Issuu on Google+

CONSEJO CAUSA ARMENIA DEL URUGUAY I

“A. Hitler y el Genocidio Armenio”. Fuente: Diario Armenia I

Adolf Hitler y el Genocidio Armenio Eduardo Karsaclian

D

ías antes de la invasión a Polonia, el 22 de agosto de 1939, Adolf Hitler se reunió con los miembros de su Estado Mayor en Obersalszberg. Allí les explicó que ya no podía esperar más y que había decidido la invasión a dicho país...

“Nuestra fuerza reside en nuestra rapidez y brutalidad. Fue con un corazón ligero que Gengis Khan envió a la muerte a millares de mujeres y niños. La historia no ve en él más que al fundador de un gran estado. He dado la orden –y haré fusilar a quien pronuncie una sola palabra de crítica- de que el objeto de la guerra no es alcanzar límites definidos, sino el aniquilamiento físico del enemigo. Asimismo, mantengo listas para el momento oportuno mis “Unidades de la Calavera” (Tötenkopfverbande, en alemán) con la orden de matar sin piedad o gracia a todo hombre, mujer y niño de raza o lengua polaca. Solo por este medio obtendremos el espacio vital que necesitamos. ¿Quién habla hoy en día del exterminio de los armenios?”.(1) Hasta aquí, las palabras leídas por miles de armenios por más de 40 años. ¿Pero cómo llegó a conocimiento público una charla privada de A. Hitler, dirigida a sus oficiales más íntimos? Los juicios de Nüremberg

El 24 de noviembre de 1945, el New York Times publicó un extracto de las “conversaciones privadas de Hitler con sus oficiales”, en donde figura la frase relativa a los armenios. Este extracto llegó a manos del periodista americano que lo envió desde Nüremberg a New York dentro de un conjunto de tres documentos, todos resúmenes parciales de dicha reunión del 22 de agosto de 1939. El documento publicado tuvo un azaroso camino: al parecer, un oficial alemán presente en aquella ocasión y horrorizado por lo que acababa de oír, preparó un resumen y, por intermedio de un oficial del Estado Mayor se lo acercó a Louis Lochner, jefe de la oficina de Associated Press en Berlín y Premio Pulitzer en 1939. Lochner guardó en secreto el nombre del informador y le envió el resumen a Sir Ogilvie Forbes, embajador del Reino Unido, quién lo transmitió al Foreign Office. Fue, pues, desde los archivos británicos que este informe llegó a Nüremberg. Mas como no se trataba de un documento de “primera fuente”, no fue tomado en consideración por los miembros de los Tribunales de Nüremberg. Los otros dos documentos del conjunto, extraídos de los archivos oficiales nazis, si bien no contienen “la frase”, refieren a temas similares y en uno de ellos hay párrafos idénticos (2). Ahora bien, 01


CONSEJO CAUSA ARMENIA DEL URUGUAY I

considerando la veracidad del documento, resta saber dos cosas esenciales: ¿De qué manera estaba Adolf Hitler al tanto de la suerte corrida por los armenios durante la Primera Guerra Mundial? Y aún más, ¿Fue este antecedente determinante para el desarrollo de los crímenes contra la humanidad que cometió el nazismo? Algunos alemanes en Turquía Las relaciones entre el Imperio Alemán y el Otomano no comenzaron en 1914. La necesidad de hacerse aliados fuera de Europa movió a Berlín a buscar la alianza con el Sultán primero y los Jóvenes Turcos después. Se estableció una estrecha colaboración con estos últimos, de los cuales varios oficiales se entrenaron en Alemania (el mismo Enver fue agregado militar en Berlín), quienes continuaron, una vez en el poder, a aumentar la dependencia política, económica y sobre todo militar con el mismo Imperio Alemán. Así, varios especialistas germanos de diferentes oficios recorrieron Turquía a principios de siglo, quienes serán en su conjunto observadores directos del Genocidio, de sus prolegómenos y sus resultados. Muchos de ellos, horrorizados, intercedieron por los armenios. El Pastor Johannés Lepsius, a la cabeza de los misioneros, enfrentó a las autoridades turcas, con escaso éxito (3). Otros funcionarios consulares, reprodujeron por escrito las escenas dantescas que presenciaban. Así también ingenieros del ferrocarril, médicos civiles, militares, etc. ¿Hubo entre estos algunos que adhirieron al nazismo algunos años después? Pues bien, hubo varios. Empecemos señalando a Max Erwin Scheubner-Richter, cónsul en Erzerum y defensor de los armenios (4) . Fue pensador del partido nazi en sus comienzos (5), hasta su muerte en el “putsch” de Munich, en noviembre de 1923. También encontramos a Paul Rohrbach, miembro de la Asociación Germano Asiático (6). Político pangermanista y cofundador, nada menos que con Johannés Lepsius, de la Asociación Germano-Armenia, en junio de 1914. Rohrbach, si bien apreciaba el espíritu y la cultura armenia, reconociendo el valor económico y material del pueblo armenio, proponía ... “su evacuación total... dispersado en Mesopotamia, se-

“A. Hitler y el Genocidio Armenio”. Fuente: Diario Armenia I

ría reemplazado por turcos para proteger al país de la influencia rusa. Mientras que la Mesopotamia sería poblada de colonos de los que tiene gran necesidad”. Rohrbach fue también miembro desde sus orígenes del nazismo, a tal punto que fue él quien presenta a Karl Haushof-fer, famoso geopolítico, en los cenáculos racistas pre-nazis. Tal vez el alemán de mayor trascendencia en la formulación del nazismo y testigo de las masacres, fue el Barón Von Sebottendorf. Dirigió varias misiones de ayuda a Turquía antes de la Gran Guerra y durante las guerras Balcánicas de 1912/13 organizó la Media Luna Roja Turca, con asistentes y médicos alemanes y turcos entrenados en Alemania. Se interesó por el ocultismo Islámico y en 1918, creó en Alemania el Grupo Thule, emanación de la “Orden de los Germanos”, sociedades ocultistas de carácter marcadamente racista. Su hijo adoptivo era súbdito turco y tomó su nombre al morir aquél. Muchos otros futuros nazis fueron testigos del Genocidio: todo el equipo del Estado Mayor alemán en Transcaucasia (1918-1919) estuvo en Munich en 1923, a saber Ludendorf, Von Seeckt, Von Lossow y Kress Von Kressesstein, este último, intermediario entre Berlín y la República de Armenia, en 1918. Hitler estaba, pues, al corriente de todos los hechos. Pero ¿cómo pudieron los mismos influir en sus planes y sus acciones? Coincidencias Estremecedoras “A pesar de ser médico, no puedo ignorar mi nacionalidad. Vine al mundo en tanto turco. Mi identificación nacional precede cualquier otra cosa... Los armenios traidores han formado un nicho en el pecho de mi patria; son microbios peligrosos. ¿No es acaso el trabajo de un médico destruir a esos microbios? Mi turquismo prevalece sobre mi profesión médica... En lo referente a la responsabilidad histórica, no me preocupa en absoluto que los historiadores de otras naciones escriban sobre mí” (Dr. Resid, médico turco, memorias) (7). Las autoridades rumanas interceptaron, en mayo de 1915, un baúl del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán enviado a Constantinopla, conteniendo... “algunos cilindros de metal de la medida y el formato de las granadas, contiendo una mezcla de fósforo y calcio. Se cree que agregándole agua o

02


CONSEJO CAUSA ARMENIA DEL URUGUAY I

aplicándole una fuerte corriente de aire, la mezcla produce gases asfixiantes” (lo cual está indicado en la caja). ¿Para qué sirvieron los gases? Veamos el testimonio de lo acaecido en Trabizonda, en junio de 1915 (declarado en la 14° sesión de la Corte Marcial de Constantinopla, 26 de abril de 1919): La mujer, Mannig Yerazian, fue testigo del envenenamiento y muerte por “desinfección” de niños. El sitio de los crímenes por veneno no era el Hospital de la Media Luna Roja, sino dos escuelas que se usan para “redistribuir” o liquidar a estos niños. El representante del Ittihad, Nail y el inspector, Dr. Saib, proveían las listas. Las mujeres turcas empleadas en escuelas escoltaban los grupos de niños al baño de vapor. “Al principio no entendíamos lo que ocurría. Pero un día escuchamos gritos que cesaron abruptamente y tras lo cual se sintió un silencio de muerte. Los canastos en la puerta de la “sala de desinfección” explicaban todo... Es evidente que el Dr. Saib usaba el baño de vapor para atraer y engañar a sus víctimas en una cámara equipada con un tipo de gas tóxico de efectos letales. Los canastos eran los usados usualmente en el hospital de la Media Luna Roja para disponer de los cadáveres de niños, arrojándolos luego al Mar Negro”. Otras veces, los armenios fueron víctimas de “experimentos científicos”. Un médico turco, horrorizado por la acción de algunos de sus colegas, escribe una carta abierta al Ministro del Interior en 1918: “Cuando se discute la Cuestión Armenia, noto que las acusaciones se endilgan a los gobernadores y comandantes alemanes... Si las órdenes de exterminio de los armenios provenían del cuartel central de Ittihad, como se verificó, la responsabilidad por los siguientes crímenes se convierte en más grave aún. Quisiera llamar su atención sobre ciertos actos bárbaros cometidos contra los armenios a través de medidas consideradas científicas: “...Bajo las órdenes del jefe de la Oficina Sanitaria del 3° ejército (8), en enero de 1916, cuando la extensión del tifus se convirtió en un agudo problema, inocentes armenios listos a ser deportados de Erzingan fueron inoculados con la sangre de pacientes afectados de fiebre tifoidea, sin volver “inactiva” dicha sangre. Este experimento, aceptado solo en animales pasibles de vivisección, provocó la muerte de un gran núme-

“A. Hitler y el Genocidio Armenio”. Fuente: Diario Armenia I

ro de infortunados armenios que fueron engañados... Cuando se publicaron los resultados en el Diario de Medicina Militar, el honorable Profesor (9) simplemente constató que los sujetos era “condenados a muerte”, sin identificarlos como armenios. ¿1945 ó 1919? A pesar de las promesas de los aliados de llevar ante un tribunal a los criminales de guerra turcos acusados de masacres, nada se hizo al respecto. La Corte Marcial turca de Constantinopla emitió veredictos y ejecutó a unos pocos criminales, mas sus resoluciones fueron anuladas por el gobierno kemalista (10). La política del nuevo gobierno de Ankara fue aprobada por el Tratado de Lausana, en julio de 1923 (11). “La historia busca en vano el nombre de Armenia en él”, escribió Winston Churchill. Mas la historia sí halló el nombre de Armenia en los labios de Adolfo Hitler. Sin ninguna duda, hubiéramos preferido mil veces lo contrario. (1) Extracto parcial tomado de Yves Ternon, La Cause Arménienne, p. 167. (2) Idem, p. 167, 168. (3) El Pastor Lepsius publicó varios libros defendiendo a los armenios. Se destacan: Armenien und Europa, 1896; Rapport secret sur les massacres d´Arménie, 1918 (versión francesa del alemán, reeditada en 1986, contiene telegramas de los cónsules alemanes); Deutschland und Armenien, 1919. (4) Ver los telegramas que envió a la embajada alemana desde Erzerum en Rapport secret... Son los nº 33, 53, 73, 84, 98, 104, 123, 129 y 309. (5) El partido nazi se fundó en 1920; se hizo a partir de un pequeño partido bávaro llamado "Partido Obrero Alemán" fundado en 1919. Fue un cambio de nombre y la modificación de parte del programa. (6) Ver para más detalles La Cuestión Armenia y las Relaciones Internacionales de Pascual Ohanian, Tomo II, p. 371/2/3/5 y 403/04. (7) Las citas de esta parte están tomadas de Holocaust and Genocide Studies vol. 1, nº 2 pp 162 a 192, The role of Turkish Physicians in the World War I Genocide of Ottoman armenians, de Vahakn Dadrian, 1986, London. (8) Era el Coronel Tevfik Selim. El Dr. Guse, jefe alemán del staff otomano del 3º ejército alabó sus "largos años de trabajo en Alemania, exaltando en sus memorias la distintiva eficacia... como médico militar". (9) Hamdi Suad, especializado en patología en Munich. (10) Ver al respecto Operation Némesis, de Jacques Derogy, París, 1986. (11) Para más datos sobre el tema, ver Hitler and the Armenian Genocide, de L. Bardakdjian, Zoryan Institute, Boston, 1985.

03


No Title