones apropiadas para los jóvenes en los Centros espíritas, pues allí los dirigentes experimentados podrán orientarle sobre esa cuestión. Sin olvidar que no se puede atribuir mediúmnidad a cualquier disturbio que la criatura presenta. Sólo el estudio de la Doctrina Espirita dará subsidios para la identificación de los fenómenos pues es una observación bastante cuidadosa. Cuando un niño pequeñito mira a su alrededor como viendo algo, con gran temor en el rostro, o se asusta como observando a alguien que no se ve, es aconsejable darle pases magnéticos, agua fluidificada y concienciación de la familia para los actos relacionados con la Doctrina Espirita. Muchos niños son sonámbulos y presentan alguna alteración en un determinado estado del sueño. Durante esa fase el niño está en un estado intermediario entre el sueño y la vigilia. A pesar de no mostrarse consciente de todo lo que pasa a su alrededor, la persona puede realizar pequeñas tareas, como alimentarse, vestirse, sentarse, mirar para algún lugar, conversar. Siendo cuestionada verbalmente las respuestas son incoherentes y murmuradas. Usualmente ocurre en las primeras horas del sueño pudiendo durar algunos segundos o pocos minutos. Durante el episodio el paciente se muestra apático estableciendo poco contacto con el medio, pareciendo no reconocer a las personas y familiares. 56


MERCEDES CRUZ

Raramente realiza un procedimiento más elaborado como cambiarse de ropa u orinar en el lugar adecuado. Para un sonámbulo, despertar durante la crisis puede ser un momento difícil. Principalmente en el adulto, existe la posibilidad de tener una reacción violenta si es abordado, si juzga estar sufriendo alguna amenaza. A la mañana siguiente, normalmente, no recordará el episodio. También se sabe que ese es un trastorno típicamente de la infancia, siendo presentado esporádicamente en hasta un tercio de los niños entre los tres y diez años de edad. En esta misma faja están los episodios que acostumbran a ser regulares. A lo largo de la pubertad van disminuyendo y apenas un pequeño grupo continua teniendo episodios de sonambulismo durante la edad adulta. No se debe en las Casa espíritas en los trabajos de pases para los niños, admitir que el pase sea efectuado también por los niños, el Libro de los Médiums ítem 222, aborda la cuestión, cuando hace referencia a los peligros e inconvenientes de la Mediúmnidad practicada por los niños. El equipo debe estar formado por adultos, que por fuerza de la madurez y el estudio sabrán conducir con seguridad cualquier caso que se presente. Una criatura por muy acostumbrada que esté con los fenómenos espíritas, no tendrá condiciones de tratar y salir bien ante la sutileza enmascarada con que se revisten algunos obsesores. El estimulo para la espiritualización de los niños debe ser dado de acuerdo con la edad de cada uno, al conducirlos a una sala de conocimientos evangélicos doctrinarios, existentes en los diversos ciclos de mocedad en las Casas espíritas. Muchos niños juegan con amiguitos imaginarios. Ese procedimiento es común en las criaturas que se sienten solitarias y carentes. Algunas criaturas realmente tienen contacto con entidades. Ese fenómeno tiende a desaparecer cuando llegan a la edad de los siete u ocho años. La manifestación de los fenómenos mediúmnicos no está sujeta a la voluntad de los padres. Ese es un atributo exclusivo de la criatura. Ella nació dotada de ese don. Los padres el deber que tienen para sus hijos y lo que pueden hacer en el caso de ellos tener mediúmnidad es tratar de que ellos reciban un tratamiento espiritual, para que los fenómenos sean apartados y puedan seguir su curso normal, reapareciendo, cuando el individuo este en una fase más madura. Muchas criaturas demuestran tener una sensibilidad mayor que otras, y captan del ambiente y de las personas de su alrededor, las energías que se presentan, tanto positivas como negativas. Para estar seguros y ver esta constatación en los niños es preciso un examen minucioso de los hechos y llevarlos a una casa espirita. En las horas de crisis es aconsejables mucha paciencia y una dosis extrema de amor para ella, para que con seguridad puedan ayudarla. Algunas veces es aconsejable consultar a una psicóloga in57


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

fantil para auxiliarla en esos procesos. Existen buenos profesionales en ese área médica, que abrazan los principios espíritas y son de gran ayuda Muchos niños no les gusta frecuentar la casa Espirita. Normalmente a esa edad algunas criaturas precisan mucha persuasión. Muchos dicen que sólo van bajo “libre y espontánea presión”. Luego más tarde lo asimilan mejor y se convierten en jóvenes trabajadores en las Casas espíritas que frecuentan. Los jóvenes al ver el comportamiento de los más viejos también se integran en la medida de lo posible. Cuando nos encontramos en un caso de mediúmnidad en una criatura de catorce años con la aparición de fenómenos mediúmnicos, es preciso buscar orientación segura. Descartado la cura por la Ciencia es hora de buscar la ayuda de la Doctrina Espírita. Mientras tanto tales fenómenos pueden darse simultáneamente. Se debe buscar ayuda en la ciencia aliada a un tratamiento eficaz en la casa espírita. Antes de cualquier actitud, los padres deben concienciarse de la responsabilidad ante esa criatura, y conducir el caso con naturalidad y racionalidad. Muchos por desconocer el fenómeno mediúmnico tratan de forma inadecuada la cuestión, lo que acarrea perjuicio para la criatura en el futuro. Como consecuencia, cuando adulto, la criatura podrá tener una visión distorsionada de los fenómenos que envuelven la mediúmnidad. Es muy común los padres que castigan físicamente a sus hijos en esa fase. La naturalidad debe ser la tónica para envolver la cuestión. El desarrollo mediúmnico es desaconsejable, visto que la criatura no posee defensas que la ayuden cuando se encuentren con algún enemigo del pasado. Como ya hemos dicho anteriormente, un tratamiento efectuado dentro de una casa espírita dará subsidios para que sean apartados esos síntomas, que volverán a aflorar en momento oportuno, cuando las condiciones de madurez física de la criatura permitan que ella haga buen uso de sus fuerzas mediúmnicas. ¿Se sabe que la mediúmnidad en los niños perturba el desenvolvimiento de los mismos, más cuando ella trae una tarea predeterminada en el plano espiritual, se debe bloquear este desarrollo? Aquí no diremos bloquear. Conforme sea la edad de la criatura puede ser que ella presente condiciones de madurez que le permitan el uso de sus facultades de forma que no la perjudique en nada. Se sabe por experiencia, que la mediúmnidad puede aparecer en cualquier edad, más existen médiums, que por su aptitud natural presentan condiciones para el ejercicio de la mediúmnidad aun en criaturas o adolescentes, haciéndolo de forma consciente y responsables. Citamos aquí el caso de las hermanas Baudin que auxiliaron a Kardec en la fase de la Codificación, o nuestro bondadoso Chico Xavier y otros que se esparcen por Brasil o por el mundo.

58


MERCEDES CRUZ

Médicos adeptos del espiritismo afirman que la infancia es el periodo en que la acción de la glándula pineal está en el auge, aunque la criatura no tenga el armazón intelectual necesario para interpretar los estímulos de forma consciente. Con el desarrollo completo del cerebro, la mediúmnidad sería sublimada en la mayoría de las personas. La volvería aun más fuerte en aquellos que aprendieron a ejercitarla. Muchas criaturas sienten dolor porque el cuerpo no está preparado para recibir ese impacto. Por ese motivo, en general los padres son orientados a no incentivar a los hijos a ejercerla. La dedicación, la paciencia y renuncia son los caminos del crecimiento mediúmnico. El orgullo y los malos Espíritus son sus obstáculos. La mediúmnidad es cuchillo de dos filos. Si por un lado es fuente de benditas alegrías, por otro, puede ser también de profundas decepciones, para orientarse en el desarrollo mediúmnico, podría ser hecha citación de innumerables obras respetables. Sin embargo, lo más correcto es la utilización del viejo y buen Libro de los Médiums. Por lo tanto los que se ven afectados por ella, deben comenzar por el principio, conociendo las obras de Kardec y estudiarlas con profundidad. En todas las situaciones, nuestra postura debe ser la de la más absoluta tranquilidad, una vez que la relación entre encarnados y desencarnados hace parte del propio contexto evolutivo de cada ser. Estamos, siempre, rodeados de espíritus, creamos en ellos o no, siendo espíritas o no. Al percibir las “conversaciones” de criaturas con la “nada”, tengamos serenidad y procuremos “entender” el proceso, y hacernos dueños de la situación. Se recomienda a los padres y pariente más próximos el diálogo con las criaturas sin interrogatorios o curiosidad excesiva, más, procurando ”entrar” en la historia, participar del contexto, para percibir, en la naturalidad de la conversación, cuales son los “personajes” que efectivamente se hallan presentes junto a la criatura. Como se trata de cosas naturales, cuanto mayor sea la naturalidad con que encaremos tales acontecimientos, menos las criaturas y nosotros los adultos, quedaremos asustados o “con miedo”. Al final, en términos de envolvimiento espiritual, los lazos que nos ligan a los espíritus (encarnados o desencarnados) no son rotos en razón de la alteración de nuestro estado vivencial (en la carne o fuera de ella) por el contrario se fortalecen y perduran. Ame a su hijo con problemas del cuerpo o de la mente, o de ambos, cooperando con ellos, con mucha paciencia y con el gesto de ternura, para que puedan salir victoriosos de la expiación terrena, avanzando para más altos vuelos rumbo a nuestro Creador. Llénese de cariño, de paciencia, de tranquilidad interior, viendo en estos hijos las joyas bendecidas que el Padre confía a nuestras manos para que las pulamos. Usted podrá haberlos recibido por renuncia y elevado amor de su parte, más, puede ser que usted esté ligado directamente a las causas que determinan la situación 59


RECOPILACIÓN DE CONFERENCIA

que viven hoy, debiendo auxiliarles e incentivarlos para la propia recomposición, usted, igualmente avanza para el Creador, sufriendo a su vez, al verlos rescatar, sin otra opción que no sea abrazarlos y colocarse, usted y ellos, bajo la Luz del amor de Dios, resignadamente. Trabajo realizado por Merchita Miembro fundador del Centro Espirita Amor FraternoAlcázar de San Juan (Ciudad Real) España Extraído de páginas y de Libro de los Médiums. http://www.feal.com.br/not_infantil_cont.php?id=27 ENTREVISTA A : Agnes Henriques EN EL Centro caminos de Luz http://www.wave.com.br/istoe/1942/comportamento/1942_criancas_alem.htm http://www.novavoz.org.br/mediun-03.htm

60


MERCEDES CRUZ

61

Conferencias de Merchita Tomo 2  

Mantén tu mente limpia de cualquier pensamiento menos digno. Sólo así conservarás la serenidad y la paz como base de la felicidad. El cuer...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you