Issuu on Google+

Perfil: Oscar Franco

“Estoy orgulloso de Cavialpa y del crecimiento de las empresas asociadas” El ingeniero Oscar Franco nos recibe en su oficina y comparte con nosotros acerca de sus inicios en la profesión, su paso por la Universidad donde tuvo su primer contacto con la dirigencia deportiva, que más tarde volvería a ejercerla en la directiva del club de sus amores, Cerro Porteño, la experiencia de haber sido parte de la fundación de Cavialpa, y su percepción del gran momento que atraviesa el sector de la construcción vial en nuestro país.

Formación “Uno cree que ingeniería es únicamente matemática, pero ésta es sola una de sus herramientas, después se da cuenta que comprende muchas otras cosas”, comenta el ingeniero Franco al referirse a la carrera que adoptó como profesión. Su madre le sugería que siga medicina, otra de las disciplinas pujantes en aquel momento, pero finalmente terminó eligiendo Ingeniería a causa de su facilidad con el manejo de los números. Inició sus estudios universitarios en la Universidad Nacional de Asunción en 1971, finalizando la carrera en 1976. En el momento de la especialización eligió, la parte vial, ya que en su quinto año de facultad fue contratado por la empresa Benito Roggio e hijos, en la cual permanece hasta hoy día, hace más de 41 años.

“Me especialice en la parte vial casi por obligación, porque cuando Roggio vino para hacer el aeropuerto de Asunción, me contrataron y me ubicaron en la parte vial, que a mí no me gustaba en principio. Prácticamente no había obras viales, en esa época, pero había ya un ingeniero que me decía que las obras viales era el futuro de toda esta zona”, detalla el ingeniero. Durante su paso por la Universidad había tenido su primer contacto con la dirigencia deportiva. “En la facultad también me involucré en la parte deportiva como dirigente porque era delegado de ingeniería en los famosos juegos universitarios de esa época, fue un momento muy lindo en mi vida” comenta Franco.


Inicios en la profesión Sobre sus inicios en la profesión, el ingeniero comenta que dio sus primeros pasos en pequeñas empresas empezando desde abajo, realizando trabajos de topografía en la oficina técnica como estudiante. Luego de ser contratado por Roggio, mientras estaba en la Universidad, ni bien se recibió, fue enviado al interior, donde pasó mucho tiempo haciendo obras y viviendo en campamentos. “Estuve en varias obras en el interior, por Coronel Bogado, Ciudad del Este, Itakyry, Curuguaty, incluso viviendo con mi familia por allá, porque en esa época era difícil llegar a Asunción. Pase por muchas obras hasta que en 1989 me propusieron el puesto de gerente general de la empresa, y desde esa fecha, hace 27 años estoy a la cabeza de la constructora”, explicó Franco.

Actualidad Para el ingeniero Oscar Franco existe en la actualidad un auge de la profesión, anteriormente no existía tanta demanda y alternativas de trabajo como existe hoy en día. Sin embargo, esta situación exige una mejor preparación y un conocimiento más amplio en todo lo referente a la organización interna y externa de las obras.

“Anteriormente prácticamente no existían empresas viales en el Paraguay, las constructoras paraguayas se fueron formando con mucho sacrificio, invirtieron mucho en la parte humana que es el mayor capital de las firmas de nuestro país, invirtieron en maquinarias, dieron un salto drástico total hacia arriba y ahora estamos preparados como cualquier otra compañía internacional” expresó el directivo.

MOPC Sobre la gestión actual del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, Franco señala que la cartera está realizando un buen trabajo y posee una voluntad de hacer bien las cosas, pero ante el problema de la infraestructura, sería necesario un trabajo en conjunto con el sector privado para lograr una mayor capacidad de gerenciamiento del ente.

Cavialpa

Franco estuvo diversas veces en la presidencia de Cavialpa, una experiencia que le brindó, según su expresión, “gratos momentos que pasé en mi vida”; se sintió rodeado de amigos y mantuvo un contacto directo con sus pares. A su vez, expresó que posee una profunda satisfacción por haber sido parte de la creación del grupo y ver que las construc“Antes prácticamente no teníamos alternativa, toras que la fundaron se fortalecieron con el ir al campo a pelear, no había otras opciones, paso del tiempo y hoy día son grandes emahora los ingenieros tienen más opciones, es presas en nuestro país. una carrera que tiene mucha demanda, entonces se les permite elegir en qué trabajar. “Yo creo que Cavialpa es un gremio que se Ahora es importante saber de organización, dedica a unir a las empresas, a potenciarestar al tanto de las últimas tecnologías” las, a perfeccionarlas, a cuidar los intereses de esas firmas, a hacer las cosas con transacotó el gerente general de Roggio. parencia. Ahora es un grupo que está fuerte, Con relación al rubro de la construcción, Franque quiere hacer bien las cosas, y veo un reco destaca que en la actualidad existen varias juvenecimiento en la directiva, hay muchos empresas viales que fueron consolidándose jóvenes que se integraron y eso es señal de con mucho sacrificio a partir de la inversión consolidación y de futuro” señaló el ingeniero en recursos humanos y maquinarias a través acerca de la importancia de tener un gremio de los años, alcanzando un alto nivel y equiparándose al potencial de empresas interna- que agrupe a las constructoras paraguayas. cionales del mismo sector.


Cerro Porteño Cuando del club de sus amores se trata, el ingeniero Oscar Franco no puede esconder la sonrisa y el entusiasmo, califica de “total” la pasión que posee por Cerro Porteño, al punto de declarar que daría todo por él. Sostiene que tiene una asignatura pendiente con el club de Barrio Obrero, ser presidente de la institución azulgrana. “El cariño y la pasión que siento por Cerro Porteño es una pasión total, todo lo que puedo daría por mi club. La verdad que si hay alguna de las

cosas que siento que es una asignatura pendiente que no lo pude hacer es llegar a ser presidente del club” expresó Franco. Llegó incluso a disputar unas elecciones para la presidencia del club, de la cual no salió victorioso, pero igualmente siguió apoyando a todas las directivas que se sucedieron, como lo hacía desde 1989, año en el que se integró a la dirigencia. En su papel como dirigente, viajó por varios rincones del país, donde fue estableciendo diversas amistades gracias al fútbol. “En 1989 me llamaron para integrarme a la directiva de Cerro Porteño por primera vez, y lo hicieron en base a lo que sabían que había hecho en los juegos universitarios. Es increíble la influencia del fútbol en nuestro país, cuando uno viaja a Pedro Juan Caballero, Curuguaty, Ciudad del Este, lo primero que le preguntan a uno es por el club. Esa satisfacción que uno tiene de, por medio del club, hacer tantos amigos, es verdaderamente muy gratificante” manifestó el hincha del ciclón.

Ingeniero Oscar Franco Oscar Franco realizó sus estudios terciarios en la Universidad Nacional de Asunción, egresando como ingeniero en 1976. En el penúltimo año de la facultad fue contratado por la constructora Benito Roggio e Hijos, en la cual permanece hace más de 41 años, y desde 1989 ejerce el cargo de Gerente General en dicha empresa. Miembro fun-

dador de Cavialpa, llegó a ser presidente del gremio más de una vez. El hincha fanático de Cerro Porteño posee 7 hijos, Valeria, Oscar, Fabrizio, Verónica, Nicole, Fiorella y el menor Joaquín, que cumple apenas un mes en diciembre y 3 nietos, Antonella, Ignacio y Oscar.


Revista Cavialpa - Entrevista Ing. Oscar franco