Page 1


Sumario Directora Alcira Argumedo Consejo Editor Fernando Arfaras Ana Bianco Guillermo Celaya Juan Pablo Olsson Lorena Paeta Fanny Pereiro Victoria Solanas Diagramación Santiago Brunati E-mail contacto@causasur.com.ar Página Web www.causasur.com.ar Foto de tapa Diario La Jornada. México

Nota de Tapa

Bienvenido, Carlos

Pablo González Casanova

Librería Antígona (Espacio Cultural Liberarte) Av. Corrientes 1555 Librería Antígona (Floreal Gorini) Av. Corrientes 1543 Librería Antígona (Biblioteca Nacional) Agüero 2502 Librería La Crujía Tucuman 1999 Librería de La Mancha Corrientes 1888 Propietario: Alcira S. Argumedo Corrientes 2140 cp. (1045) C.A.B.A-Argentina. ISSN 2250-7000 Reg. Prop. intelectual Exp. N° 5013570 Proietto y Lamarque. S.A José Mármol 2131 C.A.B.A. Argentina

7

Política Internacional

Chávez vive

17

Estado Unidos: el negocio del complejo carcelario industrial

23

Fernando “Pino” Solanas

Dennis Weisbrot

América Latina

CIADI: el Tribunal de las transnacionales Fanny Pereiro

33

Temas Nacionales

Contrasentidos del neodesarrollismo Claudio Katz

Puntos de Venta Librería Antígona Av. Callao 737

3

Editorial

41

Recursos Estratégicos

La “sintonía fina” del modelo sojero

57

Fracking: de la globalización a los conflictos nacionales

69

Jorge Rulli - Maximiliano Mendoza

Félix Herrero

Voces

Ferrocarriles: La corrupcción mata Entrevista a Juan Frumento

76

Extracto del documento de los Familiares de Once en el Primer Aniversario de la tragedia

81

Por Damián Solanas

Cultura

Todo teatro es político. Entrevista a Eduardo Pavlosky Por Lorena Paeta - Victoria Solanas

85

1


Editorial En los tiempos que atravesamos se imponen múltiples interrogantes acerca de cómo y desde dónde pensar las respuestas, ante sucesos cuya dimensión y complejidad alimentan transformaciones económicas, políticas, sociales y culturales sin precedentes. Como civilización y como continente, hemos pasado de un paradigma colonial y neocolonial de saqueo de nuestras riquezas y explotación de las mayorías sociales, hacia nuevas formas adicionales de expoliación que suponen un salto cualitativo: las producciones extractivistas, como la voladura de montañas con explosivos en la minería a cielo abierto; devastación de bosques nativos para ampliar la frontera transgénica; contaminación irreversible de fuentes de agua y destrucción del subsuelo mediante las técnicas del fracking; van convirtiendo vastas extensiones del país en “zonas de sacrificio”, que ya no podrán volver a ser pobladas o destinadas a actividades productivas por siglos. A ello se suma el despliegue de ciencias, conocimientos y tecnologías de avanzada, controlados principalmente por los centros de poder mundial, que pretenden utilizarlos una vez más en la historia para someter a los pueblos periféricos. Se plantea entonces la necesidad

de un cambio de conciencia a nivel planetario y es preciso promover un urgente compromiso social acerca del cuidado de los bienes naturales, de la Madre Tierra y del vital recurso del agua. Es preciso apropiarnos crítica y creativamente de ese instrumental de conocimientos de punta, a fin de potenciar los proyectos de emancipación; elaborar análisis teóricos y empíricos sobre los fenómenos de las injusticias y la explotación, que sufre la mayoría de la humanidad. Ciencias y conocimientos que no deben quedarse en un mero “saber sin consecuencias”: su objetivo es articularse con los grandes movimientos sociales y políticos, con los nuevos y antiguos condenados de la Tierra dispuestos a construir otro mundo posible. La crueldad de las concepciones dominantes hacia las mayorías sociales, se evidencia asimismo en el seno de las naciones centrales. Luego de una década de triunfalismo desbordante -con el fin de la historia; el Nuevo Orden Mundial; el individualismo egoísta como parte de una cultura materialista, superficial y consumista; el discurso del único camino y la globalización neoliberal- la declinación de Estados Unidos como única potencia mundial, se conjuga con un dramático deterioro de las condiciones

CAUSA SUR

3


de vida de los sectores más golpeados de la sociedad norteamericana. Un indicador de ese deterioro -y un llamado de atención acerca de propuestas al respecto que circulan en nuestro país- es el negocio de las grandes corporaciones con las cárceles privadas: el complejo industrial-carcelario.

4

En América Latina, la muerte del comandante Hugo Chávez ha golpeado duro a las mayorías populares de Venezuela, que por primera vez en la historia ingresaron masivamente en la escena política como parte de la reivindicación de su dignidad. La Revolución Bolivariana ha marcado además un hito en el proceso de integración continental, al promover una acción conjunta con el objetivo de revertir la hegemonía de Estados Unidos en la región. El rechazo a la implantación del ALCA en el 2005, será el inicio de un proceso de construcción de la unidad de Nuestra América: única posibilidad de alcanzar un protagonismo en la escena internacional policentrista que se está consolidando. El papel jugado por el presidente venezolano en estas iniciativas, ha marcado un camino para nuestras naciones y lo ubica como el precursor indiscutible de la construcción del sueño de Bolívar y San Martín en esta nueva etapa histórica: una Patria Grande de pueblos emancipados, unidos en una fraternidad continental politica, social, económica, cultural y profundamente humana. En contraste con la vocación de independencia del gobierno bolivariano frente a las imposiciones de

Estados Unidos, durante la última década la Argentina se ha negado a repudiar su sometimiento al CIADI -a los tribunales de Londres y Nueva York, subordinados al FMI y al Banco Mundial- para dirimir sus eventuales conflictos con las corporaciones y bancos instalados en nuestro país: la cesión de inmunidad soberana en tribunales extranjeros, constituye otro de los símbolos de la continuidad neoliberal. Esta vergonzosa subordinación al capital financiero especulativo, es consecuencia directa de la negativa a realizar una auditoría de la deuda externa generada por la dictadura militar, con el fin de determinar cuál es la parte legítima que debe reconocerse y cuál la correspondiente a una larga sucesión de pagos y renegociaciones fraudulentas. Argentina ha optado por pagar un promedio de 10.000 millones de dólares anuales -en tres décadas los pagos superaron los 270.000 millones de dólares y aún se deben 180.000 millones más- además de ceder a las presiones de los fondos buitre, como modo de eludir potenciales o reales confiscaciones. Con la intervención del INDEC y la falsificación de las estadísticas nacionales desde inicios del 2007, se pretendió velar el problema de la inflación que afecta cada vez más la economía y el nivel de vida de los argentinos. Los intentos de actuar sobre los efectos sin abordar las causas del proceso inflacionario, lo han ido agravando peligrosamente: así, los remedios son peores que la

Editorial / Causa Sur

enfermedad. Mientras tanto, se ha ido fortaleciendo una “burguesía nacional”, hija del capitalismo de amigos y nutrida por una creciente corrupción con fondos públicos o mediante el cobro de jugosas comisiones que brindan corporaciones locales y extranjeras, a cambio de impunidad en sus políticas de depredación y despojo. El modelo extractivista y sojero se expande irresponsablemente, al tiempo que se contaminan el aire y el agua. Sus únicos beneficiarios son grandes empresas y fondos de inversión, cuyos intereses penetran diversas áreas económicas y financieras. Además de Monsanto, un ejemplo es BlackRock -la corporación más grande de gestión de capitales a nivel mundial- estrechamente vinculada con el Grupo Rockefeller: en el caso argentino está presente en el sector financiero, los agronegocios, los hidrocarburos y la megaminería. Una lúcida conciencia social ha permitido levantar en nuestro país las banderas de la “guerra contra el fracking” ante la amenaza de imponer este tipo de extracción de gas y petróleo. En Estados Unidos las secuelas del fracking -cuyos efectos devastadores pueden verse en el documental “Gasland” del director Josh Fox- han afectado a cientos de miles de farmers debido a la contaminación de las fuentes de agua subterráneas y de superficie; deben comprar el agua para beber, cocinar y asearse, mientras sus animales mueren. La magnitud de este

drama ha llevado a conocidos artistas norteamericanos -Robert De Niro, Yoko Ono, Woody Alen o Sean Penn- a promover en esa potencia la “guerra contra el fracking” enfrentando a las mismas corporaciones que han comenzado a arribar a la Argentina. En paralelo con esa lucha, en nuestro país se está gestando un movimiento de “Artistas e intelectuales contra el fracking”, que se suma a las distintas formas de resistencia social, con el objetivo de generar conciencia e informar sobre un tema tan silenciado y alarmante, cuya metodología de extracción es más contaminante aún que la megamineria a cielo abierto. Un país donde la corrupción mata: la dignidad y la lucha por justicia que protagonizan los familiares de las víctimas de la tragedia de Once, constituyen una expresión más del despertar de una sociedad que aspira a construir un futuro diferente. La protesta se expresa asimismo en un teatro con hondas raíces en el psicodrama y en una concepción innovadora del psicoanálisis, que ha marcado un hito en la tradición de la cultura argentina. Múltiples manifestaciones en la búsqueda de los caminos para la construcción de un movimiento político, social y cultural -un tercer espacio alternativo frente a los aparatos políticos tradicionales, cómplices del despojo y la degradación nacional- que sea capaz de conjugar los esfuerzos colectivos en pos de una segunda emancipación.

CAUSA SUR

5


Nota de Tapa

Bienvenido, Carlos Pablo González Casanova*

A José Luis Ceceña

Pablo González Casanova, destacado sociólogo y crítico mexicano, ha sido condecorado por la Unesco con el Premio Internacional José Martí por su defensa de la identidad de los pueblos indígenas de América Latina. Al igual que Noam Chomsky y Boaventura de Sousa Santos, forma parte de ese conjunto de destacados pensadores que luchan junto a los movimientos de liberación. Reconocido referente intelectual del Zapatismo desde su surgimiento en 1994, ha publicado una serie de artículos clave para respaldar el pensamiento y discurso del movimiento de Chiapas en reclamo de trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz. Entre esas publicaciones se encuentran: “Las causas de la rebelión en Chiapas” en  Política y sociedad (Madrid) 1994; “Los zapatistas del siglo XXI” en OSAL (Buenos Aires: CLACSO) 2001; “Los caracoles zapatistas. Redes de resistencia y autonomía (Ensayo de interpretación)” en Memoria. Revista Mensual de Política y Cultura (México DF) 2003. Figura central en el pensamiento político para México y América Latina, González Casanova iniciaba con estas palabras la “Carta de intelectuales, artistas, defensores de

derechos humanos y organizaciones sociales al EZLN”:“Compañeros y compañeras: tiempos difíciles se vislumbran para México. La entrega de nuestro territorio a las grandes corporaciones se da a pasos agigantados. El modelo de despojo y ocupación rápidamente se expande por todo el país manifestándose en los megaproyectos que destruyen a nuestros pueblos (…)”. Esta descripción exhibe una feroz similitud con la realidad de distintos países de América que padecen el modelo extractivista promovido por las corporaciones en complicidad con los gobiernos pseudo progresistas. Siendo la Argentina uno de los paradigmas de dicho modelo con la promoción de la megaminería, la sojización y ahora la instalación del fracking, solicitamos a Don Pablo un artículo que nos ayudara a pensar en las causas profundas de este nuevo colonialismo depredador y las posibles alternativas que permitan profundizar la articulación entre los movimientos emancipatorios del continente. Luego de una insistencia perseverante presentamos el artículo para los lectores de Causa Sur, profundamente agradecidos por su generosidad, lucidez y compromiso con el pensamiento y la emancipación. Juan Pablo Olsson*

CAUSA SUR

7


Ni la teoría general de sistemas, ni el análisis de sistemas, ni la cibernética y los sistemas de control, dejan de encontrarse con un pensamiento histórico y político. Pero quienes más han utilizado la teoría general de sistemas, paradójicamente, han sido los neoconservadores, es decir, los neoliberales. La nueva lógica de los sistemas rara vez y sólo recientemente, ha sido aceptada por quienes cultivan la dialéctica que descubrió Carlos Marx con el propósito de estudiar científicamente las relaciones de explotación de unos hombres por otros y las luchas a que dan lugar.

8

“Las relaciones de explotación ocuparon un lugar cada vez menos significativo en el marxismo del Primer Mundo” Los sistemas auto-regulados, adaptables y “creadores” han tenido un enorme impacto en las mega-empresas y en los complejos militares-empresariales que regulan la economía, la sociedad, la política, la cultura, la información, la conciencia y el Estado. Pero, entre los herederos de Marx, la mayoría vio en la cibernética y la teoría general de sistemas tan solo una prueba más del conocimiento enajenado y cosificador, característico de la “investigación burguesa”. Cuando se acercaron a

ellas su interés se limita a aplicarlas en campos que no estaban articulados con las relaciones de explotación o que ignoraban esa articulación. Como las relaciones de explotación ocuparon un lugar cada vez menos significativo en el marxismo del Primer Mundo, y en el propio marxismoleninismo del “socialismo real”, a la ofensiva del marxismo crítico y del marxismo-leninismo dogmático contra la cibernética, se añadió la imposibilidad de que uno y otro hablaran de algo que ya no les preocupaba. La mayoría de ellos tampoco se interesó por dar cabida a la teoría de sistemas autoregulados cuando llegaron a formular sus críticas a la inequidad y a la desigualdad, temas de menor interés que “el poder” en la filosofía eurocentrista. La orientación autoritaria del proyecto marxista-leninista de los países del Este de Europa y de la URSS, derivó en una tendencia que priorizó la crítica a las relaciones de dominación frente a las relaciones de explotación. Esa tendencia se generalizó, sobre todo, cuando en los sesenta y setenta los fenómenos de la explotación y el estudio de las clases explotadoras y explotadas fueron sustituidos en el debate filosófico, científico y político de Europa y de la propia URSS, por los fenómenos del poder y el autoritarismo, cuya existencia en los países “socialistas” se hizo cada vez más visible para los propios marxistas, incluso para muchos de los que participaban en el proyecto leninista, y que veían con coraje la creciente corrupción y arbitrariedad de la “Nomenclatura”.

Nota de Tapa / Causa Sur

“La explotación de acuerdo con las nuevas estructuras de las etnias y las naciones, de las empresas y las clases” En esas condiciones se creó un tema común -el del poder- que abarcó a los “nuevos filósofos” reaccionarios, a los neoconservadores anticomunistas, a los socialdemócratas occidentales, al marxismo crítico y a los propios marxistas-leninistas, que optaron por la “democracia” y abandonaron sus posiciones anticapitalistas. Durante un largo tiempo casi nadie pensó en la explotación como un problema central. A menudo ya nadie pensó en la explotación, ni siquiera en forma marginal. Todos -neoconservadores y neomarxistas- pensaron en el poder, unos para atacar al “bloque socialista”, otros para ampliar el “bloque imperialista”, unos para luchar contra el neoestalinismo a fin de regresar a la democracia y también al capitalismo, y otros para luchar por un genuino e incompleto socialismo democrático, que trágicamente se automutiló al no querer ocuparse ni de los problemas centrales de la explotación ni de las características que la explotación tiene en el capitalismo corporativo, el de las megaempresas y los complejos empresariales-militares altamente organizados. El conjunto de las luchas en torno al tema central del poder, de las re-

laciones de poder y de las relaciones políticas,derivó en una nueva forma de pensar sobre las ventajas del capitalismo frente al socialismo. Dentro de la temática de la democracia y la eficiencia, de la política y la economía, tampoco cupieron las relaciones de explotación. Éstas fueron motivo de reflexión y expresión más bien ocasionales. Aparecieron en los discursos de algunos líderes del Tercer Mundo; pero rara vez dieron lugar a estudios sistemáticos, teóricos o empíricos, que reformularan las investigaciones anteriores sobre la explotación de acuerdo con las nuevas estructuras de las etnias y las naciones, de las empresas y las clases. Entre las excepciones frente a esta tendencia general, se encuentra el libro que publicó Fidel Castro sobre la deuda externa. En cuanto al mundo académico, las investigaciones sobre la explotación se redujeron a algunos especialistas ignorados en las grandes polémicas, incluso cuando publicaban artículos o libros en revistas, editoriales, o universidades “distinguidas”, como Oxford o Harvard. En el orden del ensayo, a Los Condenados de la Tierra de Fanon sucedieron una serie de libros -algunos de innegable valor- a los que se prestó atención, o a los que no se incluyó en los debates centrales de las ciencias sociales de fines del siglo XX. En esas condiciones, la realidad siniestra del “socialismo realmente inexistente” sirvió a distintos tipos de publicistas -sofisticados y burdos- para bloquear el conocimiento de algo que ya había sido fuertemente rechazado e inter-

CAUSA SUR

9


nalizado: el conocimiento científico de las relaciones de explotación y su relación con las luchas de clases y con las contradicciones del capitalismo. A las múltiples y razonadas denuncias del “socialismo realmente existente” se añadieron reniegos y remilgos de antiguos marxista-leninistas, que con el capital acumulado en el saqueo del sector público, enfilaron la “Perestroika” a un mundo que les permitiera ser los nuevos empresarios privados de Rusia y sus “colonias interiores”. Todos ellos y los antiguos y nuevos ideólogos del capitalismo triunfante se dedicaron a anunciar la muerte de Marx y del marxismo-leninismo.

10 4

La ofensiva no sólo es importante desde el punto de vista político sino desde el punto de vista científico. En el terreno político e ideológico dio pie a una débil y romántica defensa de Marx y de Lenin, relativamente más seria y profunda entre los líderes del Tercer Mundo. En el terreno científico presentó dos vertientes: una que buscó defender al marxismo y al marxismoleninismo como ideología o doctrina política y científica, y otra que buscó no incurrir nuevamente en la confusión del liderazgo ideológico de Marx con su liderazgo científico. Esta última nos parece la más promisoria, incluso para la formación de nuevos liderazgos e ideologías políticas de quienes luchen en el futuro por la justicia social, esto es, por los intereses de las mayorías, y con ellas. La primera nos lleva a repetir el error de sacralizar a Marx y sus textos, de quedarnos interpretando

a Marx y sus textos, o de alejarnos y desviarnos de Marx y sus textos, en vez de usar a Marx como uno de los grandes clásicos de las ciencias sociales -a reserva de volver a levantarle un monumento- como uno de los grandes líderes de la “Revolución Social”. Jean Ziegler publicó a principios de los noventa un bello opúsculo que se titula Hasta mañana, Karl.(1) Durante un tiempo el opúsculo hizo furor en Europa. El conocido sociólogo suizo declara en las primeras páginas que la noticia de que Marx ha muerto es “un poco exagerada” como diría Twain, y rescata dos grandes temas sobre los que la humanidad y los hombres de ciencia habrán necesariamente de volver a pensar para actuar: el de las injusticias y explotación crecientes que está sufriendo la mayoría de la humanidad por el triunfo de la economía de mercado y el de la necesidad de enfrentar a la lógica totalitaria de los mercaderes, que hoy domina con la lógica moral y martiana de una democracia que resuelva los problemas de la mayoría de la humanidad, de toda la humanidad, acabando con la explotación del hombre por el hombre. A mí me gusta mucho el libro de Ziegler. Viene al encuentro de nuestros pensamientos aquí en los trópicos, o en las pampas, o en los desiertos, selvas y montes. Me parece maravilloso; pero tengo dos reparos que pueden servir para avanzar, uno me lo dijo un poeta ruso: “Pronto tendremos que escribir un nuevo libro que se llame Bienvenido Carlos, en lugar de Hasta

Nota de Tapa / Causa Sur

mañana Karl”. Otro consiste en volver a los problemas de la explotación y a su estudio crítico y científico -en que Marx es pionero- sin preocuparnos por pensar si somos marxistas o no, materialistas, socialistas científicos o históricos; pensando sólo que tenemos que estudiar en forma científica, en forma crítica e histórica, las relaciones de explotación, y que incluso tenemos que refundar las ciencias y la crítica de la explotación vinculada a un sistema de acumulación pero también de dominación.

“Que las ciencias de la explotación y sus conocimientos no se queden en un ‘saber sin consecuencias’” En efecto, más que legitimar al marxismo y seguir repitiendo una y otra vez que Marx no quería que lo

llamaran marxista, tenemos que luchar porque las ciencias de la explotación alcancen el estatus de las disciplinas más significativas para la sobrevivencia, y para la reestructuración poética -creadora- del sistema social global en sus aspectos humanos y ecológicos. Nos enfrentamos también con otro problema: el que aparte de alcanzar altos niveles empíricos y teóricos, las ciencias de la explotación y sus conocimientos no se queden en un “saber sin consecuencias”, sino que las tengan hasta en la reestructuración democrática y articulada de los grandes movimientos sociales y políticos anticapitalistas, únicos que podrán resolver los problemas de mediano y largo plazo en la construcción de “Otro Mundo Posible” y necesario para la sobrevivencia humana. Un mundo en el que la acumulación de riquezas y la maximización de utilidades no continúen su cada vez más acentuada y amenazante explotación de la tierra y de las cuatro quintas partes de la Humanidad. El problema no es Marx y el mar-

11 5


12 4

xismo, como a menudo piensa Ziegler; son las relaciones de explotación en el pensamiento científico, político y teórico. El problema no consiste en saber si es posible estudiar científicamente el mundo sin emplear el método científico que empezó a aplicar Marx. Si Marx derivó ese método de un tipo de “relaciones sociales determinadas”, el problema hoy consiste en determinar las relaciones sociales de explotación y de emancipación, con clases, complejos y redes que hoy juegan los papeles de los explotadores y los explotados, de los opresores y los oprimidos en luchas que libran entre sí, unos para mantener esas relaciones, otros para crear nuevos sistemas con otras relaciones, y éstos vinculados a un nuevo concepto de la democracia, del socialismo y de la liberación, que se enriquecieron con la práctica de la teoría y las reflexiones a que dio lugar.

“El análisis crítico de la explotación plantea el problema de reformular categorías estereotipadas y formales que ocultan fenómenos históricos reales” No se trata de ser fieles a la ideología marxista. En el terreno científico se trata de volver a la problemática de la dominación y la apropiación en el ca-

pitalismo, de la acumulación originaria y ampliada de capital, de la creación y distribución del excedente, de las nuevas formas de explotación y mediación que se combinan con las clásicas, y de las formas de marginación, exclusión y represión que las complementan y que tienen que ser sustituidas por las mediaciones de los trabajadores y los pueblos, que permitan a éstos alcanzar sus objetivos de dignidad, autonomía, justicia, democracia, libertad. La unidad epistémica de la explotación es tan vasta, que a las nuevas “ciencias de la complejidad”, a las ciencias del medio ambiente, a las ciencias de la comunicación, tienen que añadirse, buscando el mayor rigor posible, las ciencias de la explotación del hombre y la naturaleza. En ellas, tendrán cabida los viejos problemas clásicos de la crítica al capitalismo global, a sus ideólogos y tecnólogos, así como a las injusticias y desigualdades como características de un sistema en que el excedente producido es objeto de transferencias y distribuciones internacionales e internas en beneficio de transnacionales y sus asociados, y en perjuicio de los pueblos y los trabajadores sobre quienes recae el peso de la deuda externa, la pérdida de derechos sociales y sindicales, el control de salarios directos e indirectos, y la irracionalidad económico-ecológica de las inversiones y el consumo. Las ciencias de la explotación o el pensamiento crítico sobre las relaciones de explotación, no pueden ciertamente limitarse a la relación

Nota de Tapa / Causa Sur

trabajo-capital que predomina en Marx, o a la más compleja articulada por Lenin, de luchas contra el imperialismo en tanto política de las grandes potencias coloniales y también de los monopolios que dominan en ellas. Tienen que extender su análisis a las formas directas o indirectas en que la socialdemocracia de los países avanzados o el llamado “socialismo real” contribuyeron a la explotación de los trabajadores periféricos o de los campesinos rusos y las “nacionalidades” de la URSS, en procesos de acumulación característicos del neocapitalismo y del socialismo totalitario hoy en crisis. El análisis crítico de la explotación plantea el problema de reformular categorías estereotipadas y formales que ocultan fenómenos históricos reales, dialécticas de luchas genuinas que se dan entre propietarios y proletarios, o entre nomenclaturas mafiosas y trabajadores; o las contradicciones crecientes entre las fuerzas de producción y las relaciones de producción que estallan en “sistemas cerrados” y rígidos como el de la URSS y su zona de influencia, mientras en los “sistemas abiertos” llevan a una historia de mediaciones, mediatizaciones y reestructuraciones cada vez más combinadas con la represión y la corrupción. La articulación de mediaciones y represiones, de cooptaciones y colusiones le da al capitalismo una gran funcionalidad, creatividad y destructividad que se advierte en sus metamorfosis, como en el neoliberalismo y la globalidad. Que por todo lo eficaz que sea el capitalismo ciber-

salvaje, crea su propia destrucción y la de la vida en la tierra, no impide que por pírrico que sea su triunfo no haya ocurrido y siga ocurriendo, hasta constituir el mayor reto para “los condenados de la Tierra” que ya no son sólo los proletarios y los colonizados, sino todas las juventudes del mundo a las que el capital corporativo y sus complejos les están quitando su futuro.

“El campo de investigaciónde las ciencias de la explotación, de la dominación, la acumulación y la emancipación es muy rico” Las ciencias de la explotación -si las visualizamos así aunque sea provisionalmente- tienen que replantearse en forma crítica la definición y redefinición histórica de sus categorías. Tienen que recuperar la precisión de su lenguaje y su capacidad de comunicación exacta y crítica, científica y concreta, para volver a ser las ciencias que analizan hoy las injusticias e infamias del llamado “mercado libre” y de quienes lo controlan, como clases e imperios, como empresas y complejos militares-empresariales, mediante tuberías y cañerías que les permiten la libre importación de valores y la exportación de desechos y basuras, con un sistema de redes de trabajo esclavizado o “sweat shops” -“explotaderos”- controlados por empresas

CAUSA SUR

13 5


subrogadas, y grupos de terroristas, paramilitares y mercenarios, abiertos y “encubiertos”, auxiliados en caso necesario por los ejércitos y policías locales y sus centros metropolitanos.

14

La actualización histórica de las ciencias de la explotación depende de dar la bienvenida a Marx en sus interacciones críticas con quienes han puesto las ciencias al servicio del capital corporativo, unas veces con sus aportaciones ideológicas y otras con las tecnológicas y tecnocientíficas. Esa actualización no implica abandonar a los sucesores del pensamiento de Marx, ni aislar a unos y otros de sus opositores, como si se tratara de preservar una doctrina religiosa de su contaminación por los herejes. Al estudio de los clásicos del pensamiento crítico y las ciencias de la explotación, habrá siempre que añadir el de sus respectivos sucesores intelectuales, reservando a las movilizaciones sociales y políticas el que vuelvan a rendir, cuando así lo piensen, los honores que merecen sus grandes líderes y héroes fundadores, como Lenin.

“Un permanente trabajo histórico, crítico y científico sobre la explotación global y la emancipación a fines del siglo XX y principios del XXI”

Pero la bienvenida a Marx no puede ni por asomo volver a la lectura de Das Kapital como texto sagrado, y ni siquiera como ejercicio fundamental de un pensamiento crítico y científico que cree agotar con su lectura la búsqueda del conocimiento necesario para comprender y cambiar el mundo actual. Las ciencias históricas y críticas de la explotación -articuladas o insertadas en otras ciencias y tecnologías- tienen que plantearse las configuraciones de la actual dominación ligada al mercado, de la dominación del Estado trasnacional sobre clases y naciones, de la actual dominación cibernética, digital, virtual y real, formal e informal; para grandes masas y también enfocada, particularizada, ideológica, política, económica y cultural. El campo de investigación de las ciencias de la explotación, de la dominación, la acumulación y la emancipación es muy rico. No sólo consiste en estudiar la ideología dominante como enajenación, ni sólo la “ciencia burguesa” como ideología, sino en estudiar la ideología hegemónica como técnica de dominación y explotación, y las ciencias y técnicas de que se sirvieron en el pasado, o de que se sirven hoy las clases y corporaciones dominantes, como base de estudio y diseño de técnicas de dominación y explotación, y de técnicas sociales que los métodos experimentales y empíricos y los modelos cuantitativos y cualitativos, contribuyen a mejorar notablemente. E incluso ese acercamiento quedará incompleto si el pensamiento histó-

Nota de Tapa / Causa Sur

rico y científico de lo actual, no da especial importancia al conocimiento científico y crítico de las alternativas liberadoras, emancipadoras. Desde el punto de vista de los valores y objetivos a alcanzar, las ciencias críticas de la explotación son ciencias para comprender y cambiar el mundo de acuerdo con los valores de la mayoría. Se oponen a las ciencias que no incluyen en sus aporías la explotación de la mayoría, o que no consideran entre sus objetivos acabar con la explotación de la mayoría. Se proponen conocer al mundo para cambiarlo y para que sea un mundo sin explotación de unos hombres por otros. Elevan ese objetivo del “idealismo” moralizante o utópico, hacia la construcción creadora del protagonista de protagonistas que en el capitalismo tardío es “la clase obrera” como integrante fundamental de los condenados de la Tierra. Con ellos, las ciencias críticas y alternativas de la explotación adquieren una voluntad de que carecen cuando se limitan a los círculos puramente académicos, por importantes que éstos sean y lo son. La voluntad de superar las ciencias y técnicas enajenantes y opresivas es sustancial. Corresponde a la prioridad de cambiar el mundo que, en una buena lectura de las Tesis de Feuerbach, consiste también en estudiarlo cuantas veces sea necesario para entenderlo mejor. Si para “cambiar el mundo” necesitamos entenderlo, hoy con todos los cambios ocurridos en el capitalismo

corporativo, neoliberal y recolonizador, globalizador y depredador, así como con los enormes cambios en el conocimiento científico de los sistemas complejos autorregulados y en fase de transición al colapso o al caos, se hace más necesario que nunca volver a entender el mundo y las ciencias. Más que “la defensa del marxismo” -que sí importa frente a los que ordenan, en su sociopatía, darlo por muerto y obsoleto con todo y sus sucesores- es indispensable realizar un permanente trabajo histórico, crítico y científico, sobre la explotación global y la emancipación a fines del siglo XX y principios del XXI. El propio Ziegler lo dice muy bien: “la cuestión no consiste en adherirse o no a las tesis marxistas sino más bien en continuar un cierto trabajo ininterrumpido”. Este trabajo tendrá que realizarse a dos niveles, el de los más altos círculos de investigación científica y el de la praxis del pensamiento crítico y alternativo, conscientes de lo que significa la explotación para los explotadores y para los explotados pobres, marginados, excluidos, y para los trabajadores y jóvenes que se liberan con ellos. Así, habrá de incluir un tema insuficientemente tratado en la literatura marxista y en torno al cual hoy se centran todas las luchas por la construcción de una alternativa anticapitalista: el de una democracia universal y plural, deliberativa y participativa, que imponga la justicia con la libertad, y la dignidad de los pueblos y los trabajadores con la dignidad de las personas.

CAUSA SUR

15


Política Internacional Notas -Una versión anterior se publicó en el libro de homenaje a José Luis Ceceña titulado “Del fin del milagro al fin del milenio: medio siglo de economía y política en México”. Carlos Javier Maya Amibia, Coordinador. Universidad Autónoma de Sinaloa, Universidad Nacional Autónoma de México y Plaza y Valdés, SA. de CV. México, marzo de 2000.

1.- Ziegler, Jean, Uriel da Costa. A demain Karl. De la fin des ideologies. París, Régine Deforges, 1991. 2.- Op. cit. * Pablo González Casanova. Sociólogo. Rector de la Universidad Nacional de México-UNAM * Juan Pablo Olsson. Sociólogo. Documentalista.

17

16

Chávez vive Fernando“Pino” Solanas* “¿Qué van a hacer ustedes cuando yo me muera?” preguntó el agonizante Hugo Chávez a su inminente sucesor Nicolás Maduro y a sus más leales compañeros. “¡Seguir juntos! -le contestó Maduro- seguir juntos pueblo y fuerzas armadas, con su Constitución, con su Testamento Político, con su ejemplo.(…) seguir protegiendo a

los pobres, seguir dándole alimento a quien lo necesita, seguir construyendo la educación de nuestros hijos, seguir construyendo la Patria Grande, la paz de nuestro continente, la paz de nuestro pueblo. (…) Comandante Presidente: la batalla continúa. Chávez vive. ¡La lucha sigue!” Con estas palabras, Maduro despedía los

CAUSA SUR


18

restos del Comandante Bolivariano en el multitudinario funeral de Caracas. La pelea del líder venezolano con la muerte y su ruego por un poco más de vida, nos conmovió: “tengo tanto todavía por hacer…”. Viajamos a Caracas para sumarnos a su homenaje. La experiencia fue emocionante y reveladora, porque en lugar de encontrar congoja, descubrimos que Chávez seguía latiendo en el corazón y la conciencia de miles de venezolanos. Una fila interminable de trabajadores de toda condición -mujeres, estudiantes, empleados, ancianos y niños- se había formado espontáneamente y acampaba en el Paseo de los Próceres para darle el último adiós. Habían transformado el llanto y la tristeza, en canto, poema y gratitud eterna. Pudimos recoger con la cámara sus conmovedoras respuestas al preguntarles por qué estaban allí: “Porque lo amamos, lo llevamos siempre en el corazón”, “porque cumplió con su palabra y la historia nos la hizo conocer”, “porque ha sido el único presidente que hizo mucho por Venezuela, Chávez nunca va a morir…”, “Porque es un gran revolucionario que se ha ganado el calor de los venezolanos”, “él fue el que le dió importancia a todas la clases excluídas, que nadie se había ocupado de ellas” , “ es un gran emancipador”, “¡viva Chávez por siempre!” Conocí a Chávez en Buenos Aires durante una de sus primeras visitas a fines de los años noventa y lo seguí tratando en sus viajes posteriores. Me nutrí con su prédica cargada de historia y fervor, le entregué las películas

de Perón que hicimos en Madrid y La Hora de los Hornos; conversamos mucho sobre lo que había sido la gesta del movimiento peronista en Argentina. Si hay un rasgo que lo caracterizaba, era su generosidad, su permanente deseo de ayudar. Por su prédica liberadora, era otro Paulo Freire de América Latina: transmitía a su pueblo la certeza que podía vencer la vieja historia de injusticia y marginación que lo oprimía y transformarla. Su desaparición prematura es una pérdida dolorosa para la causa de la emancipación y la unidad del continente. No hubo otro líder latinoamericano que haya rescatado como él la gesta independentista del siglo XIX y transmitido a nuestros pueblos su vigencia y su reclamo de dignidad, justicia e igualdad: actualiza el legado visionario de Bolívar, San Martín, Sucre, Artigas y Martí e identifica a los Estados Unidos como el enemigo imperial de la Patria Grande.

Chávez y Perón La originalidad de Hugo Chávez es que no se dejó atrapar por los códigos ideológicos imperantes y fue capaz de inventar su Revolución Bolivariana reivindicando también las enseñanzas de los procesos latinoamericanos del siglo XX -la Revolución Mexicana, el Peronismo, la Revolución Cubanacon el objetivo de avanzar hacia la construcción del socialismo del siglo XXI. Un modelo socialista en paz y en democracia, que integra las causas

Política Internacional / Causa Sur

sociales a las libertarias y despierta la admiración de los dirigentes y pensadores de la nueva izquierda mundial. Los antecedentes más cercanos que registra en su concepción, fueron la revolución nacional y social que medio siglo atrás había realizado el peronismo en la Argentina y la revolución cubana liderada por Fidel.

“Movimientos emancipatorios, anticolonialistas y antioligárquicos, sustentados en la movilización y la conciencia de sus pueblos” Chávez nutrió la conciencia emancipadora del continente y, a semejanza del peronismo, su movimiento nace de grupos militares nacionalistas inspirados en las tradiciones anticoloniales, que se alzaron contra el fraude, la opresión y la entrega de las riquezas de gobiernos serviles ante las oligarquías. Chávez y Perón se desarrollaron y sostuvieron con la movilización y participación popular y sellaron la unidad de las fuerzas armadas con su pueblo. Ambos promovieron una profunda transformación en las condiciones laborales y sociales y en la organización sindical de los trabajadores: por primera vez se acababa con la indigencia y se reducía sustancialmente la pobreza; eliminaron el analfabetismo y el pueblo tuvo acceso a la universidad, a la cobertura social, al hospital y al con-

sultorio odontológico; por primera vez recuperaban el derecho a reírse a boca plena, porque no les faltaban dientes. Si Chávez y Perón continúan vivos en el corazón y la mente de millones de latinoamericanos, es por la dignidad que le restituyeron a sus pueblos. Ambos convocaron a una Asamblea Constituyente, de donde surgieron dos de las constituciones más avanzadas del continente: se recuperaron los recursos naturales y patrimoniales; nacionalizaron el Banco Central, el comercio exterior y las empresas de servicio público. En el convulsionado escenario de los cambios sociales que impulsaban, con sus limitaciones, Chávez y Perón gobernaron respetando la Constitución y sin presos políticos. Por más críticas que le hicieron, Chávez mantuvo la pluralidad informativa: las dos terceras partes de las emisoras de radio y televisión, así como el 80% de la prensa escrita en Venezuela, siguen en manos de los grupos privados y de la oposición.

Chávez demonizado “No hubo líder en la historia de nuestra Patria, más vilipendiado, más injuriado y más atacado vilmente, que nuestro Comandante Presidente. Jamás en 200 años se mintió tanto sobre un hombre (…) A nuestro Bolívar lo traicionaron, pero no se atrevieron a vilipendiarlo, ni en su tiempo ni luego de su tiempo…” sentenció Maduro en sus funerales. La originalidad y las contradicciones de la Revolución

CAUSA SUR

19


20 4

Bolivariana generaron campañas internacionales difamatorias y la crítica de liberales y socialdemócratas, que trataron de ligarla con los gobiernos populistas, demagógicos y conservadores latinoamericanos. Pero tanto el chavismo como el primer peronismo, se diferencian radicalmente por ser movimientos emancipatorios, anticolonialistas y antioligárquicos, sustentados en la movilización y la conciencia de sus pueblos. Chávez y Perón nacionalizaron los bienes y recursos naturales, el crédito y el comercio exterior. Su diálogo con las mayorías populares sería permanente: por encima de sus aciertos y errores, la reivindicación de la justicia social, del interés nacional y de la integración autónoma de América Latina, fueron rasgos inequívocos de ambas experiencias. Una diferencia radical con otros gobiernos pretendidamente populares del continente, que mantuvieron claras líneas de continuidad de las políticas neoliberales. Con ánimo de ponderar la Revolución Bolivariana se la ha querido emparentar con los gobiernos progresistas del continente, confundiendo el carácter de varios de ellos. Un tema es la unidad continental, donde Chávez jugó el papel de locomotora y contó con el apoyo de las naciones sudamericanas para avanzar en la integración de la Patria Grande más que en todo el siglo XX. Otra cuestión es creer que todos los países comparten el mismo proyecto político: casi todos son neoliberales y desarrollistas -incluso sus principales fuerzas de

oposición- y están atados al modelo extractivista de materias primas. En Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y otros países con gobiernos progresistas, el neocolonialismo siguió avanzando para apoderarse de sus recursos. Las primeras reacciones de la oligarquía venezolana y de Estados Unidos, habían sido la promoción de acciones desestabilizadoras: el golpe de Estado de abril del 2002, cuando fue secuestrado y estuvo a punto de ser asesinado; o la huelga petrolera que paralizó durante semanas la compañía estatal PDVSA, provocando pérdidas millonarias. Rescatado por una movilización social sin precedentes en ese país, más tarde iba a ser acusado de imponer una verdadera dictadura: sin embargo, no existe un caso similar en la historia contemporánea de un líder popular que fuera avalado por 14 elecciones irreprochables, realizadas frente a cientos de veedores y periodistas internacionales, cuyos resultados fueron reconocidos por la oposición. Por primera vez en Occidente, un líder arriesga su período presidencial con el referéndum revocatorio de mandato: institución inédita en el mundo que él mismo había incorporado a la Constitución.

Chávez insurrecto Con destacable coraje y coherencia, Hugo Chávez surge en la escena política a comienzos de los noventa, en uno de los períodos más confusos de la historia contemporánea venezolana

Política Internacional / Causa Sur

y de América Latina. Por entonces gobernaban las democracias neoliberales, nacidas después de las sangrientas dictaduras que Estados Unidos impulsara durante los años setenta en Bolivia, Uruguay, Chile, Argentina y Centro América; cuando George Bush padre era el jefe de la CIA y Henry Kissinger Secretario de Estado. La impunidad con que actuaron no conoció límites: a instancias de la CIA, hacia esos años fueron asesinados cinco presidentes o ex presidentes latinoamericanos. Salvador Allende muere en 1973 y, luego del fallecimiento de Perón en 1974 -que nunca fue debidamente investigado- en Junio de 1976 asesinan al general boliviano Juan José Torres, exiliado en Buenos Aires. En diciembre de ese mismo año trágico, envenenan al también exiliado mandatario brasileño Joao Goulart en una estancia en la provincia de Corrientes. En 1981 colocan explosivos al avión de Jaime Roldós de Ecuador, considerado enemigo por cuestionar a las petroleras norteamericanas y meses después, estalla en vuelo el helicóptero de Omar Torrijos de Panamá, que pretendía recuperar la soberanía sobre el canal.

“Venezuela venía siendo gerenciada por la alternancia del bipartidismo”

más significativas en los gobiernos de Carlos Menem en Argentina, de Fernando Collor de Mello en Brasil, Carlos Salinas de Gortari en México y Carlos Andrés Pérez en Venezuela: como paradigmas de las nuevas democracias, estos presidentes terminaron procesados por la justicia. Carlos Andrés Pérez fue un modelo del gobernante socialdemócrata: culto, moderno y progresista. Hasta entonces y desde el Acuerdo de Punto Fijo en 1958, Venezuela venía siendo gerenciada por la alternancia del bipartidismo controlado por COPEI y ADECO, que respondían a grupos oligárquicos beneficiados por el control de la renta de la exportación petrolera -en una alta proporción enviada al extranjero- mientras el país importaba hasta lechugas. Hacinadas en los cerros de Caracas, las mayorías sociales padecían índices alarmantes de indigencia, analfabetismo y mortandad infantil, sin agua potable ni centros de salud. El 27 de febrero de 1989, la protesta popular estalló en el “Caracazo”: reprimido a sangre y fuego por el gobierno de Pérez, dejando un saldo trágico de más de 4000 muertos. Tres años después, el 4 de febrero de 1992, se produjo el frustrado levantamiento de los jóvenes oficiales del ejército, liderados por el mayor Hugo Chávez. Al salir de la cárcel en 1994, comienza a organizar una fuerza política dispuesta a dar una batalla frontal contra el bipartidismo.

Las democracias apadrinadas por el Consenso de Washington en la década del noventa, tuvieron sus expresiones

Finalmente, en 1999 llega al gobierno gracias a una contundente victoria electoral; desde entonces se planta frente a la prepotencia de

CAUSA SUR

21 5


George Bush hijo, que había definido a Venezuela y a Cuba como integrantes del “eje del mal”. Además del golpe de Estado y la huelga petrolera, debió enfrentar las amenazas del Plan Colombia, con la instalación de bases norteamericanas cerca de la frontera entre ambos países y el constante peligro de una intervención armada. Al mismo tiempo, consolida lazos de unión con Cuba e integra a ese país a la política sudamericana, rompiendo el aislamiento y el bloqueo impuesto por Estados Unidos. Será el promotor principal de la integración continental autónoma, convocando a distintos gobiernos a la causa de la Patria Grande.

22

De esas iniciativas nace en el 2005 la decisión de los presidentes Néstor Kirchner, Lula Da Silva, Tabaré Vázquez y Michelle Bachelet, junto al por entonces candidato presidencial Evo Morales, que apoyan la propuesta del presidente Hugo Chávez de rechazar la Asociación de Libre Comercio de las Américas-ALCA, impulsada por Estados Unidos. El año anterior había propugnado la creación de la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe-ALBA, con el objetivo de luchar contra la marginación y la pobreza en el continente; pocos meses después del rechazo al ALCA se conforma Petrocaribe, cuyo propósito es intercambiar petróleo por alimentos y materias primas con las repúblicas caribeñas; en 2010 nace la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños-CELAC; y en 2011 entra en vigencia la Unión de Naciones Sudamericanas-UNASUR.

“O inventamos o erramos” Muchas críticas se han hecho al Presidente Hugo Chávez sobre sus políticas internas, la persistencia de una atávica corrupción que no fue erradicada y deficiencias burocráticas e institucionales. No obstante, logró demostrar que era posible dar vuelta la página oscura de la historia de Venezuela: sus banderas y la participación popular, han despertado la conciencia de un pueblo que está dispuesto a seguir profundizando las conquistas alcanzadas por la Revolución Bolivariana. Ningún proceso político es trasladable de un país a otro. Como afirmaba el Gral. Perón: “Cada comunidad tiene sus propios valores intrínsecos, que es necesario respetar. No son iguales dos comunidades, son de características distintas, es decir, no es cuestión de adoptar, sino en algunas circunstancias de adaptar y en otras de crear, porque la suprema condición del arte de conducir a los pueblos es la creación y para crear hay que someterse a las circunstancias naturales del hecho que uno pretende crear.” La Revolución Bolivariana nació de las entrañas del pueblo venezolano. Como ningún otro gran líder, Chávez hizo realidad aquello que enseñara el gran maestro de Bolívar, don Simón Rodríguez:” o inventamos o erramos”. Fernando “Pino” Solanas. Cineasta. Diputado Nacional por Proyecto Sur.

Política Internacional / Causa Sur

Estado Unidos: El negocio del complejo carcelario industrial Dennis Weisbrot* En Estados Unidos y en la gran mayoría de los países del mundo, no sorprende que exista poco espacio en los ámbitos partidarios para el debate abierto de cualquier cuestión -aunque ésta sea esencial para la causa de la Justicia- si no redunda en una ventaja política. Peor aún, subsiste una fuerte voluntad para negar la propia existencia de la más draconiana inequidad social, cuando el solo hecho de reconocerla puede enemistar a un segmento de votantes fieles, sin esperanza de reemplazarlos

por otros que eventualmente puedan proporcionar incluso más votos e influencia política. Una de esas cuestiones de gravedad, que tanto progresista com o conservadores evitan discutir, es el estado profundamente inmoral del establecimiento penitenciario y su paso firme hacia la privatización. Los progresistas, autodenominados campeones de las minorías y especialmente de los negros -que están sumidos en la pobreza y cuyas comunidades yacen en la ruina debido al encarcelamiento de

CAUSA SUR

23


esposos o padres- no necesitan hacer más para conquistar sus votos. Los votos ya los tienen, a pesar de que el término “pobre” sea una palabra que asusta a la clase media y haya sido estratégicamente eliminada del lenguaje político; porque cualquier intento de los progresistas por mejorar el problema podría provocar un golpe existencial. Después de todo, la perpetuación de la supervivencia política, depende de una conciencia acomodaticia que les asegure un asiento vip en el banquete corporativo.

24

“Una enorme industria de cárceles privadas que presiona a los legisladores” En relación a los conservadores, un tema principal es aumentar los beneficios empresariales a través de la privatización, digamos, de casi todo. Se aprovechan entonces de este innombrable segmento de la población, políticamente castrado, que se opone a semejantes políticas. Es más, aún si los fundamentalistas conservadores fueran capaces de tener compasión humana, ¿Por qué en esta “Tierra creada por Dios en las 24 horas de un día”, tratarían de destruir un sistema penitenciario, que mediante una sistemática tarea de investigación y desarrollo, llevó tantos años para consolidarse? ¿Por qué morder la mano de los amos corporativos que

se benefician profusamente con el negocio de almacenar seres humanos?

sentencias obligatorias para los consumidores de drogas. Las drogas fueron consideradas un problema de Salud Pública y el encarcelamiento era visto como un medio cruel e inútil para controlar el comportamiento, que sería auto-destructivo y, en el caso de la marihuana, generalmente benigno.

La infame “guerra contra las drogas”, declarada en 1970 bajo la presidencia de Richard Nixon, costó a los ciudadanos de Estados Unidos más de un billón de dólares en los últimos cuarenta años y continúa infligiendo daños incalculables en los países productores de drogas. Solamente en México en los últimos cinco años, cerca de 60.000 personas han perdido sus vidas a causa de la violencia vinculada con el narcotráfico. El mayor resultado en los Estados Unidos de esta “guerra” sumamente irracional es un sistema penitenciario que está al límite: este sistema, compuesto por seres humanos encarcelados a causa de delitos menores, ha generado una enorme industria de cárceles privadas que presiona a los legisladores estatales y federales para criminalizar y castigar los delitos menores no violentos como nunca antes. Los jueces están obligados por ley a dictar sentencias cada vez más largas, incluso para los adolescentes. Además, una vez liberados, los reclusos permanecen bajo el control opresivo del aparato de justicia criminal durante años, a menudo renunciando al derecho a votar, a recibir una vivienda pública, a la asistencia financiera y a los beneficios educativos.

Aunque el crimen en general fue en declive, la década de 1980 marcó el comienzo de un aumento exponencial de la población carcelaria, como resultado de la guerra contra las drogas y la “estrategia sureña” de Ronald Reagan: una versión reforzada del Plan Nixon de 1970 para recuperar los votos de los blancos de la clase trabajadora del sur, muchos de los cuales se resintieron con los logros obtenidos por los negros en el movimiento de derechos civiles. La táctica principal consistía en fomentar la histeria del público acerca de las drogas en los barrios negros, utilizando los nuevos e insistentes formatos televisivos: red de noticias por cable que transmitían durante 24 horas, con su insaciable necesidad de difundir contenidos sensacionalistas a fin de aumentar la audiencia y llenar el tiempo de aire. Medios que se convirtieron, conciente o inconcientemente, en cómplices entusiastas del brazo propagandístico de la Administración Reagan.

Las estadísticas de delitos, especialmente las que reflejan el creciente uso de drogas ”recreativas”, eran relativamente altas en la década del ‘70, cuando el Congreso votó la eliminación de casi todas las

La indignación pública promovió la aprobación de “Las leyes tres golpes” (tres delitos penales), que requerían los tribunales para dictar duras sentencias obligatorias de 25 años o a cadena perpetua, a los condenados por delitos

Política Internacional / Causa Sur

graves en tres ocasiones distintas. El término “delitos graves” fue posteriormente ampliado con el propósito de incluir a los antes considerados delitos menores, como el robo o el hurto. Como consecuencia, muchos fueron sometidos a condenas de por vida por delitos no violentos, que requerían más y más fondos del gobierno para ser canalizados en el sistema penitenciario; y simultáneamente se redujeron los programas de rehabilitación.

“Bill Clinton aprobó las leyes que empujaron al sistema penitenciario privatizado hasta alturas estelares” Privatización de las cárceles Desde largo tiempo atrás, los gobiernos estatales y el federal comenzaron con la tercerización en las prisiones: contratar servicios de firmas privadas, incluidos atención médica, catering y transporte de presos. Pero el aumento de la población carcelaria durante la década del ‘80 significó un incremento de los costos, hasta convertirse en una carga insostenible para el Gobierno, creando la necesidad de obtener fondos privados. La perspectiva de llenar el vacío de lo que es actualmente una industria de 80.000 millones de dólares, resonó como el timbre de Pavlov entre las

CAUSA SUR

25


corporaciones enriquecidas con la burbuja económica de los ochenta. De esta manera, con planos y calculadoras en las manos, el sector privado se apropió de la gestión de muchas de las cárceles existentes y comenzó a expandir sus lucrativos negocios a través de la construcción de otras nuevas.

26

En la década de los ‘90, el presidente demócrata Bill Clinton aprobó las leyes que empujaron al sistema penitenciario privatizado hasta alturas estelares. En un intento por complacer a Wall Street, firmó una serie de medidas de desregulación corporativa y, al mismo tiempo, trató de recuperar votos perdidos en favor de los republicanos, cuando aplicaron la “mano dura contra el crimen” y la “estrategia sureña” de Reagan. La popularidad de Clinton se disparó, al igual que los encarcelamientos a los negros y otras minorías: durante un período de diez años la población carcelaria privada se multiplicó por ocho, mientras que el número de presos del sistema público solamente creció en un 40 por ciento.

“En la actualidad, participan grandes empresas en el negocio de las prisiones” Básicamente, el plan de prisiónempresa privada consiste en: 1) Construir o apropiarse de una cárcel; 2) Llenarla con presos y mantenerla

llena; 3) Recibir estipendios gubernamentales fijos por el cuidado de cada preso y proveer solamente servicios de subsistencia con un costo mucho menor al del subsidio; 4) Promover lobby entre legisladores a fin de establecer las sentencias más largas posibles, en especial para delitos que tradicionalmente se cumplían con servicios comunitarios, multas o tratamientos de recuperación por drogas; 5) Sobornar a agentes de policía, fiscales y jueces para que arresten indiscriminadamente y apliquen condenas con rigor; 6) Maximizar las ganancias empleando a un staff mínimo y no profesional, suspender todo programa que pueda ser remotamente considerado como de rehabilitación, obtener comisiones ilegales de los proveedores contratados para los servicios de comida, telefónicos, uniformes carcelarios, seguros y similares; 7) Maximizar las ganancias adicionales, sometiendo a los presos a un trabajo esclavo; y 8) Agregar nuevas “gallinas de los huevos de oro” tomando posesión o construyendo una cárcel detrás de otra. En la actualidad, participan decenas de grandes empresas en el negocio de las prisiones. Además, en Estados Unidos es inconcebible que un plan de jubilación o retiro no sea invertido en alguna de las corporaciones propietarias o con intereses en cárceles privadas; las cuales exhiben mayores índices de evasión que las instituciones estatales, además de mayor cantidad de asaltos o agresiones a los empleados u otros presos y más incidentes de abusos físicos y sexuales

Política Internacional / Causa Sur

perpetrados por guardias incalificables. Estas corporaciones representan a la banca, el petróleo, los productos farmacéuticos, seguros, manufacturas, telecomunicaciones y transporte: entre otras, JP Morgan; American Express; Exxon Mobil; CCA (Corrections Corporation of America), la mayor empresa de prisiones privadas en el país; Johnson & Johnson; Procter and Gamble; WalMart; Microsoft; GEO (George Group), antes Wackenhut Corrections, la segunda mayor compañía en prisiones privadas en el país; Verizon Communications; AT&T-American Telephone and Telegraph; GE- General Electric; MCI-Microwave Communications of America; o UPS-United Parcel Service. Todas ellas presididas por Directores Generales, Directores Financieros, Directores de Operaciones, Directores de Inversiones, Directores de Información o Directores de Tecnología, sumados a ejércitos de abogados, contadores, asesores y consultores, quienes alegremente están dispuestos a subordinar la responsabilidad social, mientras

ellos se enriquecen y sus víctimas se ahogan en la estela de sus yates. ¿A modo de ejemplo, por qué AT&T -una empresa telefónica- estaría interesada en la expansión de la industria de las prisiones? La respuesta es simple y repugnante: los presos gastan más de 3 millones de dólares en llamadas de larga distancia por año; y AT&T cobra seis veces la tasa normal según consta en los contratos de exclusividad. El número de llamadas de larga distancia aumenta cuando una prisión estatal contrata a una prisión privada en otro estado del país: por esta razón, más de la mitad de los reclusos cumplen condenas lejos de sus lugares de residencia. Un solo teléfono público puede rendir 25.000 dólares al año, con un atractivo porcentaje en concepto de “regalo” para los administradores de la prisión. Diversos estudios han concluido en que los convictos que mantienen contacto con sus familias a través de visitas o llamadas telefónicas, son significativamente menos propensos a la reincidencia. Por lo tanto, el hacer

27


más accesible el uso de teléfonos en las prisiones o mantener a los presos cerca de sus familias, tendería a reducir sustancialmente la cantidad de delitos y la población carcelaria: el problema es que esto se muestra incompatible con el plan de negocios.

Encarcelamientos y racismo

28 4

La población de Estados Unidos es aproximadamente el 5% de la población mundial y el país tiene el 25% del total de presos en el mundo. Hay 2,5 millones de presos, en su gran mayoría hijos o padres, producto de la pobreza urbana. La mitad de ellos por delitos no violentos -una gran proporción a causa de tenencia de drogas- cuyo número supera a cualquier otro país en el mundo. Si además sumamos a los que por diversas causas se encuentran bajo control de la justicia penal: los inmigrantes indocumentados, los presos sin sentencia o con arresto domiciliario y en libertad condicional, el cálculo total ronda los 7,5 millones. Se estima que el 12% del total de los varones negros en EEUU y menos del 2% de los blancos se encuentran bajo supervisión correccional

“Los negros son enviados a prisión 13 veces más a menudo que los blancos” China, que es objeto de constantes críticas por parte de Estados Unidos debido a su bajo desempeño en el

campo de los Derechos Humanos, tiene una población cuatro veces mayor y un número significativamente menor de encarcelados. En términos de presos per cápita, Estados Unidos gana la medalla de oro y supera a los ganadores de plata y bronce -Rusia y Ruanda- en un 30%; la Unión Europea queda muy lejos en esa carrera: el campeón la supera en un 800%. Uno de los muchos ejemplos de cómo la cancha de juego se inclina contra las minorías puede evaluarse en el caso de la tenencia de drogas. La Ley Federal estipula en cinco años la sentencia mínima por tenencia de 5 gramos de crack y una sentencia igual cuando se trata de 90 gramos de cocaína pura, es decir 18 veces la cantidad de la misma droga en forma diferente. La mayor parte de los arrestos por tenencia de cocaína pura se produce entre las clases blancas medias y altas. Una gruesa desproporción existe en relación al número de negros arrestados por el consumo de crack: el 85% de los sentenciados por delitos vinculados con el crack son negros, mientras los blancos son el 4.1%. Más aún, el 13% de los consumidores regulares de drogas son negros; pero entre ellos se cuenta el 39% de los arrestos, el 57% de todos los convictos y el 74% del total de presos por esta causa. Además, deben cumplir penas durante un tiempo que supera en un 20% al de sus contrapartes blancas: en todo el país, los negros son enviados a prisión 13 veces más a menudo que los blancos. En Nueva York, donde

Política Internacional / Causa Sur

los negros y latinos comprenden la mitad de la población, el 80% de quienes son abordados por la policía para interrogarlos, son negros o latinos. Según las estadísticas del Departamento de Policía de esta ciudad, cuando los blancos son interrogados, solamente se cachea al 8%, pero esta proporción crece al 85% en el caso de las minorías negras y latinas: la misma estadística se repite en la mayor parte de las ciudades norteamericanas.

“Si se niegan a trabajar, son enviados a celdas disciplinarias y se les quitan todos los privilegios” Comúnmente, los afroamericanos eligen declararse culpables y peticionar por sentencias menores, en tanto están representados por abogados de pobres y ausentes designados por el tribunal y los juzgan integrantes de jurados para quienes los negros frecuentemente son considerados excluidos. Escasas veces se los absuelve y, una vez más, deben esperar sentencias desproporcionadamente largas en comparación a las que se imponen a los blancos.

Trabajo esclavo

Actualmente, la cantidad de presos negros excede el número total de esclavos que hubo en Estados Unidos

en 1850 y el complejo carcelarioindustrial ha impuesto una nueva modalidad de esclavitud: la industria privada tiene acceso a una fuerza de trabajo barata, que no necesita ser contratada en los países en desarrollo. Este mercado está ubicado en las tierras de la proclamada Emancipación de Lincoln, donde los presos son empleados como una fuerza de trabajo significativamente más barata que la de los talleres en el extranjero. Para la contabilidad de las corporaciones, el trabajo de los presos crea un camino totalmente despejado en términos de maximización de sus ganancias. A través de la explotación del trabajo carcelario, cuentan con una inacabable provisión de trabajadores que son fáciles de controlar, no sólo utilizando el poder coercitivo de los bastones y los grilletes; si se niegan a trabajar, son enviados a celdas disciplinarias y se les quitan todos los privilegios, como la posibilidad de reducción de penas por buena conducta. En contraste, cuando las empresas instalan fábricas en las cárceles o contratan presos para trabajar fuera del presidio, evitan otorgarles beneficios adicionales como seguros de salud o días por enfermedad y les pagan bajísimos salarios e incluso a veces simplemente se los hace trabajar gratis; tampoco deben preocuparse por molestas demandas sindicales, aseguradoras de trabajo o vacaciones. Por su parte, el Gobierno Federal subsidia a estas empresas privadas -como premio por la utilización de trabajo carcelario- a través de una baja en las tasas impositivas.

CAUSA SUR

29 5


30 4

Durante los últimos treinta años, cerca de 37 estados del país, han promulgado leyes que permiten el uso de trabajo carcelario por parte de estas corporaciones, con un promedio de pagos que gira entre 1 y 4 dólares al día. El salario mínimo nacional es de 58 dólares por 8 horas diarias: más de un millón de presos norteamericanos trabajan tiempo completo. Proveen personal a las empresas de call centers, fabrican chalecos antibalas para las fuerzas armadas, uniformes, ropa de cama, botas, cascos; incluso cables utilizados en misiles y partes de aviones o tanques. Producen dentaduras postizas, muebles y cientos de diferentes productos, como un aporte extra a la tradicional tarea de fabricación de las placas de patentes de los automotores. Los productos y servicios provistos por la industria carcelaria se han convertido en un negocio de miles de millones de dólares, con ferias comerciales, sitios web y sofisticadas

campañas publicitarias; el catálogo de quienes venden servicios a las cárceles presenta una lista de más de mil empresas: incluye muchas firmas de arquitectura y construcción y los bancos de Wall Street invierten en prisiones privadas; en provisión de repuestos de plomería; en catering; y en otro tipo de negocios que venden de todo: desde papel higiénico y cepillos de dientes, hasta pasta dentífrica, tacos para zapatos o productos electrónicos. El catálogo de las empresas que prestan servicios a las cárceles presenta una lista de más de mil vendedores. Entre los artículos que actualmente se ofrecen a la venta figuran: una silla para presos violentos, convenientemente adaptados con accesorios especiales para adolescentes y un scanner para la zona anal en el cual los presos se ponen en cuclillas para revelar si esconden objetos difíciles de alcanzar. Todas las ofertas están disponibles en una variedad de colores.

El poder del lobby El American Legislative Exchange Council-ALEC es una asociación de 300 corporaciones y fundaciones, 2.000 legisladores de orientación conservadora que representan a los 50 estados de la Unión, más de 85 miembros del Congreso y 14 gobernadores, que “operan” virtualmente a puertas cerradas. Su misión es reinventar los Estados Unidos por medio del cambio de las leyes estatales para incrementar las ganancias de las corporaciones; para ello, conciben de modo artesanal proyectos de “leyes modelo” aplicables a todos los estados del país, con ideas de libre comercio: un promedio de doscientos de éstos se convierten en leyes cada año. ALEC ha redactado proyectos que promueven políticas antisindicales, limitando los derechos de ciudadanos lesionados o muertos por la negligencia corporativa; otros para reducir o eliminar impuestos, incluidos los del tabaco y las armas de fuego. Propicia la privatización de casi todo. Impulsa leyes para alterar los límites territoriales en distritos electorales -y así favorecer a los republicanos- y para la desprotección del medio ambiente; en el mismo sentido, ha colaborado en la sanción de leyes que dictan condenas más severas, a fin de alimentar la población carcelaria. ALEC juega un papel fundamental en la explotación del sistema carcelario de Estados Unidos en las últimas décadas, haciendo especial hincapié en la introducción de leyes estatales que crean

prisiones privadas con fines de lucro. “Suena como un lobby, tiene la apariencia de un lobby, huele como un lobby; pero ALEC asegura que no es un lobby” señala el periodista Bill Moyers:“De hecho, ALEC no opera como un grupo lobbysta, sino como una organización sin fines de lucro que hace caridad”. En su presentación ante la IRS -equivalente a la AFIP en la Argentina- ALEC afirma que su misión es la Educación, lo cual significa, en tanto organización sin fines de lucro, que no paga impuestos; los miembros de las corporaciones reciben deducciones fiscales; y también sus legisladores obtienen grandes beneficios.

La advertencia de Eisenhower Al finalizar su mandato en enero de 1961, cuando Estados Unidos estaba inmerso en la Guerra Fría, el presidente Dwight Eisenhower formuló una advertencia: “En las diferentes instancias de gobierno debemos protegernos de una influencia injustificada por parte del complejo militar-industrial”. Se mostró profundamente preocupado cuando los temores por la brecha misilística con el enemigo soviético fueron señalados por los políticos y la industria de Defensa buscaba incrementar los gastos militares. A pesar de saber que dicha brecha no existía, le preocupaba que la histeria industrial pudiera llevar a una respuesta costosa e incluso altamente peligrosa. Advirtió entonces que: “La posibilidad de un desastroso incremento del poder y su mal uso existe y va a persistir y no podemos dar nada por sentado”.

CAUSA SUR

31 5


América Latina

32

Medio siglo después de la advertencia de Eisenhower y a treinta años del inicio de la “Guerra contra el Crimen”, Estados Unidos ha desarrollado un masivo complejo carcelarioindustrial, inicialmente concebido por los políticos como un modo de captar votos mediante la explotación de sentimientos raciales. Dicho complejo ha crecido en forma exponencial por el atractivo de grandes ganancias, en una confluencia mutuamente beneficiosa entre intereses políticos y económicos que promueven un incremento del gasto en las cárceles, más allá de las necesidades reales. El uso venal del dinero, del poder e influencia ejercido por el complejo carcelario-industrial, ha impulsado una avalancha de miseria humana, dolor y destrucción, cuyas consecuencias van a estar inscriptas en la vida de las siguientes generaciones.

Dennis Weisbrot. Periodista y dramaturgo nacido en Estados Unidos. Reside en la Argentina desde el año 1998

CIADI: el Tribunal de las transnacionales Fanny Pereiro* En los últimos quince años el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones- CIADI adquirió gran relevancia y visibilidad, ante el incremento exponencial del número de reclamos millonarios iniciados por corporaciones transnacionales contra Estados receptores de sus inversiones. El CIADI es un tribunal

arbitral del Grupo Banco Mundial (1) creado en 1966, en el marco del Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de Otros Estados, con el objetivo de resolver controversias entre un Estado miembro y un inversor de otro Estado miembro. Actualmente, cuenta con 147 países integrantes.

CAUSA SUR

33 30


A fin de comprender el funcionamiento, alcance e implicancias de este tribunal, es preciso analizarlo en el marco del sistema creado conjuntamente con los Tratados Bilaterales de Inversión-TBI, que contienen las reglas sustantivas y de procedimiento, como también las relativas a la protección de las inversiones extranjeras y el consentimiento para acudir al arbitraje internacional. Desde el primer TBI de 1959 entre Alemania y Pakistán hasta la actualidad, se estima que existen más de 2200 -casi todos firmados en los años 90- además de otros instrumentos internacionales, como el NAFTA, que instituyen al CIADI como tribunal donde dirimir diferencias.

34

“A mediados de la década del 60, ante el proyecto CIADI, la mayoría de los países latinoamericanos rechazaron este tipo de tribunales” Si bien cada TBI es adaptado a los intereses de los Estados firmantes, son principalmente los países desarrollados quienes los elaboran, como una forma de orientar el proceso de negociaciones con los receptores de sus inversiones y todos ellos son muy similares en cuanto a la protección que brindan a los inversores.(2) Generalmente incluyen: 1) el derecho a un trato equitativo y justo; 2) a recibir el

mismo tratamiento que los nacionales; 3) a ser indemnizado ante expropiación directa o indirecta; 4) a la libre transferencia de sus ganancias; 5) la cláusula de la nación más favorecida; y 6) en caso de controversia: a) el derecho a acudir directamente al arbitraje internacional, sin agotar previamente la instancia judicial local; y b) que el tribunal resuelva según el TBI, el derecho internacional general y la legislación del Estado receptor, en ese orden.

América Latina ante el CIADI A mediados de la década del 60, ante el proyecto CIADI, la mayoría de los países latinoamericanos rechazaron este tipo de tribunales, en defensa de su soberanía y de los principios de libre determinación de los pueblos, de respeto del orden público y de sus constituciones. Su fundamento teórico se basaba en las ideas de dos juristas argentinos, Carlos Calvo y Luis María Drago. A fines del siglo XIX, la doctrina Calvo postulaba que los Estados no podían intervenir diplomáticamente en protección de sus empresas nacionales, que los extranjeros no debían gozar de más derechos que los nacionales y que debían solucionar sus diferencias ante los tribunales locales. Por su parte, la doctrina Drago, de 1902, planteaba la prohibición del uso de la fuerza para el cobro de la deuda pública de los Estados. Sin embargo, desde fines de 1980 y especialmente en los 90, en el marco de las políticas económicas ideadas por el “Consenso de Washington”

América Latina / Causa Sur

cuyos principales ejes fueron la liberalización de la economía, la privatización y la desregulación, la posición de América Latina frente al arbitraje internacional cambió radicalmente. En la competencia por atraer inversiones y ante las recomendaciones y condicionamientos de los organismos multilaterales de crédito, la tradicional defensa de la soberanía latinoamericana comenzó a debilitarse.

“Hubo países que no cedieron su jurisdicción y no por ello dejaron de recibir inversiones. Es el caso de Brasil” En ese contexto, la mayoría suscribió tanto el Convenio para ser parte del CIADI como numerosos TBI, además de ofrecer otras ventajas fiscales, sociales y legales a fin de otorgar a los inversores todas las garantías exigidas, más allá del poco riesgo y altas tasas de ganancia de los negocios en los que venían a participar. Pese a la tendencia de la época, hubo países que no cedieron su jurisdicción y no por ello dejaron de recibir inversiones. Es el caso de Brasil que no firmó ningún TBI, debido a que su Constitución los prohíbe, ni se incorporó al CIADI; no obstante, igualmente recibió grandes inversiones, siendo

uno de los pocos países de la región sin reclamos en estos tribunales.

Los números hablan por sí solos Desde sus inicios, el CIADI registró 414 casos contra Estados, y solo 5 contra empresas -tres iniciados por países y dos por otras compañías- de los cuales 247 se encuentran terminados y 167 en trámite. Solo durante el año 2011 se presentaron 38 nuevos casos y otros 50 en el 2012. Las naciones de América Latina y el Caribe son las más demandadas con el 39,85% del total de 414 casos, liderando ampliamente los casos pendientes, con el 46,71%. Le siguen los países de África con el 17,36%, Europa Central y del Este con el 16,76% y Asia con el 15,57%. En todos estos años, solo se presentaron 8 reclamos contra miembros del G8 y 4 de Europa Occidental. Argentina es el país más demandado del mundo con 50 casos en su contra, la mayoría iniciados con posterioridad a la crisis de 2001/2002, de los cuales 25 aún no fueron resueltos. Le sigue Venezuela con 36 reclamos; Egipto con 18; México con 15; y Ecuador con 14. Significativamente, en América Latina se encuentran cuatro de los cinco países más demandados y solo Argentina y Venezuela concentran el 32,33% del total de casos por resolver. Si se analiza el sector de la economía sobre el que versan los reclamos, petróleo, gas y minería ocupan el primer puesto con el 37% en 2010, 28% en 2011 y 25% en 2012 del total

CAUSA SUR

35


de casos registrados en esos años; y si se le suman los de electricidad y otras formas de energía, su incidencia llega al 44% en 2010, 41% en 2011 y 33% en 2012, alcanzando y/o superando, según el año, el 50% del total de casos si se toman además los relacionados con otros servicios públicos.(3) Muchos de estos reclamos han sido iniciados en virtud de contratos que tuvieron su origen en el proceso de desregulación y privatizaciones neoliberales de los noventa.

Críticas al Sistema CIADI - TBI

36 4

En los últimos años han comenzado a pronunciarse un sinnúmero de voces criticando duramente al CIADI y al sistema creado con los TBI, debido al aumento de reclamos de las transnacionales que demandan sumas exorbitantes a países en desarrollo, mientras la mayoría de los laudos casi siempre las favorecen. En esta línea, el Presidente Evo Morales denunció al sistema señalando: “En estos pleitos siempre ganan las transnacionales, nunca ganan los gobiernos. El único gobierno que ganó una vez fue el de EEUU”. De este modo, el CIADI aparece como una institución creada para reemplazar las jurisdicciones de los países periféricos por una justicia en favor de los grandes capitales, con importantes déficit de transparencia e imparcialidad y vínculos con el Banco Mundial y otros organismos internacionales, como el FMI.(4) Puede suceder incluso que el

CIADI sea Juez y Parte en un procedimiento en el que el Banco Mundial -a través de la Corporación Financiera Internacional-CFI, que es miembro del Grupo Banco Mundial como institución inversora- sea parte interesada: cuando esto ocurre, es fácil imaginar cómo resolverán sus tribunales. Por otro lado, el servicio de abogados que conforman el Listado de Árbitros no es exclusivo, por lo cual un letrado puede ser al mismo tiempo árbitro en un caso y asesor de empresa en otro. Esto le sucedió a Argentina en los casos iniciados por Azurix-Enron y Siemens por 1.200 millones de dólares. El Presidente del tribunal que la juzgaba propuso como árbitro justamente al abogado de esas empresas en otro caso en que su estudio jurídico patrocinaba contra Perú. Ante esta situación, Argentina lo recusó; pero en vez de ser apartado del tribunal que juzgaba al país, el abogado y árbitro en cuestión resolvió la crítica renunciando al estudio al que pertenecía. (5)

“Normas ambientales, tributarias o de seguridad social, son interpretadas como formas de expropiación indirecta o trato discriminatorio” A su vez, los laudos que emite el CIADI suelen desconocer la realidad local y solamente consideran las normas sobre inversiones, sin armonizar-

América Latina / Causa Sur

las con los principios constitucionales más elementales ni con la legislación internacional sobre derechos humanos. De este modo, la aplicación de normas ambientales, tributarias o de seguridad social, son interpretadas como formas de expropiación indirecta o trato discriminatorio. Al mismo tiempo, sus decisiones son inapelables en los tribunales locales, y solo pueden revisarse en la sede del CIADI y en los casos previstos en el Convenio, transformándose en un sistema cerrado y autorreferencial, pese a que la mayoría de los casos versa sobre la explotación de recursos naturales estratégicos y servicios esenciales. El sistema permite a las transnacionales, incluso cuando sus contratos son rescindidos por su culpa o se les exige el cumplimiento de la legislación vigente, recurrir al CIADI alegando expropiación indirecta y/o discriminación, a fin de reclamar ganancias futuras. Un ejemplo es el

caso de la empresa Metalclad que demandó a un municipio mexicano por haberle prohibido echar residuos tóxicos que contaminaban sus fuentes de agua. El laudo obligó al municipio a pagar 16,7 millones de dólares en tanto: “El Tribunal no necesita considerar los motivos o intención para la adopción del Decreto Ecológico (…) Sin embargo, el Tribunal considera que la implementación del Decreto Ecológico podría, por sí y en sí mismo, constituir un acto equivalente a una expropiación. En conclusión, el Tribunal sostiene que México expropió indirectamente la inversión de Metalclad”. (6) Otro ejemplo del abuso de las corporaciones, es el caso Aguas del Tunari-AT contra Bolivia. En 1999, condicionada por el Banco Mundial, Bolivia concesionó el servicio de provisión de agua y cloacas de Cochabamba a la empresa AT, controlada por la transnacional Bechtel, quien aumentó las tarifas entre el 50% y

37 5


200% provocando la rebelión social conocida como “la Guerra del Agua”, que terminó con la rescisión del contrato en el 2000. Sin embargo, en 2002 AT demandó en el CIADI unos 25 a 100 millones de dólares -aunque no había invertido ni un millón- amparándose en el TBI con Holanda, luego de cambiar su domicilio jurídico de las Islas Caimán a una casilla de correo holandesa. Ese mismo año, ante lo escandaloso del caso, organizaciones no gubernamentales de más de 40 países comenzaron campañas contra las empresas, logrando cuatro años después que sus mayores accionistas, Bechtel y Abengoa, suspendieran el reclamo gracias a un pago simbólico de 2 bolivianos; unos 30 centavos de dólar. (7)

38 35

A su vez, el “caso argentino” dejó al descubierto el uso extorsivo por parte de las empresas del sistema de protección de inversiones. Ante las medidas económicas adoptadas por el gobierno para paliar la crisis de 2001/2002, los inversores -en su mayoría del sector energético y concesionarios de servicios públicos-, recurrieron en masa al CIADI, considerando que la legislación de emergencia revestía carácter expropiatorio y/o discriminatorio. La mayoría de esos casos finalizó por arreglo fuera de los tribunales. Las empresas usaron sus demandas como armas de extorsión/negociación y como moneda de cambio por otras concesiones del Estado: jubileo de incumplimientos, multas, inversiones no realizadas y similares. Y, en otros de los casos en que el CIADI resolvió, hizo lugar a

los argumentos empresarios: existen ya al menos cinco laudos en contra de nuestro país, incluyendo la orden de pago por más de 300 millones de dólares a Azurix Corporation y Blue Ridge Investment, y de 57 millones de dólares a LG&G Energy, entre otros.

América Latina se levanta y ¿Argentina? Ante este escenario, Bolivia, Ecuador y Venezuela decidieron abandonar la jurisdicción del CIADI, siendo los primeros y únicos países en tomar esa medida desde sus inicios en 1966. El 1º de mayo de 2007 Bolivia fue la primera nación en denunciar el Convenio y el presidente Evo Morales presentó sus razones para retirarse del CIADI (8), resumiendo las principales críticas al sistema: 1.- Que es un tribunal claramente favorable a las transnacionales y a los países centrales: hasta febrero de 2007, en el 74% de los casos se demandó a países periféricos y sólo en un 1,4% a naciones del G8. El 36% de los reclamos tuvo fallo a favor de los inversores y otro 34% fue resuelto fuera de los tribunales, pero garantizándoles compensación; en los pocos casos favorables a los Estados, no se obtuvieron indemnizaciones; 2.- Que es antidemocrático porque delibera a puertas cerradas y sus decisiones son inapelables, pese a tratarse muchas veces de casos sobre recursos naturales estratégicos y servicios esenciales; 3.- Que es excesivamente caro, ya que un pequeño caso cuesta hasta 3

América Latina / Causa Sur

millones de dólares en honorarios; 4.- Que el Banco Mundial actúa como juez y parte, como sucedió en el caso del servicio de agua de La Paz y El Alto, negocio al que ingresó el Banco Mundial a través de la CFI con el 8% de las acciones de la empresa prestadora AISA; 5.- Que es un tribunal excepcional para las empresas extranjeras al que los nacionales no acceden, vulnerando su Constitución.

“Las tres renuncias sucedieron con posterioridad a medidas relacionadas con el control de sus industrias energéticas y de hidrocarburos” Tiempo después, el 6 de Julio de 2009, el gobierno de Ecuador denunció al CIADI: ya a fines de 2007 había limitado esa jurisdicción, estableciendo que los casos vinculados con el aprovechamiento de recursos naturales como petróleo, gas, minerales u otros, no podían ser llevados ante sus tribunales. Además, procedió a denunciar una decena de TBI, al considerar que contenían cláusulas demasiado favorables al inversor extranjero, que permitían acudir a ese tribunal y que vulneraban su Constitución Nacional de 2008. Con esa perspectiva, Ecuador propuso a los Estados integrantes

de UNASUR, la creación de un mecanismo alternativo dentro de ese espacio regional para resolver disputas Estado-inversor. (9) El 24 de enero de 2012, Venezuela -el segundo país más demandado por las corporaciones transnacionales- depositó en el Banco Mundial su denuncia al CIADI. Las tres renuncias sucedieron con posterioridad a medidas relacionadas con el control de sus industrias energéticas y de hidrocarburos. Bolivia fue sentenciada a pagar 4.000 millones de dólares por rescindir los contratos petroleros firmados por la estatal YPFB; Ecuador recibió una condena por 12.000 millones de dólares luego de haber redefinido los términos de las concesiones petroleras; y por último Venezuela tras la decisión de nacionalizar la explotación hidrocarburífera en la Faja del Orinoco, el reservorio de crudo ultrapesado más importante del planeta.(10) En este contexto, Argentina se mantiene al margen. Si bien con 50 reclamos en su contra es el país más demandado en toda la historia del CIADI y la nación latinoamericana que ha suscripto el mayor número de TBI -con 56 en su haber- hasta la fecha no ha denunciado ni renegociado ninguno de ellos ni ha decidido retirarse de la jurisdicción del Banco Mundial-CIADI. Basta recordar que aún se encuentran pendientes 25 casos, algunos en pleno trámite y otros suspendidos por acuerdo con el gobierno, como AES Corp., Camuzzi International, Enersis SA, EDF International y

CAUSA SUR

39


Temas Nacionales Electricidad Argentina SA y Unisys Corp., entre otros. En total, según diversas estimaciones, la Argentina aún enfrenta demandas por unos 65.000 millones de dólares, de los cuales la mayoría continúa reclamando por la devaluación y salida de la convertibilidad de 2002(11) y se siguen sumando juicios, como el presentado en 2012 por Repsol, por unos 10.000 millones de dólares, luego de la expropiación del 51% del paquete accionario de YPF.

40

Nunca como ahora, adquieren tanta vigencia las enseñanzas de los argentinos Carlos Calvo y Luis María Drago. La cesión de jurisdicción en un tribunal arbitral del Banco Mundial resulta inaceptable y contraria a la búsqueda de alternativas de desarrollo autónomo viables. A contramano de la posición que vienen adoptando otros países de la región a fin de recuperar su soberanía jurisdiccional y su plena capacidad regulatoria sobre importantes áreas de la economía y recursos estratégicos, la Argentina no ha limitado la jurisdicción del CIADI ni ha adoptado las medidas tendientes a salirse de un sistema que demostró ser completamente favorable y permeable a los intereses de las multinacionales y que en escasas ocasiones tuvo en consideración las legítimas defensas de los países demandados: es urgente colocar este debate en la agenda política nacional. Notas 1.- El Grupo Banco Mundial está compuesto por cinco instituciones: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la Corporación

Financiera Internacional (CFI), el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) y el CIADI. 2.- Peña, Felix; “El Caso Argentino en el CIADI”, Archivos del presente, marzo 2005, publicado en www.felixpena.com.ar. 3.- CIADI, Informes Anuales 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012. 4.- Pereiro, Fanny y otros, “Un Juego Desigual: La Defensa de los Derechos Humanos en los Tribunales Arbitrales del Banco Mundial”, FIVAS y ACIJ, Buenos Aires, 2008. 5.- Pelletier, Perrine; “La posición de los países emergentes ante los tribunales arbitrales internacionales. El caso de Argentina”, en La Ley 2005 – C, 1203, Sup. Adm. Mayo 2005, Argentina. 6.- CIADI, “Metalclad Corporation vs México”, Caso N° ARB(AF)/97/1, Laudo arbitral del 30/8/2000. 7.- Redacción Bolpress; “Histórico: La presión pública arrincona a una transnacional del agua y le obliga a abandonar un juicio contra Bolivia”, publicado el 11/5/2007 en www.bolpress.com. 8.- Redacción Bolpress; “Bolivia revisará y renegociará cada uno de los 24 tratados de protección a las inversiones extranjeras”, publicado el 11/5/2007 en www.bolpress.com. 9.- Boeglin, Nicolás, “Ecuador y el CIADI: nuevo pulso con posibles consecuencias regionales”, publicado el 10 de octubre de 2012 en www. derechointernacionalcr.blogspot.com.ar - Gallagher Kevin P., “Dérive de la mission: Accords internationaux d’investissement et restructuration de la dette souveraine”, publicado en Investment Treatry News, Número 2 Vol. 2 Dic/2011 Enero/2012, de la IISD en www.iisd.org. 10.-“Gandini, Nicolás, “La Argentina, con 30 juicios pendientes en el CIADI” publicado el 11/5/2012 en www.elcronista.com. 11.- Infobae, “Argentina afronta demandas ante el CIADI por 65.000 millones de dólares”, publicada 27/11/2012 en www.infobae.com y Burgueño, Carlos, “Ahora define qué hacer con el CIADI”, publicada 19/12/2012 www.ambito.com. * Fanny Pereiro. Abogada y Politóloga.

América Latina / Causa Sur

Contrasentidos del neodesarrollismo Claudio Katz* La desaceleración de la economía argentina es ya visible en muchos terrenos. La tasa de crecimiento sufre una abrupta caída y en los próximos meses se sabrá si el estancamiento de semboca en recesión. Hay un repliegue de la industria y la construcción, que acentúa la escasa creación de empleo de los últimos años y posibilita la destrucción de puestos de trabajo.

Coyuntura y pronósticos Existen opiniones contrapuestas sobre la duración e intensidad del

freno económico. Algunos analistas estiman que la paralización productiva será corta, si repuntara el nivel de actividad del principal socio del país: consideran que las medidas de estímulo fiscal adoptadas por el gobierno brasileño repercutirán positivamente sobre Argentina. También se pronostica que el ciclo ascendente se reabrirá en el 2013, si se confirman las previsiones de cosecha récord con precios elevados. El aluvión de dólares resultante de esas ventas aliviaría las necesidades fiscales, en un ejercicio con menores vencimientos de la deuda

CAUSA SUR

41


pública. Otros economistas describen un horizonte más sombrío, tanto por el agotamiento del ciclo precedente como por la ausencia de inversión privada; pero nadie avizora la reaparición de una situación de colapso semejante al 2001-02: se debate el alcance que tendría una recesión, tomando la caída del 2009 como referencia comparativa.

42

Resulta muy difícil explicar la coyuntura actual partiendo de un diagnóstico oficial, que retrata como “se nos cayó el mundo encima”. En los hechos, ese impacto externo es limitado. Sin dudas, el estancamiento de Brasil afecta seriamente a la exportación industrial; pero la debacle europea tiene consecuencias reducidas y el relativo aislamiento del sistema financiero local, neutraliza los efectos del temblor bancario internacional. Por otra parte, los precios por tonelada de la principal exportación argentina se ubican en un impensado récord por causas climáticas como la sequía en Estados Unidos y financieras, dada la especulación con las materias primas. La duración de esa sorprendente apreciación es impredecible, pero contribuye a sostener la mejora del 24% que han registrado los términos de intercambio comercial desde el 2007. Los economistas del oficialismo relativizan estos datos y estiman que Argentina capea la tormenta global por su acertado manejo de las variables macro-económicas. Contrastan este comando con la desastrosa gestión que prevalece en la periferia europea: comparan ambas situaciones y remar-

can la capacidad que ha exhibido el país para enfrentar el mismo temporal, “sin recurrir al ajuste”.(1) Esta caracterización no aclara por qué razón los gobiernos neoliberales de América Latina -Chile, Colombia, México, Perú- tampoco atraviesan por un período de ajuste y afrontan una coyuntura parecida a la de Argentina, aplicando estrategias económicas de apertura, privatización y flexibilidad laboral semejantes a sus pares europeos.

“Muchos determinantes se conjugan para producir el resultado inflacionario” Es evidente que la crisis global tiene impactos distintos en cada región, en función del ciclo o la inserción financiero-comercial de cada país en la economía mundial. Por las mismas razones que la crisis capitalista incide en forma divergente en Estados Unidos y en China o en la India y Francia, la situación de América Latina difiere de Europa. Para comprender este contraste deben evitarse las analogías superficiales, que sólo buscan ponderar los méritos de una política económica en desmedro de otra. (2) El contrapunto entre Grecia o España con Argentina no es válido. Se equiparan economías que afrontan contextos objetivos muy disímiles. Lo pertinente sería contrastar la situación actual de esos países con nuestro colapso del 2001-02: en ese momento nuestro pais soportaba

Temas Nacionales / Causa Sur

un desmoronamiento equivalente y conviene recordar que durante ese desplome, todos los oficialistas de turno (del PJ o la Alianza) eran ejecutores del ajuste. Sólo adoptaron la bandera del crecimiento cuando la crisis amainó. El uso de la tormenta financiera global como argumento político de ocasión, induce a manipular las evaluaciones en función de las conveniencias del momento. La misma coyuntura es utilizada para magnificar el torbellino -y justificar determinadas decisiones- o para resaltar lo opuesto: la fortaleza de un modelo “blindado” frente a cualquier avatar internacional. El análisis serio de lo que está ocurriendo exige, en cambio, constatar el efecto contradictorio de la crisis mundial sobre la economía argentina y las grietas internas del modelo actual. Este esquema ya dejó atrás el primer período de expansión sin obstáculos 2003-2008 y la segunda etapa de acotados desajustes 2009-2011.

Tres focos de tensión 1.- La inflación es el primer problema específico de la economía nacional. El encubrimiento absurdo de la carestía que realiza el INDEC, impide transparentar la gravedad de este flagelo: los índices provinciales ubican el ascenso de los precios en torno al 23% anual y otras mediciones -encuestadoras privadas, índices barriales, cálculos del Congreso, consultoras oficialistas- estiman porcentajes semejantes. Lo cual está recreando un alarmante nivel de pobreza e indigencia y tiende

a licuar la Asignación Universal por Hijo. Podría incluso impactar sobre los salarios del sector formal, al desactualizar los montos negociados en las convenciones colectivas: lo que se acordó en las paritarias pierde vigencia si persiste la escalada de los precios; un efecto que puede ser muy significativo para la mitad de los asalariados en blanco que gana salarios más bajos. Muchos determinantes se conjugan para producir el resultado inflacionario, pero los precios principalmente aumentan para mantener la rentabilidad de las grandes empresas; en tanto los grupos capitalistas concentrados aseguran sus beneficios con remarcaciones. Desde el 2008 la inflación ha reflejado fuertes restricciones de la oferta, que a su vez derivan del reducido nivel de inversión y los precios han ascendido por una baja provisión de productos frente a una demanda recompuesta. Con la misma capacidad instalada ya no es posible satisfacer mayores pedidos de compra. También la creciente emisión monetaria comienza a emerger como un acelerador potencial de inflación: el ritmo de creación de dinero se ha multiplicado y la cantidad de pesos en circulación puede motorizar, como en el pasado, una inercia ascendente de los precios. 2.- El segundo problema importante de la coyuntura es la continuada salida de capitales. Por pagos de la deuda y remisiones de utilidades, en el 2011 emigraron 13.500 millones de dólares; que equivale a todo el excedente comercial. Entre fines

CAUSA SUR

43


del 2007 y octubre 2011, el monto total de esos retiros alcanzó 80.000 millones de dólares y esta sangría sólo quedó neutralizada por los 100.000 millones de dólares que generó la exportación. La magnitud de esta salida de capitales obedece a múltiples razones. Las filiales locales de las empresas extranjeras transfirieron enormes sumas de dinero a sus casas matrices, para compensar el deterioro imperante en las economías centrales; además, muchas empresas locales continuaron diversificando inversiones en el exterior, mientras resguardan parte de su capital fuera del país.

44

“La ausencia de reformas impositivas progresivas es la principal causa del bache fiscal” Por otra parte, la industria volvió a enfrentar el típico cuello de botella externo que irrumpe al cabo de un ciclo de prosperidad: en esos períodos se acentúa el déficit comercial de un sector que consume muchas divisas con la importación de componentes. Finalmente, la inédita avalancha de compras externas de combustible que produjo la decreciente provisión interna de petróleo, determinó otro caudal de dólares perdidos. La continuada expectativa de devaluación que genera la brecha cambiaria acentúa la emigración de capitales y el denominado “retraso del dólar”

obedece en realidad a un “adelanto de la inflación”, que ha desarticulado la relación entre ambas variables. Desde el 2007 la cotización de la divisa se apreció un 43%, frente a una escala de 189% de los precios internos. 3.- El tercer problema severo del contexto actual es el desequilibrio fiscal. El superávit fiscal primario se ha esfumado, cualquiera sea la interpretación técnica del cómputo del desbalance por el financiamiento que realizan el Banco Central y el ANSES. El excedente que rodeó al debut del modelo ha desaparecido y el gobierno recurre a múltiples instrumentos para compensar esa pérdida. La ausencia de reformas impositivas progresivas es la principal causa del bache fiscal. Este cambio en la recaudación resulta indispensable a fin de equilibrar con nuevos ingresos la significativa ampliación del gasto público. La perdurabilidad del viejo sistema regresivo ha dado lugar en los últimos años a un defasaje insostenible, por la magnitud de los desembolsos oficiales en dos rubros muy deficitarios, energía y transportes. El deterioro fiscal afecta duramente a las provincias, que incrementaron sustancialmente el empleo público -de 764.000 a 1,2 millones de empleados entre 2003 y 2012- y ahora no pueden financiar esa expansión: la plantilla salarial absorbe más de la mitad de esos presupuestos. El des-financiamiento provincial se acentuó, además, por la pérdida de los porcentuales recibidos en concepto de coparticipación federal. Este ingreso se redujo primero

Temas Nacionales / Causa Sur

del 50,6% del total en 1993, al 34 % en el 2009 y últimamente al 32,7% en 2011. Frente al enorme rojo que afecta a las cuentas públicas de todo el interior, resulta poco creíble la explicación presidencial que atribuye el desbalance a la ineficiencia de los gobernadores; porque omite que las mismas limitaciones fiscales golpean al gobierno nacional. Por ejemplo, estas dificultades determinaron el retraso en la adaptación del mínimo no imponible al aumento de los salarios y la incidencia del impuesto a las ganancias sobre los sueldos se ha transformado en un problema de envergadura: más de 3 millones de trabajadores tributan un gravamen formalmente destinado a los beneficios empresarios y en muchos casos ese pago absorbe un aguinaldo entero. Las consecuencias de preservar un sistema tributario tan regresivo saltan a la vista. Las exenciones a la renta financiera y a las industrias promocionadas le restan anualmente al fisco 8.900 millones de pesos; suma que supera con creces el costo fiscal de 3.000 millones de pesos, que implicaría eliminar un gravamen a salarios tipificados como beneficios. No obstante, lo peor es la justificación oficialista de este impuesto como una penalidad a la “aristocracia obrera”, afirmando que este sector mejoró su nivel de ingresos y debe ampliar su contribución impositiva: con tal criterio, se supone que la equidad avanzará con tributos a los trabajadores calificados y eximiciones a los financistas. Hace algunos años se utilizaban iguales

razones para avalar el arancelamiento de las universidades estatales: la clase media debía pagar más que los pobres por el uso de un servicio público. De esta forma se iguala para abajo y se elude eliminar los privilegios impositivos que amparan a los bancos y grupos empresarios más poderosos.

El disfraz del ajuste La inflación, la salida de capitales y el déficit fiscal han complicado el escenario económico. El establishment presiona al gobierno para que implemente un fuerte atropello contra los trabajadores y desde noviembre del 2011 hace valer esa exigencia en el mercado cambiario, a través de grandes compras de dólares. Los hombres de negocios plantean tres reclamos -corte de la emisión, devaluación y re-endeudamiento- por medio de viejos voceros, que han vuelto a las pantallas de televisión, desde Broda hasta Cavallo. Despliegan sus recomendaciones apostando a la amnesia

45


colectiva de lo ocurrido en los ´90 y los antiguos expertos de la Convertibilidad despotrican contra restricciones a las libertades económicas individuales, como si la economía capitalista funcionara sin estrictas regulaciones. Repiten la trillada comparación de la economía doméstica con su equivalente nacional, para recordar que “no se puede gastar más de lo que ingresa”. Pero no sólo olvidan sus récords de endeudamiento. Omiten la diferencia cualitativa que separa a una familia -con recursos acotados- de un Estado, con capacidad para incidir sobre el nivel general de actividad mediante políticas macro-económicas.

46 4

“Ninguno propone reducir la inflación acotando la rentabilidad de los grupos empresarios” Los sectores de derecha pronostican el “Rodrigazo” y lo impulsan en la práctica. Buscan la autodestrucción del gobierno actual, fantaseando con el retorno del neoliberalismo ortodoxo y ante el desmoronamiento de las economías que elogiaban en la década pasada -como España o Irlanda- ahora convocan a imitar el modelo chileno, peruano o colombiano. Pero lo más chocante es su despliegue de hipocresía: los apologistas del librecomercio cuestionan la “soja-dependencia” (Melconian); los antiguos voceros de las AFJP alertan contra el “derroche

del dinero de los jubilados” y los emporios periodísticos que lucraban con la privatización del sistema previsional titulan con las desgracias de la clase pasiva (Clarín). Los ex gerentes de bancos norteamericanos denuncian el aumento del endeudamiento público (Prat Gay); algunos ajustadores reclaman directamente la devaluación (López Murhpy). Otros proponen lo mismo con fórmulas más elegantes: hablan de “corrección cambiaria” (Frenkel), “ordenamiento de las variables desajustadas” (Lavagna) o eliminación del “cepo cambiario” (Llach). Todos ocultan que esa medida provocaría un deterioro inmediato de los ingresos populares. (3) Ninguno propone reducir la inflación acotando la rentabilidad de los grupos empresarios. Recetan un enfriamiento de la economía que denominan “política antiinflacionaria eficaz” (L. Rapaport) o “sinceramiento de los precios” (Frigerio). Tampoco se les ocurre corregir el déficit fiscal cortando las subvenciones a esos grandes grupos; sólo convocan a terminar con “la fiesta del gasto público” (Oppenheimer): su verdadero objetivo es anular las mejoras sociales logradas en los últimos años.(4) Estos sectores consideran pecaminoso reducir el desbalance de las cuentas públicas con algún impuesto a los acaudalados: por esta razón pusieron el grito en el cielo, ante el tibio revalúo rural realizado en la provincia de Buenos Aires, para actualizar valores de terrenos que tributaban siete veces menos que en 1984. Los economistas

Temas Nacionales / Causa Sur

del establishment también han hecho un escándalo por el control de las importaciones (Sturzenegger), omitiendo que estas restricciones son la norma en sus ponderadas economías centrales. Algunos diarios (La Nación) llegan al extremo de advertir contra represalias norteamericanas o europeas, ignorando las barreras arancelarias que traban el ingreso de exportaciones argentinas a esos países. (5) A fin de enmascarar el programa de ajuste, los medios de comunicación utilizan un concepto mágico: “recuperar la confianza”. No aclaran que esa ansiada seguridad está exclusivamente dirigida a los grandes capitales: su obsesión es “mejorar el clima de los negocios” con mayores protecciones a las ganancias. Los voceros de derecha hacen campaña para reemplazar “la mala praxis” de la gestión actual, por el manejo experimentado de los viejos gerentes del poder económico. Suponen que la satisfacción de los banqueros y los industriales asegura el funcionamiento óptimo del sistema: todavía no han percibido que la crisis global estalló con la aplicación de esas recomendaciones, durante dos décadas de irrestricta práctica neoliberal.

Las oscilaciones del oficialismo El Gobierno ignora públicamente los problemas de la economía y difunde un imaginario escenario de prosperidad; pero en los hechos toma en cuenta la agenda de los poderosos y ha oscilado entre el ajuste dosificado y acotado -“sintonía fina”- y el reciclaje

de la reactivación con inflación. Vacila entre ambos rumbos y desenvuelve una administración a los tumbos, con gran dosis de improvisación. Hasta marzo del 2012 impulsaba el torniquete, mediante la fijación de estrictos techos a los aumentos salariales en un 17%; los discursos contra los sindicatos y las huelgas pavimentaban ese camino. Con ese propósito se descalificó la lucha social y se multiplicaron las convocatorias a la pasividad de los trabajadores: “en Europa no bloquean el Palacio de la Moncloa”. Pero la suscripción de los convenios colectivos en el 2012 con aumentos superiores al 23% debilitó esa estrategia: los indicios de resistencia popular y un contexto adverso a la confrontación con los asalariados, indujo al gobierno a cajonear su proyecto inicial. La conmoción creada por la tragedia de Once, definió el viraje que debutó con la postergación del tarifazo al transporte y la “sintonía fina” ha quedado reemplazada por un nuevo ensayo de reactivación basado en el consumo: se apuesta a una desaceleración corta de la economía y a superar el bache actual con la misma política anti-cíclica que se aplicó en el 2009. Pero la viabilidad de esta repetición es dudosa. Hace tres años existían amplios recursos fiscales y recién comenzaba la salida de capitales y la aceleración de la inflación. El colchón para adoptar medidas de gran impacto -como la Asignación Universal por Hijo- se ha reducido y las negociaciones con las empresas a fin de limitar los despidos a cambio

CAUSA SUR

47 5


de subsidios, serán complejas. Estas tratativas tampoco han servido para atenuar la remarcación de precios o remontar la caída de la inversión privada.

“No es lo mismo ensayar en el 2012 lo que debía instrumentarse en el 2005 o el 2007”

48

El gobierno intenta incentivar la demanda, regulando el ciclo y alentando la producción. Pero se han acumulado demasiados antecedentes de aplicación tardía y eficacia decreciente de esas medidas; no es lo mismo ensayar en el 2012 lo que debía instrumentarse en el 2005 o el 2007. Este desfasaje se verifica en numerosos terrenos. En primer lugar, el equipo gobernante ha decidido eludir la devaluación mediante una mayor pesificación de la economía: el objetivo declarado es canalizar los dólares circulantes hacia la actividad productiva y resguardar las divisas. Algunos economistas realzan, además, la necesidad patriótica de recuperar la primacía de la moneda nacional y convocan a ignorar los vaivenes del mercado paralelo. (6) Pero la pesificación comienza cuando ya salieron gran parte de los dólares que debían custodiarse: se toleró la fuga de capitales, la remisión de utilidades y las erogaciones multimillonarias para adquirir combustible importado. Es indudable que el control de cambios es el punto de partida de una política

de protección de la economía nacional frente a la inestabilidad global; pero ese objetivo no se logra con acciones espasmódicas, arbitrarias y provisionales. Un segundo ejemplo de reacción tardía es el anuncio de un plan de créditos para las viviendas, luego de años de aliento a construcciones de lujo, que encarecieron la propiedad urbana imposibilitando su acceso a los sectores populares. El nuevo programa no se financiará con impuestos a los capitalistas que se enriquecieron con la expansión inmobiliaria, sino con fondos del ANSES. Se argumenta que volcando esa reserva a la construcción, habrá reanimación de la economía y mayor caudal de dinero para pagos futuros de las jubilaciones. Pero los mayores de edad necesitan mejoras inmediatas y no pueden esperar los frutos de esa prosperidad. Si bien la cobertura total de la población se elevó significativamente (del 68% en el 2005 al 91% en el 2010), las jubilaciones promedio rondan el 40-50% del sueldo medio. El 75% cobra la mínima y muchos padecen la licuación de haberes sufrida entre el 2002 y el 2006. Existen, además, 266.000 juicios en espera de resolución y cada año se abona sólo un cuarto de las sentencias firmes. Es cierto que el dinero del ANSES debe ser invertido en actividades productivas internas, pero la prioridad es saldar las deudas pendientes con los mayores. Si continúa, además, la utilización de los recursos de la previsión social para los gastos corrientes del Estado -Asignación Universal por Hijo, Programa Conectar, déficit de las pro-

Temas Nacionales / Causa Sur

vincias- el Fondo de Sustentabilidad corre un serio riesgo de depreciación: en el año 2011 su monto aumentó 12,1% frente a una inflación del 24%.

“El manejo de la actividad petrolera constituye un cuarto ejemplo de abordaje a destiempo de los problemas” La decisión de obligar a los bancos a destinar un porcentaje de su cartera a los créditos de inversión, constituye un tercer ejemplo de medidas tardías e insuficientes. Durante años el discurso industrialista no tuvo eco real en la actividad financiera.

Los bancos ganaron fortunas con préstamos al consumo y operaciones de intermediación con títulos públicos. Algunos economistas señalan que las nuevas medidas de orientación crediticia son factibles recién ahora, que concluyó la reforma a la carta orgánica del Banco Central; que estos cambios amplían la posibilidad de utilizar las reservas en políticas anti-cíclicas y que finalmente se puede adaptar la cantidad de dinero a las necesidades de la economía y no sólo a las metas de inflación (7). Cumplir con tales objetivos exigiría nítidas prioridades productivas para el uso de las reservas. Es cierto que se han eliminado los vestigios de convertibilidad y los ficticios criterios de independencia del BCRA. Pero se aceptan otros condicionamientos de gran envergadura, como son los pagos de la deuda externa con dólares

49


50

atesorados. Se utiliza, además, una retórica engañosa para justificar esas erogaciones: la cancelación del BODEN 2012 constituye el ejemplo más reciente de esta actitud. La medida fue presentada como un acto patriótico, que zanja una herencia ajena; pero en los hechos se convalidó la socialización de pérdidas a causa de la devaluación con pesificación asimétrica del 2002. Esta compensación favoreció mucho más a los bancos que a los ahorristas, puesto que sólo el 23% de estos últimos pudo retener los títulos; la mayoría debió liquidarlos a bajos precios. El pago de ese emblemático bono efectivamente aumentó la autonomía del gobierno para gestionar las finanzas públicas y lo mismo ocurrió con la cancelación anticipada de la deuda al FMI. Pero lo importante es notar cómo ese margen de acción es utilizado para favorecer a los grupos capitalistas más concentrados.

“A pesar de ocho años de alto crecimiento, tampoco se observa un efectivo repunte de la industria” El manejo de la actividad petrolera constituye un cuarto ejemplo de abordaje a destiempo de los problemas, achacando la culpa a otros. Durante ocho años el gobierno desoyó las incontables denuncias del saqueo perpetrado por REPSOL. Se elogiaba a la empresa, convalidando un

vaciamiento que sólo en la Cuenca Neuquina dejó una deuda ambiental de 5.000 millones de dólares. La estatización sobrevino cuando la pérdida del auto-abastecimiento, la caída de las reservas y los gastos de importaciones crearon una situación insostenible. La estrategia petrolera actual constituye una gran incógnita. Por un lado, se designó al frente de YPF a un gerente de las petroleras privadas (Gallucio), que aspira a concertar contratos privilegiados con esas compañías, aumentando los precios en boca de pozo. Por otra parte, se ha extendido el control estatal sobre todas las inversiones y ganancias del sector, revirtiendo la libre disponibilidad del crudo, mientras se suscriben interesantes convenios de asociación con PDVSA. Estos vaivenes en el manejo de los hidrocarburos siguen la misma pauta ambivalente que impera en el ámbito de la moneda, la producción o las finanzas.

Afinidades entre dos modelos La política económica del kirchnerismo oscila junto a los grandes desequilibrios que afectan a la economía argentina e intenta gestionar estas tensiones sin revertir sus causas; no modifica la fragilidad de la estructura productiva nacional y en varios terrenos acentúa esa vulnerabilidad. El modelo avala la creciente dependencia de un monocultivo que expande su preeminencia: la soja se extiende con deforestación y agrotóxicos hacia toda la superficie agrícola, generando desalojo de campesinos, concentración de tierra y reducción del número de

Temas Nacionales / Causa Sur

explotaciones. El mismo impacto produce la ampliación de la megaminería a cielo abierto, que amenaza la provisión del agua proveniente de los glaciares; destruye cultivos tradicionales y afianza “economías de enclave” manejadas por corporaciones transnacionales, que no generan empleo, ni pagan impuestos acordes a su actividad. Este perfil extractivo ha quedado agravado por la escasez de combustible que sucedió a la pérdida del autoabastecimiento, en tanto la falta de petróleo y gas obstruye el desenvolvimiento de la economía. A pesar de ocho años de alto crecimiento, tampoco se observa un efectivo repunte de la industria; el sector manufacturero se ha expandido bajo el impulso de los vaivenes cíclicos, sin corregir su escasa diversificación, elevada concentración, continuada extranjerización y sistemática transferencia de utilidades al exterior. Por estas razones reaparecieron las viejas restricciones que afectan a un sector altamente dependiente, sectorialmente fracturado y comercialmente deficitario. Las importaciones aumentan a un ritmo superior a las ventas externas y perdura la decreciente integración de componentes nacionales. El modelo funciona convalidando una lógica capitalista de alta rentabilidad, que promueve la fabricación de autos en lugar de trenes y la construcción de torres residenciales, en desmedro de complejos habitaciones populares: se ha privilegiado el consumo de altos ingresos y no el desarrollo productivo. Es cierto que en este marco se

consumó la recuperación de importantes conquistas populares. La política oficial convalidó la vigencia de relaciones sociales de fuerza más favorables a los asalariados y los sueldos del sector formal aumentaron al compás de la inflación. Pero esos logros de los trabajadores registrados no se han extendido al resto de los asalariados; al contrario, se afianza la fractura entre empleados inscriptos con protección social y precarizados carentes de cualquier cobertura.

“La brecha social no podrá achicarse sin afectar las ganancias que el modelo actual promueve” 51 La masa de informales continúa padeciendo terribles condiciones de explotación laboral y paupérrimos ingresos. La existencia de un gasto social mayúsculo confirma la gravitación del asistencialismo y la escasa inclusión de los desamparados: la desigualdad se mantiene en niveles semejantes a la mitad de los 90´ y sería ingenuo suponer que el modelo es ajeno a estos resultados. Algunos partidarios del oficialismo ignoran estos problemas, otros repiten el latiguillo de la “herencia recibida” y ciertos analistas estiman que las dificultades son mucho menores que los logros alcanzados. Sustentan esta opinión en el fuerte rechazo que suscita el modelo entre los críticos

CAUSA SUR


derechistas y el significativo elogio que despierta entre los economistas progresistas del exterior. Estiman que ambas reacciones corroboran el tránsito por el buen sendero. (8)

52

Pero este contrapunto sólo ilustra cómo se han polarizado las opiniones entre el esquema neo-desarrollista vigente y los planteos de la ortodoxia neoliberal. Estas dos opciones son vistas como los únicos cursos factibles y por eso se debate exclusivamente la diferencia entre ambos modelos. Las distinciones más resaltadas son la política económica -tracción de la economía por la demanda o la inversión- la gestión del Estado -regulación o privatización- y los intereses dominantes en disputa: grupos agro-industriales versus financistas (9) Pero al enfatizar sólo esas divergencias se pierden de vista los múltiples vasos comunicantes que enlazan a los dos proyectos. Este parentesco obedece en gran medida a la impronta conservadora que presenta el neo-desarrollismo contemporáneo: una corriente reacia a cualquier redistribución real de los ingresos, que mejore el nivel de vida popular a costa de los beneficios empresarios. Por esta razón no reduce la desigualdad con medidas de progresividad impositiva. La brecha social no podrá achicarse sin afectar las ganancias que el modelo actual promueve, como un motor del desarrollo económico. Los teóricos neo-desarrollistas desconocen este hecho porque mantienen una mirada idílica del capitalismo y suponen que el aliento del lucro es plenamente

compatible con mejoras significativas y sustentables de las mayorías populares. Pregonan el avance hacia el bienestar de todos los ciudadanos mediante el perfeccionamiento de las instituciones políticas vigentes, como si los conflictos sociales y los antagonismos de clases fueran anécdotas del pasado. El neo-desarrollismo argentino constituye la avanzada regional de una concepción que está ganando terreno en varios países latinoamericanos, ante el creciente desprestigio del neoliberalismo. Comienza incluso a prosperar en Brasil, a través de una modalidad híbrida que despuntó en el segundo mandato de Lula. (10)

“La sucesión de escándalos de corrupción constituye una expresión de este fracaso” A diferencia del viejo desarrollismo, sus promotores actuales subordinan la industrialización a la exportación de bienes primarios y no canalizan la renta captada por el Estado hacia el desarrollo de empresas públicas. Tampoco jerarquizan el mercado interno y aceptan la reinserción pasiva de América Latina como proveedor internacional de minerales, alimentos o combustible. El neo-desarrollismo sintoniza con los sectores de las clases dominantes que han internacionalizado sus fuentes de lucro y promueve los negocios de estos grupos mediante intervenciones

Temas Nacionales / Causa Sur

más activas del Estado, mayor coordinación regional y creciente autonomía financiera. Inscribe todos sus proyectos en la nueva etapa de mundialización capitalista y abandonó las veleidades antiimperialistas del pasado.

¿Resurgirá la burguesía nacional? Los defensores del modelo ponderan la recuperación de un manejo soberano de la economía, pero nunca aclaran quiénes son los principales beneficiarios de esa gestión. En lugar de especificar, responden con generalidades -toda la sociedad-, con reminiscencias nacionalistas -el país, la patria- o con alusiones tangenciales a las mayorías -el pueblo. Sólo algunos economistas reconocen que el principal objetivo social del esquema en curso es recrear la burguesía nacional, que tantas veces ponderó Kirchner. Pero este propósito choca con la inexistencia de grupos capitalistas de envergadura exclusivamente centrados en la acumulación local y el mercado interno. Los distintos segmentos de ese empresariado ya no ocupan lugares preeminentes en la cúspide del poder económico. El establishment ha quedado muy configurado por grupos exportadores y firmas diversificadas, con grandes capitales e intereses en el exterior. En los últimos ocho años se utilizaron cuantiosos recursos del Estado para alentar el resurgimiento de la burguesía nacional, esperando que apuntale el desenvolvimiento del modelo: esas subvenciones fueron

íntegramente costeadas por los sectores populares y el resultado ha sido decepcionante. Nuevamente se repitió la infructuosa experiencia de un “capitalismo de amigos”, que dilapida recursos y obstruye la industrialización. Analistas muy afines al esquema actual reconocen este fallido resultado. (11) La sucesión de escándalos de corrupción constituye una expresión de este fracaso. Las coimas son un condimento insoslayable de cualquier estrategia de forjar una clase capitalista con prebendas del sector público; pero el montaje de negocios paralelos a la regulación estatal ha florecido sin ninguna contrapartida de inversión privada o expansión productiva. El caso Ciccone representa el más reciente de estos negociados: como involucra al vicepresidente -en un tema tan sensible como es la impresión de moneda- alcanzó gran resonancia. El choque entre el grupo apadrinado por Boudou y el sector competidor de Boldt -protegido por varios gobernadores- ha sido acompañado por la secuencia habitual de enriquecimiento de altos funcionarios. El ruido que han hecho los medios de comunicación enemistados con el gobierno, como Clarín, es proporcional al silencio que mantienen cuando los negociados afectan sus propios intereses: fondos de pensión, agro-industria, papel prensa. En cualquier caso, lo importante es notar la existencia de un gran entramado de grupos capitalistas, que lucran con el modelo neo-desarrollista sin

CAUSA SUR

53


54

recrear la esperada burguesía nacional. Esos sectores son agraciados con subvenciones oficiales que atesoran, despilfarran o fugan, sin consumar las inversiones que prometen. Frente a estos desengaños, la reacción oficial ha sido el reemplazo de un incumplidor por otro sustituto de la misma especie. Últimamente habrían quedado desplazados Britos, Eurnekian y Mindlin, mientras Cristóbal López sigue en carrera y se buscan nuevos aliados para los baches dejados en varias actividades como petróleo, electricidad, carreteras. (12) Lo ocurrido con el ferrocarril es particularmente ilustrativo de esta tendencia oficial a sustituir un socio en desgracia por algún reemplazante de la misma plantilla. Luego de la tragedia de Once le quitaron la concesión a Cirigliano para transferírsela a RoggioRomero. Este enroque preserva la misma estructura vigente desde hace décadas, con el auspicio mafioso de los mismos funcionarios y burócratas sindicales integrados a la UGOFE: se demostró que un “Estado presente” puede resultar tan pernicioso como su contraparte “ausente”, si contribuye a organizar negociados (Jaime) y a convalidar complicidades (Schiavi). Los economistas K continúan debatiendo por qué razón está bloqueada la reaparición de los empresariados virtuosos que observan en otras latitudes. Algunos consideran que existe un determinante histórico difícil de remover, en un país conformado en torno a la renta agraria. Otros estiman que perfeccionando los sistemas de control estatal, se logrará modificar

el patrón de capitalistas argentinos reacios a la inversión o al riesgo y acostumbrados al lucro de corto plazo.

“Afortunadamente los trabajadores y los movimientos sociales continúan con sus peticiones” Nadie sabe si alguna vez reaparecerá la esperada burguesía nacional. Pero deshojar la margarita tiene su costo, ya que el Gobierno destina monumentales subvenciones a ese proyecto. Si transparentaran esas cifras, resultaría muy difícil defender públicamente semejante dispendio. En última instancia, el problema económico y social de Argentina no radica en la modalidad de capitalismo predominante, sino en la continuidad de un sistema que genera explotación, sufrimientos e injusticias. Los males del capitalismo no se corrigen buscando otro capitalismo.

Confusiones y oportunidades La prioridad que asigna el neodesarrollismo al fortalecimiento de los grupos empresarios locales obliga a postergar la satisfacción de muchas demandas sociales, en tanto los fondos públicos derivados a la actividad privada son retraídos de su

Temas Nacionales / Causa Sur

utilización popular. Afortunadamente los trabajadores y los movimientos sociales continúan con sus peticiones, sin quedar paralizados por las metas burguesas que auspicia el oficialismo, una intensa práctica de movilizaciones, piquetes y huelgas continúa junto al importante nivel de combatividad que caracteriza a los trabajadores argentinos. Pero esta acción no se traduce en proyectos propios, contrapuestos a las distintas vertientes políticas que propician estrategias neoliberales o neo-desarrollistas. La gestación de un tercer polo -que rompa el aprisionamiento a esas dos opciones de las clases dominantes- es una asignatura pendiente de la izquierda y del progresismo genuino. Para avanzar en esa construcción resulta indispensable evitar que las críticas al gobierno se confundan con los cuestionamientos que propaga la reacción neoliberal y es vital explicitar esa diferenciación, en el actual contexto de bombardeo mediático derechista. El establishment busca difundir la imagen de objeciones uniformes, complementarias y compatibles de todos los opositores, contra un enemigo gubernamental común. Esta estrategia de confusión privilegia especialmente la temática económica. Durante los últimos años, muchos críticos centroizquierdistas del kirchnerismo coquetearon adrede o en forma involuntaria con ese operativo. Últimamente esta actitud se ha modificado, pero no ha desaparecido. Algunos todavía resisten el registro de las diferencias que separan al gobierno de los neoliberales: ese desconocimiento

es fatal y conduce al desconcierto, cada vez que el oficialismo adopta alguna medida limitadamente progresiva, como la reciente expropiación de YPF. La desubicación es aún mayor entre quienes repiten el libreto de los medios contra el “autoritarismo”, la “caja” o el “populismo” presidencial. En la izquierda se observan casos más extremos de esta ceguera. Ciertos críticos han invertido por completo la interpretación de los sucesos económicos y caracterizan a la pesificación, como el debut de un “rodrigazo” y a la nacionalización de YPF, como un anticipo de la reprivatización de esa compañía. Emiten, además, pronósticos de estallidos financiero o cambiario en estricta sintonía con el guión del establishment. (13) Esta confusión proviene de presentar los conflictos que involucran intereses nacionales o populares, como simples disputas inter-capitalistas. También deriva de la incapacidad para percibir las conquistas sociales o democráticas que se han obtenido en los últimos años: con esa postura no se pueden tender puentes hacia las mayorías populares, que observan con simpatía al gobierno actual. A pesar de la polarización que se ha creado entre el universo K y anti-K, los sectores politizados de la población escuchan con atención los mensajes de la izquierda y el progresismo. Pero la recepción efectiva de estos planteos depende de la calidad y la formulación que tengan esos mensajes. (14) Hay buenas condiciones para avanzar hacia la construcción de una tercera

CAUSA SUR

55


alternativa genuinamente popular; pero es preciso afinar la puntería, mejorar las propuestas alternativas y profundizar la elaboración colectiva. Notas

56 4

1.- Feletti Roberto, “Argentina redobla la apuesta”, Página 12, 23-7-2012. 2.- Hemos explicado los impactos diferenciados de la crisis en dos textos recientes. Katz Claudio, “El ajedrez global de la crisis”, Batalla de ideas, n 3, año 3, Buenos Aires, 2012 y - Katz Claudio, “Los atolladeros de la economía latinoamericana”, en El neoliberalismo y su crisis. Causas, Escenarios y Posibles Desenvolvimientos, Santiago de Chile, 2012, ARCIS, REDEM. 3.- Melconian Carlos, “Otra vez la revolución conservadora”, La Nación, 29-7-2012. - Lavagna Roberto, “Estamos frente a una economía en falsa escuadra”, Clarín, 6-6-2012 - Llach Juan José, “Para no tentar a una nueva crisis”, La Nación, 24-5-2012. - López Murphy Ricardo, “Qué esconde la reforma al Banco Central”, Clarín, 19-3-2012. 4.- Oppenheimer Andrés, “Argentina economic fiesta is over”, Miami Herald, 18-6-2012. - Rapaport Luis, “Cristina: con quién pesificará sus dólares”, Clarín, 8-6-2012. - Frigerio Rogelio, “Comparar a veces es engañoso”, Clarín 11-5-2012. 5.- Sturzenegger Federico, “Los seis errores de la economía K”, La Nación, 10-6-2012. 6.- Rofman Alejandro, “El dólar y una obligación ciudadana”, Página 12, 1-62012, - Scaletta Claudio, “Desdolarización y tendencia”, Página 12, 15-7-2012 7.- Heller Carlos defiende el proyecto

de reforma de la Carta Orgánica. Telam, 14-3-2012. 8.- Aronskind Ricardo, “El rechazo de la derecha empresaria”, Página 12, 253-2012. - Rofman Alejandro, “Una mirada distinta”, Página 12, 22-7-2012. 9.- Katz Claudio, “Los nuevos desequilibrios de la economía argentina”, Anuario EDI, n 5, septiembre 2010, Buenos Aires. 10.- Boito Armando, “A economía capitalista está em crise e as contradições tendem a se aguçar”, Jornal Brasil de Fato, 09/04/2012, www.brasildefato.com. br . - Saad Filho Alfredo, Morais Lecio, “Da economía política a política económica: o novo-desenvolvimentismo e o governo Lula”, Revista de Economía Política, vol 31, n 4, outubro-dezembro 2011. 11.- Zaiat Alfredo, “Burguesía fallida”, Página 12, 1-4-2012. 12.- “La rueda de la fortuna de los empresarios K”, La Nación, 17-6-2012 13.- Altamira Jorge, “El arte de pensar en pesos”, Prensa Obrera 1224, 31-5-2012. - Ramal Marcelo, “La izquierda independiente saluda la nueva YPF”, Prensa Obrera 1219, 5-7-2012. 14.- El reciente documento de los Economistas de Izquierda (EDI) se ubica en esta perspectiva. “Afloran los límites del modelo”, www.rebelion.org/mostrar, 4-4.-2012 *Claudio Katz. Economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda). Su página web es: www.lahaine.org/katz

Temas Nacionales / Causa Sur

La “sintonía fina” del modelo sojero Jorge Rulli* / Maximiliano Mendoza * En el contexto de fuertes oscilaciones en los mercados globales de granos transgénicos, a lo largo del 2012 la Argentina tomó una serie de determinaciones en materia de Agronegocios cuyas implicancias consideramos alarmantes. La consolidación de un modelo de desarrollo extractivo, agro-minero-exportador, productor de materias primas destinadas a satisfacer la demanda de esos mercados, sería el propósito fundamental de todos los planes estratégicos diseñados por el Estado Nacional.

Baste consignar algunos de los objetivos principales del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo y Federal 2010-2020: incrementar la superficie sembrada con granos en un 27%; es decir, aumentar la superficie actual de 33 millones de hectáreas a 42 millones; elevar la producción de soja GM en un 20%, ampliando la superficie actual de casi 20 millones de hectáreas a más de 22 ó 23 millones; y expandir la producción de maíz GM en un 56%, de modo que la superficie actual de 3,7 millones

CAUSA SUR

57 5


de hectáreas pase a 5,7 millones.(1) Como dato adicional, es importante destacar que el Plan Estratégico Agroalimentario se sustenta ideológicamente en los Objetivos del Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, cuyos mayores promotores a nivel global son el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio.(2)

“Los responsables supranacionales del diseño macroeconómico del menemismo, parecen seguir presentes” 58 4

El dato es relevante en términos del análisis del discurso, puesto que la dirigencia oficialista de nuestro país se caracteriza por el uso de una retórica nacional-popular, enérgicamente antineoliberal, crítica del llamado “Consenso de Washington”, condenatoria de las ideologías del libre mercado y de la dependencia respecto de los organismos multilaterales de crédito. No obstante esos discursos, los responsables supranacionales del diseño macroeconómico de los aciagos años del menemismo, parecen seguir presentes en las decisiones estratégicas de la alianza actual entre el Estado Nacional, las corporaciones transnacionales y la nueva oligarquía local. La discusión en torno a estas cuestiones fundamentales están ausentes

del debate político-mediático. Pareciera que la realpolitik y el marketing político han impuesto estilos de confrontación en los que no prevalecen las formas -poco importa si se emplean retóricas de izquierda o de derecha- excepto en aquellos casos en los que la polarización se presta al uso pragmático de los grupos de poder. Los principales partidos políticos y los grandes medios de comunicación de la Argentina, parten del pacto tácito de no discutir el modelo de desarrollo en vigencia, especialmente en lo que concierne al modelo sojero. Sencillamente porque casi todos están de acuerdo con él. Sin embargo, se han producido diversos acontecimientos en materia de agronegocios, cuya importancia para el modelo de desarrollo impulsado por el Estado Nacional y las corporaciones son decisivos para los años venideros; y seguramente configurarán nuevos y extraordinarios escenarios de luchas y resistencias sociales.

Bioceres: Grobocopatel y la ciencia empresarial como política de Estado En febrero de 2012, durante una videoconferencia organizada en la Casa Rosada en simultáneo con Tecnópolis, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunciaba junto al actual ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, el descubrimiento de un gen cuya implementación permitiría incrementar la producción de soja, maíz y trigo en contextos de sequía. El anuncio fue realizado junto a las

Temas Nacionales / Causa Sur

autoridades de la empresa Bioceres S.A. y la Dra. Raquel Lía Chan, directora del proyecto nacido a la luz de un convenio público-privado firmado en 2004 entre dicha empresa, el CONICET y la Universidad Nacional del Litoral. Bioceres es una empresa cuyos accionistas son a su vez destacados miembros de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa-AAPRESID. Su director titular es nada menos que el llamado “Rey de la Soja”, Gustavo Grobocopatel.(3) Durante dicho encuentro, Cristina Kirchner consideró que “si se adapta esta tecnología en todo el mundo, con tan solo los cultivos de soja se obtendrían unos 2500 millones de dólares en concepto de regalías por campaña (…) se trata de uno de los descubrimientos más importantes en términos de mejorar la calidad de las semillas, la producción y lo que va a significar en materia de regalías para el Conicet, para la Universidad del Litoral, para la empresa asociada; además del crecimiento en la producción agrícola del país”.(4)

“La introducción de estas nuevas tecnologías apunta a extender el cultivo de soja GM hacia áreas de estrés hídrico” Por su parte, el ministro Lino Barañao expresaba que “este caso permite

demostrar que hemos instalado en la Argentina algo que es la norma de los países desarrollados: se invierte en investigación, se protege adecuadamente la propiedad intelectual y luego se comercializa a través de canales adecuados para que ese rédito se efectivice. También me parece importante destacar que la seguridad alimentaria, es decir, la seguridad de provisión de alimentos, es tal vez el mayor desafío que tendrá la humanidad en las próximas décadas”.(5) Con un financiamiento de casi cuatro millones de dólares aprobado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica en 2008, dicho proyecto “logró el aislamiento y la caracterización de un gen de girasol -el ya patentado gen HAHB 4- cuya función estaba relacionada con la respuesta natural de la planta a condiciones de estrés abiótico, tales como sequía y salinidad. Según concluyeron, el incremento de la productividad de esta nueva tecnología oscilará entre el 10% y el 100% dependiendo del tipo de cultivo, la calidad del mismo y el lugar donde se produzca, así como también de los factores climáticos”. Todo parece indicar que, además de permitir sortear eventualidades climáticas, el objetivo último de la introducción de estas nuevas tecnologías apunta a extender el cultivo de soja GM hacia áreas de estrés hídrico como la región cuyana, lugar donde hoy sus poblaciones ya padecen el terrible flagelo de la megaminería. Cabe destacar que la patente de dicho descubrimiento es de propiedad conjunta del Estado Nacional, a través

CAUSA SUR

59 5


60

de la titularidad del CONICET y la Universidad Nacional del Litoral. Sin embargo -y en absoluta consonancia con la antigua tradición liberal Estado bobo/corporaciones prebendarias- se otorgó a la empresa Bioceres S.A. su licencia para uso y explotación durante veinte años. Con este fin, Bioceres S.A. anunció el nacimiento de Verdeca, una joint-venture conformada junto a la empresa estadounidense Arcadia Biosciences, para el desarrollo y la comercialización internacional de eventos transgénicos orientados a la obtención de semillas GM. En su página web ya pueden apreciarse los anuncios de su nueva soja resistente a la sequía, con un lanzamiento estimado entre los años 2015 y 2017.(6) En teoría, las empresas participantes del acuerdo invertirán durante los próximos cuatro años 20.000.000 de dólares para el desarrollo de la tecnología y su introducción en nuestro país y en los mercados globales.

“Lo fundamental radica en el negocio de las corporaciones transnacionales de la agro-biotecnología” Monsanto, el Consejo de las Américas y el poder global El 14 de junio del 2012, pocas horas después de su aclamada intervención por la soberanía argentina sobre las

Islas Malvinas ante el Comité de Descolonización de la ONU, Cristina Fernández de Kirchner participó de una reunión en el Consejo de las Américas junto a diversos representantes de las corporaciones transnacionales más poderosas del mundo.(7) Entre ellos, por supuesto, se encontraban directivos de Monsanto Co. Durante el encuentro, la presidenta anunció algunas de las medidas que favorecen a su filial en Argentina y hoy mantienen en estado de alerta a muchos movimientos sociales de todo el país: la inversión de casi 2000 millones de pesos para la construcción de dos “centros de investigación y desarrollo” en la localidad Islas Malvinas de Córdoba y en Tucumán; el lanzamiento comercial de la nueva soja “Intacta RR2 Pro”, que agrega mayor resistencia al glifosato y repelencia a lepidóteros; la aplicación de nuevas tecnologías aplicadas al maíz transgénico para incrementar su productividad; el futuro “respeto por las patentes” sobre las modificaciones genéticas de Monsanto, que posiblemente se traduzca en un nuevo esquema legal sobre las semillas con el fin de asegurar su tributación por parte de los productores; la importancia de las inversiones de dicha empresa en el marco de los objetivos del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo y Federal 2010-2020; y la posibilidad de extender la frontera agropecuaria hacia la Patagonia.(8) Tampoco la Presidente ahorró elogios para el trabajo del Ministerio de Ciencia y Tecnología con sus casi 900 científicos repatriados y repitió una

Temas Nacionales / Causa Sur

vez más la cantinela favorita de las corporaciones globales de la agroindustria: “la producción de alimentos con métodos tradicionales es insuficiente para alimentar a la humanidad, por lo que se hace fundamental la intervención de la ciencia y la tecnología”. En suma, la primer mandataria considera que lo fundamental radica en el negocio de las corporaciones transnacionales de la agro-biotecnología, en aras de consolidar el dominio global de la especulación alimentaria. Un aspecto clave de esta reunión fue que estuvo organizada por una amiga íntima de Cristina Kirchner: Susan Segal, CEO del Consejo de las Américas, territorio del magnate del petróleo y las finanzas David Rockefeller -accionista de Monsanto junto a George Soros y Bill Gates, entre otros- y del tristemente célebre John Negroponte, ese oscuro diplomático que en su momento fuera un aliado fundamental del genocida Henry Kissinger para la ejecución de la Operación Cóndor en América Latina.(9) Susan Segal también es consultora de JP Morgan Partners y fue directora de América Latina para Chase Capital Partners. Pero los lazos con el poder económico de la Argentina se estrechan: según consta en su currículum (10), durante los años 2004 y 2006 fue Directora Titular y Miembro del Comité de Auditoría de Cresud, empresa del imperio de Eduardo Elsztain. Este empresario “amigo” con llegada directa a los centros del poder financiero global, es dueño de numerosos shoppings, edificios,

61


62

y hoteles en la Ciudad de Buenos Aires y en gran parte del país. Controla el Banco Hipotecario desde los años ’90, es propietario de Irsa -la mayor corporación inmobiliaria local- y de Cresud, corporación del rubro agroindustrial mediante la cual controla casi un millón de hectáreas en Argentina, Brasil, Paraguay y Bolivia, destinadas principalmente a la producción de transgénicos. Además de ser uno de las personas más influyentes de la Casa Rosada, Elsztain es también un selecto miembro del Comité Asesor Internacional de la Presidencia del Consejo de las Américas, espacio que comparte junto a otros empresarios de la Argentina: su ex socio Marcelo Mindlin-Pampa Energía, Edenor y Transener; Alejandro BulgheroniBridas; Woods Staton-Arcos Dorados y operador de Mc Donald’s para América Latina; Amalita Amoedo, nieta y heredera de la fallecida Amalia Lacroze de Fortabat. Conforme a estos datos, resulta comprensible que el ex presidente Néstor Kirchner registrara una asistencia casi perfecta a la sede del Council of Americas, en cada viaje realizado a Nueva York. Cabe destacar que al día siguiente de esa reunión en el Council of Americas, en Paraguay tuvo lugar un hecho que desataría un vendaval político: la masacre de Curuguaty (11) en la cual fallecieron 11 campesinos y 6 policías. Como se conoció después, este hecho fue aprovechado por la oposición del por entonces debilitado presidente Fernando Lugo, que no trepidaría en iniciarle un juicio político para destituirlo; algo que lograron

transcurridos pocos días. Detrás de la trama conspirativa estuvo nada más y nada menos que Monsanto, que junto a los sectores del poder local más reaccionario -como la Unión de Gremios de Producción y el Grupo Zucolillo, socios locales de Cargill y dueños del diario ABC- iniciaron una intensa campaña de lobby a favor de los transgénicos, tras verse impedidos por los organismos sanitarios del Estado para imponer nuevas semillas de algodón genéticamente modificado. Lamentablemente, ni siquiera este golpe mediático-institucional logró hacer mella en la sensibilidad política de Cristina Kirchner, quien a su regreso de Nueva York se solidarizó con Fernando Lugo, y junto a sus pares de la UNASUR repudió el “golpe de Estado” en el Paraguay, luego de haber estado reunida con la corporación transnacional que lo propiciara. Sin dudas, estas nuevas tecnologías de “segunda generación” anunciadas por la presidente y por Monsanto a mediados de 2012, suponen la apertura de una nueva fase del agronegocio en la Argentina.

“Ciento cuarenta y siete corporaciones transnacionales dominan el 40% de la economía global” Algunas fuentes señalan que dichos anuncios fueron producto de una larga serie de negociaciones entre el gobierno argentino y esa

Temas Nacionales / Causa Sur

corporación; operaciones en las que el lobby empresarial se expresó a través de la Embajada de los Estados Unidos e inclusive mediante la intervención de altos miembros del gabinete del presidente Barack Obama.(12) Tramas insoslayables del poder mundial en el sector financiero-extractivo: el fondo de inversión BlackRock. En los últimos tiempos se ha puesto en circulación el estudio de la Universidad de Zurich, “The Network of Global Corporate Control” publicado en el 2011, que brinda datos reveladores acerca de los modos de expansión económica: de sus registros se desprende que 147 corporaciones transnacionales dominan el 40% de la economía global. Estas compañías no se encuentran entre sí como producto de una simple y casual yuxtaposición conformada por los actores más poderosos del capitalismo global, sino que conforman una élite de poder en la cual confluyen los intereses de los grandes grupos financieros y de las corporaciones del sector primarioextractivo. Un caso que evidencia las lógicas de estas operaciones y sirve como ejemplo modélico, es el de BlackRock Inc. -la corporación más grande de gestión de capitales a nivel mundial- estrechamente vinculada con el Grupo Rockefeller.(13) Según consta en el estudio de esa universidad: “BlackRock cuenta con más de 10.000 empleados y sucursales de inversión en 27 países. Su clientela básica incluye corporaciones privadas y públicas, uniones, sistemas de jubilación de la industria,

gobiernos, compañías de seguros, fondos mutuos de terceros, fundaciones financieras, organizaciones de caridad, compañías, instituciones oficiales, fondos soberanos de capital, bancos, financistas profesionales e individualidades de todo el mundo”. “Las

ramificaciones del capital de BlackRock se encuentran profundamente relacionadas con el sector extractivo” Actualmente, este fondo de inversión posee una cartera de 3 billones de dólares y mantiene importantes participaciones accionarias en las siguientes firmas: 2.5% en Barclay’s, PNC Financial Services y Chevron; 2.7% en el Grupo Goldman Sachs; 2.5% en Exxon Mobil; 2.4% en Bank of America; 3% en Banco Santander; 3% en Telefónica; 2.4% en Monsanto Company; 2.2% en Microsoft Corp.; 4.7% en Barrick Gold; 3.1% en AngloGold Ashanti; 7% en Goldcorp; 5% en UPM-Botnia; 5.9% en British Petroleum; entre otras.(14) Es relevante observar que las ramificaciones del capital de BlackRock se encuentran profundamente relacionadas con el sector extractivo y -en el caso de la Argentina- su presencia es visibilizada en los agronegocios, los hidrocarburos y la megaminería. En este contexto, donde las negociaciones del gobierno argentino en el ámbito

CAUSA SUR

63


64

del Consejo de las Américas deben leerse según las coordenadas de la globalización, se produce un escenario de híper-conexión de una economía global concentrada en manos de una clase corporativa transnacional. Recuperando la perspectiva inicial, encontramos que las excepcionales ramificaciones del capital hacen de todas las “políticas de desarrollo económico” aplicadas por el progresismo oficial, una transacción directa o indirecta cuyos beneficiarios son las élites del capitalismo global. En la misma dirección, tanto en los recientes acuerdos entre el gobierno argentino y Monsanto para el lanzamiento de sus paquetes GM de segunda generación, como en lo relacionado con Barrick Gold y sus yacimientos -Veladero y PascuaLama- sumado a la presencia de Chevron y el entendimiento con la pseudo-nacionalizada YPF para la explotación conjunta de hidrocarburos no convencionales mediante fractura hidráulica, las evidencias dan cuenta de la impronta de BlackRock y otros fondos de inversión o “hedgefunds” vinculados con el Grupo Rockefeller.

Si se profundiza en esta línea -conforme a los registros de participación accionaria- el largo brazo de BlackRock se extiende hacia algunas de las explotaciones mineras e hidrocarburíferas, en las cuales y a primera vista pareciera que no existen indicios que remitan a Rockefeller. Tal es el ejemplo de Minera Bajo La Alumbrera, gerenciada por Xstrata, que detenta el 50% del capital accionario. A su vez, Xstrata es controlada por el banco inglés Barclays PLC, donde BlackRock participa con el 19,9% del capital. Cabe agregar que en la actualidad, la exploración ilegal de hidrocarburos que se está llevando adelante en la plataforma de las Islas Malvinas -cuyas reservas se estiman en 60 mil millones de barriles de petróleo- y se ejecuta bajo intereses del imperio británico a través de las empresas Desire, Petroleum, Rock Hopper Exploration Falkland Oil & Gas y Borders & Southern Petroleum también llevan el sello de BlackRock. Estos vínculos quedan expuestos en el análisis relacional, mediante Barclays PLC, HSBC, Lloyds Bank y Credit Suisse. Se revela así que BlackRock -la corporación de

gestión de activos más grande del mundo- está presente en la explotación del petróleo de las profundidades del mar que rodea las Islas Malvinas. Es importante remarcar que Barclays fue el banco seleccionado y contratado por el gobierno argentino para realizar el canje de deuda en los años 2005 y 2010. En la misma línea, se observa que la Ley 26.659/2010 que fuera sancionada por unanimidad en el parlamento argentino y prohíbe el envío de las remesas del capital a las casas matrices de las empresas transnacionales que tengan relación directa o indirecta con la explotación de hidrocarburos en las Islas Malvinas, continúa sin ser reglamentada por el Ejecutivo Nacional, a dos años de su sanción.

“El tutelaje estatal del excedente es fundamental para comprender el fetiche del crecimiento, compartido por el neoliberalismo y el progresismo” A modo de conclusión El brutal proceso de sojización inaugurado en la Argentina a mediados de la década del ’90, evidencia una de las continuidades más palmarias de los llamados modelos de desarrollo: tanto el neoliberalismo como el actual neodesarrollismo de base extractiva, comparten los mismos presupuestos

en términos de acumulación del capital, basada en el despojo de los bienes comunes. Estas intersecciones políticas demuestran que, visto desde la lógica de la modernidad, no necesariamente existe un antagonismo irreconciliable entre neoliberalismo y progresismo. Desde la aprobación ejecutada por el menemismo en 1996 de la soja RR (Round Up Ready) de Monsanto, hasta la aprobación de la soja “Intacta RR2 Pro” ejecutada por el kirchnerismo, transcurrieron casi dieciséis años en los que la superficie sembrada con soja resistente a los herbicidas creció prácticamente en un 5000%, pasando de 370 mil hectáreas en 1996 a los 20 millones de hectáreas en la actualidad, equivalente a casi dos tercios de la superficie cultivada total de la Argentina. A esto debe agregarse el colosal abuso de la tecnología química: durante el 2012 se utilizaron más de 300 millones de litros de agrotóxicos. El tutelaje estatal del excedente es fundamental para comprender el fetiche del crecimiento, compartido por el neoliberalismo y el progresismo: el uso de la agro-biotecnología se justifica por la constante búsqueda del incremento de la productividad, puesto que a una mayor producción le sigue una mayor recaudación. Así, las previsiones económicas indican que en la temporada 2012/13 se logrará obtener una cosecha de soja GM que oscilará entre los 55 y 60 millones de toneladas. De esa manera, el Estado Nacional obtendría una recaudación de 12 mil millones de dólares en concepto de retenciones,

CAUSA SUR

65


casi el 10% de la recaudación total. La Argentina, largamente gobernada por una dirigencia que mixtura progresismo setentista y neoliberalismo reciclado, consolida de esta forma su estatus de Republiqueta Sojera, metáfora que alude a una de las facetas más perversas del modelo extractivo y neocolonial en vigencia: la agricultura biotecnológica, productora de granos transgénicos y de agro combustibles para los mercados globales, hegemonizada por el capital concentrado transnacional y sus socios locales, aliados a los fanáticos, tanto públicos como privados, de la ciencia y de la tecnología.

66

“La fe ciega en el progreso y el desarrollo material infinitos, nos impide pensar la posibilidad de mundosotros e indefectiblemente nos conduce a un suicidio colectivo” Una agricultura desnaturalizada y deshumanizada; una agricultura sin agricultores, profundamente violenta con el suelo y con los ecosistemas; una agricultura que considera meros insumos a las semillas y a la biodiversidad. Los terribles impactos de las fumigaciones, el desmonte, las enfermedades, la falta de alimentos sanos, las inundaciones y sequías, la pérdida de los suelos y sus riquezas, el desplazamiento de las poblaciones

y su consiguiente hacinamiento en las periferias urbanas asistencializadas, no forman parte de las preocupaciones gubernamentales, son justificadas por “razones de Estado” y configuran la contracara del jactancioso “modelo de crecimiento económico con inclusión social” machacado por el poder comunicacional del kirchnerismo. Los procesos político-económicos que se profundizan en torno al modelo de los agronegocios, sumado a la creciente subordinación de las políticas de Estado hacia los objetivos económicos de las corporaciones transnacionales y las necesidades de los mercados globales, se distancian de manera abrupta de las retóricas épicas que, ilegítimamente, pretenden activar el imaginario social de la tradición nacional y popular. Una mirada congruente con las complejidades propias de la historia reciente de la Argentina, observaría con facilidad la tensión existente entre la base material y el universo simbólico-ideológico del actual proceso político; tensión que, sin dudas, el progresismo oficial ha sabido capitalizar en términos proselitistas: apropiarse de retóricas que apelan a la memoria de las resistencias de nuestros pueblos para resignificarlas y reconvertirlas en herramientas de dominación simbólica al servicio del capitalismo global. La resignación y la capitulación de ciertos sectores progresistas y/o de izquierdas -intelectuales, funcionarios, sindicalistas- cuando no el posibilismo y la creencia en la gradualidad, dieron lugar a una legitimación del actual

Temas Nacionales / Causa Sur

proceso de recolonización, cuya contribución al confuso maremágnum conceptual de nuestra época resulta crucial. Es por ello que en ciertos “relatos” progresistas y hasta de izquierdas, se encuentran disparatadas interpretaciones históricas en procura de justificar nuestro triste rol neocolonial de apéndice agro-minero-exportador impuesto por la globalización. Es preciso salir de la encerrona racional, urbana e industrial periférica que nos propone la globalización. Necesitamos desactivar a sus portavoces liberales y progresistas: la fe ciega en el progreso y el desarrollo material infinitos, nos impide pensar la posibilidad de mundos-otros e indefectiblemente nos conduce a un suicidio colectivo. Debemos recrear un pensamiento nuevo ligado con las sabidurías ancestrales, orientado hacia nuevos horizontes decoloniales, ecológicos y libertarios. Un pensamiento que nos permita cuestionar de manera radical las lógicas de la modernidad, convencidos de que el cuestionamiento de sus presupuestos es el mejor modo de aportar a las luchas contra el capitalismo y el colonialismo. Luchamos por retomar el derrotero americano del arraigo y recuperar la dimensión sagrada del territorio, el alimento y la vida en comunidad. En suma, asumir el destino cósmico que nos une a la Madre Tierra. Como señalara Rodolfo Kusch: “Se trata de descubrir un nuevo horizonte humano, menos colonial, más auténtico y más americano. ¿Para qué? Pues para que desde aquí recién pensemos la necesidad o falta

de necesidad de las revoluciones, o quizás un mundo auténtico donde una revolución podría ser inútil por estar ya todos nosotros desde siempre en ella, pero en toda su profundidad, con toda nuestra plenitud americana”.(15) Notas 1.- Datos extraídos del documento “Argentina Líder Agroalimentario. Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo y Federal 2010-2020”, disponible en la web oficial del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. 2.- Un abordaje crítico de los “Objetivos del Milenio” (ODM) con el que coincidimos es el que expresó Eric Toussaint durante su ponencia del 20/09/2010 ante las Naciones Unidas: http://cadtm. org/Ponencia-de-Eric-Toussaint-ante 3.- Página oficial del Ministerio de Ciencia y Tecnología. - Página oficial de Bioceres S.A. 4.- Página 12, sección “Economía”, edición del 29/02/2012. 5.- El documento oficial se encuentra en la web de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. 6.- Los próximos lanzamientos comerciales de esta joint-venture pueden verse en http://www.verdeca.com/technologies 7.- Una parte de la prensa oficial del Ministerio de Industria señala que en dicha reunión participaron representantes de: “The AES Corporation, Bank of America, Merrill Lynch, Barrick Gold Corporation, Bridas, Brightstar, CA Technologies, Cargill, Chevron, Citi, Conoco Philips, Corporación América, Credit

CAUSA SUR

67


Suisse, Directv, Dow Chemical, Eton Park, Exxon Mobil y Fintech. También hubo representantes de Ford, Fox, GE Latin America, General Motors, HSBC, IBM, Integra Investment, Intel, J.P.Morgan, JBS Friboi, Johnson & Johnson, Kroll, LAIG, Lazard Asset Management, Mattos Filho, Microsoft, Monsanto y NEC. Completan la nómina de participantes NYSE Euronext, Pfizer, Pluspetrol, Procter & Gamble, Riverwood Capital y Wal-Mart”. La información oficial se encuentra disponible en la página web del Ministerio de Industria. 8.- El documento oficial de la resolución oficial por la que se otorga licencia comercial a la nueva soja de Monsanto, está disponible en la página oficial del Ministerio de Agricultura.

68

9.- En relación a los vínculos existentes entre el poder económico de David Rockefeller y el gobierno argentino, el periodista y ex diputado nacional Miguel Bonasso ha publicado recientemente un artículo denominado “El discreto encanto de Rockefeller”, en donde se devela la trama de negocios detrás de la “nacionalización” de YPF, en el blogspot de Miguel Bonasso.

10.- Su perfil laboral se encuentra disponible en http://investing.businessweek. com 11.- Un informe detallado sobre la masacre de Curuguaty fue elaborado por Javiera Rulli y Reto Sonderegger (GRR): http://www.pararelmundo.com/noticias/ semana-tragica-paraguay/ 12.- O’Donnell, Santiago (2011). “Argenleaks: Los cables de Wikileaks sobre la Argentina, de la A a la Z”. Ed. Sudamericana, Buenos Aires, Argentina. 13.- Stefania Vitali, James B. Glattfelder y Stefano Battiston (2011) “The Network of Global Corporate Control”. Public Library of Science, 26/10/2011 14.- Ibídem. 15.- Kusch, Rodolfo (1975) “La negación en el pensamiento popular”. Ed. Cimarrón, Buenos Aires, Argentina. *Jorge Rulli. Referente histórico de la Resistencia Peronista. Co-fundador del Grupo de Reflexión Rural. * Maximiliano Mendoza. Integrante del Grupo de Reflexión Rural.

Fracking: de la globalización a los conflictos nacionales “Iremos por todo. Por el petróleo convencional y por el no convencional”. (Cristina F. de Kirchner, 13/2/2013)

El panorama del fracking El vocablo inglés fracking significa fractura del esquisto. Se debe recordar que este método no extrae un hidrocarburo diferente al petróleo o gas convencional. El petróleo de extracción tradicional, nacido el 28 de agosto de 1859 en Pensilvania, estaba condenado

Temas Nacionales / Causa Sur

a acabarse alrededor del año 2030, pero ahora muchas petroleras multinacionales creen que han resucitado del destino del agotamiento e informan, como la Total Company, de una nueva edad dorada del petróleo. La agencia rusa Novosty publica que, según las previsiones de la consultora energética de Estados Unidos PwC, para el año 2035 la producción anual de petróleo de esquisto podría llegar a alcanzar 14 millones de barriles diarios, el 12% del total de la producción mundial.

CAUSA SUR

69


Luego de la era del carbón vino la del petróleo, que iría de la mano de las invenciones: los motores a combustión de la segunda Revolución Industrial, el automóvil (1880 y 1901) y el uso del fuel oil por las marinas vencedoras en 1918 -tanto las de Gran Bretaña como las de Estado Unidos- en reemplazo del carbón y la sustitución imperial. La era del petróleo fue el período esencial del progreso capitalista de Estados Unidos, que es adictivo y agotador de este recurso estratégico. En su marcha triunfal creía en la eternidad, pero la crisis de 1973 le hizo perder su autoabastecimiento.

70

“En los años 80 América del Norte intensifica el fracking” No obstante la ultra-renta de hidrocarburos y la adicción petrolera, sacaron otro as de la manga para prolongar esta era. En los años 80, América del Norte intensifica el fracking: la ruptura del shale -pizarras o esquistos de la piedra madre en el subsuelo- con productos químicos altamente agresivos y cancerígenos, mediante la perforación horizontal; también se inicia su extracción en las arenas compactas o tight sands. Esta historia aún no ha terminado. Son muchas las zozobras e incógnitas del fracking, con datos preocupantes. Hacen a la destrucción del sustrato con alteraciones sísmicas, la contaminación de los cursos hídricos superficiales y

subterráneos, el deterioro del ambiente y de la producción agrícola y ganadera, que se suman al uso ilimitado del recurso más escaso en el mundo -el agua dulce- que se derrocha en cantidades a veces superiores a 30 millones de litros por cada operación frackinera.

El conflicto mundial El fracking nace a fines de los años 40´ en Estados Unidos (1), desarrollado por la petrolera Mitchell Energy y su compradora Devon Energy, que la adquiere por 3.500 millones de dólares en 2002. Luego de paralizarse a causa de los altos costos y el tiempo de la invención técnica, las petroleras logran los beneficios de la Sección 29 del Crédito Impositivo, iniciando los subsidios y la extracción en escala. Los más recientes informes sobre el futuro del fracking afirman que si en 2000 el fracking tenía el 1% de la oferta del gas natural y en 2011 alcanzó el 25%, en 20 años más será del 50%. El argumento consistió en la recuperación del autoabastecimiento, que en Estados Unidos es sinónimo de poder e independencia. La situación es similar en nuestro país, pero se debe a la propia torpeza por falta de inversión en los hidrocarburos convencionales, dado que continúan existiendo cuatro quintas partes de cuencas sedimentarias prácticamente inexploradas, mientras el mar Argentino espera el accionar de las empresas públicas nacionales, sin ceder concesiones a las transnacionales del petróleo. Este método es altamente agresivo. Desarrollado en y desde los Estados

Recursos Estratégicos / Causa Sur

Unidos, ha terminado por preocupar seriamente a instituciones, organismos sociales y productores, que iniciaron una lucha cuyo primer triunfo fue su prohibición en el Estado de Vermont y la Provincia del Quebec. En Colorado se optó por exigir a las empresas de servicios Schlumberger y Halliburton y a las petroleras ExxonMobil, Shell, BP, Chevron y otras, que den a conocer el cóctel de los 3 ó 4 productos químicos contaminantes -entre los alrededor 350 existentes- que se agregan con arenas especiales al agua de inyección, para provocar el mantenimiento de la ruptura de la roca madre.

“Argentina estaría ubicada en el tercer lugar del mundo, después de Estados Unidos y China” El argumento norteamericano de recobrar el autoabastecimiento de petróleo y gas natural ha sido adoptado por muchas otras naciones que pretenden recuperar esta condición o convertirse en países petroleros. El fracking, y la extracción no convencional alcanzarían a cien de ellos, más allá de los 53 que extraen el petróleo y gas convencional. La Agencia Internacional de Energía del Ministerio de Energía estadounidense es quien informa qué países tendrían recursos del fracking: Argentina estaría ubicada en el tercer lugar del mundo, después de Estados Unidos y China.

El original conflicto mundial de las guerras del petróleo no termina, aunque quizá se morigeren o alteren. Para Thierry Meyssan, según la interpretación del mexicano Alfredo Jalife “el fracking del gas esquisto representa el primer factor del giro geoestratégico de Estados Unidos en Medio Oriente; ergo, la implementación del arreglo político-militar Putin/ Obama va acompañado de un acuerdo económico-financiero, ya que lo que realmente interesaba a la mayoría de los protagonistas de la guerra contra Siria era la conquista de sus reservas de gas. Son la extracción por fracturación hidráulica y la extracción de petróleo convencional, como el acumulamiento de reservas, uno de los puntos más críticos en la política internacional contemporánea”.(2) Pero no sólo amplía la era del petróleo; también extiende la matriz energética fósil -gas, petróleo y carbón- que actualmente es del 91% en el mundo y del 89% en nuestro país. Se prolonga así la era del petróleo en 40 ó 50 años, ampliando o manteniendo la matriz energética fósil. Como consecuencia, se multiplicarán los problemas: junto con el carbón, se conservará la estructura energética que devasta al mundo alimentando el cambio climático. Las matrices energéticas de consumo del año 2011 preocupan: la participación de la energía fósil mundial -carbón, petróleo y gas- es del 87,1%, mientras en China alcanza a 96,69%, en nuestro país es del 89%

CAUSA SUR

71


72

y en Estados Unidos del 86,4%. Por estas razones, a los analistas no les llama la atención que en sus hipótesis de guerras regionales o incluso de una guerra mundial, el Pentágono haya puesto como prioridad al cambio climático, en tanto sus efectos sobre la población, el agua potable y los alimentos, provocan conflictos que superan a los eventualmente desatados por el fin de la era petrolífera. Las previsiones de conflictos a causa del cambio climático son frecuentes. Se atribuye a Andrew Marshall, especialista en defensa del Pentágono, un informe mencionado por el diario Guardian, previendo que las próximas guerras no serán en razón de ideología, religión u honor nacional, sino a causa del cambio climático en la disputa por los alimentos, el agua y otros elementos de la supervivencia humana.(3)

“El desarrollo frackinero tampoco será pacífico” Lo que produce el mal del calentamiento global es la fosilización de la energía: el carbón mineral, el petróleo crudo convencional o no y el gas natural, en ese orden. Obviamente son responsables las naciones adictas al petróleo, pero en mayor medida los países carboníferos: China en el primer lugar mundial y los Estados Unidos en el segundo. En el año 2017 la participación del carbón en el mundo dejará el 30,3% para convertirse en la primera fuente de

energía consumida o insumida. En este contexto, el conflicto introducido con el fracking en Francia, en Bulgaria, en Canadá, en Estados Unidos o Irlanda, se ha expandido a nuestro país.

El conflicto nacional Entre nosotros se hace relevante la presencia del fracking por la llegada de firmas extranjeras, atraídas por subsidios “justificados” -como en Estados Unidos- por la pérdida del autoabastecimiento. Son ejemplos el aumento del ingreso de las petroleras en la exportación del petróleo nuevo, de 42 a 70 dólares el barril; la suba del precio de los combustibles; el aumento del 60% en boca de pozo y luego a los usuarios del gas natural convencional o no; las obras de infraestructura ad hoc como la red azul para proveer agua a los pozos; la exención de impuestos a la importación de equipos; etc. Además, las empresas tienen ventajas geológicas en Neuquén, donde en Vaca Muerta o en Picún Leufú, la profundidad de la roca extraíble se encuentra entre 0 y 1.300 metros: como afirma el geofísico Santiago Benotti, se halla aflorando en la superficie y ahorra gastos de perforación. Además, no debe escabullírseles el período desregulado del petróleo, en tanto es sabido que no podrá permanecer a lo largo del tiempo. Cuando se pregunta por qué en la aún inconclusa nacionalización de YPF no está previsto el total accionario de la empresa, resulta claro que se trata de una invitación al ingreso de las multinacionales: sean Schlumberger -tan influyente en la nueva política petro-

Recursos Estratégicos / Causa Sur

lera argentina- Chevron o ExxonMobil. El desarrollo frackinero tampoco será pacífico: en Argentina, la primera nación latinoamericana donde se realiza el ensayo,(4) los estragos del fracking han provocado conflictos sociales importantes, como el de las comunidades mapuches, que han logrado detener las actividades de la petrolera Apache. La destrucción de la naturaleza de otros países señalados como “privilegiados” por el Ministerio de Energía de Estados Unidos por la posibilidad de contar con importantes recursos shales está arrancando. China y Argentina son dos países que también perdieron su autosuficiencia: en 1993 China por agotamiento geológico; y Argentina en 2007 el gas y el 2011 el crudo debido a las consecuencias de la privatización. En términos de la confrontación institucional, el municipio rione-

grino de Cinco Saltos -con honrosa historia ante la privatización de la petroquímica INDUPA- se opuso al fracking. El Consejo Deliberante aprobó un proyecto de prohibición de la técnica fracturante presentado por el concejal del Partido Comunista disidente, con la unanimidad de los ocho concejales: UCR, Frente Grande, PJ, PCR y PC. La ordenanza fue sancionada el 26 de diciembre de 2012; pero el 15 de febrero de 2013 la intendente Liliana Alvarado la veta, seguramente a instancias del poder petrolero y de las autoridades de los respectivos partidos, que prefieren no definirse contrariando las posiciones de sus bases. Es posible, sin embargo, que los concejales intenten impulsar la revisión del veto. Otro nivel de conflicto ante este sistema desregulado lo muestran las luchas de los pueblos mapuches: el pozo de gas shale en Argentina fue concedido a la multi-

73


74

nacional estadounidense Apache en tierras de comunidades mapuches. La resistencia de estas comunidades fue capaz de paralizar las actividades por más de siete meses, aunque a mediados de febrero la compañía petrolera comenzó a invadir nuevamente la zona (5). ¿Cuáles son los argumentos de las corporaciones para exigir subsidios? En todo el mundo, esta actividad reconoce la necesidad de recibir subsidios a fin de obtener una alta rentabilidad, en tanto las petroleras afirman que la inversión en un pozo con fracking triplica la del convencional, al mismo tiempo que su vida útil dura entre un tercio y la mitad (6). Con estos fundamentos, las transnacionales demandan beneficios caprichosos: en nuestro país han llegado a exigir la exención total de impuestos, junto a la eliminación de la retención por exportaciones de estos recursos. A su vez, los grupos petroleros no han podido silenciar los conflictos del fracking, que incluso ha invadido las páginas periodísticas y el cine: deben recordarse la famosa nota editorial del The New York Times y el documental Gasland, que en 2011 incidieron en la formación de la conciencia social contra esta práctica, dando razón a ecologistas y comunidades que reaccionaron contra ella, tanto en Estados Unidos como en distintas naciones de Europa y Canadá. Así como el artículo de The New York Times del 25 de junio de 2011, Le Monde Diplomatique de París acaba de publicar “El gas de esquisto, la gran estafa” (7) que es posible marque un hito en la

lucha antifracking, porque además de las consecuencias sísmicas y ambientales demuestra que la actividad del fracking es de corto plazo, y de resultados económicos negativos, si no se le otorgan subsidios. El 13 de febrero de 2013 -el mismo día que la presidenta de Argentina afirmaba que iba por todo- una manifestación de alrededor de 40 mil personas se expresaba frente a la Casa Blanca en Washington, contra la construcción del oleoducto canadiense que transportaría petróleo no convencional desde las arenas compactas de Alberta. El cine español también se hizo eco del peligro del shale con La Sombra del Fracking, mientras Hollywood estrenaba La Tierra Prometida, una película de Matt Damon que se centra en el conflicto entre la petrolera y los propietarios de la tierra, aunque no en las consecuencias del fracking. En Argentina, Fernando Solanas filma el documental La Guerra del Fracking, explicando los desastrosos efectos de esta técnica; sus inicios y conflictos en Vaca Muerta, en Cinco Salto, en la confluencia rionegrina que abarca las localidades de Cipolletti, Fernández Oro y Allen; así como el proceso de concientización y la resistencia antifracking de numerosos grupos y organizaciones en Entre Ríos, que han logrado que las cámaras de Paraná y Concordia dieran curso a los recursos de amparo antifracking.

fuente de vida y origen de muchas de las próximas guerras. Si cada fractura utiliza más de 30.000.000 de litros de agua; si se amplía el horizonte de la era energética fósil y del cambio climático; si se infeccionan peligros y enfermedades con uso de desconocidos contaminantes introducidos a la tierra; bajo toda evidencia no se prepara un mundo seguro y habitable para los pueblos. En nuestro país, en vez de prohibirse esta reciente técnica mantenida con corrupción y que ataca la vida, la tierra y la soberanía, se decide subsidiar nuestra propia destrucción. Notas 1.- Ver la historia del fracking en Daniel Yergin, The Quest. Energy, Security, and the Ramaking of the Modern World, The Penguin Press, Nueva York, 2011, pp 325/341. 2.- Alfredo Jalife-Rahme, “Arreglo Rusia-Estados Unidos para la Reconfiguración de Medio Oriente: los tiempos del Gas”, La Jornada, México, 3 de marzo de 2013.

4.- La práctica está instalada en Argentina y Colombia, México explota un pozo, mientras Uruguay firmó dos contratos con YPF y Schuepbach, y Brasil licitará en octubre próximo. 5.- Ver el artículo de Oscar Carrasco sobre la resistencia mapuche a la ocupación por la multinacional Apache. 6.- “El comportamiento de los pozos gasíferos con fracking fue distinto al de los convencionales. Su ritmo de producción y declinación podrían ser muy difíciles de calcular. (...) Como mínimo, los extractores de gas de esquisto iban a tener que relacionarse con los inversionistas de una manera más sincera y directa que las que habían tenido en un principio respecto de los costos, riesgos y ganancia potencial”, en Steve Coll, “El Estado Privado. ExxonMobil y el Poder de Estados Unidos”, Nueva York, 2012. 7- Nafeez Mosaddeq Ahmed, “Gaz de schiste, la grande escroquerie”, Le Monde Diplomatique, París, marzo de 2013. *Félix Herrero. Economista, Presidente del Instituto Programático de Proyecto Sur.

3.- The Observer, “Key findings of the Pentagon”, Londres, 22 de febrero de 2004.

Argentina y diversos países del mundo viven un conflicto no previsto: la destrucción del subsuelo y la abusiva utilización y contaminación del agua,

Recursos Estratégicos / Causa Sur

CAUSA SUR

75


Voces hijo. Ahora, de alguna manera también me toca cumplir ese rol con Nayib… -¿Hacia dónde se dirigía Leonel aquella mañana de hace un año ? -Aquel veintidós por la mañana recuerdo haberlo dejado en la estación de Morón. El tren venía demorado veinte minutos y por eso estaba tan sobrecargado. Él lo tomó para llegar a tiempo a su trabajo en Once porque estaba empleado en una agencia de vigilancia. -¿Cuán seguido usaba el tren como medio de transporte?

76 4

Ferrocarriles: La corrupcción mata Entrevista a Juan Frumento Por Damián Solanas* Juan Frumento es padre de Leonel, una de las 52 víctimas de la “Tragedia de Once”. A un año de una de las más grandes catástrofes ferroviarias de la Argentina, en una entrevista con Causa Sur, Juan comparte el dolor por la pérdida irreparable de su hijo. Señala además, las responsabilidades del Gobierno Nacional, entre otras, y las hace extensivas a una parte de la ciudadanía por su tolerancia de un sistema de transporte corrupto durante demasiado tiempo.

-¿Cómo está conformada su familia? -Estoy casado. Tengo una hija, una nuera (la mujer de Leonel) y mi nieto Nayib de dos años que se quedó sin padre. Es muy difícil sobrellevar la vida ahora sin su presencia. Tratamos entre todos de cubrirle a mi nieto la falta, pero nada es suficiente. Recuerdo que a Leonel siempre le decía que me iba a reír mucho cuando le tocara ser padre, por la responsabilidad que implica tener un

Voces / Causa Sur

-No lo usaba todos los días, alternaba, manejaba por lo general su moto. Yo le decía que era peligroso el tren pero él lo tomaba igual. Me siento de alguna forma con culpa, como la misma que debiera sentir la gente por su tolerancia y haber permitido que se llegara a esta situación. Ahora quieren hacer una reparación del sistema ferroviario pero tuvieron diez años de Gobierno y no hicieron nada. -¿Antes de la tragedia qué opinión tenía de las condiciones del servicio del tren Sarmiento? -Sinceramente, no soy un usuario habitual del tren, uso el colectivo. El estado de los trenes siempre fue calamitoso pero nunca pensé que pudiera terminar en esta tragedia. Recordemos que poco antes de este hecho, se habían incendiado algunas formaciones por la manera cómo se viajaba y el Gobierno en lugar de

hacerse cargo le echó la culpa a otros… -¿Luego de la tragedia esa opinión cambió? -Ahora parece que están haciendo algo, dentro de todo muestran cierta voluntad, pero el deterioro de tantos años no se puede cambiar en uno solo. -¿Cuál piensa que fue el inicio de las condiciones que crearon este desenlace? -Esto se inició con Carlos Menem y su frase “ramal que para ramal que cierra”. Él empezó con las privatizaciones y todo sigue igual hasta ahora. Yo tengo culpa por no haber hablado con la gente, por haber aguantado tanto… y nadie se hizo cargo de ejercer el poder del Estado para que cambiara este sistema de corrupción que había y en el que estaban todos prendidos. -A partir de la pérdida de Leonel ¿recibieron asistencia por parte del Estado? -A mi mujer la asistieron en el hospital público de Hurlingham, también nos brindaron algunos medicamentos psiquiátricos, mientras que por parte del Ministerio de Desarrollo Social mi nuera recibió tres sueldos de Leonel en concepto de asistencia al grupo familiar. -¿Tuvieron algún tipo de ofrecimiento por parte de la concesionaria TBA o del Gobierno Nacional a modo de ayuda?

CAUSA SUR

77 5


-A mi no me ofrecieron nada. Me falta muy poco para recibir la jubilación, así que no voy a utilizar la desgracia de mi hijo para apurar el trámite, quiero que salga por sí solo. La única que quedó un poco “amparada” fue mi nuera con un trabajito en ANSES. Si oí de algunos familiares que les ofrecieron plata para negociar pero a mí ni se me acercaron. -¿Quiénes son los responsables de la tragedia?

78 4

-El Gobierno nacional es el principal responsable. Si saco un árbol no voy a empezar por las ramas…es el más responsable ya que no hizo nada para que esto se evitara… y en alguna medida todos somos responsables por haber permitido que se llegara a esto… Tiene que ver con no reclamar, ahora hay muchos que lo hacen pero mirando hacia atrás yo mismo me siento responsable. -¿No piensa que hubo responsabilidad de los empresarios a cargo de la concesión? -Por supuesto, ellos hicieron sus negocios, son los principales cómplices con la cantidad de subsidios que recibieron y no hicieron nada… se los terminaron guardando. Antes el ferrocarril de carga subsidiaba al de pasajeros. Ahora todo es un negocio. -¿Cómo ve actualmente la causa penal?

-Yo no soy abogado pero merecen

las máximas sanciones por todos los elementos que hay: las pruebas, el estado de los trenes, la falta de inversiones,,las contrataciones realizadas por las subsidiarias del mismo grupo empresario. Hay pruebas suficientes. ¿Por qué el Ministro de Planificación, Julio De Vido, no ha sido llamado a indagatoria? -Esto está mal, por él pasó toda la política de transporte y él se ocupaba de las concesiones… -¿Piensa que el asesinato de Leandro Andrada -uno de los principales testigos- está relacionado con la causa? -Y con cuatro tiros… pueden hacerlo quedar como que fue al voleo, pero es alguien que había hablado en la causa y era importante… -¿Qué hechos concretos debieran suceder en la causa para que llegase a haber justicia? -En lo personal, como dije antes, los procesados se merecen las penas máximas y por otro lado, hace cincuenta años el sistema ferroviario era más eficiente que ahora: había interconexión entre todos los pueblos a través del tren, llegaba a todas las provincias, La Rioja, Salta, Tucumán, eso lo pude ver… volver a eso sería de alguna forma reparador. Si no hay justicia va a haber una reacción ciudadana bastante dura para este gobierno. Justamente, hay tanta delincuencia en las calles porque se muestra desde el

Voces / Causa Sur

Estado que “vale todo”. ¿Qué queda para la gente común? Hay que tomar conciencia de que esto fue una masacre y las evidencias están a la vista. -¿Las acciones del Gobierno para mejorar el servicio ferroviario son correctas? -Deberían invertir muchísimo, tanta desidia de tantos años no la van a reparar así nomás, son diez años de no hacer nada.

El negocio detrás de la tragedia La privatización de la prestación del servicio público de transporte ferroviario de pasajeros en la Argentina se inició a partir de la promulgación de la Ley 23.696 (Reforma del Estado). Esta normativa, hija del “Consenso de Washington”, habilitó la conformación de sociedades anónimas encargadas de la explotación de los ferrocarriles bajo la forma jurídica de “concesión”. Es decir, el Estado Nacional, sin perder su dominio, cedió a las empresas concesionarias todos los bienes ferroviarios para ser explotados por el plazo de diez años prorrogables por períodos sucesivos. De esta manera, la red ferroviaria del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) quedó dividida y conformada por siete líneas o grupos.

-¿Cómo recibió las palabras de la Sra. Presidenta con motivo del primer aniversario de la tragedia? -En los primeros meses hubiera sido reconfortante oír sus palabras de acompañamiento, ahora es un poco tarde. No es que uno habla con rencor, aquí hubo cincuenta y dos muertos y esta es una lucha que venimos dando los familiares… *Damián Solanas. Economista.

En particular, las líneas Mitre y Sarmiento (grupos 1 y 2) fueron concesionadas conjuntamente en el año 1995 a la empresa Trenes de Buenos Aires S.A. (TBA), cuya mayoría accionaria pertenecía a Consorcio Metropolitano de Transporte S.A. (COMETRANS), sociedad que nuclea a las principales empresas de colectivos que operan en el AMBA. Con un tipo de cambio real bajo, gracias al “Régimen de Convertibilidad”, la explotación ferroviaria fue una extraordinaria fuente de divisas, fenómeno que se repitió en cada uno de los sectores proveedores de bienes y servicios “no transables” de la economía en los años noventa. Aún así, a pesar del funcionamiento del nuevo rol del Estado, ya no como ente administrador y si como fiel garante, las concesionarias jamás prescindieron de las partidas de subsidios del sector público.

CAUSA SUR

79 5


Si bien al inicio, los subsidios no constituían el principal ingreso de las concesionarias, la salida de la convertibilidad propició la reconversión del negocio ferroviario, gracias a la promulgación de la Ley 25.561 (Emergencia Económica) y el Decreto 2075/2002 (Emergencia Ferroviaria), que salvaguardaron los intereses de las privatizadas. Iniciándose un período de escalada sin precedentes en los montos de transferencias por subsidio1,

en simultáneo con la descapitalización acelerada de los bienes concedidos.

Extracto del documento de los Familiares de Once en el Primer Aniversario de la tragedia

En el caso de TBA, el negocio se complementó con los ingresos por la explotación de colaterales y contrataciones directas con fondos públicos a empresas subsidiarias como EMFER S.A., para la remodelación de vagones. Fuentes: AGN Informe TBA 2012 - auditor.info – Sec. de Transporte de la Nacion

Gráfico: Evolución de los Subsidios Recibidos por TBA (2003/2012) Ingresos por Subsidios de TBA

80 4 $ 1.000.000.000 $ 900.000.000 $ 800.000.000 $ 700.000.000 $ 600.000.000 $ 500.000.000

Subsidios

$ 400.000.000 $ 300.000.000 $ 200.000.000 $ 100.000.000 $0

2003

2004

2005

2006

2007

2008

Voces / Causa Sur

2009

2010

2011

2012

“…Llegamos con una consigna única, la de pedir justicia (...) Este acto no es una victoria, este acto nunca debió haber existido, porque la Tragedia de Once nunca debió haber  pasado. Nos merecíamos haber sido cuidados para no atravesar este dolor. Pero aún así, es un orgullo enorme que nos estén acompañando en este día (...) Muchos de ustedes no coinciden en la mirada sobre el presente, el futuro o el pasado de esta tierra donde vivimos (...) Pero pudieron entender nuestra consigna, y pudimos aunarnos en el pedido de Justicia, con ese lema como bandera que nos unifica (...) Este no es un acto politizado, es un hecho político, porque esa es la manera de definir a esta unión en la que las diferencias desaparecen, para expresar una necesidad básica para nuestro crecimiento como sociedad: la exigencia de juzgamiento para los responsables de la muerte de inocentes (...) es en los Tribunales donde nuestro reclamo judicial debe ser escuchado. La bandera que encabeza nuestro pedido no es la bandera del rencor  ni la venganza. Es la de todos los hombres y mujeres de bien de este país, la de la justicia, la verdad y la memoria, la de la lucha

para las víctimas que han dejado la vida en ese tren, descansen en paz (...) Todos nosotros, este grupo unido, un poco por  necesidad y otro poco por convicción, salimos a dar la batalla legal, sabiendo que enfrentábamos al poder económico y al poder político (...) Ya  nadie duda que la tragedia empezó a gestarse muchos años antes. Lo que pasó el 22 de febrero no fue un accidente ni la maniobra de un conductor imprudente, fue una tragedia previsible, producto de la situación desastrosa en la que funcionaba el servicio, producto de la ambición desmedida y del descontrol cómplice de los funcionarios, empresarios y sus socios sindicalistas (...) Pero para que la Justicia sea ‘justa’ debe dar respuesta  rápida. Por eso, y más allá de las diferencias que tenemos y tendremos, es de destacar la celeridad que el Sr. Juez Instructor, la Sala II y todo el personal de la justicia le imprimieron al trámite judicial (...) Hoy, con la elevación a Juicio Oral, iniciamos una nueva etapa, pero con muchas certezas y con los hechos y responsabilidades probados mediante el irrefutable trabajo pericial. A partir de esta nueva instancia será el Tribunal Oral Nº 1, el

CAUSA SUR

81 5


82

que tenga la responsabilidad de aplicar condenas justas y ejemplificadoras (...) Pelearemos para que absolutamente todos los responsables empresariales, políticos y sindicales sean condenados con la máxima dureza. Lo haremos por nuestros muertos y heridos, por  nosotros y nuestras familias, por sus amigos, compañeros y por cada usuario del Sarmiento. Y si del debate oral surgen las pruebas de que otros funcionarios, de mayor o menor rango actuaron con complicidad, nadie dude que seremos los primeros en iniciar una nueva lucha, para que todos, tengan el cargo que tengan y porten el apellido que porten, paguen por su  responsabilidad. Exigiremos que la causa avance todo lo rápido que sea posible, sin importar tiempos ni intereses políticos, para que de una vez por todas, nuestro pueblo sienta que  52  muertes no fueron en vano (...) Todos los integrantes del gobierno tienen alguna responsabilidad sobre lo sucedido. Por acción o por omisión, por haber dejado de hacer o haber callado o por  haber mirado para otro lado o agachar la cabeza, cuando se debió ser crítico (...) Anoche, como sucedió recién cinco días después del desastre, la Presidenta se acordó de nosotros, con un mensaje más hiriente que el propio silencio, con un abrazo solidario tardío. Nuestro dolor no es solo un momento malo de la vida, como expresó en su discurso, sino producto de la inacción de su propio gobierno, la masacre de inocentes no solo es un momento triste, es producto de la corrupción amparada por Jaime, Schiavi, Sícaro, Luna, Ochoa Romero y otros

funcionarios de esta gestión (...) Y la lucha de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo debe ser un ejemplo, pero no queremos ni debemos pasar 35 años para obtener justicia. Este no fue más que la continuación de un discurso que empezó en febrero de 2012, cuando se culpabilizó a las víctimas y se pidió tiempos ridículos para las pericias. Schiavi debió ser echado del gobierno el mismo día 22, sin embargo se le aceptó la renuncia días después y se lo despidió con una ovación, como si se tratara de una víctima más, amparando a uno de los que hoy están procesados. En otra muestra de cinismo inexplicable, se intentó poner  a Antonio Sícaro como Subsecretario de Regulación Normativa en el Ministerio de Transporte cuando estaba imputado en la causa, y solo nuestra oposición lo hizo renunciar. Hoy es otro de los procesados. En otra frase inentendible, desde el Ministerio de Transporte se habló de revolución en el transporte. Las revoluciones no se hacen por cumplir con el deber de funcionarios (...) Será una revolución cuando llegue el día de poder viajar seguros. (...) Mejorar las líneas de tren devastadas por la corrupción sindical, empresarial y estatal no es una revolución. Eso es una obligación de quienes decidieron formar parte de un gobierno y es un derecho que deberíamos tener  todos. Y que reclamaremos hasta que sea una realidad. Desde el poder ejecutivo se vanaglorian de lo hecho en un año, olvidándose que antes tuvieron nueve años para hacerlo. No hablen más de la herencia recibida. Sabemos que fue desastrosa, pero nada cambió

Voces / Causa Sur

hasta que llegó la tragedia (...) Les faltó querer cumplir con las promesas que quedaron solo en anuncios allá por 2006 y cuidar a los usuarios en vez de darle lugar a los corruptos y asesinos que se llenaron los bolsillos a costa de sangre (...) Por estos meses se cambiaron vías, se refaccionaron estaciones, y hasta se pusieron televisores de plasma que marcan horarios de trenes que jamás se cumplen. No entendemos las prioridades de las obras. Primero las estaciones antes que las señales, primero los monitores de video antes que los cruces de barreras. Ni hablar del soterramiento y de una tunelera mostrada con bombos y platillos que jamás entró en fun- cionamiento (...) Basta acercarse a cualquier estación para comprobar que eso es así. Los desperfectos son cosa de todos los días y no solo en el Sarmiento. Los usuarios de cada uno de los ramales ferroviarios viven en estado de alerta. Retiro, Constitución, incluso Once no están tan lejos de repetirotro desastre de una magnitud similar a la de febrero (...) Se refaccionan las cosas menos importantes, pero más visibles, como si nadie se diera cuenta de la maniobra. Pintan vagones de celeste, sobre una chapa corroída por el óxido, y encima en la empresa Emfer, que sigue perteneciendo a los Cirigliano. Pedimos la estatización de esa empresa, para salvaguardar los puestos de trabajo, y para que este Gobierno deje de negociar con los responsables directos del 22 de febrero. ¿Cuándo van a dejar de ser socios de los Cirigliano, que, en este caso, es lo mismo que decir cómplices? Entonces,

hagan lo que hagan, anuncien lo que anuncien, inviertan lo que inviertan, nunca van a poder borrar los nueve años de abandono. Pero por sobre todo no podrán olvidarse ni hacer olvidar a los 52 muertos, que son, como tantos otros, víctimas de este gobierno que debió haber trabajado para evitarnos este dolor y no quiso hacerlo (...) Exigimos que, de acuerdo al compromiso ya asumido por la Comisión de peticiones especiales, en cuanto se reinicie la actividad parlamentaria el Congreso le dé tratamiento urgente al proyecto de creación de una Comisión Bicameral para el control de las obras (...) Y pedimos al Estado, no solo al Poder Ejecutivo, sino también al Legislativo que haga realidad lo solicitado por la Sala 2 de la Cámara Federal cuando señala que ‘compete al Estado brindar apoyo y contención a las víctimas previendo y disponiendo todos los medios adecuados para darles integral asistencia (...) Integral significa en todos los aspectos y para todos, sin ninguna clase de discriminación, que cubran todos los aspectos de los daños causados. Un día es mucho pero un año es demasiado para el grado de abandono que, no solo las familias de los fallecidos sino los 800 heridos, hemos vivido. El daño es inmedible, tan difícil de dimensionar como la vergüenza que da que tengamos que pedir ayuda en lugar de recibirla. El 22 de febrero debiera ser instituído como un día de duelo nacional, un día para recordar a tantas muertes absurdas. Y no nos referimos solo a nuestros muertos. Nos rodean muchas familias que, como nosotros,

CAUSA SUR

83


Cultura

84 4

han sido víctimas de la corrupción enquistada en el poder como Cromañón, Kheyvis o Beara. Pero también las víctimas de la violencia policial, institucional, de género, de tránsito, tanta muerte evitable, que dejó lugares vacíos para siempre. Mariano Ferreyra (víctima de la misma trilogía siniestra de empresarios, sindicalistas y funcionarios que nosotros), Marita Verón, los pibes de Ecos, tantos otros hermanos en el dolor. A todos ellos nuestro abrazo solidario, y el agradecimiento por acompañarnos siempre. A esta tragedia se sumó una víctima más, aún cuando no se hayan esclarecido los motivos del crimen. El asesinato de Leonardo Andrada nos conmueve (...) Desde aquí toda nuestra solidaridad con su familia. Los asesinos de escritorio hicieron que perdiéramos físicamente a 52 seres irrepetibles (...) Sin embargo, nuestros seres amados acá están, porque los corruptos no pueden matarlos, porque están en nosotros, y en cada uno de ustedes, porque están cada vez que los pensamos y los lloramos, pero también cada vez que gritamos justicia, porque sus sonrisas nunca podrán ser opacadas por las miradas oscuras de los culpables, porque no hay silencio que pueda tapar sus risas. Acá están

los 52, junto a nosotros, no hay nada que pueda llevarlos al olvido, y es en su recuerdo adonde encontramos todos los días los motivos para seguir. Para seguir levantándonos, para seguir caminando, para seguir exigiendo justicia, pero sobre todo para seguir manteniendo viva la memoria, para que nadie olvide ni la cara ni las culpas de los responsables políticos, empresaria- les y sindicales de esta masacre (...) En memoria de los mártires del 22 de febrero, aquellos que sintieron como se les iba la vida esa mañana sin entender porqué, nos hemos encontrado esta noche. Pero también por nosotros, y por los que vendrán, por los que creemos que es posible un país justo, libre de delincuentes con cargos públicos, libres de empresarios enfermos de codicia, libres de sindicalistas entregadores de trabajadores. Levantemos una vez más nuestros carteles. Libres, justos, unidos. Como hoy, por la Argentina que queremos todos. Justicia por las víctimas de la tragedia de Once.”

“Todo teatro es político” Entrevista a Eduardo Pavlovsky

Por Lorena Paeta* / Victoria Solanas* *Víctimas de la tragedia de Once. Texto leído por los familiares en la Plaza de Mayo el 22 de febrero de 2013.

Nacido en la década del treinta, Eduardo “Tato” Pavlovsky forma parte de un grupo de intelectuales cuya vida está signada por el compromiso político, social y estético. Psiquiatra, psicoanalista, precursor en Latinoamérica en psicoterapia de grupo y psicodrama, es un referente fundamental del teatro contemporáneo, donde sus aportes como actor, autor y

teórico lo ubicaron siempre en la vanguardia. Pensador cuyo compromiso político y social le valió el exilio y la censura. Esta multifacética figura de nuestra cultura es un ejemplo de coherencia y compromiso. En esta entrevista de Causa Sur, hacemos un recorrido por su trayectoria y ahondamos en su visión del psicoanálisis, del teatro, de la cultura y de la política.

CAUSA SUR

85 5


- ¿Cómo fue el primer acercamiento al Psicodrama y qué relación tiene con su teatro?

86 4

- Es difícil para mí contestar esto porque soy un entramado y no podría definir qué me llevó a qué, creo que el proceso es más rizomático. En principio la psicoterapia de grupo con adolescentes y niños me abrió un camino apasionante con el psicodrama: chicos que tenían determinados diagnósticos individuales, al trabajar en grupo, no actuaban acorde a esos diagnósticos, sino que creaban nuevas figuras dramáticas, nuevos juegos. Una fuerza mayor los llevaba a ligarse con agenciamiento sobre otros chicos. Ahí me di cuenta de algo fundamental: si los niños cambiaban no era sólo por la interpretación inteligente del terapeuta, sino que había algo que se estaba moviendo en ellos y que tenía que ver con la creatividad generada por la misma dinámica de grupo. Diría que el psicodrama me descubrió; yo no sabía que lo que hacía era psicodrama. Cuando lo supe, viajé con Rojas Bermúdez -un colega colombiano- a Estados Unidos a conocer al fundador de la psicoterapia de grupo: Jacob Levy Moreno, un médico rumano muy inteligente y muy crítico del psicoanálisis. Desde la práctica clínica, nosotros también habíamos visto que el psicoanálisis no servía para contar ciertos fenómenos de grupo, para comprender determinadas patologías. Sin embargo, yo no coincidía en muchos conceptos con Moreno, con cierta visión mesiánica que tenía. Por ejemplo, él creía

que sus teorías podían modificar la relación entre la población negra y la blanca, cuando el blanco hiciera de negro y viceversa. O sea, pretendía darle a la psicoterapia una misión más amplia de la que tiene. La psicoterapia es clínica y debe hacerse para tratar de ayudar a un paciente; Moreno lo llevaba a un cambio más amplio que nunca iba a ocurrir, porque un negro siempre iba a ser negro y un norteamericano blanco, siempre iba a ser blanco. De todas maneras el encuentro nos sirvió, cuando volvimos a la Argentina en 1963, con el aval de Moreno, fundamos la Asociación Argentina de Psicodrama y trabajamos formando psicoanalistas en esta tecnica. A su vez, hacíamos nuestras propias experiencias, como el psicodrama público; por ejemplo, reuníamos a 150 ó 200 personas en un gran local en donde se analizaba el conflicto de una pareja. La gente que participaba por primera vez en la vida, se sentía identificada y opinaba. Al pasar varias parejas, se daba una especie de comunión de fantasías que abría la puerta a distintas percepciones. Descubrimos que no solamente el psicoanálisis podía ofrecer modos de operar terapéuticos, sino que el psicodrama, la dramatización, también podía hacerlo, revelando otras conductas. - ¿Cómo fue, a partir del psicodrama, el pasaje hacia el teatro? - Hacia la misma época, había empezado a ligarme con el teatro. Me parecía que lo dramático era muy

Cultura / Causa Sur

importante; aunque era difícil estar en psicoanálisis en esa época y decir que te gustaba el teatro. Era como decir que querías ser homosexual; se lo veía ligado a funciones de tipo fantásticas. No cabía esa mentalidad; los analistas eran bastante brutos, creían que había una concepción del mundo desde el psicoanálisis y, sobre temas que desconocían, en lugar de decir “no, no entiendo un carajo”, trataban de cubrir esa falta con una lectura psicoanalítica. A raíz de estos hechos, en 1971 un grupo de analistas, entre los cuales estábamos Hernán Kesselman, Armando Bauleo, Emilio Rodrigué, García Reinoso y la mujer, Marie Langer y yo, decidimos escindirnos de la Asociación Psicoanalítica Argentina -que era la madre patria de los psicoanalistas- y fundamos Plataforma; un espacio político que estaba combinado por militantes del peronismo revolucionario y militantes marxistas. Plataforma se fundó para romper ese misticismo que se le daba al psicoanálisis como comprensión única del fenómeno de la subjetividad. Nosotros pensábamos que la subjetividad implicaba mucho más que lo edípico, que intervenían otros aspectos, como el político, el económico, el social, el cultural... - ¿En qué otros elementos se basó para llegar a esta conclusión? - Yo tenía mucha influencia de ciertos autores: Samuel Barclay Beckett, Samuel Abrámov, Harold Pinter, Eugène Ionesco. Ese era un tipo de Teatro que me conmovía mucho.

Cuando vi la obra Esperando a Godot que trata lo subjetivo, lo desesperante que es la vida, pero de un modo alegre, me hice fanático de Beckett: para mí es la obra cumbre del siglo XX. Su teatro me conmocionó, porque me hizo comprender las angustias que sentía y que no correspondían a mamá, papá, celos, envidia, rivalidad, como en general se manejaba en el psicoanálisis, sino que correspondían a temáticas realmente angustiosas: la muerte, el deterioro, el sentido de la existencia. Temas sobre los que todavía sigo trabajando. Estudié mucho a Beckett, sus obras y novelas inexplicables, me abrían un horizonte más amplio, más misterioso, que tenía que ver con lo que me pasaba a mí. Muchas veces sentía las ganas de no vivir: no era que me iba a suicidar, pero me preguntaba: ¿qué sentido tiene todo esto? Esa falta de sentido, que siente mucha gente, era lo que Beckett tomaba en su literatura. Entonces, ahí hubo lo que llamamos una “intervención terapéutica”: este teatro intervino en mi terapia, me modificó en cómo yo trataba a la gente en los grupos de terapia, incorporando “un dejar pasar” que hace Beckett, y también hace el filósofo francés Gilles Deleuze, lo que él llama, “cuerpo sin órganos”. Dejar pasar, no atascarse con intervenir, aguantarse y dejar pasar sin entender, como si fuera Francis Bacon bocetando una y otra vez hasta que “tac”, en un punto encuentra lo que él llama “el accidente”, y empezar a trabajar desde allí. Beckett me sirvió para comprender que la angustia del hombre y de la mujer es de mayor complejidad; y

CAUSA SUR

87 5


que tal vez sería más fácil de entender desde el Complejo de Edipo, pero que con lo edípico no se resuelve todo. Sí sirve para desidentificarse con el padre y la madre, para el desarrollo; pero después ocurren hechos misteriosos, como agenciamiento con personas que te hacen crecer más que un padre. Por ejemplo, los directores de teatro que he tenido yo, cada uno de ellos ha sido un maestro para mí: Alberto Ure, Agustín Alezzo, Laura Yusem, Norman Briski…

“El Cordobazo fue fundamental porque partió el eje, incluso en la psicología: no se podía ser neutral.” 88

Hay una anécdota muy graciosa: en el año 75 yo iba a representar a la Argentina en Nancy, un festival de teatro en Francia. Íbamos con Potestad. Voy al teatro y veo que daban dos obras: Potestad de Pavlovsky y Esperando a Godot de Beckett. Ahí pensé: “¡Este es el sueño del pibe!” (Risas). Automáticamente pregunté: “¿Dónde está Beckett?” y me dijeron que estaba en Alemania, dirigiendo. Entonces decidí hacerle llegar una carta creyendo que no me iba a responder. A los quince días, recibo una respuesta de él diciéndome: “estoy muy desorientado con lo que usted me cuenta, que es un psiquiatra argentino, que es actor de teatro… Yo no sé qué decir, me maravilla su devoción por mí, creo que mi escritura

es muy personal pero me gustaría mantener contacto…” ¡Me bastó eso! - Durante los años 60 usted desarrolla un teatro de vanguardia, ¿Cuáles fueron las circunstancias por las que a principios de los 70, decide introducirse en la producción de un teatro con orientación estéticopolítica? - Creo que fueron los procesos políticos, latinoamericanos y argentinos. Primero, la revolución cubana; pero después, en Argentina, las dictaduras de Onganía, de Lanusse y luego el Cordobazo, un elemento que dividió mucho a los intelectuales. El Cordobazo fue fundamental porque partió el eje, incluso en la psicología: no se podía ser neutral. Fue una manifestación popular, revolucionaria, que fue sofocada, pero dio realidad a procesos que estaban dispersos. - ¿Cuál fue su primera obra con sesgo político? - La primera en ese sentido fue La Mueca (1971), dirigida por Oscar Ferrigno, un militante cultural extraordinario del grupo de teatro La Máscara. Él había visto una obra mía y quería que yo hiciera otra para dirigirla. La obra que surgió fue muy interesante, pintaba la decadencia de la alta burguesía argentina. Siempre digo que me hice actor ahí, en una escena feroz de la obra, donde me sentí ferocísimo y ¡eso es la actuación!. La obra tuvo mucho éxito. Después me llamó

Cultura / Causa Sur

Jaime Kogan, muy impactado por los acontecimientos políticos en el país y me dijo: “tengo ganas de escribir sobre la tortura pero te necesito a vos”. Hicimos un laboratorio maravilloso del que salió El Sr. Galíndez (1973), Galíndez era abstracto, representaba el sistema. Los personajes eran dos torturadores, empleados de Galíndez. Esa obra se estrenó en el Teatro Payró, donde sufrimos un atentado. Después vino Telarañas (1977), dirigida por Alberto Ure. - Telarañas se estrena durante los primeros años de la dictadura, ¿Cuál fue la reacción que hubo hacia la obra? - Bueno, a diferencia del cine, el teatro es minoritario. En Chile, por ejemplo, el ministro de Cultura de Pinochet -que era muy inteligente- dijo: “dejen el teatro, que hagan los zurdos lo que quieran; no es problema el teatro, vamos a los problemas serios”. Entonces los chilenos hicieron teatro todo el tiempo y no se tuvieron que exiliar. Pero las cosas acá fueron distintas. El primer día que representamos Telarañas nos pararon. Nos regalaron un segundo día y al tercero nos volvieron a llamar de la Municipalidad. El tipo, un tal Freisad, nos dijo: “Miren Pavlovsky y Ure, somos todos del club universitario. Si yo veo esto en París, en Londres, diría ¡es extraordinario!, pero acá… Sáquenmela mañana”. Y cometí un error político; me puse medio machito, medio “Pavlovsky” y dije: “¡No! Sacámela vos, hacé un decreto y sacámela vos”. El tipo me miró como diciendo: “Este está

loco”. ¡Y estaba loco! Sacaron un decreto de Cacciatore – el intendente de la Ciudad de Buenos Aires en ese entonces -, terrorífico, que decía que la obra era contra la familia, la iglesia, etc. Me vinieron a buscar a los quince días: ¡zafé de casualidad! Y ahí comenzó mi aventura del exilio… - En 1981, de regreso del exilio, usted participa de Teatro Abierto, ¿cómo fue esa experiencia de resistencia a la represión y a la censura?

“En el círculo de la psiquiatría en un momento fue vergonzante el poco compromiso político” - Para mí fue muy importante. Osvaldo Dragún y Tito Cossa convocaron a los actores que estábamos prohibidos e hicieron obras cortas, de media hora. Aparecía gente por todos lados que quería colaborar; fue magnífico. El primer día le pusieron una bomba y el teatro Picadero desapareció. Ahí se portó muy bien el teatro comercial, ofreciendo las salas para continuar. Fue una experiencia muy linda, la gente iba a raudales -parecía fútbol- para ver lo que fue un acto político. Eso se convirtió en una acción política, no sólo estética y fue ejemplo en el mundo. - A principios de los años 70 se introduce en la política partidaria, concretamente en el Partido Socialista de los Trabajadores…

CAUSA SUR

89


90 4

- Sí, fui candidato a diputado por el PST en el ´73 y por el Movimiento al Socialismo después. Pero no entendieron mi fortaleza y mi debilidad. Por ejemplo, colocarme en el número once de la lista de diputados del PST era una tontera, porque yo era una figura pública. Había cierto resentimiento con los intelectuales. De todos modos la experiencia me sirvió, porque estuve con gente muy linda, entre ellas Luis Zamora; todo el grupo era interesante. Pero me di cuenta que si hubiera querido hacer política no hubiera podido. Nahuel Moreno -el fundador del MAS- sí parecía entender eso, sin que yo lo dijera. Fue mucho más cauteloso, me decía: “Sé que acá hay gente que es rara con los intelectuales, pero yo valoro muchísimo su participación”. Luego de las elecciones de Alfonsín me alejé -como le pasó a mucha gente en ese período- con la Ley de Obediencia Debida y demás. Hay una obra mía que me parece que condensa este tema de la ideología teatral con la historia. Es sobre la vida

de Meyerhold, un dramaturgo ruso a quien Stalin mata por denigrar el esquematismo del realismo socialista. - ¿Cuál es el rol, según su óptica, del intelectual en la sociedad? - La sociedad ha formado a cierta gente para que piense; y gratuitamente la mayoría de las veces. Digo que la obligación del intelectual es devolverle a la sociedad un pensamiento concreto de lo que pasa y lo que va a pasar, no puede ser que el refugio de ser intelectual te aleje del compromiso de poder hablar, de poder manifestar tus ideas. Un intelectual no tiene que ser neutral, tiene que expresar su tendencia y explicitar toda su opinión. Por ejemplo, en el círculo de la psiquiatría en un momento fue vergonzante el poco compromiso político, incluso ahora hay muchos que no hablan de nada más que de psiquiatría. Este tema se vio muy bien en el psicoanálisis: “el psicoanálisis tiene que ser neutro”, y es cierto, en la teoría debería funcionar

como pantalla neutra; pero no es así, nunca es así, porque no pueden estar dos personas diez años conversando juntas sin generar algo común, o sin tener fantasías sexuales, ¡en un momento la neutralidad explota! El ejemplo de intelectual que a mí me interesa es Pino Solanas; el compromiso intelectual de Pino en la política es bien claro. Tiene sus rivales, contrarivales y adeptos; pero con una personalidad que esgrime conocimientos y los esgrime desde un lado político, de denuncia. Es un tipo peligroso para tener como senador, ¡por eso hay que votarlo! Entre nosotros, creo que es el ejemplo, porque hay mucha gente que está comprometida pero no se reviste de la calidad de intelectual, son militantes que han leído mucho. Distinto es un militante cultural, como Pino, que es cineasta, que hizo La Hora de los Hornos y además trabaja en política. - ¿Cómo ve al campo intelectual en la Argentina de hoy? - Es muy difícil. Con algunos amigos, casi he roto amistades, porque es muy difícil en una comida no hablar de política. Le he preguntado a amigos míos qué opinan de Boudou y me han dicho: “Es un genio, conspiran contra él permanentemente”. ¿se entiende? Entonces no puedo seguir hablando porque me da la impresión de que ahí hay un partidismo ofuscado. Digamos que es un momento raro, porque es un momento en el que parece que tuvieras que jugarte la vida por una definición categórica, o “sos de aquí o sos de allá”.

Les voy a decir por qué no soy partidario del gobierno: porque hay quinientos mil chicos de 18 a 24 años que no estudian ni trabajan; con todo lo que ganó Kirchner, porque acá hubo una época de jolgorio, nunca su gobierno se metió a tratar de resolverlo. Creo que hay cosas que el Gobierno hace bien, posturas nacionalistas que tienden a dar una identidad, pero por otro lado su política tiene grandes fallas que para mí vamos a pagar. La presidenta es una extraordinaria oradora, un gran cuadro con capacidad para responder, pero hay situaciones donde vos te sentís medio amordazado. Por ejemplo, Página12 sacó dos libros sobre artículos míos y me doy cuenta que cuando escribo allí, es sobre temas que no hacen nada a la política, no me llamarían para escribir sobre otras cuestiones. - ¿Usted. participó del movimiento Carta Abierta? - No, no, no… Me pusieron una vez en el principio, diciéndome “hay un espacio que se va armar donde los intelectuales van a opinar…” Pero ¡no era así porque todos tenían el mismo tono…! - En Causa Sur N° 3, Patricia Zangaro señala que, durante los ’90, conceptos como el “arte por el arte” o “el fin de las ideologías” tuvieron gran influencia en el ámbito cultural del país. ¿Comparte esa visión? ¿Ve alguna expresión en la actualidad de un teatro más comprometido con lo político?

CAUSA SUR

91 5


- Creo que el teatro nuestro ha tenido un movimiento fabuloso en cuanto desarrollo de grupos jóvenes y hay grupos profesionales que son muy buenos, pero fíjense que viendo las obras no veo a ninguno que aborde la política como un tema conflictivo. Igual hay gente joven que toca la política de otra manera. Eso es porque el teatro es de por sí una experiencia política, lo político lo están haciendo en el teatro: hacer teatro es político…

- ¿Existiría un teatro apolítico?

- No, pero igual actualmente no existe un “teatro político”. En este momento que están pasando cosas serias en el país - porque hay corrupción, miseria y desocupación- uno ve que ponen en cartel comedias americanas de hace años, traducidas, y ¡llevan público! La próxima obra que voy a hacer -se llama Asuntos Pendientes- sí es política, porque habla de la complicidad civil, se mete en la subjetividad del excluido. Abordo la infancia de esa gente, cómo se alimenta, cómo se infecta, qué lucha hay entre ellos, me meto en cómo es la cabeza de un tipo de ahí y no qué lectura hago yo de esa persona.

92

- ¿Cuándo se va a estrenar?

- Asunto s Pendientes se estrena en julio, en el Centro Cultural de la Cooperación. - ¿Ve un accionar de la juventud fuera de las estructuras partidarias, como los grupos que se reúnen para defender la Naturaleza, que se mani-

fiestan por ejemplo, contra la minería, contra Monsanto? - Esos grupos se tienen que ir formando. Creo que están apabullados por el poder que le ha dado el gobierno a sectores de la juventud; pero creo que se tendrían que ir formando, no como anti gobierno sino como relación política ideológica grupal. Creo que es muy importante lo grupal, que la gente piense en grupo. - ¿Qué opinión le merece la relación que mantiene el Gobierno con los actores del campo de la cultura? - Me parece que el Gobierno se ha apoyado mucho en ellos, veo que la mayoría de los cineastas está con Cristina y la gente de teatro también, se les da muchos subsidios.

- El teatro argentino joven es muy inteligente. Hay mucho teatro independiente, porque de alguna manera el teatro es una experiencia grupal que se cierra en sí misma, que trata de abordar, aunque no conscientemente, el tema de la identidad: quién soy, qué pienso, qué hago, cómo quiero vivir. Eso se puede abordar en el teatro y convertirlo en una obra estética, es la experiencia en común de pensar en grupo.

* Lorena Paeta. Productora cultural. *Victoria Solanas. Productora audiovisual. Escenógrafa.

93

- ¿Es buena la política cultural?

- No sé si es buena, pero es remunerativa. Tiene a toda la gente a su alrededor, y cuando ves a algún actor que no se pliega lo hacen aparecer como a un loco, como a Darín. Digamos que se trata de un fomento del tipo “yo te doy si vos me das pelota”, no es un fomento que nos incluya a todos: yo tengo cero plata de producción y les he pedido. No digo que estén en contra mío: al no ser un hombre del cartel, al ser un hombre de los bordes, no soy necesario. No se preocupan, nadie me ha venido a ver, ¡ni les interesa! - ¿Qué opinión tiene del teatro independiente actual?

Cultura / Causa Sur

CAUSA SUR


Causa Sur N4  

Cuarto numero de Causa Sur. Revista de pensamiento Politico

Advertisement